El último derramamiento del Espíritu Santo

Avivamiento mundial

Colección de estudios bíblicos

 

  • Título: El último derramamiento del Espíritu Santo: Avivamiento mundial
  • Derechos de Autor: © Copyright 2018 por Eduardo Pedro Saracchi. Todos los derechos reservados.
  • Edición: 1ª ed.
  • Lugar: República Argentina. Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
  • Editorial Electrónica: WordPress.com.
  • Libro digital: DOC
  • Archivo digital: Online
  • ISBN 978-987-778-615-6
  • Trazado: 1. Cristianismo. 2. Espíritu Santo. 3. Doctrina de la Iglesia. I. Título.
  • CDD: 230

Depósito legal: Queda hecho el depósito legal que marca la ley 11723 de propiedad intelectual (Argentina), en la Dirección Nacional de Derechos de Autor. Se permite la reproducción parcial o total del contenido de esta publicación, con propósitos educativos y sin fines de lucro; sin necesidad de obtener permiso previo, con la condición de que el significado o contexto no sea cambiado ni alterado, y que se cite adecuadamente la fuente.

Citas bíblicas: Las citas bíblicas de esta publicación han sido tomadas de la Biblia, Versión Reina – Valera (Revisión de 1960, RVR1960) © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988. Utilizado con permiso. (Énfasis nuestro: Subrayados, negritas, aclaraciones, mayúsculas y cursivas añadidas).

Reconocimiento. Hacemos un reconocimiento de gratitud a dos grandes empresas editoriales:

  • A WordPress, por su amable permiso para editar esta publicación.
  • A Sociedades Bíblicas en América Latina, por su amable permiso para hacer citas bíblicas.

Por: Eduardo Pedro Saracchi, profesor de Teología; graduado en Teología Pastoral, en el Instituto Bíblico Buenos Aires, de la Alianza Cristiana y Misionera.

Iglesia Evangélica en Buenos Aires, República Argentina.

Índice

  • 1 – Avivamiento en la República Argentina
  • 2 – Profecía para el pueblo de Dios
  • 3 – 50 aniversario de Comunidad Cristiana
  • 4 – Cavando pozos de avivamiento
  • 5 – Señales de la segunda venida de Jesucristo – 1
  • 6 – Señales de la segunda venida de Jesucristo – 2
  • 7 – Señales de la segunda venida de Jesucristo – 3
  • 8 – Señales de la segunda venida de Jesucristo – 4
  • 9 – Señales de la segunda venida de Jesucristo – 5
  • 10 – Derramaré de mi Espíritu
  • 11 – La restauración de la gloria de Dios
  • 12 – La importancia de la revelación
  • 13 – La restauración del tabernáculo de David
  • 14 – Sobre esta roca edificare mi iglesia
  • 15 – El arrebatamiento de la iglesia
  • 16 – El anticristo
  • 17 – ¡Aquí viene el Esposo; salid a recibirle!
  • 18 – Pentecostés
  • 19 – El bautismo en el Espíritu Santo – 1
  • 20 – El bautismo en el Espíritu Santo – 2
  • 21 – Si alguno tiene sed, venga a mí y beba
  • 22 – Restauración de la promesa del Espíritu – 1
  • 23 – Restauración de la promesa del Espíritu – 2
  • 24 – El hablar en lenguas – 1
  • 25 – El hablar en lenguas – 2
  • 26 – La restauración del fuego del Espíritu Santo
  • 27 – Semana Santa
  • 28 – Buscando la gloria de Dios
  • 29 – Preparándonos para el casamiento celestial
  • 30 – La restauración del nuevo pacto – 1
  • 31 – La restauración del nuevo pacto – 2
  • 32 – La restauración del nuevo pacto – 3
  • 33 – Cielos abiertos
  • 34 – Viene crisis y viene gloria
  • 35 – La hora de su juicio ha llegado
  • 36 – La cena de las bodas del Cordero
  • 37 – Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 1
  • 38 – Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 2
  • 39 – El fuego de Dios desciende si el sacrificio está puesto sobre el altar
  • 40 – La señal de Jonás – 1
  • 41 – La señal de Jonás – 2

Capítulo 1

Avivamiento en la República Argentina

¡DIOS QUIERE HACER ALGO GRANDE EN LA REPÚBLICA ARGENTINA!

En el año 2009 los líderes de la iglesia argentina redactaron una carta con una declaración profética muy importante. Entre los líderes que firmaron esa carta estaban: Annacondia, Himitian, Bongarra, Cabrera, Carnival, Churruarin, Golluscio, Ibarra, Ledesma, Mraida, Pierini, Proietti, Saracco, Zucarelli, etc.

Por medio de esa carta ellos declararon que, la iglesia de nuestra época será la protagonista del último gran avivamiento de la historia. Será protagonista; o sea, tendrá el papel principal. Eso es lo que dijeron hace unos años, pero, ¿Qué dice el Espíritu Santo en el día de hoy?

El Espíritu dice a la iglesia: Comiencen a ser protagonistas del último avivamiento, por medio de la oración

 ¿EN QUÉ TIEMPO NOS ENCONTRAMOS DENTRO DEL PLAN ETERNO DE DIOS?

Para saber esto tenemos que ver las “Señales de los tiempos” (Mt 16:3); es decir, tenemos que ver si las profecías bíblicas se han cumplido o no. Y en este sentido podemos decir que, profecías escritas en la Biblia hace unos veinte siglos, se han ido cumpliendo en estos últimos años. No se cumplieron en los siglos anteriores, sino en estos últimos años. No sabemos el día del regreso de Jesucristo, pero sí podemos saber la época, porque el Señor dijo: “Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca” (Lc 21:28). Es decir, cuando vean que las señales comienzan a cumplirse, vuestra redención, el momento de la segunda venida, está cerca.

Pero además, de las señales bíblicas,  Dios ha estado hablando desde hace unos años, revelando detalles que nos muestran la época de la segunda venida.

De todas esas profecías rescato dos:

La profecía del petróleo 

En 1937. un anciano profetizó en una iglesia pentecostal, en Noruega, diciendo: “Cuando el petróleo venga del Mar del Norte y fluya por la costa de Noruega, se acercará el regreso de Jesucristo”.  ¿Qué el petróleo va salir del mar y fluir por la costa? Alguien le dijo: ¡Siéntese anciano y no diga tonterías! Veintiocho años después, en 1965, encontraron petróleo en el Mar del Norte; y en la actualidad, el petróleo fluye por la costa de Noruega, por medio de oleoductos,  hacia unas cien refinerías petrolíferas (Noruega es el tercer exportador del mundo de petróleo). La profecía se cumplió con exactitud.

La profecía de la inmigración 

En 1968 Dios le dio una visión a una anciana, también en Noruega. Ella  declaró varias cosas que ya se han cumplido; y dijo, además, que antes de la segunda venida, “Desde los países pobres saldrán muchísimos inmigrantes hacia Europa, pero al llegar allí serán muy mal recibidos”. Cuando ella dijo esto no había problemas de inmigración en Europa. El problema comenzó en el 2001; y en la actualidad  este problema es tan grave que ha llevado a que Inglaterra se separara de la Unión Europea (el Brexit). Esta es otra profecía  cumplida, que muestra que estamos en la época de la segunda venida.

 ¡ESTAMOS VIVIENDO EN TIEMPOS  PROFÉTICOS!

El Señor dice a la iglesia: ¡Llegó el tiempo de Dios!

¡Llegó el kairos de Dios!, el tiempo anterior a la venida del Señor. ¡Llegó el  último tiempo! Es tremendamente importante saber que llegó el tiempo de Dios, porque,

  • Esto nos lleva a orar con fe sabiendo que, en este tiempo se cumplirán los planes de Dios. Si no sabemos qué es lo que Dios quiere hacer, oramos con poca fe, porque no sabemos si es o no el tiempo de Dios. Pero si Dios nos dice que éste es su tiempo, entonces oramos con fe.
  • Además, saber que llegó el tiempo de Dios y que Jesucristo ya está por venir traerá como consecuencia:
    1. que los creyentes se prepararán, se arrepentirán, y buscarán ser llenos del Espíritu Santo;
    2. que la iglesia crecerá como nunca antes en la historia; y
    3. que la gran cosecha será levantada.

 ¿QUÉ ES LO QUE DIOS HARÁ EN ESTA ÉPOCA?

El Señor revela:

1 – Llegó el tiempo de la predicación mundial del evangelio. “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mt 24:14).

¿Por qué Jesucristo dijo: “Será predicado este evangelio del reino? ¿Acaso no se ha predicado el reino de Dios desde los días de Jesús? En general, no. Recordemos que las verdades el evangelio del reino de Dios y del señorío de Cristo, han sido restauradas hace unos pocos años.

2 – Llegó el tiempo del gran derramamiento del Espíritu Santo. “En los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne” (Hch 2:17); o sea, el Espíritu Santo será derramado sobre todos los seres humanos; a diferencia de lo que ocurrió en Pentecostés, en el que el Espíritu Santo fue derramado en Jerusalén, sobre los judíos. En estos días el Espíritu Santo será derramado sobre los creyentes, llenándolos; y sobre los pecadores, impartiéndoles convicción de pecado.

3 – Llegó el tiempo de la gloria postrera. “La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Hag 2:9). Dios le reveló a Yiye Avila que, antes de la segunda venida se cumplirá lo que dijo Jesucristo cuando declaró: “El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también, y aún mayores hará” (Jn 14:12). La gloria postrera será una mayor llenura del Espíritu Santo, gracias a que el Espíritu nos dará revelación y experimentaremos lo que ya tenemos en Cristo.

4 – Llegó el tiempo de la gran cosecha. “Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía” (Sig 5:7; RVR60). Es decir, la gran cosecha será levantada luego del gran derramamiento de la lluvia tardía. Hubo muchas cosechas espirituales en la historia pero, la Biblia dice que la gran cosecha será levantada antes segunda venida.

5 – Llegó la época de la restauración de todas las cosas. La Biblia dice que Jesucristo estará en el cielo “Hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas” (Hch 3:21). ¡Por eso, el que el Espíritu Santo nos está impulsando a buscar revelación, iluminación, para que las verdades bíblicas sean restauradas!

 ¡DIOS ESTÁ DANDO DIRECCIÓN A SU PUEBLO!

El Señor está señalando las verdades que el Espíritu Santo va a iluminar, para que sean restauradas en los próximos días, tal como Dios hizo con nosotros, en los primeros días de la renovación; cuando el Señor señaló las verdades que Él quería restaurar. Nosotros las estudiamos, iluminados por el Espíritu Santo, y Dios las restauró. Del mismo modo, Dios quiere hacer ahora, iluminando verdades bíblicas para ser restauradas.

Por eso, el Señor dice a la iglesia: Llegó el tiempo

  • de la restauración de la gloria de Dios;
  • de la restauración del ministerio sacerdotal de los creyentes en el Lugar Santísimo Celestial;
  • de la restauración de la autoridad y el poder, sobre los demonios y sobre las enfermedades;
  • de la restauración de la búsqueda de Dios;
  • de la restauración del conocimiento de Jesucristo por medio de revelación;
  • de la restauración de la dependencia del Espíritu Santo.

Jesucristo tenía todo el poder de Dios, pero él dependía de Dios para todo. Nosotros, por más poder que tengamos tenemos que depender del Espíritu Santo; ya que, la Biblia dice: “No es con ejército ni con fuerza, sino con mi Espíritu ha dicho Jehová de los Ejércitos” (Zac 4:6).

 ¡VIENE UN GRAN DERRAMAMIENTO DEL ESPIRITU SANTO SOBRE TODO EL MUNDO!

¿Qué sabemos sobre ese gran derramamiento?

  1. En el tiempo del avivamiento de la calleAzusa, en Los Ángeles, California, en el año 1913, Dios reveló la época en la que ocurrirá el último gran avivamiento. El avivamiento de Azusa ha sido considerado el más importante de todos los tiempos; ya que: bendijo a centenares de millones de personas en todo el mundo; y dio origen al movimiento pentecostal clásico. Dios declaró en aquella oportunidad: “De aquí a cien años vendrá el más grande avivamiento de la historia”. ¡Estamos en esa época!
  2. Dios le mostró al evangelista Tommy Hicks cómo será el último gran avivamiento. Tommy predicó durante un mes y medio, en 1954, en las canchas de Atlanta y Huracán, en Buenos Aires, Argentina. Más de trescientas mil personas se convirtieron. Dios hizo milagros en paralíticos, ciegos y sordos. Según el informe de la Unión de las Asambleas de Dios, hubo hospitales que quedaron vacíos, porque todos los enfermos fueron sanados. Dios le mostró a Tommy cómo será el próximo derramamiento del Espíritu Santo. Él vio que de las manos de Jesucristo caía una lluvia de gotas de luz, de fuego líquido. Y que con ese fuego, los creyentes iban por todo el mundo predicando el evangelio y sanando a los enfermos; y nadie podía detenerlos

¿QHÉ HARÁ DIOS EN LA REPÚBLICA ARGENTINA?

El Señor dice a la iglesia:

1 –¡VIENE UN GRAN DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO  SOBRE LA REPÚBLICA ARGENTINA!

“Yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos”  (Is 44.3).

Es decir, el Señor derramará  el Espíritu Santo, la BENDICIÓN de Dios,

  • Sobre nuestra GENERACIÓN, es decir, sobre las personas adultas;
  • Sobre los RENUEVOS, o sea, sobre los niños
  • Sobre el SEQUEDAL, sobre la tierra ÁRIDA; o sea, sobre aquellos que no tienen a Dios en su corazón

Entonces, viene un gran derramamiento del Espíritu Santo, una gran bendición, un gran avivamiento, sobre la República Argentina.

Pero, ¿Qué es avivamiento? Avivamiento es el resultado del derramamiento del Espíritu Santo en una región, por lo cual,

  • los pecadores reciben convicción de pecados;
  • los creyentes son llenos del Espíritu Santo; y
  • la sociedad es impactada.

2 – ¡VIENE EL FUEGO DEL ESPÍRITU SANTO A LA REPÚBLICA ARGENTINA!

El fuego de Dios vendrá en dos formas diferentes:

  • En primer lugar, vendrá para PURIFICARNOS. En Malaquías 3:12 dice que el Señor vendrá como fuego purificador. Dios está purificando a la iglesia, preparándola para el arrebatamiento; ya que, sin santidad nadie verá al Señor (He 12:14).
  • En segundo lugar, vendrá para darnos PODER para que podamos: levantar la gran cosecha, vivir en santidad, fortalecernos en la crisis, tener éxito en las batallas en contra del diablo, etc.

¿Qué es esto de recibir el fuego del Espíritu Santo? En Cristo lo tenemos todo. Cuando recibimos revelación de las riquezas que tenemos en Cristo, ejercemos fe; y el fuego de Dios se manifiesta en n vidas.

3 – ¡VIENE CRISIS, VIENE TRIBULACIÓN

Es decir, vienen CAMBIOS con consecuencias graves.  Viene crisis por causa de:

  • DESASTRES naturales, es decir, por inundaciones, incendios, etc.; y por
  • CONFLICTOS, o sea, por luchas entre diferentes grupos sociales.

La crisis vendrá sobre todo el mundo. Afectará a la Argentina. Frente a la crisis, muchísimas personas, quedarán sin esperanzas. Por eso, si ardemos con el fuego del Espíritu Santo; la crisis será nuestra oportunidad para ayudarles, mostrándoles que Jesucristo es nuestra esperanza, y que con él podemos volver a empezar.

4 – VIENE LUZ Y VIENEN TINIEBLAS

Viene luz, viene la gloria postrera; y vienen tinieblas, ya que la maldad se multiplicará. La luz, la gloria de Dios, el avivamiento, vendrá para preparar al pueblo de Dios para que pueda enfrentar las tinieblas que se avecinan. “Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria. Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento” (Is 60:1-3).

5 – LA REPÚBLICA ARGENTINA SERÁ UN PAÍS MISIONERO

La República Argentina será una fuente de misioneros, que irán a muchos países, llevando el fuego de Dios. La visión que Dios le mostró al pastor Luis Leal tiene elementos parecidos a esto que estoy presentando. ÉL vio que en Buenos Aires se abría fuente cuyas aguas arrastraban la suciedad, y que luego iban por el Río de la Plata, hacia otras naciones. O sea, viene un gran avivamiento a Buenos Aires. Dios nos purificará, nos llenará, y nos enviará a otras naciones, llevando la gloria de Dios.

Dios levanta a la República Argentina como una nueva y gloriosa nación, como un país misionero.

Sabiendo que la República Argentina llegaría a ser un país misionero: en su plan eterno Dios dispuso que nuestro país fuera una nación abierta a la inmigración; a diferencia de otros países que se han opuesto y que se oponen a la inmigración. Millones de inmigrantes vinieron a la Argentina cuando en sus países había hambre o guerras. Por eso, cuando los descendientes de aquellos que vinieron, vayan a esos países de origen, serán muy bien recibidos, como el hijo que vuelve a casa. Además no tendrán que aprender el idioma, porque ya lo saben.

6 – VIENE APOSTASÍA A LA REPÚBLICA ARGENTINA

Es decir habrá creyentes que dejarán las doctrinas bíblicas y dejarán al Señor. Entonces:

  • por un lado, viene avivamiento, viene un gran derramamiento del Espíritu Santo, y muchos serán llenos del Espíritu;
  • pero, por otro lado, viene apostasía a la República Argentina.

Pero, lo más  importante de todo es que:

7 – ¡VIENE EL SEÑOR!

El Espíritu Santo está despertando a la iglesia en todo el mundo, revelando que: ¡Llegó el tiempo de Dios!  ¡Jesucristo está por venir! ¡Pronto viene el Esposo celestial! ¡Es hora de levantarnos, de arreglar nuestras lámparas, de llenar nuestras vidas con el aceite del Espíritu Santo, tal como está profetizado en Mateo 25.

 ¿CÓMO EMPIEZA UN DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO?

Hay principios espirituales.

1 – Antes de un avivamiento el Señor muestra lo que él quiere hacer y nos pide que colaboremos con él en oración.

  • Antes de Pentecostés Jesús había dicho a sus apóstoles que les enviaría el Espíritu Santo; y ellos oraron por el cumplimiento de esto (Hch 1:14).
  • El avivamiento que dio origen a Comunidad Cristiana comenzó en 1967, con reuniones de oración
  • El avivamiento de Chile, en 1909, comenzó con oración. Dios les dijo que oraran juntos, todos los días, pues deseaba bautizarlos con el fuego del Espíritu Santo. Ellos eran unos doscientos cincuenta hermanos. Pero ahora son unos tres millones, reunidos en unas catorce mil congregaciones
  • El avivamiento con Tommy Hicks, en 1954, fue resultado de la oración. Tres años antes, en 1951, en City Bell, unos 49 hermanos estuvieron orando por un avivamiento.

¿Por qué antes de un avivamiento el Señor muestra qué es lo que él quiere hacer y nos pide que oremos? La Bilblia dice: “Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas” (Am 3:7). Hay un principio espiritual que dice: cuando Dios quiere hacer algo en la tierra, el Señor lo revela a sus profetas; la iglesia ora; y entonces, Dios actúa. Por ejemplo:

  • Jesucristo dijo: “Yo vengo pronto”; y en respuesta a esto: “Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven” (Ap 22:12, 17). ¿Por qué orar que Jesucristo venga, si él ha dicho que vendrá? Por causa del principio espiritual.
  • El mismo principio lo vemos en el libro de Daniel. El profeta Jeremías había dicho que los judíos estarían cautivos en Babilonia durante setenta años. Al estar por finalizar ese período, Daniel, en vez de sentarse a esperar el cumplimiento de la profecía, oró, y Dios los liberó.

Por eso la Biblia dice: “Pedid al Señor lluvia en la estación tardía” (Zac 10:1). Un hermano le preguntó al Señor cómo podía extender el reino de Dios en la ciudad; y Dios le contestó: Pide la lluvia.

2 – Antes de un avivamiento el Espíritu Santo pone carga de oración en la iglesia.

Carga de oración  es un gran deseo de interceder, puesto por Dios, a favor de una o más personas. Un ejemplo de esto es lo que sucedió en las Islas Hébridas de Escocia, en 1949. Dios puso en el corazón de dos ancianas un gran deseo de orar por la iglesia, al ver que nadie se convertía y que no había jóvenes. Dios les dio una promesa: que él derramaría el Espíritu Santo; y además les dios una visión: que la iglesia se llenaría de jóvenes. Ellas compartieron su carga con el pastor. Luego de esto, el pastor y varios hermanos oraron dos veces por semana; mientras que las ancianas oraron desde su casa. Al finalizar una reunión, en la que no pasó nada, un hermano le dijo a Dios que Él no podía fallar. En ese momento comenzó el avivamiento. De todos lados venían al templo, a pedir perdón a Dios, sin que nadie los llamara.  Cien jóvenes que estaban en un boliche bailable huyeron de allí cuando el Espíritu Santo descendió impartiéndoles convicción de pecado; y fueron al templo, para buscar el perdón de Dios. A las doce de la noche comenzó otra reunión con los centenares que habían llegado. Comunidades enteras se convirtieron.

3 – Antes de un avivamiento el Espíritu Santo lleva a los creyentes a arrepentirse de sus pecados.

Por ejemplo, veamos lo que le sucedió al misionero Erlo Stegen, en Sudáfrica, en 1966, predicando entre los Zulúes. Érlo sentía que estaba derrotado, por no tener poder espiritual. Entonces, Dios le mostró sus pecados. Lo mismo hizo  con los creyentes; porque Dios no puede usarnos como canales del río del Espíritu Santo si en nosotros hay pecado. Cuando ellos se arrepintieron el Espíritu de Dios descendió. Sintieron como un viento fuerte que soplaba y comenzó el avivamiento. Entonces, el Espíritu Santo puso convicción de pecado en los habitantes del pueblo, los cuales empezaron a venir frente a la casa pastoral, sin ser invitados. Cualquier día, a cualquier hora, llegaban cien o doscientas personas, llorando desconsoladamente. Decían: Somos pecadores. La primera en llegar fue una gran bruja. Al ser liberada, un demonio dijo que no podían soportar el fuego del Espíritu Santo, desde que llegó. Luego llegaron hechiceras, curanderos, endemoniados. Decían que un poder los movía a ir; y que no podían ni siquiera dormir. Se convirtieron por millares.

4 – En un avivamiento el Espíritu Santo atrae a los pecadores

Esto fue lo que sucedió

  1. En Israel. La Biblia dice que cuando Juan el Bautista predicaba en el desierto, iban a donde él estaba los habitantes de Jerusalén, de Judea y de los alrededores del Jordán (Mateo 3:5). El Espíritu Santo había puesto en ellos convicción de pecado y los impulsaba a ir al lugar en donde estaba el siervo de Dios.
  2. En Irlanda, bajo al ministerio del evangelista William Nicholson (1876-1959).
  3. En Escocia, bajo el ministerio de Jock Troup (década de 1920).
  4. En Hungría, miles de personas se reunían en algún pueblo, sin haber sido convocadas y esperaban un mensaje.
  5. En España, con el pastor Jorge Pradas. Este pastor estuvo con nosotros en aquellos primeros años de la renovación. Él contó que, buscando a Dios en oración, el Señor dijo que añadiría pueblo a su pueblo, en unos pocos días. Unas tres semanas después, llegaron unas cien personas al templo, sin ser invitadas; y unas cuarenta se convirtieron y permanecen en la iglesia.
  6. En los Estados Unidos de Norteamérica, con el misionero David Brainerd. David fue a predicar el evangelio a los aborígenes pieles rojas; pero ellos no aceptaban el mensaje de los blancos. Entonces, Brainerd oró y luchó en oración durante unos tres años. De pronto, en 1745 el Espíritu Santo descendió poniendo en ellos convicción de pecado. Después de esto, ellos empezaron a venir de todos lados a donde estaba Brainerd. Algunos clamaban, pidiendo a Dios misericordia. Otros ni siquiera podían estar de pie. Tribus enteras se arrepintieron de sus pecados. Brainerd murió a los 29 años.

Por eso la Biblia dice:

  • “Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hch 2:47).
  • Jesús dijo: “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere” (Jn 6:44).

¿QUÉ TENEMOS QUE HACER PARA QUE EL ESPÍRITU SANTO SEA DERRAMADO?

1 – El Espíritu Santo será derramado si nos arrepentimos

A veces pensamos que no tenemos pecados. Nos pasa como le pasó a Isaías quien, aunque predicaba en contra del pecado y ya era profeta, cuando por el Espíritu fue llevado al santuario celestial, al ver al Señor descubrió que tenía pecado; y tuvo miedo de morir; porque él sabía que, si un sacerdote entraba en el Lugar Santísimo con pecados, moría. Pero Dios lo limpió de todo pecado. Por eso, al estar frente a la presencia de Dios en oración,  descubrimos nuestros propios pecados.

Todos tenemos que arrepentirnos de malos pensamientos, malos deseos, malas palabras, no perdonar, etc.

Dios nos hizo como vasos para contener al Espíritu Santo. Si quitamos todo pecado del vaso, el Espíritu Santo lo llenará.

Por eso, en los avivamientos, lo primero que hay es confesión de pecado. Luego, llenura del Espíritu.

2 – El Espíritu Santo será derramado si oramos, en forma grupal y en forma individual

  • Grupal, en todas las reuniones y en reuniones específicas de oración por un avivamiento; pidiendo un gran derramamiento del Espíritu Santo.
  • Individual, en nuestras casas. Las personas mayores pueden orar en sus casas como intercesores secretos. Por ejemplo:
    1. Hace muchos años, ocurrieron veinte avivamientos en China. Cada año comenzaba un nuevo avivamiento, en un lugar diferente. Nadie sabía quién o quiénes estaban orando por esos lugares. De pronto, allá en la lejana Inglaterra murió un creyente. Al leer su cuaderno de oración alguien encontró que cada año él había orado por un lugar diferente de la China. Al comparar las dos listas, la del creyente, con la de los avivamientos en China, vieron que coincidían exactamente.
    2. Por eso, ora pidiendo que Dios ponga en tu corazón “carga de oración” por un avivamiento. Él te va a indicar por cuál lugar debes orar (sea un pueblo, una ciudad, etc.).
    3. El Señor quiere poner carga de oración en una multitud de intercesores en todo el mundo.

3 – Para que el Espíritu Santo sea derramado tenemos que orar como hizo Elías

Elías pidió en oración que descienda: 1) El fuego; 2) La lluvia.

  • El fuego. Elías puso el sacrificio sobre el altar, oró y “cayó fuego del Señor” (1 R 18:38; RVR60).
    1. El fuego cae si el sacrificio está puesto sobre el altar. Antes, el cordero sacrificado era puesto sobre el altar. Ahora, el sacrificio somos nosotros. Pablo dijo que él rogaba para que presentemos nuestros cuerpos como sacrificio vivo (Ro 12:1). Es decir, él rogaba que entreguemos, que consagremos, todo nuestro ser a Dios.
    2. En nuestro corazón hay un  trono y un altar. Sobre el trono  tiene que estar sentado Jesucristo, reinando como rey. Sobre el altar tenemos que estar nosotros. Esto es vivir lo que pablo declaró cuando dijo que no vivía más él, sino Cristo (Gá 2:20).
    3. Un creyente le preguntó a Dios en dónde estaba el fuego del poder para él; y Dios le contestó, preguntándole, en dónde estaba el sacrificio, porque su fuego no cae sobre un altar vacío.
    4. Por todo esto, lo primero que tenemos que hacer, si queremos un avivamiento, es poner nuestras vidas en el altar, completamente consagrados, y luego pedirle a Dios que mande el fuego del Espíritu Santo.
  • La lluvia. En segundo lugar, si queremos un avivamiento, tenemos que hacer lo que hizo Elías. Después de caer el fuego, él pidió que descienda la lluvia. “Otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto” (Stg 5:18).
    1. Observemos el orden: 1) Oración; 2) Lluvia; 3) Cosecha.
    2. La Biblia revela que: 1) Por medio de la oración; 2) El Espíritu Santo será derramado; 3) Y esto dará lugar a que se levante la gran cosecha.
    3. Dios quiere que pidamos: 1) El Fuego para purificarnos y darnos poder; y 2) la lluvia para que los pecadores se arrepientan y sea levantada una gran cosecha.

4 – Para llevar esto a cabo,

El Señor dice a su iglesia, en todas las naciones: Organicen grupos de oración, en todos los pueblos y ciudades, para clamar por un avivamiento, porque Dios ha dicho: “derramaré de mi Espíritu sobre toda carne”

Características. La característica principal del avivamiento de 1967 fue el bautismo en el Espíritu Santo. Pero el Señor revela que, el próximo  mover del Espíritu Santo tendrá  tres características principales:

  • El conocimiento de Jesucristo por revelación;
  • el fuego del Espíritu Santo, y
  • la gran cosecha.

Consecuencias. El conocimiento de Jesucristo, por revelación, traerá como consecuencia el fuego del Espíritu Santo, el cual llevará a levantar la gran cosecha.

CAMBIOS

1 – Reconocer el tiempo de la visitación

Cuando el Señor anuncia la llegada de una nueva visitación celestial, de un nuevo avivamiento, si el pueblo de Dios no hace los cambios que tenga que hacer, no recibe el avivamiento. Por ejemplo: El sumo sacerdote Zacarías, el padre de Juan el Bautista anunció proféticamente, que había llegado el tiempo de la visitación de Dios. Él dijo: “Bendito el Señor Dios de Israel, que ha visitado y redimido a su pueblo” (Lc 1:68); pero el resto de los sacerdotes no le creyó; no creyeron que había llegado el tiempo de la visitación de Dios; y ellos no recibieron la bendición de Dios. Por eso, Jesús lloró por Jerusalén diciendo: “no conociste el tiempo de tu visitación” (Lc 19:44). Del mismo modo, Dios anuncia que viene una nueva visitación; un nuevo avivamiento, pero si nosotros no actuamos en consecuencia, orando y haciendo los cambios que tengamos que hacer, veremos a otras congregaciones nadar en el río de Dios, pero nosotros seremos solamente espectadores.

Por eso, si queremos que el Espíritu Santo sea derramado en esta ciudad y en nuestro país, tendremos que orar todos los días como sacerdotes, pidiendo que la lluvia del Espíritu Santo descienda sobre nuestra nación.

2 – ¿Qué cosas tenemos que hacer ahora?

La Biblia dice: “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos;  entonces  yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra” (2 Cr 7:14).

“Sanaré su tierra”. O sea, la bendición, la gloria de Dios, resplandecerá en nuestra tierra.

El Señor promete que:

  • Si nos arrepentimos y buscamos su rostro, o sea, si nos conectamos con el cielo y dependemos del Espíritu Santo;
  • entonces, él sanará nuestra tierra; o sea, bendecirá nuestro hogar y bendecirá nuestra nación, por medio de un gran derramamiento del Espíritu Santo; es decir, por medio de un gran avivamiento.

Capítulo 2

PROFECÍA PARA EL PUEBLO DE DIOS

1 – EN LA ARGENTINA:

Viene un gran derramamiento del Espíritu Santo

El Señor dice: “Yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos” (Is 44.3).

El fuego de Dios vendrá a la República Argentina; la cual pasará a ser un país misionero.

Además, sobre este país, viene crisis; viene luz y vienen tinieblas; y viene apostasía.

2 – EN TODAS LAS NACIONES:

Llegó el tiempo del gran derramamiento del Espíritu Santo

El Señor dice: Organicen grupos de oración para pedir un avivamiento, en todos los pueblos y ciudades; porque Dios ha dicho: “Derramaré mi Espíritu sobre todos los seres humanos”.

Comiencen a ser protagonistas del último avivamiento por medio de la oración.

Llegó el tiempo del casamiento celestial

El Espíritu Santo dice: ¡Jesucristo está por venir! ¡Pronto viene el Esposo celestial!

Es hora de levantarse, de arreglar las lámparas y de ser llenos del aceite celestial.

Capítulo 3

50 ANIVERSARIO DE

COMUNIDAD CRISTIANA

En este año (2017), Comunidad Cristiana y los Movimientos de Renovación Espiritual, celebran su 50 Aniversario. Hace 50 años, en 1967, no existía Comunidad Cristiana. Fue entonces que un grupo de unos 20 hermanos, de diferentes denominaciones, fuimos invitados a reunirnos para orar todas las semanas, en la casa del pastor Alberto Darling; comenzando desde el lunes 20 de marzo de 1967. Ese día nació Comunidad Cristiana.

A esas reuniones concurrían los pastores Jorge Himitian Orville Swindoll, Ivan Baker, Keith Bentson, Juan Carlos Ortiz, Augusto Ericson, Ángel Negro, Eduardo Miller, y otros.

Nos reuníamos para buscar a Dios y ser llenos del Espíritu Santo; para adorar, y para pedir por un avivamiento, o sea, por un derramamiento del Espíritu Santo sobre las iglesias de nuestro país.

Luego Dios contestó las oraciones y hermanos de diferentes denominaciones empezaron a venir para recibir el bautismo en el Espíritu Santo.

En los cuatro años siguientes Dios derramó sobre nosotros el Espíritu de Revelación, el cual nos guió para que varias verdades bíblicas fueran restauradas; como por ejemplo: la adoración, el culto al Señor, el reino de Dios, el señorío de Cristo, el discipulado, la unidad de la iglesia, el propósito eterno de Dios, etc.

En ese tiempo se había cambiado el lugar de reunión. Nos reuníamos los sábados a la mañana, en el subsuelo del templo de la calle Hidalgo 357, en Buenos Aires. Recuerdo un día en el que el pastor Ortiz preguntó: ¿Qué es lo que el Señor está restaurando ahora?; porque, continuamente el Señor restauraba verdades bíblicas.

Luego de recibir el bautismo en el Espíritu Santo creíamos que ya lo teníamos todo.

Pero el pastor Swindoll nos decía siempre: “Hay más, hay más”; y seguimos buscando más del Señor.

Pero llegó una época en la que pensamos: “Ahora sí, ya lo tenemos todo, ya tenemos toda bendición espiritual”.

Pensar que todo lo teníamos nos llevó, sin darnos cuenta, a no buscar al Señor; y en consecuencia, a no depender del Espíritu Santo; ya que todo lo teníamos; y sin querer, nos fuimos separando de Dios.

Este fue el problema de todos los avivamientos en la historia: Comenzaron con la búsqueda de Dios, y terminaron cuando dejaron e buscar al Señor. ¿Por qué? Porque, cuando se sintieron poderosos dejaron de buscar a Dios. Entonces, la nube de gloria se  apartó de ellos y el avivamiento terminó.

Por ejemplo: En el avivamiento de la calle Azusa pasó algo parecido. Duró unos tres años. No había púlpito. Solo tenían dos cajas de madera, una encima de la otra, en lugar de púlpito. En las reuniones, el pastor metía su cabeza en una de las cajas y allí permanecía orando durante horas, buscando a Dios, al tiempo que ocurrían toda clase de milagros y sanidades. Pero llegó el día en el que no metió más su cabeza en la caja, sintió que tenía poder espiritual; y dejó de buscar a Dios, y el avivamiento se detuvo. Quiere decir que, el secreto de todo avivamiento es la búsqueda continua de Dios.

Volviendo a lo  que pasó entre nosotros: Por causa de que muchos ya no dependían del Espíritu Santo, un día, mientras estábamos en una reunión, de pronto, Dios le dio una visión al pastor  Swindoll; quien llorando nos contó que él veía que la nube de gloria se apartaba de nosotros. ¿Por qué? Por no depender del Espíritu Santo.

En ese día el Espíritu de Revelación  se apartó de en medio nuestro y terminó el avivamiento.

Por eso, debemos pedir que Dios vuelva a darnos revelación.

Pero no vamos a entristecernos ahora porque el Espíritu Santo quiere revelarnos algunas cosas gloriosas que están por suceder. En el pasado Dios usó a Comunidad Cristiana en el área de la restauración. Pero, ¿Qué es lo que hay en el futuro de Comunidad Cristiana?

El Señor dice a la iglesia:

  • Vuelvan a buscar revelación porque, la misión de Comunidad Cristiana es: buscar que el Espíritu Santo ilumine las verdades bíblicas para que sean restauradas.
  • ¡Llegó el tiempo de la gran revelación!
  • ¡Llegó el tiempo de la gran restauración, por medio de la iluminación del Espíritu Santo sobre las Sagradas Escrituras!

Jubileo. Este 50 aniversario de Comunidad Cristiana es simbólico del jubileo bíblico

Dios había establecido que, cada 50 años su pueblo tenía que celebrar el año del jubileo, el año en el que, volvían  a vivir como en el principio. Por esta razón en este año, en este 50 aniversario. de Comunidad Cristiana y de los Movimientos de Renovación Espiritual, grupos que tienen cantidades incontables de personas en todo el mundo; y que nacieron, en el mismo año, en  1967, el año que marcó un antes y un después, un nuevo tiempo, en la historia de la iglesia; en este  nuevo aniversario, en este jubileo espiritual, Dios quiere que su pueblo  comience ahora una nueva época  en la historia; un nuevo tiempo de avivamiento, de renovación, de reforma;  y que para ello volvamos a vivir como en el principio de la renovación espiritual.

En aquel tiempo, en 1967, hermanos de diferentes denominaciones, comenzamos a reunirnos para orar, para buscar a Dios y ser llenos del Espíritu Santo; para adorar; y para pedir por un avivamiento, por un derramamiento del Espíritu Santo sobre las iglesias de nuestro país.

En la actualidad, Dios quiere que su pueblo se reúna para orar, para buscar  a Dios y ser  llenos del Espíritu Santo; para adorar; y para pedir por un avivamiento, por un derramamiento del Espíritu Santo sobre las iglesias en cada país.

Oración. Para llevar esto a cabo, el Señor dice a las iglesias, en todas las naciones: Organicen grupos de oración, en todos los pueblos y ciudades, para pedir por un avivamiento, porque Dios ha dicho: “derramaré de mi Espíritu sobre toda carne”

Características. La característica principal del avivamiento de 1967 fue el bautismo en el Espíritu Santo. Pero el Señor revela que, el próximo  mover del Espíritu Santo tendrá  tres características principales:

  • El conocimiento de Jesucristo por revelación;
  • el fuego del Espíritu Santo, y
  • la gran cosecha.

Consecuencias. El conocimiento de Jesucristo, por revelación, traerá como consecuencia el fuego del Espíritu Santo, el cual llevará a levantar la gran cosecha.

Cambios

1 – Reconocer el tiempo de la visitación

Cuando el Señor anuncia la llegada de una nueva visitación celestial, de un nuevo avivamiento, si el pueblo de Dios no hace los cambios que tenga que hacer, no recibe el avivamiento. Por ejemplo: El sumo sacerdote Zacarías, el padre de Juan el Bautista anunció proféticamente, que había llegado el tiempo de la visitación de Dios. Él dijo: “Bendito el Señor Dios de Israel, que ha visitado y redimido a su pueblo” (Lc 1:68); pero el resto de los sacerdotes no le creyó; no creyeron que había llegado el tiempo de la visitación de Dios; y ellos no recibieron la bendición de Dios. Por eso, Jesús lloró por Jerusalén diciendo: “no conociste el tiempo de tu visitación” (Lc 19:44; RVR60). Del mismo modo, Dios anuncia que viene una nueva visitación; un nuevo avivamiento, pero si nosotros no actuamos en consecuencia, orando y haciendo los cambios que tengamos que hacer, veremos a otras congregaciones nadar en el río de Dios, pero nosotros seremos solamente espectadores.

Por eso, si queremos que el Espíritu Santo sea derramado en esta ciudad y en nuestro país, tendremos que orar todos los días como sacerdotes, pidiendo que la lluvia del Espíritu Santo descienda sobre nuestra nación.

2 – ¿Qué cosas tenemos que hacer ahora?

La Biblia dice: “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos;  entonces  yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra” (2 Cr 7:14).

“Sanaré su tierra”. O sea, la bendición, la gloria de Dios, resplandecerá en nuestra tierra.

El Señor promete que:

  • Si nos arrepentimos y buscamos su rostro, o sea, si nos conectamos con el cielo y dependemos del Espíritu Santo;
  • entonces, él sanará nuestra tierra; o sea, bendecirá nuestro hogar y bendecirá nuestra nación, por medio de un gran derramamiento del Espíritu Santo; es decir, por medio de un gran avivamiento.

Capítulo 4

CAVANDO POZOS DE AVIVAMIENTO

Sabiendo que en los próximos días vendrá un gran derramamiento del Espíritu Santo, un gran avivamiento, en todas las naciones, ¿Qué es lo que debemos hacer para que el “desierto florezca”; es decir, para que las multitudes se entreguen a Jesucristo?

TEXTO BÍBLICO

“Se alegrarán el desierto y la soledad; el yermo se gozará y florecerá como la rosa.   Florecerá profusamente, y también se alegrará y cantará con júbilo; la gloria del Líbano le será dada, la hermosura del Carmelo y de Sarón. Ellos verán la gloria de Jehová, la hermosura del Dios nuestro.   Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles.   Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará.    Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán.   Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo; porque aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad.  El lugar seco se convertirá en estanque, y el sequedal en manaderos de aguas; en la morada de chacales, en su guarida, será lugar de cañas y juncos.   Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de Santidad; no pasará inmundo por él, sino que él mismo estará con ellos; el que anduviere en este camino, por torpe que sea, no se extraviará.   No habrá allí león, ni fiera subirá por él, ni allí se hallará, para que caminen los redimidos.   10 Y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sion con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y tendrán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido.” (Is 35).

DOBLE CUMPLIMIENTO

Esta profecía, así como otras en la Biblia, tiene un doble cumplimiento: Observen que dice: “Los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán. Entonces el cojo saltará” (vs. 5-6). Esta profecía

1)  Se cumplió en la época de Jesús: “Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio” (Mt 11:5).

2)  Se cumplirá en los últimos días; porque, en esta profecía se presentan tres señales que han ocurrido en estos últimos días.

VEAMOS ESAS TRES SEÑALES

1)  LA SEÑAL DEL REGRESO DE LOS JUDÍOS A ISRAEL. “10 Y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sion con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y tendrán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido” (vs.10).

En otras profecías bíblicas se nos enseña la misma verdad: que los judíos regresarían de todas las naciones y que volverían a gobernar sobre Israel, en la época del fin (Jr 23:3; Ez 37:21-22). El regreso de los judíos a Israel comenzó en 1948, con el establecimiento del Estado de Israel. Esta profecía se cumplió.

2)  LA SEÑAL DEL FLORECIMIENTO DEL DESIERTO. “Se alegrarán el desierto y la soledad; el yermo se gozará y florecerá como la rosa” (vs. 1).

La profecía indica cuatro puntos de referencias: 1) el desierto, 2) la soledad, y 3) el yermo (desértico en extremo, deshabitado), 4) florecerá. El florecimiento del desierto del Neguev, en la región de Eilat, coincide exactamente con estas cuatro referencias. Quiere decir que, la profecía de Isaías 35.1 se cumplió en estos últimos años. Veamos cómo ocurrió esto.

En 1949 el Primer Ministro de Israel, David Ben-Gurion, invitó al matrimonio de los doctores Hugo y Elizabeth Boyko, a transformar el desierto del Neguev, en el que está la ciudad de Eilat, en un lugar habitable. La ciudad de Eilat está ubicada al lado del Mr Rojo; en el vértice inferior del triángulo invertido que es el desierto del Neguev. Este desierto es uno de los más secos y calurosos del mundo. Por esta razón se lo denomina “yermo”. Por eso, en la Biblia se habla de “la soledad”. Ben-Gurion quería transformar este lugar en una zona habitable, porque el puerto de Eilat está a orillas del Mar Rojo; y es el único puerto que tiene Israel con salida a ese mar. Al puerto de Eilat a veces se lo denomina Elath.

Los esposos Boyko descubrieron la técnica del riego con agua salada. Es decir, el desierto puede florecer si se riega las plantas con agua salada de mar. Esto hizo producir abundantes cosechas en el desierto (tomates, aceitunas, flores, etc.). En los tomates, por ejemplo, cuanto más salada es el agua, más dulces son los frutos; porque, la sal actúa sobre la presión osmótica, ocasionando una mayor producción de azúcares. Las plantas del olivo, irrigadas con agua salada, producen cuatro veces más aceitunas que las irrigadas con agua dulce.

3)  LA SEÑAL DEL DEPÓSITO DE AGUA FÓSIL DEL NEGUEV. “Aguas serán cavadas en el desierto” (vs. 6).

Otra gran prueba que muestra que este texto de Is 35 es profético para nuestra época es esto que dice la Biblia  que, para que el desierto florezca “CAVARÁN pozos de agua” (vs. 6). En estos últimos años se ha encontrado que, debajo del desierto del Néquev, en Israel, y debajo de los desiertos del Sinaí, en Egipto, hay un gran depósito de agua fósil. Se le llama agua fósil porque, a diferencia de otros depósitos subterráneos de agua, en los cuales el agua entra y sale, en ese depósito de agua fósil el agua no ha entrado ni salido durante miles de años; ya que quedó atrapada en las capas profundas de las rocas. Actualmente el agua es bombeada desde allí y se utiliza para la irrigación de las plantas, por medio del sistema del goteo. Este descubrimiento comprueba que este texto es profético para nuestra época; porque en esta época ha sido encontrado ese gran depósito de agua, al cual se refería la Biblia al decir que, el desierto florecerá “cavando” pozos de agua.

Sabiendo, entonces, que esta profecía de Is 35 es para nuestra época, veamos

EL FUTURO AVIVAMIENTO

1)  ¿QUÉ ES LO QUE SUCEDERÁ EN LOS PRÓXIMOS DÍAS? Hemos dicho que esta profecía, así como otras en la Biblia, tiene un doble cumplimiento: 1) Se cumplió en la época de Jesús; 2) Se está cumpliendo  en nuestra época.

Si desde el punto de vista material, las señales se cumplieron en estos últimos años, entonces, ¿Qué es lo que Dios hará en los próximos días, desde el punto de vista espiritual? En este pasaje se nos revela que viene un gran derramamiento del Espíritu Santo (vs. 4); y que, cuando esto ocurra, el Señor hará milagros en ciegos, sordos, cojos y mudos (vs. 5-6). Esta llegada de Dios NO es la segunda venida, porque en ese instante Él vendrá para juzgar, no para hacer milagros. Entonces, aquí se habla del gran derramamiento del Espíritu Santo prometido en la Biblia, para luego de la restauración de Israel, luego de 1948; es decir, es el último y gran avivamiento prometido.

2)  ¿QUÉ MARAVILLAS OCURRIRÁN CUANDO VENGA ESE GRAN AVIVAMIENTO? Isaías dice que en esos días los creyentes: Verán la gloria de Dios (vs. 2) – Conocerán a Jesucristo por revelación (vs. 2) – Recibirán milagros (vs. 5-6) – Serán transformados en fuentes de bendiciones (vs. 7) – Vivirán en santidad (vs. 8) – La presencia de Dios se manifestará en ellos (vs. 8) – Tendrán la guía del Espíritu Santo para no errar en el camino (vs. 8) – Tendrán la protección de Dios en contra de sus enemigos (vs. 9) – Tendrán el gozo de la vida cristiana (vs. 10).

3)  ¿QUÉ ES LO QUE DARÁ ORIGEN AL GRAN AVIVAMIENTO?  La clave está en este versículo: “porque aguas serán CAVADAS en el desierto” (vs. 6); o sea, porque cavarán pozos de agua en el desierto. O sea, el gran derramamiento del Espíritu Santo, el gran avivamiento, vendrá si cavamos pozos de bendición. En lo natural, un pozo es una perforación hecha en el suelo para buscar agua. Pero, ¿Qué significa cavar pozos espirituales?

CAVAR POZOS IMPLICA: 

1)  Buscar el agua. El Señor quiere que busquemos a Dios, hasta encontrar el agua del Espíritu. Dios quiere revelarnos que su obra no está basada en los esfuerzos humanos, ya que Él ha dicho: “No es con ejército ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los Ejércitos” (Za 4:6). Dios quiere que lleguemos a depender del Espíritu Santo para todo.

2)  Quitar toda piedra que esté dentro del pozo. Debemos quitar toda piedra que nos impida llegar hasta donde están las aguas del pozo, las aguas del Espíritu Santo. ¿Qué piedra te impide llegar a beber de las aguas del Espíritu Santo? ¿Qué piedra impide que las aguas del río de Dios fluyan en tu vida?

ABRAHAM E ISAAC CAVARON POZOS DE BENDICIONES

Para que podamos entender cómo ocurren los avivamientos, Dios quiere ilustrarnos por medio de los pozos que hicieron Abraham y su hijo Isaac.

1)  ABRAHAM quitó, todas las piedras hasta encontrar el agua (Gn 21). Nosotros debemos buscar a Dios, quitar todas las piedras que nos impidan llegar hasta las aguas del río del Espíritu Santo. Abraham cavó pozos físicos y “pozos espirituales”. Por ejemplo: Abraham buscaba encontrarse con Dios, buscaba las “aguas divinas”; y para llegar a ellas tuvo que quitar las “piedras” puestas por las religiones, las “piedras” que decían que: “a Dios se llega por medio de buenas obras”. Él encontró que el camino a Dios es el camino de la fe. O sea, abrió “el pozo de la fe”, un pozo de avivamiento. Por eso, en la actualidad, tres religiones consideran a Abraham el “Padre de la fe” (judíos, cristianos y musulmanes). Dios quiere usarnos para abrir pozos de bendiciones, pozos de avivamiento, restaurando verdades bíblicas, buscando más de Dios.

2)   ISAAC:

  1. HEREDÓ todo lo que su padre había hecho (Gn 25:5). Del mismo modo en las congregaciones disfrutamos las bendiciones que nuestros líderes lograron, cavando pozos de bendiciones, pozos de avivamiento.
  2. ABRIÓ su propio pozo (Gn 26:22). Al final Isaac aprendió que él tenía que cavar un pozo. Cada uno de nosotros tiene que abrir su propio pozo: buscar a Dios; experimentar el poder de Dios; llegar a conocer al Señor; llegar a depender del Espíritu Santo; llegar a tener la manifestación de la gloria de Dios en su vida. Isaac representa a la segunda generación, los hijos que disfrutan lo que los padres lograron, cavando pozos de avivamiento; pero que no saben cómo abrir pozos, hasta que empiezan a buscar el agua del Espíritu Santo.
  3. REABRIÓ los pozos que los enemigos habían tapado (Gn 26:15, 18). Tenemos que reabrir los pozos de bendición que fueron abiertos en otros tiempos; y que el enemigo logró tapar después; es decir, tenemos que restaurar verdades bíblicas, quitar las piedras que el enemigo logró poner en esos pozos, impidiéndonos que dependamos del Espíritu Santo. El enemigo se ocupa de tapar pozos de avivamiento, tapar verdades bíblicas. En la actualidad hay varios pozos tapados, varias verdades que ya no se predican en algunas iglesias; como por ejemplo: los milagros, lo sobrenatural, el infierno, la segunda venida de Cristo, la naturaleza pecaminosa, la ira de Dios, etc. Además, el enemigo ha logrado que en algunas iglesias pentecostales ya no se predique más sobre el bautismo en el Espíritu Santo y el hablar en lenguas. Dios quiere que reabramos los pozos que fueron tapados; es decir, que restauremos verdades bíblicas. Cada avivamiento es reabrir los pozos tapados. Es decir, al redescubrir una verdad bíblica, iluminados por el Espíritu Santo, comienza un avivamiento.

¡EN NUESTROS DÍAS VEREMOS EL GRAN DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO!

La profecía de Is 35 es tremendamente importante para la iglesia de nuestros días, porque nos muestra que:

1)  Si en nuestra época se cumplieron literalmente tres profecías mencionadas en este capítulo;

2)  del mismo modo también se cumplirá lo que Dios prometió sobre el gran derramamiento del Espíritu Santo, que ocurrirá en la misma época.

El Señor promete que, si cavamos pozos de bendiciones, pozos de avivamiento, si restauramos las verdades bíblicas, si volvemos a buscar las aguas del río de Dios, si volvemos a depender del Espíritu Santo, entonces, vendrá un gran avivamiento a nuestra tierra y el desierto florecerá.

Entonces, nuestra obligación es “cavar pozos”; es decir, buscar el agua del Espíritu Santo, restaurar verdades bíblicas.

Capítulo 5

SEÑALES DE LA SEGUNDA VENIDA DE JESUCRISTO – 1

Las señales de la segunda venida de Jesús muestran que: ¡ muy pronto nos encontraremos con nuestro Rey!

TEXTOS BÍBLICOS

En el año 30 Jesús dijo:

«3 Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?     4 Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe.     5 Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán.     6 Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin.     7 Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares.     8 Y todo esto será principio de dolores.     9 Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre.     10 Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán.     11 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos;     12 y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.     13 Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.     14 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin» (Mt 24:3-14).

«28 Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca» (Lc 21:28).

ISRAEL ES EL RELOJ PROFÉTICO DE DIOS

Dijo Jesús:

«Pero cuando veáis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su desolación está cerca. Entonces… huyan. Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones» (Lc 21:20; LBLA).

Antes de irse a los cielos, Jesús les dijo a los creyentes que, cuando vieran que los ejércitos enemigos rodeaban la ciudad de Jerusalén, entonces, sin perder tiempo, tendrían que huir a los montes; porque la desolación, la destrucción de la ciudad estaba cerca.     [Desolación: Véase 1]

En el año 68 los ejércitos romanos rodearon la ciudad de Jerusalén.

Pero, ¿Cómo huir si la ciudad estaba sitiada?  De pronto, a los romanos  les llegó la noticia de que su rey, el emperador Nerón, había muerto.  Por eso, los romanos dejaron de sitiar Jerusalén y se fueron. Entonces, los cristianos vieron que había llegado el momento de huir; y huyeron a la ciudad de Pella, cerca del río Jordán, en Jordania. Pasada una semana, los romanos regresaron y volvieron a sitiar Jerusalén; y los judíos ya no tuvieron escapatoria. Lo que Jesús dice se cumple.     [Pella: Véase 2]     [Nerón: Véase 3]

La profecía de Jesús se cumplió. Jerusalén fue quemada en el año 70.

En la misma profecía Jesús anunció las señales de su segunda venida. Si la primera profecía se cumplió la segunda también se cumplirá.

A – EN LA MISMA ÉPOCA…

Para entender cuál es la época de la segunda venida de Jesucristo, el Señor nos ha dejado varias señales; las cuales

  • están agrupadas en cuatro grupos; y
  • en cada grupo hay varias señales relacionadas.

En cada grupo hay señales del mismo tema, que se cumplen en la misma época.  Es decir, no es que, por ejemplo, un terremoto ocurre en un siglo y una peste en otro siglo; ya que, de este modo, no habría forma de saber la época de la segunda venida. Por eso, Dios agrupó las señales en cuatro temas, para que, al ver que todas las señales de un mismo tema se cumplen en la misma época sepamos que, ha llegado el tiempo de Dios. Además, todas las señales, de todos los temas, ocurren en la misma época.

Estando sentado en el monte de los Olivos, Jesús dijo cuáles serán las señales que mostrarán la época de su segunda venida (Mt 24, Mr 13 y Lc 21).

1 – LAS SEÑALES tienen

  • Un principio.
  • Un aumento progresivo.
  • Un fin.

2 – GRUPOS. Jesús reveló que en la misma época habrá cuatro grupos de señales:

  • Principio de dolores: Guerras, pestes, hambres y terremotos (Mt 24:7-8).
  • Persecución y discriminación (Mt 24:9-10).
  • Apostasía y predicación del evangelio (Mt 24:11-14).
  • Los judíos regresaran a Israel, y gobernarán allí (Lc 21:24).

Veamos cada uno de estos cuatro grupos de señales. En primer lugar Jesús declaró que

B – EN LA MISMA ÉPOCA HABRÁ GUERRAS, PESTES, HAMBRES Y TERREMOTOS

Jesús dijo:

«Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, hambres y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores» (Mt 24:7-8).

