La cobertura apostólica y el discipulado

COBERTURA

En estas últimas décadas, algunos líderes (apóstoles y profetas), han creado una nueva estructura religiosa llamada cobertura), según la cual, dichos líderes dan protección espiritual a los pastores que así la soliciten. Esta nueva estructura eclesiástica contradice los principios bíblicos. Cuando la Biblia habla de cobertura, nunca se refiere al concepto actual que ellos le dan, relacionado con la cobertura pastoral, como veremos a continuación. Aclaremos que, cobertura es la acción de cubrir.

Durante muchos siglos (en la Edad Media), la iglesia estuvo gobernada por un sistema eclesiástico, de autoridad y sujeción, de estilo piramidal y mundial. Con este sistema el diablo logró sus objetivos porque, durante unos mil años no se predicó la salvación por fe; ocasionando que, innumerable cantidad de millones de personas fueran al infierno.

Pero luego de que la iglesia viera los terribles desastres que produjo esta organización, después de la Reforma (siglo XVI), la iglesia volvió al sistema bíblico, y la autoridad retornó a la iglesia de la localidad; ya que, solamente la iglesia estará protegida de sistemas eclesiásticos piramidales y mundiales, al servicio de Satanás, si la autoridad está limitada a la iglesia local.

Lo más triste de todo esto es que, lamentablemente, en estos últimos años, el diablo ha vuelto a instalar, en algunos pastores, un sistema eclesiástico, jerárquico, piramidal, internacional, con el nombre de cobertura (apostólica, profética, pastoral, espiritual, ministerial, etc.). En otras palabras, han vuelto al sistema de la Edad Media.

A toda costa el diablo quiere instalar este sistema mundial de cadena de mando porque, controlando al hombre que está en la cúspide de la pirámide, el diablo puede gobernar a todo el sistema eclesiástico mundial. Sin comprender esto, muchos pastores creen que, la cobertura es algo establecido por Dios; pero, si esto fuera así, ¿Por qué la Biblia no habla sobre este tema? Esto revela que esto tiene su origen en el mismo infierno.

El sistema de cobertura apostólica es conocido también con otros nombres, como por ejemplo: paternidad apostólica y mentoreo. El mentoreo es una forma más elegante de hablar de discipulado. Por lo general, es discipulado para líderes o pastores; y en algunos casos, para simples creyentes.

1.   Primeramente. Los que defienden este sistema de cobertura apostólica se basan en el siguiente texto: Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros (1 Co 12:28). Ellos dicen que, aquí hay un orden jerárquico en el que, los apóstoles están en la cima de la cadena de autoridad; y debajo de ellos tienen que estar sometidos los profetas, los maestros, etc. Es decir, los apóstoles controlan a las iglesias. Pero en la Biblia Dios revela algo totalmente diferente. Watchman Nee lo explicó muy bien cuando dijo que: luego de que las iglesias eran establecidas, los apóstoles no ejercían ningún control sobre esas congregaciones (Watchman Nee. La vida cristiana normal de la iglesia. Capítulo: Como conservar el carácter local de las iglesias). [ 1 ]

Por otra parte es de notar que, en el texto ya citado de 1 Co 12:28, si bien dice que en primer lugar están los apóstoles, esto no quiere decir que ellos deben controlar, gobernar, a la iglesia. Sacar esta conclusión del solo hecho de que la Biblia diga: primero, es pura imaginación, y es hacer decir a la Biblia lo que uno quiere escuchar. O sea, es ver lo que queremos ver: una estructura eclesiástica, de cadena de mando, solo porque diga: primeramente. Es decir, con la base en las palabras: primero, segundo y tercero, no podemos hacer una exégesis de este texto, y declarar que, aquí hay una jerarquía.

Pero entonces, ¿Por qué Pablo hizo esta enumeración? Lo que Pablo está queriendo mostrar al hablar de: primero, segundo, etc., es que, en la edificación de la iglesia hay dones superiores:

  • En primer lugar, están los apóstoles, los que plantan iglesias;
  • En segundo lugar, están los profetas, los que dan visión a la nueva iglesia,
  • En tercer lugar, están los maestros, los que edifican la iglesia, etc.

Es decir aquí no hay una jerarquía, sino una explicación del obrar de Dios. [ 2 ]

Todo esto nos revela que, en la actualidad, algunos de los verdaderos apóstoles, por desconocer el plan divino, han cambiado el propósito para el cual Dios los levantó; es decir, Dios los levantó para establecer nuevas iglesias; y ahora ellos entienden que su misión es gobernar la iglesia; lo cual no es el propósito de Dios. Lo mismo sucede con los pastores que han sido elevados por el pueblo a “apóstoles; siendo que es Jesucristo, y no el pueblo, el que otorga dones ministeriales (Ef 4:11). Cuando designan a pastores como apóstoles, a sus esposas las elevan al cargo de “profetisas”, aunque no sepan escuchar la voz de Dios. Aún hay casos de nuevos “apóstoles” que han sido designados por ellos mismos.

Lo más triste de esto es que, cuando un siervo de Dios cambia el ministerio para el cual Dios lo levantó, se expone al juicio divino; así como el rey UzÍas quien, cuando quiso oficiar como sacerdote, fue juzgado por Dios (2 Cr 26:16-21). El que cambia de ministerio termina llevando al pueblo por caminos del error; porque pierde la dirección de Dios, y es guiado por su propia carne (Jr 50:6).

De paso digamos que, algunos que se presentan en las iglesias como apóstoles y profetas, en realidad son falsos apóstoles (2 Co 11:13; Ap 2:2); y falsos profetas (Mt 7:15; 24:11). Pero, aclaremos que, hay verdaderos apóstoles y profetas.

2.   Abrigo. En el Sal 91:1 dice: El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Las palabras: al abrigo, en hebreo son: סָ֫תֶר (séter). Strong’s H5643. Significado: Cubierta o cobertura, escondite. Esto nos revela que, nuestra verdadera cobertura es Dios.

