Conocer al Cristo glorificado

EL PROPÓSITO ETERNO DE DIOS

En estos últimos días, antes de la segunda venida de Jesucristo, Dios está restaurando todas las cosas (Hch 3:21); llevando a que la iglesia alcance el eterno propósito de Dios (Ef 3:11), el objetivo final; el cual es que, por medio del conocimiento de Jesucristo, la iglesia llegue a tener:

  • toda la plenitud de Dios (Ef 3:19); y
  • toda la plenitud de Cristo (Ef 4:13).

Y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios (Ef 3:19).

Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo (Ef 4:13).

Notemos atentamente que, para llegar a tener toda la plenitud de Dios, y toda la plenitud de Cristo, el camino es llegar a conocer a Jesucristo.

Entonces:

  • la meta final es que se cumpla el propósito eterno de Dios; y
  • el medio, es conocer a Jesucristo.

Es decir, Dios quiere que lleguemos a conocer a Jesucristo de tal manera

  • que él llene toda nuestra vida; o sea,
  • que él llegue a ser, en nuestra experiencia diaria, todo (Col 3:11); o sea,
  • que lleguemos a depender de él para todo.(1)

CONOCER AL CRISTO GLORIFICADO

Sabiendo todo esto, debemos llevar al pueblo de Dios a conocer, en gran medida, a Jesucristo;

  • por medio de la búsqueda de Dios;(2)
  • por medio de la enseñanza de los siervos de Dios (Ef 4:11-12);
  • por medio de la iluminación del Espíritu Santo sobre las Sagradas Escrituras (Jn 14:26: 16:13-14);
  • por medio de la revelación de Dios en forma personal (Mt 16:17); etc.(3)

Dios quiere que conozcamos a Jesucristo tal como él es en la actualidad: el Cristo resucitado y glorificado (Jn 7:39; Hch 2:33), quien ha sido constituido por Dios Padre como el Señor, el Rey de todo el universo (Fil 2:9-11).

RESTAURACIÓN

En los grandes avivamientos de los siglos pasados, Dios restauró diferentes verdades, como por ejemplo:

  • en 1517, Dios restauró el tema de la justificación por la fe; y
  • en 1906, Dios restauró el tema del bautismo en el Espíritu Santo.

En el próximo, y último derramamiento del Espíritu Santo, antes del arrebatamiento de la iglesia (4) y de la segunda venida de Jesucristo, Dios va a restaurar la gran verdad:

  • de llegar a conocer al Cristo glorificado; para, de esta forma,
  • ser llenos de toda la plenitud de Dios.

Y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios (Ef 3:19).

Entonces, el próximo derramamiento del Espíritu Santo estará relacionado con:

EL CONOCIMIENTO DE LA GLORIA DE JESUCRISTO

Cuanto más conozcamos a Jesucristo, más llenos del Espíritu Santo estaremos; porque la Biblia dice:

Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra” (Os. 6:3).(5)

Es decir, la lluvia del Espíritu Santo, el gran derramamiento del Espíritu Santo (Hch 2:17-18), vendrá, en estos últimos días de la historia como consecuencia de un gran conocimiento de Jesucristo. ¡Aleluya!

Siendo esto así, debemos preparar el camino:

  • para el próximo derramamiento del Espíritu Santo, y
  • para llevar a la iglesia a conocer a Jesucristo en mayor profundidad. ¡Aleluya!

A consecuencia de esto, se cumplirá lo que dice la Biblia cuando declara que, la gloria postrera será mayor que la primera (Hag 2:9).

EL CRISTO HISTÓRICO Y EL CRISTO GLORIFICADO

1.   En Apocalipsis. Estamos en la última etapa del propósito eterno de Dios, antes de la segunda venida de Jesucristo. Por eso, nuestra meta debe coincidir con la meta de Dios. Si así lo hacemos, Dios mostrará su aprobación derramando su gloria.

Uno de los grandes problemas que tienen muchos creyentes es que, por lo general, solo

  • conocen al Cristo histórico, el que se despojó (Fil 2:7), el que se humilló, el que mataron en la cruz; y al conocerlo solamente así, lo ven como un Cristo muy pequeño, y por eso, su fe no es muy grande. Pero,
  • si llegan a conocer al Cristo glorificado, el que subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo (Ef 4:10), el que tiene todo poder (Mt 28:18), su fe se agiganta.

Pero el gran problema es que, varias de las enseñanzas sobre el Cristo glorificado están en el Apocalipsis, y como este libro es muy poco leído y menos enseñado, por ser difícil de entender, el resultado es que, muchos no llegan a conocer al Cristo glorificado.(6)

Por ejemplo, el apóstol Juan vio a Jesucristo, resucitado y glorificado:

Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve; sus ojos como llama de fuego;  y sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como en un horno; y su voz como estruendo de muchas aguas. Tenía en su diestra siete estrellas; de su boca salía una espada aguda de dos filos; y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza” (Ap 1:14-16).

