Las puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia

Jesucristo reveló un secreto extraordinario, sobre la edificación de la iglesia, y la guerra espiritual.

1Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos. Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo (Mt 16:13-20).

LAS PUERTAS DEL HADES

Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo.

Jesús quería enseñarles a sus discípulos cómo debe ser hecha la guerra espiritual. Por eso, los llevó al peor lugar de Israel, al lugar de mayor pecado: a la ciudad de Cesarea de Filipo (actual Banias), a 32 km al norte del Mar de Galilea. Herodes el Grande hizo de esa ciudad la capital de su reino.

Esa ciudad era conocida por los judíos como Las puertas del Hades.

1.   Las puertas del Hades. En la antigüedad los judíos creían que, las puertas del Hades (del infierno) estaban:

  • en forma general en la ciudad militar romana de Cesarea; en el norte de Israel, al pie del monte Hermón; y
  • en forma específica, en la cueva [1] del dios Pan; la cual se encontraba en el límite de la ciudad de Cesarea. Esta gruta tenía un pozo, un precipicio, lleno de agua, tan profundo, que nadie podía calcular su fin. Por eso, los orientales creían que era la entrada al infierno. [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8]

La expresión idiomática las puertas del Hades era un modismo usado por los orientales, para designar el gran poder del trono, de la ciudad del reino del infierno; es decir, ellos creían

  • que en Cesarea estaba el trono del infierno, el trono de Satanás; y
  • que, al ser esa ciudad la sede del gobierno romano en Canaán, allí estaba el trono infernaldel Imperio Romano. [9] [10]

2.   Templos. En frente de la cueva de Pan, tres religiones edificaron allí sus templos. Allí adoraban:

1) a Baal (uno de los dioses cananeos);

2) a Pan (uno de los dioses de la mitología griega);

3) a Augusto César (uno de los emperadores del Imperio Romano, adorado como un dios). [11]

Es muy importante tener en cuenta que, si diferentes religiones edificaron sus templos exactamente en el mismo lugar, quiere decir que, esa cueva era reconocida como un centro satánico de gran importancia. Por eso, los discípulos de Jesús se habrán sorprendido al saber que el Señor los llevaba a ese lugar tan abominable para los judíos, por el culto satánico que allí se realizaba. La ciudad de Cesarea de Filipo era el lugar más pecaminoso de todo Israel. [12]  [13]  [14]  [15]  [16]

CONFESIÓN

Jesús les Preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente

1.   El Hijo de Dios. En cuanto a su persona, Jesús es el Hijo de Dios. Varias personas ya sabían que Jesús era el Hijo de Dios porque, cuando Jesús fue bautizado por Juan el Bautista, Dios dijo que Jesús era su Hijo amado (Lc 3:22); y más tarde, los discípulos reconocieron que Jesús es el Hijo de Dios (Mt 14:33). Luego Pedro confesó que Jesús era nada menos que

2.   El Cristo, el Mesías. La palabra Cristo es equivalente a Mesías, y ambas significan Ungido. En cuanto a su ministerio, Jesús es el Ungido de Dios; es decir, la persona que fue capacitada por el Espíritu Santo para hacer la obra de Dios; ya que, desde el momento en el que Dios lo ungió, luego de ser bautizado en el río Jordán, el Espíritu Santo estaba sobre él (Lc 3:22; 4:18; 1 S 16:13). Jesús fue ungido por Dios para salvar a los seres humanos, muriendo en la cruz.

Los judíos esperaban al Cristo que, según lo que ellos creían, los libraría del Imperio Romano. Por eso, si ellos llegaban a saber que el Mesías ya había llegado, se levantarían en armas en contra de Roma. Por esta razón, Jesús les dijo a sus discípulos que no dijeran a nadie que él era el Cristo (Mt 16:20).

REVELACIÓN

Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

La frase no te lo reveló carne ni sangre, era un hebraísmo que significaba que, lo que Pedro había dicho no era fruto de su gran capacidad mental, ni porque otros se lo habían dicho; sino que, ese era un conocimiento sobrenatural, dado por Dios.

En ese momento los discípulos recibieron dos revelaciones:

1.   La revelación del Padre. Esta revelación, dada por Dios Padre a Pedro, es la más grande de todas las revelaciones ya que, los judíos sabían que algún día vendría el Cristo, el Mesías, pero lo que menos podían imaginar era que, el Mesías, el Hijo de Dios, era el humilde carpintero de Nazaret. Dios Padre reveló quién era Jesús; es decir, reveló la Persona de Jesús.

2.   La revelación del Hijo. Entonces, Jesús les reveló qué es lo que él había venido a hacer; es decir, reveló su Ministerio: Sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. [17]

PEDRO

Y yo también te digo, que tú eres Pedro.

¿Por qué Jesús le dijo a Pedro: Tú eres Pedro? ¿Acaso él no sabía que así se llamaba? No. Hasta ese momento, Pedro era conocido como Simón. Por eso Jesús le había dicho primeramente: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás. Pero ahora, la confesión lo transformó en Pedro; es decir, en una piedra.

–       Pedro, en griego es Pétros (Πέτρος. Strong’s G4074. Significado: piedra pequeña, canto rodado; género masculino, número singular).

Tiempo atrás, cuando Jesús conoció a Simón le dijo que sería llamado Cefas: Y mirándole Jesús, dijo: Tú eres Simón hijo de Jonás; tú serás llamado Cefas ( que quiere decir, Pedro (Jn 1:42). Pero ahora llegó el momento en que el honor le es dado a Pedro, por haber confesado a Jesús como el Mesías.

ROCA

Sobre esta roca edificaré mi iglesia.

Roca, en griego es: pétra (πέτρα. Strong’s G4073. Significado: gran roca; género femenino, número singular).

¿Cuál era la roca de la que Jesús hablaba? Evidentemente, no era Pedro, porque Jesús hablaba de una pétra (una roca), no de de un petros (una piedra).

En Israel, Dios era conocido como La Roca (Dt 32:3-4; 2 S 22:32; 23:3; 1 Co 10:4).

1.   La roca es:

          a.    En forma espiritual, la roca es Cristo, conocido por revelación y confesado. La roca es la confesión de quién es Jesucristo; confesión basada en una revelación. Esta revelación de quién es el Señor incluye saber qué es lo que él hará; porque, por ejemplo, si Jesús es el Salvador, es porque él salvará.

          b.    En forma material, la roca sobre la que Jesús dijo que iba a edificar la iglesia en ese momento, era la gran masa rocosa sobre la que estaba edificada la ciudad de Cesarea ya que, cinco años después de que Jesús dijera estas palabras, en esa ciudad predicó Pedro (Hch 10);  llamado por Cornelio, el jefe militar romano que vivía en esa ciudad; y allí comenzó, por primera vez en la historia, una iglesia cristiana formada por personas que no eran judías (Hch 15:14).

