El gran derramamiento del Espíritu Santo en Azusa

“Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños; y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán (Hch 2:17-18).

Como consecuencia del gran derramamiento del Espíritu Santo en Azusa,

  • más de 600 millones de creyentes fueron bautizados con el Espíritu Santo, en todo el mundo;
  • millones se convirtieron;
  • se fundaron miles de iglesias;
  • comenzó el más grande movimiento misionero de la historia.
  • se inició el movimiento pentecostal clásico; el cual,
  • tuvo gran influencia en el movimiento carismático.

Es decir, este derramamiento del Espíritu produjo un gran impacto mundial, con suma rapidez. Esto nunca había ocurrido con ningún avivamiento, desde el tiempo de Pentecostés.

Si la iglesia de Azusa logró todo esto, ¿qué pasaría si en todo el mundo se levantaran miles de iglesias Azusa.[1] [2]  [3]  [4]  [5] [6]

Pero a pesar de que lo que Dios comenzó en Azusa fue de tanta bendición para centenares de millones de personas, la gran mayoría de los pentecostales y de los carismáticos, no saben nada de Azusa; es decir, no conocen nada de sus orígenes.

El avivamiento en Azusa dio forma al movimiento pentecostal actual. La iglesia volvió a experimentar el Pentecostés, a pesar de que, muchos decían que los dones del Espíritu habían cesado.[6]

LA PREPARACIÓN PARA LA VISITACIÓN DE DIOS

Pero, ¿cómo comenzó el gran derramamiento del Espíritu Santo en Azusa? ¿Comenzó de un día para otro? ¡No! Antes de esta gran visitación de Dios hubo un tiempo en el que la iglesia estuvo orando, preparando el camino para que la lluvia del Espíritu Santo fuera derramada sobre la tierra; porque, todo avivamiento comienza con un tiempo de búsqueda de Dios, de arrepentimiento, de consagración.

1.   Oración. Este gran avivamiento fue la consecuencia de meses de oración, en toda Norteamérica. Por ejemplo, para iniciar este tiempo de oración, Dios usó a:

          a.   Joseph Smale (1867-1926).[7] Cuando este pastor tuvo la noticia del gran derramamiento del Espíritu Santo en Gales, en 1904, con Evan Roberts (1878-1951),[8]  [9] en donde, en cinco meses se convirtieron más de 100.000 personas, Smale fue a Gales para aprender sobre este nuevo mover del Espíritu. Al regresar a los Estados Unidos inició reuniones de oración, buscando un derramamiento del Espíritu Santo. Durante cuatro meses estuvieron orando. Pero los líderes de su congregación se levantaron en oposición. Entonces, Smale comenzó una nueva obra, y continuaron buscando al Señor.[10]  [11]  [21]

Mientras tanto, y como consecuencia del avivamiento en Gales, en muchas iglesias de Norteamérica comenzaron a orar, pidiendo que Dios les diera a ellos  también un derramamiento del Espíritu de Dios.

          b.   Frank Bartleman (1871-1936). Este gran misionero y escritor, fue el más grande promotor de la oración en toda Norteamérica. Dios lo usó para mostrar a muchos líderes evangélicos sobre la necesidad de orar, para que el Espíritu Santo fuera derramado nuevamente. Podemos decir que, así como Juan el Bautista preparó el camino del Señor, Bartleman preparó el camino para el derramamiento del Espíritu en Azusa, y en muchas naciones.[11] Por eso, necesitamos que Dios levante a muchos Bartleman, que muestren al pueblo de Dios que llegó el tiempo de Dios, para el último y gran derramamiento del Espíritu Santo, tal como dice la Biblia en Hch 2:17-18.[12]  [13]

Esto nos revela que el gran avivamiento en Azusa fue la consecuencia directa a la oración, levantada en todos los estados de Norteamérica.[11]

Además, esto nos enseña lo siguiente:

  • Sabiendo que estamos en los días anteriores al arrebatamiento de la iglesia, ya que, las señales [14] [15]  [16]  [17]  [18]  [19] de la segunda venida se han venido cumpliendo en estos años; y
  • sabiendo, además, que Dios ha prometido que en los últimos días él derramará su Santo Espíritu sobre toda carne, en todas las naciones;
  • entonces, tenemos que levantar grupos de oración en todos los pueblos y ciudades, para pedir a Dios que el Espíritu Santo sea derramado.
Principio espiritual: Sabiendo que, todos los derramamientos del Espíritu Santo en la historia, comenzaron con un tiempo de oración; entonces, debemos orar, en todas las naciones, para que el Espíritu Santo sea derramado.

Esto nos revela que, si queremos que el Espíritu Santo sea derramado en medio nuestro, tenemos que orar, insistentemente, pidiendo que los cielos sean  abiertos. [5]  [11]  [20] [22]  [23]

2.   Respuesta. En respuesta a las oraciones, Dios levantó al pastor William Joseph Seymour (1870-1922); el hombre que fundó el pentecostalismo moderno; con las características principales del bautismo en el Espíritu Santo y el hablar en lenguas.[24] [25]  [26]  [27]  [28]  [29]  [30] [31]

En su juventud, Seymour, se enfermó de viruela. A consecuencia de esta enfermedad perdió el ojo izquierdo y quedó con cicatrices en su cara, por lo que, se dejó siempre la barba.[32]

Seymour dijo que, esta enfermedad le había venido como consecuencia de su desobediencia, al no aceptar el llamado de Dios al ministerio. Pero al tener este problema, consagró su vida al Señor.[33]

CRÓNICA DE AZUSA

En febrero de 1906. Seymour, un hombre muy humilde, lleno de la presencia de Dios, y muy dependiente de él, fue invitado a predicar en una congregación de la Asociación de la Iglesia de Santidad. Pero luego de su primer mensaje, sobre el bautismo en el Espíritu Santo, con la manifestación del hablar en lenguas, al volver al mismo local para predicar, en el domingo siguiente, encontró que las puertas estaban cerradas; ya que, los ancianos de esa iglesia no querían seguir escuchándolo.

Entonces, Edward S. Lee, de la misión Peniel, lo invitó a predicar en su casa, en donde varios hermanos, oraban por un despertar espiritual.