Esto que dijo Jesús: «se levantará nación contra nación, y reino contra reino» es una frase idiomática, un modismo judío. Significa que: Dos naciones entrarán en guerra y luego otras naciones se sumarán al conflicto. ¡Y exactamente así ocurrió en 1914, en la Primera Guerra Mundial (PGM).      [Frase: Véase 4]

  • Guerras. En esa guerra, que duró entre 1914 y 1918, murieron unas 30 millones de personas por causa de acciones militares.       [Guerras: Véase 5]
  • Pestes. En esa época, en 1918, la peste de la influenza mató, en un solo año, entre 50 y 100 millones de personas. Fue la pandemia más terrible de la historia.       [Influenza: Véase 6ç]
  • Hambre. Luego de la PGM murieron unas 26 millones de personas por el hambre.       [Hambre: Véase: 7]
  • Terremotos. Después de la PGM ocurrieron 3 de los 10 terremotos más mortales de la historia (1920, 1923, 1927).        [Terremotos: Véase 8]

1 – PRINCIPIO DE DOLORES. Jesús dijo que: «Todo esto» (guerras, pestes, hambres y terremotos,  «será principio de dolores» (del tiempo final). Quiere decir que todas estas cosas tienen que ocurrir:

  • en una misma época para llegar a ser, de esta forma, un principio de dolores, un principio de sufrimientos. ¡Y exactamente así ocurrió porque, todas estas señales ocurrieron en la misma época. Pero, además de esto, todas estas señales ocurrieron en el
  • en el orden exacto que dijo Jesús.

¡Lo que Jesús dijo se cumplió en forma exacta! Veamos:

  • Guerras (1914).
  • Pestes (1918).
  • Hambres (después de la guerra).
  • Terremotos (1920, 1923, 1927).

Entonces, el principio de las señales está ubicado en la época que comenzó en la PGM, y que terminó con los grandes terremotos.

2 – AUMENTO PROGRESIVO. Jesús dijo que estas señales serán: «Principio de dolores». «Dolores», en el texto original de la Biblia en griego, es: «contracciones de parto». Es decir, habrá un aumento progresivo de sufrimientos, así como los dolores de parto aumentan progresivamente en intensidad y en frecuencia. ¡Y exactamente así ocurrió! Veamos:

a – Guerras: en la PGM murieron unas 30 millones de personas; pero en la Segunda Guerra Mundial murieron unas 80 millones.      [Guerras, Más: Véase: 9]

b – Pestes;  Después de 1970 aparecieron 30 enfermedades nuevas (Sida, Ébola, etc.).       [Pestes, Más: Véase: 10 ]

c – Hambre. En la actualidad, según la Organización Mundial de la Salud, un tercio de la población mundial sufre hambre, desnutrición.     [Hambre, Más: Véase: 11 ]

d – Terremotos:  Cinco de los terremotos más fuertes de la historia ocurrieron después de 1950.      [Terremotos, Más: Véase: 12 ]

  • Ordenados por años: (1952 – 1960 – 1964 – 2004 – 2011).
  • Ordenados por magnitud: 1) 1952 (9) Rusia, 2) 2011 (9) Japón, 3) 1964 (9,2) Alaska, 4) 2004 (9,3) Indonesia, 5) 1960 (9.5) Chile.

Si la cantidad de desastres naturales la numeramos de 1 a 100, veremos que entre los años 1900 y 1960 llegaron a menos de 10; pero entre los años 1960 y 2000 llegaron a más de 70. Esto nos muestra que en estos últimos años la cantidad de desastres naturales ha aumentado en forma extraordinaria.      [Desastres: Véase: 13]

3 – EL SECRETO DE LAS SEÑALES está en entender que, los sufrimientos tienen:

  • Un principio de dolores (en la PGM).
  • Un aumento progresivo (en nuestra época).
  • Un fin, un clímax (en la época de los desastres apocalípticos); tiempo en el que los sufrimientos serán los más grandes de toda la historia.

Entonces, según Mt 24, los sufrimientos, tienen un

  • Principio , en la PGM (1914-1918); y esto está mencionado en Mt 24 como: «Dolores», en el vs 8. Después viene un
  • Aumento progresivo de sufrimientos, lo cual, está ocurriendo en nuestra época. Jesús lo llamó a esto: tribulación, en el vs 9. Finalmente, los sufrimientos tendrán un
  • Fin, en los días de las plagas apocalípticas. Jesús llamó a este tiempo «la gran tribulación., en el vs 21.

4 – JUICIOS  Pero, los desastres naturales, ¿son todos juicios de Dios? ¡No! No todos los desastres naturales son juicios de Dios. Algunos sí, como por ejemplo, los terremotos que Jesús dijo que ocurrirán antes de su regreso. Pero no todos los terremotos son juicios de Dios.

Los juicios de Mt 24 son juicios que Dios permite que ocurran:

a – En un cierto tiempo (comenzando en la PGM);

b – De una cierta forma (aumentando en intensidad y frecuencia); y

c – En un cierto orden: (de dos formas):      

  • a – Desastres: 1) guerras, 2) pestes, 3) hambres, y 4) terremotos; y
  • b – Progresión. 1) “comienzo”, 2) “aumento progresivo”, 3) “fin”.

5 – LOS DESASTRES SON CADA VEZ MÁS SEVEROS. En Shandong, China comunista, en una reunión de la iglesia realizada en secreto, para que la policía no los descubriera, mientras cantaban en lenguas, en el Espíritu, un hermano grabó. Pero al rebobinar la grabación escucharon una canción desconocida, cantada por ángeles en el idioma Chino Mandarín, acompañados por instrumentos musicales que los hermanos no tenían. En la grabación se escuchó algo así: Cada vez hay más terremotos, guerras, hambre, ambiente deteriorado, desastres severos, inundaciones, enfermedades incurables, clima anormal, sequías, atmósfera alterada. Se aproxima el fin. Rescaten almas. ¡Levántense!       [Ángeles China; Véase: 14]

Tal como dijeron los seres celestiales, la ciencia confirma que los desastres naturales van en aumento. Por ejemplo: La quema del petróleo aumenta el dióxido de carbono en la atmósfera; y esto produce un efecto invernadero; que ocasiona un calentamiento global; que da origen a un cambio climático; que acentúa los fenómenos naturales; que originan desastres naturales.      [Invernadero; Véase: 15]

Todo esto muestra que: Los desastres naturales no son intensificados por Dios, sino por el hombre.

C – EN LA MISMA ÉPOCA HABRÁ PERSECUCIÓN Y DISCRIMINACIÓN

Los creyentes sufrirán

  • Persecución: «Os perseguirán» (Lc 21:12); [Persecución: Véase: 16]
  • Aborrecimiento: (discriminación) «Seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre» (Lc 21:17).

La iglesia es perseguida en unos 50 países. En todo el mundo hay, aproximadamente, 100 millones de cristianos perseguidos. El año 2013 ha sido el año más sangriento para los cristianos; ya que, 100 mil creyentes fueron asesinados en todo el mundo por su fe. En  muchos países, más de 150 millones de cristianos sufren discriminación religiosa.       [Discriminación: Véase: 17]

Nunca había ocurrido esto; ya que, en otras épocas los cristianos fueron perseguidos, pero no perseguidos y discriminados al mismo tiempo.

En tercer lugar Jesús reveló que

D – EN LA MISMA ÉPOCA HABRÁ APOSTASÍA Y PREDICACIÓN DEL EVANGELIO

1 – APOSTASÍA es dejar de creer y obedecer a Jesucristo.

El Señor dijo:

«Muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos» (Mt 24:11).

La Biblia dice además:

«Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros» (2 P 2:1).

Falsos profetas son todos los maestros que enseñan doctrinas contrarias a la Biblia.

«Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios» (1 Tim 4:1).

Falsos profetas: son lobos vestidos de ovejas.  Ellos nunca hablan del pecado, del arrepentimiento, del infierno, del juicio eterno, etc.

Tal como dice la Biblia, en nuestros tiempos hay doctrinas de demonios. Por ejemplo:

a – El Modernismo Teológico (o liberalismo teológico). Esta corriente teológica ha llevado a muchísimas congregaciones evangélicas a la apostasía.

El modernismo niega todo lo sobrenatural. Por lo tanto, sus pastores niegan las doctrinas fundamentales de la Biblia: la preexistencia de Cristo, la Deidad de Cristo, la concepción virginal, los milagros, la infalibilidad de la Biblia, la expiación de los pecados, la resurrección corporal, la segunda venida de Cristo, el castigo eteno, etc.

Para llegar a la verdad, según ellos, el camino es la razón. La realidad sólo puede ser explicada por la ciencia. Pero, como lo sobrenatural no puede ser explicado, entonces, no es real. Por lo tanto, la encarnación, los milagros, etc., no son hechos reales.

Algunas iglesias creyeron que, para que el evangelio fuera aceptado por la gente moderna, y para que la iglesia pudiera sobrevivir, tenían que aceptar el modernismo, reconciliando, de esta forma, el cristianismo con el modernismo. Pero, contrariamente a esto, las iglesias que aceptaron el modernismo terminaron muriendo.       [Apostasía: Véase: 18]

b – El Posmodernismo Teológico. El posmodernismo es otra corriente teológica que ha llevado a la apostasía a muchos evangélicos. Enseña que, cada ser humano tiene una parte de la verdad; y que, por eso, tenemos que: 1) escuchar a todos, 2) no hablar de que Jesús es el único camino al cielo; y 3) unirnos a otras religiones.      [Posmodernismo: Véase: 19]

Creen que, cada uno determina qué es la verdad en forma subjetiva (lo que cada uno imagina). En consecuencia, ellos niegan las afirmaciones de la Biblia.

Ellos enseñan que: cada uno tiene una parte de la misma. En consecuencia,

  • no podemos decir que el otro está equivocado: y
  • tampoco podemos predicar sobre la verdad; sino construir la verdad, escuchando al otro. Esta creencia les lleva a escuchar a las otras religiones: porque «cada una tiene una parte de la verdad».
  • Es decir, esta creencia lleva al ecumenismo, al sincretismo, y a no hacer proselitismo; es decir, no hablar de Jesucristo a nadie.
  • Esta enseñanza ha llevado a que, en muchas iglesias evangélicas se prohíbe hablar de nuevo nacimiento y conversión.       [Conversión: Véase: 20]

c – Religión mundial. Por eso, las Naciones Unidas quieren formar una religión mundial (la Gran Babilonia).      [Religión: Véase: 21]

Pero nosotros seguiremos diciendo: que Jesús es el ÚNICO camino al cielo; y que, Dios perdona nuestros pecados si creemos en Jesucristo, y si le obedecemos como nuestro Rey.

d – Doctrinas de demonios. Por medio de doctrinas de demonios el diablo quiere unir a todas las religiones en una religión mundial, tal como dice el Apocalipsis. Pero Jesús no habló de unir religiones, sino que él habló de la unidad de su pueblo, la unidad de todos los que creen en él, le aman y le obedecen.

Las doctrinas de demonios están llevando a la apostasía y a la muerte a muchísimas iglesias en Norteamérica. Veamos, por ejemplo, la apostasía en Norteamérica. En ese país, todos los años

  • Unas 4.000 templos cierran definitivamente.       [Templos: Véase: 22]
  • Unos 18.000 pastores abandonan el ministerio.       [Pastores: Véase: 23]
  • Se están quedando vacías las congregaciones con teología liberal. [Congregaciones: Véase: 24]

En la televisión, los predicadores no hablan del infierno, el arrepentimiento, el juicio eterno, etc.

2 – AVIVAMIENTO MUNDIAL. Jesús dijo:

«Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin»  (Mt 24:14).

Según estas palabras, antes del fin, antes de la segunda venida, el evangelio será predicado en todas las naciones. Nunca ocurrió en la historia que el evangelio fuera predicado en todas las naciones. Pero: ¿Cómo predicar el evangelio en países donde a los cristianos los persiguen y los matan? Pero, si Jesús dijo que antes de su venida el evangelio será predicado en todas las naciones, esto nos revela que, antes del fin, en nuestra época, habrá un gran avivamiento universal; es decir, un gran derramamiento del Espíritu Santo; el cual estará acompañado por una gran predicación mundial del evangelio. Quiere decir que, cuando Jesús dijo “será PREDICADO”, quiere decir, habrá un gran AVIVAMIENTO.

Recordando lo que dijo Jesús, de que habrá apostasía y predicación del evangelio (avivamiento) al mismo tiempo, al estudiar la situación mundial podemos ver que, mientras que en los países más ricos crece la apostasía; en el resto de las naciones el evangelio está siendo predicado cada vez con más poder; es decir, hay un gran avivamiento.

En China, por ejemplo, de un millón de creyentes que había en la década del ´70, ahora hay más de 100 millones.       [Predicación: Véase: 25]

La llama de la fe que antes estuvo en el Reino Unido y en Norteamérica, está ahora en los países más pobres. Por esta razón, hace unos años la mayor cantidad de misioneros salían de Inglaterra y de los Estados Unidos; pero ahora, en general, ya no salen de esas naciones.       [Cambio: Véase: 26]

Las iglesias de Asia han visto que, no pueden mandar a sus jóvenes para perfeccionarse para servir al Señor a las escuelas teológicas occidentales porque vuelven vacíos espiritualmente. Por eso a sus futuros líderes los preparan ellos mismos.

En cuarto lugar, Jesús reveló que

E – EN LA MISMA ÉPOCA LOS JUDÍOS REGRESARÁN A ISRAEL Y VOLVERÁN A GOBERNAR EN JERUSALÉN

1 – EL GOBIERNO DE JERUSALÉN. Jesús declaró que, una de las señales que mostrarán la época de su regreso, será, la recuperación del gobierno de la ciudad de Jerusalén, por parte de los judíos. Él dijo:

« Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan» (Lc 21:24).

Aquí hay dos cosas implicadas:

  • Destierro. Es decir, los judíos serán echados de Israel.
  • Gobierno. Los judíos perderán el gobierno de la ciudad de Jerusalén.

Para que la profecía de Jesús se cumpla tienen que darse dos situaciones: que en una misma época, ocurra el

  • Regreso. Que los judíos vuelvan a Israel.
  • Gobierno. Que los judíos vuelvan a gobernar en Jerusalén.

Es decir, cuando los judíos vuelvan a gobernar sobre Jerusalén, sabremos que estamos en la época de la segunda venida de Jesucristo.

Aclaremos que, cuando la Biblia habla de «la ciudad de Jerusalén», se está refiriendo a la antigua ciudad de Jerusalén, la ciudad de David, no el sector nuevo de Jerusalén, que fue construido en estos últimos años al lado de la antigua ciudad de David. El sector antiguo fue reconquistado por los judíos en la guerra de los Seis Días, en 1967.       [Jerusalén: Véase: 27]

Notemos que Jesús dijo que:

  • Los judíos «serán llevados cautivos a todas las naciones», lo cual ocurrió en el año 70. Luego de esto,
  • «Jerusalén será hollada» (pisoteada, gobernada);
  • «por los gentiles» (pueblos que no son judíos);
  • «hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan» (terminen).

O sea, llegará un día en el que los judíos:

  • Regresarán de todas las naciones (regreso que comenzó desde 1948, al establecerse el Estado de Israel);
  • gobernarán en Jerusalén (gobierno que comenzó a partir de 1967; luego de que los judíos ocuparan la antigua ciudad de Jerusalén, la ciudad de David); y
  • esto último ocurrirá cuando hayan terminado los tiempos en los que Dios les haya permitido a los gentiles gobernar sobre Jerusalén (o sea, hasta 1967). Quiere decir que, los tiempos de los gentiles son los tiempos de gobierno gentil sobre Jerusalén.
  • Entonces, las palabras de Jesús revelan que: llegará un día en el que los judíos regresarán a Israel y volverán a gobernar en la ciudad de Jerusalén; y luego de esto, en esa época, Jesucristo regresará a esta tierra. ¡Y después de unos 2.000 años, en 1948 los judíos regresaron a Israel, y en 1967, los judíos volvieron a gobernar en Jerusalén! ¡Esto nos muestra que Jesús viene pronto!

Todo lo visto hasta aquí nos enseña que, en la misma época (1948-1967) los judíos regresaron a Israel, y comenzaron a gobernar en Jerusalén. Entonces, si la profecía de Jesús se cumplió, ¡estamos en la época de su segunda venida!

a – La guerra de los Seis Días. La ciudad antigua de Jerusalén fue reconquistada en 1967 en la Guerra de los Seis Días. En esa guerra Israel luchó contra los ejércitos de: Egipto, Siria, Jordania, Arabia Saudita e Irak. En el primer día, en menos de 24 horas, los árabes perdieron 416 aviones. En el quinto día los judíos capturaron la ciudad antigua de Jerusalén.      [Seis días: Véase: 28]

La recuperación de esta ciudad por parte de los judíos fue el cumplimiento de lo que Jesucristo había profetizado. Entonces, estamos viviendo en la época más gloriosa de la historia. ¡Aleluya!

b – Ángeles. Después de 36 horas de combate en contra de los jordanos, los soldados israelíes estaban extenuados y no había refuerzos. Se sabía que las Naciones Unidas estaban por ordenar el fin de la guerra de un momento a otro. Por eso, los judíos tenían urgencia para tomar la ciudad. Pero eso era imposible lograrlo. Solo un gran milagro de Dios podía darles la victoria. ¡Y el milagro ocurrió!

El coronel judío Avis contó, ante un grupo de pastores, y con lágrimas en los ojos que, de pronto llegó un refuerzo. Pero los soldados judíos  que llegaron eran muy extraños. No actuaban como seres humanos; ya que, se movían  con una velocidad extraordinaria, como se mueven los relámpagos. Por supuesto, ellos consiguieron la victoria. ¿Quiénes eran?  Evidentemente, eran ángeles vestidos como soldados judíos.       [Ángeles, Israel: Véase: 29 ]

2 – EL REGRESO DE LOS JUDÍOS A ISRAEL: Dijo Ezequiel:

«He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra… y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey»  (Ez 37:21-22).

La Biblia había anunciado que los judíos regresarían a su tierra y volverían a ser nación, en los tiempos del fin.       [Regreso: Véase: 30]

a – Un ruido y un temblor. Hace unos 2.600 años Ezequiel vio que la nación judía era como un valle lleno de huesos secos, es decir, estaba muerta, pero que iba a resucitar; que los judíos regresarían de todas partes; que se establecerían como nación; que luego de esto, tendrían un Rey, el  Mesías; Jehová (o sea, Jesucristo, quien regresará en su segunda venida); y que la nación judía resucitaría gracias a «un ruido y un temblor» (Ez 37:7).

Tim LaHaye ha contado en su libro “El comienzo del fin” (Editorial Libertador), que en el año 1917 Inglaterra estaba siendo derrotada por Alemania. Fue entonces que, Chaim Weizmann el director de los laboratorios de la Marina Real Británica (que llegó a ser el primer presidente del Estado de Israel), inventó una dinamita mucho más poderosa que la conocida en esa época. Al estallar la dinamita produce “ruido y temblor”, tal como anunciaba la Biblia. Con esa dinamita la balanza de la guerra se inclinó hacia los ingleses. Para recompensarle, los ingleses le dijeron a Weizmann que pidiera lo que quisiera; y él pidió el territorio de Israel para los judíos; lo cual fue aceptado en 1917, por medio de la declaración Balfour. En esta declaración está el origen del Estado de Israel.

Notemos atentamente que, según la profecía de Ezequiel, la resurrección de los huesos secos, la resurrección de la nación judía, comenzaría con «un ruido y un temblor»; y que, esta profecía se cumplió en 1917 cuando, por medio de la Declaración Balfour se aceptó dar la tierra de Israel a los judíos, en agradecimiento a Weizmann por haber perfeccionado la dinamita, la que produce «un ruido y un temblor».       [Balfour: Véase: 31]

b – Comienzo de las señales. Jesús dijo:

«Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra REDENCIÓN está cerca. También les dijo una parábola: Mirad la higuera y todos los árboles. Cuando ya brotan, viéndolo, sabéis por vosotros mismos que el VERANO está ya cerca. Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el REINO de Dios. De cierto os digo, que NO PASARÁ ESTA GENERACIÓN hasta que todo esto acontezca» (Lc 21:27-32).

Miremos ahora el comienzo de las señales:

  • Cuando las señales «comiencen a suceder», lo cual ocurrió en la PGM, está cerca la redención, el momento de nuestro encuentro con el Señor.
  • Cuando la higuera brota (y ocurrió en 1917), está cerca el verano.
  • Cuando veamos que suceden estas cosas, está cerca el reino de Dios, la llegada de Jesucristo en su segunda venida.

Aquí tenemos tres cosas:

  • Las «señales»,
  • la «higuera», y
  • «ver» el cumplimiento de estas cosas.

Analicemos:

cLas señales. ¿Cuándo comienzan las señales? Jesús dijo: «Todo esto será principio de dolores» (Mt 24:8); (hablando de guerras, pestes, hambres y terremotos). En consecuencia, el comienzo de las señales que indican la cercanía de la segunda venida de Cristo está ubicado en la época que va, desde la PGM (1914-1918), y hasta los grandes terremotos que ocurrieron luego de esta guerra.

d – La higuera. Jesús dijo que miremos la higuera: «Mirad la higuera… cuando ya brotan». Miremos cuando brota la higuera. La higuera, símbolo de la nación judía, comenzó a brotar en 1917. Notemos que Jesús no dijo que miremos cuando la higuera tenga el follaje completo, lo cual ocurrió, en el simbolismo profético, en 1948, al ser establecida la nación judía; sino que él dijo que miremos cuando la higuera brota, la cual  comenzó a brotar en 1917, con la declaración Balfour, que autorizó a los judíos volver a establecerse como nación. Entonces, no miremos el follaje completo, no miremos cuando la higuera florece, cuando la higuera, la nación judía, ya está establecida (1948), sino miremos cuando comenzó a brotar, en 1917.

Aclaración sobre la higuera:

  • En la Biblia, la higuera simboliza al pueblo de Israel.       [Higuera, Biblia: Véase: 32]
  • En el Talmud (el documento principal de los rabinos), la higuera simboliza la nación judía.       [Higuera, Talmud: Véase: 33 ]

e – Testimonios. Entonces, para saber cuál es la época de la segunda venida, tenemos dos testimonios:

  • El primer testimonio, el de Jesús, quien nos dice que miremos el brotar de la higuera (la nación judía), la cual comenzó a brotar en 1917; y el
  • El segundo testimonio, el de Ezequiel, quien nos revela que la nación judía (los «huesos secos»), comenzarían a resucitar con un «ruido» y un «temblor»; lo cual aconteció en 1917. O sea, el comienzo de la época anterior a la segunda venida está en el tiempo de la PGM; tal como dijo Jesús al hablar de las guerras, pestes, hambres y terremotos, que serán un «principio de las señales».

f – «Ver». En tercer lugar, Jesús habló de «ver» el cumplimiento de estas cosas; las cuales, como acabamos de analizar, ya se han cumplido. Recordemos que él dijo: «cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el REINO de Dios. De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca» (Lc 21:27-32).

Antes de seguir aclaremos que:

  • Una generación puede tener diferentes cantidades de años (40, 70, etc.). Por ejemplo: en Gn 15:13 dice que los judíos serían esclavizados durante cuatrocientos años; y en Gn 15:16 dice que en la cuarta generación saldrían libres. Quiere decir que, en este caso, una generación dura cien años.
  • Además, «generación», en la Biblia, en griego, es «genea», y esto no significa «raza» (ghenos), como algunos interpretan; sino que significa «contemporáneos»; es decir, todos los que viven en una misma época (Mateo 1:17; 12:39, 41; 16:4; 23:36; 24:34; etc.). En este sentido hablamos, por ejemplo, de la generación del 80; o sea, todos los nacidos en el año 1980.       [Generación: Véase: 34]

Volviendo a nuestro texto: Entonces, la generación que

  • vea el comienzo de las señales, y
  • el brotar de la higuera,
  • verá también la segunda venida de Jesucristo. Es decir, la generación que «no pasará» es la generación que vio el principio de los dolores; los cuales ocurrieron en la época que comenzó con la PGM (1914-1918), y que terminó con los grandes terremotos. O sea, antes de que mueran todos los que vieron ese comienzo, esa época, vendrá Jesús. Quiere decir que: ¡Falta muy poco para el regreso de Jesucristo! No sabemos cuándo vendrá Jesucristo, pero vemos que estamos en la época de su regreso.

g – Todos los árboles. Volvamos a ver lo que dijo Jesús: «Mirad la higuera y todos los árboles» (Lc 21:29). Si la higuera es Israel, ¿Qué son «todos los árboles»? Si la higuera es Israel, que ha vuelto a ser nación, entonces, “todos los árboles” son todas las naciones limítrofes a Israel, que resurgieron, al igual que Israel, después de la caída del Imperio Otomano, que gobernó en todas esas zonas, desde 1517 a 1917; o sea, durante 400 años; es decir el resurgimiento como nación de: Afganistán, en 1919 – Egipto, en 1922 – Arabia Saudita, en 1932 – Irak, en 1932 – Irán, en 1935 – El Líbano, en 1943 – Siria, en 1946 – Jordania, en 1946.

Así como Israel dejó de ser nación hace muchísimos años, lo mismo les sucedió a todos esos países vecinos.

Esto fue el cumplimiento de la profecía dada por Jeremías; en la cual Dios dijo que sacaría de sus tierras a todos los vecinos de Israel; y que luego los haría volver. ¡Todo lo que Dios dice se cumple! Veamos esa profecía:

«Así dijo Jehová contra todos mis malos vecinos, que tocan la heredad que hice poseer a mi pueblo Israel: He aquí que yo los arrancaré de su tierra, y arrancaré de en medio de ellos a la casa de Judá. Y después que los haya arrancado, volveré y tendré misericordia de ellos, y los haré volver cada uno a su heredad y cada cual a su tierra» (Jer 12:14-15).

Entonces, volviendo a lo que dijo Jesús: al ver que brotaron todos los árboles, al ver que resurgieron todas esas naciones, sabemos que ¡¡¡estamos en la época del regreso de Jesús!!!       [Vecinos: Véase: 35]

h – Desierto. Luego de que los judíos fueron expulsados de su tierra, en el año 70, por sus pecados, Israel quedó como un desierto. Dios había declarado que, si los judíos pecaban serían echados de Israel y la tierra quedaría como un desierto. Dios había dicho:

«y a vosotros os esparciré entre las naciones, y desenvainaré espada en pos de vosotros; y vuestra tierra estará ASOLADA (destruida) y desiertas vuestras ciudades» (Lv 26:33).

Según los estudios del rabino Menachen Cohen y de Joseph Farah, por casi 1.800 años no llovió CASI NADA en Israel (mientras los judíos no estuvieron allí).

Varias personas han dado testimonio de que la tierra quedó asolada y sin moradores: por ejemplo: C. F. Volnay, en 1787; Mark Twain, en 1867; Joh de Heer, en 1910.      [Asolada: Véase: 36]

Es de destacar que, cuando los judíos estaban bien con Dios, la tierra de Israel era extraordinariamente fértil. Así dio testimonio el historiador judío Flavio Josefo, en la época de Cristo (37 ó 38 a.C. – 101).

Ccuando ellos fueron echados, dispersados, la tierra quedó desértica. Pero, cuando regresaron en 1948, la tierra llegó a ser tan fértil como el huerto del Edén (Ez 36:35); y ha vuelto a llover.      [Fertilidad: Véase: 37]

Si la tierra no hubiera quedado asolada y las ciudades desiertas, los enemigos de Israel se habrían quedado a vivir allí; y entonces, no se habrían podido cumplir las profecías del regreso de los judíos a Israel; ya que, la Organización de las Naciones Unidas no habría podido dar la tierra de Palestina a los judíos, al estar ocupada. Entonces, la maldición de la tierra tenía una bendición oculta; porque al ser una zona desértica, los enemigos no habitaron allí.

Los judíos están regresando a Israel de todas las naciones.

i – Chernobyl. Así como faraón no quiso dejar salir a los judíos de Egipto, hasta que Dios envió las diez plagas, del mismo modo ocurrió en la Unión Soviética; donde Mijaíl Gorbachov, el presidente, no quiso dejar salir a los judíos de Rusia.

La Biblia había establecido que, en el tiempo de Dios, los judíos tenían que regresar a Israel. Pero Gorbachov dijo: ¡No! Entonces, en 1986 explotó la central nuclear ucraniana de Chernóbil. La contaminación radiactiva fue 500 veces superior a la que produjo la bomba atómica de Hiroshima en 1945; y  se extendió a unas doce naciones de Europa central y oriental. Ante la falta de cosechas, Rusia quiso comprarle alimentos a Norteamérica; la cual aceptó venderle, con la condición de que Rusia les permitiera salir a los judíos. Esto fue autorizado en 1989. Cientos de miles de judíos regresaron a Israel; y entre ellos, miles de científicos.       [Chernobyl: Véase: 38]

j – Yemen. La Biblia dice que los judíos regresarían a Israel «volando como palomas». En Isaías dice: «Tus hijos vendrán de lejos». «Vuelan como nubes y como palomas» (Is 60:4, 8) y, efectivamente, los judíos regresaron volando desde el Yemen.

Hace varios siglos un profeta les dijo a los judíos del Yemen que, en los tiempos del fin, antes de la llegada del Mesías, regresarían a la tierra de Israel, volando en las alas de un gran pájaro de plata. Por eso, cuando les ofrecieron la posibilidad de ir a Israel en aviones, ellos aceptaron enseguida. De esta forma regresaron unos 43.000 judíos entre 1949 y 1950.       [Yemen: Véase: 39]

De acuerdo con esa profecía, ¡estamos en la época anterior a la llegada del Mesías Jesucristo!

k – Orden. El regreso de los judíos a Israel estaba determinado por el orden de Dios.       [Orden: Véase: 40]

La Biblia dice:

«No temas, porque yo estoy contigo; del oriente traeré tu generación, y del occidente te recogeré. Diré al norte: Da acá; y al sur: No detengas; trae de lejos mis hijos, y mis hijas de los confines de la tierra»  (Is 43:5).

Las grandes oleadas de inmigrantes llegaron en ese orden:

  • Del Oriente (Jordania, Turquía, Yemen, Siria, Irak, etc.). En la década de 1950 salieron de los países árabes unos 600.000 judíos.
  • Del Occidente (Europa Occidental, EE.UU, etc.). Los que huyeron del holocausto en Europa emigraron a Israel.
  • Del Norte. Primero salieron de Finlandia y Dinamarca; y entre 1989-93 de Rusia.
  • Del Sur. Salieron de Etiopía entre 1991- 2005; luego, de África del Sur.

3 – TODO SE CUMPLIÓ. En la misma época hubo:

  • Guerras, pestes, hambres y terremotos.
  • Persecución y discriminación.
  • Apostasía y predicación del evangelio.
  • Los judíos regresaron a Israel y gobiernan en ese territorio.

Los cuatro grupos de señales se cumplieron también en la misma época.

Entonces, si lo que Jesús profetizó antes de irse a los cielos, se cumplió hace unos pocos años, esto nos revela que: ¡Jesucristo viene en esta época!

F – SEÑALES EN LOS CIELOS

Por último digamos que Jesús dijo:

«Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas»  (Lc 21:25).

¿Qué son esas señales? Hace unos años Dios mostró una gran señal en las estrellas.

1 – NORTEAMERICANOS. ¿Sabías que los norteamericanos vieron la ciudad de Dios? ¡Sí, es verdad! Los norteamericanos vieron la Nueva Jerusalén, la ciudad en donde todos los que creemos en Jesucristo viviremos por toda la eternidad. Usando el telescopio Hubble, que orbita alrededor de la tierra, a unos 600 Km. de altura, y a una velocidad de unos 28.000 Km./h, los científicos de la NASA fotografiaron en 1993 la ciudad de Dios.

En la foto aparece una gran ciudad blanca flotando en medio del espacio, a millones de años luz de distancia. Sólo Dios pudo haber dirigido la lente gigantesca del telescopio Hubble a un punto situado allá en el borde del universo.      [Cielo, Norteamericanos: Véase: 41]

2 – RUSOS. Pero no sólo los norteamericanos vieron la ciudad de Dios. Los rusos comunistas (que no creen en Dios), también vieron la ciudad del Creador del Universo.

En 1980 los rusos enviaron al espacio exterior una sonda espacial. Luego de pasar el planeta Plutón, los científicos vieron que la nave entró en un túnel de luces de colores. Al salir quedó estacionada frente a una ciudad muy hermosa, como no la hay aquí en la tierra. Grandes murallas la rodean. Resplandece con luz dorada (la luz de Jesucristo; Ap 21:23). Por sus puertas entraban centenares de personas que habían muerto aquí en la tierra. Luego, los rusos perdieron el contacto con la nave. Al retomarlo, cinco meses más tarde, los científicos escucharon la voz de Dios, quien les dijo que: los seres humanos pueden explorar el universo, pero no el cielo donde él habita. El astrofísico alemán Ker Bauer dijo que esa voz era de una belleza indescriptible; y que se parecía al sonido de centenares de barítonos cantando, acompañados por una orquesta sinfónica. Entonces, los rusos vieron a la ciudad de Dios.       [Cielo. Rusos: Véase: 42]

Todo lo visto hasta aquí nos revela que: ¡Cristo viene pronto! ¡Prepárate

Citas bibliográficas:

1 – Desolación

  • Diccionario Enciclopédico de Biblia y Teología – Biblia.work

 2 – Pella

  • Jesús anuncia la destrucción de Jerusalén ii – Lavidaylapalabra.blogspot.com.ar

3 – Nerón

  • La destrucción de Jerusalén – Tiempo

 4 – Frase

  • III Guerra mundial Es Últimos Dolores de Parto de Mateo 24

 5 – Guerras

  • Guerras por número de muertos – Es.wikipedia.org

6 – Influenza

  • La enfermedad que mató a más gente que la Primera Guerra Mundial – BBC Mundo

 7 – Hambre

  • La hambruna – Estudio Bíblico -|La Biblia Dice…

 8 – Terremotos

  • Cronología: Recuerde los peores sismo … –  Univision.com
  • Terremotos del siglo XX –  Es.wikipedia.org

9 – Guerras, Más

  • Segunda Guerra – Es.wikipedia.org

 10 – Pestes. Más

  • Pestes, terremotos, hambres, desastres ecológicos y contaminación – Elpoderdelapalabradedios.blogspot.com.ar

 11 – Hambre, Más

  • 1er Retiro Nacional ¡Sí Puedes! —Nada es imposible. – epptx.com
  • Centro de Noticias de la ONU – Un tercio de la población mundial padece malnutrición, alerta la FAO – Servicio de Noticias de las Naciones Unidas

 12 – Terremotos, Más

  • Terremotos de mayor magnitud – Es.wikipedia.org

 13 – Desastres

  • La ONU cifra en 335 los desastres naturales al año por fenómenos climáticos y 30.000 sus muertos – 20minutos.es – Últimas Noticias
  • Statistiques sur les catastrophes naturelles – notre-planete.info – Notre-planete.info
  • Orar por el retorno de Jesucristo – Le prêcheur du retour du roi
  • Gráfico representando el número de desastres naturales registrados en el periodo 1900-2010 – Fuente: EM-DAT: OFDA/CRED International Disaster Database

14 – Ángeles

  • Grabación de una manifestación de ángeles cantando en una iglesia en China! – Forum4.aimoo.com
  • Y siguen más manifestaciones de ángeles… será que el Señor nos quiere decir algo! – Compartiendolassenales.blogspot.com.ar

 15 – Invernadero

  • Desastres naturales causados por el calentamiento global – Proyectoprimerod.blogspot.com.ar
  • Desastres naturales Archives – Cambio Climático – Cambio Climático

 16 – Persecución

  • Open Doors revela que 50 países son los que más persiguen a los cristianos – NoticiaCristiana.com

 17 – Discriminación

  • 200 millones de cristianos sufren persecución por su fe en todo el mundo – 20minutos.es – Últimas Noticias

 18 – Apostasía

  • Dos profecías increíbles – Rlhymersjr.com

 19 – Posmodernismo

  • ¿Qué es posmodernismo? – MIAPIC
  • Verdad o apostasía – Scribd

 20 – Conversión

  • 95 tesis sobre el estado de las iglesias evangélicas – Altisimo.net

21 – Religión

  • La religión del nuevo mundo: ¿se está creando una religión única mundial? – El Robot Pescador
  • La ONU y la Creación de “URI”, una “Religión Mundial” – El observatorio del tiempo
  • La “nueva” Religión Mundial será la misma vieja de siempre – Despierta-tu-que-duermes.blogspot.com.ar

22 – Templos

  • La verdadera razón por la cual la iglesia muere y la gente se va – Cristianos

23 – Pastores

  • Cerca de 1.500 pastores abandonan el ministerio cada mes en EE. UU. – NoticiaCristiana.com

 24 – Congregaciones

  • Las iglesias de teología liberal se están quedando vacías en EEUU – Diario Evangélico Digital “BEREA”

 25 – Predicación

  • Documental explora avivamiento en Asia – Vida Cristiana

 26 – Cambio

  • La iglesia china y el futuro del cristianismo – Contra-mundum.org
  • Avivamiento en Indonesia – Avivamientos.net

 27 – Jerusalén

  • Profecías sobre Jerusalén, los judíos y los gentiles – Editoriallapaz.org

28 – Seis días

  • Guerra de los Seis Días – Es.wikipedia.org

29 – Ángeles, Israel

  • ¿Quiénes eran las 12 tribus de Israel, y por qué son tan importantes en la historia y profecía bíblicas?  – Evangelista Héctor L Vázquez

30 – Regreso

  • Las profecías se cumplen: Judíos regresan a Israel en espera de la venida del Mesías – Noticias del Fin
  • Las profecías se cumplen: Judíos regresan a Israel en espera de la venida del Mesías – Noticias del Fin
  • El regreso de los judíos a Israel – Elpoderdelapalabradedios.blogspot.com.ar
  • Israel en la profecía bíblica – Laverdaduniversal.org
  • La promesa de Dios a los judíos – Rlhymersjr.com
  • Israel en la profecía – Jariiivanainen.net
  • El retorno a Sion: Aliyá en el plan de Dios para Israel – Bridges for Peace

31 – Balfour

  • Profecías bíblicas para el final de estos tiempos – Elpoderdelapalabradedios.blogspot.com.ar

32 – Higuera, Biblia

  • Parábola de la higuera sin fruto – Es.wikipedia.org
  • Israel y la Higuera – toolos.blogspot.com.ar
  • Parábola de la higuera – Campo de Entrenamiento de Jesús -.wordpress.com

 33 – Higuera, Talmud

  • ¿Estamos viviendo en la generación que verá el regreso del Mesías? – a Web Cristiana – iglesia.net

34 – Generación

  • No pasará esta generación – La Biblia no miente
  • El paraíso restaurado – Hombrereformado.org

35 – Vecinos

  • Cuando “estas cosas” comiencen a suceder – Facebook.com

36 – Asolada

  • Comunidad Judía de Guayaquil | Árboles de Israel: motivo de celebración y optimismo – Comunidadjudia.com.ec
  • Israel en la profecía bíblica – Laverdaduniversal.org
  • La Recuperación de la Tierra – Parte 1 – Endefensadelafe.org

37 – Fertilidad

  • Israel, reloj profético de Dios – Impacto Evangelístico. Noticias Cristianas

38 – Chernóbil

  • Chernóbil, la noche del fin del mundo – Es.wikipedia.org
  • Beyblade profecía bíblica – Creoenmilagros.org

39 – Yemen

  • Israel en la profecía bíblica – Laverdaduniversal.org

 40 – Orden

  • Señales del arrebatamiento – Pedrobernal.es.tl

41 – Cielos, norteamericanos

  • Telescopio de la NASA toma fotos de la ciudad de Dios – Noticias
  • La casa de Dios (telescopio Hubble) – Evidencia científica del cielo
  • La Nueva Jerusalén fue fotografiada por la NASA: Hna Sussy – El Regresa

42 – Cielos, rusos

  • Imágenes del Reino de los Cielos (Nave Espacial)-Yiye Avila.avi – YouTube
  • Nave Rusa Pionner 10.Toma Fotos De “La Nueva Jerusalén Celestial” – Ruclip.com
  • Rusos descubren el cielo y el infierno!!! – YouTube

Capítulo 6

Señales de la segunda venida de Jesucristo – 2

El cumplimiento de las señales proféticas nos muestra que Jesucristo está por venir.

A – SEÑALES CUMPLIDAS

En el texto profético de 2 P 3, Dios nos presenta dos señales de la segunda venida de Cristo que ya se han cumplido.

1 – BURLADORES

 sabiendo primero esto, que en los postreros  ( últimos )  días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento?  ( segunda venida )  Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación. Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua”  ( diluvio ) (2 P 3:3-6).

a – Teorías. La Biblia anunció proféticamente que, antes de la segunda venida de Jesucristo, en el tiempo en el que la Biblia llama: “los postreros días” habrá quienes se burlarán de la segunda venida del Señor, diciendo que en la naturaleza

  • “todas las cosas permanecen así” (vs. 4), o sea, sin cambios violentos.

Y exactamente así ha ocurrido; ya que, en 1785 el geólogo James Hutton  dijo que las leyes de la naturaleza,

  • ”Permanecen sin cambios”. Es decir, no hay cambios catastróficos, violentos, como sostenía la teoría del catastrofismo. [Catastrofismo: Véase: 1]

La teoría de Hutton es conocida como el “uniformismo”.     [Uniformismo: Véase: 2]

O sea, contrariamente a lo que afirmaba

  • la teoría del catastrofismo, que imperaba en esa época (siglos XVII y XVIII); y que declaraba que, nuestro planeta ha sido modificado por grandes cambios catastróficos, repentinos y violentos (alzamientos de montañas, caída de cuerpos celestiales, el diluvio, etc.);
  • la teoría uniformismo de Hutton declara que esos cambios violentos no existieron; sino que los procesos geológicos operaron en el pasado muy lentamente, en el transcurso de millones de años.

Entonces, los que se burlan de la segunda venida de Jesucristo dicen que, “todas las cosas permanecen así” desde el comienzo. Esta es la teoría naturalista del uniformismo. Es decir, ellos entienden que tanto en el pasado como en el presente, actúan las mismas leyes naturales, los mismos procesos naturales, lo que siempre ha ocurrido.

En consecuencia, si en el pasado no hubo ninguna intervención sobrenatural en este planeta, ningún milagro; en consecuencia, en el futuro tampoco habrá ninguna intervención sobrenatural. Entonces, Jesucristo no vendrá. O sea, Dios nunca intervino, ni intervendrá en esta tierra. Por eso se burlan de la creencia cristiana en la segunda venida.

Pero esto no es así porque, la historia muestra que en varios momentos Dios intervino sobrenaturalmente en este planeta. Por ejemplo, en el diluvio  (Gn 7), y en el fuego celestial que cayó en Sodoma y en Gomorra Gn 19).

Charles Lyell, discípulo de Hutton perfeccionó la teoría de su maestro, y rechazó las verdades bíblicas sobre la creación y el diluvio, declarando que, en la geología terrestre, los procesos han sido naturales y no sobrenaturales; y que, en consecuencia, la Biblia está en contra de la ciencia y es falsa.

Como consecuencia de esta teoría,

  • en el aspecto científico, Darwin desarrolló la teoría de la evolución; y
  • en el aspecto religioso, muchos religiosos empezaron a decir que la segunda venida de Jesucristo no ocurrirá (o sea, no habrá intervención sobrenatural de Dios en este planeta).

Dios sabía la importancia que tendría esta teoría; y como influiría, tanto en el aspecto científico como en el aspecto religioso; y por eso esto lo anunció proféticamente (2 P 3).

b – Últimos días. Según la Biblia, los burladores que hablarán de la inexistencia de cambios violentos actuarán en los  últimos días. Y exactamente así ha sucedido desde la época de Hutton, comenzando allá por el 1785; y continuando durante muchísimos años, enseñándose en todos los centros educativos la teoría evolucionista.     [Burladores: Véase: 3]

c – Últimos minutos. Pero esa época ya pasó. En las últimas décadas, si bien hay quienes continúan burlándose de la segunda venida de Jesucristo; los científicos han relativizado las ideas de Hutton sobre el uniformismo; al ver que, a veces, la tierra es modificada violentamente por tsunamis, caída de meteoritos, erupciones volcánicas, etc., o sea, procesos catastróficos. Esto les ha llevado a una etapa, a creer en la teoría llamada neocatastrofismo.     [Neocatastrofismo: Véase: 4]

Pero,

  • si la Biblia había anunciado que en los últimos días se hablaría de que “todas las cosas permanecen así”, sin cambios violentos en la naturaleza, tal como ha dicho la teoría uniformista; y
  • si en estas últimas décadas los científicos han cambiado su postura; y en general, ya no enseñan más esa teoría;
  • entonces, de acuerdo con el calendario bíblico, ya hemos pasado la época profetizada por Pedro en la que hablarían de que no hay cambios; y ahora, en estas últimas décadas estamos en los últimos minutos del calendario de Dios.

O sea, este cambio en las teorías científicas nos muestra que, estamos ante la inminencia de la segunda venida de Jesucristo.

2 – EXPLOSIONES NUCLEARES

Por medio del apóstol Pedro Dios reveló que, el día de la llegada de Jesucristo a este planeta habrá tremendas explosiones nucleares. Veamos el texto:

10 Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.

12 esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán (2 P 3:10, 12).

“El día del Señor” es el día de la segunda venida de Jesucristo. Ese día vendrá “como ladrón en la noche”; es decir, inesperadamente.

a – Idioma. Para poder comprender este texto, es necesario entender que, en el idioma original con el que fue escrito el Nuevo Testamento, el griego, las palabras tienen varios significados. Por eso, vamos a analizar algunas palabras claves.

  • Elementos”. Los griegos designaban con este nombre a los “principios fundamentales” con los que están formadas todas las cosas; lo que hoy conocemos como: 1) “átomos”; y 2) “elementos químicos”: es decir, materia formada por átomos de la misma clase; dentro de los cuales hay partículas subatómicas, como por ejemplo, los neutrones.
  • Deshechos”. También: “soltados, destruidos”.
  • Cielos”. También: “uranio”.
  • Fundirán”. También: “fundirán, derretirán”.

b – Bombas

  • Bomba atómica. Tiene como principio la fisión (división) del núcleo de un átomo de uranio. Al romperse el núcleo se libera energía y neutrones. Los neutrones liberados rompen otros núcleos, soltando, liberando, neutrones; en un proceso conocido como “reacción en cadena”, que genera una tremenda explosión.
  • Bomba de hidrógeno. Tiene como principio la fusión (unión) de núcleos atómicos; para lo cual se necesita muchísima temperatura, Por eso el “fuego”, que enciende una bomba de hidrógeno es una bomba atómica.

Sabiendo esto, volvamos al texto:

c – La explosión de una bomba atómica:

  1. 10: “los elementos ardiendo serán deshechos”; o sea,
  • los “elementos” (los átomos, y más específicamente, los neutrones), “ardiendo serán deshechos” (soltados).
  1. 12: “los cielos, encendiéndose, serán deshechos”; o sea,
  • los “cielos” (el uranio; es decir, los neutrones del uranio), “encendiéndose, serán deshechos” (soltados). Este texto revela que, el uranio será el elemento usado para hacer la bomba atómica.
  • Esto es exactamente lo que ocurre en la explosión de una bomba atómica: la división (fisión) de los átomos; los cuales serán “deshechos”, destruidos.

d – La explosión de una bomba de hidrógeno:

  1. 12: “los elementos, siendo quemados, se fundirán; o sea,
  • Los elementos (los átomos, los neutrones), se fundirán(se derretirán, es decir, se unirán).
  • Esto es exactamente lo que ocurre en la explosión de una bomba de hidrógeno: la unión (fusión) de los átomos, los cuales serán “fundidos”, unidos.

Notemos, además, que en el último texto citado dice que los elementos se fundirán siendo quemados; o sea, por causa de ser quemados. Esto se corresponde con la explosión de una bomba de hidrógeno; ya que, para que se produzca esa unión tiene que haber una temperatura altísima. Por eso, la chispa que enciende una bomba de hidrógeno es una bomba atómica.

Simbolismo.  Cuando se quema algo no se produce la fusión nuclear (la unión de núcleos atómicos). Sólo sucede esto cuando ocurre una explosión de una bomba de hidrógeno (una bomba H). Quiere decir que, cuando la Biblia dice: “los elementos, siendo quemados, se fundirán;, describe en forma extraordinaria y simbólica la explosión de una bomba de hidrógeno.

Es decir, con lenguaje simbólico Dios reveló algo científico.

Tengamos en cuenta que, la Biblia habla de cosas científicas en forma simbólica.

Es decir, lo que aquí se está presentando es que, no solo ocurrirán

  • explosiones de bombas atómicas (división de átomos); sino que, además, ocurrirán
  • explosiones de bombas de hidrógeno (unión de átomos), lo cual ocurre cuando hay altísimas temperaturas.

Entonces, en forma simbólica Dios reveló que, antes de la segunda venida de Cristo habrá explosiones nucleares. Esta señal ya se ha cumplido.

Armagedón.  Si cuando Jesucristo venga “Los elementos ardiendo serán deshechos”, esto quiere decir que, en el día de la segunda venida habrá tremendas explosiones atómicas. Esto sucederá así porque, en ese día ocurrirá la gran batalla de Armagedón (Ap 16:16; 19:11-21).

e – Deshechos. Los elementos, los átomos, y en ellos los neutrones y los protones, serán deshechos, soltados; ya que, en griego el verbo Lúo es soltar. En la actualidad se sabe que, en el núcleo de los átomos hay protones que, aunque se repelen entre sí por tener polos iguales (sabiendo que polos iguales se repelen y opuestos se atraen) están unidos por una fuerza misteriosa.    [Subsisten: Véase: 5]

¿Qué es esa fuerza que mantiene a los protones en su lugar? ¡El poder de Jesucristo! En Col  1.17 dice que “todas las cosas en él subsisten”. Subsisten quiere decir que  “permanecen unidas”. O sea que, si no fuera por el poder de Jesucristo todas las cosas se desintegrarían. Por eso Pedro dijo:

10 Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas” (2 P 3:10).

En lenguaje técnico

1)    “Elementos”. En griego: “στοιχεῖα”. Transcripción: Stoicheia. Viene del verbo στοιχεῖον (stoicheion, 4747). Definición: Elementos, principios fundamentales. En la actualidad: 1) “átomos”; y 2) “elementos químicos”: materia formada por átomos de la misma clase.     [Stoicheion: Véase: 6]

2)    “Serán deshechos”. En griego: “λυθήσεται”, voz pasiva del verbo “λύω” (G3089). Transcripción: Luó. Definición: Soltar, destruir, deshacer.     [Luó: Véase: 7]

3)    “Cielos”. En griego: “ουρανων”. Palabra original: “οὐρανός”(G3772). Transcripción: ouranós. Definición: Cielos, uranio, Urano.      [Ouranós: Véase: 8]

4)     “Fundirán”. En griego: “τηκεται”. Viene del verbo “τήκω” . Transcripción  “(tékó” (G5080). Definición: Fundir, derretir.     [Tékó: Véase: 9]

Elementos

¿De qué elementos se habla aquí? En griego, elementos es “stoicheia”. Los griegos designaban con este nombre a los “elementos de la naturaleza”; es decir, a los principios fundamentales con los que están formadas todas las cosas.     [Elementos: Véase: 10]

En la actualidad sabemos que, los elementos que forman todas las cosas son los elementos químicos (hay 118, según la tabla periódica de los elementos); y en forma más específica, los átomos.

Los elementos químicos, están formados por átomos de la misma especie.

El átomo es la parte más diminuta de un elemento. Por eso, el átomo es la “partícula fundamental“.

Para los griegos, los “elementos” eran los principios fundamentales que forman todas las cosas.

1)    En filosofía, según Aristóteles (374-322 a. C.): el fuego, el agua, el aire y la tierra. Según Aristóteles, cada objeto en la Tierra tiene una mayor o menor cantidad de esos 4 elementos.

2)    Para Platón, eran las letras, que forman las palabras.

3)    En las tradiciones, eran los “rudimentos” (stoicheia) (Gál 4:3, 9; Col. 2:8, 20-22).

Sabiendo todo esto, recordemos que Pedro dijo que

1)    “los elementos ardiendo serán deshechos”.

2)    Es decir, los elementos químicos, tal como los conocemos en la actualidad, serán deshechos.

3)    Y como los elementos están formados por átomos, entonces, los átomos serán deshechos.

Aclaración: Los griegos tenían otra palabra para “átomos”. Pero Pedro usó la palabra “elementos” en vez de  “átomos” porque, en esa época se entendía que los “átomos” eran las partículas más pequeñas en las que se podía dividir un objeto. Pero, hablar de “elementos” iba aún más allá, porque con esta palabra los griegos designaban a los principios fundamentales con los que están formadas todas las cosas; y esto se corresponde con lo que hoy llamamos  “átomos”, y “elementos químicos”; los que están formados por átomos de la misma clase; los cuales tienen, aproximadamente, la diez millonésima parte de un milímetro. En consecuencia, al hablar aquí de “elementos”, o sea “elementos químicos”, los cuales están formados por “átomos”, indirectamente, al decir “elementos” se está hablando de “átomos”.

Deshechos

los elementos ardiendo serán deshechos” (2 P 3:10).

Soltados.  Los elementos, los átomos, serán deshechos, destruidos; y en los átomos, los neutrones, serán “deshechos” o sea  “soltados”; ya que, en griego el verbo es Lúo (“deshechos”), el cual se traduce como “soltar, destruir”.

Fisión atómica.  Si el núcleo de un átomo de uranio es bombardeado por neutrones, se rompe (esto es la fisión o división nuclear, la explosión atómica). Al romperse el núcleo se sueltan algunos neutrones, lo que da origen a una explosión atómica.

Entonces, cuando la Biblia dice que los “elementos” serán “deshechos”, en lenguaje simbólico está diciendo que, al romperse los átomos serán soltados los neutrones, lo que dará lugar a una explosión nuclear.     [Nuclear Véase: 11]

Cielos

Para entender esto veamos primeramente la palabra “cielos”. En el original, en griego, es “ouranós”, la cual significa, no solo “cielos”; sino que, además, significa “uranio”.

Tengamos en cuenta que, la bomba atómica está hecha con uranio. Dice, además, que los cielos “serán deshechos”. Ya hemos visto que, “deshechos” (Luó) significa también: “soltar”.

En el núcleo de los átomos de uranio hay energía almacenada. Al romperse el núcleo (fisión) se libera energía y neutrones. Los neutrones liberados rompen otros núcleos, liberando neutrones; en un proceso conocido como “reacción en cadena”, que genera una tremenda explosión.

Por eso es que la Biblia dice que los “cielos” (el uranio) “serán deshechos” (o sea, serán liberados, soltados, los neutrones del uranio). Además, el texto bíblico dice que todo este proceso ocurrirá cuando “los cielos” (el uranio) se encienda “encendiéndose”. Y exactamente así ocurre en una explosión atómica porque, al romperse el núcleo atómico se libera gran cantidad de energía, de fuego, de calor.

Todo lo visto hasta aquí nos habla de una explosión atómica, ya que el proceso es de “fisión”, de división de los núcleos atómicos.

f – Tierra quemada

y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas” (2 P 3.10).

Por muchísimos años los científicos se han burlado de la Biblia, diciendo: ¿Cómo pueden creer ustedes que los átomos (las piedras, el agua, etc.), se quemarán?  Pero ahora no se ríen más; ya que, cuando ocurre una explosión atómica sucede precisamente esto.

El cuadro que presenta el apóstol Pedro con respecto a la venida de Jesucristo coincide exactamente con explosiones atómicas.

g – Los cielos pasarán con grande estruendo

 Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche;  en el cual los cielos pasarán con grande estruendo(2 P 3.10).

Cuando ocurre una explosión nuclear la atmósfera, o sea, la capa gaseosa que rodea la tierra, da vueltas sobre sí misma (se enrolla); ya que, el aire pasa a llenar el vacío producido al quemarse el oxígeno (al desaparecer el oxígeno). Esto causa gran destrucción en todo lo que está edificado.

Además, toda explosión nuclear está acompañada de un “estruendo” extraordinario, tal como dice la Biblia.

Todo lo visto hasta aquí nos muestra que, lo que el apóstol Pedro enseñó es una extraordinaria profecía, una señal asombrosa, de la segunda venida de Cristo. Como ya hay armas nucleares, entonces, esta señal de la segunda venida ya se ha cumplido.

h – La profecía de Mateo

Mateo profetizó que, después de la gran tribulación que ocurrirá en la época del anticristo, y antes de la segunda venida de Jesucristo, ocurrirán explosiones atómicas, tal como dijo Pedro.

29 E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas (Mt 24:29).

Notemos que dice que, “las potencias de los cielos serán conmovidas”. ¿Qué significa esto?