Sabiendo que la protección viene de Dios, cuando el rey David fue ungido por el profeta Samuel, David no buscó la cobertura de Samuel; sino que buscó la protección de Dios (Sal 17:6-8; 57:1). Por eso él se preocupó por llevar el arca a Jerusalén.

Por otra parte, en un sistema piramidal de cobertura, si el apóstol superior, el que está en el lugar más alto de la pirámide, obtiene su cobertura directamente de Dios, del mismo modo, todos los pastores que están debajo de él pueden obtener también su cobertura, su protección, directamente de Dios.

La nueva estructura piramidal apostólica y profética, que ahora se está popularizando en las iglesias contradice lo que leemos en las Sagradas Escrituras. La única cobertura del cristiano en contra de toda maldad, según la Biblia, es la de nuestro Dios; porque,

Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca (1 Jn 5:18).

Esto nos revela que, no es verdad que, si un pastor o una iglesia no se pone debajo de la cobertura de un apóstol o de un profeta, está en gravísimo peligro. La verdad es justamente lo contrario: el que se pone debajo de cobertura apostólica está en gravísimo peligro.

3.   Cobertura de seres humanos. Para hablar de cobertura, en hebreo también se usa la palabra: מַסֵּכָה (maccekah). Strong’s H4541. Significado: Cubierta (cobertura), velo.

¡Ay de los hijos que se apartan, dice Jehová, para tomar consejo, y no de mí; para cobijarse con cubierta, y no de mi espíritu, añadiendo pecado a pecado!  Que se apartan para descender a Egipto, y no han preguntado de mi boca; para fortalecerse con la fuerza de Faraón, y poner su esperanza en la sombra de Egipto (Is 30:1-2).

Notemos con atención algunos detalles en el texto recién citado. Allí dice:

  • Que depender de los seres humanos, para recibir consejos y cobertura, es añadir pecados a la vida;

Que esta actitud es como descender espiritualmente a Egipto (símbolo del mundo), y es apartarse de Dios, lo cual es apostasía. [ 3 ]

Este texto es tremendo porque, es el único texto bíblico que habla de la cobertura; y no lo hace en  forma positiva, sino negativa.

El gran problema de los que buscan cobertura humana, sea de un apóstol o de un profeta, es que, en última instancia, se están independizando de Dios; ya que, en vez de depender directamente de Dios para su protección, buscan la protección de un líder espiritual.

4.   Vestidos. Como en la Biblia no aparece la estructura de cobertura pastoral, entonces, los defensores de este sistema han armado una supuesta base bíblica tomando algunas palabras hebreas o griegas relacionadas con las ropas; y declaran que, así como los vestidos nos protegen del frío, del mismo modo, ellos protegen a los pastores del maligno.

Por ejemplo:

  • La palabra hebrea: כְּסוּת (kesút). Strong’s H3682. Significado: Cubierta (vestido), cobertura, abrigo, cubrir, vestido, manto. Pero, el hecho de que un abrigo nos sirva para cubrirnos del frío (Job 24:7), no es base bíblica para decir que, del mismo modo, algunos líderes pueden proteger a los pastores de los ataques del diablo.
  • En griego se usa la palabra: περιβόλαιον, ου, τό (peribolaion). Strong’s G4018. Significado:Velo, manto, cobertura. Es de notar que esta palabra aparece una sola vez en todo el Nuevo Testamento (1 Co 11:15), y es usada en relación con el velo que cubre la cabeza de la mujer. Por supuesto que, esta palabra tampoco es base para establecer la doctrina de la cobertura apostólica.

5.   Paraguas. El nuevo sistema de cobertura pastoral está simbolizado con un paraguas. Los que enseñan esto dicen que, el pastor que está debajo de este paraguas está protegido de todo lo que el diablo quiera hacer, así como un paraguas protege de la lluvia. Un texto bíblico que toman para tratar de justificar esto es el siguiente:

Y creará Jehová sobre toda la morada del monte de Sion, y sobre los lugares de sus convocaciones, nube y oscuridad de día, y de noche resplandor de fuego que eche llamas; porque sobre toda gloria habrá un dosel, y habrá un abrigo para sombra contra el calor del día, para refugio y escondedero contra el turbión y contra el aguacero (Is 4:5-6).

  • Dosel. En hebreo es סֻכָּה (cukkah). Strong’s H5521. Significado: Tabernáculo, carpa, abrigo, cobertizo, tienda, pabellón.

Para entender este pasaje recordemos que, cuando el pueblo de Israel salió de Egipto, al entrar en el desierto Dios les envió una columna de nube y de fuego, para protegerlos del sol; y para protegerlos del frío de la noche (Ex 13:21). Es decir, Dios protegía a su pueblo por medio de esa nube, que era una manifestación del Espíritu Santo. Recordando esto, en Is 4:5-6 Dios anuncia que, en el futuro él protegerá a su pueblo nuevamente por medio de su Santo Espíritu; y a esta protección especial, en Isaías se la llama con una palabra hebrea que es traducida de diferentes formas. Por ejemplo: dosel. Tomando esto como base, los defensores del nuevo sistema de la cobertura dicen que, ellos son ese dosel, ese paraguas, que protege a los pastores de todo lo que el maligno les quiera hacer. Por supuesto que, esto no tiene sentido porque, nuestro Defensor es el Espíritu Santo, y no algunos de los nuevos apóstoles y profetas.

6.   ¡Líbranos del mal! ¿Por qué el sistema de cobertura no aparece en la Biblia? ¿Será que Dios se olvidó, o que no se dio cuenta de que los pastores necesitaban el maravilloso sistema de la cobertura para dar protección? ¡No! ¡El Señor no se olvidó de que tenía que proteger a los que confían en él! Por eso Jesús nos enseñó a orar diciendo: Líbranos del mal. No necesitamos pedirle a un hombre que nos proteja. Los creyentes confiamos en Dios para nuestra protección.