Al crecer la cantidad de asistentes, los creyentes Richard y Ruth Asberry abrieron su hogar para continuar allí las reuniones. Allí buscaban a Dios, pedían que el Espíritu Santo fuera derramado sobre ellos, conforme a la promesa que Dios hizo en Hch 2:17; y que les bautizara con el Espíritu Santo.[5] [34]

Después de varios días de predicación y de oración, el 9 de abril de 1906, el Espíritu Santo fue derramado copiosamente. Algunos cayeron al piso como inconscientes, algunos gritaron llenos de gozo, otros corrieron por la casa, casi todos hablaron en lenguas (Seymour recibió esta experiencia maravillosa tres días después, el 12 de abril).[35]

Por eso, el 9 de abril ha quedado señalado como el día en el que comenzó el mover del Espíritu, conocido como Azusa Street Revival (Avivamiento de la calle Azusa).

Jennie Moore (quien llegaría a ser la esposa de Seymour) recibió el bautismo con el Espíritu Santo esa noche. Luego de recibirlo, empezó a tocar en el piano una hermosa melodía, pese a que jamás había tocado en un piado, y cantó en hebreo, aunque ella desconocía ese idioma (ella continuó con esa nueva habilidad musical durante toda su vida).[21] [36]

La ciudad se conmovió. Fue en los días de Pascua. Durante tres días y tres noches seguidas continuaron adorando, orando y gritando de gozo. Una gran multitud se acercó a la casa de los Asberry. A medida que iban entrando en la casa caían al piso, derribados por el poder de Dios. Centenares de curiosos se convirtieron y empezaron a hablar en lenguas.

Al final, por el peso de tantas personas, el piso del pórtico delantero de la casa, se derrumbó, sin que nadie resultara herido.[21]

Entonces, buscaron dónde continuar las reuniones, y hallaron un galpón, en el 312 de la calle Azusa, en Los Ángeles (California, EE.UU.). Las reuniones comenzaron el 14 de abril de 1906.

Allí comenzó la Misión de la Fe Apostólica, también conocida como Misión de la Calle Azusa.

En ese lugar ocurrió el derramamiento del Espíritu Santo más grande del mundo; que duró desde 1906 hasta 1909; y que tuvo como características principales: el bautismo en el Espíritu Santo, el hablar en lenguas, y la obra misionera.

EL TEMPLO

Si bien en esa época, casi todos los templos cristianos tenían la misma forma rectangular, y la disposición de los bancos era casi siempre igual: adelante, el púlpito, luego un espacio vacío, y más atrás, los bancos, separados en dos filas. Pero, guiado por el Espíritu Santo, Seymour hizo algo diferente: puso la plataforma en el centro del local, y a su alrededor los bancos.[21]

Al hacer esto, Seymour rompió con una tradición que comenzó en la época romana. Antes del emperador romano Constantino (272-337) no existía ningún templo cristiano. Todas las reuniones de la iglesia eran en las casas. Pero, a partir de Constantino, las basílicas romanas fueron transformadas en basílicas cristianas, o templos cristianos. Desde esa época, los templos (mal llamados iglesias) tienen ese formato rectangular, con el púlpito y los bancos tal como ya hemos dicho.[37]  [38]

Como analizamos en otra publicación, Dios está restaurando en nuestros días la costumbre que tenía la iglesia primitiva, de reunirse en las casas. Esto es fundamental en los países en donde ya hay persecución religiosa; y será de vital importancia, en los próximos días, en todas las naciones, ya que, se viene una gran persecución religiosa, tal como dice la Biblia (Mt 24:9).[39]

CREENCIAS FUNDAMENTALES

Las cinco creencias fundamentales en Azusa eran:

  • La salvación, la justificación, por fe.
  • La santificación.
  • El bautismo en el Espíritu Santo, con la evidencia del hablar en lenguas.
  • El arrebatamiento, en la segunda venida de Jesucristo. [11]  [40]  [41]  [42]

SERVICIOS Y CULTOS

Las reuniones comenzaban a las 10 a. m., y se prolongaban hasta las 2-3 a. m. del día siguiente; divididas en tres turnos: mañana, tarde y noche, durante toda la semana.

En ese salón no había púlpito. En su lugar, había dos grandes cajas, para guardar zapatos. Durante la reunión, Seymour metía su cabeza en una de esas cajas, en oración; y permanecía así durante la mayor parte de la reunión. Por eso, no era él quien dirigía la reunión. El verdadero líder reconocido era el Espíritu Santo.

No tenían jerarquías. No había distinción entre pastores, laicos, etc. Cualquier hermano que sentía que tenía una palabra de Dios para dar, podía ministrar (1 Co 14:26), sea una mujer, un niño, etc.  [11]  [43]  [44]  [45]  [46]  [47]  [48]

En las reuniones no existían  programas, No existía un orden. Eran dirigidas por el Espíritu Santo.

En oportunidades, extranjeros hablaban en su idioma natal, y creyentes sin conocer esos idiomas les traducían, inspirados en forma sobrenatural. Otras veces, algunos hablaban en lenguas, y otros les interpretaban. Esto dio comienzo a una nueva práctica en las iglesias pentecostales.

En un momento de la reunión se leían las cartas de personas que pedían el bautismo en el Espíritu Santo. Además, leían las cartas de miles de personas de todo el mundo, que contaban que, al haberse enterado del derramamiento del Espíritu en Azusa, habían orado y Dios les había dado este regalo maravilloso.[5] [34]

Esto nos muestra que, debemos dar testimonio de lo que Dios nos está dando, para que, al enterarse, otros puedan recibir más del Espíritu Santo.[21]

Principio espiritual: Cuando los creyentes se enteran de que hay más bendiciones que pueden recibir, oran y reciben esas bendiciones. Por eso, es importante dar a conocer las obras de Dios.

No se hacían anuncios, ni se recogían ofrendas. Pero a la entrada del salón había un recipiente para cualquiera que quisiera ofrendar.