En griego vemos lo siguiente:

  • Las potencias”. En griego: “dunamis” (potencias, poderes, fuerzas). Dunamis es la raíz de la palabra dinamita).
  • De los cielos”. En griego: “ouranós” (cielos, uranio), tal como ya hemos visto;
  • serán conmovidas. En griego: “saleuó” (conmovidas, modificadas, alteradas, agitadas, sacudidas).

Cuando Pedro dijo que las “las potencias de los cielos serán conmovidas”, con esto quiso decir que, en los últimos días habrá explosiones atómicas; en las cuales, el tremendo poder que tiene el uranio, mucho más poderoso que la dinamita, será modificado, pasando de un estado de energía pasiva a energía activa, produciendo tremendas explosiones, tremendas conmociones.

Uso técnico

1)    “Potencias”. En griego: “δυνάμεις”. Palabra original: “δύναμις, εως, ἡ” (G1411). Transcripción: dunamis. Definición: poder, fuerza.     [Dunamis: Véase: 12]

2)    Conmovidas. “σαλευθήσονται”. Palabra original: “σαλεύω” (4531). Transcripción: “saleuó”. Definición: conmover, agitar, sacudir. Temblar.      [Saleuó: Véase: 13]

i – La profecía de Zacarías

 “y ésta será la plaga con que herirá Jehová a todos los pueblos que pelearon contra Jerusalén: la carne de ellos se corromperá estando ellos sobre sus pies, y se consumirán en las cuencas de sus ojos, y la lengua se les deshará en su boca” (Za 14.12).

John Hersey, en su libro “Hiroshima”, ha declarado que, por causa de la radiación atómica, al explotar la bomba atómica en 1945, la carne desaparecía de los cuerpos; y los ojos se derretían.     [Hersey: Véase: 14]

Tengamos en cuenta que, al estallar una bomba atómica, en una millonésima de segundo, la temperatura llega a más de 140 millones de grados Fahrenheit, o más de 60 millones de grados Celsius.

Entonces, la profecía de Zacarías, en cuanto a que, en los últimos tiempos habrá bombas nucleares, ya se ha tenido un primer cumplimiento.

B – PACIENCIA

¿Por qué no ha venido aún Jesucristo?

El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”

15 Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito” (2 P 3:9, 15,

Jesucristo no ha venido aún porque, en su amor, él está esperando a que más personas reciban la salvación; ya que él no quiere que nadie se pierda eternamente, sino que todos se arrepientan.

C – ¿CÓMO DEBEMOS PREPARARNOS?

Sabiendo que, en estos últimos años se han ido cumpliendo varias de las señales profetizadas en la Biblia, relacionadas con la segunda venida de Jesucristo, la pregunta es: ¿Cómo debemos prepararnos para su venida?

1 – Irreprensibles

14 Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz” (2 P 3:14).

En varios lugares de la Biblia se dice que, tenemos que actuar, de tal forma para que, en el día de nuestro encuentro con el Señor seamos “irreprensibles” (2 P 3:14; 1 Co 1:8; Fil 1:10; Col 1:22; 1 Ts 5:23). Entonces, en ese día, unos serán “irreprensibles” y otros serán “reprensibles”.

¿Qué quiere decir esto? Esto significa que en ese día, en el tribunal de Cristo (Ro 14:10-12), seremos juzgados por el Señor; y que, el Señor tendrá que reprender a algunos hermanos por las cosas que tendrían que haber hecho y no hicieron; es decir, por no haber hecho la voluntad de Dios.

Esta reprensión no estará relacionada con la salvación; porque, somos salvos, no por nuestras obras, sino por lo que Cristo hizo por nosotros en la cruz; pero estará relacionada con lo que Dios quería que hiciéramos.

Esta reprensión será para mostrarnos por qué, por ejemplo, un hermano nuestro que, en la tierra tenía muy pocas capacidades, en el cielo, es grandemente recompensado; mientras que otros, que recibieron muchas capacidades en la tierra, en el cielo reciben una pequeña recompensa: porque ese hermano usó todo lo que tenía para hacer la voluntad de Dios; mientras que los otros no.

Si esta reprensión no ocurriera en el tribunal de Cristo, entonces, nos quedaríamos en el cielo con la idea de que el Señor fue “injusto” al recompensar más abundantemente a ese hermano que apenas tenía una pequeña capacidad; y no a los otros, que tenían muchas capacidades.

Porque las recompensas no dependen de la cantidad de capacidades que tengamos, sino del uso que hicimos de ellas. Por eso se dará el caso, por ejemplo, de que un gran “apóstol” recibe una pequeña recompensa, mientras que una ancianita, que solo sabía interceder, recibe una gran recompensa.      [Tribunal: Véase: 15]

2 – Sin mancha

Además, debemos prepararnos para la venida de Jesucristo viviendo “sin mancha”, es decir, viviendo es santidad; ya que, sin santidad nadie verá al Señor (He 3:14).

“Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir!” (2 P 3:11).

Citas bibliográficas:

1 – Catastrofismo

  • Catastrofismo y Uniformismo – Ciencias Naturales
  • Catastrofismo – P. Arieu Theologies Web

2 – Uniformismo

  • La Batalla por el Comienzo – Google Books
  • James Hutton – Es.wikipedia.org
  • James Hutton y el uniformismo: la lenta evolución de las formas terrestres – Geografiaua.blogspot.com.ar –
  • James Hutton – Los diccionarios y las enciclopedias sobre el Académico

3 – Burladores

  • Los burladores de los últimos días | Llamada de Medianoche – Llamadaweb.org

4 – Neocatastrofismo

  • Neocatastrofismo | P. Arieu Theologies Web – Lasteologias.wordpress.com

5 – Subsisten

  • ¿Sabías que si no fuera por Cristo te desintegrarías? – Coalición por el Evangelio

6 – Stoicheion

  • Strong’s Greek: 4747. στοιχεῖον (stoicheion) — one of a row, hence a letter (of the alphabet), by ext. the elements (of knowledge) – Biblehub.com
  • 2 Peter 3:10 Lexicon – Biblehub.com

7 – Luó

  • Strong’s Greek: 3089. λύω (luó) — to loose, to release, to dissolve – Biblehub.com
  • Thayer’s Greek: 3089. λύω (luó) — to loose, to release, to dissolve – Biblehub.com
  • 2 Peter 3:10 Lexicon – Biblehub.com

8 – Ouranós

  • Strong’s Greek: 3772. οὐρανός (ouranos) – heaven – Biblehub.com
  • Dicciomed: Diccionario médico-biológico, histórico y etimológico – Dicciomed.usal.es
  • Urano (planeta) – Es.wikipedia.org
  • Strong’s Greek: 3772. οὐρανός (ouranos) — 278 Occurrences – Biblehub.com
  • Qué es y cómo funciona una bomba nuclear – ilce.edu.mx

9 – Tékó

  • Concordancia Griego de Strong: 5080. τήκω (tékó) — fundirán, para derretir (hacia abajo), a desaparecer – Bibliaparalela.com

10 – Elementos

  • Teoría atómica de Dalton – Concurso.cnice.mec.es
  • Elementos de la antigüedad – Es.wikipedia.org
  • Aristóteles – Inciclopedia
  • Elemento químico – wikipedia.org
  • Atomos – El corazón de toda la materia – Monografias.com – Monografias.com
  • Cronología de la química – Es.wikipedia.org
  • Elementos de Euclides – Es.wikipedia.org

11 – Nuclear

  • Profecías Bíblicas para el Final de Estos Tiempos – Elpoderdelapalabradedios.blogspot.com.ar

12 – Dunamis

  • Strong’s Greek: 1411. δύναμις (dunamis) — (miraculous) power, might, strength – Biblehub.com
  • El poder dunamis en el Nuevo Testamento – Ministerio de restauración a las naciones

13 – Saleuó

  • Concordancia Griego de Strong: 4531. σαλεύω (saleuó) — conmovidas, agitada, conmovido, para agitar, sacudir, Para derribar – Bibliaparalela.com
  • Saleuo – Strong’s number G4531 – Greek Lexicon | Bible Tools – Messie2vie – Messie2vie.fr

14 – Hersey

  • Reeditan “Hiroshima”, el texto de John Hersey que cambió la historia del periodismo – Telam.com.ar
  • John Hersey Reports Hiroshima | wordsmith – Blogs.stlawu.edu

15 – Tribunal

  • El tribunal de Cristo – Google Books
  • El tribunal de Cristo. Bema de Cristo – blogspot.com
  • ¿Qué es el Tribunal de Cristo? – GotQuestions.org Transcripción

Capítulo 7

SEÑALES DE LA SEGUNDA VENIDA DE JESUCRISTO – 3

EL DILUVIO Y EL ARCA DE NOÉ

Jesucristo dijo que, la época de su segunda venida será semejante a la época en la que ocurrió el diluvio. Pero, ¿Realmente ocurrió el diluvio?; porque, según a Biblia, las aguas cubrieron aún las montañas más altas; y los científicos dicen que eso es imposible. Además, si las aguas cubrieron las montañas, ¿De dónde salió tanta agua, y a dónde fue a parar después del diluvio?

Saber si realmente existió el diluvio y el arca de Noé es muy, pero muy importante, porque si realmente existió, entonces, hay un Dios en el universo, un Dios que castiga a los pecadores.

Por todo esto, vamos a ver qué evidencias hay de que realmente hubo un diluvio.

Dijo Jesús;

«Como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre» (Mt 24:37-39).

Noé predicó (2 P 2:5) a los que le rodeaban sobre el futuro  juicio de Dios, pero ellos no creyeron en lo sobrenatural. Jesús mostró que la historia del arca de Noé fue un hecho histórico.

A – CAUSAS DEL DILUVIO

La Biblia dice que, en la época de Noé (ca. 2344 a.C.), la maldad del ser humano había llegado al límite; y que, por lo tanto, Dios decidió destruir a toda la humanidad. Pero salvaría a los que creyeran en él. Por lo tanto, le ordenó a Noé hacer un arca (un barco gigantesco) para meter en él a las personas que creyeran y a los animales.

Antes de comenzar el diluvio, Dios trajo a los animales al arca.

Sice la Biblia:

«Y vió Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal» (Gn 6:5).

«Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia» (Gn 6:11).

Entonces, aquí hay tres causas del diluvio: la tremenda maldad, corrupción y violencia que había en la humanidad.

Jesús dijo:

«Cuando el Hijo del Hombre regrese, será como en los días de Noé» (Lc 17:26).

Pero, ¿Por qué ocurrió el diluvio? En esos días había dos grandes grupos en la tierra:

  • Los creyentes en Dios, los descendientes de Set (Gn 5); llamados: «l los hijos de Dios»; y
  • los que se habían apartado, «caído», del camino de Dios, los descendientes de Caín (Gn 4); llamados «las hijas de los hombres».

Las mujeres de este último grupo eran tan pecadoras que tentaron a los creyentes; los cuales, «cayeron» de su posición de fe y tomaron (en contra de su voluntad, Gn 6:2) a las hijas de la familia de Caín. Esto provocó la guerra entre los dos pueblos.

Los descendientes de este nuevo grupo, eran «gigantes» (nefilim); es decir, personas destacadas, no por su gran estatura, sino por su ferocidad, por su gran maldad, por causa de haber «caído» del plan de Dios; y por hacer caer a otros en pecado.

Estos «gigantes» eran iguales a sus abuelos maternos. Por eso, la Biblia dice que había gigantes, antes y después (Gn 6:4), de que se produjeran las uniones de los creyentes con los pecadores.

Nefilim, en hebreo, significa: «los caídos», «los que hacen caer», matones, tiranos, malvados. Es decir, los «nefilim», eran personas terriblemente pecadoras. No eran ángeles caídos – demonios – porque, los ángeles no se casan; Mr 12:24-25).       [Nefilim. Véase: 1]

La maldad se generalizó (Gn 6:2). La prueba de esto es que, ni siquiera los demás miembros de la familia de Noé se salvaron (solo su esposa, sus hijos y sus esposas). De los demás, ninguno.

O sea, la maldad involucró a todos. Si esto seguía así, entonces, había peligro de que Dios no pudiera cumplir el plan de salvación, por  medio de la llegada de Jesús (Gn 3:15), viniendo de una descendencia fiel; ya que, todos se estaban apartando de Dios, por la influencia de los pecadores.

Por todo esto, Dios decidió mandar el diluvio, salvando a los pocos  fieles que aún quedaban.

B – PARA ENTENDER EL DILUVIO

1 – Separación de las aguas.  Para entender el diluvio, es necesario que sepamos que, según relata la Biblia, en el principio Dios separó las aguas que estaban debajo del cielo (o sea, debajo de la atmósfera), de las aguas que estaban sobre el cielo (Gn 1:6-8). Por esa razón, en el diluvio el agua salió

  • de las fuentes del gran abismo (las que estaban en la tierra), y
  • de las cataratas de los cielos (Gn 7:11).

Cielos. Ya que la Biblia declara que Dios puso aguas sobre el cielo (Gn 1:7-8), es oportuno averiguar a qué se refiere la Biblia al decir «el cielo»; porque, en la misma Biblia se habla de 3 cielos:

  • el primer cielo, donde están las nubes, donde vuelan los pájaros;
  • el segundo cielo, donde están las estrellas;
  • el tercer cielo, en donde está Dios.

La Biblia aclara que, «el cielo» al que hace referencia en el Génesis es el lugar en donde vuelan las aves (Gn 1:20).

Tropopausa. Las aguas que Dios puso sobre el cielo no eran nubes, porque las nubes producen lluvias; y en esa época no llovía (Gn 2:5). Lo que nosotros llamamos comúnmente «el cielo», es la tropósfera. ¿Qué capa gaseosa está por encima de la tropósfera, en donde Dios puso el agua? ¡La tropopausa! La tropopausa mide unos 10 Km de ancho; y la temperatura es de unos -55º Celsius (Bajo cero).

Si subiéramos en un globo aerostático veríamos que

  • En la tropósfera, la temperatura desciende hasta llegar a unos -20º Celsius (o centígrados).
  • E la tropopausa, la temperatura sigue descendiendo hasta llegar a -57º Celsius.
  • En la estratósfera, ocurre al revés, la temperatura va subiendo a medida que se asciende hasta llegar a unos 0º Celsius; por causa del ozono y de los rayos ultravioletas.

Entonces, en la tropopausa Dios puso las «aguas sobre el cielo». Esta cubierta de agua vaporizada era como una bóveda de vapor de agua, como una sábana, como un manto de vapor de agua que rodeaba la tierra.

El Dr. Joseph Dillow calculó que, si sobre la atmósfera había una capa de vapor de agua, de unos 12 metros de ancho, la lluvia podría haber caído durante 40 días en forma torrencial; pero, si la humedad hubiera estado en la atmósfera, entonces, la cantidad de agua sería menor a 5 centímetros. Por lo tanto, cuando en la Biblia dice que las cataratas de los cielos se abrieron (Gn 7:11), es una referencia a la rotura de esta capa de vapor de agua.       [Dillow. Véase: 2]

Como consecuencia de la existencia de esta envoltura de vapor, en la tierra había:

  • Efecto invernadero.
  • El clima era entre subtropical y templado.
  • Las personas vivían más, al no haber radiaciones cósmicas.
  • No llovía (Gn 2:5). Por esa razón, antes del diluvio no se veía el arco iris.
  • Después del diluvio y para que las personas no tuvieran temor al ver una tormenta cualquiera, Dios prometió que nunca más volverá a destruir la tierra por medio de un diluvio; y como señal de este pacto, Dios puso el arco iris en el cielo (Gn 9:8-17).
  • Luego del diluvio, al colapsar la capa de vapor de agua que cubría la tierra, y ser visto por primera vez el sol; apareció el arco iris; el cual se forma al atravesar la luz solar las gotas de agua de la atmósfera.

2 – Fuentes y cataratas. En el diluvio, el agua, vino de arriba y de abajo:

«fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas» (Gn 7:11).

La lluvia cayó de las cataratas celestiales. Además, el agua salió del gran abismo.

El gran abismo era el agua que Dios había puesto debajo de la tierra (Gn 1:7).

Estas fuentes se rompieron, o sea, muchos  volcanes entraron en acción. El 90% de lo que sale de los volcanes es agua. Cuando los volcanes entraron en acción el polvo volcánico, al llegar a la  tropopausa se mezcló con el vapor de agua que había a esa altura, condensándolo y provocando la gran lluvia.

El vapor de agua estaba, más  o menos a -55º C. Por eso, la lluvia hizo descender la temperatura muchísimos grados bajo cero.

Esto produjo grandes cantidades de hielo. Los científicos creen que estos hielos son los resultados de una supuesta «edad glacial», que no existió.

El tremendo frío provocó la muerte instantánea de los animales; con la comida aún en sus hocicos. Se ha encontrado un mamut congelado, que murió estando de pie.       [Mamut. Véase: 3]

3 – Las fuentes del gran abismo. La Biblia dice que, en el diluvio las fuentes del gran abismo fueron rotas (o sea, se rompió la corteza terrestre) y de los volcanes surgió agua (Gn 7:11).

En la actualidad los científicos han encontrado que, debajo de la superficie terrestre, entre los 400 y los 660 km., hay un gran depósito de agua subterránea 3 veces mayor a todos los océanos unidos: la ringwoodita. Posiblemente, el agua, no solo salió de esa fuente, sino que volvió al mismo lugar después del diluvio. Esto explicaría la pregunta ¿A dónde se fue la gran cantidad de aguas del diluvio?       [Ringwoodita. Véase: 4]

El gran océano interior. En la novela «Viaje al centro de la Tierra», de 1864, Julio Verne cuenta que hay un océano en el interior de la tierra. Sí, hay un océano, pero no como él lo pensó.

El agua del gran océano interior descubierto está: en el interior de la Tierra;  en la zona de transición o mesosfera;  entre el manto superior y el manto inferior.

Casi toda la zona de transición está formada por el mineral llamado ringwoodita; el cual, actúa como una esponja, que puede contener agua en su interior, pero en forma química (como hidrógeno cristalizado), no en forma líquida, sólida o gaseosa; ya que, el peso de 400 km de roca divide a las moléculas de agua, de forma tal que pueden unirse a la estructura molecular de la ringwoodita.

Ciclo del agua. hay un ciclo entre el agua de los océanos y el agua interior. Al bajar el agua hacia el manto inferior, aumenta la presión y la temperatura. Por eso, se forma la ringwoodita y en ella está el agua. Pero al revés, cuando un volcán echa este mineral hacia la superficie, al haber menos temperatura y presión, la ringwoodita se abre y libera el agua. Por eso, es muy difícil encontrar este mineral en la superficie.

Pero, ¿Cómo sale el agua del interior de la tierra, contenida en la ringwoodita, a la superficie? Los científicos dicen que, el agua sale por causa el movimiento de las placas tectónicas. ¡Eso es exactamente lo que dice la Biblia cuando declara que, las fuentes del gran abismo se rompieron, al romperse la tierra! (las placas tectónicas están formadas por la parte superior del manto y por la corteza terrestre).

Un ejemplo de los movimientos de las placas tectónicas es la Falla de San Andrés, en California, Estados Unidos. A veces, las placas se desplazan en sentidos contrarios, ocasionando la rotura de la tierra.      [Placas. Véase: 5]

En el diluvio, al romperse la tierra, las placas tectónicas se movieron. Esto ocasionó que las fuentes del gran abismo (el océano interior) se rompieran. Por eso la Biblia dice que, después del diluvio Dios prometió no volver a «romper» la tierra (Gn 9:11). Notemos que, la Biblia dice que hubo «fuentes»; o sea, hubo muchos volcanes que entraron en actividad.

Hasta ahora sabíamos que el ciclo del agua comienza en los océanos, con evaporación, condensación, solidificación, etc. Pero ahora sabemos que el ciclo del agua, es, no sólo entre los océanos y la atmósfera; sino que, además, es entre el subsuelo, el suelo y la atmósfera.

El agua del océano interior está en la zona de transición, dentro de la ringwoodita.

Al avanzar una placa continental ejerce presión sobre la ringwoodita, que actúa como una esponja. Entonces el agua sale de la «esponja» y llega a la superficie por medio de los volcanes. Pero en la zona de transición, en la que la placa no está ejerciendo presión sobre la ringwoodita, el agua baja desde los océanos.

Todo esto muestra que la Biblia tenía razón, al decir que salió agua del interior de la Tierra.

Esto explica, además, las preguntas que muchos se han hecho: ¿De dónde salió tanta agua como para cubrir los montes?; y ¿A dónde fue a parar toda esa agua?

Si debajo de la corteza terrestre hay un gran océano, entonces, la tierra subsiste, existe todavía, se mantiene en la misma situación, por el agua; tal como dice la Biblia: «la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua» (2 P 3:5-6). («subsiste»: en otras versiones: «se mantiene»). Es decir los continentes se mantienen, están apoyados, sobre el agua del océano interior.      [Subsiste. Véase: 6

El diluvio fue universal, no local. La Biblia dice que el diluvio fue universal, o sea, afectó a todo el mundo (Gn 6:7; 7:19); y no fue local, es decir, no fue una inundación en un determinado lugar. Pero, suponiendo que el diluvio fue local: Dios le podría haber dicho a Noé, unos 100 años antes, que fuera a un lugar más alto. No hubiera sido necesario llevar a todos los animales, porque en otros lugares habrían quedado otros de su misma especie. No habría sido necesario que los pájaros subieran al barco.

Si fue local, entonces, el juicio venidero, al que Jesús se refirió comparándolo con el diluvio (Mt 24:37, 39) también será parcial. Si fue local y Dios prometió que nunca más mandará una inundación como esa; y siendo que siempre hubo inundaciones parciales, entonces, Dios rompió su promesa muchas veces. Si fue local las aguas habrían descendido antes de los 5 meses (Gn 7:18-24). Entonces, así como el diluvio fue universal, El juicio venidero también será universal.

Las montañas y los valles. Luego del diluvio hubo cambios en el relieve terrestre. En el diluvio, primero las aguas estaban sobre los montes. Pero luego los montes subieron y los valles descendieron.  ¡Exactamente esto es lo que dice la Biblia!

«Sobre los montes estaban las aguas» (Sal 104:6).

 «Subieron los montes, descendieron los valles, al lugar que tú les fundaste. Les pusiste término, el cual no traspasarán, ni volverán a cubrir la tierra» (Sal 104:9.

La ciencia confirma esto. Pero, ¿cómo sucedió esto? Los movimientos en las placas tectónicas de la tierra originaron las montañas y los valles; es decir, hicieron que las montañas suban y que los valles bajen. Las fuerzas contrarias en la corteza terrestre produjeron plegamientos; con los que nacieron las montañas y los valles.

Por ejemplo: En la Cordillera del Himalaya, conocida como el techo del mundo. Al enfrentarse la placa oceánica con la continental, la placa oceánica entró por debajo de la continental y la levantó, formando así la cordillera del Himalaya. Lo mismo sucedió con la cordillera de los Andes. Al enfrentarse la placa continental ( la Sudamericana), con la oceánica (la de Nazca), la placa oceánica pasó por debajo de la continental y la levantó.      [Cordilleras. Véase: 7]

Fósiles marinos. A causa del levantamiento de las masas continentales, en el monte Everest, por ejemplo  (que es la montaña más alta del mundo, con 8.848 m sobre el nivel del mar; y que está en la cordillera del Himalaya), en las capas más altas hay fósiles marinos; o sea, hay restos de vegetales y de animales de mar fosilizados, transformados en piedras. ¿Cómo llegaron estos seres marinos hasta esas montañas tan altas? Evidentemente, tal como dice la Biblia, comprobado por la ciencia, que las placas continentales subieron; es decir, las montañas subieron. También hay fósiles marinos en los picos de las cordilleras de los Andes y de los Alpes. Aclaremos que, gracias al agua y a los minerales, después de cierto tiempo, los restos de vegetales y de animales se convierten en fósiles, es decir, verdaderas piedras. Si en la cima de algunas montañas hay fósiles marinos, entonces, en el pasado esas montañas estuvieron debajo del mar. Si la Biblia dice que en el diluvio, las aguas subieron por encima de todos los montes (Gn 7:19)  entonces, en esa época el relieve terrestre era mucho más plano de lo que es ahora, sin montañas altas y sin cuencas oceánicas profundas (que se formaron para contener las aguas del diluvio).       [Fósiles. Véase: 8]

Historias. Además del relato bíblico, la historia del diluvio es contada en unas 500 culturas diferentes del mundo; las cuales hablan de una gran inundación. Por ejemplo se habla del diluvio en el poema de Gilgamesh, en Babilonia antigua. También se habla de este tema entre los sirios, los griegos, los sumerios, etc. En antiguas leyendas de los pueblos originarios de los seis continentes aparece la historia del diluvio y la salvación por medio de un barco. Por  ejemplo, en América, entre los aborígenes Chiriguanos (Bolivia); Huicholes (México);  Kolusho (USA); Cree (Canadá); etc.        [Diluvio. Véase: 9]

El monte Ararat. La Biblia dice que sólo los que estaban en el arca de Noé, en ese gran barco sobrevivieron; y que el arca quedó sobre el monte Ararat.

En hebreo dice «Urartu», traducido como Ararat y Armenia (Concordancia Strong, 780). Jeremías menciona Ararat como un reino (Jr 51:27). Urartu era un antiguo reino. Este reino estaba situado en un lugar ocupado actualmente entre Armenia, Irak y Turquía. Urartu fue vencido por los medos. Su nombre desapareció en la historia (fue descubierto en la década del 1800). Antes de ser descubierto este reino, a las montañas se las llamó Ararat, y al reino Armenia. Por eso, en la Biblia RV 1569 dice «montes de Armenia». Ahora, esta zona pertenece a Turquía.

El monte Ararat es una montaña con dos picos: el Gran Ararat, con 5165 msnm, y el Pequeño Ararat  con 3896 msnm. Entre ambos, hay una gran meseta. Es una montaña muy singular, por su amplia base, con un diámetro de 40 km. El Gran Ararat es un volcán inactivo.

El arca. El arca fue encontrada en la ladera del monte más pequeño, a unos 1.920 m sobre el nivel del mar. Antes estaba más arriba en el monte, pero un flujo de lodo la deslizó hacia abajo

El arca fue visitada en el pasado. Esto fue lo que dijeron, por ejemplo:

  • Beroso (que vivió en Babilonia, 275 a.C.): Él dijo que «Algunos sacan trozos de la nave mediante raspado». También escribió sobre el arca
  • Flavio Josefo (historiador judío, siglo I). Él declaró que: «Sus restos se muestran allí por los habitantes a día de hoy».       [Arca. Véase: 10]

Más tarde en la historia, el barco quedó tapado por el lodo; pero volvió a aparecer gracias a un terremoto en 1948.

Luces. Durante las noches, desde 1948, se veían luces en el sitio del barco. Las luces eran de color verde, amarillo y rojo. Pero al acercarse al lugar, desaparecían. Cuando en 1987 el arca fue declarada oficialmente como «Tesoro Nacional», por el gobierno turco, las luces dejaron de verse. Evidentemente, el propósito de Dios había sido logrado.

Expertos. Para investigar si lo encontrado era o no el Arca de Noé, el gobierno turco designó una comisión de expertos; que investigaron 10 años, junto con Ron Wyatt, un fiel creyente en Jesucristo, quien fue el que inició la búsqueda. Trabajaron geólogos, antropólogos, arqueólogos, químicos, paleontólogos, etc. Usaron radares de profundidad, detectores de metales microscopios, etc. Finalmente, se pudo declarar que: ¡El Arca ha sido encontrada  sobre el monte Ararat!        [Wyatt. Véase: 11]

Detalles. El arca tiene forma de barco, con proa en punta y popa redondeada. La madera está petrificada. Este barco sorprende a los constructores navales, porque fue hecho con tecnología naval muy avanzada. Por ejemplo: la ciencia naval actual dice que, para que un buque sea estable, el largo tiene que ser 6 veces el ancho. ¡Y estas medidas están en el arca! (medidas dadas por Dios a Noé).

«Y de esta manera la harás: de 300 codos la longitud  (157 m)  del arca, de 50 codos su anchura  (26,16 m)y de 30 codos su altura (15,69 m) » (Gn 6:15).

Las medidas del barco eran:  300 largo-50 ancho-30 alto. En la actualidad se sabe que, estas proporciones 30-5-3 son perfectas para navegación (no para ir en velocidad; ya que, en el arca, lo importante era la navegación). Es decir, el arca era un flotador perfecto.       [Flotador. Véase: 12]

La Biblia dice que el arca tiene 300 codos de largo. En la época en la que Moisés escribió el Génesis, en Egipto se usaba el «codo real egipcio»; el cual tenía 52,32 cm. 300 codos son unos 15696 cm, o sea, 157 m. ¡Y el arca encontrada tiene 157 m de largo.       [Codo. Véase: 13]

Costillas. En el año 1978 Ron Wyatt fue a Turquía a investigar si lo hallado era o no el arca de Noé. Pero el gran problema que se le presentaba era que, tendría que cavar unos 2 años al lado del arca para ver si era un barco. Entonces, él iba orando para que Dios despejara el lugar por medio de un terremoto. Dios contestó la oración y cuando llegó a Turquía se había producido un terremoto, que dejó al descubierto las «costillas» (cuadernas) verticales, propias de la estructura esquelética de un barco.

Gofer. La Biblia dice que el arca estaba hecha con madera de gofer (Gn 6:14). Gofer (en hebreo) viene de una palabra aramea que significa madera laminada (varias tablas pegadas con brea). La madera laminada es más firme y resistente. En el arca se ha encontrado madera laminada fosilizada

Anillos. La madera del arca no tiene anillos de crecimiento. Por eso, era más resistente y firme que la actual. Esto prueba que es en verdad el arca de Noé; porque, los anillos de crecimiento en los árboles se originan a consecuencia de las lluvias; y como en los días de Noé no había lluvias (Gn 2:5-6) esa madera no tiene anillos de crecimiento.

Clavos. Al explorar el arca con el radar aparecieron los lugares en dónde están los clavos. Por eso pusieron cintas para determinar claramente esos lugares. El resultado nos muestra que, lo investigado es una estructura hecha por seres humanos y no una simple formación rocosa natural. Sin embargo, los ateos, los que no quieren ver la realidad, no la ven; y dicen que es nada más que una formación rocosa.

Radar. El radar de profundidad detectó que dentro del arca hay:        [Radar. Véase: 14]

  • La quilla, en un barco, es como la columna vertebral en un esqueleto; es el soporte que va de proa a popa, por debajo de la nave.
  • Cuatro soportes longitudinales (2 de cada lado). Los soportes longitudinales son parecidos a la quilla: van de proa a popa, pero por fuera de la nave, para que la nave no se abra hacia los costados.
  • Cisternas para almacenar agua.
  • Una sola puerta (tal como dice la Biblia) (Gn 6:16).
  • Rampas (para que suban o bajen los animales).
  • Varios niveles.
  • Columnas que soportan los dos pisos.
  • En el centro hay un espacio hueco, para la circulación del aire en todos los niveles.
  • Habitaciones: Tiene 144 cuartos (Gn 6:14).
  • El arca tiene tres cubiertas, para permitir que el agua se escurra. Si hubiera tenido 1 sola cubierta plana, esto hubiera favorecido el hundimiento (Gn 6:16)
  • En el arca cabrían más de 800 vagones de ferrocarril.
  • Tiene tabiques divisorios.
  • Las columnas están en dos filas a lo largo de toda el arca.
  • Al perforar el arca se encontró: cabello humano y pelo de un roedor y excremento

Metales. Al investigar con 4 diferentes detectores de metales se encontró: Miles de remaches en líneas horizontales y verticales que se entrecruzan en el barco. Los metales se usaban en esa época (Gn 4:22). Los remaches tienen aleaciones muy complejas de: hierro, aluminio, titanio y manganeso; es decir, tienen aleaciones de alta tecnología. ¡Evidentemente, Dios le reveló cómo hacer esto! Es de notar que, el titanio y el aluminio no se encuentran así en la naturaleza. Hay que usar tecnología avanzada para producirlos.

Anclas. El arca tenía anclas de sustentación. En las embarcaciones antiguas se colgaban anclas de piedra en la popa, para que sirvieran de contrapeso, para que la proa afrontara las corrientes de frente. Además, servían para la estabilidad del barco, para que las olas no lo hicieran volcar. Es decir eran anclas de sustentación. Lo notable es el gran tamaño de estas anclas, de sustentación, no de amarre, superior a todas las  encontradas en el mar Mediterráneo o en el río Nilo.

Cada ancla tiene un agujero para pasar una cuerda. Pesan varias toneladas y miden 2,5 m de alto. Pero, ¿Por qué hay anclas en ese lugar, si no hay ningún cuerpo de agua en 120 km? Esto muestra que lo encontrado es realmente el arca de Noé.       [Anclas. Véase: 15]

Cruces. En las anclas hay cruces grabadas. Por la forma de estas cruces es evidente que fueron hechas en la época de las cruzadas (1.095-1291). Esto muestra que, los cruzados reconocieron que esas anclas pertenecían al arca de Noé. En 11 de las anclas hay 8 cruces grabadas: dos grandes, simbolizando a Noé y a su esposa; y las demás representando a su familia.  Pero en 2 anclas no hay ninguna cruz.

Dirección. Las anclas están más arriba y más abajo del arca, en la ladera de la montaña. ¿Por qué? Porque, mucho tiempo después de Noé, la lava volcánica hizo descender el arca unos 1.000 metros, y en el trayecto se fueron desprendiendo varias anclas. Pero 8 fueron llevadas por los pobladores de «El valle de los Ocho» para marcar la dirección, el lugar, en el que está el arca. Gracias a esto, Ron Wyatt encontró el arca.

Lastre. En los barcos se pone lastre; es decir, un material pesado que se pone en la bodega, para que, cuando una ola inclina el barco, el lastre vuelve a ponerlo en la posición correcta. Es decir, el lastre sirve para darle estabilidad a un barco. En el arca, el lastre está ubicado en el fondo del casco; y está formado con el material de descarte de una aleación de aluminio.      [Lastre. Véase: 16]

Nombres. En los alrededores del arca, hay varios lugares que tienen nombres relacionados con el arca. Veamos:

  • El arca está en «La montaña del Día del Juicio».
  • Cerca del arca está la «Aldea de los Ocho».
  • Un valle cercano: «El valle de los Ocho». Desde tiempos inmemoriales se llama así. ¿Por qué? En honor a los 8 que viajaron en el arca: Noé, su esposa, sus tres hijos y sus esposas. En la aldea hay algunas de las anclas.
  • Cerca de este pueblo hay otro, llamado con un nombre que traducido es: «El ave no pudo posarse»; haciendo referencia a la paloma que soltó Noé y volvió al arca porque no encontró lugar en donde posarse (Gn 8:8-9).

Durupinar. Al comprobarse que lo encontrado es el Arca de Noé, el gobierno de Turquía ha declarado a Ron Wyatt como el explorador que encontró el arca; y a esa zona como Parque Nacional del Arca de Noé y Tesoro Nacional. Además  El lugar es conocido como sitio arqueológico Durupinar; y también como Noah´s Ark. El gobierno turco hizo allí un centro de visitantes.      [Parque. Véase: 17]

Testimonio. El Dr. Ekrem Akurgal, el «decano» de los arqueólogos turcos (ateo), declaró que lo encontrado es un barco, «una verdadera pieza de ingeniería». Pero él no puede entender cómo es posible que, en esa época fuera construido un barco con tecnología tan avanzada.

Creación. Científicos y arqueólogos, turcos y americanos demostraron que lo encontrado es el Arca de Noé. Pero, si esto es así, ¿Por qué, entonces, algunos científicos y religiosos lo niegan? Lo niegan porque el hallazgo del arca demuestra que es verdad la teoría del creacionismo, que Dios creó el universo; y que, contrariamente a esto, no es verdad la teoría del evolucionismo ateo. Es decir, Dios creó el universo. Entonces, hay un cielo y un infierno y Dios castiga al pecador.

Fraude. El hecho de haberse encontrado el arca, es una de las pruebas más grandes de que Dios juzga al pecador. Por eso, el diablo trata de a toda costa de desacreditar el descubrimiento de Wyatt. Por ejemplo, un grupo integrado por chinos, supuestamente «evangélicos»; y por turcos, anunció en el 2010, que ellos encontraron el arca; en el Ararat, a unos 4.000 m de altura (lo cual hubiera sido imposible para los animales bajar desde una posición tan empinada).  Pero ellos no dicen en dónde está lo que han encontrado, y presentan muy pocas pruebas que avalen lo que ellos dicen. Pero, un verdadero siervo de Dios, el arqueólogo  Randall Price denunció que todo lo que ellos han dicho es un fraude, una mentira; ya que, se conocen todos los nombres de los 10 trabajadores kurdos que fueron contratados para llevar en un camión vigas de madera hasta una cueva; la misma en la que los chinos han dicho que encontraron el arca, con madera petrificada.      [Fraude. Véase: 18]

Ateos. Pero, ¿cómo es posible que «evangélicos chinos» hayan cometido semejante fraude, semejante mentira? Tengamos en cuenta que, en China los verdaderos cristianos son perseguidos, encarcelados y muertos. Por eso, ellos se ocultan del gobierno para que no los maten. Pero, para ocultar todo esto, el gobierno chino creó una iglesia, supuestamente evangélica, llamada la «Iglesia Patriótica de las Tres Autonomías», con pastores adictos al régimen comunista ateo; pastores que no son creyentes, sino que son líderes comunistas. Esos pastores tienen prohibido hablar de la resurrección de Jesucristo y de su segunda venida.   Como los chinos comunistas no pueden negar el hecho de que el arca ha sido encontrada, entonces, para desacreditar este hecho optaron por la otra posibilidad: la de presentar que un grupo «evangélico» chino encontró el arca. Esto lleva a pensar, en consecuencia que, entonces, todo lo encontrado por Ron Wyatt, y confirmado por el gobierno turco, no es verdad.      [Ateos. Véase: 19]

Película. El descubrimiento del arca muestra: que la Biblia tiene razón cuando declara: que Dios castiga a los pecadores. Entonces, el verdadero Dios es el Dios de la Biblia; y la teoría de la evolución es falsa. Por eso, en los países musulmanes y en China comunista prohíben la película «Noé». Además, en los EE.UU los ateos tratan de prohibir que las personas visiten una réplica del arca.      [Película. Véase: 20]

En la actualidad, Turquía ya no permite visitar el sitio arqueológico en donde está el arca. Al principio ellos vieron en esto una gran oportunidad turística. Pero ahora se dan cuenta que este descubrimiento va en contra de sus creencias musulmanas.      [Turquía. Véase: 21]

Juicio. Como el descubrimiento del arca es una de las mayores pruebas de la existencia de Dios; y de su intervención sobrenatural en este planeta; entonces, los ateos y los de otras religiones, tratan de anular todo lo que se ha descubierto; haciendo creer que eso no es el arca; sino que es nada más que una roca; y que hay que seguir buscando el arca.

Algunos se burlan de la verdad de que Jesús volverá otra vez; al ver que, después de tanto tiempo, todavía no ha venido; pero la verdad es que, esto no ha ocurrido aún porque Dios es paciente y espera a que todos se arrepientan (2 P 3:9). Pero, así como esperó con paciencia hasta que el arca fue construida y luego los destruyó a todos (1 P 3:20); del mismo modo, ahora espera con paciencia a que se arrepientan antes de la gran destrucción que se viene.

Dios permitió encontrar el arca de Noé en nuestros días, en la época de la segunda venida de Jesucristo a esta tierra, para mostrar: que lo que dice la Biblia es verdad; y que así como en el pasado sólo se salvaron los que entraron en el arca,  en el presente sólo se salvaran los que crean en Jesucristo.

La Biblia revela: que en el diluvio, no fue Noé quien cerró la puerta del arca; sino que fue Dios mismo, antes de comenzar el juicio divino; y la Biblia dice, además, que Dios cerrará la puerta celestial en el día en el que él arrebate a la iglesia, y comiencen los juicios apocalípticos en esta tierra. En ese día, muchos dirán: «¡Señor, Señor, ábrenos! (Mt 25:11); pero esto no ocurrirá. Habrán perdido su oportunidad

Noé predicó a las personas que Vivian en su época, avisándoles del diluvio; pero ellos no le creyeron (2 P 2:5). Además, Jesús mismo, inspirando a Noé, por medio del Espíritu Santo, les predicó, pero ellos no obedecieron. Por eso todas esos seres humanos están ahora encarcelados en el infierno (1 P 3:18-20).

Noé les predicó sobre el juicio de Dios, pero ellos continuaron viviendo como siempre, porque no creyeron en lo sobrenatural; no creyeron en la intervención de Dios en este mundo.

Jesús declaró que, antes de que él regrese se repetirán las mismas condiciones; o sea, los hombres no creerán en el juicio de Dios; por lo cual, así como aquellos fueron destruidos, éstos también serán destruidos.

Dijo Jesús: «Cuando el Hijo del Hombre regrese, será como en los días de Noé» (Lc 17:26). ¿Cómo vivían en la época de Noé?

«Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia» (Gn 6:11).

Hoy en día todo es igual.  Por eso, Jesucristo viene a salvarnos de la destrucción. En el diluvio, Dios destruyó a los pecadores por medio del agua. Pero Dios prometió que la próxima destrucción no será por agua, sino que será por fuego. La Biblia dice:

«El mundo de entonces pereció anegado en agua; pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos» (2 P 3:6-7).

En la época de Noé, los que entraron al arca se salvaron del diluvio. En nuestra época los que crean en Jesús se salvarán de los juicios apocalípticos que vienen y del infierno, al que irán todos los que NO se arrepientan de todos sus pecados. Por eso, Jesucristo es «El Arca de Salvación». Dile a Jesucristo: ¡Señor, yo creo en ti!

Dice la Biblia que Dios:

«no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos» (2 P 2:5).

Llega un día en el que la paciencia de Dios se acaba y la puerta se cierra. Por ejemplo: Conozco a un creyente que, mientras viajaba en un micro le iba hablando a una chica sobre arrepentirse de sus pecados. Pero ella no aceptó. Quería seguir «disfrutando de la vida», como ella entendía. Bajó del micro; y en ese momento fue atropellada y murió. Dios le había hablado por última vez; pero ella perdió su oportunidad. Nunca sabemos en qué momento llegamos al final del camino y morimos; sea en un robo, en un accidente, etc. Dios te da en este momento una oportunidad de ser perdonado. No la desprecies.

¿Por qué Dios eligió a Noé para comenzar con él un nuevo pueblo? Dios lo eligió porque  Noé caminó con Dios (Gn 6:9); y esto podemos verlo en el hecho de que Noé creía en Dios y le obedecía (Gn 6:22). Para caminar con Dios debemos creerle y obedecerle.

El descubrimiento del arca de Noé es una gran señal de Dios para la iglesia; por medio de la cual el Señor nos recuerda que, así como en el pasado Dios salvó a los creyentes de la destrucción, por medio del arca; del mismo modo en el presente, Dios salvará a los creyentes de la destrucción apocalíptica que viene, por medio del arrebatamiento

Video. Para ver la ceremonia que realizó el gobierno turco al saber que, lo encontrado es el arca de Noé, y para ver cómo es el arca por dentro, de acuerdo con los datos de los radares, ir a:      [Ceremonia. Véase: 22]

Señales. En 2 P 3 se tratan dos grandes temas:

  • 1) La destrucción de los pecadores, por medio del agua, en el diluvio; y
  • 2) La destrucción de los pecadores, por medio del fuego, en el día de la segunda venida de Jesucristo.

El primer tema lo tratamos en esta publicación. Para ver el segundo tema, ir a «Señales de la segunda venida – 2»; en este mismo blog.

Citas bibliográficas:

1 – Nefilim

  • Nefilim – Es.wikipedia.org
  • Los “Hijos de Dios” y las “Hijas de los Hombres” de Génesis 6 – EB Global: Enfoque Bíblico / Bible Focus
  • ¿Quiénes son los nefilim? – MIAPIC
  • Los Nefilim [154] – Spanish.ccg.org
  • Torá, Biblia, Pentateuco, Génesis, Bereshit, Creaciónn, gigante, nephilim, nefilim, diluvio, Noé – Serjudio.com
  • Los Hijos de Set y Los Nefilim Pt 1 – Apologos.net
  • Nefilim (gigantes) – Institutointerglobal.org – Esparciendo el amor de Cristo
  • ¿Son ángeles los “hijos de Dios” de Génesis 6? – Tinaja y Vasija
  • Existió una mezcla entre ángeles y hombres – Facebook.com
  • ¿Cuál fue la razón que Dios decidiera exterminar a casi toda la raza humana?

2 – Dillow

  • Libro: Exégesis bíblica, evidencias científicas e históricas sobre el arca y el diluvio – Es.slideshare.net

3 – Mamut

  • En busca del arca de Noé – Fenomaloslaquintaesencia.blogspot.com.ar

4 – Ringwoodita

  • La Ringwoodita, ¿confirmaría el Diluvio? – Noticias Cristianas – La Verdad Ahora – Noticias Cristianas – La Verdad Ahora
  • ¿A dónde se fue toda el agua? – Creationmoments.com
  • El Diluvio ¿Había suficiente agua? – Impacto Evangelístico | Noticias Cristianas
  • Científicos encuentran las “fuentes del gran abismo” del Diluvio – Universal – Universal.org.ar
  • El diluvio del Génesis y su dilución en el cientificismo – Aguas Vivas

5 – Placas

  • Tectónica de placas – Sgm.gob.mx

6 – Subsiste

  • “Cuando Dios hizo la tierra era muy diferente a como es hoy” – Google.com.ar

7 – Cordilleras

  • Tiembla el techo del mundo – La Voz de Galicia
  • El deslizamiento de una placa tectónica originó los Andes – ABC

8 – Fósiles

  • Fósiles marinos en los continentes y en las cumbres de las montañas más altas. “II”. )Parte XII). – net

9 – Diluvio

  • Ciencia cristiana presenta nuevas – NoticiaCristiana.com
  • ¿Fue el diluvio de Noé global o local? – GotQuestions.org Español
  • Teorías científicas a favor del Diluvio que relata Génesis – protestantedigital
  • El diluvio universal – Cronicasdelgrantiempo.blogspot.com.ar
  • Historia Simplemente Historia – Facebook.com
  • ¿Es el Relato del diluvio Bíblico una Copia Modificada de la Epopeya de Gilgamesh? – Godandscience.org

10 – Arca

  • El arca de Noé – Ortiznava.com

11 – Wyatt

  • Noah’s Ark Has Been Found. Why Are They Keeping Us In The Dark? – Sunny Skyz
  • Noah’s Ark Special – BibleDiscoveries – Biblediscoveries.com
  • El descubrimiento del Arca de Noe por Ron Wyatt – Es.slideshare.net

12 – Flotador

  • Versión imprimible – El Arca de NoéUn Flotador Perfecto – Espanol.apologeticspress.org

13 – Codo

  • Diccionario Biblico: Codo – Significado o definición de Codo – Significado – WikiCristiano.org

14 – Radar

  • Expedición Wyatt al Arca de Noé.wmv – YouTube

15 – Anclas

  • Sitio arqueológico de Durupinar – Es.wikipedia.org
  • Boletín 05: Octubre de 1993 – Anclasdepiedra.com

16 – Lastre

  • Boletin no. 16: 30 de junio de 1996 – Anclas de Piedra – Anclasdepiedra.com

17 – Parque

  • En busca del arca de Noé – blogspot.com.ar
  • El Arca de Noe y mas Material Inédito de Ron Wyatt – Readable

18 – Fraude

  • Noticias cristianas – Predicando La Santa Palabra De Dios

19 – Ateos

  • China planea eliminar todas las “casas iglesias” en los próximos 10 años

20 – Película

  • Emiratos prohíbe la película ‘Noé’ por entrar en conflicto con la religión – La-razon.com
  • MEDIO ORIENTE Qatar, Bahrain y Emiratos prohíben la película sobre Noé: contradice al islam – Asianews.it
  • China prohíbe película ‘Noé’, rechazada ya por musulmanes – El Universo
  • Ateos quieren impedir que niños visiten el “Arca de Noé” – Escapaportuvida.net

21 – Turquía

  • Monte Ararat: un siglo buscando los restos del Arca de Noé – 20minutos.es – Últimas Noticias

22 – Ceremonia

  • El Arca de Noe y mas Material Inédito de Ron Wyatt – YouTube
  • EL ARCA DE NOE Ron Wyatt 1 documental original WyattArcheologyResearch W A R – YouTube

Capítulo 8

SEÑALES DE LA SEGUNDA VENIDA DE JESUCRISTO – 4

Jesús dijo: «He aquí yo vengo pronto» (Ap 22:12).

Pero, ¿Qué pruebas tenemos de que Jesús viene en breve? ¿Hay señales que nos muestren que Jesús viene en nuestra época? ¡Sí, las hay! En nuestra época hay muchas señales que muestran que Jesucristo viene pronto.

Pero, ¿Qué es una señal? Una señal es un aviso, una comunicación, que nos informa sobre algo. Por ejemplo: Las señales de tránsito nos informan que, más adelante, en el camino, hay un puente, un desvío, etc.

Del mismo modo, las «señales de los tiempos» (Mt 16:3) son «diferentes hechos, diferentes acontecimientos», que al ocurrir, tal como estaban profetizados, nos muestran que la llegada de Jesucristo está cercana.

A continuación veremos algunas de las señales profetizadas en la Biblia, que ya se han cumplido, y que nos muestran que Jesús viene pronto.

A – LA SEÑAL DEL REGRESO DE LOS JUDÍOS A ISRAEL

1 – Regreso universal. Veamos algunas profecías del regreso de los judíos a Israel, dadas por: Isaías (ca. 680 a.C.), Jeremías (ca. 600 a.C.), Ezequiel (ca. 570 a.C.) y Daniel (ca. 530 a.C.).

a – Dijo Isaías:

«Asimismo acontecerá en aquel tiempo, que Jehová alzará otra vez su mano para recobrar el remanente de su pueblo que aún quede en Asiria, Egipto, Patros, Etiopía, Elam, Sinar y Hamat, y en las costas del mar. Y levantará pendón a las naciones, y juntará los desterrados de Israel, y reunirá los esparcidos de Judá de los cuatro confines de la tierra» (Is 11:11).

Notemos que dice:

  • «Asimismo acontecerá en aquel tiempo»; es decir, en el tiempo del fin; de acuerdo con lo que vemos en el contexto de las Sagradas Escrituras.
  • que «Jehová alzará otra vez su mano». El primer regreso fue de Babilonia, en el año 536 a.C. Es decir, fue un regreso parcial, no de todas las naciones.
  • «Y levantará pendón a las naciones, y juntará los desterrados de Israel, y reunirá los esparcidos de Judá de los cuatro confines de la tierra»; es decir, de todos los lugares de la tierra, regreso universal.

b – Dijo Jeremías:

«Y yo mismo recogeré el remanente de mis ovejas de todas las tierras adonde las eché, y las haré volver a sus moradas; y crecerán y se multiplicarán.  Y pondré sobre ellas pastores que las apacienten; y no temerán más, ni se amedrentarán, ni serán menoscabadas, dice Jehová.  He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra.  En sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado; y este será su nombre con el cual le llamarán: Jehová, justicia nuestra» (Jr 23.3-6).

Notemos que Jeremías dice que,

  • luego de que los judíos regresen, de todas las naciones a Israel, comenzará el reino milenial de Jesucristo; ya que, Jeremías nos da el nombre del Rey:
  • «Y este será su nombre… Jehová»; o sea, Dios; es decir, Jesucristo reinará en esta tierra, luego de su segunda venida.
  • Tengamos en cuenta que la Biblia declara que, uno de los nombres de Jesucristo es Jehová. Por ejemplo, Isaías dijo que vio a Jehová (Is 6:1-5); y Juan dijo que Isaías vio a Jesucristo (Jn 12:41). Además, Jesús dijo que a Dios Padre nadie le vio jamás (Jn 1:18). Entonces, Isaías vio a Jesucristo en el trono del universo, antes de descender a la tierra..

Jeremías dijo, además:

  • «He aquí yo hago volver los cautivos, y la ciudad será edificada sobre su colina, y el templo será asentado según su forma» (Jr 30:18).
  • Es decir, luego de que los judíos regresen a Israel (lo cual ocurrió en 1948), construirán su templo en Jerusalén. Por eso, los judíos están preparando todo para levantar el templo.

c – Dijo Ezequiel:

«He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra… y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey» (Ez 37:21-22).

Notemos «que:

  • los judíos regresarán a Israel y Dios «los hará» una «nación». ¡Y esto se cumplió milagrosamente, el 14 de mayo de 1948, el día de la Declaración de la Independencia de Israel, cuando se estableció el Estado de Israel.
  • ¡Después de unos 2.000 años volvieron a ser nación! ¡Dios lo hizo! Y si Dios cumplió esta profecía, también cumplirá también que, luego del regreso de los judíos a Israel, comenzará el reino milenial de Jesucristo.

d – Dijo Daniel:

  • «Y cuando se acabe la dispersión del poder del pueblo santo, todas estas cosas serán cumplidas» (Dn. 12.7).
  • Es decir, cuando los judíos no estén más dispersos, cuando vuelvan a Israel, todo lo profetizado en el libro de Daniel se cumplirá.

Entonces, la Biblia dice que, llegará una época en la que:

  • los judíos regresarán a Israel;
  • se establecerán como nación:
  • el templo de Jerusalén será edificado; y luego de esto, en el milenio
  • reinará Jehová; o sea, Jesucristo.

Los judíos ya regresaron a Israel y se establecieron como nación en 1948. En nuestra época ya están por edificar su templo. Todo esto nos revela que: ¡Llegó la época de la segunda venida de Jesucristo!

2 – Dios protegió milagrosamente a los judíos, luego de su regreso

 «Los plantaré sobre su tierra, y nunca más serán arrancados de su tierra» (Amós 9:15).

Dios había dicho que, luego de que judíos regresaran a su tierra, nunca más serían sacados de  allí. En el regreso de Babilonia no se cumplió esto; ya que fueron echados de su tierra en el año 70. Pero luego del  regreso de 1948 se está cumpliendo esta profecía al pie de la letra; ya que, aunque los enemigos de Israel se unieron para destruirlos varias veces, no pudieron lograr sus objetivos, como veremos a continuación.

a – Guerra de la Independencia, en 1948

Plan Gedeón Luego del 14 de mayo de 1948, en la noche entre el 7º y el 8º día, los ejércitos de 5 naciones (Egipto, Iraq, Jordania, Siria y Líbano) cercaron a Israel para destruirla.

Los judíos tenían muy pocas armas, y no contaban con unidades blindadas. Entonces, pusieron en práctica el plan «Gedeón» (Jue 7). Para ello, juntaron todos los vehículos que encontraron (taxis, camiones, etc.). Los llevaron silenciosamente al frente de batalla. Les sacaron los caños de escape. Luego, a una señal, en la noche, encendieron los motores y las luces y gritaron. Esto produjo un ruido infernal. Los enemigos creyeron que estaban frente a tanques judíos y huyeron, dejando todo el armamento.     [Gedeón. Véase: 1]

b – Guerra de los Seis días, en 1967

En realidad, en toda la guerra de los seis días, Dios ayudó milagrosamente a los judíos; ya que la Biblia había anunciado, que luego de que los judíos volvieran a Israel, nunca más serían echados de allí. Un ejemplo muestra cómo Dios ayudó milagrosamente a los judíos: en el primer día de combate, los judíos destruyeron unos 452 aviones enemigos.     [Aviones. Véase: 2]

Le preguntaron al General Mayor Ezer Weizman (quien tiempo después llegó a ser Presidente del Estado de Israel), ¿Cómo lograron los aviones judíos destruir, tantos aviones enemigos y tantas pistas de aterrizaje, en solo tres horas? El general respondió: «El Dedo de Dios».

Ángeles en Jerusalén. El quinto día de combate, los judíos querían tomar la ciudad vieja de Jerusalén (la Jerusalén bíblica, no los alrededores de esta ciudad, que han sido edificados en estos últimos años). Después de 36 horas de combate en contra de los jordanos, los soldados israelíes estaban extenuados y no tenían refuerzos. Se sabía que las Naciones Unidas estaban por ordenar el fin de la guerra de un momento a otro. Por eso, los judíos tenían urgencia para tomar la ciudad. Pero eso era imposible lograrlo. Solo un gran milagro de Dios podía darles la victoria. ¡Y el milagro ocurrió!