2.   En otros libros. Para conocer cómo es el Cristo glorificado, podemos leer también otros textos bíblicos; ya que, la gloria que Jesucristo tiene ahora es la misma gloria que tuvo antes de que existiera el mundo. Para entender esto recordemos que, antes de morir, Jesús le pidió a Dios Padre que lo glorificara con aquella gloria que tuvo antes que el mundo existiera.

Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese” (Jn 17:5).

Algo de esa gloria podemos verla, por ejemplo, al leer lo que vio el profeta Isaías:

En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo. Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban. Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria. Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo. Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos(Is 6:1-5).

El apóstol Juan dijo que, en aquella oportunidad, Isaías vio a Jesús.

Isaías dijo esto cuando vio su gloria, y habló acerca de él” (Jn 12:41).

También podemos conocer la gloria de Jesucristo al ver

  • en el Antiguo Testamento:
    • las Cristofanías; es decir, las apariciones de la segunda Persona de la Trinidad (por ejemplo: Gn 18:1-33; 32:22-30; Ex 24:9-11; etc.); y
    • las figuras y símbolos que hablan de Cristo (por ejemplo, el templo y el cordero sacrificado); y ver
  • en el Nuevo Testamento, los nombres y títulos de Cristo que revelan la grandeza de nuestro Señor (por ejemplo: Col 1:15-19).

CRECIMIENTO ESPIRITUAL

1.   Depender. Nuestro crecimiento espiritual depende del conocimiento que tengamos de Jesucristo porque, cuanto más conozcamos a Jesucristo, más dependeremos de él.

Por ejemplo: Cuando conocemos a Jesucristo

  • como Salvador, dependemos de él para la salvación;
  • como Sanador, dependemos de él para la sanidad;
  • como Libertador, dependemos de él para la liberación;
  • como bautizador en el Espíritu Santo, dependemos de él y recibimos el bautismo en el Espíritu Santo; etc.

2.   Crecimiento. En cierta oportunidad Jesús les preguntó a sus discípulos quién creían ellos que era él, Pedro le dijo que él era el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces, Jesús le dijo que ese conocimiento le había sido revelado por Dios Padre; y que sobre esa roca él edificará a la iglesia. Esto nos enseña que, cuando conocemos a Jesucristo por revelación, y lo confesamos, somos edificados espiritualmente.

Él les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella (Mateo 16:15-18).(7)

META

La meta es conocer a Cristo. Dentro de este tema principal se pueden estudiar muchos temas derivados, como por ejemplo:

  • Jesucristo como Salvador, sanador, santificador, etc.
  • Nuestra muerte y resurrección con Cristo.
  • El arrebatamiento y la segunda venida de Jesucristo.
  • Jesucristo en los símbolos del Antiguo Testamento.
  • La ley y la gracia.
  • Jesucristo y el derramamiento del Espíritu Santo; etc.

Pero, lo importante es que el Espíritu Santo nos ilumine las Sagradas Escrituras porque, podemos tener un gran conocimiento teológico, y conocer en profundidad varias Cristologías; pero si nuestro conocimiento es solamente mental, no experimentaremos ningún cambio en nuestras vidas. Solamente seremos transformados si el Espíritu Santo nos ilumina las Sagradas Escrituras, para ver quién es Jesucristo. Por ejemplo:

  • Cuando el sacerdote Lutero (1483-1546) recibió la revelación de la justificación por fe (Ro 1:17), alcanzó la salvación.
  • Cuando el gran misionero Hudson Taylor (1832-1905) recibió la revelación de nuestra unión con Jesucristo (Jn 15:5), llegó a tener el poder de Dios.
  • Cuando Barry Bennett, el actual Decano del Charis Bible College, recibió la revelación de que, por la llaga de Jesús hemos sido curados (Is 53:5), fue sanado.

Pero, recordemos que, podemos conocer intelectualmente muchísimo acerca de Jesucristo, sin que esto se haga una realidad en nuestra vida. Por eso, debemos BUSCAR intensamente a Dios en oración, para que el Espíritu Santo nos revele a Cristo.

DESVIOS

La única forma de que un avivamiento permanezca en el tiempo, y que no termine a los tres o cuatro años, es teniendo a Jesucristo como el centro de nuestro mensaje; es decir, teniendo un mensaje Cristocéntrico.