Predicadores iban a investigar lo que allí sucedía. Pero al poco tiempo estaban en el piso, con convicción de pecados.[11]

Al principio no tenían instrumentos musicales. Pero, en algunas oportunidades, algunos escuchaban la adoración de los ángeles, en el espíritu, y los creyentes se unían a la adoración, cantando junto con los ángeles.[20]  [49]

El tema de la santidad era fundamental en Azusa. Sabían inmediatamente cuando habían contristado al Espíritu Santo por alguna palabra o algún hecho. Así como sucede en todo verdadero avivamiento, en Azusa había convicción de pecado, arrepentimiento y santidad. ¿Está todo esto en nuestras congregaciones en el día de hoy?[50]

Había días en los que, alguien estaba predicando y, de pronto, el Espíritu Santo caía, y Dios mismo hacia el llamado evangelístico. Algunos corrían hacia adelante; y otros caían al piso, como heridos en una batalla.[51] [52]

A veces se quedaban orando durante todo el día, buscando el bautismo en el Espíritu Santo.[22]

En algunas oportunidades llegaban predicadores de otros lugares, sin estar llenos del Espíritu Santo, y tratando de mostrar una buena imagen de sí mismos. Entonces, la congregación se ponía a orar. Seguidamente el Espíritu Santo les nublaba la mente, y los predicador es tenían que terminar de hablar, al no saber cómo seguir.[11]

Había niños que profetizaban y danzaban en el Espíritu.[6]

Un hecho repetido centenares de veces fue el hecho de que, personas que fueron a burlarse, de pronto, caían al piso, recibían convicción de pecado, y terminaban buscando a Dios.[21]

LA GLORIA DE DIOS

En muchas oportunidades, la gloria de Dios descendía en forma de fuego; razón por la cual, los vecinos llamaban a los bomberos. ¿Cómo sucedía esto? De esta forma: los hermanos empezaban a cantar en el espíritu (en lenguas). Entonces, una gran llama de fuego empezaba a subír desde el techo del templo, y llegaba como a unos quince metros. Entonces, del cielo bajaba algo así como una gran bola de fuego; y se unía con el fuego que subía. Cuando aparecía el fuego ocurrían los más grandes milagros. Es decir, por medio del simbolismo del fuego Dios estaba revelando una gran verdad, y es esta:  [34]  [53] [42]  [54]  [55]

Principio espiritual: Cuando sube la adoración en el espíritu, el fuego de la gloria de Dios desciende, y los milagros ocurren.

A veces la nube de gloria inundaba el lugar, al punto tal que, las personas no podían ni llegar a ver sus zapatos. La presencia de esa nube era aprovechada por los niños para jugar a las escondidas.[53]  [55] [56] [57]

Milagros extraordinarios ocurrieron en Azusa. Por ejemplo, la creación instantánea de brazos y de piernas.[53]

Muchas personas eras sanadas milagrosamente, y dejaban allí sus muletas, las cuales eran guardadas en un cuarto superior del local de Azusa.

EL TEMA DE LAS LENGUAS

1.   Restauración. La obra de Dios en Azusa fue fundamental para restaurar la importancia del hablar en lenguas.[58] [59]

Pero como sucede cuando Dios está restaurando una verdad, al principio no entendieron que, las lenguas eran para orar, y para trasmitir mensajes dados por Dios.

En Azusa creyeron que las lenguas eran para evangelizar en países en los que se hablaba en otros idiomas. Fue así que enviaron misioneros a diferentes países, sin conocer sus idiomas, solo para ver que se habían equivocado, cuando algunos de esos misioneros volvieron derrotados.[60] [61]

2.   Cantar en lenguas. En ocasiones, el Espíritu Santo ponía en el corazón de los creyentes lo que ellos llamaban un coro celestial (cantar en el espíritu) extraordinario, un cántico en el Espíritu, a veces sin palabras, en otras oportunidades, en lenguas.[27] [46] [62]

Las canciones inspiradas en el Espíritu Santo, en la melodía y en la letra, que no eran repetidas, y que no habían sido ensayadas, asombraban a las personas, y evidenciaban la presencia de Dios.[21]

3.   Exhortar en lenguas. A veces, llegaban extranjeros y escuchaban que alguien, hablando en lenguas, hablaba el mismo idioma de ellos.[34]

En una oportunidad, por ejemplo, llegó a Azusa un reportero de otro país, enviado para escribir una nota negativa sobre ese lugar. Pero mientras estaba en la reunión escuchó a una mujer hablando en su idioma nativo, y revelando cuáles eran sus pecados. Entonces, el reportero le preguntó en dónde había aprendido ese idioma, y ella le dijo que no sabía hablar en ese idioma. Esto le mostró que Dios le estaba hablando, y se arrepintió de sus pecados. Muchas personas extranjeras experimentaron exactamente lo mismo: que sin conocerlos, alguien les hablaba en su propio idioma, sin conocer ese idioma.[21] [34]

4.   Ministerio Cristocéntrico. El ministerio de Seymour era Cristocéntrico. Por ejemplo: Seymour decía que, al salir de la congregación no hablaran sobre las lenguas, sino que hablaran de Cristo a los incrédulos.[34]

Además, En una oportunidad, una mujer le pidió que orara, para que ella pudiera recibir las lenguas, y él le contestó que nunca buscara las lenguas; y que, en cambio, buscara al Señor. Bartleman, un colaborador de Seymour enseñaba lo mismo. Él enseñó:

  • que tenemos que estar enfocados en Jesucristo, y no en las manifestaciones;
  • que si Cristo es levantado, el Espíritu Santo atraerá a los hombres a Sí mismo; y
  • que somos una voz que anuncia: ¡He aquí el Cordero de Dios[63]

LECCIONES ESPIRITUALES

Lo que Dios hizo en Azusa nos deja varias lecciones espirituales:

1.   La presencia de Dios. ¿Por qué las personas eran atraídas hacia el galpón de la calle Azusa; siendo que allí no estaban todas las comodidades que tienen los grandes auditorios del día de hoy? La gente era atraída por el Espíritu Santo a ese lugar porque reconocían que, allí se manifestaba la presencia de Dios. Las personas tenían hambre de Dios, y veían que allí su hambre era saciada.[64]

Muchos dieron testimonio de que llegaron a Azusa traídos por el Espíritu Santo. A veces, por una indicación en sueños o en visiones.[34]

2.   Dones del Espíritu. Una de las bendiciones más extraordinarias, que trajo como consecuencia el derramamiento del Espíritu Santo en la calle Azusa, fue la restauración de los dones del Espíritu. Durante siglos la cristiandad en general había creído que, con el fin de la Era Apostólica se habían terminado los dones del Espíritu (teoría conocida con el nombre de Cesación). Pero la obra de Dios en Azusa mostró que esta teoría no tenía ningún fundamento. Esto llevo a que muchísimos cristianos buscaran los dones del Espíritu, al saber que todavía están a disposición de los que crean y los busquen (1 Co 12:31; 14:1).[3] [27]

Por eso, la gran contribución que hizo el mover del Espíritu Santo en la calle Azusa fue la restauración de los dones del hablar en lenguas, profecía y sanidad. Pero, a diferencia de lo que sucede hoy en día en algunas iglesias, cualquier hermano podía actuar con esos dones, y no solo los que están reconocidos oficialmente.