El coronel judío Avis contó, ante un grupo de pastores, y con lágrimas en los ojos que, de pronto llegó un refuerzo. Pero los soldados judíos  que llegaron eran muy extraños. No actuaban como seres humanos; ya que, se movían  con una velocidad extraordinaria, como se mueven los relámpagos. Por supuesto, ellos consiguieron la victoria. ¿Quiénes eran?  Evidentemente, eran ángeles vestidos como soldados judíos.       [Ángeles, Jerusalén. Véase: 3 ]

Ángeles en el Sinaí. Los egipcios se acercaron a los judíos con una gran fuerza motorizada de centenares de vehículos. Pero, de pronto, los vehículos se estropearon y se detuvieron inexplicablemente. Evidentemente, los ángeles intervinieron. Así informó el diario Jerusalén Post, del 26 de junio de 1967.     [Ángeles, Sinaí. Véase: 4]

c – Guerra de Yom Kippur en 1973

Mientras un grupo de soldados israelís caminaban de noche en el Golán, se dieron cuenta que estaban en medio de un campo minado. Intentaron localizar las minas cuando, de pronto, un viento muy fuerte se levantó y se llevó la arena hasta una profundidad de 45 cm. De esta forma pudieron ver donde estaban las bombas.     [Kippur. Véase: 5]

3 – Reloj profético. Dios usa a Israel como su reloj profético; es decir, Dios declaró qué es lo que va a hacer en Israel y que, cuando esas cosas sucedan, la iglesia sabrá la época de la segunda venida de Jesucristo. Por eso, para saber si Jesucristo viene pronto o no, tenemos que ver si las profecías escritas por Dios, en la Biblia, con respecto al pueblo judío, se han ido cumpliendo en estos años o no.

La llegada del Señor será, para los judíos la primera venida del Mesías; pero, para los cristianos será la segunda venida de Jesucristo.

B – LA SEÑAL DE LA APOSTASÍA

Dios anunció que una de las señales de los últimos tiempos será la apostasía.

«Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios» (1ª Tim 4:1).

Tal como estaba profetizada, la apostasía entró en muchas iglesias evangélicas y protestantes norteamericanas a partir de la década de 1920, por las enseñanzas del modernismo.

Esta escuela de pensamiento enseña que la Biblia no fue inspirada divinamente; es decir, que Dios no intervino para nada en la redacción del texto bíblico; que la Biblia no es la palabra de Dios, sino la del hombre; que está llena de leyendas y fábulas; y que las profecías fueron escritas luego de su cumplimiento; o sea, no son profecías sino historia. ¿Cómo podemos demostrar que la Biblia fue inspirada por Dios? Los científicos judíos han descubierto que la Biblia fue inspirada por Dios. ¿Cómo fue esto? Veamos:

1 – Mensajes ocultos en la Biblia

Los judíos encontraron algo que les llamó muchísimo la atención al estudiar los cinco primeros libros de la Biblia (Gn, Éx, Lv, Nm y Dt), lo que nosotros llamamos el Pentateuco y los judíos la Torá.     [Torá. Véase: 6]

a – En Levítico, cada 7 letras (código 7) aparece  una de las letras del nombre de Dios (en hebreo YHWH ) (y en español Jehová). O sea, se repite continuamente la palabra «Dios», a través de todo el libro.

De esta forma, en ciclos continuos de 32 letras exactas, la palabra «Dios » aparece más de 600 veces. Sería algo así:

D7 I7O7S

b – En Génesis y en Éxodo, cada 50 letras (código 50), comenzando desde el principio, aparece cada una de las letras de la palabra Torá (enseñanza, ley).

T50 O50R50Á

c – En Números y en Deuteronomio aparece lo mismo, pero al revés, de atrás para adelante.

Á50 R50O50T

Entonces, Génesis y Éxodo apuntan hacia delante, y Números y Deuteronomio apuntan hacia atrás. O sea, estos cuatro libros apuntan hacia el centro, hacia Levítico.

T50 O50R50Á  ///  D7 I7O7S  ///  Á50 R50O50T

¿Qué es lo que Dios está queriéndonos decir con todo esto? Dios quiere revelarnos que el Pentateuco, la Torá, la enseñanza (la ley), fue escrita por Dios, y que él inspiró, no sólo las ideas, sino también las palabras exactas.

¡Lo asombroso de todo esto es que, los que descubrieron que la Biblia fue inspirada por Dios, letra por letra, son científicos judíos que no creen en Jesucristo!

Solo pensar que, por ejemplo, en el libro de Levítico, cada 7 letras (código 7) aparece una de las letras de la palabra Dios, siendo que, en ese libro se habla de diferentes temas, nos muestra que, solo Dios pudo haber escrito ese libro. Si a esto le sumamos que, en ese mismo libro (así como en todos los libros de la Biblia) hay incontables mensajes escritos con diferentes códigos, nos revela que, únicamente Dios pudo haber escrito la Biblia. Por eso, alguien dijo que, ni con todas las computadoras del mundo, trabajando unidas y al mismo tiempo, podríamos crear un libro, parecido a la Biblia, con innumerables cantidades de códigos diferentes.

Entonces, ¡Los códigos de la Biblia prueban que la Biblia fue inspirada por Dios, letra por letra». (Código: Conjunto de signos y reglas para hacer y comprender un mensaje).

Los «códigos bíblicos» se llaman también: «secuencia de letras equidistantes».     [Código. Véase: 7]

En la Biblia hay dos clases de mensajes:

  • 1) El mensaje que todos leemos.
  • 2) Los mensajes ocultos, secretos.

2 –¿Cómo opera este método? Luego de descubrir los códigos, los científicos judíos quisieron saber si Dios había escrito otros mensajes ocultos en la Biblia. ¡Y descubrieron muchos de ellos! Para esto, cargaron las 304.805 letras, de los primeros 5 libros de la Biblia (la Torá o el Pentateuco), en un programa de computación, sin separación de letras.

Luego, por ejemplo, si se quiere buscar la palabra «Jesús», el programa busca la 1ª y la 2ª letra (la J y la E). Una vez que las encuentra, cuenta cuántas letras hay entre esas dos letras (por ejemplo, cuatro):

a s d m J q w v n E r e h a S e r t m Ú x c v c S v

Sabiendo esto, la computadora busca la tercera letra haciendo el mismo salto (4). Luego el programa busca en las cercanías de la palabra encontrada palabras relacionadas con ella; leyendo en varios niveles o dimensiones: horizontal, vertical o diagonal.

3 – Cuadro.  Tiempo después, los científicos analizaron el texto de Is 53.4-7, el texto en el Antiguo Testamento, que habla de la muerte de Jesús, la cual ocurriría varios siglos después (aclaro que, de todo ese texto tomé solo una pequeña porción, para abreviar).

«Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.  Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados» (Is  53:4-5).

Los científicos judíos encontraron que ¡todo el cuadro de la cruz está aquí! En lenguaje codificado,

a – Presenta a Jesús diciendo:

  • «Mi nombre es Jesús», el «Altísimo», el «Mesías», el «Nazareno», de «Galilea», el «Cordero Expiatorio».

b – Dice que Jesús

  • 1) moriría,  en la «Cruz», en el monte «Moriah», en el mes de «Aviv», en la “Pascua Judía».
  • 2) «Sea crucificado», dirían muchos. «Horadaron» («mis manos y mis pies»), diría él.

c – Menciona los nombres:

(1) – De los que estuvieron involucrados en el proceso:

  • El poder político: «Herodes»; La «malvada ciudad romana»; el «malvado César».
  • El poder religioso: «Anás» y «Caifás», los dos sumos sacerdotes.

(2) – De los que estuvieron frente a la cruz:

  • «Las tres Marías». «Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofas, y María Magdalena» (Jn. 19: 25).
  • «José»,(el esposo de María).

(3) – De los discípulos

  • «Pedro, Jacobo, Juan, Andrés, Felipe, Mateo, Tomás, Jacobo, Simón (en 52.14), Matías».
  • Pero no aparece Judas.

Lo más extraordinario es que, este texto fue escrito en la Biblia unos 700 años antes del nacimiento de Jesucristo. Sólo Dios pudo haber escrito, en esa época el nombre del Mesías; y haber pintado, con pocas palabras, toda la escena de la cruz.

Los judíos no leen el Nuevo Testamento. Por eso, ¡Dios les permite conocer la historia de Jesucristo leyendo el Antiguo Testamento!

4 – El tiempo del fin

Cuando los científicos llegaron al texto de Dn 12.7-10 donde, entre otras cosas, dice: «estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin», (es decir, en el tiempo de la segunda venida de Jesús, se conocerán los secretos escondidos en la Biblia), los científicos recibieron una gran sorpresa, porque encontraron allí:

  • Sus propios nombres (Los nombres de los que estaban trabajando en el proyecto) (o sea, Dios les estaba hablando a ellos).
  • «1997» (el año en el que se dieron a conocer al mundo lo escrito en la Biblia, en forma codificada);
  • «Secretos escondidos»; y
  • «Para ustedes lo codificado». Es decir, Dios les estaba revelando los códigos de la Biblia. [Fin. Véase: 8]

5 – ¿Quiénes avalan este descubrimiento?

Científicos judíos investigaron este tema, desde 1981, durante varios años, y declararon que este método es correcto.     [Científicos. Véase: 9]

Premio Nobel judío. En 996, Robert Aumann (premio Nobel de economía) comunicó a la Academia de Ciencias de Israel que, el código de la Biblia es un hecho demostrado.     [Aumann. Véase: 10]

Universidades.  Este sistema ha sido revisado y confirmado por matemáticos de grandes universidades, y centros de criptografía (escritura oculta), como por ejemplo, el Ministerio de Defensa de los EE.UU.     [Defensa. Véase: 11]

Todo esto prueba que la Biblia fue inspirada por Dios, letra por letra.

6 – Liberales.  A pesar de los extraordinarios descubrimientos hechos con este método, algunos evangélicos liberales lo rechazan; porque contradice sus ideas de que, la Biblia no es la palabra revelada e inspirada por Dios, que contiene errores, contradicciones, etc.

Pero la Biblia declara que es totalmente exacta, al punto tal de que, en Ap 22:18-19 dice que, al texto bíblico no se le puede añadir ni quitar nada.

Rips, la persona que más conoce sobre este tema, ha dicho que él cree que toda la historia de los hombres está escrita allí.

Ateos han llegado a ver que la Biblia fue hecha por Dios. Gracias a esto, muchas personas se han convertido a Cristo.

C – LA SEÑAL DE LA CONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO

La Biblia dice que, antes del regreso de Jesucristo, el tercer templo en Jerusalén estará construido. Lo notable es que, Dios les ha revelado a los Judíos que ¡llegó el tiempo de la llegada del Mesías!; y que, por eso, ellos tienen que construir el templo de Jerusalén.

El primer templo, fue el de Salomón. El segundo, el de Zorobabel, con las mejoras hechas por Herodes. Pero la Biblia habla de un tercer templo, el que fue profetizado por Ezequiel. Las medidas del templo por él profetizado no son las del segundo templo. Esto nos indica que todavía no se ha levantado ese templo profetizado. La Biblia muestra que el templo será construido; ya que: el anticristo se sentará en ese templo haciéndose adorar como Dios (lo que es llamado «la abominación desoladora»).

Pero, antes de este último acontecimiento, la iglesia ya habrá sido arrebatada.

1 – Problemas. Hay problemas en cuanto a la construcción del templo. Los judíos dijeron:

«No podemos construir el templo porque no tenemos ni el aceite de la unción, ni la vaca roja.

Además, ¿cómo vamos a construir en el lugar en donde está el templo musulmán llamado: «la Mezquita de Omar». Pero Dios les solucionó sus problemas.

a – El aceite de la unción. Veamos, primero, cómo fue encontrado el aceite de la unción.

Hace unos años, en las cuevas de Qumram, a orillas del Mar Muerto, fueron encontrados varios manuscritos hechos hace muchos siglos, por la congregación judía de los esenios. En una de las cuevas del Mar Muerto, en 1952, fue encontrado un rollo de cobre, con indicaciones topográficas, pero en lenguaje misterioso. Después de mucho estudio se determinó que éste es el mapa del tesoro del primer templo.

Vendyl Jones, llamado «el Padre de la arqueología bíblica» se interesó en este rollo. Vendyl había sido pastor bautista; pero renunció al pastorado y se dedicó a estudiar hebreo.

En 1959 profetizó que habría una guerra en Israel el 5 de junio de 1967. Fue a Israel y se ofreció para colaborar con el ejército en la guerra de los Seis Días; y su contribución fue muy eficaz; ya que, como tenía un tipo especial de daltonismo localizaba las posiciones camufladas enemigas.     [Vendyl. Véase: 12]

Siguiendo las instrucciones del rollo, Vendyl encontró, nada menos que, 32 de los sitios indicados en el rollo; entre ellos:

  • Encontró más de 400 kilos del incienso que se usaba en el altar del incienso del templo.
  • Encontró el frasco del aceite de la unción. Este hallazgo les mostró a los judíos que esto era una señal divina para la construcción del templo

El hallazgo del mapa de cobre fue un verdadero milagro. Pensemos que el templo de Salomón fue destruido hace más de 2.500 años; y que, antes de ser destruido, los judíos ocultaron los elementos más importantes del templo en diferentes lugares, para que los enemigos no se apoderaran de ellos; pero, antes de esconder esos elementos hicieron un mapa. Si ese mapa fue hallado hace pocos años es porque, Dios está dando todos los elementos a los judíos para que construyan el templo.

b – La vaca roja. Los judíos quieren construir el templo; pero el lugar donde debe ser construido ha sido profanado con la muerte de los que murieron en la guerra del año 70. Para purificarlo, de acuerdo con la ley bíblica, necesitan «las aguas de la purificación», hechas con las cenizas de una vaca roja (Núm 19).     [Vaca. Véase: 13]

En toda la historia de Israel hubo sólo 9 vacas rojas.  Pero, desde hace 19 siglos que no nacía una vaca totalmente roja. Por eso, los judíos han entendido que no pueden construir el templo.

¡Pero ahora sí tienen varias vacas rojas! Esto les mostró que ¡ya pueden construir el templo!

2 – Preparativos para el templo. En el Instituto del Templo, en Jerusalén, están preparando todo lo necesario para el tercer templo.     [Templo. Véase: 14]

Ya están hechos:

  • Los instrumentos musicales, como arpas, liras, trompetas.
  • El candelabro.
  • Las vestiduras sacerdotales de lino.
  • Los utensilios.
  • El Altar del Sacrificio.
  • La Fuente de Bronce.

Además, quinientos muchachos, descendientes del sacerdote Aarón, se están preparando para actuar como sacerdotes (se sabe que son descendientes de Aarón por medio del ADN).

3 – El arca. Los judíos saben que tienen que construir el templo, porque la Biblia dice que, luego de eso vendrá el Mesías. Pero ellos tienen temor de construir, porque piensan que si edifican, comenzará una guerra con los árabes. Por eso, para animarlos a construir, ¡Dios les reveló el lugar en donde está el arca!  Según ha declarado el Rabino Chaim Richman, el encargado de la construcción del templo, el arca está dentro del monte del templo (El arca desapareció hace unos 2.600 años).     [Arca. Véase: 15]

4 – Lugar. Pero, ¿Dónde construir el tercer templo? El problema que siempre han tenido los judíos es que, en el lugar en donde tienen que construir el templo está edificado el templo musulmán llamado «Domo de la Roca» o la «Mezquita de Omar». ¿Qué hacer? ¿Destruirla? ¿Edificar encima de ella? Como los judíos no sabían qué hacer, para solucionarles el problema, ¡Dios les reveló el lugar exacto en donde ellos deben construir!

Veamos varios testimonios que señalan el lugar exacto en donde tienen que edificar. Todos coinciden en el mismo lugar: en donde actualmente está la Cúpula de los Espíritus; es decir, un lugar abierto, al lado del templo musulmán.

a – Profecía. El pastor Ricardo Claure Peñaloza profetizó, hace unos 25 años que, el futuro templo judío estará ubicado al lado de la Mezquita de Omar. Publicó, además, un folleto sobre este tema, titulado: «La Cúpula de la Roca y el Tercer Templo Judío».      [Peñaloza. Véase: 16]

b – Investigación. En relación con esto, el ingeniero y arqueólogo judío Asher Kaufmann ha demostrado que, el Lugar Santísimo del templo de Salomón, no se encontraba dónde está la Mezquita de Omar, sino estaba en un lugar abierto, al lado de esa mezquita, donde actualmente está un pequeño santuario llamado la «Cúpula de los Espíritus».      [Stedman. Véase: 17]

c – Milagro. En un sermón titulado «El Gran Secreto Del Templo De Salomón y El Escondite del Arca del Pacto», el rabino y teólogo judío mesiánico Michael Rood cuenta que, en 1999 no llovió en Israel; pero arriba del monte, a un costado de «La Mezquita de Omar», en el lugar conocido como la «Cúpula de los Espíritus», empezó a salir agua continuamente; una corriente de agua que no se sabía de dónde era alimentada.      [Rood. Véase: 18]

Esta cúpula está al lado de la mezquita musulmana. Los árabes pensaron que el agua iba a arruinar el templo, por lo que empezaron a levantar las piedras del piso y de esta forma quedaron al descubierto dos cosas:

  • 1) La pared sur del templo de Salomón. Como ya se sabía en donde había estado la pared norte quedó en evidencia que, en ese espacio vacío había estado el templo de Salomón
  • 2) El lugar Santísimo.  Uno de los siete fundadores del Instituto de los Tesoros del Templo declaró que: la piedra en donde está la Cúpula de los Espíritus, es el lugar exacto en donde estuvo el Lugar Santísimo del primer templo. Es decir, este es el espacio disponible para hacer el futuro templo.

d – Muro. El profeta Ezequiel, que vivió hace unos 2600 años, vio que al sur del futuro templo había una gran estructura, o sea, él vio a la Mezquita del Domo de la Roca. (Ez 40). Además él dijo que en el templo habrá un muro para separar el lugar santo del profano (Ez 42:20).

En ninguno de los dos templos anteriores hubo un lugar profano cerca del lugar santo. Pero sí el futuro templo se edifica al lado de la Mezquita de Omar, entonces, tendrá que haber un muro de separación entre los dos templos. Esto coincide con Ap 11:2 donde dice que, el patio fuera del templo es dado a los gentiles. El futuro templo estará, entonces, junto a la Mezquita de Omar.

Importantes rabinos admiten que el templo se podrá construir junto a la Mezquita Al-Aqsa (la que tiene la cúpula plateada).

Para ver el espacio disponible para construir el templo, ir a:      [Ureña. Véase: 19]

Todo esto nos revela que, los judíos no tendrán que tirar abajo ningún templo musulmán.

Dentro de poco, los judíos levantarán el tercer templo en Jerusalén, el templo en el que se sentará el anticristo, antes de la segunda venida de Cristo (2 Ts 2:4).

Citas bibliográficas:

 1 – Gedeón

  • La supuesta “ocupación” de 1948 – Radioiglesia.com
  • Israel: El milagro moderno – Radioiglesia.com

2 – Aviones

  • La Guerra de los Seis Días, 1967, hace cincuenta años מלחמת ששת הימים – Enlace Judío
  • La Guerra de los Seis Días… (Historia de un Milagro) – David Nesher Blog

3 – Ángeles, Jerusalén

  • Los Gemidos de las huestes Angelicales. – Ungidos.com
  • La Guerra de los 6 Días (precioso testimonio judío) – Entendiendo el lenguaje del Espíritu

4 – Ángeles, Sinaí

  • Milagros ocurridos durante la Guerra de los Seis Días – Las crónicas del Mesías

5 – Kippur

  • Milagro en la Guerra de Yom Kipur – Noticias de Israel

6 – Torá

  • La palabra hebrea Torah codificada en las Escrituras – Las crónicas del Mesías

7 – Código

  • Los códigos de la Biblia – Antesdelfin.com
  • El Código Secreto de la Biblia: Software + Libro – Claudioxplabibliadice.blogspot.com.ar
  • El Código Secreto de la Biblia: Software + Libro – Claudioxplabibliadice.blogspot.com.ar
  • Descubierto código secreto de la Biblia¤ [Verdad Revelada] – Nosotros.cl
  • Fenómenos numéricos en la Biblia ::: Estudios Bíblicos ::: La Web Cristiana – iglesia.net
  • Untitled Document – Contestandotupregunta.org
  • Full text of “Los Códigos Ocultos De La Biblia Uri Trajtmann” – Archive.org
  • ¿Es real el código de la Biblia? – Entendiendo el lenguaje del Espíritu
  • Fenómenos numéricos en la Biblia – net

 8 – Fin

  • Los Códigos Bíblicos – blogspot.com.ar

 9 – Científicos

  • Los códigos de la Biblia – com

 10 – Aumann

  • Nobel de Economía respalda el código secreto de la Biblia – Infobae

11 – Defensa

  • El código secreto de la Biblia – Kosas-k-hay-k-saber-y-ver.blogspot.com.ar

12 – Vendyl

  • Vendyl Jones, el verdadero ‘Indiana – Servicios.laverdad.es

13 – Vaca

  • Nacimiento de vaca roja anuncia la inminente venida del Mesías afirman estudiosos – NoticiaCristiana.com
  • Rabinos en Israel emocionados por pronto nacimiento de primera cría de ‘vaca roja’ para el Tercer Templo – Profecía al Día

14 – Templo

  • Tercer Templo de Jerusalén: Los Utensilios ya están listos según Instituto del Templo – YouTube
  • Seleccionan sacerdotes para el Tercer Templo en Israel – NoticiaCristiana.com
  • Proyecto de ingeniería del Tercer Templo, está casi listo – NoticiaCristiana.com
  • El Instituto del Templo de Israel revela Dónde está el Arca del Pacto – Profecía al Día
  • VÍDEO: La construcción del Templo Sagrado de Jerusalén en camino – UWI

15 – Arca

  • Sabemos dónde está el Arca del Pacto”, revela un rabino influyente en Israel – NoticiaCristiana.com

16 – Peñaloza

  • Ricardo Claure Peñaloza – Facebook.com
  • El Tercer Templo Judío – blogspot.com.ar
  • Ricardo Claure. El Tercer Templo judío se construirá al lado de la Cúpula de la Roca. – YouTube

17 – Stedman

  • La última advertencia | Ap 11:1-19 | RayStedman.org – Raystedman.org

18 – Rood

  • 1 de 16 El Gran Secreto Del Templo De Salomón y El Escondite del Arca del Pacto – YouTube

19 – Ureña

Reconstrucción del Templo de Jehová en Jerusalén – Antesdelfin.com

Capítulo 9

SEÑALES DE LA SEGUNDA VENIDA DE JESUCRISTO – 5

¡Jesucristo está por venir! Las profecías bíblicas con respecto a la segunda venida de Cristo, dadas hace muchos siglos, se han ido cumpliendo en estos últimos años. Por eso, la iglesia, en todo el mundo, está esperando el pronto regreso del Señor.

Veamos algunas de esas profecías (Hay muchas más: ir al final de esta publicación).

A – LA SEÑAL DEL REGRESO DE LOS JUDÍOS A ISRAEL

«Y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sion con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y tendrán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido» (Is 35:10).

1 – Regreso

En varias profecías bíblicas se nos enseña la misma idea: que los judíos regresarían de todas las naciones y que volverían a gobernar sobre Israel, en la época del fin.

Unos 600 años antes de Cristo,

  • Isaías anunció que Israel nacería como nación, en un día.

«¿Quién oyó cosa semejante? ¿Quién vio tal cosa? ¿Concebirá la tierra en un día? ¿Nacerá una nación de una vez? Pues en cuanto Sion estuvo de parto, dio a luz sus hijos» (Is 63:8).

  • Jeremías profetizó:

«Y yo mismo recogeré el remanente de mis ovejas de todas las tierras adonde las eché, y las haré volver a sus moradas; y crecerán y se multiplicarán» (Jr 23:3).

  • Ezequiel declaró proféticamente:   

«Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra; y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel» (Ez 37:21-22)

Los judíos declararon la Independencia de Israel el 14 de mayo de 1948. Entonces, si todo lo profetizado se cumplió, ¡Jesucristo vendrá pronto!, en nuestra época, y reinará en esta tierra en el milenio.     [Regreso. Véase: 1]

2 – Milagro

Dios protegió milagrosamente a los judíos para que pudieran regresar a Israel. En la guerra de 1917 los enemigos se rindieron milagrosamente.

En 1917 los británicos se habían propuesto desalojar a los turcos de Jerusalén. Pero el general Edmund Allenby, que era un fiel creyente en Jesucristo, no quería entrar matando y destruyendo lugares santos. Por eso, oró al Señor pidiéndole su ayuda para no derramar sangre. En respuesta, Dios le dio el texto de Is 31:5, donde dice:

«Como las aves que vuelan, así amparará Jehová de los ejércitos a Jerusalén, amparando, librando, preservando y salvando».

Allenby entendió que Dios le estaba diciendo que usara la aviación. Entonces, escribió algo así como «Salgan de Jerusalén. Firmado, Allenby».

El traductor árabe, al escuchar el nombre «Allenby» creyó que, en ese momento, se le estaba hablando en árabe, diciendo: Alá Nebi, dos palabras que en ese idioma significan: «Profeta de Dios. Por eso tradujo que esta orden venía de parte del «Profeta de Dios».

Los folletos fueron tirados con la ayuda de tres aviones. Los turcos, al recibir este mensaje del cielo, firmado por «El Profeta de Dios» se rindieron, ¡sin tirar ni un solo tiro!, entendiendo que Dios les estaba ordenando que se fueran de Jerusalén. Los judíos y los árabes, habitantes de Jerusalén, recibieron a Allemby como el profeta de Dios que venía a librarlos del imperio turco.     [Allemby. Véase: 2

En realidad esto era verdad ya que, en el tiempo pasado Dios había determinado que el general que liberara Jerusalén tenía que llamarse «Allenby», para que este nombre fuera interpretado en árabe como «El Profeta de Dios»; y exactamente esta función estaba cumpliendo Allenby; porque, por medio de él Dios les estaba hablando a los turcos que había llegado el momento de irse de Jerusalén; ya que así estaba establecido en el plan profético de Dios para Jerusalén.

Pero, además, y en cumplimiento de ese plan profético, Dios ya les había hablado a los judíos que, en ese año los turcos otomanos dejarían de gobernar Jerusalén, por medio de:

3 – La profecía de los jubileos

Esta profecía les confirma a los judíos que estamos en los tiempos finales, en la época de la reconstrucción del templo de Jerusalén, y de la llegada del Mesías. ¿Qué es la profecía de los jubileos? Veamos:

En el año 1217 el Rabino Yehudá ben Samuel profetizó sobre el gobierno de la ciudad de Jerusalén y los tiempos finales.     [Jubileo. Véase: 3]

Él habló de «Jubileos». Un jubileo tiene 50 años (Lv 25:8-13).

En el año 1217 Samuel profetizó sobre algo que ocurriría 300 años después, Según Samuel,

  • Por 400 años (8 jubileos), Jerusalén estaría gobernada por los turcos otomanos; y eso ocurrió entre los años 1517-1917.
  • Por 50 años (1 jubileo), Jerusalén sería tierra de nadie, y eso ocurrió entre los años 1917-1967.
  • Por 50 años (1 jubileo), Jerusalén sería gobernada por los judíos; y luego de esto, comenzarían los tiempos finales, y eso ocurriría entre los años 1967-2017.

Ante todo, tengamos en cuenta que, Samuel profetizó 300 años exactos, antes de que los hechos ocurrieran. Tal como el rabino había profetizado, durante 400 años los turcos otomanos gobernaron sobre Jerusalén. De allí fueron expulsados en 1917, por los aliados (en la Primera Guerra Mundial), al mando del general Allenby.

Samuel profetizó, además, que en el noveno jubileo (50 años) Jerusalén sería una «Tierra de nadie»; y asombrosamente esto también ocurrió; ya que,

  • Desde 1917 a 1948 la Sociedad de las Naciones puso bajo mandato británico a la tierra de Israel. En ese tiempo, Jerusalén no pertenecía a ninguna nación. Por eso, era «Tierra de nadie».
  • Después del establecimiento del Estado de Israel, en 1948, en el medio de la ciudad de Jerusalén hubo una franja divisoria, entre la zona gobernada por Israel y la zona gobernada por Jordania; y esta zona fue llamada «Tierra de nadie».

Finalmente, Samuel declaró que en el décimo jubileo, o sea, entre los años 1967-2017, los judíos gobernarían sobre Jerusalén; y que, luego de esto, comenzarían los tiempos mesiánicos finales.

Esto NO significa que Jesucristo vendría en el año 2017, pero les muestra a los judíos que estamos en la época de la llegada del Mesías; y que, por lo tanto, ellos tienen que hacer el templo en Jerusalén, para que se cumpla lo profetizado por Malaquías, cuando dijo:

«y vendrá súbitamente a su templo el Señor» (Mal 3:1).

Para los judíos, ésta será la primera llegada del Mesías; pero para los cristianos, ésta será la segunda venida de Jesucristo.

Pero, ¿Por qué Jerusalén tuvo una franja divisoria en el medio, llamada «Tierra de nadie», luego de 1948? El problema fue el siguiente: Las Naciones Unidas (ONU) decidieron dividir el territorio de Palestina en dos estados: uno judío y otro árabe; y la ciudad de Jerusalén sería una ciudad internacional, administrada por la ONU. Pero apenas los británicos cesaron en su mandato, los árabes decidieron expulsar a los judíos del territorio. Por eso, apenas declarada la independencia, en 1948, los jordanos atacaron Israel. La Legión Árabe entró en Jerusalén y tomó el sector Este y los judíos tomaron la parte Oeste. Tras varios meses de combates, en 1949 se firmó un armisticio, dividiendo Jerusalén en dos partes (Este y Oeste), tomando como base el lugar al que habían llegado los ejércitos de ambos países, separados por la «Tierra de nadie». Por esta razón, la profecía de Jesucristo de Lc 21:24 se cumplió recién en 1967, porque, en ese año los judíos tomaron el control de Jerusalén Este, dentro de la cual está la Ciudad Vieja de Jerusalén.

B – LA SEÑAL DE QUE: «EL QUE ARA ALCANZARÁ AL SEGADOR»

La Biblia anuncia que, en los últimos días, antes de la segunda venida de Jesús, en el pueblo judío, «el que ara alcanzará al segador». Es decir, de una misma parcela se levantarían varias cosechas.

«He aquí vienen días, dice Jehová, en que el que ara alcanzará al segador» (Am 9:13).

Asombrosamente, esta profecía, que parecía imposible de cumplirse, hoy es una realidad en Israel; ya que, con las nuevas tecnologías de rotación de los cultivos y sistema de irrigación; mientras que en un mismo campo

  • unos van cosechando,
  • otros van arando la tierra; y
  • un tercer grupo ya está sembrando.

Además, Dios había declarado que Israel llenaría de fruto la faz del mundo:

«Echará renuevos Israel, y la faz del mundo llenará de fruto» (Is 27:6).

Cuando los judíos regresaron a su tierra en 1948, Israel era un territorio desolado, pero hoy es un vergel; es decir, un jugar donde hay abundancia y variedad de flores y frutos.     [Vergel. Véase: 4]

« Y traeré del cautiverio a mi pueblo Israel, y edificarán ellos las ciudades asoladas, y las habitarán; plantarán viñas, y beberán el vino de ellas, y harán huertos, y comerán el fruto de ellos» (Am 9:14).

En la actualidad, las exportaciones de plantas ornamentales y de flores de Israel suman 200 millones de dólares; y las exportaciones de frutos suman 800 millones de dólares.     [Flores. Véase: 5]

La prosperidad extraordinaria que está experimentando Israel, tal como la Biblia había anunciado que ocurriría en los tiempos del fin, luego del regreso de los judíos a su tierra, nos muestra que, estamos viviendo en los días del regreso del Mesías Jesucristo.

C – LA SEÑAL DE LA  MULTIPLICACIÓN DE LA MALDAD

Jesús dijo que, antes de su venida la maldad se multiplicará

«Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará» (Mt 24.12).

Notemos atentamente que Jesús no dijo que la maldad aumentará, sino que se multiplicará; y eso es exactamente lo que sucede hoy en día.

1 – Maldad, corrupción y violencia. Además, Jesús dijo que esos días serán como los días de Noé

«Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre» (Mt 24:37).

En los días de Noé había maldad, corrupción y violencia.

«Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal» (Gn 6:5).

«Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra» (Gn 6:11-12).

Con sólo abrir el diario podemos ver que estamos viviendo en los días profetizados.

2 – Aborto. Uno de los más grandes ejemplos de maldad es el asesinato de unas 56 millones de personas, que se realiza anualmente, en todo el mundo, por medio del aborto; según el informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).     [Aborto. Véase: 6]

La Biblia dice que, desde el momento de la concepción hay vida (Sal 139:13, 16); y si hay vida, abortar es matar.

«Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre» (Sal 139:13).

«Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas» (Sal 139:16).

En la Biblia Dios establece que, la persona que matare a un bebe en el útero DEBE MORIR.

«Si algunos riñeren, e hirieren a mujer embarazada, y ésta abortare, pero sin haber muerte, serán penados conforme a lo que les impusiere el marido de la mujer y juzgaren los jueces.  Mas si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida» (En Éxodo 21:22-23)

Entonces, abortar es un pecado terrible a los ojos de Dios. Aunque las leyes humanas te autoricen a abortar, tendrás que enfrentar el terrible juicio de Dios.

D – LA SEÑAL DE LA RESTAURACIÓN DEL SICLO

La Biblia muestra que en la época en la que venga el Mesías, el siclo será la moneda en el tercer templo.

«Y el siclo será de veinte geras. Veinte siclos, veinticinco siclos, quince siclos, os serán una mina» (Ez 35:12).

En 1980 el parlamento de Israel, el Knesset, restauró el siclo o shekel como moneda oficial en Israel.

Pero, ¿Por qué era necesario restaurar el siclo? La restauración del siclo era necesaria para que, los judíos puedan pagar la ofrenda en el templo, que será levantado en breve.

[Siclo. Véase: 7]

E – LA SEÑAL DEL IDIOMA PURO

La Biblia dice que, en el tiempo en el que los judíos regresen a Israel (antes de la llegada del Mesías), ellos volverán a tener pureza de labios; es decir, tendrán un idioma puro.

«En aquel tiempo devolveré yo a los pueblos pureza de labios, para que todos invoquen el nombre de Jehová, para que le sirvan de común consentimiento» (Sof 3:9).

El idioma hebreo no había sido usado como lengua hablada por el pueblo por muchísimos siglos; y sólo era usado en la tarea sacerdotal en el templo. Por eso, no tenía otras palabras que no fueran las usadas en el templo. Por ejemplo, no existía la palabra «tomate».

Pero una noche, Eliezer Ben-Yehuda despertó y sintió que Dios le llamaba a restaurar el idioma. Eliazar examinó las siete mil palabras originales, y usándolas como base, creó miles de nuevas palabras. Esto era muy necesario ya que, al regresar los judíos de todas las naciones del mundo, con diferentes idiomas, necesitaban tener un mismo idioma. Desde 1982 el hebreo es el idioma oficial de Israel.     [Idioma. Véase: 8]

F – LA SEÑAL DE LA DESTRUCCIÓN DE BABILONIA

La Biblia dice que Babilonia será destruida antes de la segunda venida de Jesucristo:    «Y un ángel poderoso tomó una piedra, como una gran piedra de molino, y la arrojó en el mar, diciendo: Con el mismo ímpetu será derribada Babilonia, la gran ciudad, y nunca más será hallada» (Ap 18:21).

«Se hundirá Babilonia» (Jr 51:64).

«Será como Sodoma y Gomorra» (Is 13:19).

Pero, para destruirla, primero hay que reconstruirla; ya que, la ciudad de Babilonia quedó destruida hace muchos siglos. ¡Y Saddam Hussein, el presidente de Irak, ya lo hizo!

Saddam gastó más de mil millones de dólares en levantar Babilonia en años recientes.

¡Todo lo que Dios dice se cumple!     [Babilonia. Véase: 9]

G – LA SEÑAL DEL EJÉRCITO ORIENTAL

Antes de la segunda venida de Jesucristo los ejércitos orientales atacarán con doscientos millones de soldados.

«Y el número de los ejércitos de los jinetes era doscientos millones. Yo oí su número» (Ap 9:16).

¿Doscientos millones de soldados? Seguramente, al recibir esta noticia, el apóstol Juan se habrá sorprendido porque, jamás ningún ejército había tenido millones de soldados.

Pero, en el año 2010 China aprobó una ley por la cual, toda la población activa puede ser movilizada en caso de guerra. Esto implica que, más de 800 millones de personas pueden ser integradas al ejército en cualquier momento.     [Chinos. Véase: 10]

H – LA SEÑAL DE LA PREPARACIÓN DEL CAMINO

Pero, ¿cómo avanzarán los orientales, desde China hacia el occidente, siendo que les impide el paso la cordillera del Himalaya; y la cordillera del Karakórum; cordilleras que tienen montañas gigantescas?

Pero este problema ya ha sido solucionado, porque China y Pakistán han terminado de construir en 1986 la carretera del Karakórum; carretera que atraviesa la cordillera del mismo nombre.

¡El camino ya está preparado para que avancen los ejércitos orientales! Pero, por supuesto, no todos los soldados van a ir por esta carretera. Solo algunos. El resto va a  ir por otros caminos terrestres, o por vía aérea o marítima. Ya están hechos otros corredores terrestres, por carretera o por tren, como por ejemplo, el tren que une China con Londres.

Actualmente, los chinos quieren unir Oriente con Occidente, por tierra y por agua. Este plan se llama: «Nueva Ruta de la Seda» (NRS). Cuando este plan esté terminado, quedará preparado el camino al ejército oriental, para la guerra apocalíptica; ya que, con estos nuevos caminos se podrá llegar desde China a Israel y a los países occidentales.    [Carretera. Véase: 11]

I – LA SEÑAL DEL RíO ÉUFRATES

El segundo impedimento para los ejércitos orientales es el río Éufrates.

Este río nace en Turquía y desemboca en el Golfo Pérsico.  tiene 2.780 Km de longitud. Durante siglos este río ha sido la frontera natural entre Oriente y Occidente. La Biblia dice que este río se secará antes de la segunda venida de Jesús.

«El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates; y el agua de éste se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente» (Ap 16:12).

Durante siglos hubo quienes se han cuestionado esta declaración bíblica pensando que: «Es imposible que el río Éufrates se seque».

Pero en la actualidad ya no se cuestiona más que este río se seque. ¿Por qué? Turquía construyó hace unos años 22 represas y 19 estaciones hidroeléctricas para controlar las aguas de los ríos Éufrates y Tigris. La más grande de estas represas es la de Ataturk, sobre el río Éufrates (de 184 m de altura). En nuestros días, si Turquía cierra las compuertas de las represas, el río Éufrates se seca.

Pero, además de todo esto,  ¡El río Éufrates ya se está secando!, sin que se cierren las compuertas: por causa del gran uso que se hace de sus aguas, en su extenso recorrido. Lo que Dios declara, se cumple.    [Éufrates. Véase: 12]

J – LA SEÑAL DE LA ALIANZA ÁRABE-RUSA

La Biblia dice que, antes de la llegada de Jesucristo, los árabes y los rusos atacarán a Israel. En la actualidad vemos que ya hay países árabes que se han unido a Rusia (Irán, Irak y Siria); y en los últimos años, Rusia ha estado ayudando militarmente a los árabes, en contra de Israel.

Pero, ¿Por qué atacará Rusia a Israel? La Biblia dice que Rusia atacará a Israel para apoderarse de sus grandes riquezas (Ez 37:12-13); por ejemplo para apoderarse las grandes riquezas minerales del mar Muerto y de las extraordinarias riquezas recién descubiertas de grandes cantidades de petróleo y gas.

Por su parte, el deseo de los árabes es destruir a Israel, y ellos saben que no podrán hacerlo sin la ayuda rusa; ya que, varias veces han atacado a Israel y han sido derrotados.

La Biblia dice que, los países del norte, unidos a los países del sur (Dn 11:40-45), atacarán a Israel. Los países del norte son los que están en el norte de Israel (Rusia y países vecinos); y los países del sur son los que están en el sur de Israel (en Arabia y en el norte de África).

Según la Biblia, en Ez 38-39, algunos de los países que intervendrán en la guerra son: 1) Magog; Rusia; 2) Mesec: Moscú, capital de Rusia; 3) Tubal: Tobolsk, ciudad rusa; 4) Gomer: Alemania; 5) Togarma: Armenia y Turquía; 6) Persia: Irán, Sudán e Iraq; 7) Cus: Etiopía; 8) Fut: Libia; 9) Egipto; etc.

En la actualidad, el presidente turco Erdogan está recibiendo equipamiento militar ruso; y con esas armas está atacando a los kurdos. Erdogan quiere restablecer el antiguo imperio turco otomano y restablecer el califato (El califato era el imperio islámico, musulmán). Por eso, todos los viernes, en todas las mezquitas musulmanas de Sirira, Egipto, Libia, Turquía, Libia, Sudán Qatar y Kuwait, están anunciando que el antiguo califato resucitará, comandado por Erdogan.

Pero, por más poderosos que sean todos estos atacantes, la Biblia dice que Dios mismo intervendrá, enviando fuego sobre los enemigos de Israel (Ez 38:19-22).

Tal como revela la profecía, desde hace varios años Rusia está ayudando militarmente a los países árabes.     [Rusia. Véase: 13]

K – LA SEÑAL DE LAS NACIONES EN CONTRA DE ISRAEL.

En Za 14:2 la Biblia dice que, antes de la llegada de Jesucristo, todas las naciones combatirán contra Israel.

En la actualidad la ONU condena sistemáticamente en sus resoluciones a Israel.

Por ejemplo: al analizar todas las «Resoluciones de la Asamblea General de la ONU». Veamos un ejemplo de esto: desde enero de  1990 y hasta junio de 2012, Israel está involucrado en el 65% de todas las resoluciones que critican a un país; mientras que ningún otro país aparece en más de un 10% de las resoluciones (aunque sean de condenar).     [Condena. Véase: 14]

L – LA SEÑAL DEL PODERÍO ISRAELÍ

La Biblia dice que, en los últimos días el poderío militar israelí será extraordinario.

«En aquel día pondré a los capitanes de Judá como brasero de fuego entre leña, y como antorcha ardiendo entre gavillas; y consumirán a diestra y a siniestra a todos los pueblos alrededor» (Za 12:6).

Aunque en los últimos años varios países árabes se unieron militarmente en contra de Israel, nunca pudieron vencerlo.

En pocos años, desde 1948, Israel se ha posicionado como una de las más grandes potencias mundiales en el aspecto militar.

El poderío que tiene Israel en cuanto a armas nucleares es muy grande.     [Poderío. Véase: 15]

M – LA SEÑAL DE LOS FALSOS CRISTOS

«Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán» (Mt 24.4-5).

Jesús dijo que, antes de su venida se levantarán falsos cristos. Esta profecía se ha cumplido al pie de la letra; porque varias personas han dicho ser el Cristo, como por ejemplo:  1)  Charles Manson; 2) John Nichols Thom; 3) José Luis de Jesús Miranda; 4) Maitreya Bodhisattua; 5)  Marshall Applewhite; 6) Sergei Torop; 7) Sun Myung Moon; etc.     [Falsos. Véase: 16]

N – ¿QUÉ DEBEMOS HACER AL VER QUE LAS SEÑALES SE CUMPLEN?

Jesús dijo

«Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca» (Lc 21:28).

La redención será el arrebatamiento; es decir, será el momento en el que Jesucristo sacará de este mundo; a todos los que se arrepintieron de sus pecados y creyeron en él; antes del comienzo del gobierno del anticristo y de la gran destrucción apocalíptica; la cual sufrirán todos los que, por no haber obedecido a Jesucristo sufrirán en un futuro cercano.

Viendo el cumplimiento de las señales debemos:

  • Vivir en santidad.
  • Prepararnos. la Biblia dice: «Prepárate para venir al encuentro de tu Dios» (Am 4:12).
  • Orar para que los planes de Dios se cumplan.

Pero, ¿Cuáles son los planes de Dios para esta época? ¿Qué es lo que quiere hacer el Señor en los próximos días? En los próximos días  Dios va a derramar el Espíritu Santo sobre todos los seres humanos;

«Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños; y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas  en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán» (Hch 2:17-18).

Para que el propósito de Dios se cumpla tenemos que orar, pidiendo por ese gran derramamiento. Por esta razón, el Espíritu Santo está

  • despertando a la iglesia en todas las naciones;
  • revelando que llegó el tiempo anterior a la segunda venida de Cristo; y
  • convocando a los creyentes, en todos los pueblos y ciudades, para que juntos pidamos ese gran avivamiento mundial; para poder así levantar la gran cosecha.

Citas bibliográficas:

 1 – Regreso

  • 42 señales del fin de los Tiempos. Los últimos días los estamos viviendo. (Parte I)¤ [Verdad Revelada] – Nosotros.cl

2 – Allemby

  • Auxiliar Bíblico Portavoz – Google Books

3 – Jubileo

  • Arrebatamiento Films – Elarrebatamiento.com
  • El Rey Que Ha De Venir – Elreyquehadevenir.blogspot.com.ar
  • Israel cumple 70 años en 2018!!! profecías. – YouTube

4 – Vergel

  • La cuenta regresiva para Israel – Radioiglesia.com

5 – Flores

  • Israel: el Milagro moderno – mvnisrael

6 – Aborto

  • 5 de casi 56 millones de abortos en el mundo no son seguros, señala la OMS – Vanguardia

7 – Siclo

  • Señales que estamos en el final de los tiempos. – Off-topic – Taringa.net
  • Moneda israelí. Historia de la creación – Es.nextews.com
  • Medio Siclo: Revitalizada la antigua moneda judía del impuesto para el Tercer Templo – Profecía al Día

8 – Idioma

  • El Renacimiento del Idioma Hebreo – Parte 2 – Endefensadelafe.org

9 – Babilonia

  • La resurrección de Babilonia – Elpoderdelapalabradedios.blogspot.com.ar

10 – Chinos

  • El ejército total: 800 millones de soldados chinos en caso de guerra – Publico.es

11 – Carretera

  • China puede cumplir con la profecía bíblica e invadir Israel con 200 millones de hombres – Blog de Edificación Espiritual
  • La Nueva Ruta de la Seda que impulsa China: 500.000 millones en obras faraónicas – Libre Mercado
  • Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda – Es.wikipedia.org
  • Franja y Ruta de la Seda: Nuevos senderos de la globalización mercantilista – Lahaine.org
  • Conoce la nueva Ruta de la Seda, “el proyecto del siglo” | elsalvador.com – elsalvador.com
  • La nueva Ruta de la Seda: de qué se trata y cómo podemos beneficiarnos – El Punto de Equilibrio
  • Corredores terrestres entre Europa y China – Icex.es

12 – Eufrates

  • El Río Éufrates se seca, hecho profético para los últimos tiempos anunciado en el Apocalipsis – Actualidad Cristiana
  • Profecía cumpliéndose – El Río Éufrates se está secando – YouTube
  • El río Éufrates se está secando… ¡Anuncio de profecía a cumplirse al final de la Gran Tribulación, después del arrebatamiento! – Facebook.com

13 – Rusia

  • Los teólogos advierten que Turquía estaría formando la alianza de Gog y Magog – Joeirizarrynoticiascristianas.com
  • ¡Escenario listo para invasión rusa en Israel!! – Cuttingedge.org
  • Rusia, Irak, Irán y Siria sellan una alianza militar contra el Estado Islámico
  • La Guerra de Gog y Magog – Ezequiel 38 (Rusia en la profecia biblica).docx – Google Docs
  • 44 señales que demuestran que estamos en los tiempos del fin ¿usted se ha preparado? – Nosotros.cl
  • Estudios Proféticos – Gog y su alianza árabe-musulmana contra Israel – Antesdelfin.com
  • Batalla de Armagedón. Rusia se une a los árabes contra Israel – Nosotros.cl
  • Rusia admite que apoya grupo terrorista anti Israel – NoticiaCristiana.com
  • Alianza Irán-Rusia-Siria-Irak-Hezbolá cambió ecuaciones de Daesh – HISPANTV
  • La invasión de Gog y Magog – Profecías Y Actualidad
  • La Batalla de Armagedón. Rusia en alianza con los árabes contra el pueblo de Israel – 2015 – Antesdelfin.com
  • El surgimiento de la coalición Gog y Magog – El blog del apologista cristiano

14 – Condena

  • ¿Cuáles y cuántas han sido las condenas en contra de Israel emitidas por la Asamblea General de la ONU? – Defendemos a Israel con la verdad
  • Elías Cohen – La obsesión de la ONU con Israel – Libertad Digital

15 – Poderío

  • Israel y las nuevas tecnologías – Radioiglesia.com
  • Programa nuclear de Israel – Es.wikipedia.org

16 – Falsos

  • Conozca a los falsos cristos más famosos de la historia – com
  • Lista de 35 falsos cristos – P. Arieu Theologies Web

Capítulo 10

DERRAMARÉ DE MÍ ESPÍRITU

¡Llegó el tiempo de Dios! El Señor dice a la iglesia en todas las naciones: El gran derramamiento del Espíritu Santo está por venir y se extenderá por toda la tierra.

El Espíritu Santo está despertando a la iglesia, en todos los países, anunciando que Jesucristo está por venir; y pidiendo que en todos los pueblos se organicen grupos de oración para pedir por ese gran avivamiento.

¡Es tiempo de despertar y llenar nuestras vidas con el aceite celestial!

Texto bíblico

16Mas esto es lo dicho por el profeta Joel: 17 Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños; 18 y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán. 19 y daré prodigios arriba en el cielo, y señales abajo en la tierra, sangre y fuego y vapor de humo; 20 el sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día del Señor, grande y manifiesto; 21 y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” (Hch 2:16-21).

Dios ha prometido que el Espíritu Santo será derramado sobre todos los seres humanos, en todas las naciones. ¡Dios quiere llenarte de poder, darte dones y el fruto del Espíritu!

El último y gran avivamiento de la historia vendrá a consecuencia del gran derramamiento del Espíritu Santo. Las primeras gotas de esa visitación celestial ya han empezado a caer.

Dios derrama su Santo Espíritu para darnos poder,

  • para levantar la gran cosecha;
  • para que vivamos en santidad, y de esta forma estar preparados para el momento de la segunda venida de Jesucristo;
  • para tener éxito en la batalla en contra de las fuerzas diabólicas;
  • para que podamos soportar la tremenda crisis que se viene en todo el mundo;
  • para que en medio de la crisis, podamos comunicar un mensaje de esperanza a los que no conocen al Señor; etc.

¿Qué es lo que sucede cuando el Espíritu Santo es derramado? Sobre este tema doy algunos ejemplos en la página “Avivamiento en la República Argentina”, dentro de mi blog: https://llegoeltiempodedios.wordpress.com/

En este último avivamiento se cumplirá la visión que Dios le dio a Tommy Hicks, cuando vio que, de las manos de Jesús caía una lluvia de gotas de luz, de fuego líquido; y que los creyentes iban por todas las naciones llevando el fuego del Espíritu Santo. www.uad.org.ar/v02/assets/profecia-de-tommy-hicks.doc

Veamos un ejemplo de un derramamiento del Espíritu Santo, descendiendo en un pueblo, e impartiendo convicción de pecado. Tommy Tenney contó en su libro “La búsqueda de Dios” que, mientras el evangelista Gordon MacDonald estaba en Vanuatu, de pronto, una  noche, a eso de las cuatro de la mañana, la policía fue a buscarlo; pensando que él podía ayudarles. Frente a la comisaría había muchas personas llorando. ¿Qué les pasa? les preguntaron. Ellos contestaron que se sentían culpables por haberse portado mal. Por eso, fueron a la comisaría para ser castigados. Pero los policías no podían castigarles por los pecados cometidos (malos pensamientos, malas acciones, etc.). Vieron entones que ése era un problema espiritual, y llamaron al evangelista, el cual les predicó el evangelio y solucionó sus problemas.

Si bien las formas cambian, el principio bíblico permanece inalterable: Cuando el Espíritu Santo es derramado, los pecadores reciben convicción de pecados; y son atraídos por el Espíritu al lugar en donde están los creyentes en Jesucristo.

Algo parecido sucedió con Juan el Bautista; quien, predicando en el desierto, acudían a él las multitudes, arrepentidas de sus pecados. Esto también aconteció en otras partes del mundo.

ANÁLISIS

A continuación, vamos a analizar el texto bíblico ya presentado.

1 – “Derramaré”

a – Derramar es dejar que un líquido caiga del recipiente que lo contiene.

b – Derramaré” Espíritu  o “de mí”. Espíritu  Las dos formas son iguales. En Joel dice “mí”, y en Hechos “de mí”.

  • Y después de esto derramaré mi Espíritu” (Jl 2.28).
  • Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu” (Hch 2:17).

c – Figura. “Derramaré” es una figura, una metáfora, tomada de la fiesta de los tabernáculos. En esa fiesta, en el momento culminante, el sumo sacerdote subía al gran altar, en el que había una copa de plata; y llevando una jarra de oro con agua, derramaba el agua en esa copa. Esta ceremonia ha sido restaurada por los judíos en el año 2014. [Restauración: Véase 1]

Los historiadores dicen que en esta fiesta los judíos experimentaban un gozo sobrenatural, enviado por Dios. Ellos no podían entender qué era lo que estaba sucediendo. Pero el Señor estaba usando este acontecimiento para revelarnos el gran propósito de Dios, que es: derramar su Santo Espíritu sobre nuestras vidas; ya que hemos sido creados por Dios como vasos, como copas, para contener su presencia.

Es de notar que la copa tenía dos aberturas: la mayor, arriba, para permitir que el agua entre: y la menor, abajo, para permitir que el agua salga. Entender esto es fundamental para todo cristiano porque, hemos sido creados por Dios, para recibir el agua que viene del trono de Dios; y para dar el agua viva a nuestro prójimo. Dar y recibir continuamente. Si no recibimos, no podemos dar; y si no damos, no recibimos más. [Copa: Véase 2]

Para explicar el simbolismo de lo que estaban viendo en esa fiesta, de pronto, Jesús se puso en pie y dijo que si tenemos sed bebamos de él, y que si creemos en él, ríos de agua viva fluirán de nuestro interior (haciendo alusión al agua que salía de la copa) (Jn 7:37-39).

Es fundamental entender que, la copa de plata estaba sobre el altar. Esto nos revela que: si queremos que nuestro Sumo Sacerdote, Jesucristo, derrame el agua del Espíritu Santo sobre cada uno de nosotros, tenemos  que estar sobre el altar, totalmente consagrados, entregados, a Dios.

d – “Será derramado. Si el Espíritu Santo será derramado sobre toda carne, en los últimos días, entonces, no “está derramado” actualmente sobre toda carne.

e – Nombres. Al derramamiento del Espíritu Santo en una localidad se lo conoce con varios nombres, como por ejemplo: avivamiento, mover del Espíritu, visitación del Espíritu Santo, despertar espiritual, descenso de la gloria de Dios, manifestación de la gloria de Dios, etc.

f – Acción. El derramamiento del Espíritu Santo es la acción del Espíritu

  • acercándose a los pecadores de un lugar, para convencerlos de que han pecado y que su salvación está en Jesucristo;
  • llenando con poder al pueblo de Dios; y
  • transformando una sociedad.

Esto nos muestra que, el derramamiento del Espíritu Santo incluye el bautismo en el Espíritu, pero es mucho más que eso. En una congregación, puede darse el caso que todos estén llenos del Espíritu, pero no tener el derramamiento del Espíritu. Por eso, deben orar para recibir ese derramamiento, y de esa forma lograr que el Espíritu Santo actúe con todo poder en los pecadores de la zona.

g – Seguna venida. El derramamiento del Espíritu Santo es para los “postreros días”; y estos días comenzaron en Pentecostés; y finalizarán en el momento de la segunda venida de Jesucristo, cuando el sol se convertirá en tinieblas (Hch 2:20).

h – Declaración profética. La profecía de Joel sobre el derramamiento del Espíritu Santo comenzaba diciendo: “Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne” (Jl 2:28). Pero cuando Pedro citó esta profecía, no dijo “después de esto”, sino que dijo: “Mas esto es lo dicho por el profeta Joel: Y en los postreros días, DICE Dios, (Hch 2:16-17). ¿Quiere decir que “postreros días” es la traducción de “después de esto”? No. Esta NO es traducción del hebreo al griego. Entonces, ¿Por qué Pedro dijo esto? Veamos: Al ocurrir el derramamiento del Espíritu Santo, la multitud se juntó para ver qué era lo que había pasado; y Pedro les aclaró lo sucedido diciendo: que esto es lo “dicho” (pasado) por Joel, pero, antes de citar esa profecía, Pedro hizo una declaración profética a modo de introducción, declarando que en ese momento Dios DICE (presente) que “en los postreros” días, en los últimos días, ocurrirá el derramamiento del Espíritu Santo.