Algunos argumentan a favor de la cobertura apostólica diciendo que, los pastores reciben muchos ataques espirituales, y necesitan ser protegidos. Sí, esto es cierto; pero la solución a esto no es un sistema piramidal de cobertura ministerial sino que, Dios ha determinado que en cada localidad exista una sola iglesia; y en este caso, los pastores de la iglesia de esa localidad pueden orar los unos por los otros, para ayudarse mutuamente, y para tomar decisiones (Hch 15:28), sin tener que pagar a un apóstol o profeta de otro país para que los proteja.

Ya que hemos hablado de que la iglesia de la ciudad digamos además que, si bien es bíblico que en cada ciudad exista una sola iglesia, esto no implica que los pastores de la ciudad tengan que someterse a un apóstol en dicha ciudad, como se está implementando en la actualidad. ¡Esto es totalmente antibíblico!; ya que, los apóstoles no han sido puestos por Dios para gobernar a la iglesia. ¡Esto es volver a un sistema eclesiástico piramidal!

7.   Autoridad. Los apóstoles que ofrecen cobertura espiritual a los pastores declaran que, si un pastor no está sometido debajo de una cobertura apostólica, no tendrá autoridad divina; porque son solamente ellos los que cubren e imparten autoridad a los pastores. Pero esto no es así porque, mientras que el pastor esté sometido a la autoridad de Jesucristo y del Espíritu Santo, tal como acabamos de ver, tendrá todo el respaldo de Dios, toda la protección y la autoridad divina.

En una oportunidad Jesús se encontró con un centurión, un oficial del ejército romano, quien le dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará. Porque también yo soy hombre bajo autoridad, y tengo bajo mis órdenes soldados; y digo a éste: Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace (Mt 8:8-9). Notemos con mucha atención que, aquí está el principio de autoridad.

  • Autoridad humana. El centurión dijo que él tenía autoridad militar, porque estaba debajo de la autoridad de sus jefes militares.
  • Autoridad divina. Jesús tenía autoridad divina, porque él estaba debajo de la autoridad de Dios Padre.

En el caso de los pastores:

  • los que se pongan debajo de la autoridad de Dios, tendrán autoridad divina;
  • pero los que se pongan debajo de la autoridad humana (sea apostólica, profética, etc.), solamente tendrán autoridad humana.

Es de notar que, en la actualidad, los nuevos apóstoles y profetas dicen que, los pastores deben someterse espiritualmente a ellos; y que, los pastores, solamente tendrán autoridad, si se ponen debajo de la cobertura que ellos ofrecen; es decir, si se sujetan a la autoridad de ellos. Pero la Biblia revela que, no son los apóstoles, sino que es Jesucristo quien da la autoridad (Lc 9:1). La autoridad viene por someternos a Dios y vivir en santidad. La única autoridad de toda la iglesia es Jesucristo, la Cabeza de la iglesia. De él recibe la iglesia la autoridad.

Es de notar que, en los casos de cobertura apostólica, los apóstoles exigen de los pastores obediencia total; caso contrario, son culpables de rebelión. Es decir, por medio de la cobertura” buscan llegar a controlar totalmente a los pastores; pero la excusa es que, a cambio, los pastores reciben autoridad, unción, poder, etc. “.

Para que el diablo no nos engañe diciendo que, ponerse debajo de una autoridad apostólica, es ponerse debajo de un ungido” de Dios, recordemos que Dios ha dicho que, los que se ponen debajo de una cobertura humana están añadiendo pecado a pecado, al dejar de lado a Dios.

¡Ay de los hijos que se apartan, dice Jehová, para tomar consejo, y no de mí; para cobijarse con cubierta, y no de mi espíritu, añadiendo pecado a pecado! (Is 30:1).

8.   Precio. En algunos casos, los que ofrecen cobertura establecen que, el pastor que acepte dicha cobertura deberá pagar, desde 50 dólares y hasta varios miles de dólares (según la importancia del apóstol); con la promesa de que, el nombre de dicho pastor será mencionado en las oraciones del que da la cobertura. [ 4 ]

Pero, si un pastor va a pagar a un líder para que lo mencione en sus oraciones; entonces, tendría que pagar también a todos los ancianitos de su congregación que están orando continuamente por él.

En la actualidad hay redes apostólicasque ofrecen sus servicios para dar cobertura pastoral, con el único objetivo de ganar dinero por medio de este sistema.

Si bien algunas redes apostólicas, no cobran dinero para dar cobertura, del mismo modo, ellos también han caído en la trampa del diablo, al establecer un sistema jerárquico de cobertura. Esto da lugar a que los pastores entiendan que este sistema es de Dios.

Es de notar que, los que ofrecen cobertura entienden que, si un pastor que está protegido bajo cobertura, tiene algún problema, el culpable no es el apóstol que ora por él, sino que, el pastor habrá cometido algún pecado. [ 5 ]

9.   Paternidad espiritual. En algunos casos la cobertura pastoral se presenta como: Paternidad espiritual; pero esta paternidad no es la que ejerce un pastor con sus fieles; sino que es una paternidad de tipo estructural, de jerarquía, de niveles. Es decir, es un sistema piramidal de mando; en el que se establece que, los hijos espirituales (los pastores que se someten a este sistema), deben obedecer a su padre espiritual, rendirle cuentas y darle los diezmos y las ofrendas. [ 6 ]

10.   Preguntas

          a.   Dar cuentas. Una pregunta que hacen los que quieren someter a los pastores bajo su cobertura es: Si no tienes cobertura, entonces, ¿A quién le das cuentas de tus actos. Pero contrariamente a esto la Biblia dice que tenemos que dar cuentas a Dios, y no a los hombres.

De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí (Ro 14:12).

Pero, contrariamente a todo esto los apóstoles y profetas que ofrecen cobertura, exigen que el pastor que se somete a ellos tenga que estar dispuesto a darles a ellos cuenta de sus actos. Es decir, se ponen en lugar de Dios.

          b.   ¿Quién te controla? Esta es otra pregunta que hacen los que quieren someter a todos bajo cobertura. ¿Por qué preguntan esto? Porque, detrás de este tema, aparentemente, tan santo de la cobertura para ser libres de todo mal, está el verdadero propósito de la cobertura; y es el tener a todos los pastores sometidos bajo un sistema jerárquico, piramidal, mundial, al estilo cadena de mando; es decir, uno arriba, dando órdenes, y uno abajo, obedeciendo lo que se le ordenan.