En las reuniones, a veces, se adelantaban a dar un sermón diferentes pastores y predicadores, venidos de otros lugares, y con un alto concepto de sí mismos. La congregación al ver que el mensaje no era de Dios, empezaba a orar, y entonces, el Espíritu Santo intervenía, nublándoles la mente, y ellos no sabían cómo seguir. Además, el Espíritu les mostraba su verdadera situación personal, llevándoles a morir.[52]

3.   El bautismo en el Espíritu Santo. En Azusa entendían:

  • que cada creyente ha sido llamado por Dios para ser un testigo; y
  • que para testificar con poder hay que recibir el bautismo con el Espíritu Santo.

Esta convicción los llevó a enseñar sobre la importancia de recibir el poder de Dios.[34]

4.   Poder para servir. Los creyentes iban a Azusa a recibir el bautismo en el Espíritu Santo, no solo para ser bendecidos, sino para recibir poder para servir.

5.   Evangelismo y misiones. Dios levantó a la Misión en Azusa para mostrar, a toda la iglesia, que nuestra misión en esta tierra debe ser, fundamentalmente, la evangelización y la obra misionera.[34]

En Azusa tenían estos dos objetivos. Por eso,

  • de allí salió una multitud de obreros cristianos, pastores y misioneros; y
  • allí comenzó el mayor movimiento misionero de la historia.
Principio espiritual: Si un creyente, o una iglesia, no se preocupa por cumplir la Gran Comisión (Mt 28:16-20), no tiene ni la presencia de Dios, ni tampoco tiene avivamiento.

Es decir, debemos tener un evangelio centrado en Cristo y en sus propósitos (la extensión del reino); y no un evangelio centrado en que nosotros seamos bendecidos.

En Azusa, a veces, a las pocas horas, o a los pocos días de haber recibido el bautismo en el Espíritu, los enviaban como misioneros a otros países.[65]

La obra misionera y evangelística de Azusa fue extraordinaria:

  1. A los cinco meses del comienzo del mover de Dios, ya habían salido de Azusa treinta y ocho misioneros.
  2. Después de dos años, ya tenían representantes en 50 naciones, y en todas las ciudades de los Estados Unidos.[61] [66]
  3. Para finales de 1909, Seymour había enviado evangelistas a todas las regiones de Norteamérica.
  4. Las principales denominaciones pentecostales en los Estados Unidos; y los líderes pentecostales antiguos, tienen sus orígenes, directa o indirectamente, en el avivamiento de la calle Azusa.
  5. De Azusa salieron miles de creyentes para llevar el evangelio a otras naciones.[5] [21] [24] [27]  [44]  [45]  [67] [68]  [69]

6.   Arrepentimiento. Una de las características principales de este avivamiento fue el arrepentimiento, y el vivir en un clima de santidad. Para ellos, si bien era importante el hablar en lenguas, lo más importante era la cruz de Cristo, con la consecuencia de vivir en santidad.[43]

Cuando los pecadores se acercaban a una o dos calles del templo, el Espíritu Santo ponía en ellos convicción de pecado (Jn 16:8).[52]

Los visitantes dijeron que, a varias cuadras del templo se sentía una atmósfera sobrenatural.[53]

7.   La Biblia. Para los creyentes de Azusa, la única plomada segura, para determinar entre la verdad y el error, era la Biblia. Por eso, a Seymour se lo criticaba por comprobarlo todo con la Biblia.[68]

8.   Apostasía. Si bien Bartleman fue uno el hombre usado por Dios en Azusa, en 1925 él mismo escribió que este mover había caído en apostasía; por causa de que, en esa época, en Azusa, se preocupaban más por más por la cantidad, que por la calidad. Es decir, querían tener más seguidores, en vez de desear que la naturaleza de los creyentes fuera transformada.[43]

Además, la Misión en Azusa perdió el poder de Dios, porque dejó entrar el ritualismo, el sectarismo y la formalidad, según escribió Bartleman.[21]

Bartleman escribió Azusa Street, para mostrar a los pentecostales sobre la necesidad de volver a vivir como era en el principio. En la actualidad, nosotros también debemos volver a las sendas antiguas, si queremos que el Espïritu Santo sea derramado sobre nosotros.[50]

ORGANIZACIÓN

Al principio, en Azusa no había ninguna organización institucional. Todo estaba dirigido por el Espíritu Santo. Pero llegó el día en el que, el Espíritu le mostró a Bartleman que iban a organizarse; y que tenía que hablarles en contra de esto. Aunque nadie le había dicho nada a Bartleman sobre este tema, lo que el Espíritu le reveló, quedó confirmado al día siguiente, cuando Bartleman vio que ponían en el frente del local un cartel que decía: Obra Misionera de la Fe Apostólica; y el Señor le dijo que, sobre esto era lo que él le había hablado. Aclaremos que, el problema no está en estar organizados; sino en tener un espíritu partidario, y dejar de ver que, todos los creyentes somos parte del mismo pueblo de Dios. Bartleman luchó en contra del sectarismo; o sea, llegar a ser una denominación más; ya que él entendía que, los avivamientos habían fracasado en el pasado, cuando dejaron de tener la visión de un solo cuerpo, y pasaron a tener un espíritu partidario.[43] [52]  [70]

MUROS RACIALES

Una de las grandes consecuencias del derramamiento del Espíritu Santo en Azusa fue, la restauración de la unidad de los hijos de Dios. Hasta ese momento, los cristianos en Norteamérica estaban divididos en dos grandes grupos: blancos y negros; pero en Azusa, los dos grupos adoraban juntos. Esto era toda una novedad en los Estados Unidos.