Los que estaban escuchando sabían que Dios había enseñado a su pueblo, durante muchos siglos, que en los últimos días reinará el Mesías; y que el Espíritu Santo será derramado  (esto es conocido actualmente como la “esperanza mesiánica).

En ese momento ellos entendieron que, si el Espíritu Santo había sido derramado, entonces ya estaban en la época mesiánica; y como consecuencia de esto ellos se dieron cuenta de que, Jesús era el Mesías. Esto trajo convicción de pecado a sus corazones, porque ellos habían pedido que Jesús fuese crucificado. Por eso dijeron: “¿Qué haremos?”; y Pedro les contestó: “Arrepentíospara perdón de los pecados“.

Esperanza mesiánica: Los judíos creían que en la era mesiánica

  • El Espíritu Santo sería derramado (Is 32:15; 44:3: Ez 39:29).
  • Los creyentes recibirían el Espíritu Santo y un corazón de carne (Ez 36:26-27).
  • Esto ocurriría en los postreros tiempos o los últimos días: Esta frase la usaban los judíos en la antigüedad para referirse a los días del Mesías (Is 2:2; Ez 36:26; Miq 4:1; Os 3:5).

i – Postreros días. Pero, ¿Por qué Pedro no habló de “los postreros tiempos”; sino que él habló de “postreros días”? ¿Qué son los “postreros días” o los “últimos días” de Hch 2:17? Según consta en el Talmud Babilónico, en Sanhedrín 97-99, los judíos que vivieron antes de la era cristiana creían que, los seres humanos vivirían en la tierra durante siete mil años, o siete “días”; y que, en el último milenio reinaría el Mesías. Esta creencia estaba basada en las enseñanzas del profeta Elyahu (Elías) y de Kattina; y en la interpretación del Sal 90:4; donde dice que, para Dios un día es como mil años. Por todo esto, para los judíos, los “últimos días”, o los “días postreros”, eran los últimos días de los seis días mileniales, antes del milenio en el que reinaría el Mesías. La iglesia continuó creyendo esta verdad (Ap 20:4).

Sabiendo que Jesucristo ya viene, entonces, ya estamos en el “fin” de los últimos días (que comenzaron en Pentecostés). ¡Quiere decir que, en nuestros días ocurrirá el gran derramamiento del Espíritu Santo. ¡Pero lo más notable es que, las primeras gotas de esta lluvia celestial ya han empezado a caer, en distintos lugares!

2 – Cumplimiento

a – Cumplimiento parcial

  • Señales. Pero, en el futuro, ¿habrá un nuevo derramamiento del Espíritu Santo? ¿No fue cumplida totalmente la profecía de Joel, ya que Pedro declaró: “Esto es lo dicho por el profeta Joel”? No. La profecía de Joel no tuvo un cumplimiento total en Pentecostés. En ese día tuvo un cumplimiento parcial; ya que, todas las señales que anunció Joel no se cumplieron en Pentecostés (por ejemplo, el Espíritu Santo no fue derramado sobre toda carne, o sea, sobre todos los seres humanos, sino solamente sobre los judíos que estaban en Jerusalén).
  • Toda carne. Además, en el futuro habrá un nuevo derramamiento del Espíritu Santo porque, Dios anunció que su Santo Espíritu sería derramado sobre toda carne, sobre todos los seres humanos; y esto no ocurrió en Pentecostés. Además, Jesús había dicho que Él enviaría el Espíritu Santo para ser testigos “hasta lo último de la tierra” (Hch 1:8); y esto tampoco se cumplió en Pentecostés. Por eso es que en estos días Dios derramará su Espíritu para que podamos cumplir esto. Todo esto nos revela que la profecía de Hch 2 tiene un doble cumplimiento (así como otras en la Biblia); es decir: se cumplió y se cumplirá.

b – Cumplimiento continuo

  • Días. La profecía indicaba que, “en los postreros días Dios derramará su Santo Espíritu. Es decir, no en un solo día, no sólo en el día de Pentecostés.
  • Acción repetida o progresiva. La forma verbal usada en hebreo para “derramaré” indica que el derramamiento ocurrirá en forma repetida o progresiva.
  • Comienzo. Quiere decir que, en Pentecostés Dios comenzó a derramar su Santo Espíritu.
  • Segunda venida. ¿Hasta qué momento Dios seguirá derramando el Espíritu Santo?  Dios seguirá derramando el Espíritu Santo hasta que llegue el día del Señor; o sea, hasta que llegue el día de la segunda venida; en el tiempo en el que 20 El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre” (Hch 2:20).

c – Cumplimiento total. El cumplimiento total de la profecía de Joel ocurrirá antes de la segunda venida; ya que, en su profecía Dios habla de cosas que ocurrirán

  • antes que venga el día del Sr, grande y manifiesto” (Hch 2:20).
  • en la época de la lluvia tardía.

d – En Pentecostés ocurrieron dos hechos sobrenaturales. El Espíritu Santo

  • descendió para continuar la obra de Jesucristo; y
  • fue derramado en Jerusalén, comenzando allí un avivamiento (pero no fue derramado en la China, en África, etc.).

Antes de la segunda venida de Jesús el Espíritu Santo será derramado sobre toda carne; es decir, en todas las naciones.

  • Avivamiento. Un avivamiento ocurre cada vez que el Espíritu Santo es derramado.

e – Cumplimiento específico. ¿Cuándo ocurrirá la lluvia tardía, el último avivamiento, el gran derramamiento del Espíritu Santo? Para saber en qué época caerá el gran derramamiento del Espíritu Santo tenemos que ver Jl 2:28; que es el texto paralelo de Hch 2:17. En Joel encontramos tres datos muy importantes:

  • Después de esto”. Al principio de Jl 2:28 dice: “Después de esto” (ocurrirá el derramamiento del Espíritu Santo). ¿Después de qué? En los versículos anteriores vemos que Joel habla de la restauración de Israel, la cual ocurrió en 1948, cuando se estableció el Estado de Israel. Entonces, después de esto ocurrirá el gran derramamiento del Espíritu Santo.
  • Nunca más será avergonzado. En los dos versículos anteriores (Jl 2:26-27) dice que, luego de que el pueblo judío, sea restaurado (1948), (luego de lo cual viene el derramamiento de Jl 2:28), nunca más será avergonzado (y esto se repite dos veces). ¡Y exactamente así ocurrió!; ya que, luego de 1948 los judíos nunca más fueron derrotados. Entonces, el gran derramamiento del Espíritu ocurrirá en nuestra época.
  • Regreso. En el versículo posterior al derramamiento del Espíritu Santo, en Jl 3:1 dice que, todo esto ocurrirá en la época del regreso de los judíos a Israel; es decir, después de 1948. ¡Todo esto nos muestra que, bíblicamente, estamos en la época del gran derramamiento del Espíritu Santo! ¡Y exactamente así está aconteciendo en la actualidad!

3 – LLUVIA

a – Lluvia.  Cuando Dios derrama el Espíritu Santo lo hace en forma de lluvia:  “23 Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio” (Ji 2:23).

b – Dos grandes momentos. En los “últimos días” en los que el Espíritu Santo será derramado, se destacan dos grandes épocas de lluvias: La lluvia temprana; y la lluvia tardía (por supuesto, hubo muchos otros derramamientos del Espíritu en todo este período; pero fueron derramamientos menores, y no son mencionados).

c – Las dos lluvias en Israel

  • La lluvia temprana caía entre octubre y noviembre (cayó en Pentecostés), y preparaba la tierra (los pecadores) para que la semilla (del evangelio) germine.
  • La lluvia tardía caía entre marzo y abril (está cayendo; antes de la segunda venida de Jesús); y preparaba a las plantas (a nosotros) para dar buen fruto (nuevos convertidos); y de esta forma levantar una abundante cosecha.
  • Cosecha. El derramamiento del Espíritu Santo ocurrirá antes de la segunda venida, para que se pueda levantar la gran cosecha.
  • Labrador. La Biblia dice: “7 Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía” (Stg 5.7). Jesucristo, el Labrador celestial, ha sembrado la semilla del evangelio en los corazones de los seres humanos; y espera con paciencia el momento en el que recibirá el fruto de la tierra, la gran cosecha de creyentes de este planeta Tierra; cosecha que ocurrirá después de caiga la lluvia tardía, el último derramamiento del Espíritu Santo. Por eso es que, en los próximos días caerá la lluvia tardía, el último avivamiento, antes de la segunda venida de Jesús.
  • Tiempo. Algunos dicen que el gran derramamiento del Espíritu Santo no ocurrirá en la “época de la iglesia”; sino que ocurrirá en la “época de los judíos”. ¿Es cierto esto? ¡No! El propósito de Dios no se detiene. Jesucristo sembró la semilla del evangelio en este mundo, derramó la lluvia temprana en Pentecostés, y está derramando la lluvia tardía (en nuestros días); con el fin de levantar una gran cosecha antes de su segunda venida. Este derramamiento del Espíritu se extenderá sobre todas las naciones, incluida Israel, tal como leemos en Zac 12:10.

4 – Sobre “toda carne”

La expresión “toda carne” es un hebraísmo; es decir, es una frase del idioma hebreo; que significa: “Toda persona”. Por ejemplo: “Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra” (Gn 6:12).

a – Contraste:  Dios promete que su Santo Espíritu será derramado sobre toda la humanidad (“sobre toda carne”). Antes, el aceite de la unción (símbolo del Espíritu Santo), sólo era derramado sobre las cabezas de algunas personas. Por ejemplo: fue derramado sobre el sacerdote Aaraón (Lv 8:12); y sobre el rey Saúl (1 S 10:1).

b – Pecadores. Dios derrama el Espíritu Santo sobre los pecadores para llevarlos a la salvación; dándoles convicción de pecado, mostrándoles que la salvación está en Cristo, etc.

c – Todos.  Cada uno de nosotros, cada congregación, debe recibir el derramamiento del Espíritu Santo (no sólo el bautismo en el Espíritu; sino el derramamiento, como ocurre cuando hay un avivamiento).

d – Naciones: Pero, si el Espíritu Santo será derramado sobre toda carne, ¿quiere decir, entonces, que todas las naciones serán llenas del Espíritu Santo? ¡No! Lo que quiere decir es que, el Espíritu Santo se acercará a cada persona en todas las naciones, para convencerlas de sus pecados y llevarlas a Cristo.

e – Sobre: El Espíritu Santo será derramado “sobre” toda carne, o sea, no “en (dentro) de toda carne, sino “sobre”, dándoles convicción de pecados. El Espíritu Santo va a ser derramado “sobre” toda carne, con el objetivo final de entrar “en” toda carne.

Por otra parte, el Espíritu Santo es derramado “sobre” los siervos de Dios (Hch 2:17). ¿Qué quiere decir esto? Cuando en la Biblia se habla del Espíritu Santo “sobre” los siervos de Dios, esto significa siempre unción de poder, para llevar a cabo el propósito de Dios (1 S 10:1; 16:12-13: Lc 4:17; Hch 10:44; etc.).

En la Biblia vemos que el Espíritu Santo está en tres formas diferentes, con respecto a los seres humanos:

  • con” nosotros (en griego: “para”), llevándonos a Jesucristo;
  • dentro” de nosotros (en griego: “en”), en el momento de la regeneración, o nuevo nacimiento (Jn 14:17); y
  • sobre” nosotros, (en griego: “epi”), cuando nos imparte poder para ser testigos: “8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre (“epi”) vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hch  1.8).

5 – PROFECÍAS, SUEÑOS Y VISIONES

En Hch 2:17-18 dice que los hijos (los niños) y los siervos de Dios profetizarán, y que los jóvenes verán visiones, y que los ancianos soñarán sueños.

¿Qué son “sueños” y “visiones”. Sueños y visiones son dos formas divinas de comunicar un mensaje profético. Dios dijo que a Moisés Él le hablará cara a cara; pero que a los profetas les hablará por medio de sueños y visiones: “Y él les dijo: Oíd ahora mis palabras. Cuando haya entre vosotros profeta de Jehová, le apareceré en visión, en sueños hablaré con él” (Nm 12:6).

El texto anterior nos muestra que: Profetizar no es decir lo que uno ha aprendido, sino que es decir lo que Dios nos inspira a decir en este momento. Es decir, profetizar es hablar de parte de Dios.

Todo esto nos revela que, luego del derramamiento del Espíritu Santo todos tendrán la capacidad de hablar de parte de Dios, lo que Dios inspire.

Citas bibliográficas:

1) Restauración

  • The Temple Institute: Events at The Temple Institute – Templeinstitute.org
  • Festival of the Water Libation 5775 – YouTube

2) Copa

  • Tercer Templo de Jerusalén: Los Utensilios ya están listos según Instituto del Templo
  • The Temple Institute: Water Libation Sefel Gallery – Templeinstitute.org

Capítulo 11

LA RESTAURACIÓN DE

LA GLORIA DE DIOS

Dios está anunciando que, llegó el tiempo del gran derramamiento del Espíritu Santo en todas las naciones. Sabiendo esto, ¿Qué es lo que tenemos que hacer para que ese gran avivamiento llegue? En respuesta Dios nos revela algunos principios bíblicos, en Os 5:15-6:1-3.

VEAMOS ALGUNAS CONSIDERACIONES PREVIAS:

a – Este pasaje es profético. Está dirigido: a) Al pueblo de Israel en la época de Oseas -780 a.C.– (¿?); b) Al pueblo de Dios de todas las épocas.

b – Este texto bíblico contiene la revelación del plan de Dios para el ser humano, presentando la  historia de la humanidad y la historia de la iglesia.

c – Revela el plan eterno de Dios para restaurar su gloria entre los hombres.

d – Cada parte de este texto está dirigido a que, la gloria de Dios, la presencia de Dios, se manifieste en este mundo, por medio del derramamiento del Espíritu Santo.

e – Contiene principios espirituales para todos los tiempos; es decir, verdades fundamentales que Dios ha establecido en el universo; y que Él ha revelado a su pueblo para que sepamos cómo actuar.

f – La clave para entender esta profecía está en ver que, es un resumen de la historia de la humanidad. Al entender esto, cada elemento de la profecía encaja en su lugar, como las piezas de un rompecabezas.

Si yo tuviera que ir a un país en donde no se permite llevar la Biblia, yo llevaría este pasaje en mi memoria, porque resume, con pocas palabras, todo el plan de Dios en esta tierra.

ESTA PROFECÍA TIENE TRES GRANDES DIVISIONES:

a – Lo que Dios dijo, luego de que el hombre pecó, allá en el principio, con Adán.

  • Andaré y volveré a mi lugar, hasta que reconozcan su pecado y busquen mi rostro. En su angustia me buscarán (Os 5:15).

b – Lo que los profetas dijeron, durante siglos, hasta la llegada de la iglesia.

  • “Venid y volvamos a Jehová; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará” (Os 6:1).

c – La historia de la iglesia.

  • “Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él. Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra” (Os 6:2-3).

ELEMENTOS IMPORTANTES

Si bien cada elemento es muy importante, por razones de espacio no los desarrollaremos, solamente daremos alguna aclaración, para poder entender, más adelante, los principios espirituales.

A – LO QUE DIOS DIJO

La gloria de Dios volverá si BUSCAMOS a Dios.

a – Icabod. “Andaré y volveré a mi lugar”. Dios está en todo lugar, porque Él es omnipresente; pero Él no manifiesta su presencia en todo lugar. A la manifestación de su presencia la llamamos la gloria de Dios. Cuando eso ocurre, hay un “mover de Dios, una visitación, un avivamiento”. Si eso no ocurre, hay seguía espiritual, no hay salvación, no hay crecimiento. Si Dios dice “volveré a mi lugar”, quiere decir que no manifestará su presencia, su gloria. Esto pasó en Israel (icabod; 1 S 4:22); pasa en algunas congregaciones, y en muchas vidas.

b – Arrepentimiento. “Hasta que reconozcan su pecado”. Todo avivamiento comienza con convicción de pecado. El pecado nos separa de Dios. Todos tenemos pecados ocultos: malos pensamientos, malos deseos, malas intenciones, etc. Hasta no arrepentirnos, no veremos la manifestación de la gloria de Dios.

c – Rostro. “Y busquen mi rostro”. Buscar el rostro del Señor es buscar la manifestación de su presencia; es buscar las bendiciones espirituales, no las materiales (o sea, buscar la mano del Señor). Cuando Dios esconde su rostro vienen males y angustias (Dt 31:17); pero cuando el rostro del Señor resplandece, cuando la gloria de Dios se manifiesta, hay salvación (Sal 67:1-2).

d – Disciplina amorosa. “En su angustia me buscarán”. A veces, nuestros sufrimientos vienen a consecuencia de la disciplina amorosa de Dios. El Señor quiere que nuestros sufrimientos nos lleven a buscarle. Dios permite los sufrimientos para que le busquemos.

e – La búsqueda de Dios. “Me buscarán”. El Señor quiere restaurar la búsqueda de Dios. Si nosotros buscamos a Dios, los pecadores también le buscarán (Hch 15:16-17).

B – LO QUE LOS PROFETAS DIJERON

a – Volver a Dios. “Venid y volvamos a Jehová”. Ya llegó la hora de Dios, la época anterior a la segunda venida de Jesucristo. Es hora de volver a Dios,

b – Juicio. “Porque Él arrebató”. El juicio comienza por la casa de Dios (1 P 4:17). Viene el fuego purificador del Espíritu Santo para que nos arrepintamos de nuestros pecados. A veces Dios permite que nos ocurran ciertas circunstancias negativas. Pero es importante saber que “Él arrebató”. Por eso, no echemos la culpa a los hombres que nos hicieron mal.

c – Restauración. “Hirió y nos vendará”, nos restaurará. Quizás tú has tenido que ser disciplinado por Dios, pero ahora Dios quiere restaurarte. Viene un tiempo de restauración. Todo esto que hemos visto nos revela que, la gloria de Dios vendrá si nosotros nos arrepentimos y buscamos al Señor.

C – RESUMEN DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA

La gloria de Dios volverá si CRECEMOS espiritualmente.

1 – En el PASADO. Jesús vino para restaurar la gloria de Dios en los seres humanos. Para que la gloria de Dios descienda en un gran derramamiento del Espíritu Santo debemos:

a – Creer que hemos muerto y resucitado. “Nos dará vida después de dos días, en el tercer día nos resucitará”. ¿De quién habla? La Biblia dice que Jesús “fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras” (1 Co 15:4). Pero, notemos que no dice que “le dará vida” (singular); sino que dice “nos dará vida” (plural). Es decir, no solo habla de Jesús, sino de Él y nosotros, porque Dios nos puso en Cristo, en la cruz. Por lo tanto, cuando Él murió, nosotros también morimos. “Aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo, y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús” (Ef 2:5-6). Un creyente le pidió a Dios que le mostrara cómo es eso de que fuimos crucificados juntamente con Cristo. Entonces el Señor le dio una visión. Nuestro hermano vio a Jesús muriendo en la cruz. Luego la escena cambió y vio que el cuerpo de Jesús se hacía transparente como el cristal; y observó que, dentro de Jesús estaba él mismo. Jesucristo le dijo: Tú estabas dentro mío cuando yo fui crucificado; y por eso, tú también fuiste crucificado.

2 – En el PRESENTE

a – Vivir en la presencia de Dios. “Viviremos delante de Él”. Esto implica, no tener una doble vida, sino vivir todo el día teniendo en cuenta que estamos delante del Señor; así como el profeta Eliseo, que dijo que estaba en la presencia de Dios, siendo que en ese momento estaba con el ejército, antes de una batalla (2 R 3:14).

b – Conocer al Señor. “Y conoceremos”. Conocer al Señor nos da vida eterna (Jn 17:3); nos transforma (2 Co 3:18); etc. Para conocer al Señor debemos buscar que el Espíritu Santo nos ilumine, nos revele, las Sagradas Escrituras. Conocer al Señor no es saber acerca de él, intelectualmente; sino es recibir revelación de quien es Él, por medio del Espíritu Santo. El propósito de Dios es que le conozcamos; y que, como resultado de esto, que reflejemos su gloria. Por eso, durante toda la eternidad conoceremos cada vez más a Dios Padre, a Dios Hijo  y a Dios Espíritu Santo; y esto nos llevará a reflejar cada vez más la gloria de Dios.

c – Proseguir. “Y proseguiremos en conocer a Jehová”. En la Septuaginta (traducción griega del hebreo y del arameo), tiene dos acepciones: 1) Proseguir (continuar hacia la meta); 2) Perseguir (así como un ejército persigue a un enemigo). Es decir, tratar de conocer al Señor, poniendo en ello todas nuestras fuerzas; perseguir para conocer; o sea, es búsqueda activa. Es decir, perseguiremos la meta de conocer al Señor.

d – Progresivamente. “Como el alba está dispuesta su salida”. (El alba es el período que transcurre desde que salen las primeras luces del nuevo día y hasta la salida del sol). Es decir, así como la luz solar va aumentando en el nuevo día, del mismo modo, durante toda la historia aumentará en el pueblo de Dios el conocimiento que tenemos del Señor; y antes de la segunda venida de Cristo, como resultado de ese conocimiento, el Espíritu Santo será derramado. O sea, la gloria postrera vendrá como resultado de conocer a Jesucristo. El “conocer” está relacionado con el hecho de que la gloria de Dios vuelva a manifestarse y la lluvia descienda. Por lo tanto, es un conocimiento que nos lleva a depender del Espíritu Santo. No es un conocimiento teórico, sino un conocimiento revelado. Dios se ha propuesto que en nuestros días, antes de la segunda venida de Jesús, la iglesia llegará a crecer hasta ser “a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Ef 4:13). 

C – En el FUTURO

a – Vendrá un gran derramamiento del Espíritu Santo. “Y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra”. Dios nos habla sobre el gran derramamiento del Espíritu Santo usando la figura de la lluvia. Para ilustrar esto Dios dispuso dos grandes épocas de lluvia en Israel: la lluvia temprana, que cae en la época de la siembra, entre octubre y noviembre, en otoño, (cayó en Pentecostés), la lluvia que prepara a los pecadores para que la semilla del evangelio germine; y la lluvia tardía, que cae en la época de la cosecha, entre marzo y abril, en primavera; y prepara a las plantas (los creyentes, nosotros), para madurar y dar buen fruto (nuevos convertidos); y de esta forma levantar una abundante cosecha. Quiere decir que, con la lluvia tardía, con el gran derramamiento del Espíritu Santo, los creyentes madurarán, crecerán, como nunca antes en la historia. Los objetivos principales del gran derramamiento del Espíritu Santo que está por venir son: 1) a los creyentes, llenarnos del Espíritu, para que demos buen fruto; y  2) a los pecadores, impartirles convicción de pecado. Por eso, la Biblia dice que el Espíritu será derramado sobre toda carne. En la Biblia se habla de dos grandes derramamientos del Espíritu Santo ( Jl 2:23): el primero, la lluvia temprana, la que cayó en Pentecostés; y la lluvia tardía, la que está por caer ahora. Como consecuencia de esta lluvia tardía, de este gran avivamiento mundial que está por venir, en estos días, en todas las naciones, será levantada la gran cosecha, la cosecha más grande de todas las levantadas en la historia. Por eso, la Biblia revela que, Jesucristo, el labrador celestial, espera el fruto de la tierra, la gran cosecha, que será levantada luego de la lluvia tardía (Stg 5:7). En su segunda venida Jesucristo vendrá a cosechar; y para esto, antes de venir, Él enviará la lluvia tardía, para preparar a las plantas (los creyentes), haciéndolas madurar, para que den buen fruto. Cuando hay un derramamiento del Espíritu Santo, la presencia de Dios se acerca a la tierra, tal como ocurrió en la época de Jesús, en la que se anunció: “El reino de los cielos se ha acercado” (Mt 3:2; 10:7). Es decir, la presencia de Dios estaba “cerca” de ellos.

b – Vendrá Jesucristo. “Y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra”. Oseas anunció proféticamente que Jehová Dios vendrá a esta tierra en dos grandes épocas: en el tiempo de la lluvia temprana; y en el tiempo de la lluvia tardía. Durante el tiempo de la lluvia temprana vino Jesús, y luego el Espíritu Santo (en Pentecostés). Del mismo modo, durante la época de la lluvia tardía vendrá el Espíritu Santo (en el último avivamiento), y luego Jesucristo, en su segunda venida. Las señales anteriores a la segunda venida de Jesús se han ido cumpliendo en estos últimos años. Por eso, en todo el mundo esperamos el pronto regreso de nuestro Señor.

VEAMOS AHORA ALGUNOS PRINCIPIOS ESPIRITUALES

a – Avivamiento final. Al finalizar la historia de la humanidad habrá un gran derramamiento del Espíritu Santo (Hch 2:17), la lluvia tardía (Jl 2:23), la gloria postrera (Hag 2:9), la restauración de todas las cosas (Hch 3:21).

b – La gloria de Dios. Este pasaje comienza revelando que la gloria de Dios se fue; y termina anunciando que la gloria volverá. Por eso, este texto es tremendo porque nos muestra cómo hacer para que la gloria de Dios sea restaurada (arrepentirnos, buscar, conocer, etc.).

c – “Conoceremos” y “vendrá”. (“Conoceremos y proseguiremos en conocer al Señor, y vendrá como la lluvia). Esto nos revela:

  • Para ser llenos del Espíritu Santo tenemos que conocer al Señor Por eso, en Ef 3:19 dice que, al conocer al Señor somos llenos de toda la plenitud de Dios. Cuanto más conocemos al Señor, más llenos del Espíritu estamos.
  • Si continuamente conocemos al Señor, entonces, continuamente vendrá la lluvia del Espíritu.
  • ¿Por qué al conocer a Jesucristo viene la lluvia del Espíritu Santo? Esto es así porque, el Espíritu Santo nos trae toda la bendición que tenemos en Cristo (Jn 16:15). Veamos dos ejemplos: Hoy conocemos a Jesús como Salvador, y el Espíritu Santo nos trae la salvación. Mañana conocemos a Jesucristo como Sanador, y el Espíritu Santo nos trae la sanidad.

d – Conocimiento progresivo. Si como consecuencia del conocimiento progresivo del Señor, al finalizar la historia vendrá la lluvia, el derramamiento del Espíritu Santo, la gloria postrera, entonces, en el último tiempo (en nuestra época), conoceremos al Señor mucho más de lo que ahora le conocemos. Dios nos está llevando a conocer a Jesucristo como

e – El Cristo glorificado, no solo al Cristo histórico. Actualmente, muchos conocen al Cristo histórico, el que se despojó, se humilló y fue crucificado. Pero muy pocos conocen al Cristo glorificado, el victorioso, el que subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo; el que tiene ojos como llama de fuego, voz como estruendo de muchas aguas, etc. (Ap 1). Si a Jesús le conocemos solamente como el Cristo histórico, nuestra fe no es muy grande. Pero si le conocemos como el Cristo glorificado, el que tiene todo poder en el universo, nuestra fe se agiganta. Además, Dios quiere que conozcamos a Jesucristo como:

f – La Fuente del río de Dios. Recordemos que, luego de que Jesucristo fuera glorificado derramó el Espíritu Santo (Hch 2:33). Por eso, Jesús había dicho: “Si alguno tiene sed venga a mí y beba” (Jn 7:37). Dios quiere revelarnos que Jesucristo es la Fuente de toda bendición: salvación, sanidad, liberación, restauración, etc. El objetivo de Dios es que conozcamos a Jesucristo como la Fuente de todo, para que dependamos de Él y del Espíritu Santo.

g – Centro. Si el derramamiento del Espíritu vendrá como consecuencia de conocer al Señor, entonces, la enseñanza debe estar centralizada en Jesucristo. Es decir, para que nuestros hermanos sean llenos del Espíritu, cada creyente debe ministrar el conocimiento que tiene de Jesucristo (Ef 4:13).

h – Revelación. Debemos buscar que el Espíritu Santo nos dé revelación de nuestra muerte y resurrección con Jesucristo, tal como se menciona en el texto estudiado. Esto es fundamental para vivir una vida victoriosa. Además, debemos pedir revelación del Cristo glorificado y de la Fuente del río de Dios, entre otras cosas.

i – Hasta.  Teniendo en cuenta que Dios dijo: “Andaré y volveré a mi lugar, hasta que reconozcan su pecado y busquen mi rostro”, quiere decir que, “hasta” que no nos arrepintamos y busquemos su rostro, no recibiremos el derramamiento del Espíritu Santo, el gran avivamiento. Si la gloria de Dios se apartó del hombre por causa del pecado, entonces, para que esa gloria vuelva, en un gran derramamiento del Espíritu Santo, en un gran avivamiento, lo primero que tenemos que hacer es arrepentirnos de todo pecado y buscar al Señor.

j – Historia. En el texto bíblico estudiado está resumida la historia de la humanidad: Ante el pecado del hombre, la gloria de Dios se apartó del ser humano. Más tarde, para que el hombre se arrepienta Dios envió a los profetas; luego envió a Jesús (y con Él comenzó la historia de la iglesia); y finalmente Dios enviará el gran derramamiento del Espíritu Santo sobre todos los seres humanos. El objetivo final del Señor es restaurar su gloria en los seres humanos, llenando a los hombres con el Espíritu Santo.

k – Avivamiento personal. Sabiendo el plan de Dios, cada uno de nosotros debe buscar el derramamiento del Espíritu, la llenura del Espíritu, el bautismo en el Espíritu Santo. ¿Cómo hacerlo? Hoy mismo, busca al Señor con total arrepentimiento. Busca conocerle con todo tu corazón; sabiendo que Dios ha prometido que si así lo hacemos Él vendrá a nosotros.

l – Venida. Si las profecías bíblicas se han ido cumpliendo en estos últimos años, entonces,

¡JESUCRISTO ESTÁ POR VENIR!

¡PRONTO VIENE EL ESPOSO CELESTIAL!

¡VIENE LA LLUVIA DEL ESPÍRITU SANTO!

Pidamos: ¡Haz llover! ¡Necesitamos el fuego del Espíritu Santo!

Capítulo 12

LA IMPORTANCIA DE LA REVELACIÓN

La revelación es la comunicación del mensaje divino al ser humano.

La revelación puede darse por distintos métodos. Por ejemplo: por medio de la naturaleza, de los profetas, de la Biblia (por medio de la iluminación del Espíritu Santo), etc.

Por medio de la revelación Dios nos da a conocer lo celestial: su Persona, sus obras: lo que Él hizo, hace y hará.

1 – Dios quiere darte revelación

 Cuando el Espíritu Santo nos da revelación, o sea, cuando nos enseña, cuando nos ilumina, las verdades bíblicas, somos salvados, sanados, edificados, transformados. Por ejemplo:

a – Poder espiritual. El misionero Hudson Taylor (1832-1905) pensó que tenía que dejar de trabajar en la obra del Señor, por no tener poder espiritual. Fue entonces que leyó en la Biblia las palabras de Jesús cuando dijo:

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos” (Jn 15:5);

(un texto que para muchos no significa casi nada). En ese momento el Espíritu Santo le iluminó, le dio revelación. Entendió el significado de la comparación hecha por Jesús. Comprendió que, si Jesús es la vid (la planta de uvas), y si nosotros somos los pámpanos (o sea, pequeñas ramitas de esa planta), entonces, no es posible que Jesús sea rico y nosotros pobres. Es decir, si Él tiene poder, nosotros también lo tenemos. Esto transformó toda su vida, y gracias a esta nueva fe logró enviar unos ochocientos misioneros a la China. Es decir, la revelación nos llena de poder.

b – Salvación. Aunque el sacerdote Lutero (1483-1546) conocía el texto que dice:

El justo por la fe vivirá” (Ro 1:17),

no era salvo. Pero él contó que un día, al volver a leer este texto, de pronto, fue como si un rayo lo hubiera alcanzado. En ese momento el Espíritu Santo le dio revelación, le iluminó esta verdad, y le impartió fe. Entonces Lutero cayó llorando sobre sus rodillas y recibió la salvación.

c – Sanidad. El misionero Barry Bennett contó que, estando muy enfermo de hepatitis, de pronto Jesucristo le dijo que por su llaga había sido sanado. Barry conocía esta verdad (Is 53:5); pero al serle revelada, el Espíritu Santo le impartió fe, y él recibió la sanidad. Aquí está el gran secreto de la fe.

2 – La revelación y los cielos abiertos

La revelación es una ventana celestial que se abre, para permitir que descienda el río de Dios.

El Espíritu Santo quiere darnos revelación; o sea,  abrir los cielos; para que podamos entrar en la dimensión sobrenatural, en la tierra prometida; y de esta forma recibir visiones, sueños, profecías

La revelación cambia nuestras situaciones, del fracaso a la victoria.

En el pasado muchos cristianos recibieron revelaciones, promesas, de lo que iban a llegar a ser espiritualmente, con la ayuda de Dios; pero; por diversas razones, aún no han llegado a esas metas; y esto ha llevado a que se sientan tristes y condenados. Pero ahora, ¡Dios quiere darnos revelación para que podamos entrar en la tierra que Él nos ha prometido! Por eso, Dios quiere que busquemos revelación.

Por ejemplo: el ministerio del sacerdote Ezequiel, en el templo de Jerusalén, había terminado; porque él, junto con su pueblo, había sido llevado cautivo a Babilonia. En este tiempo de fracaso total, de pronto, recibió revelación. Dios ¨le abrió los cielos, le dio visiones, le dio un nuevo ministerio (como profeta). La Biblia dice:

Aconteció en el año treinta, en el mes cuarto, a los cinco días del mes, que estando yo en medio de los cautivos junto al río Quebar, los cielos se abrieron, y vi visiones de Dios” (Ez 1:1).

Quizás a vos le ha pasado algo parecido: Dios te ha mostrado hace tiempo las cosas gloriosas que él quiere hacer contigo, pero hasta ahora, no ha sucedido nada; y te has debilitado en la fe. Pero ahora Dios quiere abrirte los cielos, quiere darte revelación para que puedas entrar en la dimensión de lo sobrenatural; para que puedas cumplir la misión que Dios te ha dado.

Dios promete darnos el fin que esperamos:

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis” (Jer 29:11).

¡Viene un nuevo tiempo de revelación, de cielos abiertos!

Pero, ¿Cómo lograr que se abran los cielos? ¿Cómo recibir revelación? Los cielos se abren por medio de la oración.

Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió, y descendió el Espíritu Santo sobre él” (Lc 3:21-22).

Cuando los cielos se abren, el Espíritu Santo desciende sobre nosotros; y recibimos  el poder y las capacidades para que podamos hacer lo que Dios ha determinado que hagamos.

Esto nos enseña que, todo lo que Dios nos prometió en el pasado lo recibiremos cuando los cielos se abran; y se abrirán por medio de la oración: es decir, se abrirán cuando busquemos revelación.

3 – Verdades reveladas

Identidad con Cristo. Necesitamos que el Espíritu Santo nos ilumine, nos revele, cada una de las verdades espirituales que creemos. Por ejemplo: Sabemos que al estar en Cristo tenemos una nueva identidad, ya que hemos muerto y resucitado junto con Cristo. Pero esta verdad (aceptada intelectualmente), nos tiene que ser revelada para que podamos vivirla. Veamos un ejemplo de esto.

Un creyente lee en la Biblia:

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gá 2:20).

Y luego proclama: “ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí”. Y cree que ya llegó a tener ese nivel de santidad. Pero si le preguntamos a la esposa:

–  ¿Así que tu esposo ha muerto y ahora vive Cristo en él?

–  ¿Qué?  ¡Pero por favor! ¡No me hagas hablar, porque si te cuento…!

¿Dónde está el problema? El problema está en que le falta revelación. Este creyente proclama lo que cree, pero sin tener revelación; porque cuando Dios nos da revelación nos imparte fe. Por eso el apóstol Pablo declaró: “vivo en la fe del Hijo de Dios”; o sea, no es mi fe puesta en Jesucristo, sino que es la fe de Jesucristo puesta en mí. Es decir, junto con la revelación Dios nos imparte fe, la fe de Cristo (Gá 2:16 y Fil 3:9I, la fe que es un don, un regalo de Dios (Ef 2:8), la fe que es un fruto del Espíritu Santo (Gá 5:22); y con esa fe somos edificados, transformados.

Este nivel de fe es mucho más elevado que el simple creer, ¡es recibir la fe de Jesucristo! Quiere decir que Pablo vivía en ese nivel de santidad porque había recibido esa fe.

Hay distintas medidas de fe, distintos niveles (Ro 12:3).

La revelación nos imparte la fe de Dios, nos eleva de lo natural a lo sobrenatural, de una fe humana a una fe divina, de una fe intelectual a una fe espiritual, de la doctrina a la vida.

Lo importante: confiesa lo que Cristo es, hizo, hace y hará; y a medida que sigas proclamando tendrás cada vez más fe en el Señor.

4 – Necesidades

Frente a cualquier necesidad Dios puede darnos revelación. Por ejemplo: Un día estaba leyendo el texto que dice:

Antes bien, como está escrito: cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman.  Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios” (1 Co 2:9-10).

En ese momento no estaba pensando en mi trabajo, pero el Espíritu Santo me reveló como hacer un programa de computación para darle mayor rapidez a mi trabajo. Yo no soy programador de sistemas de computación, ni mucho menos. Pero fui a la computadora, hice lo que el Espíritu Santo me había revelado, y con ese programa la velocidad de mi trabajo se multiplicó varias veces. ¡Dios puede darte nuevas ideas para que tu trabajo sea grandemente bendecido, sea en el orden espiritual, como en el orden secular!

5 – Arde nuestro corazón

Tener revelación es como tener una Biblia nueva; porque, al leer “arde nuestro corazón”. Muchos han dicho “parece que tengo una Biblia nueva”. Nos pasa como les pasó a los discípulos que iban camino a Emaús, escuchando a Jesús; y luego dijeron:

¿No ardía en nosotros nuestro corazón cuando nos abría las Escrituras?” (Lc 24:32).

Pero, si no tenemos revelación, podemos conocer las verdades bíblicas, pero no disfrutarlas; así como sucede en varias religiones “cristianas”, que tienen el conocimiento bíblico, pero al no tener revelación, no disfrutan nada.

Podemos aún proclamar las verdades bíblicas, pero sin éxito; tal como hizo la iglesia de Laodicea, que dijo que tenía toda riqueza (toda bendición); pero Dios le dijo que no tenía nada, y que era ciega; o sea, no tenía revelación (Ap 3:17-18).

Por eso, cuando Pedro confesó quién es Jesús, basado en una revelación, Jesús le dijo que sobre esa piedra edificará a la iglesia (Mt 16:16-18). Quiere decir que, Jesucristo nos edifica cuando confesamos quién es Él, basados en una revelación.

6 – Transformación

Por todo esto, necesitamos que el Espíritu Santo nos revele las verdades bíblicas que ya conocemos, para entonces sí, ser transformados. El Espíritu Santo nos da revelación por medio de la “iluminación”, es decir, “prende la luz” de nuestro entendimiento, para que comprendamos lo que está escrito en la Biblia.

Cuando Dios nos revela la salvación, no da la fe para ser salvos; cuando nos revela la sanidad, nos da la fe para ser sanos. Por esta razón, cuando lees la Biblia, pídele a Dios que el Espíritu Santo te enseñe, te dé revelación, te ilumine tus ojos espirituales, te imparta fe.

Los conocimientos bíblicos, sin revelación, no producen transformación. Solo producen una religión.

Muchas veces nuestras creencias son intelectuales, humanas. No tenemos la fe que viene de Dios por esa razón  nuestras vidas no son transformadas. Por ejemplo, esto sucede con el tema de la sanidad: sabemos que nuestras enfermedades fueron puestas sobre Jesucristo en la cruz; pero al no tener revelación sobre esta verdad, seguimos enfermos.

7 – Restauración

La Biblia dice que Jesucristo estará en los cielos

hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas” (Hch 3:21).

Estamos viviendo en ese tiempo de restauración de las verdades bíblicas. Pero, ¿Cómo llegar a ese nivel de restauración? A ese nivel de restauración llegaremos por medio de la revelación del Espíritu Santo, el cual nos ilumina las verdades, los principios bíblicos.

Dios quiere que colaboremos con él, buscando la iluminación del Espíritu Santo, para que todas las cosas sean restauradas.

En los últimos siglos Dios ha restaurado varias verdades; y cada vez que fue restaurada una verdad comenzó un gran avivamiento.

En nuestros días Dios quiere restaurar varias verdades bíblicas:

  • depender del Espíritu Santo;
  • la búsqueda de Dios;
  • conocer a Jesucristo por revelación, por iluminación del Espíritu Santo;
  • nuestra muerte y resurrección con Cristo, para poder vivir una vida abundante, victoriosa; etc.

Todo esto nos muestra que, tenemos que volver a la Biblia, pidiendo que el Espíritu Santo nos ilumine las Sagradas Escrituras, para que las verdades bíblicas sean restauradas.

No buscamos revelación de nuevas verdades; sino que, buscamos que Dios restaure las verdades bíblicas. Por ejemplo: durante siglos los cristianos entendieron que la salvación era por obras; hasta que, en el año 1517 Dios usó a Lutero para restaurar la verdad de la salvación por medio de la fe. Esta verdad siempre estuvo en la Biblia, pero al no estar iluminada por el Espíritu Santo, no se entendía. Del mismo modo, hay varias verdades bíblicas que no estamos viviendo en el día de hoy, porque no están restauradas. Por eso, en estos días, Dios está llevando a su pueblo a buscar que el Espíritu Santo ilumine las Sagradas Escrituras, para que sus verdades sean restauradas.

8 – La dependencia del Espíritu Santo

Si Dios nos está llevando a la restauración de las verdades bíblicas, entonces, Dios nos está llevando a las sendas antiguas; es decir volver a vivir lo que vivían los siervos de Dios en la antigüedad. Por eso la Biblia dice:

“Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma” (Jer 6:16).

Si volvemos a las sendas antiguas, si volvemos a depender del Espíritu Santo, como dependían los siervos de Dios en la antigüedad, veremos un gran avivamiento en medio nuestro.

Jesús y el Espíritu Santo dependían para todo de Dios Padre. Por eso, nosotros debemos depender para todo del Espíritu Santo.

a – Jesucristo tenía todos los dones, todo el poder, pero dependía de Dios Padre:

  • “No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo” (Jn 5:30).
  • “Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras” (Jn 14:10).

b – El Espíritu Santo también dependía de Dios Padre. Hablando del Espíritu Santo, Jesús dijo:

  • “No hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere” (Jn 16:13).

c – Nosotros como hijos de Dios tenemos que actuar como Jesús, quien dijo:

  • “No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente” (Jn 5:19).

En el día de hoy, Dios está llevando a su pueblo a depender del Espíritu Santo; ya que, la Biblia dice:

  • “No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Za 4:6).

9 – La búsqueda de Dios

También en el tema de la restauración de la búsqueda de Dios, el Señor nos está llevando a las sendas antiguas. La Biblia dice que tenemos que buscar a Dios.

“Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan” (Heb 11:6).

A diferencia de la época del Antiguo Pacto, en este Nuevo Pacto en el que estamos viviendo, Dios mora en nuestros corazones, por medio del Espíritu Santo. ¿Por qué buscar a Dios, entonces, si ya lo hemos hallado, si ya lo tenemos, al tener a Cristo? Esta es la gran paradoja de la vida cristiana: buscar a Dios, siendo que ya lo hemos hallado.

En realidad, los cristianos, no buscamos a Dios para tenerlo, porque ya lo tenemos, sino que buscamos a Dios para conocerlo, para tener comunión con Él. Al desconocer esto, muchos cristianos no buscan a Dios; y por eso, sus vidas no reflejan la gloria de Dios.

Dios quiere que le busquemos en oración, entrando por la fe en el Lugar Santísimo celestial, por el camino nuevo que nos abrió Jesucristo. Al entrar en su presencia, al estar frente a la gloria de Dios, vemos nuestros propios pecados, llegamos a conocer más a Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo), le adoramos, intercedemos, le escuchamos, etc.

10 – Que Dios nos dé revelación

El apóstol Pablo enseñó que tenemos que pedir revelación:

para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él” (Ef 1:17).

Pero, ¿Por qué es importante pedir revelación? Pedir revelación es muy importante porque, es la llave que abre la puerta para recibir lo que ya es nuestro en Cristo Jesús.

Veamos un ejemplo de esto; En unos versículos anteriores Pablo dice que Dios

nos bendijo con toda bendición espiritual” (Ef 1:3).

Pero si bien creemos esta verdad y la proclamamos, los frutos evidencian que, en la práctica, no pasa nada. ¿Cómo explicar esto? ¿Cómo hacer para que lo que somos en Cristo sea una realidad en nuestra vida práctica? La solución está en pedir revelación, porque al recibir revelación el Espíritu Santo nos imparte fe; y como consecuencia de esto llegamos a experimentar lo que somos en Cristo; la verdad pasa a ser vida; la creencia intelectual pasa a ser fe espiritual.

Si no hemos recibido revelación, tenemos la bendición en el banco celestial, pero, en la práctica, no la disfrutamos. Por eso, necesitamos que el Espíritu Santo nos revele, nos ilumine, las verdades espirituales, para que nuestras vidas sean transformadas. Al recibir revelación de la bendición que tenemos en Cristo, esta verdad espiritual pasa a ser vida en nuestra experiencia práctica.

11 – Recibir revelación

¿Cómo y cuándo podemos recibir revelación? Dios puede darnos revelación en cualquier momento y en cualquier lugar (en el trabajo, caminando, etc.). Pero, por lo general, Dios nos habla en los momentos en los que estamos orando, leyendo la Biblia, adorando, en las reuniones, etc.

Lo importante es tener siempre expectativa de que Dios va a hablarnos; y por eso, tenemos que tener nuestra antena celestial siempre encendida.

Una de las formas especiales de recibir revelación es entrar, por la fe, en el Lugar Santísimo celestial, por medio de la oración.

12 – Pedir

Entendiendo la importancia de la revelación, volvamos a leer la Biblia; pero ahora, pidiéndole a Dios que nos dé

espíritu de sabiduría y de revelación” (Ef 1:17).

El Espíritu Santo nos enseñará; ya que Jesús dijo;

Él os enseñará todas las cosas” (Jn 14:26).

Capítulo 13

LA RESTAURACIÓN DEL

TABERNÁCULO DE DAVID

Estamos viviendo en los días más gloriosos de la historia de la iglesia; los días anteriores a la segunda venida de Jesucristo;

  • los días en los que la iglesia se llenará de la gloria de Dios; y se levantará la más grande cosecha de seres humanos jamás levantada; es decir, la época en la que millones de personas se convertirán al evangelio;
  • los días en los que el pueblo de Dios buscará al Señor; y como consecuencia de esto, los pecadores también buscarán al Señor.

A – PRIMERA VEZ

Id a todas las naciones.  Cuando Jesucristo resucitó le dijo a sus discípulos:

Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mt 28:18-19).

No fueron.  La orden de Jesucristo era: ir a todas las naciones, a todos los pueblos. Pero los discípulos no predicaban a los que no eran judíos.

Dios abrió puertas.  Fue entonces que Dios envió un ángel a la casa de Cornelio, un jefe militar romano que vivía en la fortaleza militar de Cesarea de Filipo; y le dijo que mande a buscar a Pedro. Mientras tanto, Pedro estaba orando y vio una visión. Dios le estaba mostrando que debemos aceptar a todos los seres humanos. Luego, el Espíritu Santo le dijo que vaya con los hombres que habían venido a buscarlo.

Abominable. Pedro fue a la casa de Cornelio, y al entrar dijo:

Vosotros sabéis cuán abominable (repugnante) es para un varón judío juntarse o acercarse a un extranjero; pero a mí me ha mostrado Dios que a ningún hombre llame común o inmundo” (Hch 10:28).

Realmente Pedro era muy cabeza dura. Aunque Dios le había hablado, él todavía no aceptaba a los que no eran judíos.

El Espiritu Santo cayó.  Luego les dio el mensaje y terminó diciendo:

todos los que en él creyeren (en Jesús), recibirán perdón de pecados por su nombre.  Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso” (Hch 10:43-44).

Discución.  Tiempo después, cuando Pedro fue a Jerusalén, los líderes de la iglesia discutieron con él, sobre por qué había entrado en casa de una persona que no era judía (Hch 11:3).

En resumen, Pedro se justificó diciendo algo así como: “yo no tengo la culpa”. “Yo ni siquiera les hice la invitación para entregarse a Cristo” (tampoco pensaba hacerla, por eso es que Dios intervino sobrenaturalmente interrumpiendo a Pedro en su mensaje).

Concilio.  Más tarde, en el Concilio de Jerusalén, Dios le reveló a Jacobo porque razón se estaban convirtiendo al cristianismo los que no eran judíos. Él entendió entonces que, el hecho de qus se convirtieran los gentiles evidenciaba que se había cumplido la profecía de Amós, cuando declaró que, sería restaurado el tabernáculo de David; y que, a consecuencia de ello los gentiles se convertirían. Dice la Biblia:

« 14 Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre.     15 Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito:      16 Después de esto volveré y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; y  repararé sus ruinas, y lo volveré a levantar,    17 Para que el resto de los hombres busque al Señor, y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre» (Hch 15:14-17).

Visitó. Noten que dice que “Dios visitó por primera vez a los gentiles”. Esto quiere decir que, los apóstoles no predicaban el evangelio a los gentiles. Después de cinco años de la resurrección de Jesucristo, la primera vez que se predicó el evangelio a los gentiles fue cuando Pedro fue a la casa del capitán romano Cornelio; y evidentemente, no estaba en sus planes llevarlo a la salvación. Quiere decir que, los apóstoles no habían entendido las palabras de Jesús cuando les habló de llevar el evangelio a todas las naciones. Ellos entendieron que tenían que ir a todas las naciones y hablar solo a los judíos. Nada más.

Salvación.  La Biblia revela que, si el tabernáculo de David es restaurado, los que no conocen al Señor le buscarán y serán salvos.

Tabernáculo de David.  Pero, ¿Qué es el tabernáculo de David? Para entender esto tenemos que retroceder hasta la época de Moisés.

B – EL ARCA DE LA GLORIA DE DIOS

1 – Tabernáculo.  Cuando el pueblo de Dios salió de Egipto, Dios le ordenó a Moisés construir un tabernáculo, una tienda, un santuario (algo así como una carpa), y poner allí el arca y el altar del holocausto (hacia 1494 a. C.). El tabernáculo era la morada de Dios en medio de su pueblo (Ex 25:8-9).

El arca: Representaba la gloria de Dios, la presencia de Dios, la bendición de Dios. No era la presencia de Dios, sino que la representaba. El arca era el lugar desde donde Dios se manifestaba.      [Arca: Véase: 1]

Dios le hablaba a Moisés desde el arca.

  • “Y cuando Moisés entraba en la tienda, la columna de nube descendía y permanecía a la entrada de la tienda, y el Señor hablaba con Moisés” (Ex 33:9).

Noten que la nube de gloria, la gloria de Dios, descendía cuando Moisés iba al tabernáculo a orar.

  • “y cuando entraba Moisés en el tabernáculo de reunión, para hablar con Dios, oía la voz que le hablaba de encima del propiciatorio que estaba sobre el arca del testimonio, de entre los dos querubines; y hablaba con él (Nm 7:8-9).

La nube de gloria era la manifestación de la presencia del Espíritu Santo, era símbolo del Espíritu Santo. La nube de gloria

  • Les guiaba de día y de noche (Éx 13:21-22).
  • Les daba sombra durante el día (Ex 13:21).
  • Les daba calor y luz durante la noche (Ex 13:21),
  • Les protegía de sus enemigos, transformándose en tinieblas (Ex 14:20).
  • Si la nube no se movía, los israelitas tampoco se movían (Ex 40:36-37).

2 – Luego de entrar en la tierra prometida

Silo. El arca fue ubicada en la ciudad de Silo.

Icabod. Fue entonces que, el pecado entró en el pueblo de Dios; y en una guerra los enemigos les quitaron a los judíos el arca. Al enterarse de esto, la nuera del sacerdote llamó al niño que acababa de nacer “Icabod”, que quiere decir: “sin gloria”; porque habían perdido el arca de la gloria de Dios (1 S. 4) (ca 1126 a.C.).

Pestes y muerte. Luego de robar el arca los filisteos sufrieron pestes y murieron, por actuar indignamente para con el arca. Al final la devolvieron y la enviaron en un carro nuevo hacia Israel (1 S 5).

Abinadab. Luego que los filisteos devolvieron el arca, durante veinte años quedó en la casa de Abinadab (1 S 7:1-2)).  Pero como a este hombre no le interesaba la presencia de Dios, la gloria de Dios no se manifestó en su casa.

Gabaón. Mientras tanto, sabiendo que los enemigos se habían llevado el arca, Samuel llevó todo el resto del mobiliario del templo a Gabaón, para que los enemigos no se apoderaran de esos elementos. Los sacerdotes continuaron ministrando allí, pero sin la gloria de Dios. Cuando el arca fue devuelta, los sacerdotes no fueron a buscarla. A ellos no les interesaba la gloria de Dios. Ellos podían seguir oficiando como sacerdotes, aunque la presencia de Dios no estaba en sus reuniones.       [Gabaón: Véase: 2]

Saúl.  El rey Saúl tampoco fue a buscarla. A él no le importaba la presencia de Dios.

David. Pero ccuando David llegó a reinar, él quiso tener el arca en su casa, porque:

  • David amaba la gloria de Dios, la presencia de Dios.
  • David sabía que Dios hablaba desde el arca.
  • David sabía que la bendición de Dios se manifestaba dónde estaba el arca.

Para entender el deseo de David por el arca, recordemos que, cuando el arca fue llevada por los filisteos, al niño que nació se le llamó “Icabod” (sin gloria). David quería tener el arca, quería tener la manifestación de la gloria de Dios.

La búsqueda del arca era la búsqueda de la gloria de Dios.

Tabernáculo. Por eso, David quería tener el arca en su casa. David quería que Dios habitara en medio de su pueblo. Por eso él tuvo en su corazón el deseo de levantar una tienda, un tabernáculo, una morada, para el arca, para Dios.

Sión. Pero, ¿Por qué razón David pensó en llevar el arca a Sión, y no a Gabaón, en donde estaba el resto del mobiliario del templo? Tengamos en cuenta que Dios le había mostrado a Moisés que todos los elementos del tabernáculo tenían que estar en un solo lugar. Pero David decidió modificar esta situación porque, como él era profeta, actuó así por decisión divina. David sabía que Dios había elegido a Sión como el lugar de su morada (Sal 132:13-16).

C – BÚSQUEDA DEL ARCA

Carro nuevo (hacia 1057). David fue a buscar el arca. Pero cometió un error ya que, puso el arca en un carro nuevo (2 S 6:1-11; 1 Cr 13:5-10); tal como habían hecho los filisteos (1 S 6:7). Pero esto no era lo que Dios había establecido; ya que, según la ley de Dios, el arca tiene que ser llevada sobre los hombros de los sacerdotes. Esto nos muestra que, los métodos humanos no sirven para hacer la obra de Dios. El arca, la presencia de Dios, solo puede ser llevada por personas consagradas; no en carros nuevos, es decir, no con planes humanos.

Uza. Pero, mientras el carro iba avanzando, de pronto, el arca casi se cae; y Uza la detuvo con su mano y murió en el acto; porque solo los levitas podían tocar el arca, pero Uza no era levita  (Nm 4.15). Dios permitió la muerte de Uza para mostrar a David que, lo que él estaba haciendo, al llevar el arca en un carro nuevo, era contrario a la ley Dios. La muerte de Uza llevó a David a buscar cómo tenía que ser llevada el arca. Uza es un ejemplo de que, la obra de Dios tiene que ser hecha de acuerdo a los principios bíblicos. Los métodos humanos no sirven en la obra de Dios.      [Uza: Véase: 3]

¿Cómo traer el arca?. David no había consultado a Dios sobre cómo traer el arca, sino que había consultado a los hombres (1 Cr 13:1-4). Pero, al ver lo que había sucedido con Uza dijo: “¿Cómo he de traer a mi casa el arca de Dios?” (1 Cr 13:12). Entonces David se enteró de que el arca solo puede ser llevada por los levitas, no en un carro nuevo (1 Cr 15:2, 13).