2.   Edificaré. Cuando confesamos con nuestros labios quien es Cristo para nosotros, somos edificados. Por ejemplo: Para llegar a ser salvos tenemos que confesar que Jesucristo es nuestro Señor. Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo (Ro 10:9). Al confesar quién es Cristo, él nos edifica; porque él dijo: Edificaré mi iglesia. La Biblia dice que Dios: da el crecimiento (1 Co 3:7).

3.   Iglesia. Aclaremos que, cuando Jesús dijo que él iba a edificar su iglesia, no se estaba refiriendo a un edificio, sino que se estaba refiriendo a edificar al pueblo de Dios.

Iglesia, en griego es: ἐκκλησία (ekklēsia, ekklesia o ecclesia). Strong’s G1577. Significado: 1) En sentido común, es la asamblea de los que han sido llamados para salir de sus hogares, para reunirse en un lugar público; 2) En el sentido religioso, es la reunión convocada por Dios. La palabra iglesia es la transliteración del término ekklésia; y es una combinación de: 1) εκ, ek or ex, 1537; prefijo que significa: Fuera de; es decir, de adentro hacia afuera; y 2) καλέω, kaleó, 2564; vocablo que significa: Llamar, llamados. 3)  Entonces, las dos ideas centrales de ekklesia son: llamados y fuera.

DECLARACIÓN DE GUERRA

Y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

Después de anunciar que edificará la iglesia, Jesús hizo una declaración de guerra muy importante, anunciando que las puertas del Hades, del infierno, no prevalecerán contra la iglesia.

En esa época, el diablo no sabía qué era lo que Jesús había venido a hacer en la Tierra. Pero cuando Jesús dijo que las puertas del Hades no prevalecerán, recién en ese momento el diablo se enteró que Jesús había venido a destruir su gobierno en este planeta.

Es de notar que, para hacer esta declaración de guerra espiritual, Jesús no fue a un lugar cualquiera; sino que, fue al peor lugar de todo Israel, para mostrarnos que, no importa cuán difícil sea el lugar si es Dios quien nos manda a predicar.

Los rabinos decían que la ciudad militar romana de Cesarea de Filipo era tan malvada que, cuando viniera el Mesías, él haría caer las puertas de esa ciudad, las puertas del Hades; es decir, las puertas de esa ciudad no prevalecerían, no se mantendrían en pie; sino que caerían, frente al Mesías; ya que, no prevalecer no es actividad ofensiva, sino defensiva. Además, tengamos en cuenta que, en las ciudades amuralladas de la antigüedad, las puertas no eran para el ataque, sino para la defensa. En relación con lo que decían los rabinos, Jesús declaró que eso se cumpliría; pero que, la caída de esas puertas estaría a cargo de su iglesia.

No prevalecerán. En griego es κατισχυσουσιν. Deriva de κατισχύω (katischyō). Strong’s G2729. Significado: Prevalecer, superior en fuerza. Es decir, no prevalecerán, no tendrán superioridad, no continuarán existiendo, caerán.

O sea, Jesús declaró que, las puertas de ese territorio satánico caerían; y que, luego de esto, en ese mismo lugar en donde el diablo había dominado a sus cautivos, Jesucristo los liberaría y con ellos edificará su templo espiritual, la iglesia.

Dicho de otra forma, Jesús estaba diciendo: sobre esta roca: sobre este lugar, se darán dos acciones: caída y edificación:

1) La caída de las puertas del reino de las tinieblas, la caída del principado satánico que operaba en ese lugar, frente al ataque del ejército de Dios; y luego, en ese mismo lugar en donde el diablo había dominado, sobre esa misma roca,

2) La edificación del templo espiritual, la iglesia. Y todo esto ocurrió, tal como Jesús lo había proclamado.

Notemos, además, que Jesús no gritó diciendo: ¡Diablo, te prohíbo que…! Sencillamente él dijo: Las puertas del Hades no prevalecerán.

LLAVES

Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos.

Las llaves del reino de los cielos”, en vez de el reino de Diosera una frase que los judíos usaban para evitar pronunciar el nombre de Dios (YHWH, Yahveh o Jehová).

1.   Representan. Las llaves

  • representan la autoridad de Dios, para abrir las puertas del reino de los cielos; es decir, para mostrar a los pecadores cómo salir del reino de las tinieblas, y entrar en el reino de Dios; y
  • representan que, el que tiene esas llaves tiene el poder de Dios para actuar en su lugar en esta tierra.

Desde la antigüedad existe la costumbre de entregar las llaves de la ciudad a una persona ilustre, como una distinción honorífica, un reconocimiento de autoridad. Entre los hebreos, dar las llaves era dar autoridad. A veces, las llaves se ponían en el hombro de las personas distinguidas. [18] [19] [20]

2.   “Te daré

          a.    A Pedro. Jesús dijo a Pedro que le daría las llaves del reino; y unos seis meses más tarde, en Pentecostés, Pedro recibió las llaves, recibió la autoridad, recibió el poder del Espíritu Santo; y con ese poder, con esa autoridad, con las llaves del reino, predicando, Pedro.

  • abrió las puertas del reino de Dios a los judíos, en Jerusalén (Hch 2); y tiempo después,
  • abrió las puertas del reino de Dios a los gentiles (Hch 15:14), en Cesarea. [21]

          b.    A toda la iglesia. Las mismas llaves, la misma autoridad que Dios le dio a Pedro, de  prohibir y de permitir; Jesús se la dio también a toda la iglesia; porque a toda la iglesia Jesús le hizo la misma promesa:

Biblia Textual 3a Edición: De cierto os digo que todo cuanto prohibáis en la tierra habrá sido prohibido en el cielo, y todo cuanto permitáis en la tierra habrá sido permitido en el cielo (Mt 18:18).

La misma promesa que Jesús le hizo a Pedro, nos la hace a todos nosotros. ¡A ti te daré, las llaves, la autoridad, el poder! En Cristo lo tenemos todo. Si lo crees, experimentarás ese poder. Por eso, por la fe, ¡recibe el poder que tienes en Cristo!

          c.    Promesa. “Te daré” las llaves, la autoridad, el poder. Es una promesa que Jesús le hace a cada uno de los miembros de la iglesia. El Señor ha prometido darte ese poder, por eso, así como Pedro lo recibió en Pentecostés, ¡busca en oración que también te lo dé a ti!

Pedro recibió las llaves el día de Pentecostés. Si tú recibiste el bautismo en el Espíritu Santo, ya tienes las llaves. Lo que tienes que hacer ahora es liberar, por la fe, las aguas del río de Dios.

3.   Conocimiento y revelación. Los escribas y los fariseos creían que tenían las llaves del reino de los cielos, por el conocimiento que tenían de la ley. Pero Jesús habló en contra de ellos, por los pecados que cometían, y por los errores teológicos que tenían. Por eso, Jesús entregó las verdaderas llaves del reino de Dios, las llaves del conocimiento y de la revelación, a la iglesia.