Para entender esto tenemos que saber que, entre los años 1861 y 1865 en Estados Unidos se desató una tremenda guerra, la Guerra de Secesión o guerra civil.[71]  [72]

El problema fue que, en los estados del sur (la Confederación), declararon la secesión (separación) de los estados del norte (la Unión); por razón de que en el sur querían seguir manteniendo como esclavas a las personas negras, para que siguieran trabajando en la producción de algodón; mientras que, en el norte querían terminar con la esclavitud. Al final ganaron los estados del norte. Se abolió la esclavitud, a costa de centenares de miles de personas muertas. Pero los negros continuaron siendo ciudadanos de segunda.

Además de esto, algunos habían enseñado:[73]

  • En la iglesia, que los negros eran originarios, no del Adán bíblico, sino de otro Adán (esto justificaba la esclavitud);
  • En los colonizadores, que los cristianos eran los blancos; y que, cuando un negro se convierte, su corazón es blanco ante Dios; pero su negrura no le permite adorar junto con los blancos.
  • En la imprenta, publicaron Biblias en las que se presentaba a Jesús como una persona blanca.

Por todo esto, cuando Dios derramó su Santo Espíritu en Azusa, y negros y blancos empezaron a adorar juntos, esto era incomprensible para muchos.[27]

Dios borró en Azusa las divisiones entre los seres humanos. Allí adoraban juntos blancos y negros, ricos y pobres, hombres y mujeres, clero y laicos, educados e incultos, norteamericanos y extranjeros.[34]

Deseando ser ayudado en esta gran obra que Dios había iniciado, Seymour invitó al pastor Charles Fox Parham (1873-1929). Pero al llegar Parham a Azusa, siendo blanco, no pudo soportar la idea de que blancos y negros adoraran juntos, y se opuso terminantemente a este mover de Dios, Además, al ver la libertad con la que actuaban los creyentes, dijo que esta obra era carnal, obra del espiritismo, y un movimiento falso. Esto llevó a que Seymour decidiera continuar solo con el mover del Espíritu. [67]  [74]

Entonces, Parham fundó, en la misma ciudad, una nueva obra, dividiendo la iglesia de Seymour, y arrastrando tras sí a varios creyentes. Si Parham hubiera logrado su objetivo, el avivamiento habría terminado; pero Dios siguió adelante con su plan en Azusa; y la nueva obra de Parham fracasó al poco tiempo.[57]

LAS DAMAS EN EL MINISTERIO

Una gran contribución que trajo el gran mover del Espíritu en la calle Azusa fue, la incorporación de las mujeres en el ministerio. ¿Por qué ocurrió esto? Sencillamente, porque recibieron dones del Espíritu Santo; tal como Dios había anunciado por medio de la Biblia en Jl 2:28 y en Hch 2:17-18; diciendo que, el Espíritu Santo sería derramado, y que profetizarían los hijos y las hijas, y los siervos y las siervas.[3]  [6]  [27]  

LA DIFUSIÓN DEL AVIVAMIENTO

1.   Azusa street. La historia de lo que sucedió en Azusa fue registrada cuidadosamente por el escritor y misionero Frank Bartleman. Su principal libro fue Azusa Street (Calle Azusa; editado en 1925 y reeditado en 2006 por la Editorial Peniel); pero, lamentablemente, es muy poco conocido en la actualidad. [11] [43]  [75]  [76]  [77]

Las notas de Bartleman ayudaron a que el movimiento se expandiera rápidamente. Al recibir la noticia del avivamiento en Gales, Bartleman se juntó a uno de los grupos en los Ángeles, que buscaba un derramamiento del Espíritu Santo. Luego de que comenzaran las reuniones en la casa de la familia Asberry, Bartleman se empezó a reunir con ellos.[78]

2.   Periódico. En Azusa publicaron un periódico: The Apostolic Faith (La Fe Apostólica). Gracias a este periódico, en muchas naciones se enteraron de lo que allí estaba ocurriendo.[1]  [5] [79] 

DIFERENCIAS DOCTRINALES

Aunque Seymour aceptó lo doctrina del bautismo en el Espíritu Santo, él no entendió todo lo que esta bendición implicaba. Pero, aun así, Dios lo usó, por su humildad y su dependencia del Señor;[80] porque, Dios usa a los seres humanos, no por lo que hay en su mente, sino por lo que hay en su corazón. En este sentido es importante entender que, cuando Dios está restaurando una verdad, al principio se cometen errores, hasta llegar a ver con claridad qué es lo que Dios quiere lograr.

Con el tema de la santidad, Seymour tuvo una diferencia teológica con el predicador y teólogo  William Howard Durham (1873-1912); el fundador de las Asambleas de Dios; [81]  [82]

quien rechazaba la idea de la existencia de una segunda obra de gracia, llamada por Seymour el primer bautismo en el Espíritu Santo, o el bautismo de santificación, diferente, según él, del segundo bautismo en el Espíritu, el bautismo de poder. Durham creía que solo hay dos obras de gracia: el nuevo nacimiento; y un solo bautismo con el Espíritu Santo: el bautismo de poder; tal como revela la Biblia.

¿Cuál fue el problema de Seymour? Seymour entendió correctamente que, para recibir la llenura y el bautismo en el Espíritu, primero el creyente tiene que buscar la santidad; es decir, arrepentirse de sus pecados, para que su alma esté limpia, y en condiciones para poder ser llenado por el Espíritu Santo Pero su error fue el creer que, esa obra de limpieza y santificación es por obra de un primer bautismo en el Espíritu, el bautismo de santificación, anterior al segundo bautismo en el Espíritu, el bautismo de poder. Pero la Biblia no habla de dos bautismos, sino de uno solo: el bautismo en el Espíritu (Hch 1:5; 2:4).

La enseñanza de Durham aunque correcta, produjo mucha confusión entre los seguidores de Seymour, porque ellos pensaban que, no se puede recibir el bautismo de poder, si primero no se ha recibido el bautismo de limpieza. Pero, si bien es cierto que, para recibir el bautismo en el Espíritu Santo, primero hay que buscar la limpieza de nuestros pecados, el arrepentimiento, la santidad, la entrega total de la vida a Dios, el problema no estaba aquí, ya que esto no se discute; sino que, el problema estaba en creer que hay dos bautismos en el Espíritu: el de santidad y el de poder; lo que Durham negaba. Al no entender todo esto, algunos llegaron a negar la necesidad de la búsqueda de la santidad. Pero esto no era lo que enseñaba Seymour; ya que, él decía que tenemos que arrepentirnos, y buscar la santidad y el poder de Dios. ; y esto es así porque, si no estamos vacíos, Dios no puede llenarnos con su Santo Espíritu.