Obed-edom.  El arca quedó, entonces,  en casa de Obed-edom (2 S 6:10-11). Dice la Biblia:

  • Bendición. “Y el arca de Dios estuvo con la familia de Obed-edom, en su casa, tres meses; y bendijo Jehová la casa de Obed-edom, y todo lo que tenía” (1 Cr 13:13-14). La bendición de Dios fue tan gloriosa que, 68 familiares de él se consagraron al ministerio  (1 Cr 16: 38); pero no solo eso, todo lo que tenía (animales, plantas, etc.) recibieron su bendición. Esto fue tan maravilloso que, la noticia de lo que estaba pasando llegó a oídos del rey. Si buscamos la gloria de Dios recibiremos la bendición en todo nuestro hogar.
  • Rey. Cuando está la bendición en casa de alguien como Obed-edom, a causa de la manifestación de la gloria de Dios, hasta un rey va a ir a la casa de ese creyente buscando recibir esa bendición.
  • Amar la gloria de Dios. Abinadab tuvo el arca y no pasó nada; pero Obed-edom tuvo el arca y la bendición de Dios descendió, porque él quería más de Dios. Por esta razón, cuando el arca fue llevada a Jerusalén, Obed-edom junto con 68 familiares se mudaron a Jerusalén y consagraron sus vidas para servir frente al arca (1 Cr 16: 38). Ellos vieron que el arca, la gloria de Dios, era lo más importante. Esto nos revela que, si tenemos hambre de Dios, si queremos conocer al Espíritu Santo y ser amigos de él, la gloria de Dios descenderá a nuestras vidas.

Búsqueda. David entendió porque había fracasado. Él dijo: “Dios nos quebrantó, por cuanto no le buscamos según su ordenanza” (1 Cr 15:13). Notemos que David no dijo que no LA buscamos según su ordenanza (al arca), sino que él dijo: no LE buscamos (a Dios). David entendía que buscar el arca era buscar la manifestación de la gloria de Dios.

Condiciones. Todos queremos tener la bendición de Dios; pero la bendición desciende cuando se cumplen ciertas condiciones.

1 – Levitas. El arca debía ser llevada por los levitas, es decir, debía ser llevada sobre los hombros de personas consagradas ( Dt 10:8). ¿Haz consagrado, entregado, toda tu vida a Dios?

2 – Arreglos. David hizo los arreglos necesarios para que el arca estuviera en su ciudad. ¿Qué arreglos tenemos que hacer nosotros para que el arca esté en nuestras vidas? (1 Cr 15:1-2).

3 – Santificación. David hizo santificar a los líderes del pueblo. La santificación debe empezar por los líderes (1 Cr 15:12).

Vestimentas. Cuando llegó el día de traer el arca, David cambió sus vestimentas: dejó las vestiduras reales (1 S 6:20), y se vistió con vestiduras sacerdotales, con un efod de lino (1 S 6:14). Después de la primer experiencia desagradable, él entendió que el arca solo podía ser llevada por sacerdotes, o sea, por personas consagradas a Dios; y él quería estar totalmente consagrado a Dios.

Si queremos llevar el arca, la presencia de Dios, a otros pueblos, tendremos que estar totalmente consagrados a Dios.        [Efod: Véase: 4]

¿Qué sucede al tener el arca?. En la actualidad, ¿Qué sucede al tener “el arca” (hablando en forma simbólica), al tener la bendición, al tener la manifestación de la presencia de Dios? Veamos qué es lo que está sucediendo en Almolonga (Guatemala).         [Almolonga: Véase: 5]

La gloria de Dios descendió en ese lugar. El 98% de sus habitantes son ahora evangélicos. Antes, la tierra no era apta para el cultivo; pero desde que consagraron sus vidas a Jesucristo, la tierra produce 8 cosechas por año. Científicos de varias naciones han ido a ver qué es lo que los habitantes de Almolonga le pusieron a la tierra para que sea tan fértil, pero no encontraron nada. La razón está en la bendición de Dios. Los agricultores de esta ciudad están siendo prosperados en todas las áreas de sus vidas. Después de vivir en extrema pobreza y poseer tierra infértil, ahora pueden comprar camiones Mercedes Benz y también pick-ups Toyota. Dios sanó la tierra, y las frutas y los vegetales son gigantes. Antes producían 6 camiones por mes de vegetales; ahora producen 1.500 camiones por mes; es decir, no un 100% de aumento; sino un 25.000% de aumento. Las zanahorias han llegado a medir 38 cm de largo; las remolachas unos 2 ½  kilos etc. Los dueños de 36 bares entregaron sus vidas a Jesús, y ahora en esos lugares venden comestibles. Las 4 cárceles cerraron. ¡La última cerró en 1988! Se terminó la inseguridad. Cuando el pastor Mariano Riscajhé visitó Buenos Aires dijo: mi esposa no sabe leer, pero sabe resucitar muertos.

D – AL TENER EL ARCA…

Enseñanza.  Luego de buscar el arca y llevarla a Sion, a Jerusalén; al tabernáculo que le había levantado, David llevó al pueblo a     

1 – Alabar, adorar, al Señor:

“Alabad a Jehová, invocad su nombre, dad a conocer en los pueblos sus obras. Cantad a él, cantadle salmos; hablad de todas sus maravillas” (1 Cr 16:8-9).

2 – Búsqueda continua. Luego de que David fuera a buscar el arca, la presencia de Dios; luego de traerla al tabernáculo, David enseñó que tenían que buscar continuamente al Señor. Quiere decir que, frente al arca adoraban y buscaban al Señor.

Buscad a Jehová y su poder; buscad su rostro continuamente” (1 Cr 16:11).

3 – Proclamar la grandeza de nuestro Dios entre las naciones. David vio lo que los discípulos de Jesús no habían logrado ver en sus primeros años de ministerio: que debemos dar a conocer a todos los hombres la grandeza de nuestro Dios.

Cantad entre las gentes su gloria, y en todos los pueblos sus maravillas” (1 Cr 16:24).

4 – Dar toda la gloria al Señor. David entendió el propósito de Dios: que todos los seres humanos adoren a Dios.

Tributad a Jehová, oh familias de los pueblos, dad a Jehová gloria y poder. Dad a Jehová la honra debida a su nombre” (1 Cr 16:28-29)

D – PRINCIPIOS ESPIRITUALES

Como David era profeta todo esto que hizo estaba de acuerdo con la voluntad de Dios. Por eso, tiempo más tarde, Dios decidió restaurar los principios espirituales del tabernáculo de David; es decir:

aBuscar. En primer lugar, David buscó el arca, buscó la gloria de Dios,  buscó la manifestación de la presencia de Dios. La hizo traer a Jerusalén. Nosotros también debemos buscar que la gloria de Dios se manifieste, descienda a nosotros, en un gran derramamiento del Espíritu Santo. Si nosotros buscamos a Dios, los hombres también le buscarán (Hch 15:17).

bContener. En segundo lugar, David construyó una morada, una tienda para el arca. A nosotros Dios nos hizo para ser templos del ES. Dios quiere:

  • que su gloria esté morando en plenitud en nuestras vidas; es decir,
  • que estemos llenos del Espíritu Santo. O sea,
  • que su presencia esté, no solo en nuestro espíritu, sino llenando todo nuestro ser. Dicho de otra forma,
  • que el río de Dios desborde desde nuestro espíritu a toda nuestra alma. O sea,
  • que la gloria de Dios descienda y llene todo nuestra vida.

Cuando la presencia de Dios, el fuego celestial, la gloria de Dios, el Espíritu Santo, desciende a nuestras vidas, y nosotros contenemos esa gloria, entonces, es Dios mismo el que actúa por medio de nosotros, bendiciendo a los que nos rodean. Entonces, lo que sigue a esto es un nuevo avivamiento.  

cDar. En tercer lugar, David entendió que:

  • Debemos dar gloria a Dios. Por eso, estableció un sistema de adoración continúa, las 24 horas, todos los días del año; con 4.000 músicos y 288 cantantes. Es decir, durante todo el día se daba gloria a Dios en ese lugar. El Señor nos creó “para alabanza de su gloria” (Ef 1:14).
  • Debemos dar a conocer a los hombres la grandeza de Dios. Es notable ver como David entendió esto, siendo que la iglesia primitiva, en sus comienzos no lo entendió.

Estos tres principios resumen todo el tabernáculo de David: recibir, contener, dar.

Entonces, el propósito de Dios al restaurar el tabernáculo de David, es el mismo propósito que tuvo Dios, al crear al ser humano; es decir, que el hombre reciba su presencia, la contenga y la comparta.

Es decir, la restauración del tabernáculo de David es la restauración del propósito eterno de Dios: que todo sea de Él, por Él y para Él.

Entonces lograr la restauración del tabernáculo de David es lograr que cada creyente sea un “tabernáculo”: que busque la gloria de Dios, que la contenga; y que la dé, a Dios y a los que le rodean. ¡Aleluya!

Símbolo. Entonces, el tabernáculo de David es un símbolo del propósito eterno de Dios.

Dios nos ha creado para que, como templos del Espíritu Santo, todos nosotros:

  • busquemos la gloria de Dios;
  • contengamos esa gloria (viviendo en santidad); y
  • manifestemos la gloria de Dios (adorando, buenas obras, testificando, etc.).

Restauración. Por eso es que Dios ha dispuesto salvar a los seres humanos por medio de la restauración del tabernáculo de la gloria de Dios.

Ley de Moisés.  Cuando los gentiles comenzaron a convertirse, algunos judíos aferrados a la ley de Moisés querían que los nuevos cristianos se sometieran a la ley mosaica. Pero en el Concilio de Jerusalén se resolvió que, si los gentiles se convertían como resultado de la restauración del tabernáculo de David (el cual no estaba bajo la ley de Moisés), entonces, los gentiles convertidos tampoco tenían que someterse a la ley mosaica.

Este principio bíblico es para todos los tiempos. Entonces, los gentiles no tenemos que someternos a la ley de Moisés (Hch 15:1-33).         [Ley de Moisés: Véase: 6]

E – SIÓN Y GABAÓN

Lo que estaba ocurriendo en Sión era algo nuevo en la historia del pueblo de Dios.

  • Sión. David trajo el arca a Sión, a Jerusalén (1 Cr 15:1). Allí había alegría y alabanza suprema.
  • Gabaón. Pero el altar del holocausto quedó en Gabaón (1 Cr 16:39-40; 1 Cr 21:29): Allí había alabanza y tristeza, porque allí iban los israelitas a confesar sus pecados. Pero la sangre del sacrificio ya no era puesta sobre el propiciatorio del arca.

Notemos con atención que, el tabernáculo de David, donde todo era adoración, sin relación con el pecado (lo cual se trataba en Gabaón), era una muestra de cómo era en el principio, antes de que el pecado entrara en la humanidad; donde todo era adoración.

Ningún sacrificio se hacía en el tabernáculo de David. Los sacrificios se hacían en Gabaón (1 Cr 16:39-40).

Todo esto es igual a lo que sucede en el cielo, donde hay adoración, pero sin relación con el pecado.

Símbolos espirituales

Gabaón y Sión son símbolos espirituales.

Sión es símbolo de las iglesias en donde está la gloria de Dios, a diferencia de Gabaón, la cual es símbolo de las iglesias, las religiones, en donde no está la presencia de Dios manifiesta.

Gabaón, a diferencia de Sion, es símbolo de la iglesia

  • en donde está la casa de Dios; pero no la morada de Dios;
  • en donde hay cánticos litúrgicos y programas; pero no hay adoración;
  • en donde hay una religión con ritos y simbolismos; pero no está la presencia de Dios;
  • en donde hay un desierto espiritual, sin el río del Espíritu Santo;
  • en donde hay frialdad, sequedad y vacío; sin la lluvia del Espíritu Santo;
  • en donde no se habla ni del pecado, ni del arrepentimiento, ni del infierno ni de la segunda venida de Jesús;
  • en donde se habla de desarrollar el maravilloso ser interior que hay dentro de nosotros; pero no se habla de la naturaleza pecaminosa que hay en nuestro interior;
  • en donde hay palabras huecas y vacías; pero no se escucha la voz de Dios;
  • en donde la gente está esperando que el predicador termine para poder irse;
  • en donde se camina en la carne; pero no en el Espíritu;
  • en donde los hermanos son carnales, pero no espirituales;
  • en donde hay planes y estrategias humanas; sin la guía del Espíritu;
  • en donde se trata de atraer a la gente por medio de entretenimientos; pero no por medio del Espíritu Santo;
  • en donde hay activismo religioso; pero no la guía del Espíritu.

F – RESTAURACIÓN

Años después de que David llevó el arca a Sión, a Jerusalén, Salomón construyó un gran templo (949 a.C.); y el arca fue puesta allí, junto con todo el resto del mobiliario del templo que había estado en el tabernáculo de Moisés. Pero en ese lugar todo cambió: la adoración ya no era la misma, el pueblo ya no podía acercarse al arca, etc. Por eso, Dios anunció por medio del profeta Amós (783 a.C.), que llegaría un tiempo en el que él volvería a restaurar el tabernáculo de David; es decir, que volvería a restaurar las condiciones que imperaban el tabernáculo de David.

La restauración del tabernáculo de David es de tremenda importancia porque, es la restauración de la casa de Dios, la restauración de la iglesia.

Restauración de la gloria de Dios. En estos días Dios quiere restaurar su gloria; es decir, Dios quiere actuar por medio nuestro. Con la unción, nosotros tenemos el poder para hacer la obra de Dios; pero con la gloria, es Dios mismo quien hace su obra.

 Reedificaré.  Dios ha dicho:

  • “Reedificaré”. Dios lo hará.
  • Dios restaurará una iglesia llena de la gloria de Dios.

Restauración.  La restauración del tabernáculo de David, NO es solo la restauración de la alabanza, de la adoración; sino que es,

  • la restauración de la búsqueda de la gloria de Dios;
  • la restauración de la salvación de los hombres por medio de la búsqueda de Dios.

aRestauración de la adoración. Al saber que David puso

  • 000 músicos (1 Cr 23:5); y
  • 288 cantantes que adoraban las 24 horas del día, aunque nadie los escuchase, solo Dios, (porque la adoración es para Dios; 1 Cr 9:33; 25:7) (lo mismo que sucede en el cielo; Ap 4:8),
  • los 365 días del año;

muchos han llegado a ver que la restauración del tabernáculo de David es solo la restauración de la adoración.

Es notable ver que, a diferencia del tabernáculo levantado por Moisés, en el cual, solamente el sumo sacerdote podía entrar al Lugar Santísimo, en donde estaba el arca, una sola vez por año; en el tabernáculo de David, todo el pueblo podía adorar delante del arca, todos los días del año; ya que, era un tabernáculo abierto a la mirada de todos.      [Pueblo: Véase: 7]

Esto que hizo David, al permitir el acceso al arca a todos, es simbólico de lo que haría Jesús muchos años después; ya que, cuando Jesús murió en la cruz el velo del templo se rompió, indicando que todos tenemos libre acceso a la presencia de Dios.

En el tabernáculo de Moisés, los israelitas llegaban a la presencia de Dios con sacrificios de animales; pero en el tabernáculo de David llegaban con sacrificios de alabanzas (Sal 100; 50:23).

bRestauración de la búsqueda de la gloria de Dios. Pero, la restauración del tabernáculo de David no es solo la restauración de la adoración. Al estudiar el texto bíblico vemos que David hizo tres cosas que sirven de modelo para todos nosotros, a saber:

  • primero buscó el arca, buscó la gloria de Dios;
  • después la guardó en un santuario; y
  • por último dio alabanza y adoración al Señor.

Es decir, David llevó a cabo los tres principios bíblicos ya mencionados:

  • buscar la gloria de Dios,
  • contenerla, y
  • manifestarla, por medio de la adoración y por medio de nuestra enseñanza a los que no conocen a Dios.

Por eso es que, la restauración del tabernáculo de David es, en primer lugar la restauración de la búsqueda de la gloria de Dios en medio de su pueblo.

Entonces, si bien es algo tremendamente maravilloso ver que, en los últimos años se ha restaurado la adoración en el pueblo de Dios; ahora el Señor nos está llevando a dar un paso más adelante es decir, restaurar la búsqueda de la gloria de Dios, la búsqueda de la manifestación de su gloria; la búsqueda del derramamiento del Espíritu Santo. Entonces, tenemos que tener muy en claro que, la restauración de la adoración es solo una parte del gran tema de la restauración del tabernáculo de David. Ahora el Señor nos está llevando a

  • restaurar la búsqueda de la gloria de Dios; y
  • restaurar la salvación de los hombres, por medio de la búsqueda de Dios.

Pero, alguno podría decir, “Si en las iglesias siempre se ora. ¿Por qué es necesario restaurar la búsqueda del Señor? Sí, es cierto que siempre se ora, pero no hay siempre una búsqueda del rostro del Señor, no siempre hay una búsqueda de su gloria, de su poder. Más que buscar el rostro del Señor (su amor, su presencia), buscamos la mano del Señor (sus bendiciones). Está bien buscar la mano del Señor, pero también debemos buscar su rostro, su gloria.

Buscar la gloria de Dios implica reconocer que yo no puedo hacer la obra de Dios; solo el Espíritu Santo puede hacerla.

cCosecha. La restauración del tabernáculo de David lleva como consecuencia, no solo a la adoración y a la búsqueda de la gloria de Dios; sino que también lleva a a la salvación de los hombres. .      [Cosecha Véase: 8]

Recordemos que, luego de que Pedro fuera a predicar a los gentiles, cuando él dio su informe a la iglesia en Jerusalén, varios creyentes manifestaron su desaprobación a lo que él había hecho; porque entendían que, el evangelio era solo para los judíos (Hch 11:1-18). Tiempo más tarde, en el Concilio de Jerusalén, Jacobo tuvo la revelación de que lo que estaba sucediendo, al salvarse los que no eran judíos, era la restauración del tabernáculo de David; y declaró que, al ser restaurado este tabernáculo, los hombres buscarán al Señor (Hch 15:4-17).

Quiere decir que, si la iglesia busca a Dios, si el tabernáculo de David es restaurado, como consecuencia de esto vendrá la salvación de los hombres; porque Dios ha prometido:

reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; y repararé sus ruinas, y lo volveré a levantar, para que el resto de los hombres busque al Señor” (Hch 15:16-17).

Entonces, como consecuencia de la restauración del tabernáculo de David, como consecuencia de que el Señor restaure la búsqueda de la gloria de Dios en medio de su pueblo, los hombres también buscarán al Señor y serán salvos. En esta época se levantará la más grande cosecha de toda la historia. ¡Aleluya!

Esto nos revela que, la restauración de la adoración no es el único objetivo de la restauración del tabernáculo de David. El otro gran objetivo es la salvación de los hombres.

Dios ha prometido y él lo hará: cuando la iglesia busque a Dios, los hombres también buscarán a Dios; tal como está escrito (Hch 15:16-17).

Esto es tremendamente importante porque, muchas veces hemos hecho planes evangelísticos para lograr la salvación de los hombres; sin ver que, la Biblia nos muestra que la salvación de los hombres vendrá a consecuencia de un pueblo que busque al Señor. ¡Aleluya!

dPuertas abiertas.  Como consecuencia de la restauración del tabernáculo de David, Dios mismo abre puertas. La iglesia primitiva buscaba a Dios y como consecuencia de esto, Dios abrió la puerta de la casa de Cornelio. Después de ir a predicar a esa casa, ni Pedro, ni los demás creyentes, entendían qué era lo que había pasado. Por eso es que, en el Concilio de Jerusalén Dios le reveló a Jacobo que lo que había pasado era la consecuencia de la restauración del tabernáculo de David; es decir, cuando el pueblo del Señor busca a Dios, Dios abre puertas para que los hombres también busquen a Dos.

eGloria postrera . ¿Cuál será el resultado final, luego de que la iglesia esté buscando la gloria de Dios? El resultado final será que ¡la gloria postrera será mayor que la primera! (Hg 2:9).

G – TIEMPO

Estamos en el tiempo de la restauración de todas las cosas, anterior a la segunda venida de Cristo (Hch 3:21).

La restauración del tabernáculo de David tuvo una primera etapa en el tiempo de la iglesia primitiva; y tiene una segunda etapa en nuestra época. Para entender esto veamos lo siguiente: la profecía que Jacobo citó en Hch 15:16, fue dada por el profeta Amós (Am 9:11). Observemos el contexto de esta profecía, para entender el tiempo de su cumplimiento.

Así como otras profecías en la Biblia, esta profecía tiene un doble cumplimiento:

  • 1) Tuvo un primer cumplimiento en la época de la iglesia primitiva;
  • 2) tiene un segundo cumplimiento en nuestra época: después del juicio de Dios sobre Israel; en la época de la restauración de esa nación (es decir, después de 1948).

Para entender esto veamos lo siguiente: En Hch 15:16,  dice “después de esto” citando a Am 9:11; capítulo en el cual,

  • en la 1ª parte habla del juicio de Dios sobre israel (Am 9:1-10), el cual terminó en 1948; y
  • en la 2ª parte habla de la restauración de Israel, con el regreso de los judíos , el cual comenzó en 1948 (Am 9:11-15)

Entonces, “después de esto”, significa:  después del juicio de Dios sobre Israel;

  • en la época del regreso de los judíos (Am 9:14);
  • en la época de la restauración de las ciudades asoladas (Am 9:14);
  • en la época de la abundancia (Am 9:13);
  • en la época en la que los judíos nunca más serán arrancados de su territorio; lo cual coincide con la época actual (Am 9:15).

Quiere decir que, esta profecía tuvo un primer cumplimiento en la época de la iglesia primitiva, y tiene un segundo cumplimiento en nuestra época. ¡Dios está restaurando el tabernáculo de David!

E – TEMPLOS

La Biblia dice que nosotros, todos los creyentes, somos templos del Espíritu Santo (1 Co 3:16-17). Dios ha dicho que restaurará el tabernáculo caído de David. Esto quiere decir que, no solo restaurará el templo espiritual que somos todos los creyentes; sino que, además, nos restaurará a cada uno individualmente; es decir, Dios restaurará en nosotros:

  • la adoración continua (como en el tabernáculo de David, que adoraban las 24 horas del días);
  • la búsqueda de la gloria de Dios;
  • la salvación de los hombres por medio nuestro; es decir, Dios abrirá puertas para que hablemos de Cristo a los que nos rodean, etc.

Es decir, Dios quiere restaurar el tabernáculo de David en cada uno de nosotros. O sea, que cada uno de nosotros sea un templo de la gloria de Dios.

F – ¿CÓMO TRAER EL ARCA?

La misma pregunta que se hizo David nos la tenemos que hacer nosotros:

  • ¿Cómo traer el arca?
  • ¿Cómo tener la manifestación de la gloria de Dios?

La Biblia dice que, “El justo por la fe vivirá” (Ro 1:17). Entonces, debemos:

  • Pedir que Dios nos dé revelación de las riquezas que tenemos en Cristo (Ef 1:17); y entonces,
  • Ejercer fe; es decir, poner nuestra fe en acción, para que, la gloria que Jesucristo puso en nuestro espíritu (Jn 17:2); fluya a través de nuestra alma (Jn 7:38) a los que nos rodean;

o lo que es lo mismo, expresado de otra forma:

  • Pedir que Dios nos dé esas riquezas; o sea, pedir el fuego del Espíritu, la manifestación de su gloria, la bendición, etc.; y por la fe,
  • Recibir esas bendiciones.

Quizás una imagen nos pueda ayudar:

  • Cuando “subimos al monte”, al Lugar Santísimo, por la fe, pedimos y recibimos, el poder, el fuego de Dios; bebemos de Jesucristo (“si alguno tiene sed, venga a mí y beba” (Jn 7:37); y
  • Cuando “bajamos del monte”, al estar con las necesidades, creemos que el río de Dios fluirá por medio nuestro: “El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva” (Jn 7:38).

¡Llegó el tiempo de Dios! Llegó el tiempo del gran derramamiento del Espíritu Santo, antes de la segunda venida de Cristo.

Por eso es que tenemos que llenarnos del Espíritu Santo, tal como vemos en Mt 25:1-13, para poder levantar la gran cosecha de los tiempos finales, antes de que llegue la peor época de la historia, con el reinado de la maldad y los juicios apocalípticos (pero, para ese entonces, la iglesia ya habrá sido arrebatada).

Aclaración. El tema de la profecía de Jesús, que se cumplió al restaurarse el tabernáculo de David, podemos verlo en: “Sobre esta roca edificaré mi iglesia”, en este blog:

Citas bibliográficas:

1 – Arca

  • El secreto de la bendición – Avanzapormas.com

2 – Gabaón

  • Los Cinco Montes – Tiempo de Victoria

3 – Uza

  • Crónica de una muerte innecesaria – Soundfaith.com
  • ¿Sabías que la razón por la Uza murió? – La sal de la tierra

4 – Efod

  • Significado de Efod Que es, Concepto y Definición – BibliaTodo

5 – Almolonga

  • Almolonga – Diosmipastor – Sites.google.com
  • Transformaciones en Almolonga Guatemala Parte 1 – Ruclip.com
  • Los frutos más grandes del mundo – El aragan Social Viral
  • Mira las verduras gigantes que se producen en Quetzaltenango (video)
  • – Guatemala.com
  • Iglesia Evangélica El Calvario de Almolonga, Guatemala. – Facebook.com

6 – ALey de Moisés

  • Visión celestial – Orvilleswindoll.com

7 – Pueblo

  • El Tabernáculo de David – Studylib.es

8 – Cosecha

  • El tabernáculo de David – Lifeofgodministries.org

Capítulo 14

SOBRE ESTA ROCA

EDIFICARE MI IGLESIA

Estamos a las puertas de un gran derramamiento del Espíritu Santo en todas las naciones. Tenemos que prepararnos para ese gran avivamiento. Por eso, vamos a ver cómo debe FUNCIONAR la iglesia en un avivamiento. Dios quiere darnos principios espirituales.

TEXTO BÍBLICO

« 13 Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?  14 Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas.  15 El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?  16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.  17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.  18 Y yo también te digo, que tú eres Pedro,[a] y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.  19 Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.  21 Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día.  22 Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca.  23 Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: !Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.  24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.  25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.  26 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?  27 Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.  28 De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan visto al Hijo del Hombre viniendo en su reino» (Mt 16:13-28).

Después de estar en la zona del mar de Galilea, Jesús subió con sus discípulos hasta Cesarea de Filipo (Esta zona es conocida también como: Caesarea, Banías, Banyas, Panías, Panio, Paneas y Panium).

La ciudad de Cesarea estaba situada en lo que hoy se conoce como los Altos del Golán. El nombre “Cesarea de Filipo” le fue dado por Herodes Filipo, en honor al César (el emperador romano); y para distinguirla de Cesarea de Palestina. Actualmente es un yacimiento arqueológico, una reserva natural, de Israel.

En Cesarea Jesús no enseñó a las multitudes, no hizo milagros, etc. La pregunta, entonces, es: ¿Por qué llevó a sus discípulos allí, teniendo en cuenta que tuvieron que subir desde el mar de Galilea (a 212 metros bajo el nivel del mar), hasta Cesarea (a 331 metros sobre el nivel del mar); un ascenso de unos 543 m, en una distancia de unos 40 km?      [Cesarea: Véase: 1]

A – LECCIONES OBJETIVAS

Jesús los llevó a ese lugar solamente para darles una lección objetiva. El hecho de que Jesús los llevó allí para hablarles de un solo tema, siendo que esta lección se las podría haber dado en cualquier otro lugar prueba que, Jesús quería darles allí una lección objetiva, relacionada con el lugar.

Entonces, cuando Jesús les habló de “edificación”, “llaves”, “roca”, “puertas”, todo esto tiene relación con ese lugar.

¿Qué son lecciones objetivas? Las lecciones objetivas son lecciones con el uso de objetos visuales. Dios siempre ha dado lecciones objetivas. Por ejemplo;

1 – El río de Dios

a – Allá en los cielos, la presencia de Dios, el río del Espíritu Santo sale del trono de Dios.

  • “Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero” (Ap 22:1).

b – Aquí en la tierra, el río del Espíritu Santo sale del templo.

  • Me hizo volver luego a la entrada de la casa; y he aquí aguas que salían de debajo del umbral de la casa” (Ez 47:1).

2 – El monte Hermón. En la Biblia representa la presencia de Dios, el lugar de donde descienden las aguas del Espíritu Santo a la tierra.

3 – El río Jordán (significa: que “desciende”). Simboliza: El río de Dios, el río del Espíritu Santo.  Baja desde el monte Hermón (la presencia de Dios), hasta el mar Muerto (las multitudes sin Cristo).

4 – El mar de Galilea. Símbolo de dar y recibir. Representa a los creyentes que reciben de Dios y buscan la salvación de los pecadores.

5 – El mar Muerto. Símbolo de recibir y no dar. Representa a los creyentes que reciben de Dios pero no se preocupan por los perdidos.

B – CONFESIÓN

Pregunta. En Cesarea, Jesús les preguntó a sus discípulos: “¿Quién decís que soy yo?” Respondiendo Simón Pedro, dijo: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente” (vs. 16 ).

Respuesta. Entonces, Jesús le dijo a Pedro:

Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos” (vs. 17).

Es decir, Jesús le dijo que ese conocimiento no era producto del razonamiento humano, sino que se lo había revelado Dios Padre.

Cada uno de nosotros necesitamos que Dios nos dé revelación de Jesucristo: que le veamos como el Cristo glorificado, la Fuente de todo en el universo, etc.

Testimonio. Jesús le dijo, además:

Y yo también te digo que tú eres Pedro” (vs. 18).

Pedro había dado testimonio de Jesús y ahora Jesús da testimonio de él.

Tiempo atrás, cuando Jesús conoció a Simón le dijo que sería llamado “Cefas” (piedra):

Y mirándole Jesús, dijo: Tú eres Simón hijo de Jonás; tú serás llamado Cefas ( que quiere decir, Pedro” (Jn 1:42).

Pero ahora llegó el momento en que el honor le es dado a Pedro, por haber confesado a Jesús como el Mesías.

La confesión lo transformó en una piedra.

La confesión nos transforma. La confesión, basada en una revelación, transforma nuestra vida. La Biblia dice:

Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.  Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación” (Ro 10:9-10).

C – ROCA

Roca. Jesús dijo además:

y sobre esta roca edificaré mi iglesia” (vs. 18).

¿Qué es la Roca?

  • La roca es la confesión de quién es Cristo, confesión basada en una revelación.
  • La roca es Cristo, conocido por revelación y confesado.

¿Quién es la Roca?.  La Biblia nos muestra que Dios es la Roca, según lo que dijeron:

1 – Moisés:

  • “Nuestro Dios. Él es la Roca” (Dt 32:3-4).

2 – David:

  • “¿Qué roca hay, fuera de nuestro Dios?” (2 S 22:32).
  • “Me habló la Roca de Israel” (2 S 23:3).

3 – Pablo:

  • “Porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo(1 Co 10:4).

La cruz. Jesús, el Cristo, fue ungido para salvar a los seres humanos muriendo en la cruz, Entonces,

  • Cristo es la Roca herida en la cruz.
  • La roca es Cristo en la Cruz. O sea,
  • La roca es la obra de la cruz.
  • La iglesia es edificada sobre Cristo, muerto en la cruz y resucitado.
  • Entonces, la roca es lo que Cristo ES, y lo que él ha HECHO (en la cruz).
  • Estas dos cosas, deben ser conocidas por revelación y confesadas.

D – EDIFICARÉ MI IGLESIA

En respuesta a lo que dijo Pedro, Jesús le dijo a Pedro:

tú eres Pedro y sobre esta roca edificaré mi iglesia (vs. 18).

1 – “Piedra” y “roca

¿Sobre quién es edificada la iglesia? ¿Sobre Pedro o sobre Jesucristo?

a – Pedro. “Tú eres Pedro” (Pétros: griego, Πέτρος, G4074.): Significa: piedra pequeña, canto rodado; género masculino, número singular.      [Piedra: Véase: 2]

b – Roca. “y sobre esta roca” (Pétra, griego, πέτρα, G4073)). Significa: gran roca; género femenino, número singular.      [Roca: Véase: 3]

2 – Pedro no es la roca. Pedro dijo que Jesucristo es la piedra principal, la piedra fundamental, el fundamento, la piedra del ángulo en el templo de Dios (1 P 2:6).

a – La piedra viva. Pasados algunos años, y recordando lo que Jesús había dicho, Pedro escribió una carta diciendo que Jesucristo es la piedra del ángulo, la piedra fundamental, en el templo de Dios; y que los creyentes somos piedras vivas, edificados sobre la roca, para morada de Dios (1 P 2:4-6). Lo mismo aparece en Ef 2:2.

b – Edificaré – Sed edificados.  Es de notar que, Jesús dijo que él edificará su iglesia; y Pedro, recordando eso dijo: “sed edificados” (1 P 2:5). La misma idea de lo que Jesús dijo. O sea, la clave es que, no somos nosotros los que logramos la edificación, sino que es Jesucristo quien nos edifica.

c – Jesucristo es la piedra viva. Entonces, lo anterior nos muestra que la iglesia será edificada sobre Jesucristo, y no sobre Pedro.

E – REVELACIONES

A continuación están las dos revelaciones más grandes de toda la historia del pueblo de Dios, dadas hasta ese momento:      [Revelaciones: Véase: 4]

1 – Saber QUIÉN es Jesús: Él es el Hijo de Dios, el Cristo (en griego), el Mesías (en hebreo), el ungido (en español). Jesús fue ungido por Dios para salvar a los seres humanos muriendo en la cruz.

Esta revelación, dada por Dios Padre, es la más grande de todas las revelaciones:

Hasta ese momento Dios había mostrado todo por medio de figuras, de símbolos (el cordero, el altar, etc.). Las personas veían a Jesús como un profeta, un gran maestro, etc.; pero ahora se enteran que él es más que eso, que él es nada menos que el Hijo de Dios.

2 – Saber cuál es el MINISTERIO de Jesús: El ministerio de Jesucristo es edificar la iglesia.

Esta revelación fue dada por Jesús: “Sobre esta roca edificaré mi iglesia”.  Esta revelación es de tremenda importancia. Saber que la edificación, el crecimiento, la perfección, depende de Jesucristo, no de nuestras obras, nuestros esfuerzos, como tratan de hacer todas las religiones.

Edificar trae la idea de construir una casa, un templo. Pero la iglesia no es un edificio. Para muchos, la iglesia es un edificio: “Voy a la iglesia”, “vengo de la iglesia”. Pero, ¿Qué es la iglesia? Iglesia, en el griego es “ekklesia”, los “llamados”, aquellos que han sido llamados por Dios para formar parte de su pueblo. Es decir, la iglesia es el pueblo de Dios.      [Iglesia: Véase: 5]

¿Qué es lo que Dios quiere hacer en este mundo?  Él Señor quiere edificar una casa, un templo, para vivir en él. Jesucristo quiere edificarnos para que contengamos la gloria de Dios, la presencia de Dios, que estemos llenos del Espíritu Santo; y, de esta forma, tendremos tanto poder que tiraremos abajo las “puertas del infierno”.

Entonces, en Cesarea, centro sagrado de las tinieblas, del paganismo, descendió un rayo de luz del cielo, cuando Dios dio a conocer, por primera vez, la Deidad de Jesús; y el ministerio de Jesús.

F – LAS PUERTAS DEL HADES

Después de anunciar que Él edificará la iglesia, Jesús hizo una declaración de guerra muy importante, anunciando que las puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia.

y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (vs. 18).

(Para información sobre el “Hades”, ver al final).       [Puertas del Hades: Véase: 6].

El Hades es el lugar a donde van los muertos sin Cristo, o sea, el infierno.

En la época de Jesús, creían que las puertas del infierno estaban:

  • En forma específica, en la cueva de Pan o gruta de Paneion.
  • En forma general, en la ciudad de Cesarea de Filipo.

1 – La cueva de Pan estaba a un costado de la ciudad de Cesarea de Filipo; cerca del camino principal, por el que iban muchísimas personas a adorar en los templos cercanos a la cueva, en el camino en el que estaba Jesús cuando habló con los discípulos (Mr 8:27).    [Camino: Véase: 7]

La gruta está en la base de un gran acantilado, una roca gigantesca, un gran dique natural.

a – El río Jordán nacía en la cueva. En un pasado lejano, el agua que descendía del monte Hermón llegaba hasta la base del monte. Pero no podía seguir avanzando porque, una gran roca, un gran muro de roca, de 61 m de alto por 152 m de largo, impedía su avance. La geología ha revelado que, en el pasado remoto, un gran terremoto partió esa roca. El terremoto

  • partió la gran roca de la que formaban parte el acantilado y la base de la ciudad de Cesarea;
  • rompió la parte de abajo del acantilado, formándose así una gran cueva, en ese dique natural; y
  • formó una gran grieta, un pozo extremadamente profundo, debajo de la cueva. [Gruta: Véase: 8]

Entonces, las aguas del monte Hermón pasaron a través de esa cueva dando origen a la principal fuente del río Jordán.       [Jordán: Véase: 9]

Pero, en 1.837 otro terremoto desvió la salida de las aguas.

En la actualidad las aguas no salen de la cueva, sino que se filtran entre las rocas, y brotan en forma de manantiales, por debajo de ese gran acantilado de piedras calizas

En la antigüedad, los griegos dijeron que el agua salía de la gruta. Tiempo después, Josefo, el gran historiador judío del primer siglo dijo que un terremoto alteró la zona, por lo que, el agua empezó a salir de manantiales frente a la gruta

b – Adoración satánica. La gruta estaba en la base de una gran roca, Era un lugar de adoración satánica. Varias religiones adoraban a sus dioses allí. Por eso los judíos decían que allí estaban las puertas del infierno.      [Santuarios: Véase: 10]

  • En la roca de la gruta había varios nichos en donde ponían las estatuas de sus dioses.
  • Alrededor de la cueva había catorce templos: del dios Baal, de los cananeos; del dios Pan, de los griegos, del emperador César, de los romanos (en el imperio romano, los emperadores eran considerados dioses).

Pensemos cuán grande era la importancia de ese centro de adoración satánica siendo que, tres religiones pusieron allí sus templos: la religión babilónica, la religión griega y la religión romana; es decir, las religiones de tres grandes imperios mundiales. Esto nos muestra que, estas tres religiones, aunque tenían diferentes nombres y diferentes costumbres, en el fondo era todo lo mismo: adoraban al diablo.

La gente acudía a ese lugar y realizaba las peores maldades.       [Maldad: Véase: 11]

c – Río. Por todo lo anterior, los antiguos creían que las puertas del infierno estaban en la cueva de Pan.  Por eso, Jesús dijo que esas puertas «no prevalecerán»; o sea, caerán; y que luego de eso, sobre esa roca, él edificará la iglesia. Entonces, usando un lenguaje simbólico, Jesucristo dijo que él edificará su iglesia sobre la roca. ¿Por qué?

Así como

  • de la roca partida de Cesarea, nacía el río Jordán; del mismo modo,
  • de Jesucristo, la Roca herida en la cruz, nace el río del Espíritu Santo.

Entonces, la roca de la cueva es un símbolo de la obra de la cruz de Jesús. Quiere decir que, Jesucristo edificará su iglesia sobre la roca, sobre el fundamento de la cruz

Así como

  • la peña de Horeb, la peña de la que salió agua (Ex 17:6), es símbolo de Jesús herido en la cruz; del mismo modo,
  • la roca partida de Cesarea es símbolo de Jesús, herido, “partido” por nosotros en la cruz (1 Co 11:24);

Así como

  • la roca de Cesarea recibía las aguas del monte Hermón y de ella salían las aguas hacia el mar Muerto, de igual modo, la iglesia, edificada sobre la roca, recibe las aguas que descienden de la presencia de Dios; y deja fluir esas aguas hacia las multitudes.
  • Entonces, la iglesia tiene una doble función: Dar y Recibir.
  • La iglesia, entonces, está edificada sobre la Roca eterna, Jesucristo, la roca herida en la cruz
  • En este último avivamiento solamente podremos llegar hasta las multitudes del mar Muerto si recibimos continuamente las aguas de la presencia de Dios.

De maldición a bendición Jesús usó la roca de Cesarea para revelar, en forma simbólica, que la bendición para toda la humanidad saldrá de la roca herida de la cruz; ya que de allí sale el río del Espíritu Santo.

Además, esa roca es símbolo del ser humano. La Biblia dice que del corazón del hombre sale el pecado; pero cuando nos entregamos a Jesucristo, de nuestro interior sale la gloria de Dios

Jesús dijo: “Sobre esta piedra edificaré mi iglesia”. Es decir, Jesucristo tiene el poder para cambiar una piedra de maldición, en una piedra de bendición; cambiar una vida llena de pecado en una vida que glorifique a Dios.

El propósito de Dios. ¿Por qué Jesús eligió la ciudad de Cesarea para establecer allí la primera iglesia gentil (no judía)? Jesús eligió esa ciudad, conocida como “las puertas del Hades”, o sea, “las puertas del infierno”, la ciudad más malvada de toda esa zona; para enseñarnos que, el propósito de Dios es que vayamos a evangelizar a todos, aunque estén en los lugares más malvados de la tierra, aunque vivan en las mismas “puertas del infierno”; porque allí él quiere edificar la iglesia.

No prevalecerán. Los rabinos decían que la ciudad militar romana de Cesarea de Filipo era tan malvada que, cuando venga el Mesías, él hará caer las puertas del Hades; es decir, las puertas de esa ciudad no prevalecerán, sino que caerán, frente al Mesías.

En relación con lo anterior, Jesús le dijo a Pedro que “las puertas del Hades no prevalecerán”; es decir, no continuarán en pie, sino que caerán, y que luego de caer el poder del diablo,  en ese mismo lugar, él edificará su iglesia (es decir, el pueblo de Dios).

Es decir, Jesús reveló

  • que él cumplirá lo que los rabinos decían, al declarar que el Mesías tirará abajo las puertas del Hades; pero;
  • que hará algo más que eso; ya que edificará la iglesia, el templo espiritual, en el mismo lugar en donde había estado el dominio del diablo;
  • que la caída de las puertas no estará a cargo de él mismo; como ellos creían; sino que estará a cargo de su poderoso ejército: la iglesia. Notemos con atención que Jesús dijo que las puertas del Hades, las puertas de esa ciudad amurallada, caerán bajo el ataque del ejército llamado “la iglesia”; ya que Jesús declaró que él edificará a la iglesia “y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mt 16:18); o sea, no resistirán el ataque de la iglesia.
  • No prevalecerán”, es decir, “no continuarán existiendo”, caerán; ya que, no prevalecer no es actividad ofensiva, sino defensiva.
  • O sea, las puertas de esa ciudad amurallada caerán; y luego de esto, en ese mismo lugar en donde el diablo había dominado a sus cautivos, Jesucristo los liberará y con ellos edificará su templo espiritual, la iglesia.

Dicho de otra forma, “sobre esta roca”: sobre este lugar se darán dos acciones: caída y edificación:

  • 1) La caída de las puertas de esa ciudad amurallada, frente al ataque del ejército de Dios; y luego, en ese mismo lugar en donde el diablo había dominado, sobre esa misma roca,
  • 2) la edificación del templo espiritual, la iglesia.

Es decir, Jesús le reveló a Pedro:

  • 1) que él cumplirá lo que los rabinos decían, que el Mesías tirará abajo las puertas del infierno
  • 2) que él edificará la iglesia, el templo espiritual (en el lugar donde había dominado del diablo);
  • 3) pero que la caída de las puertas estará a cargo de su poderoso ejército, la iglesia.

Y exactamente esto es lo que sucedió porque, cinco años más tarde, en la ciudad amurallada de Cesarea de Filipo, Jesucristo edificó la primera iglesia gentil del mundo; cuando el apóstol Pedro fue enviado por Dios a predicar a la casa de Cornelio, un jefe romano a quien se le apareció un ángel diciéndole que mande llamar a Pedro para que le hable (Hch 10).

Símbolo. ¿Por qué Jesús estableció la primera iglesia gentil en Cesarea? ¿Por qué no la estableció en otro lugar? Jesús estableció la primera iglesia gentil en Cesarea porque,

  • Así como las aguas que descienden del monte Hermón surgen como manantial en Cesarea, descienden luego por el río Jordán, hasta llegar al mar Muerto;
  • del mismo modo, las aguas espirituales descienden del trono de Dios; surgen como manantial en la iglesia; descienden luego por el río del Espíritu Santo, hasta llegar a las multitudes.

Quiere decir que, Jesús estableció la primera iglesia gentil en Cesarea:

  • Porque, la roca de Cesarea es un símbolo de la iglesia, que recibe el río del Espíritu Santo, y lo da a las multitudes.
  • Además, para revelarnos que continuamente tenemos que recibir las aguas que bajan del trono de Dios.

Nuestra misión es recibir y dar, continuamente, las aguas celestiales.

Dos tipos de iglesias;

  • Las que reciben las aguas del trono, pero no dan. En ellas, el avivamiento muere. Son como el mar Muerto, que recibe y no da.
  • Las que dan, pero no reciben, porque entienden que ya lo tienen todo. En ellas el avivamiento se termina, porque no dependen del Espíritu Santo.

Orden. Luego de que los discípulos se enteraran de que Jesús es el Cristo, el Mesías, Jesús les dio orden de que no dijeran a nadie esto.

“Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo” (Mt 16:20).

Pero, ¿Por qué les dio esta orden? En ese momento era muy importante que ellos guardaran el secreto porque, como los judíos esperaban a un Mesías, un Libertador, que los liberase del poder romano, al saber que ese Libertador ya había llegado, entonces, se levantarían en armas en contra de Roma. Pero el reino que Jesús vino a establecer no es temporal, humano, sino que es espiritual y eterno. Llegaría el momento en el que tendrían libertad para proclamar que él es el Cristo.

G – LLAVES

Además, Jesús le prometió a Pedro darle las llaves del reino de los cielos.       [Llaves: Véase: 12]

1Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos” (vs. 19-20).

Usando esas llaves, predicando, Pedro .

  • abrió las puertas del reino de Dios a los judíos, en Jerusalén (Hch 2); y
  • abrió las puertas del reino de Dios a los gentiles, en Cesarea (a 120 km de Jerusalén; Hch 15:14).

Ahora, las llaves celestiales Dios nos las ha dado a nosotros, la iglesia (Jn 20:23). Es decir, por medio de la predicación del evangelio la iglesia tiene las llaves que abren las puertas celestiales. Además, de esas llaves Jesús quiere darnos las llaves que abren las puertas de los corazones. Por ejemplo, a la samaritana Jesús le dijo una palabra de revelación (le habló de su esposo); y esta llave abrió su corazón. Pídele al Sr la llave que abre el corazón de los que te escuchan.

Dos clases de puertas. En el texto ya presentado de Mt 16 se habla también de dos clases de puertas:

  • Las puertas del infierno; las cuales, no prevalecerán; es decir, caerán frente al poder de la iglesia.
  • Las puertas del reino de los cielos; las cuales se abren con llaves.

¿Qué puerta eliges como destino final de tu vida? ¿la del cielo o la del infierno?

Atar y desatar. Además, Jesús le dijo a Pedro en esa oportunidad:

«todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos»

Más adelante, Jesús dio esta misma autoridad a todos los discípulos; y en consecuencia, a toda la iglesia (Mt 18:18).

Según los rabinos, cuando las palabras «atar y desatar» se mencionan juntas, se refieren a la autoridad de atar (o sea, prohibir) y desatar (es decir, permitir); que se realicen o no ciertas cosas.        [Atar y desatar: Véase: 13]

Esto es lo que conoce con el tema de la disciplina en la iglesia.

Es decir, Jesús le dio a la iglesia:

  • las “llaves”, o sea, la autoridad para abrir las puertas del cielo a los pecadores; y
  • la autoridad para “permitir o prohibir”; es decir, la autoridad para establecer la disciplina necesaria para que ese nuevo grupo pueda convivir en armonía.

H – MÁS REVELACIONES

LA CRUZ. Después de las dos primeras revelaciones, Jesús les dio la tercera revelación: la cruz. La iglesia es edificada sobre el fundamento de la cruz.

Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día” (Mt 16:21).

Es de notar que, desde ese tiempo Jesús comenzó a hablarles de la cruz.

Sin la cruz no hay Cristo, ni tampoco hay iglesia. Jesús fue ungido por Dios Padre para edificar a la iglesia. Pero para lograr esto, el camino era la cruz.

EL REINO. La cuarta revelación es saber que, el propósito de la cruz es que Jesucristo reine en el trono de nuestro corazón.

Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame”. (Mt 16:24)

Luego de la noticia de que Jesús  moriría en la cruz, Pedro le dijo que no hiciera eso. Jesús, entonces, le mostró que todos debemos cargar con nuestra cruz.

 1 – ¿Qué es tomar la cruz y seguirle?

a – Salvación. Para los que no son creyentes, llevar la cruz es la salvación, es reconocer a Jesús  como nuestro Rey y seguirle en todo lo que él nos ordene (el que cargaba una cruz iba donde le ordenaban). El Yo queda destronado. Reina Jesucristo.

Para confirmar esto de que, seguir a Jesús es la salvación, Jesús dijo que, el que quiera salvar su vida la perderá (en el infierno).

Es de notar que, luego de lo que le dijo Pedro sobre no ir a la cruz, Jesús llamó a la gente (“y llamando a la gente”; Mr 8:34). Durante el tiempo de las dos primeras revelaciones Jesús había estado solo con sus discípulos. Pero ahora él llamó a la gente.

Jesús les dijo que, para seguirle tenían que tomar la cruz. Hasta ese momento le seguían, pero sin ningún compromiso. Ahora Jesús les hace un llamado a la salvación; y les muestra cuáles son las condiciones para ser salvos.

b – Santificación. Pero, para los que son creyentes, tomar la cruz y seguirle:

  • Es permitir que Jesucristo esté sentado en el trono de nuestra vida. Es decir, aceptar que el reino de Dios esté establecido en nuestra vida.
  • Es considerarnos muertos con Cristo. Ya hemos muerto juntamente con Cristo en la cruz (Gá 2:20). Ahora debemos Identificarnos con su muerte y con su resurrección.
  • Es continuo. Continuamente tenemos que seguir a Jesucristo. Sígueme: no es sólo en la conversión, es continuo.
  • Es depender del Espíritu Santo, ya que, para seguir a Jesucristo necesitamos el poder del Espíritu Santo. Es decir, es no continuar viviendo con la fuerzas de nuestra alma sino con el poder del Espíritu. O sea, es hacer la voluntad de Dios dependiendo del Espíritu Santo.

Todos los creyentes en Jesucristo necesitamos que Dios nos revele la importancia de la cruz: saber que juntamente con Cristo hemos muerto y resucitado. Aquí está la base de una vida victoriosa.

Así como Jesús no pudo llevar su cruz, en el camino al Calvario, sino que tuvo que ser ayudado, nosotros también tenemos que ser ayudados para llevar n cruz. Por eso Jesucristo nos envió el Espíritu Santo para ayudarnos.

2 – Aclaraciones

a – EnseñanzasPor medio de estas cuatro revelaciones Dios reveló:

  • De la 1ª: Que Dios ungió a Jesús, su Hijo amado, el Mesías (el Salvador y el Rey esperado), para llevar a cabo la salvación de los seres humanos.
  • De la 2ª: Que luego de salvar a su pueblo, Jesucristo lo edificará de tal forma que, la iglesia tirará abajo las puertas de toda ciudad en donde el diablo haya establecido su dominio.
  • De la 3ª: Que para salvar a los hombres Jesús morirá en la cruz.
  • De la 4ª: Que para llegar a ser parte de la iglesia tenemos que tomar nuestra cruz y seguirle; es decir, obedecer a Jesucristo como Rey, con todo lo que ello implica: que el “Yo” quede destronado, y que en su lugar reine Jesucristo.

b – Revelaciones y el tiempo

  • Dios Padre reveló el pasado: que su Hijo había sido ungido en la eternidad pasada para llevar a cabo la obra de la cruz.
  • Jesucristo reveló el futuro: él declaró que edificará a la iglesia, que morirá, y que volverá como Rey (Mt 16:28).

c – Cruz.  Lo que los discípulos no entendían era que, en el propósito de Dios, primero estaba la cruz y después el reino. Por eso, luego de esto, Jesús les aclaró que él iba a ir a la cruz.

d – Reino.  Pero Jesús les aclaró que, en un día futuro él regresará para reinar.

Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles” (vs. 27)

Hasta ese momento los judíos no habían entendido la diferencia entre el Mesías sufriente y el Mesías reinante. Ellos veían que el Mesías moriría y reinaría. Pero no podían entender cómo se llevaría a cabo esto. Por eso, algunos pensaban que habría dos Mesías.

I – PRINCIPIOS ESPIRITUALES

El propósito eterno de Dios había estado oculto durante toda la eternidad pasada. Pero faltando poco tiempo para que Jesús vuelva al cielo, Dios decidió que había llegado el momento de revelar su secreto. Por eso, Jesús llevó a sus discípulos a Cesarea.

En ese lugar se dieron a conocer las cuatro revelaciones más grandes de la historia, dadas hasta ese momento:

1)    que Jesús es el Hijo de Dios, el CRISTO;

2)    que su ministerio es edificar la IGLESIA;

3)    que la iglesia es edificada sobre el fundamento de la CRUZ; y

4)    que el propósito de la cruz es que, en el trono de nuestro corazón reine Jesucristo. Es decir, que en nuestras vidas sea establecido el REINO de Dios.

Jesús estableció la primera iglesia gentil en Cesarea para que sea un símbolo de la iglesia; porque, así como

1)    la roca de Cesarea recibe las aguas que bajan del monte Hermón, y permite que esas aguas fluyan hacia el mar Muerto; del mismo modo,

2)    la iglesia, edificada sobre la roca, recibe las aguas que bajan del trono de Dios y permite que esas aguas fluyan hacia las multitudes.

Así como de la roca partida de Cesarea salen las aguas del río Jordán; de Jesucristo, “la roca partida” de la cruz salen las aguas del río del Espíritu Santo.

Si Jesucristo edificará a su iglesia sobre “la roca” quiere decir que, él edificará a la iglesia sobre el fundamento de la cruz.

La bendición para toda la humanidad sale de la roca herida de la cruz; ya que de allí sale el río del Espíritu Santo.

Dios quiere que llevemos el evangelio a todos los pueblos del mundo, aunque sean conocidos como “las puertas del infierno”.

Las puertas de los lugares en donde el diablo tiene su dominio, caerán bajo el ataque de la iglesia.

Jesús nos edifica cuando confesamos quién es él, confesión basada en una revelación.

Hay esperanza para todos nosotros porque, Jesús tiene el poder para cambiar una roca de maldición y transformarla en una roca de bendición, de la que salga el río del Espíritu Santo.

Solo hay una forma de seguir a Jesucristo, y es llevando la cruz; es decir, permitiendo que él reine en el trono de nuestro corazón.

J – HADES

Ya que hemos hablado de “Las puertas del Hades”, veamos qué es el Hades.      [Hades: Véase: 14]

Jesús explicó qué es el Hades al relatar la historia del rico y Lázaro (Lc 16:19-26). Según este texto, en esa época, el alma de los muertos iba al Hades, un lugar situado en lo profundo de la Tierra; el cual estaba dividido en dos secciones:

  • Los pecadores iban a un lugar de tormento, de fuego permanente (por eso se llama a este lugar con el nombre de “infierno”); y
  • los creyentes entraban en otro lugar, en el “Seno de Abraham”, donde no había ninguna clase de tormentos.

Prestemos mucha atención al hecho de que, Jesús dijo que los pecadores sufren un tormento de fuego en el Hades; y en Mt 18:9 Jesús dijo que los pecadores sufren en el fuego del infierno. Quiere decir que, si en los dos lugares se sufre por causa del fuego, entonces, el Hades es el infierno.

