¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 1

EL GRAN DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO EN EL CONGO BELGA

En febrero de 1953, en Lubutú (en el centro de África; antiguo Congo Belga, actual República Democrática del Congo), ocurrió un gran derramamiento del Espíritu Santo.

Deseando tener un encuentro con Dios, los misioneros organizaron una conferencia para los evangelistas africanos. Luego de la reunión, a la noche, los africanos se quedaron para buscar a Dios. De pronto, el Espíritu Santo descendió sobre ellos, convenciéndoles de pecados. Desde afuera del templo se escuchaban los lamentos, al reconocer sus pecados. De esta forma se inició un glorioso avivamiento.

Después de esto, el fuego de Dios se extendió por toda la nación, llevando a miles de personas a la salvación. Dios hizo muchos milagros en este avivamiento. Muertos resucitaron. Hombres que tenían dificultades para hablar en público, fueron levantados como jefes de estado, etc.

El Espíritu Santo descendió también en otra localidad, en Wamba. Un evangelista que había estado en Lubutú, al regresar predicó sobre Ex 19:10-11, donde dice que “Dios descenderá”. Luego de esa reunión, en la que no pasó nada, de pronto, el Espíritu Santo tocó a una joven paralítica, quien empezó a gritar pidiendo que la ayuden a recibir la salvación porque, “se iba al infierno”. Después de esto, un líder, se retorció de agonía en el suelo, pidiendo a los gritos que le ayuden a “recibir la salvación”. Pero luego de ser salvo, el gozo llenó su corazón. Esto llevó a que los creyentes arreglaran sus vidas delante de Dios.

Alguien escribió una carta a un evangelista, que se encontraba a más de 300 kilómetros, contándole qué es lo que estaba ocurriendo en la iglesia. Cuando el joven leyó esta carta a la iglesia, el Espíritu Santo fue derramado también sobre ellos.

El misionero y evangelista Norman Grubb Percy (1895-1993), quien lideró la Cruzada Mundial de Evangelización (WEC), dio testimonio de qué es lo que sucedió en este gran avivamiento diciendo que, el viernes 31 de julio, a las 7 p. m., Jack Scholes, el líder de los misioneros, contó en la escuela bíblica de Ibambi, lo que había visto sobre este glorioso avivamiento, en las semanas anteriores; y cuando iba a orar, de pronto, todos sintieron el ruido de un huracán que se aproximaba. Rápidamente cerraron las puertas y las ventanas, pero no vieron nada anormal en el cielo. Entonces, el edificio empezó a temblar como en un terremoto. Las personas cayeron al suelo, algunas temblando violentamente sin control; otras pidiendo misericordia, al recibir una terrible convicción de pecados; mientras un tercer grupo estaba glorificando a Dios. Luego de que los pecados fueron confesados, el gozo de Dios inundó el lugar. [1] [2] [3] [4]

EL GRAN DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO EN COREA

Jonathan Goforth (1859-1936), relata en su libro “When the Spirit’s Fire Swept Korea” (Cuando el fuego del Espíritu barrió Corea).[5]  [6] sobre el gran derramamiento del Espíritu Santo ocurrido en 1907/10, en Pyongyang, Corea. Allí dice que, en 1906, el Dr. Howard Agnew Johnston (1860-1936), contó a los creyentes en Seúl, Corea, sobre el avivamiento ocurrido en la India, en 1905/6, en Kassia Hills; en donde, en dos años, se bautizaron unos 8.200 creyentes.

Un grupo de unos veinte hermanos de Pyongyang, ciudad capital de la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte), que estaban presentes en esa reunión, volvieron avergonzados, por los pocos logros que tenían en sus iglesias metodistas y presbiterianas. Por eso decidieron orar todos los días, al mediodía, para que, las bendiciones les sean dadas también a ellos. Después de un mes, alguien propuso no continuar con esas reuniones, al ver que no sucedía nada. Pero un grupo decidió continuar orando aún más. Después de cuatro meses de estar juntos, las diferencias entre metodistas y presbiterianos habían desaparecido, al darse cuenta que en Cristo eran uno.