Además, Durham creía que, cuando Jesús dijo “Consumado es”, toda la obra de Dios estaba terminada (salvación, sanidad, santificación y bautismo en el Espíritu Santo); y que, para recibir todo esto solo hay que creer. Cuando Durham predicó esto, la obra en Azusa volvió a crecer extraordinariamente, entre 1911 y 1912. [21]  [24]  [43]  [52]  [83]  [84]  [85]

Mientras tanto, Seymour estaba predicando en el este. Pero al regresar a Azusa, echó a Durham de la Misión. Entonces, Durham comenzó una nueva obra, con la gloria de Dios, y con miles de asistentes. En cambio, Azusa quedó desierta,  y nunca más se recuperó.[46]

 Principio espiritual: Cuando Dios está restaurando una verdad, pone su sello de aprobación con aquellos que responden al mensaje del Espíritu Santo.

En relación con este tema, se pueden leer algunos de los sermones de Seymour ya que, en la congregación había un taquígrafo que copiaba los sermones y luego los imprimían. [86]  [87]

TERREMOTO

En 18 de abril de 1906 hubo un gran terremoto en California, en la falla de San Andrés. Las ciudades de Los Ángeles y San Francisco fueron afectadas. Esta última fue casi totalmente destruida. Luego de esto, ocurrió un gran incendio en esa ciudad. Algunos consideran que, todo esto fue uno de los peores desastres naturales, en la historia de los Estados Unidos.

Como consecuencia del terremoto, muchas personas pensaron que esto era un juicio de Dios. Pero los pastores locales trabajaron mucho para convencerles de que, Dios no tenía nada que ver con esto. Entonces, el Señor le habló a Bartleman, diciéndole que tenía que escribir y publicar folletos sobre este tema; ya que, todo el infierno estaba tratando de ahogar la voz de Dios por medio del terremoto. Es decir, por medio del juicio divino del terremoto, el Espíritu Santo había puesto convicción de pecado en muchas personas; pero los pastores estaban tratando de tranquilizar a los pecadores, diciéndoles que lo ocurrido no había sido un juicio de Dios. O sea, en vez de colaborar con el Espíritu Santo, los pastores estaban impidiendo la obra de Dios.

Entonces, Bartleman escribió el folleto Tratado sobre el terremoto, mostrando que el terremoto había sido un juicio de Dios. Entre otras cosas, Bartleman citó allí un pensamiento de John Wesley, quien dijo: De todos los juicios que el justo Dios inflige sobre los pecadores aquí, el más temible y destructivo es un terremoto.

Luego de leer lo que Bartleman escribió, muchos se arrepintieron de sus pecados. La enseñanza de que el terremoto había sido un juicio de Dios fue uno de los factores que encendió la mecha del gran avivamiento de la calle Azusa.[11]

Esto nos revela que, tenemos que enseñar que Dios está hablando a la humanidad por medio de los desastres naturales, guerras, pestes, etc., tal como anunció Jesús en Mt 24:7.

El gran problema del día de hoy es que, los hombres no ven que los grandes desastres son juicios de Dios; y al no saber esto, no se arrepienten.[43] [88]

Principio espiritual: La iglesia debe anunciar que, por medio de los sufrimientos, que vienen a consecuencia de los desastres naturales, y de los conflictos sociales, Dios está hablando a los seres humanos, para que se arrepientan.

Recordemos que, al comienzo del gran avivamiento de Azusa, ocurrió un gran desastre natural, que llevó a que muchísimos pecadores se convirtieran. Ahora estamos en los días previos al último y gran avivamiento. ¿Qué desastres naturales o qué conflictos sociales, llevarán a que multitudes se entreguen a Cristo?[89]  [90]

 EL PRÓXIMO DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO

Dios ha revelado que en la última época, antes del arrebatamiento y de la segunda venida de Cristo; es decir, en estos días en los que estamos viviendo, será derramado el Espíritu Santo, como nunca antes en la historia. (Hch 2:17-18). Esto traerá, como consecuencia, que la gloria postrera será mayor que la primera. Veamos, a continuación, algunos de los siervos que Dios usó para revelar esta verdad.

1.   William Seymour (1870-1922). En 1909, en el avivamiento de la calle Azusa, Dios reveló, por medio del líder de ese avivamiento, el pastor William Seymour, la época en la que ocurrirá el último gran avivamiento. Seymour declaró que: dentro de cien años vendrá el más grande avivamiento de la historia. ¡Estamos en esa época! Además, Seymour dijo que en ese avivamiento ocurrirán grandes milagros, y que será en todo el mundo. Niños, ancianos, y aun los que están en asilos, recibirán ministerio de sanidad; y continuará hasta la segunda venida de Jesucristo. [53] [55]  [91]  [92]

2.   Smith Wigglesworth (1859-1947).[93] Este gran evangelista, llamado: El Apóstol de la Fe, que murió en 1947, y que, bajo su ministerio se documentó la resurrección de 23 personas; tuvo una visión gloriosa, escrita en el libro: Pioneros de la fe, del Dr. Sumrall. Smith vio que, en los próximos días vendrá el avivamiento más grande de la historia, un avivamiento  mundial. Muertos resucitarán, toda clase en de enfermedades serán sanadas, hospitales quedarán vacíos, y multitudes incontables y numerosas serán salvadas.

3.   Tommy Hicks (1916-1984). Tommy predicó durante un mes y medio, en 1954, en las canchas de Atlanta y Huracán, en Buenos Aires, Argentina. Más de trescientas mil personas se convirtieron. Dios hizo milagros en paralíticos, ciegos y sordos. Según el informe de la Unión de las Asambleas de Dios, hubo hospitales que quedaron vacíos, porque todos los enfermos fueron sanados.[94]

Dios le mostró a Tommy cómo será el próximo derramamiento del Espíritu Santo. Él vio que de las manos de Jesucristo caía una lluvia de gotas de luz, de fuego líquido. Y que con ese fuego, los creyentes iban por todo el mundo predicando el evangelio y sanando a los enfermos; y nadie podía detenerlos. Este gran derramamiento del Espíritu Santo es lo que está por suceder. Por eso, así como antes de Azusa, muchísimos creyentes estaban orando, pidiendo que el Espíritu Santo fuera derramado, del mismo modo debemos hacer nosotros.[47]  [95]

Por: Eduardo Pedro Saracchi, profesor de Teología; graduado en Teología Pastoral, en el Instituto Bíblico Buenos Aires, de la Alianza Cristiana y Misionera.