Pero, ¿Por qué los creyentes iban al Hades? La razón es la siguiente: aunque sus pecados habían sido cubiertos por los sacrificios de los corderos, no podían entrar en el cielo por cuanto, en el cielo no se puede entrar con pecados, aunque estén “cubiertos”, pero no quitados (He 10:4).

Pero cuando Jesús, el “Cordero de Dios”, murió en la cruz, entonces, los pecados de todas esas personas fueron borrados, quitados (He 9:26; 1 Jn 1; Ap 1:5); y entonces sí pudieron salir de ese lugar y entrar en el cielo.

Cuando Jesucristo resucitó sacó a todas esos creyentes del Antiguo Testamento que estaban en el Hades, en el “Seno de Abraham”, y los llevó al cielo (Ef 4:7-9).

Por eso, a partir de ese momento, el alma de los creyentes no va al Hades, sino que va directamente al cielo.

Pero, los que murieron en pecado, en la antigüedad, y los que ahora mueren sin arrepentirse de sus pecados y entregar sus vidas a Jesucristo, permanecen sufriendo el fuego del Hades, hasta el día del Juicio Final, día en el que saldrán de allí para ser juzgados y condenados a sufrir eternamente en el lago de fuego (Ap 20:11-15).

El lugar de los salvos, en el Hades, era también llamado “el Paraíso”. Al ladrón que creyó en Jesús, estando en la cruz, el Señor le dijo “Hoy estarás conmigo en el Paraíso” (Lc 23:43). Pero después de que Jesucristo resucitó y llevó a los creyentes al cielo, “el Paraíso” está en el cielo (2 Co 12:3-4; Ap 2:7; 22:2).

En la Septuaginta, traducción del hebreo y el arameo al griego, hecha, aproximadamente, entre los años 280-100 a.C., por 70 sabios judíos, se tradujo la palabra hebrea “Seol”, por “Hades”. El apóstol Lucas también tradujo Seol por Hades (Sal 16:10; Hch 2:27).

Aclaración: El tema del cumplimiento de la profecía de Jesús, de edificar su iglesia sobre la roca de Cesarea, podemos verlo en: “La restauración del tabernáculo de David”, en este mismo blog.

Citas bibliográficas:

1 – Cesarea

  • Cesarea de Filipo – Diccionario Enciclopédico de Biblia y Teología – Biblia.work
  • Banias – Caesarea Philippi – Overview page – Biblewalks.com –

2 – Piedra

  • Jesús Es el Fundamento – Crecimientoespiritual777.blogspot.com.ar

3 – Roca

  • Significado de Masa rocosa Que es, Concepto y Definición – BibliaTodo
  • Sobre esta ROCA edificaré mi iglesia – connosotroshoy.blogspot.com.ar
  • La roca fundamental de la iglesia – Elevangelioparahoy.blogspot.com.ar
  • Un análisis a Mateo 16:18 – Novo Tempo

4 – Revelaciones

  • La revelación de Cesarea de Filipo – Aguasvivas.cl

5 – Iglesia

  • ¿Qué es la iglesia? – Bible.ca

6 – Puertas del Hades

  • La Biblia a través del lente de la tierra – Puentes-esperanza.blogspot.com.ar
  • Cesarea de filipo – Las puertas del Hades – Vimeo
  • Cree res solo el principio. Por terminar – Google Books
  • Descubriendo las Puertas del Hades | – Visionparavivir.org
  • El Cayado del Pastor: Usando sus armas espirituales – Cayadopastoral.com
  • 21 Las puertas del infierno Cesarea de Filipo – YouTube

7 – Camino

  • The Temple of Caesar Augustus at Caesarea Philippi – Biblearchaeology.org

8 – Gruta

  • Banias – Es.wikipedia.org
  • Cesarea de Filipo – Evidencias del Cristianismo
  • Cesarea de Filipos – YouTube

9 – Jordán

  • Vida de Jesús – Google Books
  • Cesarea de Filipo – LugaresBiblicos.com
  • La revelación de Cesarea de Filipo – Latin and christian woman
  • Ancient Caesarea Philippi – Background Bible Study (Bible History Online)
  • Caesarea Philippi in Israel | Mount Hermon | Banias Waterfall – Padfield.com
  • Topical Bible: Jordan – Biblehub.com

10 – Santuarios

  • BibleWalks Contributor – Rina – Biblewalks.com
  • Banias bible – Google Search – Google.com.ar
  • Why Context is Important – the Lesson of Caesarea Philippi | Fishing The Abyss
  • Comentario al N. T. Vol. 02 – Mateo II – Google Books
  • Culto imperial (Antigua Roma) – s.wikipedia.org

11 – Maldad

  • Why Context is Important – the Lesson of Caesarea Philippi | Fishing The Abyss – Fishingtheabyss.com

12 – Llaves

  • Siguiendo sus Pisadas – Siguiendosuspisadas.com.ar

13 – Atar y desatar

  • Atar y Desatar – Maranathaconversion.blogspot.com.ar
  • La peligrosa moda de atar y desatar – Evangelio Real
  • ¿A qué se refiere la Biblia por atar y desatar? – GotQuestions.org Español

14 – Hades

  • 23 Minutos En El Infierno – Google Books
  • El Seol o Hades – Estudiosmaranatha.com
  • ¿Que es el Seol o Hades? – P. Arieu Theologies Web
  • ¿Que es el Infierno, el Hades, el lugar de Tormento y Que es el Abismo? – Bienvenido a “El Teologillo”
  • Estudios Biblicos Maranatha “¿Fue Jesús al infierno?” – Estudiosmaranatha.com
  • ¿Qué sucede cuando un cristiano muere, va al cielo, al paraíso en el Hades, o duerme? – ¿Qué dice la Biblia? – Mi Espada Es La Biblia
  • Significado de Hades Que es, concepto y definición – BibliaTodo

Capítulo 15

EL ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA

El cumplimiento de las señales proféticas nos muestra que Jesús está por venir. Por eso, tenemos que prepararnos para nuestro encuentro con él.

Jesús prometió que él volverá.

“No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino” (Jn 14:1-4).

Los ángeles lo confirmaron.

“Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo” (Hch 1:11).

Trabajar. ¿Debemos dejar de trabajar, ya que Jesucristo viene pronto? ¡No! Jesús dijo;

Negociad entre tanto que vengo” (Lc 19:13).

Enseñar. ¿Por qué no se enseña sobre el rapto?, preguntó un hermano a Dios; y el Señor le contestó diciéndole que, el mismo problema ocurre con el tema de la santidad. Es decir, no se habla de estos temas porque esto nos lleva a hacer cambios (en nuestra teología, en nuestras costumbres, etc.).      [Enseñar: Véase: 1]

Sorpresa. La segunda venida de Jesucristo será como en los días de Noé.  Aunque Noé les había hablado del juicio que venía, ellos no creían esto, y siguieron viviendo como siempre.

“mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo el Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca” (Mt 24:37-38).

A – GENERALIDADES

Primera etapa. El arrebatamiento es la primera etapa de la segunda venida. En el arrebatamiento nos encontraremos con Jesucristo en el aire.

La segunda etapa es conocida con varios nombres: “retorno”, “revelación”, o sencillamente con el nombre específico de “segunda venida”. Esta etapa es la llegada de Jesucristo a la tierra.

Ejemplos de personas que fueron arrebatadas:

  • Enoc fue llevado al cielo sin morir (Gn 5:24).
  • Elías subió vivo al cielo (2 R 2:11).
  • Jesucristo (Hch 1.9-10).

Preparación.  Saber que la iglesia será arrebatada lleva a los creyentes a la santificación. Contrariamente a esto, los que no creen en el arrebatamiento, por lo general, no se preparan y sus vidas no son santificadas.

Resurrección y transformación. En el momento del arrebatamiento, los que murieron creyendo en Jesucristo resucitarán; y los que estemos vivos seremos transformados.

“He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados,  en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados (1 Co 15:51-52).

Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.  Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor (1.Ts 4:16-17).

Cuerpos espirituales. Los que murieron creyendo en Jesucristo resucitarán con cuerpos espirituales.

Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual” (1 Co 15:44).

Nuestros cuerpos:

  • Serán semejantes al de Jesucristo resucitado (Lc 9:28-36).

“Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;   el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas” (Fil 3:20-21).

  • No serán “espíritus”, sino cuerpos resucitados.

“Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros.  Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu.  Pero él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos?  Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo” (Lc 24:36-43).

  • Serán incorruptibles e inmortales

“Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad (1 Co 15:54).

  • No sufriremos más

“Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor” (Ap 21:4).

Misterio.  Pablo les dijo un “misterio”, algo no conocido hasta ese momento. ¿Cuál es ese misterio, si la verdad de la resurrección era conocida en el Antiguo Testamento (AT)? El misterio, lo que no se sabía, era que algunas personas entrarán en el cielo sin pasar por la muerte.

Orar para ser tenidos por dignos de escapar. Jesucristo declaró qué es lo que tenemos que hacer antes de que ocurra el arrebatamiento: Orar.

“Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre” (Lc 21:36).

Debemos orar en todo tiempo para ser tenidos por dignos de escapar (mediante el arrebatamiento) de las cosas terribles que se avecinan (por ejemplo, las plagas apocalípticas).

B – COMIENZO DEL ARREBATAMIENTO

¿Por qué el Señor hablará “con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios”?

“Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero” (1 Ts 4.16).

Jesucristo dará la orden de iniciar el arrebatamiento, hablando

  • Con voz de mando” (gr: “keleusma” G2753): La voz de mando era la voz con la que el comandante en jefe del ejército arengaba a los soldados antes de comenzar una gran operación militar, explicando la importancia de lo que iban a hacer. Pero el comandante no era el que daba a los soldados la orden de inicio de las operaciones; ya que, esta orden era impartida por el jefe del ejército. Es decir, el comandante le decía al jefe que dé la orden. Por eso, la Biblia dice que Jesucristo hablará
  • Con voz de arcángel”: El arcángel es el jefe de los ángeles. El jefe del ejército, al recibir la orden del comandante, daba la orden al soldado que llevaba la trompeta; para que toque el sonido de ¡Adelante! Por eso Pablo dijo que Jesucristo dará la orden
  • Con trompeta de Dios” ¡Aleluya!

En la Biblia se habla de un solo arcángel: Miguel (Jud 9). Su función es proteger al pueblo de Dios (Dn 12:1). Aparece también en Dn 10:1-14; Ap 12:7-9. Arcángel viene de una palabra griega que significa ángel jefe.

C – TESTIMONIOS ACTUALES SOBRE EL ARREBATAMIENTO

1 – Ocurrirá antes de la gran tribulación

Ante todo aclaremos que, la gran tribulación será el tiempo en el que reinará el anticristo en este mundo; y las plagas apocalípticas caerán en esta tierra. Jesucristo arrebatará a la iglesia para que no pase por ese tiempo de horror.

a – Jannet Balderas Canela, a los 8 años de edad, en 1999 tuvo una visión del rapto.  Ella vio algo del sufrimiento de las personas que habían quedado en la época de la gran tribulación; mientras que el pueblo de Dios estará gozando de las bodas del Cordero.      [Visiones del rapto: Véase: 2]

b – Leillian Rivera vio como sucedía el arrebatamiento. Por ejemplo, los autos chocaban al no tener conductor. Pero ella, a pesar de ser creyente, se quedaba. Desesperada, preguntó al Señor por qué había ocurrido eso, y por medio de un ángel, Dios le dijo: que ella se había cuidado de los grandes pecados (matar, robar, etc.); pero no se había cuidado de los pequeños pecados (celos, mentir, hipocresía, etc.).

c – Jane McCauley vio el momento del arrebatamiento; y que luego de esto, la tierra entraba en una época de tinieblas.

d – Eunice Fincher vio el sufrimiento de las personas al saber que se habían quedado; el caos producido por los vehículos sin conductores; la densa neblina que había en el aire; la terrible persecución de los cristianos; etc.

2 – Tiempo. Jesucristo está revelando que falta muy poco para el arrebatamiento. Por ejemplo:

a – David Owuor declaró que se acabó el tiempo. Este profeta profetizó antes de que ocurrieran los terremotos de Chile y Haiti; y lo que él dijo se cumplió.

b – Emerson Díaz. El Señor le reveló que ya se cumplió el tiempo. Es decir, ya estamos sobre la hora.

D – DIFERENCIAS

Veamos ahora las principales diferencias entre el arrebatamiento y el retorno.

ARREBATAMIENTO RETORNO
El arrebatamiento es el traslado de todos los creyentes, nacidos de nuevo, hacia el cielo. Se encontrarán con el Señor en el aire; 1 Ts 4:17 La revelación es la llegada de Jesucristo a la tierra; Ap 19:14.
En el arrebatamiento, Jesucristo no llega hasta la tierra, sino que se queda en el aire; 1 Ts 4:16-17 En la revelación Jesucristo viene a la tierra; Za 14:4.
En el arrebatamiento, Jesucristo viene a buscar a los suyos; Jn 14:2-3; 1 Ts 4:16-17.

Viene “por

En la revelación los suyos vienen con el Señor; Za 14:5; Ju 14, 1 Ts 3:13.

Vienen “con”.

Luego del arrebatamiento comienza la gran tribulación. Luego de la revelación, el reino milenial, el reino de Dios, se establecerá en esta tierra
En el arrebatamiento los gentiles no serán afectados. En la revelación los pecadores serán juzgados.
En el arrebatamiento sólo participarán creyentes (1 Ts 4:16). En la revelación se verán involucrados todos los hombres
El arrebatamiento tendrá lugar antes del día de la ira. La revelación será al final del día de la ira de Dios.
El arrebatamiento es el día de Cristo; 1 Co 1:8; 2 Co 1:14; Fil 1:6, 10. La revelación es el día del Señor; 1 Ts 5:2-3; 2 Ts 2:2; Hch 2:20;  2 P 3:10; Ap 16:14.
El arrebatamiento es un tiempo de bendición; 1 Ts 4:18. La revelación es un tiempo de juicio; 2 Ts 2:8-12.
En el arrebatamiento sólo los creyentes verán a Jesucristo. En la revelación todos verán a Jesucristo; Ap 1:7; Mt 24:29-30.

E – PARA SER ARREBATADOS DEBEMOS…

1 – Ser de Cristo

“Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo en su venida” (1 Co 15:23).

2 – Estar “en CRISTO

Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (1 Tes 4:16-17).

3 – Hacer lo “BUENO”

No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación” (Jn 5:28-29).

4 – Ser “DIGNOS”

Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre” (Lc 21:36).

5 – Ser sin “MANCHA y sin ARRUGA”

“A fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha” (Ef 5:27).

6 – Ser “PUROS”

“Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro (1 Jn 3:2-3).

F – PROBLEMAS RELACIONADOS CON EL ARREBATAMIENTO O RAPTO           

1 – Rapto. Algunos dicen que la palabra “Rapto” no aparece en la Biblia. Pero esto no es así.  

Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (1 Ts 4:16-17).

Etimología

En forma sencilla: En 1 Ts 4:17: “seremos arrebatados” = harpazo (griego) = rapio (latín) = raptar (español) (o “rapto”; en forma sustantiva), que significa: sacar algo rápidamente o arrebatar (o “arrebatamiento”; en forma sustantiva),

Uso técnico: En 1 Ts 4:17:

  • En Griego Koiné (popular) dice ἁρπαγησόμεθα (“harpaguesómeza”): “Seremos arrebatados”. Esta palabra griega es una conjugación del verbo ἁρπάζω (“harpazo” o “harpadsō”); que significa: “arrebatar”, “atrapar” o “quitar con violencia”, traducido al español con el verbo arrebatar.
  • En Latín, en la Vulgata: El griego ἁρπαγησόμεθα (“harpaguesómeza”) es traducido por “rapiemur”. Esta palabra es una conjugación del verbo “rapio”, que significa: arrebatar, quitar, tomar por la fuerza; traducido al español con el verbo “raptar” (o “rapto”, en su forma sustantiva).

Quiere decir que:

  • “harpazo” (griego) = “arrebatar” (español, verbo) = arrebatamiento (español, sustantivo).
  • “harpazo” (griego) = “rapio” (latín) = “raptar” (español, verbo) = rapto (español, sustantivo).

Entonces, en 1 Ts 4:17, “harpazo”, “seremos arrebatados” = arrebatamiento, o “rapto, significan lo mismo.      [Rapio Véase: 3]

Biblia, Versión Vulgata Latina (Jerónimo, 382) (1 Ts 4:17)

“Deinde nos, qui vivimus, qui relinquimur, simul rapiemur cum illis in nubibus obviam Christo in aëra, et sic semper cum Domino erimus”

2 – Trompetas. La Biblia dice que el arrebatamiento ocurrirá a la “final trompeta”.

en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados” (1 Co 15:52)

La trompeta final mencionada por Pablo, ¿Es la misma que el apóstol Juan menciona en el Apocalipsis? No, la trompeta mencionada por Juan será tocada después de la gran tribulación, pero la de Pablo, antes del arrebatamiento y antes de la gran tribulación. Veamos por qué:

a – Tristeza. La “séptima trompeta” de Ap 11:15 es tocada después de la gran tribulación; y es una trompeta de tristeza; ya que, al tocarse la sexta trompeta la Biblia dice:

el segundo ay pasó, el tercer ay viene pronto” (Ap 11:14).

b – Gozo. Pero, en cambio, la trompeta mencionada por Pablo es una trompeta de gozo, tocada antes de la tribulación. Para entender esto pensemos en lo siguiente: A Pablo le había sido revelado por Dios que, antes del arrebatamiento sería tocada una trompeta. Pero, ¿Cómo trasmitir este conocimiento ya que,

  • para los judíos, la segunda trompeta era la trompeta que anunciaba el casamiento de una pareja (la primera era tocada en el desposorio o el compromiso); pero,
  • para los judíos que vivían cerca de los cuarteles militares romanos, la tercera trompeta, era la que indicaba a los soldados la orden de marcha (la primera, prepararse; la segunda, formar; y la tercera marchar).

Por eso, Pablo solucionó este problema hablando de la última trompeta, ya que, de esta forma,  todos entenderían que el momento esperado del arrebatamiento había llegado.      [Trompetas: Véase: 4]

c – Momento. El hecho de que Jesucristo haya dicho que, en relación con su llegada, debemos

  • “estad preparados” (Mt. 24:44),
  • “estad alertas” (Mt. 24:42),
  • “estar ceñidos” (Lc. 12:35); y
  • con las “lámparas encendidas” (Lc. 12:35).

Esto nos muestra que, el arrebatamiento puede ocurrir en cualquier momento.

D – ¿CUÁNDO NACIÓ LA ENSEÑANZA SOBRE EL ARREBATAMIENTO?

Esta doctrina se enseñó desde los primeros siglos, pero luego, así como la doctrina de la justificación por la fe fue olvidada, en la época de la Edad Media, donde trataron de destruir todos los libros y documentos sobre la verdad de Dios, del mismo modo ocurrió con la doctrina del rapto.       [Rapto, historia: Véase: 5]

La historia del arrebatamiento comenzó en los primeros siglos del cristianismo.

a – En 1830, Margaret MacDonald (1815-1840). Algunos dicen que la enseñanza del rapto antes de la tribulación nació con Margaret MacDonald, con su visión en 1830. Pero no es así. Margaret no fue la primera en hablar sobre este tema, sino que fue la última.

b – En 1827, John Darby (1800-1882).Tuvo la visión del rapto al ver la distinción entre la iglesia e Israel.

c – En 1748, John Gill (1697-1771). Publicó un comentario del Nuevo Testamento, donde habla del arrebatamiento antes del retorno.

d – En 1747, Emanuel Lacunza, sacerdote jesuita, expulsado y excomulgado de la iglesia católica por creer en un milenio literal. Escribió sobre el retorno en “La Venida del Mesías en Gloria y Majestad”.

e – En 1788, Morgan Edwards (1722-1795). Publicó su libro “Millenium, Last Days”, escrito entre 1742-1744, en el cual enseñó sobre el rapto antes de la tribulación.

f – En 1887, Peter Jurieu (1637-1713)). En su libro “Mostrando la iglesia salvada”, creía que la iglesia sería arrebatada antes del Armagedón.

g – En 1627, Joseph Mede (1581-1638). Escribió sobre el rapto, en una época en la que nadie hablaba de escatología.

h – En 350, Efraín de Nisbis (Efraín el Sirio; 306-373), creía en el arrebatamiento antes de la gran tribulación.

i – En 300 (ca.), Victorino, Obispo de Pattan (270-304) creyó en el rapto antes de la gran tribulación.

F – LA GRAN TRIBULACIÓN

La gran tribulación (o sencillamente, la “tribulación”, como muchos la conocen) será el tiempo en el que,

  • sobre todas las naciones gobernará un personaje siniestro conocido como “el anticristo”; quien llevará a la muerte a todos los que no le adoren Ap 13).
  • Pero, en respuesta a esta adoración mundial a un ser humano, la ira de Dios caerá sobre este planeta, en lo que se conoce como “las plagas apocalípticas”. Para librar a su pueblo de todo este sufrimiento, el Señor sacará a su pueblo por medio del arrebatamiento de la iglesia. [Anticristo: Véase: 6]        [Tribulación: Véase: 7]

1 – El arrebatamiento ocurrirá antes de la gran tribulación. El arrebatamiento será pretribulacional; es decir, ocurrirá antes de la gran tribulación.       [Rapto,época: Véase: 8]

La importancia de la doctrina del arrebatamiento pretribulacional:

  • Explica porque no hay instrucciones en la Biblia sobre cómo pasar por la gran tribulación.
  • Lleva a q los creyentes esperen a Jesucristo y no al anticristo ni y la a la gran tribulación, como otras enseñanzas.
  • Revela el propósito de Dios, al enviar la gran tribulación: purificar a Israel y castigar a las naciones incrédulas.

2 – Textos en el Nuevo Tastamento (NT) que muestran que el arrebatamiento ocurrirá antes de la gran tribulación:

a – Salvación.  Jesucristo arrebatará a su pueblo para salvarlo de la ira de Dios que caerá sobre este mundo, sobre los pecadores que han rechazado el evangelio. Si los creyentes hemos sido perdonados y no tenemos ninguna condenación, ¿Por qué habríamos de sufrir la ira de Dios?

“y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera” (1 Ts 1:10).

“Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan” (He 9:28),

Si al perdonar nuestros pecados Jesucristo nos salvó de la ira de Dios, ¿Por qué Jesucristo nos salvará de la ira de Dios en el futuro? Evidentemente, por medio del arrebatamiento seremos salvados de la ira de Dios que caerá sobre este mundo.

b – Liberación. Simbolismo. Así como Dios libró a Noé del diluvio, y a Lot del diluvio de fuego en Sodoma y Gomorra, de mismo modo, antes de enviar sus juicios a este mundo, Dios librará a los creyentes.

“sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio” (2 P 2:9).

c – Las bodas en la época de Jesús. Así como la novia tenía que estar preparada, para el momento en el que el novio vendría a llevarla al lugar de la fiesta de  bodas, mientras que los demás no podrían entrar en la cena de bodas (Mt 25:1-13), del mismo modo, Jesucristo arrebatará a la iglesia para las bodas celestiales, mientras que los pecadores se quedarán en este mundo.

d – Sube acá. En Ap 4:1 Dios lo llama al apóstol Juan a subir al cielo, y le dice “Sube acá”. Es posible que esto sea simbólico del rapto de la iglesia. En los capítulos 1 al 3 la iglesia es mencionada. Pero a partir del cap 4 no se menciona más hasta el último capítulo del Apocalipsis. Al comenzar los últimos tres años y medio antes de la segunda venida los dos testigos son asesinados, luego resucitan, y Dios les dice “Subid acá”, y ascienden al cielo. Por lo tanto, es posible que al ser usada esta misma frase en Ap 4:1 esté indicando el rapto de la iglesia.

e – La iglesia desciende del cielo

Vestidos de lino fino

“Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea” (Ap 19:11).

“Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos” (Ap 19:14).

Notemos que están vestidos de lino finísimo. En Ap 19:8 dice que, el lino fino es las acciones justas de los santos. Entonces, estos ejércitos no están compuestos por ángeles, sino por la iglesia. Esto revela que, la iglesia ha sido arrebatada antes de la segunda venida.

Llamados y santos. Además los ejércitos celestiales que vendrán con Jesucristo en su segunda venida serán “llamados” y “santos”.

“Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles” (Ap 17:14).

“y vendrá Jehová mi Dios, y con él todos los santos. (Za 14.5)

¿Quiénes son estos “llamados”? Para entender esto tengamos en cuenta que, la palabra “iglesia” (que viene del griego “ekklēsía”) significa: la “asamblea”, la “reunión”, de los que han sido “llamados”. Quiere decir que, estos “lllamados” son los creyentes,

Si los santos, los creyentes, vendrán con Jesucristo, quiere decir que han sido arrebatados antes de la segunda venida.

f – Ancianos con coronas.  Cuando Jesucristo venga seremos recompensados. Entre esas recompensas están las coronas que recibiremos.

“Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida” (2 Ti 4:8).

“Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria” (1 P 5:4).

Es decir, luego de la venida del Señor seremos coronados. Sin embargo, el apóstol Juan vio que, antes de la segunda venida habrá en el cielo 24 ancianos coronados (Ap 4:4-10). Esto muestra que, el rapto tiene que haber ocurrido antes.

g – Liberados de la hora de la prueba.  En Ap 3:10 dice que seremos librados de la hora de la prueba. Notemos que no dice que seremos librados de la prueba (protegidos como por un paraguas); sino que seremos librados de la hora de la prueba. Es decir, seremos librados del tiempo de la prueba. La única forma de poder ser librados del tiempo es entrando en una dimensión en donde no hay tiempo; o sea, en el cielo, por medio del rapto.

“Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de (gr “ek”, literalmente “fuera de”, no “a través de”) la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra” (Ap 3:10).

h – “Han llegado” las bodas.  En Apocalipsis se nos revela que las bodas del Cordero acontecerán antes de la segunda venida. Si no habrá rapto, si el arrebatamiento ocurrirá después de la gran tribulación, ¿Jesucristo participará de las bodas, en el cielo, sin la presencia de la novia?

“Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado.  Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos” (Ap 19:7-8).

i – “Dignos de escapar”. Jesucristo dijo que oremos para ser dignos de escapar de las cosas que habrán de suceder. Es decir, si oramos, si somos salvos, escaparemos de los juicios apocalípticos por medio del arrebatamiento.

“Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre” (Lc 21:36).

Orar para ser tenidos por dignos de escapar. Jesucristo declaró qué es lo que tienen que hacer los que vivan en el tiempo anterior al arrebatamiento: Orar.

j – “Ellos y nosotros.  Después de anunciar que la iglesia será arrebatada, Pablo hace una distinción notable entre “ellos” (los pecadores) y “nosotros” (los creyentes); diciendo que, ellos recibirán destrucción en el día del Señor (luego del arrebatamiento); pero nosotros recibiremos salvación de la ira de Dios (por medio del arrebatamiento).

“Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán.  Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón” (1 Ts 5:2-4)

“Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo.  Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo” (1Ts 5:9).

Cuando llega la destrucción a una ciudad, por ejemplo, por medio de un terremoto, no hace distinción entre pecadores y creyentes. Todos reciben la destrucción. ¿Cómo es, entonces, que en la destrucción apocalíptica los pecadores recibirán la destrucción y los creyentes no? Sencillamente porque la iglesia será arrebatada, será salvada, de la ira de Dios.

Pablo dice, además,

  • que el día del Señor llegará como un ladrón en la noche (sin aviso) sobre los pecadores; y que sobre ellos llegará la destrucción porque no escaparán; pero
  • que si los creyentes oramos, ese día no nos sorprenderá como un ladrón y no seremos destruidos porque escaparemos de esta tierra (por medio del arrebatamiento).

k – Reunión. En 2 Ts 2:1 se nos revela que el arrebatamiento ocurrirá antes de la gran tribulación, la época del anticristo (ver todo el resto del capítulo). Veamos este versículo:

“Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos”.

La palabra “reunión” indica que aquí se habla del arrebatamiento. Es decir, cuando Jesucristo descienda, la iglesia será arrebatada y nos reuniremos con él en el aire. ¿Por qué decimos esto? Veamos: En griego, la palabra “reunión” tiene antepuesto el prefijo “epi”, que significa “sobre”. Es decir, la reunión con Jesucristo no será aquí en la tierra, sino que será “en el aire”.

Entonces, cuando Jesucristo descienda, como en el momento del arrebatamiento él llegará hasta “el aire” (no hasta la tierra), el encuentro será en el aire.

Uso técnico:

2 Ts 2:1: “Reunión”, en griego es “επισυναγωγης” (G1997). La palabra original es ἐπισυναγωγή, ῆς, ἡ y su transcripción es  episunagógé. Epi (sobre, prefijo), sunagógé (reunión, sustantivo femenino).     [Episunagógé: Véase: 9]

3 – Textos en el AT que muestran que el arrebatamiento ocurrirá antes de la gran tribulación.      [Rapto, AT: Véase: 10]

Veamos a continuación el arrebatamiento de los santos del AT.

 a – En Dn 12. La Biblia revela que los santos del AT resucitarán en el arrebatamiento; y que, los pecadores resucitarán en el juicio final, conforme a Ap 20:6, 11-15; es decir, que habrá dos resurrecciones: la de los santos y la de los pecadores. Lo mismo encontramos en el AT.

“Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna (arrebatamiento), y otros para vergüenza y confusión perpetua. (Juicio final) (Dn 12.2).

En Dn 12.1 se nos revela que, el pueblo de Dios será librado de la época de la gran tribulación.

“En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro       (Dn 12.1).

  • Gran tribulación. Observemos que, primero dice que habrá una época de gran tribulación, cual nunca la hubo en la tierra. Esto es lo mismo que dijo Jesucristo en Mt 24.21. Pero se nos dice que el pueblo de Dios será libertado; es decir, será arrebatado.
  • Pero. Notemos que, luego de decir que habrá tiempo de angustia, dice “PERO” tu pueblo será libertado. Esta palabra “pero” es muy importante porque muestra que, de ese tiempo de angustia el pueblo de Dios será libertado.
  • Tu pueblo”.  En este texto se declara que “tu pueblo” será libertado; o sea, el pueblo de Dios, el pueblo judío en aquel entonces, y ahora el pueblo de Dios compuesto por judíos y gentiles (la iglesia), ya que de ambos pueblos Dios hizo uno (Ef 2.14).
  • Todos”. Todos los que estén escritos en el libro de la vida serán libertados. Si “todos” serán libertados, entonces, no habrá un arrebatamiento parcial.
  • Cuerpos glorificados . Se nos revela, además, que los creyentes resplandecerán con el resplandor del firmamento, así como brillan las estrellas; es decir, tendrán cuerpos glorificados como el de Jesucristo.

“Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad” (Dn 12:1-3).

Librados y resucitados.  Hay un paralelismo extraordinario entre 1 Ts 4 y Dn 12. En ambos se menciona que los muertos resucitarán; y que los que estén vivos serán arrebatados, liberados.

“los muertos en Cristo resucitarán primero.  Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos” (1 Ts 4:16-17).

“pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro.     2 Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua” (Dn 12.1-2).

La liberación a la que hace referencia Daniel es la mismo que dice Pablo cuando declara que nosotros seremos librados de la ira venidera.

“y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera. (1 Ts 1.10)

Daniel resucitará en el arrebatamiento.  Dios le promete a Daniel que él va a resucitar en el fin de los días, en la resurrección de los santos, o sea, en el día del arrebatamiento.

“Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días” ( Dn 12:13).

b – En Is 17. También en este texto se presenta el arrebatamiento antes de la tribulación.

El arrebatamiento ocurrirá cuando llegué el día de la angustia; es decir, cuando llegué la época de la gran tribulación; en el tiempo de una gran guerra en Israel; pero los enemigos serán destruidos por el Señor.

“En aquel día mirará el hombre a su Hacedor, y sus ojos contemplarán al Santo de Israel” (Is 17:7).

“la cosecha será arrebatada en el día de la angustia, y del dolor desesperado.  !!Ay! multitud de muchos pueblos que harán ruido como estruendo del mar, y murmullo de naciones que harán alboroto como bramido de muchas aguas.  Los pueblos harán estrépito como de ruido de muchas aguas; pero Dios los reprenderá, y huirán lejos” (Is 17:11-13).

Acontecimientos:

  • Arrebatamiento antes de la tribulación: “la cosecha será arrebatada en el día de la angustia y del dolor desesperado” (vs. 11).
  • Guerra: “!Ay! multitud de muchos pueblos” (vs. 12).
  • La ira del Señor: “Pero Dios los reprenderá, y huirán lejos” (vs. 13).
  • Visión. Los arrebatados verán al Señor: “En aquel día mirará el hombre a su Hacedor, y sus ojos contemplarán al Santo de Israel”.

c – En Is 26. Aquí también se presenta el rapto antes de la tribulación.

Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán. !Despertad y cantad, moradores del polvo! porque tu rocío es cual rocío de hortalizas, y la tierra dará sus muertos. Anda, (desvanécete) pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación. (gran tribulación)  Porque he aquí que Jehová sale de su lugar para castigar al morador de la tierra por su maldad contra él; y la tierra descubrirá la sangre derramada sobre ella, y no encubrirá ya más a sus muertos” (Is 26:19-21).

Anda. En hebreo, esta palabra es “הָלַךְ” (Halak). Se la traduce generalmente por “anda, entra, ve, ven, vamos”. Pero también por “desvanecer”. Ttraducen de esta forma la “Comunidad Internacional Visión Israel”; y el “Diccionario Enciclopédico de Biblia y Teología”      [Desvanecer: Véase: 11]

Es decir, antes de que la ira de Dios caiga sobre este planeta el pueblo de Dios se “desvanecerá”. ¡Esto es el arrebatamiento!

Luego de “desvanecerse” el pueblo entrará en sus aposentos (“En la casa de mi Padre muchas moradas hay”; Jn 14:2).

El orden.  Veamos ahora el orden de los acontecimientos en Isaías. ¡Es exactamente igual al de 1 Tesalonicenses!

(1) – Resurrección:

  • Isaías: Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán(Is 26:19).
  • Pablo: “Los muertos en Cristo resucitarán primero” (1 Ts 4:16).

(2) – Arrebatamiento:

  • Isaías: Anda, (desvanécete ) pueblo mío, entra en tus aposentos” (Is 26:20). .
  • Pablo: “Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire” (1 Ts 4:17).

(3) – Gran tribulación.  Seguidamente, Dios castigará a los malvados de este mundo, por las maldades que han cometido “Contra él”.

  • Isaías: “Porque he aquí que Jehová sale de su lugar para castigar al morador de la tierra por su maldad contra él” (Is 26:21).
  • Pablo: “Que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán” (1 Ts 5.3).

d – En Is 28. En este texto también se revela que el arrebatamiento ocurrirá antes de la gran tribulación. El pacto al que se hace referencia, es el pacto que harán los judíos con el anticristo. Pero, antes de ese tiempo de gran sufrimiento, los creyentes serán arrebatados.

Y será anulado vuestro pacto con la muerte, y vuestro convenio con el Seol no será firme; cuando pase el turbión del azote, seréis de él pisoteados.   Luego que comience a pasar, él os arrebatará (Is 28:18-19).

G – EL DÍA DEL ARREBATAMIENTO

1 – Día de la manifestación del Hijo del Hombre. La Biblia presenta que el día del arrebatamiento será el día de la manifestación del Hijo del Hombre.

30 Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste.  (Arrebatamiento)   31 En aquel día, el que esté en la azotea, y sus bienes en casa, no descienda a tomarlos; y el que en el campo, asimismo no vuelva atrás.     32 Acordaos de la mujer de Lot.  33 Todo el que procure salvar su vida, la perderá; y todo el que la pierda, la salvará.  34 Os digo que en aquella noche estarán dos en una cama; el uno será tomado,   (Arrebatamiento)   y el otro será dejado.  35 Dos mujeres estarán moliendo juntas; la una será tomada (Arrebatamiento)   y la otra dejada.  36 Dos estarán en el campo; el uno será tomado,   (Arrebatamiento)   y el otro dejado” (Lc 17:30-36).

El día de la manifestación del Hijo del Hombre

  • comenzará con el arrebatamiento, ya que, en ese día “uno será tomado y otro dejado”

“34 Os digo que en aquella noche estarán dos en una cama; el uno será tomado,   (Arrebatamiento)   y el otro será dejado” (Lc 17:34),

  • terminará con el regreso de Jesucristo; ya que, cuando los fariseos le preguntaron a Jesucristo sobre la llegada del reino de Dios (Lc 17:20) (el día del regreso de Jesús a esta tierra), Jesucristo les contestó que en ese día los cielos resplandecerán con la gloria de Dios (Lc 17:24); y en Mt 30 a esta llegada del Hijo del Hombre con la gloria de Dios se la ubica en el día de la llegada de Jesús a esta tierra.
    • 24 Porque como el relámpago que al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro, así también será el Hijo del Hombre en su día” (lc 17:24).
    • 30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria” (Mt 24.30).

El día del arrebatamiento, para algunos ocurrirá durante la noche y para otros ocurrirá durante la noche, según el lugar del mundo en el que se encuentren..

2 – Coincidencias

a – Destrucción. El día del arrebatamiento coincide con el comienzo de la destrucción, con el comienzo de la gran tribulación.

Jesús dijo que cuando él se manifieste (el día del Arr) será como fue en los días de Noé y como fue en los días de Lot; ya que, en el día en el que los dos salieron del lugar en donde estaban llegó la destrucción. Es decir, el día en el que la iglesia sea arrebatada llegará la destrucción; o sea, comenzará la gran tribulación.

26 Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre.  27 Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos   (Gn 7:13)   28 Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban;  29 mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos.  30 Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste”   (Arrebatamiento)  (Lc 17:26-30).

En ese día comenzará la destrucción en este mundo, porque comenzarán a caer los juicios apocalípticos (juicios de sellos, trompetas y copas); comenzando con la guerra de los rusos y de los árabes en contra de Israel (Ez 38-39; Dn 11:40-45).

Es decir, luego de firmar un pacto con el anticristo y de adorarlo como si fuera Dios en el templo de Jerusalén, los judíos creerán que llegó para ellos la paz y la seguridad. Pero para mostrarles la gravedad de su error, nuestro Dios, el único Dios, permitirá que en ese día los rusos y los árabes le declaren la guerra a Israel. Esto les revelará a los judíos que el anticristo no es Dios, porque lo que él les había prometido “paz y seguridad” no se cumplió.

b – Azote. El día del arrebatamiento coincide con el comienzo del azote de DiosEn Isaías, Dios nos revela que, cuando los judíos hagan un pacto con la muerte y con el Seol (con el infierno; porque, hacer un pacto con el anticristo será hacer un pacto con el diablo); cuando los judíos hagan esto, entonces, en ese día en el que los judíos estarán confiados, protegidos, unos serán arrebatados y otros serán destruidos por el azote de Dios.

15 Por cuanto habéis dicho: Pacto tenemos hecho con la muerte, e hicimos convenio con el Seol; cuando pase el turbión del azote, no llegará a nosotros, porque hemos puesto nuestro refugio en la mentira, y en la falsedad nos esconderemos;  16 por tanto, Jehová el Señor dice así: He aquí que yo he puesto en Sion por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa, de cimiento estable; el que creyere, no se apresure.  17 Y ajustaré el juicio a cordel, y a nivel la justicia; y granizo barrerá el refugio de la mentira, y aguas arrollarán el escondrijo.  18 Y será anulado vuestro pacto con la muerte, y vuestro convenio con el Seol no será firme; cuando pase el turbión del azote, seréis de él pisoteados.  19 Luego que comience a pasar, él os arrebatará; porque de mañana en mañana pasará, de día y de noche; y será ciertamente espanto el entender lo oído” (Is 28.15-19).

c – Sufrimiento. El día del arrebatamiento coincide con el día del gran sufrimiento. ¿Por qué ese día (y los que siguen) serán de gran sufrimiento? Porque ese día, luego del arrebatamiento, el anticristo será adorado como dios; y esto desencadenará la ira de Dios, y las plagas apocalípticas.

“la cosecha será arrebatada en el día de la angustia, y del dolor desesperado” (Is 17:11).

d – Abominación desoladora. El día del arrebatamiento coincide con el día de la abominación desoladora.

En el día en el que Jesucristo  se manifieste (arrebatamiento), en ese día, los que queden en Jerusalén tendrán que huir rápidamente  (vs. 31) porque en ese día

  • (en el día en el que uno será tomado (arrebatado) y el otro será dejado);
  • acontecerá la abominación desoladora; o sea, el anticristo se hará adorar en Jerusalén; y
  • comenzará la guerra en contra de Israel, por parte de los rusos y de los árabes; por lo cual muchos huirán de Jerusalén.

15 Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda),   16 entonces los que estén en Judea, huyan a los montes.  17 El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa;  18 y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa.  19 Mas !!ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días!   20 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo;[a]    21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. (Mt 24:15-21

H – ¿HABRÁ UN ARREBATAMIENTO PARCIAL?

Algunos creen que el arrebatamiento será parcial; es decir, algunos creyentes serán arrebatados y otros no. Los que creen en el arrebatamiento parcial se dividen en varios grupos:

a – Los santos del AT. Hay quienes creen que los santos del AT no serán arrebatados. Pero, esos santos murieron

  • creyendo que sus pecados eran perdonados por medio de la sangre derramada de un cordero sacrificado (ellos no sabían que esto era simbólico de la sangre de Jesucristo, el Cordero de Dios que murió para salvarnos).
  • Ellos creían, además, en el Mesías que habría de venir, aunque no sabían cuál era su nombre (nosotros sabemos que el nombre del Mesías es Jesús).
  • Ellos sólo sabían lo que les había sido revelado.

Por causa de la fe que ellos tenían, cuando Jesús murió los fue a buscar al paraíso, el lugar de los muertos que habían tenido fe en Dios, los sacó de ese lugar, y los llevó al cielo.

“Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, Y dio dones a los hombres. Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra? El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo” (Ef 4.8-10).

Así como nosotros creemos en Jesucristo, el Cordero de Dios que murió para perdonar nuestros pecados; del mismo modo, los santos del AT creían en el Cordero sacrificado para el perdón de sus pecados, es decir, ellos también creían en Jesucristo, aunque sin conocer su nombre. Por eso, cuando se produzca el arrebatamiento ellos también serán arrebatados porque ellos murieron “en Cristo”, aunque sin conocerlo; y la Biblia establece que, en el arrebatamiento

“los muertos en Cristo resucitarán primero” (1 Ts 4.16).

Todos estos santos están ahora en el cielo; y cuando se produzca el arrebatamiento ellos bajarán junto con Jesucristo, en forma espiritual, resucitarán, y tendrán cuerpos glorificados.

b – Condiciones.  Algunos creen que sólo serán arrebatados los que reúnan ciertas condiciones:

(1) – Estar llenos del Espíritu. Basan su creencia en la parábola de las diez vírgenes; donde se dice que, las que tenían aceite entraron a las bodas. Pero las que no pudieron entrar fue por causa de que no tenían la vasija de aceite, símbolo del Espíritu Santo, símbolo de haber recibido a Jesucristo en el corazón. La clave de esto está en las palabras de Jesucristo cuando les dijo: “No os conozco” (Mt 25.12). Esto significa que no eran salvas, porque, la Biblia dice “El Señor conoce a los que son suyos” (2 Ti 2.19). Entonces todos los que son salvos serán arrebatados, estén o no estén llenos del Espíritu Santo.

(2) – Los vencedores.  Otros creen que solo los vencedores serán arrebatados; y que los demás, se quedarán a sufrir la gran tribulación, hasta que alcancen un nivel superior en su vida espiritual. Apoyan su creencia en que, Jesús prometió a los vencedores a ser guardados de la hora de prueba que ha de venir a este mundo (Ap 3.10). Pero, los “vencedores” no son un grupo especial dentro de la iglesia. En el contexto de Apocalipsis vemos que, los “vencedores” son todos los verdaderos creyentes, no los que son creyentes de nombre; ya que, al que venciere Jesús le promete:

  • “él comerá del árbol de la vida que está en medio del paraíso de Dios” (Ap 2:7).
  • “el que venciere no sufrirá daño de la segunda muerte” (Ap 2:11).

(3) – Buenas obras.  Algunos creen que el arrebatamiento está condicionado a lo que nosotros hayamos logrado gracias a nuestros méritos, nuestras buenas obras. Pero la Biblia muestra que entraremos en los cielos gracias a los méritos de Jesucristo, y no gracias a nuestras buenas obras; porque “no es por obras, para que nadie se glorie” (Ef 2:9).

(4) – Los que estén velando.  Otros creen que sólo serán arrebatados los que estén “velando”. Se basan en su creencia en Mt 14.40-44. Pero, en el último vs. (el 44) se nos muestra que “velar” es estar preparados. En Mt 25:13 vemos con más claridad qué es velar: es tener la salvación. Es decir, todos los que estén preparados para ir al cielo, por tener la salvación; lo cual implica vivir en santidad (o sea, no haber vuelto al pecado), serán arrebatados.

c – Todos.  Contrariamente a lo que creen algunos, el arrebatamiento no será parcial ya que, la Biblia dice que todos seremos arrebatados

 “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados” (1 Co 15.51).

Luego nosotros (todos) los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos” (1 Ts 4.17).

d – Cuerpo incompleto.  Si hubiera un arrebatamiento parcial, entonces, Jesucristo se casaría con una novia a la que le faltarían partes de su cuerpo; ya que, la Biblia dice que todos nosotros somos el cuerpo de Cristo; del cual, Jesucristo es la cabeza y nosotros los miembros; y la Biblia dice, además, que si un miembro padece, todo el cuerpo padece. Siendo esto así, ¿cómo podría estar la iglesia gozando en el cielo en las bodas del Cordero, siendo que, partes de la novia, partes de ese cuerpo, estarían sufriendo terriblemente en la tierra en la gran tribulación? (1 Co 12:12-27).

I – ¿HABRÁ UN RAPTO POSTRIBULACIONAL?

Algunos creyentes creen que el arrebatamiento será postribulacional, es decir, luego de la gran tribulación, en el momento de la llegada de Jesucristo a la tierra. Según ellos, en ese momento, los creyentes serán arrebatados, subirán un poco en el aire; y luego junto, con Jesucristo regresarán a la tierra. Su posición está fundamentada en la interpretación que ellos hacen de Mt 24:31:

“Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro”

Basan su creencia en la palabra “Juntarán”. En griego, este verbo tiene antepuesto el prefijo “epi”, que significa “sobre”. Entonces, ellos dicen que los creyentes serán juntados, reunidos, sobre la tierra, en el aire. Pero esto no es así porque, como en esa oportunidad Jesucristo descenderá hasta la tierra, entonces, el encuentro será aquí en la tierra. Pero, si esto es así, ¿Por qué, entonces, se añadió el prefijo “epi” (sobre) al verbo sunagó (“reunir”)?

Para entender esto pensemos en que, en ese momento sucederá algo parecido al arrebatamiento pretibulacional de 1 Ts 4:16-17; es decir: se tocará la trompeta de Dios, los muertos en Cristo resucitarán; y ellos, junto con los creyentes que vivan en ese momento, serán arrebatados para recibir al Señor en el aire; porque, en esa oportunidad Jesucristo se quedará en el aire, sin llegar hasta la tierra.

Pero, cuando Jesucristo venga a la tierra, se volverá a tocar la trompeta, los que murieron creyendo en Jesucristo en la época de la gran tribulación (Ap 6:9-11) resucitarán; y ellos, y los creyentes que vivan en ese momento, serán levantados en el aire por los ángeles, y transportados al lugar en donde estará Jesucristo, al trono de gloria establecido en la tierra. Esta reunión en a la que hace referencia Mt 25 cuando declara que:

Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos” (Mt 25:31-32).

Por esta razón, en Mt 24:31 se añadió el prefijo “epi” (sobre) al verbo “juntar”; es decir, los ángeles levantarán en el aire, sobre la tierra, a los creyentes, y los llevarán delante del trono de gloria de Jesucristo. En consecuencia, no habrá un arrebatamiento postribulacional, tal como dicen nuestros hermanos.

Uso técnico. Analicemos la palabra en cuestión:

Mt 24:31: “Juntarán, reunirán”: En griego es “επισυναξουσιν” (G1996). La palabra original es ἐπισυνάγω transliterada por episunagó. Epi (sobre, prefijo), sunagó (reunir, verbo).    [Episunagó: Véase: 12]

J – PAROUSÍA Y APANTĒSIS

Pero, ¿Por qué  los creyentes serán levantados de la tierra y se reunirán con Jesucristo en el aire, en el momento de su segunda venida? Para entender esto tenemos que analizar dos palabras griegas: 1) Parousía; 2) Apantēsis.

15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida (Parousía) del Señor, no precederemos a los que durmieron.  16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.  17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir (Apantēsis) al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (1 Ts 4:15-17).

1 – Parousía.  Llegada del Rey.

 “Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron” (1 Ts 4:15).

La palabra usada en el griego para “venida” es “parousía”. ¿Qué era la “parousía” en la época del imperio romano? La “parousía” era la llegada del rey.

El profesor Deissmann, en su libro “Luz del Este” (Licht vom Osten), en 1908, ha declarado que los estudios arqueológicos han demostrado que, en la época del Imperio Romano, en Oriente, se usaba la palabra “parousía” para indicar la llegada del emperador, del rey, a una ciudad.

Por esta razón, cuando Pablo habla de “la venida del Señor”, está hablando de “la llegada del Rey” Jesucristo. Así era entendido lo que Pablo decía en aquella época.  ¡Aleluya!

Uso técnico. 1 Ts 4:15: “Venida, llegada, advenimiento, presencia”. En griego es: “παρουσιαν” (G3952). La palabra olriginal es παρουσία, su transcripción es parousía  (sustantivo femenino).    [Parousía: Véase: 13]

2 – Apantēsis.  Acompañar al Rey.

En el libro “Nuevo Comentario de la Biblia”, F. F. Bruce declara que, en la época helenística, cuando un dignatario se acercaba a una ciudad, en visita oficial (parousía), las personas más importantes de la ciudad salían a recibirlo, y le acompañaban en la etapa final del viaje. Este acompañamiento era llamado “apantēsis”. Entonces, “apantēsis” era el recibimiento oficial que le daban a la autoridad que venía.

Por eso Pablo dijo que, cuando venga Jesucristo, el Rey del universo, las personas más importantes de este mundo, la iglesia, saldrá a recibirlo y acompañarlo. ¡Aleluya”

Un ejemplo de “apantēsis” (recibir, encontrar), o sea, salir para recibir al que llega y acompañarlo hasta su destino, está en Hch 28; donde, dice Pablo que cuando él se estaba acercando a Roma, los creyentes salieron de la ciudad para recibirlo, y luego lo acompañaron.

de donde, oyendo de nosotros los hermanos, salieron a recibirnos hasta el Foro de Apio y las Tres Tabernas; y al verlos, Pablo dio gracias a Dios y cobró aliento” (Hch 28:15).

Aclaración: Teniendo en cuenta que la segunda venida de Jesucristo se divide en dos etapas: 1) arrebatamiento (llegada hasta el aire); 2) retorno (llegada hasta la tierra); los creyentes acompañaremos a Jesucristo en su llegada a la tierra, en el momento del retorno.

Uso técnico. 1 Ts 4:17: “Recibir”. En griego es: “απαντησιν” (G529). La palabra olriginal es ἀπάντησις,  su transcripción: apantēsis (sustantivo femenino).     [Apantēsis: Véase: 14]

K – SUFRIMIENTOS

Luego del arrebatamiento, los que se queden en esta tierra sufrirán en la época del anticristo:

  • La ira de Dios, porque Dios tratará de hacer volver a los hombres de su locura; ya que, en esos días los hombres adorarán al anticristo como si fuera Dios. Por eso, el Señor derramará su ira para mostrarles a los hombres su error, y salvarles del infierno. Dios prefiere que los hombres sufran un poco aquí en esta tierra; y no eternamente en el infierno (Ap 15:1, 7; 16:1).
  • La ira de los hombres, porque el anticristo hará matar a todos los que no le adoren; los que no acepten ser marcados con el Nº 666 (Ap 13:15).
  • La ira de los demonios, ya que los más terribles demonios serán soltados del pozo del abismo en el que están atados (Ap 9:1-11).

Citas bibliográficas:

1 – Enseñar

  • ¿Por qué nunca se predica sobre el arrebatamiento de la iglesia? – Iglesiacristianapalabrasyamor.blogspot.com.ar

2 – Visiones del rapto

  • Una Visión del Rapto – Estamosllegandoya.blogspot.com.ar
  • Revelación del Rapto de la Iglesia – Profeciadedios.blogspot.com.ar
  • Compartiendo las señales – Compartiendolassenales.blogspot.com.ar
  • Testimonio de Aida Badillo:Revelación Del Rapto Y La Gran Tribulación – Elregresa.net
  • ¡El inminente rapto de la santa iglesia y la liberación del falso profeta y el anticristo! – Arrepienteteypreparaelcamino.blogspot.com.ar
  • Compartiendo las señales  – Compartiendolassenales.blogspot.com.ar
  • La Gran Tribulacion – Despues del rapto – Eunice Fincher – Tiemposdetribulacion.blogspot.com.ar

3 – Rapio

  • NS – rapio : rapio – rapit – rapiendo – rapui – rapere declinazione/coniugazione – Nihilscio.it
  • “La iglesia no pasará por la gran tribulacion” – Unidos Contra la Apostasía
  • La Doctrina Oculta Del Rapto – Grace thru faith
  • Diccionario universal latino-español – Google Books
  • Vulgata Clementina – Vulsearch.sourceforge.net
  • ¿Rapto secreto o Segunda Venida en Gloria? – Foro Cristiano
  • Dictionarium manuale latino-hispanum ad usum puerorum – Google Books

4 – Trompetas

  • ¿Qué sucederá cuando suene la última Trompeta? – Antesdelfin.com
  • Introducción de Libro “La Gloria de La Resurrección” – Edward McKendree Bounds – Facebook.com

5 – Rapto, historia

  • ¿Margaret MacDonald? – Endefensadelafe.org
  • ¿La Doctrina del Arrebatamiento es un Invento del Siglo XIX? – Cercaalamedianoche.blogspot.com.ar
  • El arrebatamiento Pre-tribulación, no es tema nuevo… – prophecyplace.forospanish.com
  • Doctrina del arrebatamiento de la iglesia – Centrorey.org
  • Entendiendo más sobre el Rapto o Arrebatamiento – Facebook.com
  • Los orígenes del “rapto secreto ” – Evangelio primitivo
  • ¿Cuándo se enseñó por primera vez el rapto pre-tribulación? parte #1 | – Nuestrageneracion.org
  • The Interpretation of Biblical Prophecy in 3 – Treasured Truth Today with Evangelist Kenneth Humphries
  • Escatología Bíblica – Facebook.com
  • ¿Cuándo se enseñó por primera vez el rapto pre-tribulación? parte #2 | – Nuestrageneracion.org
  • El logos de Dios – Facebook.com
  • El rapto de la iglesia – Monografias.com
  • Rapture New? – Lamb and Lion Ministries
  • Margaret MacDonald (visionary) – En.wikipedia.org

6 – Anticristo

  • El Anticristo y su reinado – La Última Generación´
  • ¿Profetiza la Biblia acerca de un solo gobierno mundial y una sola moneda para los últimos tiempos? – GotQuestions.org Español
  • El gobierno mundial del anticristo – ReyesySacerdotes.net

7 – Tribulación    

  • ¿Cuándo ocurrirá el Arrebatamiento en relación con la Tribulación? – GotQuestions.org Español

8 – Rapto, época

  • 16 Pruebas del Rapto Pre – Trib – Estamosllegandoya.blogspot.com.ar
  • Evidencias Bíblicas para un Rapto Pretribulacional – Evangelio.blog
  • El rapto de la amada iglesia – Manadedios.blogspot.com.ar

9 – Episunagógé

  • Concordancia Griego de Strong: 1997. ἐπισυναγωγή (episunagógé) — congregación, recogimiento, una reunión con, un conjunto. – Bibliaparalela.com

10 – Rapto, AT

  • Ministerio Evangelístico y Misionero La Gloria es Para Cristo, Inc. – Ministeriolagloriaesparacristo.blogspot.com.ar

11 – Desvanecer

  • Defendiendo el Rapto Antes de la Tribulación (Otra vez) – Grace thru faith
  • Comunidad Internacional Visión Israel – Misionisrael.com
  • H1980 – Diccionario Enciclopédico de Biblia y Teología – Biblia.work

12 – Episunagó

  • Concordancia Griego de Strong: 1996. ἐπισυνάγω (episunagó) — juntar, junta, juntándose, reunir. – Bibliaparalela.com

13 – AParousía

  • ¿”Venida” o “Presencia”? ¿Qué revelan los hechos? – Perso.wanadoo.es Parousia – Strong’s number G3952 – Greek Lexicon | Bible Tools – Messie2vie
  • Venida – Diccionariodelabiblia.blogspot.com.ar
  • Biblia interlineal del Nuevo Testamento Tischendorf – Logosklogos.com
  • El uso técnico de “Parousía” – Sanosenlafe.blogspot.com.ar

14 – Apantēsis

  • La venida de cristo: la “parusía”—¡lo que muchos cristianos aún ignoran! – Retornoalparaiso.blogspot.com.ar
  • Genesis 1:1 (KJV) – Blue Letter Bible

Capítulo 16

EL ANTICRISTO

La Biblia dice que, antes de la segunda venida de Jesucristo el mundo estará gobernado por el anticristo; el cual tratará de que todos los seres humanos le adoren; por lo cual, Dios enviará sobre este mundo las plagas apocalípticas. Cuando el Señor llegue vencerá al anticristo y a todo su ejército; y a partir de ese momento comenzará el reino milenial de Jesucristo, el Rey del universo en esta tierra. Veamos todo esto en detalle.