Los promotores de este sistema se presentan ofreciendo protección espiritual; pero el objetivo final es obtener la sumisión, por medio de la sujeción.

Una de las aplicaciones prácticas que persigue el diablo con esto, es lograr la unidad de las iglesias evangélicas con las religiones que no son cristianas.

          c.   ¿Quién es tu cobertura? Actualmente, algunos preguntan: ¿Quién es tu cobertura? Pero en la Biblia nunca vemos que alguien dice: Estoy bajo la autoridad de… o bajo la cobertura de… . Esto no aparece en la Biblia porque tal cosa no es de Dios.

Los que ofrecen cobertura pastoral entienden que, estar bajo la cobertura de apóstoles y profetas, es estar bajo su autoridad.

Nuestra única cobertura es el Espíritu Santo; ya que, Jesús dijo: Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo (Hch 1:8). Notemos atentamente que, el Espíritu Santo está sobre nosotros, protegiéndonos y dándonos poder. ¡Esto es totalmente lo opuesto a lo que dicen los que ofrecen cobertura pastoral, cuando declaran que son ellos los que dan protección y autoridad, a los pastores que se someten a ellos!

Nuestra cobertura es Dios, y no un apóstol, una iglesia apostólica, ni una red apostólica.

11.   Objetivos. ¿Por qué algunos buscan, por medio de internet, que los pastores se pongan debajo de su protección espiritual? Hay varios motivos. Por ejemplo:

  • El amor al dinero; porque, por lo general, hay que pagar para estar protegidos.
  • La búsqueda de poder; porque, hay redes apostólicas que tienen el objetivo de dominar a los pastores (no solo dar protección espiritual); y tener autoridad sobre las iglesias de los pastores sometidos.
  • Establecer un sistema de gobierno internacional, a fin de controlar a las iglesias evangélicas.
  • El objetivo final del diablo de unir la iglesia evangélica con la nueva Religión Mundial, (esto ya está ocurriendo).

12.   Problemas. La nueva doctrina de la cobertura trae problemas gravísimos. Por ejemplo:

          a.   Depender.  Los pastores que aceptan estar debajo de cobertura, dejan de depender en forma directa de Dios para su protección, y pasan a depender de un supuesto líder espiritual, al que tienen que pagarle mensualmente.

          b.   Cuestionar.  El pastor que acepta estar bajo la cobertura de un líder, implícitamente está aceptando que no puede cuestionar a su cobertura. Por eso, hay quienes dejan establecido que, a la cobertura no se la debe cuestionar. Pero esto lleva al control y a la esclavitud. Contrariamente a esto, la Biblia establece la sujeción a la autoridad pastoral; pero que, si lo que dice dicha autoridad está en contra de la Biblia, uno tiene todo el derecho de rechazar lo que ha sido dicho; y aún salir de esa congregación si está en contra del plan de Dios. Pero, en este sentido, los que enseñan el tema de la cobertura dicen que, si uno sale de estar bajo cobertura apostólica, pierde la protección de Dios; y queda expuesto a la obra maligna. Esto, por supuesto, es falso. Este es el método que usan las sectas para impedir que las personas se aparten. Pero la Biblia dice: “Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío” (Ap 18:4).

Jesucristo nos ha librado de toda atadura diabólica. “Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud” (Gá 5:1). Todo pastor que está bajo cobertura apostólica puede, y debe salir, de ese sistema, sabiendo que no es de Dios.

          c.   Infiltrados. Este sistema eclesial y de dominio permite que, infiltrados de diferentes religiones (disfrazados como ángeles de luz), puedan posicionarse en los puestos más altos de esta organización piramidal, y desde allí:

  • Gobernar a los pastores de diferentes denominaciones evangélicas; los cuales creen que están siendo dirigidos por un gran ungido.
  • Dar nuevos principios religiosos, que contradicen los principios bíblicos. Por ejemplo, principios de reforma de la iglesia; según la imaginación de ellos, contrariando a lo que dice la Biblia.
  • Llevar a las denominaciones evangélicas a la unión con todas las religiones, sean o no cristianas. Esto es lo que la Biblia anunció que ocurrirá antes de la segunda venida de Jesucristo; y en lo que se llama: Babilonia la Grande (Ap 17-18). Esta unión ya está ocurriendo; y no tiene nada que ver con la unidad de la iglesia de la que Jesús habló en Jn 17:21).

DISCIPULADO

1.   Sistema piramidal. Hasta aquí hemos visto que, durante siglos (en la Edad  Media), la iglesia estuvo gobernada por un sistema eclesiástico piramidal, de autoridad y sujeción vertical, de cadena de mando; pero que, luego de ver los terribles desastres que produjo, llevando a la muerte a millones de seres humanos, luego de la Reforma se volvió al sistema donde la autoridad la tiene la iglesia de la localidad.

Pero, lamentablemente, en estos últimos años, el diablo ha vuelto a establecer el antiguo sistema piramidal de mando en muchos pastores y muchas congregaciones; ya que, él sabe que solamente con este sistema puede gobernar la iglesia. O sea, así como en el pasado trató de destruir la iglesia por medio de la persecución. Ahora, está intentando destruirla por medio de la sujeción piramidal; utilizando dos sistemas:

          a.   La cobertura pastoral (o mentoreo). Con este sistema, el objetivo del diablo es lograr que todos los pastores se sujeten a la autoridad de los apóstoles y profetas; para poder controlarlos. Para que los pastores entren en este sistema, el anzuelo es que solamente de esta forma ellos estarán protegidos y tendrán autoridad. De esta forma, el diablo quiere conseguir la obediencia de todos los pastores; ya que, poniendo en los lugares claves de esta pirámide a algunos satanistas infiltrados, la iglesia pasa a estar gobernada por Satanás.

          b.   El discipulado. Si bien el tema del discipulado, orientado hacia la enseñanza, donde cada creyente enseña lo que sabe a otros hermanos, es bíblico (Ef 4:12); el problema está en lo que se le ha agregado a este maravilloso sistema, y es lo que se ha enseña diciendo que, todo discípulo (alumno, aprendiz) tiene que estar sometido, sujeto, a la autoridad de su discipulador (maestro, consejero); el que, a su vez, está sometido a otro líder, y así sucesivamente. De esta forma todos los creyentes de las iglesias están sometidos, por medio de esta cadena de mando de forma piramidal. El resultado que obtiene el diablo con esto, es el mismo que obtiene sometiendo a los pastores por medio de la cobertura; es decir, llegar a controlar a la iglesia.