ATAR Y DESATAR

Y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.

Atar y desatar, en griego es:

Atar. En griego es: δησης; deriva del verbo δέω ( deō, dēo, deo). Strong’s G1210. Significado: Atar, prohibir.

Desatar. En griego es: λυσης, deriva del verbo λύω (lyō, luō, luo). Strong’s G3089. Significado: Desatar, permitir.

1.   Modismo. Según los rabinos, cuando las palabras: atar y desatar se mencionan en un mismo contexto (por ejemplo, en una misma oración), cuando aparecen juntas, se refieren a la autoridad de atar (o sea, prohibir lo que es ilegal); y desatar (es decir, permitir lo que es legal).

Es decir, estar dos palabras estaban dentro de un modismo, un término técnico usado en forma judicial por los rabinos (los jueces del Sanedrín, la Corte Suprema de Justicia de Israel), para juzgar. Para los judíos, lo que estaba prohibido, estaba atado; y lo que estaba permitido estaba desatado.  [22]  [23]  [24]  [25]  [26]  [27]

Tengamos en cuenta, además, que estos dos términos (atar y desatar), siempre eran usados por los rabinos para atar cosas, nunca personas. Por eso, es incorrecto lo que algunos dicen que atan demonios o que atan al diablo.

El conocimiento de todo esto ha permitido traducir más correctamente el texto griego original. Por eso, en la Biblia Textual 3a Edición dice:

  • Te daré las llaves del reino de los cielos, y todo lo que prohíbas en la tierra habrá sido prohibido en los cielos, y todo lo que permitas en la tierra habrá sido permitido en los cielos (énfasis agregado).

Es decir, Jesús estaba diciendo:

  • Todo lo que atares (prohibas) en la tierra será atado (prohibido) en los cielos; y todo lo que desatares (permitas) en la tierra será desatado (permitido) en los cielos (aclaraciones agregadas).

2.   Significado. Con respecto al significado de las palabras, en el idioma hebreo sucede lo mismo que en nuestro idioma. Hay palabras que se entienden según las circunstancias en las que son dichas. Es decir, hay palabras que tienen varios significados. Por ejemplo en español, la palabra mate puede significar:

  • 1) Recipiente usado para beber.
  • 2) Modo subjuntivo del verbo matar.
  • 3) Jugada del ajedrez jaque mate.

Del mismo modo, en Israel, la palabra δέω ( deō), podía significar: atar o prohibir.

3.   Contexto. De acuerdo con el contexto, ¿Qué es prohibir, y qué es permitir? Observemos que, usando la autoridad que Dios le dio, Pedro, predicó en Cesarea y allí se fundó la primera iglesia cristiana en todo el mundo, no judía. Por eso vemos que, la autoridad de prohibir y permitir significaba, en ese caso:

  • prohibir que el dominio satánico continuara en Cesarea; ya que, allí cayeron las puertas del Hades; y
  • permitir que el reino de Dios se estableciera en ese lugar; porque allí fue edificada la iglesia.

Es decir, cuando prohibimos con fe, en el nombre de Jesús, caen los principados satánicos que operan en una región (Ef 6:12); y esto da lugar a que el evangelio pueda ser predicado con éxito.

Jesucristo, quien ha sido puesto por Dios Padre como el Juez del universo, (Hch 10:42), ha delegado en nosotros, los creyentes, la autoridad para actuar como jueces en este mundo. Es decir, la iglesia tiene la autoridad de Dios para atar y desatar; o sea, para prohibir y permitir. Por eso, debemos ejercer la autoridad que Dios nos ha dado, prohibiéndole al diablo actuar; y permitiendo que la voluntad de Dios se cumpla.

Así como hay quienes ejercen la medicina sin ser médicos recibidos y con títulos habilitantes, del mismo modo, hay predicadores que no tienen las llaves celestiales, que no tienen la autoridad dada por el Señor.

“HABRÁ SIDO”

Y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos

En algunas versiones bíblicas se ha traducido Mt 16:19 de esta forma: será atado, y será desatado. ¿Es correcto traducir así? Veamos:

1.   Futuro perfecto perifrástico. Tengamos en cuenta que, en griego, los tiempos de los verbos será atado, y será desatado, no están en futuro simple; sino que están en futuro perfecto perifrástico; el cual se forma, uniendo:

  • un participio perfecto, con
  • el futuro de indicativo del verbo εἰμί (ser o estar).
En Mt 16:19 el futuro perfecto perifrástico está formado por medio de la unión:

–       del  participio perfecto pasivo del verbo atar o prohibir: δεδεμενον (δέω, deó, 1210);

–       con el verbo εσται (ἔσομαι, esomai, 2071; debe ser, sucederá); que es el futuro de indicativo en la voz media del verbo ser o  estar (εἰμί. eimi  1510). La palabra raíz (etimología) del verbo ἔσομαι (G2071) es εἰμί (G1510).

El futuro perfecto perifrástico indica que, la acción es pasada, pero sus efectos duran hasta el presente. [28]  [29]  [30] [31]

Los verbos perifrásticos usados en este versículo indican que, la acción en los cielos precede a la acción en la tierra; es decir:

  • por cuanto Dios ya ha prohibido en los cielos,
  • la iglesia puede ahora prohibir en la tierra.

Por eso es que, en el caso de Mt 16:19 (y en Mt 18:18 el cual tiene la misma construcción verbal) no debe ser traducido: será atado o prohibido, sino habrá sido atado o prohibido.

2.   Versiones bíblicas. Lo anterior aparece así en varias traducciones bíblicas:

  • Biblia Ampliada. “Todo lo que ates (prohíbas) en la tierra (ya) habrá sido atado en el cielo, y todo lo que desates (permitas) en la tierra (ya) habrá sido desatado en el cielo“. (énfasis agregado). (Mt16:19)
  • Biblia Textual 3a Edición. Te daré las llaves del reino de los cielos, y todo lo que prohíbas en la tierra habrá sido prohibido en los cielos, y todo lo que permitas en la tierra habrá sido permitido en los cielos(Mt16:19).
  • Biblia Versión Israelita Nazarena 2011. A ti te daré las llaves del reino del Cielo. Todo lo que prohíbas en la tierra habrá sido prohibido en el cielo, y lo que permitas en la tierra habrá sido permitido en el cielo(Mt16:19).
  • Nuevo Testamento Interlineal Griego-Español, de Francisco Lacueva. todo lo que ates en la tierra habrá sido atado en los cielos y todo lo que sueltes en la tierra habrá sido soltado en los cielos(Mt16:19). [32]
  • Traducción de Williams. Solemnemente les digo: lo que sea que prohíban en la Tierra debe ya haber sido prohibido en el cielo, y lo que sea que permitan en la Tierra debe ya haber sido permitidoen el cielo(Mt18:18).