Coreanos y misioneros oraban por un derramamiento del Espíritu Santo [7]  [8]

Como consecuencia de esas intensas oraciones, el Espíritu Santo fue derramado como fuego purificador, comenzando un gran avivamiento de de oración y de arrepentimiento,; que llevó a un gran crecimiento de la iglesia en Corea, con miles de convertidos; al punto tal que, Pyongyang comenzó a ser conocida como la “Jerusalén de Oriente” (o “Jerusalén del Este”).[9]  y llegó a ser un centro misionero. En la actualidad, unos cien mil cristianos están sufriendo terriblemente, privados de su libertad, en los campos de concentración de Corea del Norte. [10]  [11]

Pero, volviendo a Pyongyang, el avivamiento comenzó en una reunión unida entre metodistas y presbiterianos, el 14 de enero de 1907, en la Iglesia Jangdaehyun. Luego de que el misionero Graham Lee terminara su sermón, invitó a la iglesia a orar. De pronto, el Espíritu de Dios descendió como fuego,[12] produciendo convicción de pecado en las personas. Todos los presentes se pusieron a llorar.

De pronto, Gil, un anciano y líder de la iglesia, confesó públicamente que había robado. Esto llevó a que cada uno se arrepintiera de sus pecados. Continuamente alguien se levantaba, confesaba sus pecados, y luego se tiraba al suelo golpeando el piso con sus puños.

A las 2 a. m. enviaron a los presentes a sus casas: pero como no podían dormir, a las 4 a. m volvieron al templo para continuar orando. Así comenzaron las reuniones de oración matutina en Corea.

Aquí hay algunas de las características principales de un verdadero avivamiento:

  • Búsqueda de un derramamiento del Espíritu Santo.
  • Convicción de pecados.
  • Arrepentimiento sincero.

Todo esto nos enseña que, un verdadero avivamiento,

  • no tiene su origen en el ser humano, cuando se anuncia el comienzo de una “semana de avivamiento”, en un clima festivo, con predicadores especiales, etc.; sino que,
  • tiene su origen en Dios, cuando la iglesia busca desesperadamente a Dios, y el Espíritu Santo es derramado y desciende, impartiendo gran convicción de pecado, tanto a incrédulos, como a creyentes, llevándoles a un verdadero arrepentimiento, a consagrar sus vidas, y en algunos casos, a la salvación.

EL GRAN DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO EN LA ARGENTINA

1.   Censo. En la primera mitad del siglo XX, la argentina era considerada por los misioneros como la región menos evangelizada de todo el hemisferio occidental; al punto tal que, según el censo hecho en 1949 por tres misioneros, en tres de las principales denominaciones evangélicas, dio como resultado un total de 574 miembros. [13] [14]  [15]

2.   Edward Miller. Pero Dios iba a cambiar toda esta situación de una forma extraordinaria. Para ello envió a la Argentina a un gran pastor y misionero norteamericano, el Dr. Robert Edward Miller (1917-2001).[16] [17]  [18]

Cuando Miller llegó a la Argentina en 1948, trabajó acompañado por otro misionero, como lo hacían los demás misioneros; es decir, repartieron folletos, visitaron en las casas, hicieron reuniones en carpas, etc., pero sin ningún resultado. Miller vio que había fracasado rotundamente. Por eso, pensó en la posibilidad de  buscar otro empleo. Pero entonces, Dios lo llevó a tener más intimidad con Él. Le mostró que el ayuno no es la moneda que abre las puertas del cielo. Entonces, Miller se dedicó a buscar el rostro del Señor, en vez de buscar sus manos. Dios le dijo: ¡Clama a mí, Argentina!

Miller sabía que, si la Argentina clamaba, Dios vendría. Entonces, junto con otros tres hermanos empezó a orar todas las noches y, de pronto, el Espíritu Santo fue derramado donde ellos estaban, comenzando un avivamiento en la provincia de Mendoza, en 1949.

3.   City Bell. Luego de esto, Miller fue a la localidad de City Bell, en la provincia de Buenos Aires, en donde estableció un Instituto Bíblico. En junio del año 1951 la presencia de Dios descendió en ese instituto, llevando a los profesores, y a los cincuenta estudiantes, a un profundo arrepentimiento.[19]

Al tener convicción de pecados, oraron durante varios días, profundamente arrepentidos. Las lágrimas formaban charcos en donde ellos estaban [20]

Las clases fueron suspendidas, y reemplazadas por reuniones de oración.