2.   Cadena de autoridad. En los años setenta, se comenzó a usar este sistema de discipulado, más sujeción. Pero, lamentablemente, produjo tantos desastres en las vidas de los creyentes que, gran parte de los pastores que promovieron este sistema se han DISCULPADO por haber llevado adelante esta forma modificada del sistema del discipulado bíblico, al agregar a la enseñanza el tema de la cadena de autoridad, que no tiene base bíblica. [ 7 ]

En realidad, el discipulado es una herramienta maravillosa, si se implementa de acuerdo con lo que dice la Biblia; es decir, de solo enseñanza. El gran error fue el haber añadido a este sistema la sujeción a la autoridad del discipulador, lo que llevó a establecer una organización de mando piramidal.

3.   Rendir cuentas

          a.   Sumisión total. En la década del ’70, cuando se empezó a enseñar el tema del discipulado, al mismo tiempo se enseñó el mensaje del reino de Dios; declarando que, en este reino hay que obedecer a las autoridades. Entonces, se interpretó, erróneamente, que cada discípulo tenía que estar sumiso, con obediencia incuestionable, a la autoridad de su discipulador; y que a él le tenía que rendir cuentas. De esta forma, se desarrolló un sistema jerárquico de cadena de mando, de manipulación y control.

También se enseñó que, las órdenes de Jesucristo (la cabeza) bajan a todo el cuerpo por medio de los discipuladores; y que, por lo tanto, había que obedecerles. No obedecer era sinónimo de pecado y rebeldía al reino de Dios. Como consecuencia lógica de esto, y por temor a caer en pecado, si no se aceptaba lo ordenado, el discípulo tenía que obedecer lo que le ordenaba el discipulador. Esto destruyó a gran cantidad de creyentes que, sinceramente, querían obedecer a Jesucristo el Señor, al tener que obedecer órdenes carnales. [ 8 ]

Pero, la única sujeción correcta es la que establece la Biblia cuando enseña que, los creyentes deben sujetarse a sus pastores.

Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta (Heb 13:17).

          b.   Enseñanza personalizada. Pero, ¿Por qué se añadió al discipulado el tema de la rendición de cuentas? Se hizo esto por lo siguiente: Se pensó que, el discipulado

  • no debe ser enseñanza académica en la que, por ejemplo, se diga: Durante este mes, estudiaremos el libro de Efesios; sino que, el discipulado;
  • tiene que ser enseñanza que dé respuesta a las necesidades de los discípulos.

Pero, ¿Cómo podían hacer los discipuladores para conocer cuáles eran las necesidades de los discípulos, si ellos no les rendían cuentas, es decir, si ellos no les decían cuáles eran sus necesidades y lo que estaban viviendo? Frente a este problema se pensó que lo mejor era decirles a los discípulos:

  • que ellos tenían que rendir cuentas de todos sus actos al discipulador. O sea, tenían que contar todo lo relacionado con su vida y con sus hechos (aún las cosas íntimas);
  • que esto era bíblico”; y
  • que tenían que obedecer todo lo que les ordenara el discipulador en respuesta a sus problemas porque, la obediencia es el fundamento del reino de Dios.

Pero, como ya hemos dicho, esto trajo desastres tremendos en la vida de los discípulos, porque, muchas veces las órdenes que les daban eran meramente carnales y sin sentido.

          c.   Base bíblica. En realidad todo este sistema de rendir cuentas no tiene base bíblica porque, la Biblia dice que tenemos que rendir cuentas a Dios, no al discipulador.

Contrariamente a lo que algunos enseñan, es de notar que, en la Biblia no aparece la famosa frase “rendición de cuentas”, ni tampoco el concepto que ella encierra.

Evidentemente este sistema de discipulado no es bíblico. Los que defienden este sistema, lo único que hacen para dar alguna supuesta base bíblica es: tomar algunos textos y hacerles decir lo que ellos quieren. Por ejemplo: ellos dicen que el discípulo tiene que estar sometido a la autoridad del discipulador. Como base bíblica presentan el siguiente texto: Someteos unos a otros en el temor de Dios (Ef 5:21). Pero, si observamos bien el texto, allí dice que, tenemos que someternos los unos a los otros. Quiere decir que, si el discípulo tiene que someterse al discipulador, del mismo modo, el discipulador tiene que someterse al discípulo. Esto muestra que la sumisión vertical que ellos afirman no tiene sentido.

          d.   Inspiración. Pero, si no se les pide a los discípulos que rindan cuentas de sus actos, entonces, ¿Cómo pueden saber los discipuladores cuáles son los problemas y las necesidades de los discípulos, si ellos no cuentan qué es lo que están viviendo? La solución a esto,

  • no está en decirles que tienen que rendir cuentas, para así saber cuáles son sus necesidades; sino que la solución
  • está en que el discipulador dependa del Espíritu Santo; el cual le dará inspiración mostrándole cuáles son los problemas que tienen los discípulos; y cuál es la respuesta que Dios tiene a esos problemas. De esta forma, el discipulador tiene que aprender a depender y escuchar la voz del Espíritu Santo; y el discípulo, al escuchar lo que le dice el discipulador, dando respuesta exacta al problema que él tiene, sin que él le haya contado nada a nadie, reconocerá que lo que escucha viene directamente de Dios; y obedecerá voluntariamente, sin que le digan que tiene que someterse a la autoridad del descipulador. Un ejemplo de esto es el caso de David, cuando pecó con Betsabé. David no le dijo a nadie su pecado, pero Dios se lo reveló al profeta Natán. Entonces, David reconoció que Dios le estaba hablando y se arrepintió (2 S 11-12).