3.   “Habrá sido. Como vemos en estos casos, lo correcto

  • no es traducir con un verbo en el tiempo futuro comprometido pasivo será (atado o prohibido); sino que, lo correcto
  • es traducir con un verbo en el tiempo futuro pretérito pasivo: “habrá sido” (atado o prohibido).

4.   Ratificar. Entender este tema tiene una importancia fundamental porque, si los verbos de Mt 16:19 (atar y desatar) estuvieran:

  • En futuro simple, si la acción comienza en el hombre, entonces, la iglesia puede establecer doctrinas, las cuales tendrían que ser ratificadas por Dios, aunque fueran incorrectas (será atado en los cielos). Pero como los verbos ya citados están
  • En futuro perfecto perifrástico, como la acción comienza en Dios, entonces, la iglesia solamente puede prohibir o permitir aquello que ya ha sido prohibido o permitido en los cielos, y que Dios ya ha revelado (habrá sido atado en los cielos). Quiere decir que, el hombre solo ratifica lo que Dios ya ha determinado.

Teniendo en cuenta lo anterior, y recordando que el canon bíblico está cerrado, esto nos muestra que, la iglesia no puede: ni decretar, ni establecer nuevas doctrinas.

5.   Origen. Al entender el uso de los verbos, en griego, vemos que, la acción de prohibir o permitir,

  • No comienza en el hombre; sino que,
  • comienza en Dios; y llega al hombre por medio de una revelación.

6.   ¿Cuándo fue prohibido y permitido? Si tenemos que prohibir o permitir lo que ya ha sido prohibido o permitido, la pregunta es: ¿Cuándo fue prohibido o permitido? Para entender esto veamos el versículo anterior. Jesús dijo: Edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella; o sea, al decir esto, Jesús declaró el propósito de Dios, el cual es: derrotar las fuerzas satánicas, y edificar la iglesia en este mundo. Es decir, en ese momento Jesús declaró lo que él iba a hacer; y como Jesús hacía todo lo que veía hacer al Padre (Jn 5:19), esto nos revela que Jesús decretó lo que el cielo ya había decretado. Con base en ese decreto, la iglesia prohíbe o permite.

7.   Orden. Pero, ¿Qué significa esto de prohibir, aquello que ya ha sido prohibido en los cielos? Esto significa que:

          a.    Revelación. Cuando Dios quiere prohibir algo en la tierra, primero lo prohíbe en los cielos, y lo revela a los profetas. Por eso, la Biblia dice: Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas (Am 3:7).

          b.    Oración. Luego, Dios espera que la iglesia actúe, orando y prohibiendo actuar a las fuerzas del mal, tal como Dios ha revelado.

          c.    Acción. Cuando sucede lo anterior, entonces Dios actúa, prohibiendo a las fuerzas del mal que sigan actuando en un lugar y en un tiempo determinado.

Pero, si tenemos que prohibir y permitir lo que ya prohibido y permitido, entonces, necesitamos que Dios nos revele qué es lo que ha sido prohibido, y qué es lo que ha sido permitido.

8.   Oraciones. Todo lo visto hasta aquí nos muestra que, hay dos clases de oraciones: Las que empiezan:

  • En la tierra. Estas son las oraciones que empiezan en nosotros. Son las que estamos acostumbrados a hacer.
  • En los cielos. Estas son las oraciones que comienzan en Dios, comunicando a sus siervos su voluntad. Cuando la iglesia recibe la revelación de cuál es la voluntad de Dios, ora o prohíbe, para que la voluntad de Dios sea llevada a cabo.

9.   La victoria de la cruz. ¿Qué implicancias tiene saber que en Mt 16:19 hay dos estructuras verbales perifrásticas; es decir, saber que, en los cielos (por medio de la obra de la cruz), Dios ya ha decretado algo; y que, ahora la iglesia tiene que hacer efectiva esa victoria lograda? Saber esto tiene implicancias realmente extraordinarias. Gracias a la victoria de la cruz podemos anunciar:

          a.    Lo negativo; es decir, prohibir a las fuerzas de las tinieblas que sigan operando en una región; por cuanto ya han sido vencidas en la cruz; es decir, no necesitamos luchar para vencer a Satanás; ya que, la victoria es nuestra. Solo tenemos que echarle del lugar en donde esté operando, o donde quiera operar; y

          b.    Lo positivo, o sea, la iglesia puede anunciar a los pecadores que, Dios les perdonará si se arrepienten de sus pecados y creen en Jesucristo; ya que, como Jesús cargó nuestros pecados en la cruz, el perdón ya está concedido; pero está condicionado a la respuesta positiva del ser humano.

Es decir, la iglesia puede anunciar que, las puertas del reino de los cielos les serán abiertas a todos los que se arrepientan; pero que, esas puertas estarán cerradas para todos los que no se arrepientan. O sea, en este sentido, la iglesia “permitirá o prohibirá” la entrada al reino de los cielos.

          c.    Fe. Si bien en los cielos, la victoria ya está lograda, en la tierra no. Pero al recibir revelación de la victoria de la cruz, y al proclamar esa victoria, la victoria celestial se hace efectiva en la tierra. Quiere decir que, la fe es lo que hace que, lo que es verdad en los cielos, sea verdad en la tierra. Esto es fe, es llamar las cosas que no son, como si fuesen (Ro 4:17). Por eso podemos decirle a las potestades de las tinieblas: ¡Están vencidas!

En todo esto, lo fundamental es recibir la revelación de la victoria total de la cruz. Por ejemplo, sabemos que nuestras enfermedades fueron puestas en la cruz, en Cristo; y que por sus llagas hemos sido sanados (1 P 2:24). Pero no disfrutamos la sanidad hasta no recibir la revelación de esto que sucedió en la cruz. Del mismo modo, por medio de la obra de la cruz Jesús venció sobre todas las fuerzas del mal. Pero en la actualidad, esas fuerzas siguen actuando hasta que, la iglesia recibe la revelación de la victoria ya conseguida; y en consecuencia, le prohíbe al diablo actuar.

          c.    Guerra espiritual. ¿En qué consiste la guerra espiritual? En la cruz, el diablo y los demonios fueron vencidos; y ahora, Jesucristo nos da los frutos de esa victoria; es decir, el poder y la autoridad conferida por esa victoria, para echar a todos los poderes de las tinieblas, de las vidas, y de los lugares en donde ellos estén operando.Por eso, en el nombre del Señor, y con la autoridad y el poder de esa victoria, nos levantamos para echar a los demonios, sea de una vida o de una región. En esto consiste la guerra espiritual.

NUEVOS MAESTROS

1.   Iglesia. Como ya hemos visto, las mismas llaves, la misma autoridad, para atar o prohibir que Jesús le dio a Pedro, también se las dio a la iglesia; porque, tanto en Mt 16:19, como en Mt 18:18 se usa la misma construcción verbal (el futuro perfecto perifrástico).

Quiere decir, que Dios espera que la iglesia ejerza esa autoridad, prohibiéndole al diablo y a los demonios actuar.