Si tenemos otras metas entraremos en desvíos espirituales. Por ejemplo:

  • Si bien es importante hablar del hombre y de sus necesidades; si tenemos un paradigma homocéntrico o antropocéntrico (centrado en el hombre), terminaremos dejando de lado lo sobrenatural.
  • Por otra parte, si nuestro mensaje está centrado en las manifestaciones espirituales, podemos llegar a creer que, cualquier manifestación espiritual es de Dios. En este sentido es importante recordar que, el Espíritu Santo nunca se glorifica a sí mismo. Siempre glorifica a Jesucristo.

La única forma de no desviarnos es: teniendo a Jesucristo como meta, y deseando cada día recibir más y más de él (Fil 3:8-10); tal como lo dice la siguiente canción:

Yo quiero más y más de Cristo.

Yo quiero más de Su poder.

Yo quiero más de Su presencia.

Yo quiero más y más de Él.

LA PREPARACIÓN DEL CAMINO

Finalmente, tengamos en cuenta que, estamos a las puertas del arrebatamiento y de la segunda venida de Jesucristo; porque, las señales bíblicas ya se empezaron a cumplir. [8]  [9]  [10]  [11]  [12]  [13]

Por eso,

  • en esta época será derramado el Espíritu Santo sobre toda carne, tal como Dios que sucederá antes del regreso del Señor (Hch 2:17-18). (14) (15) y además,
  • en esta época la iglesia llegará a experimentar la plenitud de Cristo, por medio del conocimiento de Cristo glorificado.

Por todo esto, nuestra misión actual, como iglesia, es: preparar el camino del Señor,

  • para el próximo derramamiento del Espíritu Santo, por medio de la intercesión unida de grupos de oración, en todas las naciones, y
  • para llevar a la iglesia a conocer al Cristo glorificado; enseñándoles y animándoles, a buscar al Señor, y a recibir la iluminación del Espíritu Santo sobre los textos bíblicos.

Así como sucedió en los grandes avivamientos, en los que Dios restauró diferentes verdades bíblicas, el próximo derramamiento del Espíritu Santo estará relacionado con la restauración del conocimiento del Cristo glorificado.

Serie: La presente publicación forma parte de la serie: El conocimiento de Jesucristo”.

Por: Eduardo Pedro Saracchi, profesor de Teología; graduado en Teología Pastoral, en el Instituto Bíblico Buenos Aires, de la Alianza Cristiana y Misionera.

Iglesia Evangélica en Buenos Aires, República Argentina.

Todas las publicaciones

  1. Avivamiento en la República Argentina
  2. Profecía para el pueblo de Dios
  3. 50 aniversario de Comunidad Cristiana
  4. Cavando pozos de avivamiento
  5. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 1
  6. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 2
  7. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 3
  8. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 4
  9. Señales de la segunda venida de Jesucristo- 5
  10. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 6
  11. Señales de la segunda venida de Jesucristo -7
  12. Derramaré de mi Espíritu – 1
  13. Derramaré de mi Espíritu – 2
  14. La restauración de la gloria de Dios
  15. La importancia de la revelación
  16. La restauración del tabernáculo de David – 1
  17. La restauración del tabernáculo de David – 2
  18. Sobre esta roca edificaré mi iglesia
  19. El arrebatamiento de la iglesia
  20. El anticristo
  21. ¡Aquí viene el Esposo, salid a recibirle!
  22. Pentecostés
  23. El bautismo en el Espíritu Santo – 1
  24. El bautismo en el Espíritu Santo – 2
  25. El bautismo en el Espíritu Santo – 3
  26. Si alguno tiene sed, venga a mí y beba
  27. Restauración de la promesa del Espíritu – 1
  28. Restauración de la promesa del Espíritu – 2
  29. El hablar en lenguas – 1
  30. El hablar en lenguas – 2
  31. La restauración del fuego del Espíritu Santo
  32. Semana Santa
  33. Buscando la gloria de Dios
  34. Preparándonos para el casamiento celestial
  35. Restauración del nuevo pacto – 1
  36. Restauración del nuevo pacto – 2
  37. Restauración del nuevo pacto – 3
  38. Cielos abiertos
  39. Viene crisis y viene gloria
  40. La hora de su juicio ha llegado
  41. La cena de las bodas del Cordero
  42. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 1
  43. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 2
  44. El fuego de Dios desciende si el sacrificio está puesto sobre el altar
  45. La-señal de Jonás – 1
  46. La señal de Jonás – 2
  47. El último derramamiento del Espíritu Santo
  48. Viene el gran avivamiento mundial
  49. La restauración del testimonio de Dios
  50. Cristo es el todo y en todos
  51. Restauración de los dones y del fruto del Espíritu
  52. Restauración de la unción y la gloria
  53. Revelación del infierno
  54. Llamado a la oración
  55. Conocer a Jesucristo por medio de la revelación
  56. El descenso de la gloria de Dios – 1
  57. ¡Llegó el tiempo de Dios
  58. Laodicea la iglesia independiente
  59. La cobertura apostolica y el discipulado
  60. La Nueva Refprma Apostólica
  61. LLas puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia
  62. La restauracion del odre bíblico
  63. Haced en este valle muchos estanques
  64. El ejército de Dios
  65. El rio de Dios
  66. Jesucristo es el Mesías y el Señor
  67. Llevando el fuego del Espirítu Santo
  68. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 1
  69. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 2
  70. Profecias sobre el hundimiento del portaaviones USS Abraham Lincoln
  71. La restauración del acto de adoración de las ofrendas
  72. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Azusa
  73. Paradojas bíblicas
  74. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Gales
  75. El secreto de un gran avivamiento
  76. Conocer al Cristo Glorificado
  77. Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra
  78. La humillación y la exaltación de Cristo
  79. La preeminencia de Cristo
  80. En el principio era el Verbo
  81. La actitud de la iglesia frente al Coronavirus Covid-19
  82. La restauración del sacerdocio universal de los creyentes
  83. ¡El Rey ya viene!
  84. ¿Qué es lo que va a suceder en los próximos días?