Iglesia Evangélica en Buenos Aires, República Argentina.

Todas las publicaciones

  1. Avivamiento en la República Argentina
  2. Profecía para el pueblo de Dios
  3. 50 aniversario de Comunidad Cristiana
  4. Cavando pozos de avivamiento
  5. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 1
  6. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 2
  7. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 3
  8. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 4
  9. Señales de la segunda venida de Jesucristo- 5
  10. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 6
  11. Señales de la segunda venida de Jesucristo -7
  12. Derramaré de mi Espíritu – 1
  13. Derramaré de mi Espíritu – 2
  14. La restauración de la gloria de Dios
  15. La importancia de la revelación
  16. La restauración del tabernáculo de David – 1
  17. La restauración del tabernáculo de David – 2
  18. Sobre esta roca edificaré mi iglesia
  19. El arrebatamiento de la iglesia
  20. El anticristo
  21. ¡Aquí viene el Esposo, salid a recibirle!
  22. Pentecostés
  23. El bautismo en el Espíritu Santo – 1
  24. El bautismo en el Espíritu Santo – 2
  25. El bautismo en el Espíritu Santo – 3
  26. Si alguno tiene sed, venga a mí y beba
  27. Restauración de la promesa del Espíritu – 1
  28. Restauración de la promesa del Espíritu – 2
  29. El hablar en lenguas – 1
  30. El hablar en lenguas – 2
  31. La restauración del fuego del Espíritu Santo
  32. Semana Santa
  33. Buscando la gloria de Dios
  34. Preparándonos para el casamiento celestial
  35. Restauración del nuevo pacto – 1
  36. Restauración del nuevo pacto – 2
  37. Restauración del nuevo pacto – 3
  38. Cielos abiertos
  39. Viene crisis y viene gloria
  40. La hora de su juicio ha llegado
  41. La cena de las bodas del Cordero
  42. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 1
  43. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 2
  44. El fuego de Dios desciende si el sacrificio está puesto sobre el altar
  45. La-señal de Jonás – 1
  46. La señal de Jonás – 2
  47. El último derramamiento del Espíritu Santo
  48. Viene el gran avivamiento mundial
  49. La restauración del testimonio de Dios
  50. Cristo es el todo y en todos
  51. Restauración de los dones y del fruto del Espíritu
  52. Restauración de la unción y la gloria
  53. Revelación del infierno
  54. Llamado a la oración
  55. Conocer a Jesucristo por medio de la revelación
  56. El descenso de la gloria de Dios – 1
  57. ¡Llegó el tiempo de Dios
  58. Laodicea la iglesia independiente
  59. La cobertura apostolica y el discipulado
  60. La Nueva Refprma Apostólica
  61. LLas puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia
  62. La restauracion del odre bíblico
  63. Haced en este valle muchos estanques
  64. El ejército de Dios
  65. El rio de Dios
  66. Jesucristo es el Mesías y el Señor
  67. Llevando el fuego del Espirítu Santo
  68. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 1
  69. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 2
  70. Profecias sobre el hundimiento del portaaviones USS Abraham Lincoln
  71. La restauración del acto de adoración de las ofrendas
  72. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Azusa
  73. Paradojas bíblicas
  74. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Gales
  75. El secreto de un gran avivamiento
  76. Conocer al Cristo Glorificado
  77. Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra
  78. La humillación y la exaltación de Cristo
  79. La preeminencia de Cristo
  80. En el principio era el Verbo
  81. La actitud de la iglesia frente al Coronavirus Covid-19
  82. La restauración del sacerdocio universal de los creyentes
  83. ¡El Rey ya viene!
  84. ¿Qué es lo que va a suceder en los próximos días?

Traductor de Google. Para poder traducir este blog a otros idiomas, el “Traductor de Google” (Translate this blog) está abajo, al final.

Derechos. Se permite la reproducción parcial o total del contenido de esta publicación, con propósitos educativos y sin fines de lucro, sin necesidad de obtener permiso previo, con la condición de que el significado o contexto no sea cambiado ni alterado, y que se cite adecuadamente la fuente.

Citas bíblicas. Las citas bíblicas de esta publicación han sido tomadas de la Biblia, Versión Reina – Valera (Revisión de 1960, RVR1960) © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988. Utilizado con permiso.

Reconocimiento. Hacemos un reconocimiento de gratitud a dos grandes empresas editoriales:

  • A WordPress, por su amable permiso para editar esta publicación.
  • A Sociedades Bíblicas en América Latina, por su amable permiso para hacer citas bíblicas.