2.   Orden espiritual. Pero, ¿Qué clase de autoridad entregó Jesús?

  • Así como los rabinos juzgaban entre seres humanos; y para ello, tenían las llaves, es decir, tenían la autoridad para prohibir o permitir, de acuerdo a cómo interpretaban la ley judía, establecida en la Torá;
  • del mismo modo, Jesús le dio a la iglesia las llaves, la autoridad, para juzgar en el orden espiritual; o sea, para prohibir o permitir, de acuerdo con las Sagradas Escrituras, y la revelación de la victoria de Jesús en la cruz.

Es decir, así como los rabinos eran los jueces de Israel, del mismo modo, los discípulos de Jesús son los jueces celestiales. O sea,

  • los rabinos juzgaban en el plano natural, entre seres humanos, pero
  • la iglesia puede juzgar en el plano espiritual, sea en los problemas internos entre los creyentes (por ejemplo: disciplina); o en contra de las huestes espirituales de maldad, prohibiéndoles actuar en una región; para lograr, de esta forma, que las puertas del Hades no prevalezcan.

Por esta razón, la autoridad dada por Jesús, para prohibir y permitir está relacionada con la guerra espiritual. Por esta causa, en el contexto de la autoridad que Jesús impartió, estaba la caída de los poderes satánicos en la región de Cesarea.

O sea, Jesús le dio a la iglesia una autoridad para juzgar, mucho más alta que la que tenía la Corte Suprema de Israel.

LAS LLAVES DEL REINO DE LOS CIELOS

1.   Abrir. Jesús le dio a Pedro y a toda la iglesia las llaves, que abren las puertas del reino de los cielos; es decir, las llaves, la AUTORIDAD,

  • para actuar como representantes de Dios;
  • para abrir los cielos, prohibiendo y permitiendo.

En la Biblia Textual 3a Edición dice:

  • Te daré las llaves del reino de los cielos, y todo lo que prohíbas en la tierra habrá sido prohibido en los cielos, y todo lo que permitas en la tierra habrá sido permitido en los cielos. (Mt 16:19).
  • De cierto os digo que todo cuanto prohibáis en la tierra habrá sido prohibido en el cielo, y todo cuanto permitáis en la tierra habrá sido permitido en el cielo (Mt 18:18).

Es decir, la iglesia tiene las llaves para abrir los cielos, y hacer efectiva la victoria de la cruz, al

  • permitir que las bendiciones celestiales desciendan a la tierra; por medio de la predicación del evangelio; para poder llevar a las personas a la salvación, a la sanidad, a la liberación, etc.; y para
  • prohibirle al diablo actuar, en cada lugar en donde esté operando; es decir, al reprenderlo, echarlo fuera, y resistirlo; ya que Satanás fue derrotado, de una vez y para siempre, en la cruz del Calvario (Mr 16:17; Ef 6:13; Stg 4:7; 1 P 5:8-9; Heb 2:14). [33]

Es decir, Dios nos ha dado las llaves, la autoridad, que abre los cielos y

  • permite que por medio de nosotros fluya el río celestial, para edificar a las personas, impartiéndoles bendición, sanidad, liberación, etc., y la autoridad que abre los cielos y
  • prohíbe actuar a Satanás.

Entonces, permitir está relacionado con bendecir. Recordemos, Jesús dijo: Edificaré mi iglesia. Él lo hará por medio nuestro.

Nos resta ahora liberar ese poder glorioso, por medio de la fe, prohibiendo y permitiendo.

Todo esto es, en la práctica, el edificar la iglesia, y hacer caer las puertas del infierno.

2.   Responsabilidad. Tener las llaves del reino de los cielos, para prohibir y para permitir, es tener una gran responsabilidad; porque implica que, si nosotros no prohibimos, la prohibición celestial no se hace efectiva. Por eso Jesús dijo: Todo lo que prohíbas. La responsabilidad recae sobre la iglesia. O sea, lo que la iglesia prohíbe, queda efectivamente prohibido. Por ejemplo, puede prohibir la actuación diabólica en una región; y permitir que el reino de Dios descienda en ese mismo lugar.

3.   Abrir. Jesús le dio a Pedro y a la iglesia las llaves que abren los cielos, y permiten que, por medio de la fe,

  • que los hombres entren en el cielo (Hch 2:41), y
  • que la presencia de Dios descienda a la tierra (Hch 10:44).

4.   Atar. Pero, ¿es correcto usar el texto de Mt 16:19 para atar al diablo y a los demonios, como algunos tratan de hacer? ¡NO! [34] [35]  [36]  [37]

  • Recordemos que, cuando se mencionaban en un mismo contexto las palabras: δέω (deō, G1210), y λύω (luō, G3089), no tenían el significado de atar y desatar; sino el de prohibir y permitir; y además,
  • recordemos que estas palabras las mencionó Jesús usando la construcción verbal llamada el futuro perfecto perifrástico; la cual implica que, debemos prohibir o permitir lo que ya ha sido prohibido o permitido en los cielos. El prohibir y el permitir, tiene como base la obra de la cruz; ya que, allí el diablo fue derrotado; pero el atar y el desatar, no tiene ninguna base bíblica.

Además, tengamos en cuenta que, la práctica de atar al diablo o a los demonios, por parte de los seres humanos, no aparece en ningún texto de la Biblia. El diablo será atado en el futuro, por un ángel, al principio del milenio (Ap 20:1-3).

¿QUÉ CLASE DE AUTORIDAD LES DIO JESÚS?

1.   Siloh. En el Sanedrín de Israel, al ser ordenado un nuevo juez, o maestro de la Torá, le daban autoridad para prohibir y para permitir, en asuntos legales.

Pero muchos siglos atrás, el patriarca Jacob había profetizado:

No será quitado el cetro de Judá, ni el legislador de entre sus pies, hasta que venga Siloh; y a él se congregarán los pueblos (Gn 49:10).[38]  [39]  [40]

Es decir, Jacob había profetizado que, antes de la llegada del Mesías, el Sanedrín, el tribunal supremo de Israel, perdería su autoridad. En el año 6 Judea fue convertida en provincia romana, bajo la autoridad del procurador Coponio o Coponius; [41] el cual, conforme a la costumbre romana, lo primero que hizo fue quitarle al Sanedrín la autoridad para matar a los malhechores; ya que, aunque los romanos no se metían en los asuntos internos de los pueblos conquistados, se reservaban para sí la autoridad de usar la espada (el derecho llamado “ius gladii”). Esta pérdida de autoridad judía está reflejada en las palabras que dijeron los judíos: A nosotros no nos está permitido dar muerte a nadie (Jn 19:31).