Luego, Dios puso en ellos carga de oración por los incrédulos, llevándolos

  • a interceder, llorando, por los pecados de toda la nación (arrepentimiento vicario); [21] y
  • a pedir por un gran derramamiento del Espíritu Santo.

Durante horas, un ángel les fue revelando los nombres de las ciudades y naciones que serían visitadas por Dios, antes del regreso del Señor. Anotar esos nombres les fue difícil, porque eran dados en los lenguajes nativos de esos lugares. Toda esta información le fue revelada a  Alexander, un muchacho que no conocía nada sobre Geografía Mundial, y que no había terminado sus estudios primarios.

Además, Dios les dijo que, desde Argentina se extendería el fuego a muchos países. [22]

En el mes de septiembre, Dios les habló diciéndoles:

  • “No lloren más porque, el León de la Tribu de Judá ha prevalecido sobre el príncipe de Argentina”; es decir, sobre el demonio principal del pricipado satánico (Ef 6:12), que operaba en este país. Además, Dios reveló
  • que vendría a esta nación de una forma gloriosa y especial; y [23]
  • que, por cuanto Él había encontrado cincuenta justos que habían renunciado a sus pecados, los cielos les eran abiertos.

Edward Miller cuenta todo esto en detalle, en sus obras: “Tu Dios reina”, y “Secretos del avivamiento. El río fluye en tierra seca”.

4.   Tommy Hicks. La obra de intercesión hecha en City Bell, sentó las bases para el gran derramamiento del Espíritu Santo que ocurrió en el año 1954, en la ciudad de Buenos Aires, en la campaña evangelística del pastor Tommy Hicks (1909-1973). [24] [25]

Cuando Hicks empezó su viaje hacia la Argentina, le vino a la mente un nombre: “Perón”. Entonces, preguntó a la azafata del avión si conocía a alguien con ese nombre, y la azafata le dijo que ese era el nombre del presidente de la Argentina. Entonces Hicks entendió que Dios quería que hablara con él. Al estar frente a Perón, Hicks oró para que Perón fuera sanado de una enfermedad incurable y desfigurativa que padecía; y Perón fue sanado instantáneamente; por lo cual le concedió a Hicks el estadio de Atlanta, con capacidad para 25.000 personas, el uso gratuito de la prensa y de la radio estatal, y el permiso para predicar en cualquier lugar. Luego de haber comenzado la campaña, y siendo tantos los miles de enfermos que se sanaron,  se vio necesario continuar las reuniones en el estadio de Huracán, con capacidad para más de 48.000 personas sentadas.

En unos dos meses se convirtieron mucho más de trescientas mil personas; ya que, esa cantidad surge de quienes se reportaron llenando las “Tarjetas de decisión personal por Cristo”; sin contar a todos los se entregaron escuchando la radio, la televisión, etc. [26]  [27]

Fueron tantos los enfermos que se sanaron que, hubo hospitales que se quedaron vacíos; y las ambulancias volvían a los hospitales sin ningún enfermo.[28]  [29]

Todas las mañanas venían los camiones de la municipalidad, para juntar todas las muletas, y todas las sillas de ruedas de los paralíticos que habían sido sanados. Las Sociedades Bíblicas agotaron todas sus existencias, vendiendo 22.000 Biblias.

En la década siguiente a la campaña se abrieron más de 150 iglesias nuevas en la Argentina, con una asistencia de 5000 personas en las reuniones.

5.   Juan Carlos Ortiz. Una de las iglesias que se abrió, como fruto de la cruzada fue la ubicada en la calle Hidalgo 357, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, iglesia que llegó a ser pionera en el gran avivamiento de 1967. Sus primeros pastores fueron los misioneros Lowie y Lillian Stokes. Lowie fue el presidente de la campaña de Tommy Hicks. En 1966 Lowie llamó al pastor Juan Carlos Ortiz, que vivía en Norteamérica, para que se hiciera cargo de la congregación. Ortiz había sido el secretario de Tommy Hicks.