De paso aclaremos que, en el caso de los pastores que están bajo cobertura pastoral, a ellos también les obligan rendir cuentas a los apóstoles. Es decir, la cobertura pastoral es el mismo sistema del discipulado con sujeción, pero con distinto nombre.

COBERTURA Y DISCIPULADO

1.   Paradigma. Todo esto nos muestra que, algunos infiltrados dentro de la iglesia evangélica han creado dos sistemas: cobertura y discipulado, con un mismo paradigma básico: con sujeción a la autoridad jerárquica, piramidal y mundial; y con rendición de cuentas. Evidentemente, el objetivo de ellos es lograr el sometimiento de las iglesias evangélicas a una autoridad mundial; o sea, volver a aquel sistema del que nos habíamos librado con la Reforma.

2.   Doctrinas de demonios. Por todo esto, no debemos permitir que el diablo continúe engañando a la iglesia con doctrinas de demonios, que intentan que:

  • los pastores estén sujetos a los apóstoles, por medio de la cobertura; ni que,
  • los creyentes estén sujetos a sus discipuladores, por medio del discipulado.

En última instancia, estos dos sistemas, con dos nombres diferentes, apuntan a lo mismo (la sujeción piramidal); ya que, así como

  • el creyente tiene que someterse mediante el sistema del discipulado;
  • el pastor tiene que someterse mediante el sistema de cobertura apostólica.

Es importante que recordemos que, todo sistema que busca la sujeción de las personas, en un sistema piramidal, es diabólico.

3.   La iglesia local. Debemos volver a la enseñanza bíblica que muestra que, los límites de la autoridad no deben extenderse más allá de la iglesia de la localidad (la iglesia de la ciudad o de una pequeña región). Esto nos protege de la doctrina demoníaca que intenta instalar un sistema de autoridad y sujeción, en forma piramidal y mundial; basado en la rendición de cuentas, y en la sujeción incuestionable a una autoridad superior.

Entonces, lo correcto es:

  • que los creyentes se sometan a la autoridad de sus pastores (Heb 13:17); y
  • que los pastores se aconsejen mutuamente, dentro del conjunto de pastores de la iglesia de la localidad.

En el Consejo Pastoral de la iglesia local, al haber pluralidad de líderes, todos los pastores, obispos, ancianos y diáconos, pueden ser edificados mutuamente, unos a otros, sin necesidad de tener que rendir cuentas a una autoridad superior para obedecer lo que esté dispuesto a ordenar. Esto impide la obra diabólica de la sujeción piramidal.  La Biblia dice:

  • Amaos los unos a los otros con amor fraternal (Ro 12:10).
  • Amonestaros los unos a los otros (Ro 15:14).
  • Servíos por amor los unos a los otros (Gá 5:13).
  • Soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor (Ef 4:2).
  • “Enseñándoos y exhortándoos unos a otros (Col 3:16).
  • “Alentaos los unos a los otros (1 Ts 4:18).
  • “Animaos unos a otros, y edificaos unos a otros (1 Ts 5:11).
  • “Exhortaos los unos a los otros (Heb 3:13).
  • “Considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras (Heb 10:24).
  • “Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados” (Stg 5:16).
  • Someteos unos a otros en el temor de Dios (Ef 5:21)

Los unos a los otros. Aquí está el principio bíblico para las reuniones de la iglesia; donde no hay un líder que dirige, al cual todos están sometidos; sino que, Jesucristo dirige la reunión, por medio del Espíritu Santo; y todos se exhortan y edifican mutuamente.

De paso aclaremos que, así como

  • los pastores se pueden ayudar los unos a los otros en la reunión de pastores, del mismo modo
  • los discípulos también se pueden ayudar mutuamente, los unos a los otros, en la reunión de discípulos.

Si bien los discípulos no tienen que rendir cuentas obligatoriamente al discipulador, es de mucha bendición, al participar de un grupo de discípulado, que cada uno esté dispuesto a abrirse, si así lo desea, para ser corregido, exhortado y amonestado, si el grupo ve que hay algo que tiene que ser corregido. Es decir, tanto el discipulador como los discípulos se ayudan mutuamente. O sea, es comunicación recíproca, en un camino de ida y vuelta. No hay rendición de cuentas vertical, con sometimiento.

4.   Volver a las sendas antiguas. Estamos en el tiempo de la restauración de todas las cosas (Hch 3:21); y el vino nuevo del Espíritu no va a ser derramado en odres que no estén de acuerdo con la Biblia. Por eso, debemos volver a las sendas antiguas, y dejar de lado estos inventos modernos de la “cobertura ministerial” y del discipulado con sujeción.

Hace unos años comenzamos en la iglesia a investigar y a poner en práctica el tema del discipulado. Hubo aciertos y hubo errores. Ahora, al Señor nos está redireccionando mostrando qué es lo que tenemos que modificar, teniendo en cuenta que, como consecuencia del gran derramamiento del Espíritu que está por venir, muchísimas personas se convertirán, y nosotros tendremos que discipularlas correctamente.     [Sobre: «Derramamiento», ver: (1)  y  (2) ]

5.   La Religión Mundial. La Biblia dice que, antes de la segunda venida de Jesucristo, el diablo logrará unificar a todas las religiones de este mundo, en un solo sistema religioso, al que la Biblia le llama: Babilonia la Grande (Ap 17-18). [ 9 ]

Teniendo este objetivo en mente, el diablo estudió cómo unir a las iglesias evangélicas a esta religión, hasta que encontró la solución: crear un sistema jerárquico piramidal, de cadena de mando; para que, de esta forma, llegar a controlar a la iglesia. El plan del diablo fue organizar dos estructuras basadas en la sumisión: la cobertura pastoral y el discipulado.