Cuando los miembros del Sanedrín vieron que, legalmente, habían perdido la autoridad que  tenían; y que no se había cumplido (según lo que ellos pensaban), lo profetizado por Jacob, lloraron muy amargamente, pensando que el Mesías aún no había venido; y dijeron: ¡Ay de nosotros, porque ha sido quitado el cetro de Judá, y el Mesías no ha venido! (Talmud Babilónico, Sanedrín, capítulo 4, folio 37). [42]  [43]  [44]  [45]  [46]

Lo que ellos no sabían era que, el Mesías ya estaba caminando entre ellos, y que era Jesús.

Pero notemos con atención lo siguiente: Según la profecía, luego de la llegada del Mesías, la tribu de Judá perdería el cetro y el legislador; es decir, perdería la autoridad para gobernar y para legislar. Si luego del año 6 los judíos lloraron, al pensar que no había llegado el Mesías, quiere decir que ellos entendían que habían perdido, no solo una, sino las dos cosas; es decir, en ese año el Sanedrín perdió, legalmente, la autoridad que tenía, perdió su razón de ser. Pero delante del pueblo ellos siguieron actuando como si nada había sucedido.

2.   Nuevo Sanedrín. Por esta razón, unos años después, mientras Jesús estaba en Cesarea, ofició como Sumo Sacerdote de un nuevo Sanedrín, y actuando con los mismos términos, con los que actuaba el Sumo Sacerdote del Sanedrín de Jerusalén en el acto de ordenación de un nuevo rabino, juez o maestro de la Torá, les dio a sus discípulos la autoridad para prohibir y permitir en asuntos legales. Es decir, la autoridad que tenían los rabinos para juzgar al pueblo de Dios, Jesús se la confirió a sus Pedro, y luego, a toda la iglesia (Mt 18:18). [47]

Esta forma de ordenación, de un maestro a sus discípulos, era común en los tiempos antiguos. Más tarde, fue transferida al Sanedrín (Talmud, Yerushalmi, Sanedrín 1, 3, 19a).

Quiere decir que, por medio de este sencillo acto, Jesús le dio a Pedro, en representación de toda la iglesia, la responsabilidad de abrir los cielos a los seres humanos, oficiando como maestro, como sacerdote, a favor de la humanidad (1 P 2:9; Éx 19:6).

Además, así como cuando era ordenado un nuevo rabino o maestro de la Ley, ponían en sus manos las llaves de la biblioteca del templo, en donde estaban los libros de las Sagradas Escrituras, del mismo modo, Jesús declaró que le daría a Pedro, las llaves del reino de los cielos; es decir, las llaves de la revelación para poder entrar en el reino de Dios. [48]

LA GUÍA DEL ESPÍRITU

Pero, ¿cómo podemos ejercer la autoridad que Dios nos ha dado, para prohibir y permitir? ¿Hay ejemplos en la Biblia sobre esto? ¡Sí, los hay! Veamos: Nuestro Señor sabía qué era lo que Dios Padre quería hacer en la ciudad de Cesarea; ya que, Jesús no hacía nada por sí mismo; sino que hacía todo lo que veía hacer al Padre (Jn 5:19); por eso, él fue a Cesarea en el tiempo de Dios, para darnos un ejemplo de cómo tenemos que

1.   Proclamar lo que Dios quiere hacer en un lugar:

          a.    Permitiendo  que se haga la voluntad de Dios. Jesús dijo: Sobre esta roca edificaré mi iglesia; y

          b.    Prohibiendo que se haga la voluntad del diablo. Jesús dijo: Las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

Es decir:

  • 1) Primero, Jesús recibió la revelación de lo que Dios Padre quería hacer en Cesarea;
  • 2) luego, proclamó lo que le había sido revelado (sobre esta roca…);
  • 3) Finalmente, lo que Jesús dijo se cumplió cuando Pedro predicó en esa ciudad, varios años después (Hch 10).

Por eso, así como hizo Jesús, nosotros también tenemos que ser guiados por el Espíritu Santo para ir a un lugar, en el tiempo de Dios; y allí prohibir y proclamar lo que Dios quiere hacer.

2.   Guíados por el Espíritu Santo. Además, Jesús fue a Cesarea, el lugar más pecaminoso de Israel, para darnos un ejemplo de que, guiados por el Espíritu Santo, podemos ir al lugar más inmoral de la Tierra; para destruir allí el poder satánico; y edificar en ese lugar la iglesia de Dios. Pero para esto, necesitamos primero la revelación de Dios; es decir, necesitamos que él nos muestre a qué lugar debemos ir, y en qué momento exacto.

En este sentido recordemos que, el Espíritu Santo le prohibió a Pablo ir a determinado lugar, pero le abrió las puertas de otro. Tenemos que ser dirigidos por el Espíritu Santo en cada movimiento (Hch 16:6-10).

3.   Sobre esta roca. Recordemos que Jesús dijo que él edificará “sobre la roca”. Quiere decir que, para “prohibir o para “permitir” hay que hacerlo basados en la roca; o sea, hay que estar basados en la confesión de quién es Cristo. Dicho en otras palabras, prohibimos proclamando la victoria de Cristo.

AUTORIDAD

Después de ver todo esto podemos entender que, las llaves están relacionadas con la autoridad para:

1.   Permitir

  • que los hombres entren en el reino de Dios,
  • mediante la predicación del evangelio; es decir, las llaves están relacionadas con
  • la edificación de la iglesia; y además, están relacionadas con la autoridad para

2.   Prohibir

  • que las fuerzas de las tinieblas sigan operando en un lugar, y obligarlas a salir del mismo,
  • mediante la proclama de la victoria de Jesús en la cruz; es decir, están relacionadas
  • con la caída de las puertas del infierno.

EN LA PRÁCTICA

¿Cómo debemos actuar para que las fuerzas diabólicas sigan operando en un lugar? Veamos:

1.   Victoria. Recordemos que Jesús dijo: edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

La victoria de Jesús en la cruz, sobre el diablo y sobre todos sus demonios, abarca todas las situaciones, en todas las naciones, y a través de toda la historia.

  • Es decir, por medio de la obra de la cruz, el Señor ya ha logrado la derrota total de las fuerzas diabólicas (Heb 2:14; Col 2:14-15), y les ha prohibido actuar. O sea, desde el punto de vista celestial, ya que el diablo ha sido derrotado, le ha sido prohibido actuar (Mt 16:19).
  • Pero ahora los creyentes tenemos que hacer efectiva esa victoria, y esa prohibición en la Tierra. Es decir, en cada lugar tenemos que proclamar la victoria de Jesús en la cruz; prohibir a las fuerzas satánicas que sigan operando en ese lugar, echarles en el nombre de Jesús, y orar para que el Señor intervenga, dispersando y echando a todos sus enemigos.

La victoria de Jesucristo nos da derecho para echar a los demonios de las vidas de las personas, y de todos los lugares en donde ellos estén operando.

2.   Confesar y proclamar. Todo lo visto hasta aquí nos enseña que, para prohibir que él diablo actúe en un lugar, y permitir que Dios haga lo que él quiere hacer, tenemos que:

  • 1) Confesar lo que Jesucristo ES. Recordemos: Tú eres…; Sobre esta roca….
  • 2) Proclamar lo que él va a HACER. Recordemos: Edificaré mi iglesia y las puertas….