Es de destacar algo muy interesante con respecto a Ortiz, quien llegó a ser nuestro amado pastor. Al comenzar la campaña de Hicks, él fue invitado por los líderes de la iglesia a la que él concurría, a irse de la misma; ya que vieron que él simpatizaba con las ideas de Hicks;  y además, porque ellos eran contrarios a la idea de estudiar en un seminario bíblico. Entonces, Ortiz fue al estadio. Pero estaba totalmente deprimido por lo que le habían dicho. Por eso, mientras estaba esperando el comienzo de la reunión, llegó un momento en el que decidió irse, dejar el ministerio, y buscar otro empleo. Pero, mientras se dirigía a la puerta de salida del estadio, de pronto, escuchó por los altoparlantes, que preguntaban si acaso se encontraba allí Juan Carlos Ortiz. Sorprendido, volvió a escuchar que mencionaban su nombre otra vez. Fue entonces a la plataforma para ver qué sucedía, y resultó que, como Hicks necesitaba un secretario privado, y como sabían que Ortiz hablaba el idioma inglés, pensaron que él era el mejor candidato para ese trabajo. Años después, y quizás, recordando toda esta situación, cantábamos con Ortiz la canción que dice: [30]  [31]

Si nuestros recursos se habrán agotado,
si fuerzas nos faltan para caminar,
si a punto ya estamos de desanimarnos
el tiempo ha llegado en que DIOS obrará.

Todo esto es lo que ocurre cuando la gloria de Dios desciende en un lugar. Por eso, tenemos que orar que el Espíritu Santo sea derramado sobre cada uno de nosotros, y sobre la iglesia.

 CUANDO EL ESPÍRITU SANTO DESCIENDE…

¿Cómo podemos explicar el hecho de que, en muchas iglesias no hay avivamiento, o como decimos nosotros “no pasa nada”; siendo que sus pastores son hombres llenos del Espíritu Santo y ungidos? La razón es muy simple: No hay avivamiento porque no hay un derramamiento del Espíritu Santo; porque, cuando el Espíritu desciende en una región los demonios huyen, los pecadores son atraídos a la iglesia, y convencidos de sus pecados; hay salvación, liberación, sanidad, bautismo en el Espíritu, etc.; y todo esto ocurre porque, Dios mismo se encarga de ministrar.

Por eso, la necesidad más grande que tenemos en las iglesias es pedir que, el Espíritu Santo descienda, en medio de un gran derramamiento del Espíritu Santo. Por eso, oremos tal como dice la Biblia:

¡Oh, si rompieses los cielos, y descendieras, y a tu presencia se escurriesen los montes, como fuego abrasador de fundiciones, fuego que hace hervir las aguas, para que hicieras notorio tu nombre a tus enemigos, y las naciones temblasen a tu presencia! Cuando, haciendo cosas terribles cuales nunca esperábamos, descendiste, fluyeron los montes delante de ti. Ni nunca oyeron, ni oídos percibieron, ni ojo ha visto a Dios fuera de ti, que hiciese por el que en él espera” (Is 64:1-4).

1.   Cielos abiertos. “¡Oh, si rompieses los cielos”. Debemos pedir a Dios que los cielos se abran. Cuando hay “cielos abiertos”, el Espíritu Santo desciende, y da origen a un gran avivamiento.

Para entender qué son los cielos abiertos, veamos qué son los cielos cerrados. Los cielos se cierran por causa del pecado, y se abren cuando nosotros nos volvemos a Dios. Cuando los cielos se cierran, la bendición de Dios se detiene, y la nano de Dios se endurece en contra de su pueblo. Dios dijo:

“Si yo cerrare los cielos, para que no haya lluvia, y si mandare á la langosta que consuma la tierra, ó si enviare pestilencia á mi pueblo; Si se humillare mi pueblo, sobre los cuales ni nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. Ahora estarán abiertos mis ojos, y atentos mis oídos, a la oración en este lugar” (2 Cr 7:13-15).

Tengamos en cuenta que, si bien hay textos bíblicos que fueron dados para grupos específicos, encierran principios espirituales válidos para todos los tiempos, y para todos los lugares. El que acabamos de considerar es uno de ellos.

Por eso, pidamos al Señor que abra los cielos, y mande la lluvia del Espíritu Santo.