Y para convencer a todos sobre la necesidad de entrar en estos dos sistemas, pensó en prometer

  • a los pastores que, al estar bajo cobertura tendrían protección espiritual y autoridad; y prometer
  • a los creyentes que, al estar bajo autoridad, en el discipulado, Dios se agradaría de ellos, al ver que ellos obedecían todas las órdenes del reino de Dios; y que, además, tendrían autoridad.

Por último, el diablo entendió que para llevar a cabo todo esto tendría que fundamentar estos dos sistemas con bases, aparentemente, bíblicas; y como no las hay, entonces, tomó algunos textos fuera de sus contextos.

Todo lo visto hasta aquí nos enseña que, la cobertura apostólica, y el discipulado, basado en la sujeción, son dos doctrinas de demonios (1 Tim 4:1), que intentan lograr el sometimiento de la iglesia evangélica, a nivel mundial, con el fin último de unir la iglesia evangélica con la nueva Religión Mundial, movimiento ecuménico que ya comenzó con el proceso de unir todas las religiones (cristianas, satanistas, musulmanas, budistas, espiritistas, etc.).

Como los líderes religiosos que están al frente del Movimiento Ecuménico sabían que, no podrían unir las iglesias evangélicas a esta nueva Religión Mundial, por el hecho de que, las iglesias evangélicas, por lo general, no tienen líderes mundiales, entonces vieron que, la única solución a este problema era

  • crear una estructura jerárquica mundial, liderada por apóstoles;
  • conseguir el sometimiento de los pastores a los apóstoles enseñando que, los apóstoles han sido puestos por Dios para gobernar a la iglesia, lo cual no es cierto;
  • crear una nueva estructura religiosa llamada cobertura apostólica; y
  • someter a los pastores a esta nueva estructura presentando el anzuelo de que, solamente los pastores que estén bajo cobertura apostólica tendrán protección contra el maligno.

Los líderes supremos de esta organización ecuménica saben que, cuando llegue el momento  de unir las iglesias evangélicas con la Religión Mundial, con solo pactar con los apóstoles superiores que están en la cima de la nueva estructura jerárquica, todos los pastores sometidos a los apóstoles, mediante el sistema de cobertura apostólica se unirán también, obedientemente, sabiendo que ellos tienen que estar sujetos para tener protección divina.

Sabiendo todo esto, ningún pastor tiene que ponerse bajo cobertura apostólica, por más que le digan que esto es bíblico; y que, si no se unen, no van a tener protección, autoridad, unción, etc., etc. Tampoco tienen que ponerse bajo ningún sistema que ofrezca cobertura, aunque se presente con otros nombres, como por ejemplo: cobertura pastoral, cobertura espiritual, paternidad apostólica, mentoreo, etc.. Es todo lo mismo, disfrazado con distintos nombres.

Lo más trágico de todo esto es que, muchos verdaderos apóstoles, y pastores han caído en estas redes apostólicas, sin saber qué es lo que está detrás de todo esto: la preparación necesaria para el gobierno del anticristo; el cual, asumirá al poder dentro de muy poco tiempo, luego de que la iglesia sea arrebatada. El anticristo tendrá el control del Gobierno Mundial, la Religión Mundial y la Economía Mundial. En todo el mundo ya se está preparando todo lo necesario para llegar a este objetivo.     [Sobre: «Arrebatamiento», ver Aquí ]

Señor: ¡Líbranos del mal! Amén.

Por: Eduardo Pedro Saracchi, profesor de Teología; graduado en Teología Pastoral, en el Instituto Bíblico Buenos Aires, de la Alianza Cristiana y Misionera.

Iglesia Evangélica en Buenos Aires, República Argentina.

Todas las publicaciones

  1. Avivamiento en la República Argentina
  2. Profecía para el pueblo de Dios
  3. 50 aniversario de Comunidad Cristiana
  4. Cavando pozos de avivamiento
  5. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 1
  6. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 2
  7. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 3
  8. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 4
  9. Señales de la segunda venida de Jesucristo- 5
  10. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 6
  11. Señales de la segunda venida de Jesucristo -7
  12. Derramaré de mi Espíritu – 1
  13. Derramaré de mi Espíritu – 2
  14. La restauración de la gloria de Dios
  15. La importancia de la revelación
  16. La restauración del tabernáculo de David – 1
  17. La restauración del tabernáculo de David – 2
  18. Sobre esta roca edificaré mi iglesia
  19. El arrebatamiento de la iglesia
  20. El anticristo
  21. ¡Aquí viene el Esposo, salid a recibirle!
  22. Pentecostés
  23. El bautismo en el Espíritu Santo – 1
  24. El bautismo en el Espíritu Santo – 2
  25. El bautismo en el Espíritu Santo – 3
  26. Si alguno tiene sed, venga a mí y beba
  27. Restauración de la promesa del Espíritu – 1
  28. Restauración de la promesa del Espíritu – 2
  29. El hablar en lenguas – 1
  30. El hablar en lenguas – 2
  31. La restauración del fuego del Espíritu Santo
  32. Semana Santa
  33. Buscando la gloria de Dios
  34. Preparándonos para el casamiento celestial
  35. Restauración del nuevo pacto – 1
  36. Restauración del nuevo pacto – 2
  37. Restauración del nuevo pacto – 3
  38. Cielos abiertos
  39. Viene crisis y viene gloria
  40. La hora de su juicio ha llegado
  41. La cena de las bodas del Cordero
  42. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 1
  43. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 2
  44. El fuego de Dios desciende si el sacrificio está puesto sobre el altar
  45. La-señal de Jonás – 1
  46. La señal de Jonás – 2
  47. El último derramamiento del Espíritu Santo
  48. Viene el gran avivamiento mundial
  49. La restauración del testimonio de Dios
  50. Cristo es el todo y en todos
  51. Restauración de los dones y del fruto del Espíritu
  52. Restauración de la unción y la gloria
  53. Revelación del infierno
  54. Llamado a la oración
  55. Conocer a Jesucristo por medio de la revelación
  56. El descenso de la gloria de Dios – 1
  57. ¡Llegó el tiempo de Dios
  58. Laodicea la iglesia independiente
  59. La cobertura apostolica y el discipulado
  60. La Nueva Refprma Apostólica
  61. LLas puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia
  62. La restauracion del odre bíblico
  63. Haced en este valle muchos estanques
  64. El ejército de Dios
  65. El rio de Dios
  66. Jesucristo es el Mesías y el Señor
  67. Llevando el fuego del Espirítu Santo
  68. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 1
  69. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 2
  70. Profecias sobre el hundimiento del portaaviones USS Abraham Lincoln
  71. La restauración del acto de adoración de las ofrendas
  72. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Azusa
  73. Paradojas bíblicas
  74. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Gales
  75. El secreto de un gran avivamiento
  76. Conocer al Cristo Glorificado
  77. Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra
  78. La humillación y la exaltación de Cristo
  79. La preeminencia de Cristo
  80. En el principio era el Verbo
  81. La actitud de la iglesia frente al Coronavirus Covid-19
  82. La restauración del sacerdocio universal de los creyentes
  83. ¡El Rey ya viene!
  84. ¿Qué es lo que va a suceder en los próximos días?