3.   Ejemplo:

  • ¡Señor, tú eres el Rey de todas las naciones!
  • ¡Tú has vencido al diablo y a todos los demonios por medio de la obra de la cruz! (Col 2:15); y has dado a la iglesia los frutos de esa victoria; es decir, has has dado a tu pueblo la autoridad y el poder sobre el diablo, y sobre todas las fuerzas de las tinieblas!
  • ¡Tú tienes toda autoridad, todo poder; y nos has delegado tu autoridad! Por eso, en tu nombre, y con el poder del Espíritu Santo, prohibimos que el reino de las tinieblas tome posesión de este lugar. ¡Todo principado satánico tendrá que huir de esta región!
  • Tú edificarás en este lugar una iglesia llena del Espíritu Santo!

Así como un juez aquí en la tierra, cuando prohíbe algo, no lo hace gritando, del mismo modo, nosotros debemos declarar lo que Jesucristo va a hacer en una determinada zona.

Pero, para todo esto Dios necesita que alguien le crea a Dios; y que, con fe,

  • prohíba a los principados de las tinieblas que operen en una región; y que
  • pida que la gloria de Dios descienda en esa región. Recordemos lo que Dios dice en la Biblia: Pídeme, y te daré por herencia las naciones (Sal 2:8). Por eso, nosotros, los que estamos en Cristo, podemos pedir que Dios nos dé una determinada región para Cristo.

¡EL SEÑOR QUIERE QUE USEMOS LAS LLAVES!

Jesucristo quiere que usemos las llaves, la AUTORIDAD

  • Para actuar como REPRESENTANTES de Dios.
  • Para ABRIR las puertas de los cielos, mediante la predicación, la enseñanza, etc.
  • Para PROHIBIR que se haga la voluntad del diablo.
  • Para PERMITIR que se haga la voluntad de Dios.
  • Para hacer EFECTIVA la victoria de la cruz en la tierra, proclamando esa victoria.
  • Para actuar como CANALES, dejando fluir el poder que Dios nos ha dado.
  • Para proclamar lo que Jesucristo ES, y lo que él HARÁ.

Estamos en guerra espiritual. Si no usamos llaves, si no les prohibimos a las fuerzas de las tinieblas actuar, por más que la victoria de la cruz haya sido lograda en los cielos, los poderes de las tinieblas seguirán operando tranquilamente aquí en la tierra. Por eso, ¡levántate en guerra espiritual, liberando, reprendiendo, prohibiendo, echando a los poderes satánicos de todos los lugares en donde estén operando!

Tenemos que ser muy claros en este  sentido: saber que en los cielos, en la cruz, la victoria ya está ganada, no quiere decir que no tenemos que luchar aquí en la tierra. ¡Tenemos que luchar! ¡Tenemos que echar a los poderes de las tinieblas!

Pero, la guerra espiritual la tenemos que hacer sabiendo que:

  • el diablo ha sido derrotado en la cruz, y que,
  • el poder de Dios se liberará desde nuestro interior, por medio de la fe, cuando le prohibamos al diablo actuar; y cuando lo echemos de nuestro territorio.
NOTA. Por último aclaremos que, todo lo que hemos visto hasta aquí no tiene nada que ver con las enseñanzas sobre la guerra espiritual estratégica; y sobre la confesión positiva, que promueven: La Nueva Reforma Apostólica, El G12, El Evangelio de la Prosperidad, El Movimiento de Palabra de Fe, etc., organizaciones  que dicen ser “cristianas”, sin serlo, tal como analizamos en otro documento. [49]

(Ver, además: Sobre esta roca edificaré mi iglesia)

Por: Eduardo Pedro Saracchi

Más publicaciones:

Avivamiento en la República Argentina

Profecía para el pueblo de Dios

50 aniversario de Comunidad Cristiana

Cavando pozos de avivamiento

Señales de la segunda venida de Jesucristo – 1

Señales de la segunda venida de Jesucristo – 2

Señales de la segunda venida de Jesucristo – 3

Señales de la segunda venida de Jesucristo – 4

Señales de la segunda venida de Jesucristo- 5

Señales de la segunda venida de Jesucristo – 6

Derramaré de mi Espíritu 1

Derramaré de mi Espíritu – 2

La restauración de la gloria de Dios

La importancia de la revelación

La restauración del tabernáculo de David – 1

La restauración del tabernáculo de David – 2

Sobre esta roca edificaré mi iglesia

El arrebatamiento de la iglesia

El anticristo

¡Aquí viene el Esposo, salid a recibirle!

Pentecostés

El bautismo en el Espíritu Santo – 1

El bautismo en el Espíritu Santo – 2

El bautismo en el Espíritu Santo – 3

Si alguno tiene sed, venga a mí y beba

Restauración de la promesa del Espíritu – 1

Restauración de la promesa del Espíritu – 2

El hablar en lenguas – 1

El hablar en lenguas – 2

La restauración del fuego del Espíritu Santo

Semana Santa

Buscando la gloria de Dios

Preparándonos para el casamiento celestial

Restauración del nuevo pacto – 1

Restauración del nuevo pacto – 2

Restauración del nuevo pacto – 3

Cielos abiertos

Viene crisis y viene gloria

La hora de su juicio ha llegado

La cena de las bodas del Cordero

Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 1

Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 2

El fuego de Dios desciende si el sacrificio está puesto sobre el altar

La-señal de Jonás – 1

La señal de Jonás – 2

El último derramamiento del Espíritu Santo

Viene el gran avivamiento mundial

La restauración del testimonio de Dios

Cristo es el todo y en todos

Restauración de los dones y del fruto del Espíritu

Restauración de la unción y la gloria

Revelación del infierno

Llamado a la oración

Conocer a Jesucristo por medio de la revelación

El descenso de la gloria de Dios – 1

¡Llegó el tiempo de Dios!

Laodicea la iglesia independiente

La cobertura apostolica y el discipulado

La Nueva Refprma Apostólica

La restauracion del odre bíblico

Haced en este valle muchos estanques

El ejército de Dios

El rio de Dios

Jesucristo es el Mesías y el Señor

Llevando el fuego del Espirítu Santo

Traductor de Google: Para poder traducir este blog a otros idiomas, el Traductor de Google (Translate this blog) está abajo, al final.

Derechos. Se permite la reproducción parcial o total del contenido de esta publicación, con propósitos educativos y sin fines de lucro, sin necesidad de obtener permiso previo, con la condición de que el significado o contexto no sea cambiado ni alterado, y que se cite adecuadamente la fuente.

Citas bíblicas: Las citas bíblicas de esta publicación han sido tomadas de la Biblia, Versión Reina – Valera (Revisión de 1960, RVR1960) © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988. Utilizado con permiso. (Énfasis nuestro: Subrayados, negritas, aclaraciones, mayúsculas y cursivas añadidas).