2.   Descenso. “Y descendieras”. Cuando Dios desciende ocurren milagros, sanidades, conversiones, etc. Al descenso de Dios le llamamos: un “derramamiento del Espíritu Santo”, una “visitación”, una “restauración”; y como resultado de esto, en la tierra hay un “avivamiento”.

Dios ha prometido “descender” en los últimos tiempos. El Señor ha dicho:

Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños; y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán” (Hch 2:17-18).

3.   Temblor. “y a tu presencia se escurriesen los montes”, “y las naciones temblasen a tu presencia”, “descendiste, fluyeron los montes delante de ti

  • Las palabras “escurriesen y fluyeron”, en los vs 1 y 3, en otras versiones bíblicas están traducidas por:“ temblar”. En hebreo es: “זָלַל” (zalal). Strong’s H2151. Significado: Temblar, sacudir.

Entonces, la idea general es: ¡Oh, si abrieses los cielos, y descendieras, y a tu presencia temblasen las naciones!”

Cuando el Espíritu Santo es derramado en una congregación, los pecadores tiemblan, literalmente, al ser convencidos de sus pecados. Veamos un ejemplo: El famoso pastor y evangelista británico John Wesley (1703-1791), cuenta en su diario personal que, cuando él predicaba [32] el Espíritu Santo descendía poniendo convicción de pecado en las personas; y algunos  empezaban a gritar grandemente angustiados; otros caían al suelo temblando, como si un rayo los hubiera golpeado, al darse cuenta de sus propios pecados, pero al arrepentirse, se levantaban llenos de gozo; algunos gritaban pidiendo liberación; y otros gritaban preguntando que debían hacer para ser salvos.

Pero, ¿cómo recibió Wesley tanto poder espiritual? Él cuenta que, el lunes 5 de enero de 1739, a las 3 a. m., mientras estaba orando con más de sesenta hermanos metodistas, de pronto, el Espíritu Santo fue derramado sobre ellos, con tanto poder que, muchos cayeron al suelo, y otros gritaron de gozo.

4.   Fuego. “como fuego abrasador de fundiciones”. Jesucristo es “Fuego purificador” (Mal 3:2). Así como el fuego de una fundición permite quitar la escoria del oro, del mismo modo, nuestro Señor permite diferentes situaciones para purificarnos.

5.   Hervir. “fuego que hace hervir las aguas”. El Espíritu Santo desciende para hacer hervir nuestras aguas, para que tengamos pasión por nuestro Señor.

6.   Victoria. “Para que hicieras notorio tu nombre a tus enemigos”. Cuando la iglesia ora, y el Espíritu Santo desciende, caen los principados satánicos que operan en una región, y el avivamiento se extiende como fuego en un bosque.

7.   Presencia. “y las naciones temblasen a tu presencia”. Dios está en todo lugar del universo. Pero no siempre manifiesta su presencia. La presencia del Señor es Dios mismo presente en un lugar. Dios manifiesta su presencia por medio del Espíritu Santo. Cuando se manifiesta la presencia de Dios vemos la gloria de Dios. Dicho en otras palabras, la gloria de Dios es la manifestación de la presencia de Dios. Cuando la presencia de Dios se manifiesta ocurren milagros, sanidades, liberaciones, etc.

8.   Milagros. “Cuando, haciendo cosas terribles cuales nunca esperábamos, descendiste, fluyeron los montes delante de ti”. Isaías está recordando que Dios descendió en fuego en el monte Sinaí. La Biblia dice que, en aquella oportunidad, “Todo el monte Sinaí humeaba, porque Jehová había descendido sobre él en fuego; y el humo subía como el humo de un horno, y todo el monte se estremecía en gran manera” (Ex 19:18). Como estudiamos en otra publicación, [33] cuando Dios descendió en fuego sobre el monte Sinaí, la roca granítica se transformó en lava fundida, algo así como lava volcánica, la que, al enfriarse pasó a ser obsidiana (vidrio volcánico, de color negro). La roca de la lava arde a unos 1.000º centígrados. Entonces, es posible que más o menos a esta temperatura hayan ardido las rocas graníticas para convertirse en obsidiana. Se ha visto que, a diferencia de una piedra volcánica (la que sale de los volcanes), en donde, toda la piedra es de material volcánico, en las piedras del monte Sinaí, en Arabia Saudita, la parte de afuera de las piedras, es de material semejante al de una roca volcánica, de obsidiana, pero la parte de adentro, es piedra granítica común. Lo notable es que, esto no podría explicarse por medio de un gran incendio de bosques que afectaron las rocas, porque en ese lugar solo hay rocas, no hay árboles.