Traductor de Google: Para poder traducir este blog a otros idiomas, el Traductor de Google (Translate this blog) está abajo, al final.

Derechos. Se permite la reproducción parcial o total del contenido de esta publicación, con propósitos educativos y sin fines de lucro, sin necesidad de obtener permiso previo, con la condición de que el significado o contexto no sea cambiado ni alterado, y que se cite adecuadamente la fuente.

Citas bíblicas: Las citas bíblicas de esta publicación han sido tomadas de la Biblia, Versión Reina – Valera (Revisión de 1960, RVR1960) © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988. Utilizado con permiso. (Énfasis nuestro: Subrayados, negritas, aclaraciones, mayúsculas y cursivas añadidas).

Reconocimiento. Hacemos un reconocimiento de gratitud a dos grandes empresas editoriales:

  • A WordPress, por su amable permiso para editar esta publicación.
  • A Sociedades Bíblicas en América Latina, por su amable permiso para hacer citas bíblicas.

Abreviaturas de los libros de la Biblia

Génesis: Gn – Éxodo: Ex – Levítico: Lv – Números: Nm – Deuteronomio: Dt – Josué: Jos – Jueces: Jue – Rut: Rt – 1 Samuel: 1 S – 2 Samuel: 2 S – 1 Reyes: 1 R – 2 Reyes: 2 R – 1 Crónicas: 1 Cr – 2 Crónicas: 2 Cr – Esdras: Esd – Nehemías: Neh – Ester: Est – Job: Job – Salmos: Sal – Proverbios: Pr – Eclesiastés: Ec – Cantares: Cnt – Isaías: Is – Jeremías: Jer – Lamentaciones: Lm – Ezequiel: Ez – Daniel: Dn – Oseas: Os – Joel: Jl – Amós: Am – Abdías: Abd – Jonás: Jon – Miqueas: Miq – Nahúm: Nah – Habacuc: Hab – Sofonías: Sof – Hageo: Hg – Zacarías: Zac – Malaquías: Mal – Mateo: Mt – Marcos: Mr – Lucas: Lc – Juan: Jn – Hechos: Hch – Romanos: Ro – 1 Corintios: 1 Co – 2 Corintios: 2 Co – Gálatas: Gá – Efesios: Ef – Filipenses: Fil – Colosenses: Col – 1 Tesalonicenses: 1 Ts – 2 Tesalonicenses: 2 Ts – 1 Timoteo: 1 Ti – 2 Timoteo: 2 Ti – Tito: Tit – Filemón: Fln – Hebreos: Heb – Santiago: Stg – 1 Pedro: 1 P – 2 Pedro: 2 P – 1 Juan: 1 Jn – 2 Juan: 2 Jn – 3 Juan: 3 Jn – Judas: Jud – Apocalipsis: Ap

Citas bibliográficas

1 – Nee. La vida cristiana normal de la iglesia – Tesoroscristianos.net

2 – Orden. Autoridad funcional y no jerárquica. El desafío para la Iglesia moderna –  Javy-varela.blogspot.com

3 – Apostasía. ¿Estamos en la apostasía? David Wilkerson

4 – Dólares

  • La cobertura espiritual ¿doctrina bíblica o dogma humano? – diarios de avivamientos
  • ¿Es Bíblico dar “Cobertura Espiritual”? – Semper Reformada Latinoamerica
  • ¿Es bíblico dar cobertura espiritual? – Tony Villegas – Tony Villegas

5 – Cobertura

  • ¿Quién es tu cobertura? – org
  • La verdad sobre la cobertura (Texto y Video) – Porlasanadoctrina.co
  • La mentira de la cobertura espiritual – Evangelio de Hoy
  • La “Cobertura” Espiritual | | Ayuda Pastoral – com
  • Qué es la cobertura pastoral? ¿es bíblica? – Viviendo-en-libertad.blogspot.com
  • ¿Cobertura espiritual? – Delamanodelhijo.blogspot.com
  • Las falsas “coberturas” apostólicas – Salid de en medio de ellos
  • Sobre la Cobertura Espiritual – Mcdnleon.blogspot.com
  • Cobertura O Paternidad Espiritual ? – Facebook.com
  • “Te tengo cubierto.” – com

6 – Paternidad

  • La incorrecta paternidad espiritual del movimiento apostólico – Salid de en medio de ellos
  • ¿Es bíblico dar cobertura espiritual? – Tony Villegas
  • Paternidad espiritual 2 – Davidyangelagilministries.blogspot.com

7 – Discipulado. Quién es tu cobertura? – Webcache.googleusercontent.com

8 – Rebeldía. El discípulo, por Juan Carlos Ortiz – Es.slideshare.net

9 – Religión. ¿Establecer el reino de Dios en la tierra? – Evangelio Real

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close