Reconocimiento. Hacemos un reconocimiento de gratitud a dos grandes editoriales:

  • A WORDPRESS, por su amable permiso para editar esta publicación.
  • A SOCIEDADES BÍBLICAS EN AMÉRICA LATINA, por su amable permiso para hacer citas bíblicas.

Abreviaturas de los libros de la Biblia

Génesis: Gn – Éxodo: Ex – Levítico: Lv – Números: Nm – Deuteronomio: Dt – Josué: Jos – Jueces: Jue – Rut: Rt – 1 Samuel: 1 S – 2 Samuel: 2 S – 1 Reyes: 1 R – 2 Reyes: 2 R – 1 Crónicas: 1 Cr – 2 Crónicas: 2 Cr – Esdras: Esd – Nehemías: Neh – Ester: Est – Job: Job – Salmos: Sal – Proverbios: Pr – Eclesiastés: Ec – Cantares: Cnt – Isaías: Is – Jeremías: Jer – Lamentaciones: Lm – Ezequiel: Ez – Daniel: Dn – Oseas: Os – Joel: Jl – Amós: Am – Abdías: Abd – Jonás: Jon – Miqueas: Miq – Nahúm: Nah – Habacuc: Hab – Sofonías: Sof – Hageo: Hg – Zacarías: Zac – Malaquías: Mal – Mateo: Mt – Marcos: Mr – Lucas: Lc – Juan: Jn – Hechos: Hch – Romanos: Ro – 1 Corintios: 1 Co – 2 Corintios: 2 Co – Gálatas: Gá – Efesios: Ef – Filipenses: Fil – Colosenses: Col – 1 Tesalonicenses: 1 Ts – 2 Tesalonicenses: 2 Ts – 1 Timoteo: 1 Ti – 2 Timoteo: 2 Ti – Tito: Tit – Filemón: Fln – Hebreos: Heb – Santiago: Stg – 1 Pedro: 1 P – 2 Pedro: 2 P – 1 Juan: 1 Jn – 2 Juan: 2 Jn – 3 Juan: 3 Jn – Judas: Jud – Apocalipsis: Ap

Citas bibliográficas

  1. Las puertas del Hades no prevalecerán contra ella- Laibi.org
  2. El Seol o Hades – Estudiosmaranatha.com
  3. ¿Que es el Seol o Hades? – P. Arieu Theologies Web
  4. ¿Que es el Infierno, el Hades, el lugar de Tormento y Que es el Abismo? – Bienvenido a “El Teologillo
  5. Estudios Biblicos Maranatha “¿Fue Jesús al infierno?” – Estudiosmaranatha.com
  6. ¿Qué sucede cuando un cristiano muere, va al cielo, al paraíso en el Hades, o duerme? – ¿Qué dice la Biblia? – Mi Espada Es La Biblia
  7. Significado de Hades Que es, concepto y definición
  8. Las puertas del Hades no prevalecerán contra ella – Laibi.org
  9. Las puertas del hades – Iglesia Evangélica Bautista del Centro
  10. Word studies in the New Testament : Vincent, Marvin Richardson, 1834-1922 : Free Download, Borrow, and Streaming : Internet Archive – Internet Archive
  11. Reserva Natural de Banias (corriente Hermón, Cesarea de Filipo) – Guía completa – En Israel Fotos
  12. La revelación de Cesarea de Filipo – Aguasvivas.cl
  13. 1 Cesarea de Filipo – Diccionario Enciclopédico de Biblia y Teología – Biblia.work
  14. Banias – Caesarea Philippi – Overview page – Biblewalks.com – Translate.google.com.ar
  15. Por qué es importante el context. La lección de Cesarea de Filipo – Translate.google.com.ar
  16. Mateo 16:13-20. Revelación en Cesárea de Filipo – Estudiobiblia.blogspot.com
  17. La revelación de Cesarea de Filipo – Aguas Vivas – Aguasvivas.cl
  18. El significado de las llaves en Isaías 22:20-22 – Respuestasevangelicas.blogspot.com
  19. ¿Cuál es la llave de la casa de David? – Biblicomentarios
  20. “La llave de David” – Principiosdivinos.blogspot.com
  21. Las Llaves de Pedro – el mundo bíblico – Sites.google.com
  22. Guerra espiritual: Lo que enseña la Biblia – Google Books
  23. Atar y Desatar – Maranathaconversion.blogspot.com
  24. La fe que salva al Hombre – Hectorros87.blogspot.com
  25. ¿A qué se refirió Jesús cuando dijo a Pedro que le estaba dando “las llaves del reino de los cielos”? – Ministerios Nuestro Pan Diario
  26. ¿A qué se refiere la Biblia por atar y desatar? – GotQuestions.org Español
  27. Las llaves del reino de los cielos y la autoridad para atar y desatar
  28. Mateo 16:19 ¿Dónde se atará o desatará primero, en la tierra o en el cielo? – Lamejortraducciondelabiblia.blogspot.com
  29. Mateo Tomo II – Google Books
  30. Mateo 16 – Comentario Bíblico Mundo Hispano – BibliaTodo
  31. Comentario Bib. M.h. Mateo T.14 – Google Books
  32. Evangelio de Mateo – Capítulo 16 – Waynepartain.com
  33. 3 Resistid al Diablo. Watchman Nee – Iglesiaenbogota.org
  34. Cuida tener sana doctrina – Facebook.com
  35. La peligrosa moda de atar y desatar – Evangelio Real
  36. ¿Es Bíblico atar a satanás y sus demonios?- Restauradores-devidas-miwebcom.mozello.com
  37. Herejías Destructoras: Atar y Desatar – Pensamiento Pentecostal Arminiano
  38. Génesis 49:8-12 Hasta que venga El Siloh – Abideinchrist.org
  39. La fe triunfante o carta a la junta llamada el gran sanhedrin de los judíos de París, y de todo el pueblo hebreo – Google Books
  40. Génesis 49:8-12 Hasta que venga El Siloh – Abideinchrist.org
  41. Procurador – Diccionario Biblico – Fragancia de Cristo
  42. Nueva evidencia que demanda un veredicto. Josh McDowell – Google Book
  43. La esperanza de Israel en su Mesías (1 de 3) | Llamada de Medianoche – Llamadaweb.org
  44. Otra evidencia innegable de que Jesucristo es el Mesías prometido por YHWH Dios – Foros.monografias.com
  45. ¿Qué es Siloh? – Sabiduría espiritual
  46. El Sanedrín y el ius gladii -derecho a imponer la pena capital- en tiempos de Jesús (87) – Blogs.periodistadigital.com
  47. Las llaves del reino de los cielos y la autoridad para atar y desatar. Williams Pitter
  48. ¿Sí es bíblico…? – Siesbiblico.blogspot.com
  49. La Nueva Reforma Apostólica – Llegó el tiempo de Dios
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close