Arqueólogos árabes calcularon, por medio del estudio del efecto de la sombra proyectada por una roca sobre otra, que la fuente de ese terrible fuego estuvo a 50 metros sobre la cumbre del monte. Quiere decir que, el Señor descendió hasta esa altura. [34]

9.   Esperar. “Ni nunca oyeron, ni oídos percibieron, ni ojo ha visto a Dios fuera de ti, que hiciese por el que en él espera”.

Dios actúa si hay alguien que espera en él.

Teniendo en cuenta el versículo anterior, el apóstol Pablo dijo: “Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios” (1 Co 2:9-10).

Cuando hay alguien que espera en Dios, la gloria del Señor desciende, haciendo cosas que a nadie se le habían ocurrido. Pero, para que esperemos con fe, el Espíritu Santo ha revelado el propósito de Dios para estos últimos días; dándole una visión profética extraordinaria a Tommy Hicks, mostrándole qué, antes del arrebatamiento [35] de la iglesia, de las manos de Jesucristo caerá una lluvia de gotas de luz, de fuego líquido; y que, al recibir esta unción de poder, los creyentes saldrán a evangelizar en las naciones. Es decir, el Espíritu Santo será derramado, en los próximos días, sobre toda la iglesia, con más poder que en toda la historia; porque, la gloria postrera será mayor que la primera (Hag 2:9).[36]

Sabiendo esto, ¡pidamos que el fuego del Espíritu Santo sea derramado, en esta última hora; teniendo en cuenta que, cuando Dios revela lo que él quiere hacer, si la iglesia ora pidiendo eso que Dios ha revelado, entonces, Dios lo hace; pero si la iglesia no ora, él no actúa. [37]

Algunos creen que el derramamiento del Espíritu Santo depende de la soberanía de Dios. Es decir, cuando él quiere manifestar su gloria, lo hace, independientemente de la iglesia. En este caso, aunque el hombre ore, clame y ayune, si no es la voluntad de Dios, nada sucederá. Pero, contrariamente a esto la Biblia revela que, si los creyentes se arrepienten de sus pecados, y buscan el rostro del Señor, entonces, Dios abrirá las ventanas de los cielos, y la presencia de Dios descenderá, por medio de un gran derramamiento del Espíritu Santo. Dicho en otras palabras: Dios actúa cuando tiene la colaboración de la iglesia. Lo mismo sucede en todas las áreas. Por ejemplo, en el evangelismo: Dios quiere que todos los hombres sean salvos, pero si la iglesia no evangeliza, los pecadores irán al infierno.

10.   El descenso del Espíritu Santo. Todos los hijos de Dios necesitamos que los cielos se nos abran, y que el Espíritu Santo descienda sobre nuestras vidas, y nos unja con poder.

Antes de que Jesús comenzara su ministerio, y aunque él era el Hijo de Dios, y el Espíritu Santo vivía en él, los cielos se abrieron, y el Espíritu Santo descendió sobre él, ungiéndole con poder. Lo mismo necesitamos nosotros.

Los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él” (Mt 3:16).

Por: Eduardo Pedro Saracchi, profesor de Teología; graduado en Teología Pastoral, en el Instituto Bíblico Buenos Aires, de la Alianza Cristiana y Misionera.

Iglesia Evangélica en Buenos Aires, República Argentina.