Traductor de Google. Para poder traducir este blog a otros idiomas, el Traductor de Google (Translate this blog) está abajo, al final.

Derechos. Se permite la reproducción parcial o total del contenido de esta publicación, con propósitos educativos y sin fines de lucro, sin necesidad de obtener permiso previo, con la condición de que el significado o contexto no sea cambiado ni alterado, y que se cite adecuadamente la fuente.

Citas bíblicas. Las citas bíblicas de esta publicación han sido tomadas de la Biblia, Versión Reina – Valera (Revisión de 1960, RVR1960) © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988. Utilizado con permiso. (Énfasis nuestro: Subrayados, negritas, aclaraciones, mayúsculas y cursivas añadidas).

Reconocimiento. Hacemos un reconocimiento de gratitud a dos grandes editoriales:

  • A WORDPRESS, por su amable permiso para editar esta publicación.
  • A SOCIEDADES BÍBLICAS EN AMÉRICA LATINA, por su amable permiso para hacer citas bíblicas.

Abreviaturas de los libros de la Biblia

Génesis: Gn – Éxodo: Ex – Levítico: Lv – Números: Nm – Deuteronomio: Dt – Josué: Jos – Jueces: Jue – Rut: Rt – 1 Samuel: 1 S – 2 Samuel: 2 S – 1 Reyes: 1 R – 2 Reyes: 2 R – 1 Crónicas: 1 Cr – 2 Crónicas: 2 Cr – Esdras: Esd – Nehemías: Neh – Ester: Est – Job: Job – Salmos: Sal – Proverbios: Pr – Eclesiastés: Ec – Cantares: Cnt – Isaías: Is – Jeremías: Jer – Lamentaciones: Lm – Ezequiel: Ez – Daniel: Dn – Oseas: Os – Joel: Jl – Amós: Am – Abdías: Abd – Jonás: Jon – Miqueas: Miq – Nahúm: Nah – Habacuc: Hab – Sofonías: Sof – Hageo: Hg – Zacarías: Zac – Malaquías: Mal – Mateo: Mt – Marcos: Mr – Lucas: Lc – Juan: Jn – Hechos: Hch – Romanos: Ro – 1 Corintios: 1 Co – 2 Corintios: 2 Co – Gálatas: Gá – Efesios: Ef – Filipenses: Fil – Colosenses: Col – 1 Tesalonicenses: 1 Ts – 2 Tesalonicenses: 2 Ts – 1 Timoteo: 1 Ti – 2 Timoteo: 2 Ti – Tito: Tit – Filemón: Fln – Hebreos: Heb – Santiago: Stg – 1 Pedro: 1 P – 2 Pedro: 2 P – 1 Juan: 1 Jn – 2 Juan: 2 Jn – 3 Juan: 3 Jn – Judas: Jud – Apocalipsis: Ap

Citas bibliográficas

1.   Cristo es el todo y en todos – Llegó el tiempo de Dios
2.   La importancia de la revelación – Llegó el tiempo de Dios
3.   Conocer a Jesucristo por medio de la revelación – Llegó el tiempo de Dios
4.   El arrebatamiento de la iglesia – Llegó el tiempo de Dios
5.   La restauración de la gloria de Dios – Llegó el tiempo de Dios
6.   El secreto de un gran avivamiento – Llegó el tiempo de Dios
7.   Sobre esta roca edificaré mi iglesia – Llegó el tiempo de Dios
8-13. Señales de la segunda venida de Jesucristo. 8/13 – Llegó el tiempo de Dios
14-15. Derramaré de mí Espíritu. 14/15 – Llegó el tiempo de Dios

 

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close