Citas bibliográficas

1.   Breve historia del avivamiento en la calla Azusa –
2.   El avivamiento en la calle Azusa 312, Movimiento pentecostal – Estudiospentecostales.blogspot.com
3.   Los legados perdurables del avivamiento de la calle Azusa – Mcta.com.ar
4.   The Twelve Tribes | The Azusa Street Revival – Where Did It Take Us? – Twelvetribes.org
5.   Reavivamiento de la Calle Azusa – Es.wikipedia.org
6.   Historia de Avivamientos en Video: Avivamiento de Azusa, Historia Pentecostal de la Calle Azusa, Azusa Street – Por Diarios de Avivamientos
7.   Joseph Smale and the Lost Sermons that Prepared Los Angeles for the Azusa Street Revival  – Flower Pentecostal Heritage Center
8.   Evan Roberts – Biografía – Espíritu Santo
9.   Evan Roberts – El Avivamiento de Gales – Grandes avivamientos – diarios de avivamientos
10.   Joseph Smale y los sermones perdidos que prepararon a Los Ángeles para el avivamiento de la calle Azusa – Teología Pentecostal Arminiana
11.   Azusa Street. El avivamiento que cambió el mundo – Tiempodeavivamiento.files.wordpress.com
12-13   Derramaré de mi Espíritu. 1 y 2 – Llegó el tiempo de Dios
14-19.   Señales de la segunda venida. 14 al 19 – Llegó el tiempo de Dios
20.   Azusa a 110 años del avivamiento – TecnoIglesia
21.   El siglo del Espíritu Santo – Vinson Synan
22.   El avivamiento en la calle Azusa y sus efectos – Iglesiapentecostal.org
23.   Las claves de un Avivamiento – Martindisrael.blogspot.com
24.   The influence of Azusa Street Revival in the early developments of the Apostolic Faith Mission of South Africa – Scielo.org.za
25.   Pentecostalismo clásico – Es.wikipedia.org
26.   William J. Seymour – Es.wikipedia.org
27.   El legado perdurable del avivamiento de Azuza – unciondeloalto jimdo page!
28-29.   El bautismo en el Espíritu Santo. 1/2 – Llegó el tiempo de Dios  
30.   Receive ye the Holy Ghost – Sermon Index Sermonindex.net
31.   Avivamiento de la Calle Azusa – Carlos Annacondia – Predicaciones cristianas
32.   William Joseph Seymour Biography – life, family, childhood, parents, story, death, history, school, young, son – Notablebiographies.com
33.   Where Did All This Pentecostalism Come From? – Tim Challies
34.   De Azusa a África y a las naciones – Decadeofpentecost.org
35.   William J. Seymour Biography – Azusastreet.org
36.   El Avivamiento Calle Azusa – Llegaron los Bomberos – YouTube
37.   El cristianismo pagano – Frank Viola
38.   Arquitectura Romana – La Roma Imperial – Basílicas – Monografias.com
39.   La restauración del odre bíblico – Llegó el tiempo de Dios
40.   El avivamiento en la calle Azusa – Oramos.com.ar
41.   El arrebatamiento de la iglesia – Llegó el tiempo de Dios
42.   El Movimiento Pentecostal Moderno – Fundamentoapostolico.blogspot.com
43.   Calle Azusa – ¿qué pasó con su herencia? – Altisimo.net
44.   William J. Seymour – Biografias-cristianas.blogspot.com
45.   William Seymour e a Rua Azusa – Avivamento Já – Avivamentoja.com
46.   The Life And Ministry Of Frank Bartleman | Zion Christian Ministry – Zionchristianministry.com
47.   El cuándo del regreso del Señor – Aguas Vivas – Aguasvivas.cl
48.   La restauración del orden bíblico – Llegó el tiempo de Dios
49.   The Azusa Street Revival -1906-1908 – Apostolicarchives.com
50.   Calle Azusa – ¿qué pasó con su herencia? – Altisimo.net
51.   El avivamiento de la Calle Azusa: ¿qué pasó con su herencia? – Portal de FE – Portaldefe.com.ar
52.   Azusa street – Calle Azusa – PDF – Avivamiento de la Calle Azusa – diarios de avivamientos
53.   Avivamiento de la Calle Azusa -Es sobrenatural- EP 38 – YouTube
54.   Avivamiento de la Calle Azusa | La Iglesia Oasis – Laiglesiaoasis.com
55.   Azusa Street Revival (William Seymour) – New Hope Revival Church
56.   Avivamiento de la Calle Azusa | La Iglesia Oasis – Laiglesiaoasis.com
57.   William Seymour — Work Out Your Faith – Work Out Your Faith
58-59.   El hablar en lenguas. 1/2 – Llegó el tiempo de Dios
60.   Where Did All This Pentecostalism Come From? – Tim Challies – Tim Challies
61.   ‘Missionary Tongues’ – Pctii.org
62.   Frank Bartleman Testimony – Azusastreet.org
63.   The prophetic legacy of William Seymour and The Azusa Street Revival – Biblicalawakening.blogspot.com
64.   Lo que tenía Azusa y nosotros necesitamos – PENews
65.   Where Did All This Pentecostalism Come From? – Tim Challies – Tim Challies
66.   ‘Missionary Tongues’ – Pctii.org
67.   William J. Seymour – Wikiwand
68.   Lo que tenía Azusa y nosotros necesitamos – PENews
69.   William J. Seymour – Malachi Project – Ihopkc.org
70.   Frank Bartleman: Un Hombre Con Una Misión | Pentecostalismo | Movimientos sociales – Scribd
71.   Guerra de Secesión – Es.wikipedia.org
72.   Primer capítulo del libro: La Biografía de William Seymour – Teología Pentecostal Arminiana
73.   Why A Black & White Church | Encouraging Love Ministries – Encouraginglove.com
74.   Documental sobre el avivamiento en Azusa – unciondeloalto jimdo page!
75.   Azusa street  – Calle Azusa – PDF – Avivamiento de la Calle Azusa – diarios de avivamientos
76.   Frank Bartleman – En.wikipedia.org
77.   Frank Bartleman – Pentecostal Wiki
78.   El avivamiento de la calle Azusa – Impacto Evangelístico | Noticias Cristianas
79.   The people of Azusa – Azusabooks.org
80.   Azusa a 110 años del avivamiento – TecnoIglesia
81.   William Howard Durham – En.wikipedia.org
82.   William Durham – Pt.wikipedia.org
83.   ¿Qué le paso al Pentecostalismo? Parte 2: Durham no estaba del todo mal – Facebook.com
84.   ¿Qué le paso al Pentecostalismo? Parte 2: Durham no estaba del todo mal – Facebook.com
85.   ¿Qué le paso al Pentecostalismo? Volviendo a las raíces – Facebook.com
86.   William Seymour’s Sermons – Azusastreet.org
87.   William Seymour Text Sermons – Sermon Index – Sermonindex.net
88.   William Joseph Seymour Biography – life, family, childhood, parents, story, death, history, school, young, son – Notablebiographies.com
89.   ¿Qué tiene Dios que ver con los terremotos? – Actitud 180
90.   La hora de su juicio ha llegado – Llegó el tiempo de Dios
91.   Video misinonero calle Azusa ipuc bueno… – Ministeriotv.com
92.   Cien años de Azusa. Profecía de Seymour – Ivan-notaspersonales.blogspot.com
93.   Smith Wigglesworth – unciondeloalto jimdo page!
94.   Unión de las Asambleas de Dios. Información –  Uad.org.ar

95.   Profecía de Tommy Hicks – uad.org.ar

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close