Todas las publicaciones

  1. Avivamiento en la República Argentina
  2. Profecía para el pueblo de Dios
  3. 50 aniversario de Comunidad Cristiana
  4. Cavando pozos de avivamiento
  5. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 1
  6. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 2
  7. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 3
  8. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 4
  9. Señales de la segunda venida de Jesucristo- 5
  10. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 6
  11. Señales de la segunda venida de Jesucristo -7
  12. Derramaré de mi Espíritu – 1
  13. Derramaré de mi Espíritu – 2
  14. La restauración de la gloria de Dios
  15. La importancia de la revelación
  16. La restauración del tabernáculo de David – 1
  17. La restauración del tabernáculo de David – 2
  18. Sobre esta roca edificaré mi iglesia
  19. El arrebatamiento de la iglesia
  20. El anticristo
  21. ¡Aquí viene el Esposo, salid a recibirle!
  22. Pentecostés
  23. El bautismo en el Espíritu Santo – 1
  24. El bautismo en el Espíritu Santo – 2
  25. El bautismo en el Espíritu Santo – 3
  26. Si alguno tiene sed, venga a mí y beba
  27. Restauración de la promesa del Espíritu – 1
  28. Restauración de la promesa del Espíritu – 2
  29. El hablar en lenguas – 1
  30. El hablar en lenguas – 2
  31. La restauración del fuego del Espíritu Santo
  32. Semana Santa
  33. Buscando la gloria de Dios
  34. Preparándonos para el casamiento celestial
  35. Restauración del nuevo pacto – 1
  36. Restauración del nuevo pacto – 2
  37. Restauración del nuevo pacto – 3
  38. Cielos abiertos
  39. Viene crisis y viene gloria
  40. La hora de su juicio ha llegado
  41. La cena de las bodas del Cordero
  42. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 1
  43. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 2
  44. El fuego de Dios desciende si el sacrificio está puesto sobre el altar
  45. La-señal de Jonás – 1
  46. La señal de Jonás – 2
  47. El último derramamiento del Espíritu Santo
  48. Viene el gran avivamiento mundial
  49. La restauración del testimonio de Dios
  50. Cristo es el todo y en todos
  51. Restauración de los dones y del fruto del Espíritu
  52. Restauración de la unción y la gloria
  53. Revelación del infierno
  54. Llamado a la oración
  55. Conocer a Jesucristo por medio de la revelación
  56. El descenso de la gloria de Dios – 1
  57. ¡Llegó el tiempo de Dios
  58. Laodicea la iglesia independiente
  59. La cobertura apostolica y el discipulado
  60. La Nueva Refprma Apostólica
  61. LLas puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia
  62. La restauracion del odre bíblico
  63. Haced en este valle muchos estanques
  64. El ejército de Dios
  65. El rio de Dios
  66. Jesucristo es el Mesías y el Señor
  67. Llevando el fuego del Espirítu Santo
  68. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 1
  69. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 2
  70. Profecias sobre el hundimiento del portaaviones USS Abraham Lincoln
  71. La restauración del acto de adoración de las ofrendas
  72. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Azusa
  73. Paradojas bíblicas
  74. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Gales
  75. El secreto de un gran avivamiento
  76. Conocer al Cristo Glorificado
  77. Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra
  78. La humillación y la exaltación de Cristo
  79. La preeminencia de Cristo
  80. En el principio era el Verbo
  81. La actitud de la iglesia frente al Coronavirus Covid-19
  82. La restauración del sacerdocio universal de los creyentes
  83. ¡El Rey ya viene!
  84. ¿Qué es lo que va a suceder en los próximos días?

Traductor de Google. Para poder traducir este blog a otros idiomas, el “Traductor de Google” (Translate this blog) está abajo, al final.

Derechos. Se permite la reproducción parcial o total del contenido de esta publicación, con propósitos educativos y sin fines de lucro, sin necesidad de obtener permiso previo, con la condición de que el significado o contexto no sea cambiado ni alterado, y que se cite adecuadamente la fuente.

Citas bíblicas. Las citas bíblicas de esta publicación han sido tomadas de la Biblia, Versión Reina – Valera (Revisión de 1960, RVR1960) © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988. Utilizado con permiso. (Énfasis nuestro: Subrayados, negritas, aclaraciones, mayúsculas y cursivas añadidas).

Reconocimiento. Hacemos un reconocimiento de gratitud a dos grandes empresas editoriales:

  • A WordPress, por su amable permiso para editar esta publicación.
  • A Sociedades Bíblicas en América Latina, por su amable permiso para hacer citas bíblicas.

Abreviaturas de los libros de la Biblia

Génesis: Gn – Éxodo: Ex – Levítico: Lv – Números: Nm – Deuteronomio: Dt – Josué: Jos – Jueces: Jue – Rut: Rt – 1 Samuel: 1 S – 2 Samuel: 2 S – 1 Reyes: 1 R – 2 Reyes: 2 R – 1 Crónicas: 1 Cr – 2 Crónicas: 2 Cr – Esdras: Esd – Nehemías: Neh – Ester: Est – Job: Job – Salmos: Sal – Proverbios: Pr – Eclesiastés: Ec – Cantares: Cnt – Isaías: Is – Jeremías: Jer – Lamentaciones: Lm – Ezequiel: Ez – Daniel: Dn – Oseas: Os – Joel: Jl – Amós: Am – Abdías: Abd – Jonás: Jon – Miqueas: Miq – Nahúm: Nah – Habacuc: Hab – Sofonías: Sof – Hageo: Hg – Zacarías: Zac – Malaquías: Mal – Mateo: Mt – Marcos: Mr – Lucas: Lc – Juan: Jn – Hechos: Hch – Romanos: Ro – 1 Corintios: 1 Co – 2 Corintios: 2 Co – Gálatas: Gá – Efesios: Ef – Filipenses: Fil – Colosenses: Col – 1 Tesalonicenses: 1 Ts – 2 Tesalonicenses: 2 Ts – 1 Timoteo: 1 Ti – 2 Timoteo: 2 Ti – Tito: Tit – Filemón: Fln – Hebreos: Heb – Santiago: Stg – 1 Pedro: 1 P – 2 Pedro: 2 P – 1 Juan: 1 Jn – 2 Juan: 2 Jn – 3 Juan: 3 Jn – Judas: Jud – Apocalipsis: Ap

Citas bibliográficas

1.   ¿Será hallado el Señor? – Aviva Nuestros Corazones
2.   Yo soy tu señal – Google Books
3.   Spirit of Revival by Norman Grubb – Gospeltruth.net
4.   This is that: Revival in the Congo – Evanwiggs.com
5.   Avivamiento en Corea. Jonathan Goforth – Avivamientos.net
6.   Pyongyang Great Revival (1907-1910) – Korea – Byfaith.co.uk
7.   The North Korean Revival of 1907 – The Gospel Coalition
8.   ¿Cómo son los campos de trabajo forzado en Corea del Norte? – Puertas Abiertas
9.   Corea del Sur es uno de los países con “mayores exportadores” del evangelio en todo el mundo – CBN News
10.   Pyongyang, Corea del Norte – JUCUM La noticia de que Bill encuentra Interesante
11.   El pentecostalismo – Google Books
12.   El arrepentimiento y el perdón – Spanish.fgtv.com
13.   Llamado al avivamiento | El tiempo es ahora – Eltiempoesahora.com.ar
14.   Llamada hacia la montaña – Lilaterhune.weebly.com
15.   R. Edward Miller | Beautiful feet – Romans1015.com
16.   Presentation de ministerio jcm – Peniel-argentina.org
17.   Tu Dios reina – Peniel-argentina.org
18.   En la búsqueda de Dios – Ondasdelreino.files.wordpress.com
19.   Avivamiento de Argentina 1951 – Amor sin Reproche – Youtube.com
20.   Dibuja el círculo – Google Books
21.   Llamado al avivamiento – Google Books
22.   Nuestros fundadores – Videotecapeniel.blogspot.com
23.   ¿Conoce usted las doctrinas de las2 iglesias” – Página Jimdo de iglesiadecristolaentradacopan
24.   These prayed – Evanwiggs.com
25.   El río fluye en tierra seca – Teologiaycultura.com.ar
26.   Tommy Hicks | Beautiful feet – Romans1015.com
27.   El río fluye en tierra seca – Teologiaycultura.com.ar
28.   Unión de las Asambleas de Dios. Información – Uad.org.ar
29.   TOMMY HICKS Apuntes de la historia del pentecostalismo en la Argentina – PDF – Docplayer.es
30.   De las selvas a las catedrales – Google Books
31.   Su gracia es mayor – música.com
32.   Ardiendo para Dios, por Wesley L Duewel – Es.slideshare.net
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close