A – REINOS MUNDIALES

Por medio de un sueño del rey Nabucodonosor, y de la interpretación del mismo, hecha por el profeta Daniel (603 a.C.), Dios reveló en la antigüedad los reinos que dominarán este mundo, hasta la llegada del reino de Dios, al frente del cual estará Jesucristo, el Rey del Universo.

En Daniel 2 encontramos los reinos mundiales.

  • De oro, 2:39; Babilonia, Nabucodonosor, 506 a.C.
  • De plata, 2:39; Medo-Persa, Ciro, 539 a.C.
  • De bronce, 2:39; Griego, Alejandro Magno, 331 a.C.
  • De hierro, 2:40; Romano, César Augusto, 27 a.C.
  • De hierro y barro, 2:41. En nuestra época: alianzas entre países (Un reino formado por diez “dedos”, diez reyes).
  • Piedra, 2:44. El futuro reino milenial de Jesucristo.

Es interesante ver que, tal como Dios lo había anunciado, estos reinos aparecieron en la historia. Esto nos revela que, así como sucedió en el pasado, lo profetizado también se cumplirá. Actualmente estamos en la etapa de las alianzas entre países. Luego de esto vendrá el reino mundial del anticristo; y finalmente, el reino milenial de Jesucristo.       [Anticristo: Véase: 1]

Tiempo más tarde, Dios le dio más revelación a Daniel (Dn 7;7-14). Le mostró que, sobre el reino formado por diez reyes (presentado aquí como diez cuernos) llegará a dominar un “cuerno pequeño” (el anticristo; vs.7:8); pero que será vencido y muerto, al llegar Jesucristo el Rey.

El mismo reino del anticristo, con la misma cantidad de diez cuernos, le fue revelado al apóstol Juan (Ap 13).

Es de destacar que Dios reveló que, antes del gobierno del anticristo las naciones del mundo se unirán por medio de alianzas humanas, aunque “frágiles” (Dn 2:41-43).

Tal como estaba profetizado, en nuestros días las naciones de este mundo se van uniendo cada vez más por medio de grandes alianzas: la Unión Europea (UE), el Mercosur, el Nafta, etc.; ya que, el primer paso para lograr un gobierno mundial incluye, integrar países por medio de bloques regionales (bloques económicos).

El objetivo final al que aspiran estas naciones es lograr grandes bloques regionales, con un mismo poder ejecutivo, judicial, etc., algo así como ya está sucediendo en la UE.

Es más, ya está planificada como va a ser la división mundial de las naciones, formando diez grandes regiones (tal como Dios reveló hace muchos siglos).

Entonces, la Biblia dice que antes de que Jesucristo regrese habrá  un gobierno mundial integrado por 10 reinos y que sobre ellos gobernará el anticristo.

«Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre» (Dn 2:44)

Todo esto nos revela que, el reino de Dios será establecido en esta tierra luego de que el reino del anticristo sea vencido.

Desde hace más de dos siglos los líderes del Nuevo Orden Mundial (NOM) han venido planificando cómo  establecer un gobierno mundial y  poner a un hombre (el anticristo), como rey sobre todas las naciones. Estos hombres han venido llevando  a cabo sus planes paso a paso. El Club de Roma ha sido el encargado de regionalizar y unificar al mundo. En 1973  el Club de Roma  presentó su plan de dividir al mundo en 10 reinos.

Este proyecto ya tiene la aprobación de las Naciones Unidas (ONU). Los 10 reinos mundiales no son la UE. Ver mapa en:       [Diez reinos: Véase: 2]

Durante siglos, muchos siervos de Dios quisieron conocer cómo serán los diez reinos, y ahora lo sabemos.

Antes de que Jesucristo regrese el mundo estará gobernado por el anticristo (llamado en la Biblia: “la bestia”). Cuando venga el Señor los 10 reyes intentarán destruirlo, pero serán vencidos por él.

“Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia. Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia. Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles” (Ap 17:12-14).

“Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército. Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre” (Ap 19:19-20).

Luego de esto, Jesucristo gobernará sobre todo el mundo durante 1.000 años (Ap 20).

B – EL ANTICRISTO

1 – Nombres.  En la Biblia se habla del “anticristo” en dos formas diferentes:

  • Como un sistema: A todo el sistema pecaminoso que el diablo ha establecido en este mundo, se le llama anticristo; porque se opone (anti) a lo que Jesucristo quiere hacer (en la cultura, en la economía, etc.; 1 Jn 2:18, 22; 4:3). Como este tema lo conocemos todos, al ver el pecado en enquistado en la política, la educación, en fin, en todas las áreas de la sociedad, no lo voy a analizar.
  • Como una persona. A esta persona se la conoce en la Biblia con diferentes nombres: “la bestia”, “la abominación desoladora” “el inicuo”, etc. Este personaje se opondrá a la obra de Jesucristo; y se presentará como el verdadero “Cristo” esperado. Por eso, en la iglesia se lo conoce con el nombre específico de “anticristo”.

2 – Adoración. Cuando el anticristo gobierne se hará adorar como si fuera un dios. Haciendo creer a los judíos que él es el Mesías esperado (traducido “Cristo”); y como los judíos saben que, cuando venga el Mesías se sentará en el templo de Jerusalén (Mal 3:1), el anticristo se sentará como Dios en ese templo.

“el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. (2 Ts 2:4)

Como los judíos saben las profecías del Antiguo Testamento (AT), relacionadas con la futura llegada del Mesías; como ellos han visto en estos últimos años como esas profecías se han ido cumpliendo; y como ellos saben que el Mesías se sentará en el templo de Jerusalén; por todo esto, ellos están haciendo preparativos urgentes para levantar el templo de Jerusalén. Es de notar que: los judíos esperan al “Mesías”; pero nosotros, los cristianos, decimos que ese “Mesías” es “Jesucristo”; y que esa venida esperada por ellos, será, para nosotros, la segunda venida de Jesús.     [Templo: Véase: 3]

3 – Poder. El anticristo actuará con poder diabólico

“El dragón  (el diablo)  le dio  (a la bestia)  su poder, y su trono y grande potencia” (Ap 13:2).

“inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos” (2 Ts 2:9).

4 – Reinos. Todos los reyes de este mundo le darán su autoridad, poniéndose bajo sus órdenes.

“Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia.  Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia (Ap 17:12-13).

5 – Marca. El anticristo hará marcar a las personas con el Nº 666 para poder comprar o vender (Ap 13:16-18); y matará a los que no acepten ser marcados.

“hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente (Ap 13:16).

C – LA GRAN TRIBULACIÓN

Luego del arrebatamiento de la iglesia, y antes de la segunda venida de Jesucristo, los seres humanos experimentarán la época de mayor tribulación, de mayor sufrimiento, de la historia.       [Gran tribulación: Véase: 4]

“porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá (Mt 24:21).

Origen de los sufrimientos. En la época del anticristo, los hombres tendrán que adorar al anticristo; y los que se nieguen a hacerlo serán asesinados.

15 Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase” (Ap 13:15).

Pero, los que salven sus vidas, adorando al anticristo, sufrirán eternamente en el infierno.

“Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,  él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;  y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre” (Ap 14:9-11).

Por esta razón Dios enviará las plagas apocalípticas en esos días, para que los hombres se den cuenta que, las pretensiones del anticristo de ser Dios son falsas; y que, en consecuencia, no acepten ser marcados con su marca. Dios prefiere que los hombres sufran un poco de tiempo aquí en la tierra; y no eternamente en el infierno.

Causas. En la época de la gran tribulación los hombres sufrirán terriblemente por causa de:

1 – La ira de Dios.

“porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?” (Ap 6:17).

“Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra” (Ap 11:18).

“lagas postreras; porque en ellas se consumaba la ira de Dios (Ap 15:1).

La ira de Dios se manifestará por medio de los terribles juicios apocalípticos (terremoto, maremoto, caída de cuerpos celestes del espacio exterior, etc.  

Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra” (Ap16:18).

“Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas” (Ap 21:26).

“E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas” (Mt 24:29).

“y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento” (Ap 6:13).

2 – La ira de Satanás, actuando por medio del anticristo; el cual hará matar a todo el que no le adore.

“Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase” (Ap 13:15).

3 – La ira de los demonios, los cuales provocarán terribles sufrimientos, luego de ser desatados del abismo.

Y les fue dado, no que los matasen, sino que los atormentasen cinco meses; y su tormento era como tormento de escorpión cuando hiere al hombre” (Ap 9:5).

4 – La ira de los hombres, los cuales, actuarán con maldad desenfrenada en contra de sus semejantes. Por ejemplo, por medio de la guerra conocida como “Armagedón”.

“Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón” (Ap 16:16).

D – MILLONES MORIRÁN

En la época de la gran tribulación, millones morirán. Por ejemplo:

1 – Los que morirán por causa de la guerra.

“le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros” (Ap 6:3).

2 – Los que morirán por causa de la guerra y el hambre: la cuarta parte de la población mundial morirá.

“le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra” (Ap 6:8).

3 – Los que morirán asesinados por el anticristo.

“Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían” (Ap 6:9).

“Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido? Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero” (Ap 7:13-14).

4 – Los que morirán al ocurrir el gran terremoto; etc.

12 Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto” (Ap 6:12).

E – ARREBATAMIENTO

Teniendo en cuenta que, la ira de Dios vendrá sobre esta tierra para que los hombres reconozcan que el anticristo no es Dios; y como la iglesia adora al verdadero Dios, en consecuencia, el Señor arrebatará a la iglesia antes del comienzo de la gran tribulación; ya que, la ira de Dios no es contra la iglesia.

“y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera (1 Ts 1:10).

En la época de la gran tribulación, la ira de Dios caerá sobre todos los seres humanos.

17 porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie? (Ap 6:17).

Por esa razón, Dios sacará a la iglesia de este mundo, por medio del arrebatamiento, para que no tenga que sufrir la ira de Dios.

Pero, para poder escapar de todo esto que vendrá, tenemos que estar orando.

36 Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre” (Lc 21:36).

La iglesia no espera la manifestación del anticristo; es decir, no espera el momento en el que el anticristo se dé a conocer como tal; sino que espera la manifestación gloriosa de Jesucristo, en el día del arrebatamiento.

13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tit 3:13).

Todo esto nos muestra que, en estos días que nos quedan antes del arrebatamiento de la iglesia, nuestra responsabilidad es anunciar a todos los hombres el evangelio.

Por esta razón, en esta época Dios está derramando el Espíritu Santo para que, con poder, anunciemos el mensaje de Dios y levantemos la gran cosecha.

F – EL NÚMERO 666

Cuando gobierne el anticristo sobre todas las naciones, tratará de controlar a todos los seres humanos por medio de la economía. Con este objetivo, hará marcar a las personas con el Nº 666. Durante muchos siglos no se supo el significado oculto de este número. Pero ahora se ha revelado el misterio.

16 Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente;  y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis” (Ap 13:16-18).

1 – Talismán. Los descubrimientos modernos muestran que, el significado oculto de este número tiene su origen en Babilonia.       [Origen del 666: Véase: 5]

Dioses.  Los babilonios creían que el cielo estaba gobernado por 37 dioses supremos relacionados con el Sol, la Luna, los planetas y ciertas estrellas. A estos dioses les pusieron nombres y números, del 1 al 36. Pero al dios supremo (al Sol) le pusieron un número que es la suma del 1 al 36 (el 666),  de esta forma:

1 + 2 + 3 + 4 + 5 + 6 + 7 + 8 + 9 + 10 + 11 + 12 + 13 + 14 + 15 + 16 + 17 + 18 + 19 + 20 + 21 + 22 + 23 + 24 + 25 + 26 + 27 + 28 + 29 + 30 + 31 + 32 + 33 + 34 + 35 + 36 = 666

Ocultaron.  Los sacerdotes babilonios de esta religión de misterios no le pusieron el Nº 37 al dios del Sol para que su número quede en secreto; y de esta forma, al saber solamente ellos el número del dios supremo, tenían poder sobre el resto de las personas. Por eso, en la época de Jesús no se sabía qué significaba el Nº 666.

Poder” y protección”.  Ellos creían que podían recibir “poder” y protección” si ponían esos números en un “talismán” (objeto con poderes sobrenaturales; sinónimo de amuleto) en una tabla bidimensional. Estos talismanes los usaban en la magia. Los magos invocaban a Satanás por medio de este amuleto.

La religión solar se extendió en el mundo antiguo; y en los diferentes lugres usaban los mismos amuletos, con los 36 números. Por ejemplo:

  • En China: En el Museo de Historia de Shaanxi en Xi’an hay un amuleto de hierro con los 36 números, con símbolos arábigos, de la época de la Dinastía Yuan (ca. 1200 a.C.).
  • En el Imperio Romano: En el museo de Berlín hay dos amuletos de oro, de la época del Imperio Romano, con escritura en latín. En uno de ellos está imagen del dios solar, los números de los 36 dioses y el número 666. [Museos: Véase: 6]

Todo esto nos revela que, el Nº 666 era el Nº del dios del Sol, el dios supremo de la antigua Babilonia. El nombre de este dios era conocido, pero su número no; porque, de esta forma los sacerdotes tenían poder satánico.

2 – Castigo. ¿Por qué Dios no perdonará a los que acepten ser marcados con el Nº 666?

“Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre” (Ap 14:9-11).

Para entender esto tenemos que remontarnos a la época del Imperio Romano. En esa época, a los emperadores se los consideraba:

  • Dioses o hijos de dioses; ya que, según se suponía, en ellos habitaba el dios del Sol. Por esta razón, tenían el título de “Señor de señores”; porque eran las máximas autoridades del imperio y porque eran “dioses”. Así como muchos reyes de la antigüedad (en Egipto, en Babilonia, etc.), el anticristo estará “poseído” por el dios Sol; es decir, el dios solar habitará en él; tal como ocurrió con Judas, en quien Satanás entró en él (Jn 13:27).
  • Divinos, es decir, seres humanos divinizados; es decir se creía que habían llegado a ser “dioses”.
  • Sacerdotes del dios solar. [Emperador: Véase: 7]

Por eso, todos los habitantes del imperio tenían que presentarse, una vez por año, ante una estatua del emperador, o ante una imagen de él, quemar una pizca de incienso en señal de adoración al emperador (es decir, reconocerlo como un ser divino); y confesar: “Kaiser Kýrios” (o “Kaiser Kurios“), (que traducido es: César es el Señor), o sea, César es dios.

Pero los cristianos se negaban a cumplir con esta ordenanza. Ellos confesaban: “Christos Kýrios” (o Christos Kurios), es decir: Jesús es el Señor. O sea, Jesús es Dios. Por esta razón, los mataban.

El problema no estaba en reconocer al César como Rey. Los cristianos se sometían a la autoridad del emperador (Ro 12:1); y le daban al César lo que es del César, tal como enseñó Jesús (Lc 20:25); pero no aceptaban confesar “César es el Señor” y quemar una pizca de incienso en adoración a él, porque esto era reconocerle como dios.

Entonces, el problema era: adorar a Jesucristo o adorar al César (el emperador romano).

Para los judíos cristianos la palabra “Señor” (Kýrios o Kurios) era el título con el que ellos designaban a Jehová Dios; y para ellos Jesucristo era el único Señor, el único Mesías, el único Dios.

Uso técnico

  • Fil 2:11: “Señor”: En griego es “κύριος” (G2962). Transcripción: kýrios o kurios (sustantivo masculino). Significado: soberano, máxima autoridad. supremo, dueño, jefe, amo.      [kýrios: Véase: 8]

3 – *Señor* (kýrios). Veamos a continuación, el significado que le daban a esta palabra los distintos pueblos.

a – Griegos: Ellos designaban “kýrios” a quienes tenían autoridad, y a su dios mayor, a Zeus (al rey le llamaban “Basileus”).       [Basileus: Véase: 9]

b – Romanos: Con el nombre de kýrios ellos designaban a los dioses y a los seres humanos divinizados (es decir, que habían llegado a ser dioses), porque, según creían, en ellos habitaba su dios. Por eso le llamaban así al César, el emperador, y le rendían culto. Los romanos usaban la palabra kýrios o kurios en dos sentidos:

  • en forma general, cualquier romano que tenía esclavos era un kurios, un amo, un dueño, etc.
  • en forma especial, el Kurios supremo era el César, el emperador. Él era el amo, el dueño, etc., de todos y de todo en el imperio. Cuando dos personas se saludaban, uno decía: “El César es el Kurios”; y el otro contestaba: Sí, el César es el Kurios.

c – Judíos y cristianos: cuando el AT fue traducido del hebreo al griego (en la Septuaginta LXX, 285-246 a.C.), donde dice “Jehová”, “Adonai” p “Elohim” (nombres de Dios), tradujeron “Kýrios”. Por eso, para ellos, saber que Jesucristo es el  “Kýrios”, quería decir que él es el Mesías, que él es Jehová Dios. Por ejemplo: En el texto donde dice: Jehová dijo a mi Señor” (Sal 110:1).

  • En hebreo dice: “YHWY (Yahweh, Jehová) dijo a mi Adonai” (dos nombres de Dios). Pero al ser traducidos estos nombres en la versión LXX, del hebreo al griego, se tradujo: “Kυριος y Kυριω (G2962, Kýrios y Kýrios, Señor y Señor).
  • Por eso, para judíos y cristianos, el Kýrios era Dios. Ellos relacionaban la palabra Kýrios con “Deidad” (Dios); más que con “autoridad” (el Soberano, el Rey, el Amo, etc.).

Entonces, para judíos y cristianos: Kýrios o Kurios significaba Dios.

De paso, aclaremos que, el texto recién citado muestra que, Jesucristo reina por indicación divina “siéntate a mi diestra” (derecha). Es una profecía mesiánica sobre el reinado de Jesucristo.

En los pueblos antiguos, “Señor” significaba “Dios”. Por ejemplo: “Vi yo al Señor” (Is 6:1).  “Jehová, Señor nuestro” (Sal 8:1). “Te alabo Padre, Señor del cielo y de la tierra” (Mt 11:25).

Cuando la Biblia dice que a Jesucristo se le dio un nombre que es sobre todo nombre, el nombre de “Señor”, quiere decir que, a Jesucristo se le reconoció como el Mesías, como Dios.

Por eso, “nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por Espíritu. ..” (1 Co 12:3). Es decir, reconocer que ese hombre llamado “Jesús” es “Dios”, sólo puede hacerlo alguien a quien el Espíritu Santo se lo reveló.

4 – “César es el Señor”. Veamos un poco más el tema de la adoración anual al emperador, que todos en el Imperio Romano, tenían que hacer todos los años, quemando un poco de incienso y confesando “César es el Señor”; adoración que los cristianos se negaban hacer, y por eso los mataban.      [César: Véase: 10]

a – César”. ¿Qué significaba “César”?

  • Nombre. “César”, fue el nombre del emperador Julio César.
  • Título. Luego de la muerte de César, los emperadores romanos adoptaron el nombre de “César” como un título, el título de rey, de emperador, de máxima autoridad. Algo similar a esto hicieron otros pueblos en la antigüedad. En Egipto, por ejemplo, el título del rey era: “faraón”.

b – Señor”. Como ya hemos visto, para los judíos y para los cristianos, “Señor” (“Kýrios o Kurios”), era el título con el que ellos designaban a Dios (Jehová, Adonai y Elohim). Los griegos también designaban con la palabra “Kýrios” a su dios principal (Zeus): y los romanos llamaban “Kýrios” a los seres humanos divinizados, transformados en dioses.

c – Confesión. Teniendo todo esto en cuenta, cuando los romanos exigían la adoración al emperador confesando “César es el Señor”, al decir esto ellos estaban diciendo: “El emperador es dios”. ¿Por qué? Por lo siguiente:

  • Notemos que ellos empezaban la confesión diciendo “César”; es decir, “máxima autoridad, emperador”; y
  • luego decían “es el Señor”. Si para ellos la palabra “Señor” significaba solamente “máxima autoridad, emperador”; entonces, estaban repitiendo el mismo concepto “máxima autoridad, emperador”, usando dos palabras diferentes: “César” y “Señor”; lo cual, no tendría sentido.
  • En ese caso, decir: “César es el Señor”, sería lo mismo que decir: “El emperador es el emperador”. Esta confesión no habría presentado ninguna oposición por parte de los cristianos.
  • Pero, teniendo en cuenta que en ese acto oficial, lo que estaba en juego era la adoración al emperador; y sabiendo, además, que en los diferentes pueblos “Señor” era sinónimo de Dios; entonces,
  • cuando ellos confesaban: “César es el Señor”, lo que ellos estaban diciendo era: “El emperador es dios”.
  • Por esta razón los cristianos se negaban a decir esto; y confesaban: “Jesucristo es el Señor” (Fil 2:11); es decir, “Jesucristo es Dios”.

Entonces, no tendría sentido pensar que, cuando los romanos decían:

Kaiser Kýrios

o sea:

El César es el Señor

suponer que esto quería decir:

El César (el emperador) es el Señor (la máxima autoridad, el emperador)

Porque esto equivaldría a decir:

El emperador es el emperador

Lo cual, no tendría ningún sentido. Pero sí tendría sentido pensar que esto quería decir:

“El César (el emperador) es el Señor” (es dios)

Del mismo modo, cuando en el NT se declara:

“Jesucristo es el Señor

lo que se está diciendo es:

“Jesucristo es Dios

Entonces, para los cristianos, “Kýrios o Kurios” significaba: Dios (Jehová, Adonai y Elohim), y Jesucristo.

En consecuencia, si Kýrios es Dios, esto incluye que Jesucristo es el Rey del universo, el Soberano, la Máxima autoridad, el Supremo, el Dueño, el Jefe, el Amo, etc.

5 – Adoración. Volviendo al tema que estábamos considerando, en los últimos días, el anticristo se hará adorar como dios. Recibir la marca con el Nº 666 será adorar al anticristo como un ser divino, sacerdote del dios del Sol.

«Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz:  Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios» (Ap 14:9).

Cuando el anticristo gobierne, actuando como un nuevo emperador romano, y creyendo que en él habita el dios solar, obligará a todos los seres humanos a ser marcados con su marca, con su  número; es decir, con el Nº 666, el Nº del dios del Sol. Esto implicará que, los que acepten ser marcados, reconocerán al anticristo como divino, como sacerdote del dios del Sol (igual que en el Imperio Romano). Por eso, Dios condenará a todas esas personas al infierno, por adorar a otro dios.

G – CÓDIGO DE BARRAS

4 – Mary Steward Relfem. La escritora y predicadora protestante Mary Steward Relfem (quien escribió dos libros “Cuando el dinero falla” y “El nuevo sistema monetario”), pensó que el Nº 666 del Apocalipsis debía estar en la economía. Por eso buscó allí en dónde estaba oculto el Nº 666, que será usado por el anticristo para marcar a las personas; y encontró que este número estaba escondido en el código de barras. Luego, encontró la empresa que fabricó ese código, y ellos le dijeron que, las tres barras dobles más largas que las restantes simbolizan 3 números 6. Entonces, la computadora lee en total: 666. Estos 3 números 6 no los escriben en los códigos, para que los cristianos no protesten.     [Código: Véase: 11]

Este código está en casi todos los productos que compramos.

2 – Verichip. Pero, ¿cómo se puede poner el Nº 666, el Nº del dios solar, en las personas? Esta tarea se la encargaron al Dr. Carl Sanders. Desde 1968 el Dr. Carl Sanders dirigió un grupo de más de 100 científicos. Este proyecto fue financiado y dirigido por el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica y por algunas corporaciones privadas.     [Verichip: Véase: 12]

  • Le dieron la misión de encontrar como implantar un microchip en el cuerpo humano, para poder
  • Identificar y localizar desde satélites, a todos los habitantes del planeta, y controlarlos.
  • Un microchip es una pequeña cápsula con datos, que permite identificar a las personas.
  • Después de unos 20 años de investigaciones, Sanders logró hacer un microchip tan pequeño que puede ser introducido mediante una aguja hipodérmica (el Verichip, mide unos 7 mm).
  • El Verichip usa el mismo sistema del código de barras.
  • Encontró que los dos mejores lugares para ser implantados son: en la mano derecha y en la frente, tal como dice la Biblia (sin haberla leído).
  • La señal puede ser captada desde un satélite a unos 160 km de altura.

El Verichip funciona con una batería de litio, que puede ocasionar úlceras muy graves si se rompe, tal como dice la Biblia que le ocurrirá a los que lleven la marca de la bestia (Ap 16:2, 11). Sanders no quería poner ese elemento en el microchip, pero le ordenaron que lo haga.     [Úlceras: Véase: 13]

El Verichip será usado por el anticristo. Hay una razón muy sencilla que nos muestra que el anticristo usará el Verichip para marcar a las personas y es la siguiente: desde antes del año 2008 la empresa Motorola fabrica millones de biochips cada año. ¿Por qué hacen tantos si venden muy pocos? La razón es la siguiente: ellos están preparando todo para que, cuando el anticristo comience a gobernar ya estén listos los microchips para todos los habitantes del mundo.  ¡Es más tarde de lo que habíamos imaginado!

Como las iglesias evangélicas han mostrado que el microchip será usado por el anticristo, entonces, la empresa Verichip ha cambiado de nombre. Ahora se llama Positive I.D.

Pero ahora les doy una buena noticia:

3 – ¡El Dr. Carl Sanders se convirtió a Jesucristo! Luego de haber inventado el Verichip, el Dr. Sanders se convirtió a Jesús.     [Sanders: Véase: 14]

  • Luego de esto, el Señor le dijo que anuncie en todo el mundo que, lo que él inventó será usado por el anticristo para marcar a las personas con el Nº 666.
  • Sanders no aceptó decir esto.
  • Enfermó de muerte.
  • Dios le habló otra vez.
  • Aceptó.
  • Se sanó.
  • Ahora predica diciendo que no acepten ser marcados con el invento que él realizó.

a – La marca. Dios le dijo a Sanders que examinara la palabra “marca”, de Ap 14:11.

“Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre” (Ap 14:11).

Uso técnico

  • Ap 14:11 “marca”: En griego es “χαραγμα” (charagma) (5480) (sustantivo neutro). Charagma era un sello, un grabado, una picazón, un rasguño, hecha en el cuerpo de un esclavo, con un instrumento filoso, para indicar de quién era propiedad.     [charagma: Véase: 15]

Así como en la antigüedad los amos marcaban a los esclavos para indicar que eran de su propiedad, el anticristo hará marcar a todos los que le adoren para indicar que son de su propiedad; y como él será sacerdote del dios solar (al igual que los emperadores romanos), entonces, la marca indicará que son propiedad del dios del Sol (nombre antiguo para el diablo o Satanás).       [Religión solar: Véase: 16]

Esto coincide con lo que inventó Sanders: poner una marca (el Verichip) dentro de la mano, por medio de algo filoso, haciendo una “picazón, un rasguño” (la jeringa hipodérmica)..

b – 666. Además, Dios le dijo a Sanders que busque el significado de “666”.

“El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis» (Ap 13:18).

Buscó en griego y encontró que es “chi xi stigma” (5516). Stigma era la marca hecha con un pinche, en el cuerpo de una persona, para indicar quién era su propietario. Al leer esto, Sanders lloró, al darse cuenta que esto coincidía exactamente con el Verichip; es decir que había inventado el instrumento que usará el anticristo para marcar a las personas.     [Stigma: Véase: 17]

Uso técnico

  • Ap 13:18 “seiscientos sesenta y seis”: En griego es “χξς” (chi xi stigma) (Strong chxs). La palabra original es “Transς” transliterada por “chxs” (abreviatura de seiscientos sesenta y seis; 666). Stigma (literalmente “lastimadura o picadura”) era una ligadura antigua del alfabeto griego.   [666: Véase: 18]
  • “χξς” (stigma chi xi) (5516): El origen es: ἄγαμος (agamos – 22), ἀγαθοεργέω (agathoergeo – 14) y στίγμα (stigma – 4742; intermedia entre el 5 y el 6 del alfabeto griego).
  • “χ” (chi = 600), “ξ” (xi = 60), “ς” (stigma = 6)
  • “Stigma” (en griego) (en español: “estigma”). Definición: El stigma era la marca o el sello, que se les ponía en el cuerpo a algunos soldados, esclavos y religiosos, por medio de un instrumento filoso (un pinche, por ejemplo), para indicar de quién eran propiedad.

En su mano. La marca será puesta “en” la mano; es decir, “dentro” de la mano (no “sobre”), tal como será puesto el microchip.

“Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente” (Ap 13:16).

Marca, nombre y número

“y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis” (Ap 13:17-18).

  • La “marca puesta en la mano (charagma, sello) (el Verichip): indicará “propiedad”; es decir, indicará que esa persona es propiedad del dios del Sol.
  • El “número” será “el 666”. Ya hemos visto que, el número 666 era el número del dios solar; y hemos visto, además, que, dentro del número 666 está, en griego, la palabra stigma; la cual es una marca, un sello, hecha con un instrumento punzante, lo cual coincide con el microchip. El texto citado dice que este número será “el número de su nombre”; es decir, el nombre de la bestia. Si este número es el del dios del Sol, entonces,
  • El “nombre de la bestia, será el “dios del Sol”. Para entender esto tengamos en cuenta que, “la bestia”, según Ap 17 es el sistema político – religioso de la religión solar, al frente del cual estará el anticristo.

Según Ap 17.10-11 este sistema político – religioso,

  • gobernó sobre 5 reinos mundiales (Imperio Egipcio, Asirio, Babilónico, Medo Persa, Griego);
  • gobernaba en la época en la que Juan escribió el Apocalipsis sobre un reino (el Imperio Romano); y
  • gobernará en el futuro (el reino mundial del anticristo). [Imperios: Véase: 19]

En la antigüedad, en todos los reinos mundiales se adoró al Sol, bajo diferentes nombres:

  • Entre los egipcios, Ra;
  • entre los asirios, Assur;
  • entre los babilónicos, Marduk (Nimrod deificado);
  • entre los persas, Mitra;
  • entre los griegos, Helios;
  • entre los romanos, Mitra y Deus Sol Invictus.

Es decir, el “nombre de la bestia” indicará quién es el propietario de cada ser humano que acepte ser marcado: el “propietario” será la “bestia”, el anticristo como sacerdote del dios del Sol, y el dios Sol, y. Por lo tanto, legalmente, el propietario de esa persona será el dios solar, es decir, el diablo.

En la Biblia Dios dice que, la adoración al Sol es una de las mayores abominaciones.

“verás abominaciones mayores que estas… adoraban al sol (Ez 8:15-16)

Cuando se hallare en medio de ti, en alguna de tus ciudades que Jehová tu Dios te da, hombre o mujer que haya hecho mal ante los ojos de Jehová tu Dios traspasando su pacto, que hubiere ido y servido a dioses ajenos, y se hubiere inclinado a ellos, ya sea al sol, o a la luna, o a todo el ejército del cielo, lo cual yo he prohibido; y te fuere dado aviso, y después que oyeres y hubieres indagado bien, la cosa pareciere de verdad cierta, que tal abominación ha sido hecha en Israel; entonces sacarás a tus puertas al hombre o a la mujer que hubiere hecho esta mala cosa, sea hombre o mujer, y los apedrearás, y así morirán” (Dt 17:2-5).

4 – La súper computadora. Pero, ¿Dónde van a guardar los datos de todas las personas del mundo? Todos los datos se guardarán en la súper computadora que está en Bruselas, Bélgica, en el palacio de la sede de la UE. Esta súper computadora se llama “La Bestia”; porque, es tan inmensamente grande que ocupa tres pisos. Desde 1985 está guardando los datos de las personas de casi todas las naciones que usan tarjetas de crédito, de seguridad social, de pasaporte, etc. En esta súper computadora, cada persona es registrada con un número cuyas tres primeras cifras son siempre 666. ¿Coincidencia?

¿Te vas dando cuenta que ya está casi todo preparado para el gobierno del anticristo? El gran edificio donde está la súper computadora, visto desde arriba, tiene la forma de la cruz invertida de Nerón, que es el símbolo del anticristo      [Súper computadora: Véase: 20]

5 – El Nuevo Orden Mundial. Pero, ¿quiénes son los que están a cargo de todo este sistema del 666? Fundamentalmente, la UE, la ONU , etc.

Uno de los objetivos de la ONU es crear una sola economía mundial, una religión mundial y un gobierno mundial. Ellos entienden que, de esta forma se solucionarían muchos problemas, como por ejemplo, las guerras y los problemas económicos.

En la Biblia ya está profetizado que habrá

  • un gobierno mundial (el del anticristo, Ap 17:13); con
  • una economía mundial (basada en la marca del 666, Ap 13:17); y
  • una religión mundial (la adoración al anticristo; Ap 13:8; 18). Pero el verdadero pueblo de Dios, la iglesia (es decir, todos aquellos que le entregaron sus vidas a Jesucristo, y le reconocen como el Rey), este pueblo, no es una religión; y por lo tanto, no se unirá a esa religión mundial.

Al ver las noticias internacionales vemos que, todo se está encaminado a lograr las metas propuestas por el Nuevo Orden Mundial.     [ONU: Véase: 21]

6 – ”Cuente el número

“Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis” (Ap 13:18).

Por medio del apóstol Juan, Dios dio instrucciones precisas para descifrar el código 666, al decir: “cuente el número” y “pues es número de hombre”. Los creyentes judíos hicieron tal como Juan había dicho y encontraron el nombre “Nerón”. ¿Cómo ocurrió esto? Veamos. Hagamos un poco de historia.     [Nerón: Véase: 22]

Hasta aquí hemos visto que, en el Apocalipsis, al hablar del anticristo, Juan lo relacionó con el Nº 666. Pero, en un manuscrito del Apocalipsis, de la época entre los años 350-400, encontrado en Egipto, en vez de decir “666” dice “616”. ¿Por qué? ¿Anotó mal este copista? No. El problema fue que tradujo mal, de acuerdo con su propia interpretación. Veamos por qué.        [616: Véase: 23]

Juan escribió que el Nº del anticristo será el “666”. Juan tenía que escribir en forma codificada ya que, como él estaba preso por autoridades romanas, si los soldados veían que él escribía algo sospechoso, no permitirían que ese escrito saliera de la cárcel. El número 666 podía ser entendido entre los hebreos como Nerón, pero esto no lo podían entender los soldados al leer en griego.

Cuando los judíos leyeron esto, como el Nº 666 se correspondía con el valor numérico de las letras hebreas “NRWN QSR” (que en español son “Nerón César”); entendieron que, el anticristo, “la bestia”, actuará como actuó Nerón, el emperador romano.

Tiempo más tarde, al traducir del hebreo al latín, un copista leyó que los judíos habían logrado “descifrar” el significado del número 666, al ver las palabras “NRWN QSR”, que se correspondían con el nombre del emperador Nerón César, y como en latín Nerón se escribe  “Nero” (sin la “n” final, cuyo valor numérico es de 50), y como esta palabra, en forma numérica se corresponden con el número “616”, en vez de poner el número “666” puso el número “616”. En última instancia, 666 ó 616 hablan de la misma persona: Nerón (en hebreo y en latín). (Ante todo, tengamos en cuenta que, las letras tenían valor numérico, en griego, hebreo y latín).

  • En hebreo: “NRWN QSR” = N (50), R (200), W (6), N (50) Q (100), S (60), R (200);  = 666
  • En latín: “Nero” = N (50), E (6), R (500), O (60) = 616

Entonces, lo que hizo el apóstol Juan en el Apocalipsis, al relacionar al anticristo con Nerón fue anunciar que, el anticristo actuará en una forma “bestial”, tal como actuó Nerón.

Este emperador (reinó entre 54-68) trató de destruir a todo el pueblo de Dios; lo mismo que tratará de hacer el anticristo, matando a los judíos y a los cristianos (Ap 12:13, 17; 13:7); y por esta razón, Nerón

  • inició las persecuciones en contra de los cristianos en el Imperio Romano (64-68). Por ejemplo: ordenó incendiar a Roma, y luego les echó la culpa a los cristianos, decretando la pena de muerte para ellos (Pablo y Pedro fueron asesinados durante su reinado). Luego se apoderó de una gran extensión de la ciudad incendiada, y allí mandó construir para él un gran palacio, con jardines y lago, ocupando alrededor de unas 80 hectáreas (La Domus Aurea). Además,
  • inició la guerra en contra de los judíos, que terminó con la destrucción de Jerusalén en el año 70.

7 – Bestia”. Además, Juan dijo que la bestia  “era y no es, y será” (Ap 17:8). Con esto, Juan estaba mostrando que la bestia:

  • “era”; es decir, gobernó en la antigüedad;
  • “no es”; o sea, no gobernaba en ese momento; pero
  • “será”; es decir, gobernará en el futuro; y para saber cómo “será” nos da una pista, diciendo “era”; es decir, actuará como una bestia que ya existió (posiblemente, Nerón). En el Imperio Romano se sabía quién había actuado como una “bestia”: Nerón.

Pero, para ser más específicos, notemos que la Biblia dice”

 La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será” (Ap 17:8).

Observemos que dice que la “bestia” “saldrá del abismo”. En el “abismo”, en el infierno, están los que han muerto sin Cristo, en pecado: y están, además, los demonios. El rey de ese lugar es Abadón o Apolión (Ap 9:11). Los muertos no pueden salir del infierno. Por eso, la “bestia”, que subirá del abismo, es un demonio de gran poder. Tengamos en cuenta que, el significado de Apolión es “Destructor”, lo que hará el anticristo.    [Abadón: Véase: 24]

Si dice que “era, no es y será”, entonces, posiblemente, es un demonio que habitó en Nerón; que no gobernaba en la época en la que Juan escribió el Apocalipsis;  y que, luego de subir del abismo, habitará en el anticristo.

Hemos dicho que, “posiblemente” es el mismo demonio que habitó en Nerón. ¿Por qué? Por lo siguiente:

  • El número 666, en hebreo, tiene el mismo valor numérico que la palabra “Nerón”;
  • el anticristo actuará como Nerón, quien trató de destruir a todo el pueblo de Dios, matando a los judíos y a los cristianos; y
  • el palacio en donde está la súper computadora, en Bruselas, tiene la forma de la cruz invertida de Nerón, la cruz del anticristo.

8 – Diferencias. Sabiendo qué el anticristo buscará ser adorado por toda la humanidad, Dios le reveló a Juan el Apocalipsis, para que todos los seres humanos sepan cuál será su destino eterno, si aceptan o no la marca del anticristo. En el Apocalipsis vemos que:

a – Marca o sello

  • Dios hará sellar a los que crean y obedezcan a Jesucristo, indicando que son de su propiedad (Ap 7:1-8; 14:1).
  • El diablo, por medio del anticristo, hará marcar a las personas, para indicar que son de su propiedad (Ap 13:17).

b – Cielo. Los que no acepten ser marcados serán asesinados, pero irán al cielo, resucitarán en el día del regreso de Jesucristo, y vivirán en el milenio, y por la eternidad en el cielo (Ap 6:9; 7:13-14; 13:7; 14:13; 15:2; 20:4).

c – Infierno. Los que acepten ser marcados serán juzgados por Dios y castigados con la muerte eterna, en el infierno y en el lago de fuego (Ap 14:9-11).

d – Ocultar. Es muy importante ver:

  • que desde hace casi 2.000 años Dios reveló, por medio del Apocalipsis, sobre la importancia de no ser marcados por el anticristo;
  • que ya estamos llegando a ese tiempo de gobierno; pero
  • que sobre este tema casi no se habla en las congregaciones; siendo que la iglesia tendría que estar preparando a la humanidad sobre el tema de lo que está por venir.

¿Por qué no se trata este tema? El diablo no quiere que los hombres sepan la verdad; por eso no quiere que se hable del anticristo, y de lo que él va a hacer; para que, cuando llegue ese tiempo, los hombres acepten ser marcados, ignorando las terribles consecuencias que esto les ocasionará.

Por eso, la gran responsabilidad que tenemos, como iglesia, es anunciar a todo el mundo qué es lo que está por suceder.

H – EL ESTABLECIMIENTO DEL REINO DE DIOS

Después de ver que el anticristo gobernará sobre todas las naciones, antes de la segunda venida de Cristo, podemos entender que, el reino de Dios será establecido en esta tierra luego del regreso de Jesucristo, y durará 1.000 años, tal como revela Ap 20:4.

En la actualidad Jesucristo reina espiritualmente en el corazón de los creyentes, y literalmente en el universo; pero en el milenio él reinará literalmente, sobre todas las naciones de esta tierra.

El gran problema que tenemos los creyentes es que, la gran mayoría desconoce el libro de Apocalipsis. Por esta razón, algunos hermanos, tomando diferentes textos aislados de la Biblia creen que, en nuestros días la iglesia establecerá el reino de Dios en esta tierra. Pero todo lo visto hasta aquí nos muestra que esto no es así.

Es más: algunos líderes religiosos aconsejan no leer el Apocalipsis. Por ejemplo: el Dr. Sanders contó que, luego de convertirse, se le aconsejó que no leyera el Apocalipsis. Pero cuando él lo leyó, Dios le mostró que lo que él había inventado (el microchip Verichip) es lo que será usado por el anticristo para marcar a las personas. Esto lo quebrantó. Tiempo más tarde se consagró al ministerio.

Nuestra misión no es establecer el reino de Dios en esta tierra; sino, predicar el evangelio del reino para dar testimonio (Mt 24:14), no para que las naciones estén sometidas bajo la autoridad de la iglesia; sino para que los pecadores salgan del reino de las tinieblas y pasen al reino de Dios (Col 1:13), por medio del arrepentimiento de sus pecados y la fe en Jesucristo.

Todo lo visto hasta aquí nos muestra:

  • que la iglesia no establecerá el reino de Dios en esta tierra;
  • que nuestra misión es predicar el evangelio del reino de Dios en todas las naciones, antes de que seamos arrebatados y comience el gobierno del anticristo;

y sabiendo

  • que las señales proféticas relacionadas con la segunda venida de Cristo ya han empezado a cumplirse;

entonces, viendo que llegó el tiempo

  • del gran derramamiento del Espíritu Santo,
  • de la gloria postrera, y
  • de la gran cosecha,

¡busquemos a Dios en oración, pidiendo que él nos dé el fuego del Espíritu Santo, los dones, la autoridad, el poder, la sabiduría, la santidad, en fin, todo lo que sea necesario para cumplir nuestra misión para levantar la cosecha, antes de ser arrebatados!

Citas bibliográficas:

1 – Anticristo

  • El Anticristo y su reinado – La Última Generación.
  • ¿Profetiza la Biblia acerca de un solo gobierno mundial y una sola moneda para los últimos tiempos? – GotQuestions.org Español.
  • El gobierno mundial del anticristo – ReyesySacerdotes.net.

2 – Diez reinos

  • Club de Roma, la ONU y los 10 reinos – espadadelespiritu.foroactivo.com.
  • La Supernación Profética #9 se está formando, con una fecha límite de Diciembre, 2015.
  • 10 reyes – 10 reinos | El Regresa – Elregresa.net.

3 – Templo

  • Un movimiento en Israel impulsa la construcción del Tercer Templo de Jerusalén.
  • Tercer Templo de Jerusalen: Los Utencilios ya estan listos segun Instituto del Templo.
  • Seleccionan sacerdotes para el Tercer Templo en Israel – NoticiaCristiana.com.
  • Proyecto de ingeniería del Tercer Templo, está casi listo – NoticiaCristiana.com.
  • Israel quiere levantar el Tercer Templo de Jerusalén – SIPSE.com.

4 – Gran tribulación

  • Quiénes pasarán la gran tribulación? – authorSTREAM.
  • Cuándo ocurrirá el Arrebatamiento en relación con la Tribulación? – GotQuestions.org Español.

5 – Origen del 666

  • LA HOJA: Origen del 666 y quien lo inventó – LA HOJA.
  • Babilonia, Nimrod y 666 (Tema 6) – Navegando del Pasado al Futuro.
  • El número 666, ligado al demonio y conocido como la marca de la Bestia – Te interesa saber.
  • El Número 666 de Apocalipsis 13:18 – Infonom.blogspot.com.ar.
  • La adoración solar y los días de la semana – David Nesher Blog.

6 – Museos

  • Gematria | Gematria – Matrix888.org.
  • File:Yuan dynasty iron magic square.jpg – Wikimedia Commons – Commons.wikimedia.org.

7 – Emperador

  • Aureliano (270-275) – Emperadoresromanos.blogspot.com.ar.
  • Introducción a Juliano Augusto [emperador y teólogo] – Resistencia.
  • Coloso de Nerón – Es.wikipedia.org.
  • Tardoimperio: El monoteísmo Solar en el Imperio Romano: la Iglesia Romana – Estudios de las ideas y las instituciones – Sites.google.com.
  • Emperador romano – Es.wikipedia.org.
  • Culto imperial (Antigua Roma) – Es.wikipedia.org.
  • Divi filius – Es.wikipedia.org.

8 – Kýrios

  • Análisis de la diferencia entre Jesús “el Salvador” y Jesús “el Señor” (IV) – P. Arieu Theologies Web.
  • Jesús Cristo es Yahvé (Jehová) el Señor Dios – Abideinchrist.org.
  • Persecución a los cristianos – Es.wikipedia.org.
  • kyrios – Strong’s number G2962 – Greek Lexicon | Bible Tools – Messie2vie – Messie2vie.fr.
  • El Evangelio según Lucas – Google Books.
  • El Engaño de los Testigos de Jehová – sujetosalaRoca.
  • Jesús Cristo es Yahvé (Jehová) el Señor Dios – Abideinchrist.org.
  • Jesús es el Kύριος – Sectasyverdades.blogspot.com.ar.
  • Significado de Kyrios – Significados.
  • El Dios del amor y de la paz – Google Books.
  • Jesucristo es el Señor (II) | Fundación Palabra de Vida – Adoracion.com.

9 – Basileus

  • Basileos – Es.wikipedia.org.

10 – César

  • César (título) – Es.wikipedia.org.
  • Jesucristo es el Señor (II) | Fundación Palabra de Vida – Adoracion.com.

11 – Código de barras

  • Microchip en humanos – el 666 en el hombre – Noticias – Taringa.net.
  • El sello de la Bestia del Apocalipsis: Código de Barras 666 – Ciencia y Educación – Taringa.net.
  • Microchip en humanos – el 666 en el hombre – Noticias – Taringa.net.

12 – Verichip

  • Lo que usted. va a ver ahora ppt descargar – Slideplayer.es.
  • Dura preparacion en lo por venir para tomar la “marca de la bestia – Cuttingedge.org.
  • Microchip que se implantara en los seres humanos – YouTube.
  • Breve explicación sobre el Verichip – 666 – La marca de la bestia – Findelsiglo.com.
  • VeriChip 2013 y la marca de la bestia 666 – La hora de despertar
  • La cuenta regresiva – Edición 004 – Ministeriolavozdedios.com.
  • 666 « Contra la apostasía – Elfindelaedad.wordpress.com.
  • La marca de la bestia 666 – Studylib.es.
  • PositiveID; Verichip; Cashless ID; 666 Mark of the Beast; Revelation 13 – Hopetotheend.com.

13 – Úlceras

  • Dr. Sanders: “Alertamos a los cristianos sobre el microchip” – eligionlavozlibre.blogspot.com.ar.

14 – Sanders

  • Dr Carl Sanders (espanol) testimonio Creador de el microchip “marca de la bestia”.
  • La marca de la bestia y el nuevo orden mundial 1° parte – acebook.com.
  • RELATO REAL Carl Sanders Criador Do Chip Da Besta 666 EUA ATE 2100. VideoDownload MP4, HD MP4, Full HD, 3GP Format And Watch – HDvidz.in – Hdvidzpro.pro.
  • The Testimony of Carl Sanders: “The Microchip” – Angelfire.com.
  • Señales antes del fin – Ultimageneracion2012.blogspot.com.ar.

15 – Charagma

  • Strong’s Greek:5480 -χάραγμα -charagma -graven, mark – Web-ministry.com.
  • G5480 – Diccionario Enciclopédico de Biblia y Teología – Biblia.work.
  • Alerta se acerca el 666” ::: Estudios Bíblicos ::: La Web Cristiana – Iglesia.net.
  • El “666” o el caso del micro chip – Yosoylavoz.org.
  • Strong’s Greek: 5480. χάραγμα (charagma) — a stamp, impress – Biblehub.com –
  • χάραγμα (charagma) – Strong 5480 – Lueur.org.
  • El microchip y la marca de la bestia – Kensongonzalez.blogspot.com.ar.

16 – Religión solar

  • Sol (mitología) – Es.wikipedia.org.
  • Dios solar – Es.wikipedia.org.
  • Ra (mitología) – Es.wikipedia.org.
  • Asiria – Es.wikipedia.org.
  • Babilonia – A traves de las Escrituras.
  • Imperio aqueménida – Es.wikipedia.org.
  • Sol Invictus – Es.wikipedia.org.

17 – Stigma

  • chi xi stigma <5516> – Nomor Strong Yunani – Alkitab SABDA – Alkitab.sabda.orgç.
  • stigma <4742> – Nomor Strong Yunani – Alkitab SABDA – Alkitab.sabda.org.
  • Ϛ – Es.wikipedia.org.

18 – 666

  • Strong’s Greek: 5516. χξϛ (chxs) — abbreviation for six hundred sixty-six – Biblehub.com.

19 – Imperios

  • Imperio egipcio – Es.wikipedia.org.
  • Asiria – Es.wikipedia.org.
  • Imperio babilónico – Es.wikipedia.org.
  • Medo – Persia – Atlasdelabiblia.wordpress.com.
  • Alejandro Magno – Es.wikipedia.org.
  • Imperio romano – Es.wikipedia.org.

20 – Súper computadora

  • La súper computadora de Bruselas: La bestia, Lista para marcar con el Chip 666 – La hora de despertar.
  • La super computadora del anti-cristo 666 La super computadora “La Bestia” – Facebook.com.
  • No se dejen marcar – Corsarioblanco.org.

21 – ONU

  • EL NUEVO ORDEN MUNDIAL – Elpoderdelapalabradedios.blogspot.com.ar.
  • La ONU ya habla de una moneda única para todo el planeta – Rafaela.com.
  • Ultimas noticias profeticas del fin de los dias. Cristo viene por su iglesia ya!! – Jesucristoesperanzadegloria.blogspot.com.ar.
  • Una sola Religión Mundial al servicio de la ONU – La verdad oculta.

22 – Nerón

  • Análisis de la diferencia entre Jesús “el Salvador” y Jesús “el Señor” (IV) – P. Arieu Theologies Web.
  • Gran incendio de Roma – Es.wikipedia.org.
  • Nerón, Emperador de Roma (37-68). » MCNBiografias.com – Mcnbiografias.com.
  • La Domus Aurea. la extravagancia de nerón!!! – “Una de romanos”… historias que hacen Historia!!!

23 – 616

  • Significado del “666” en el Apocalipsis – Ministerio Sanando La Tierra.
  • El papiro Oxyrhynchus 4499 y el número de la Bestia – La Verdad y solo la Verdad.
  • 666 ? [Archive] – Georgia Outdoor News Forum.

24 – Abadón

  • Abadón – MIAPIC –

Capítulo 17

¡AQUÍ VIENE EL ESPOSO,

SALID A RECIBIRLE!

¡El Espíritu Santo está anunciando, en todo el mundo, que Jesucristo está por venir! ¡Llegó el tiempo del casamiento celestial, entre Jesucristo y la iglesia! ¡Pronto Dios nos llevará, por medio del arrebatamiento, a las bodas celestiales!

TEXTO BÍBLICO

Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo. Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron. Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle! Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas. 10 Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. 11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! 12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. 13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir. (Mt 25:1-13)

A – COMPARACIÓN

Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo” (vs. 1).

Jesús comparó el reino de los cielos (aquí en la tierra), o sea, la iglesia, con 10 señoritas, ó 10 doncellas, lo que en la actualidad se  conoce en los casamientos con el nombre de “Damas de Honor”; que esperaban la llegada del esposo.

En esta parábola las vírgenes ocupan el lugar de la esposa (por eso ella no aparece).

Entonces, las 10 vírgenes representan a toda la iglesia.

Jesús eligió la figura de la “virgen” para representar a los creyentes, para hablar de la santidad, en relación con su segunda venida; ya que, la Biblia dice que, sin santidad nadie verá al Señor (Heb 12:14).

B – COSTUMBRE

1 – Esposos. En esa época, los novios eran llamados “esposos” desde del día del compromiso matrimonial, aunque no vivían juntos. Por eso, la llegada del novio, en el día del casamiento, se anuncia como la llegada del “Esposo”. Por eso, en Apocalipsis dice: “el Espíritu y la Esposa dicen ven” (Ap 22:17).

Desde el momento en el que aceptamos a Jesucristo en nuestro corazón y le obedecemos como nuestro Rey, estamos “comprometidos” con Jesús, o tal como se decía en la antigüedad, estamos “desposados” con él. Por eso Pablo dijo:

Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo” (2 Co 11.2).

El “desposorio” era el compromiso matrimonial (Mt 1:18-19).

La “presentación” a la que Pablo hace referencia, era el casamiento (Ef 5:27; Col 1:22, 28).

2 – Preparación. La costumbre judía era que, después del compromiso, el novio volvía a la casa de su padre, y preparaba el lugar en el que viviría con su esposa. Por eso, Jesús dijo:

“En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis” (Jn 14:2-3).

3 – Día y hora. La preparación duraba, por lo general, un año. El novio no sabía cuándo regresaría. Cuando el padre veía que todo estaba preparado, autorizaba que fuera a buscar a la novia. Por eso Jesús dijo:

“Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre” (Mt 24:36).

4 – Desfile con antorchas y lámparas. En aquella época la fiesta de casamiento comenzaba con la llegada del novio, a la casa de la novia, acompañado por sus amigos, los cuales llevaban antorchas. Entonces, alguien anunciaba la llegada del novio; y la novia salía de su casa acompañada por sus amigas, cada una de las cuales llevaba una lámpara para alumbrar el camino en medio de la noche; y todos juntos se dirigían a la casa del novio; lugar en donde los novios se casaban.     [Bodas: Véase: 1]

C – CUADRO PROFÉTICO

Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas” (vs. 2).

Proféticamente Jesús declaró que, en el momento de su regreso la iglesia estará dividida en dos grandes grupos:

  • Cinco responsables, prudentes; y
  • Cinco descuidadas, insensatas.

Es decir, una parte de la iglesia está formada por creyentes nacidos de nuevo, que le entregaron sus vidas a Jesucristo; y la otra parte está formada por creyentes nominales, que no son salvos, que asisten a la iglesia; pero que nunca le entregaron verdaderamente sus vidas a Jesucristo. Quizás creen que son salvos porque hicieron “la oración del pecador”, pero no se arrepintieron de sus pecados; o quizás, creen que son salvos nacieron en un hogar cristiano.

D – LÁMPARAS Y VASIJAS

Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;  mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas” (vs. 3-4).

La “lámpara” es la palabra de Dios, la Biblia.

“lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera sobre mi camino” ( Sal 119:105).

Las prudentes: llevaron, además de la lámpara, una vasija con aceite, por “prudencia”, por si el esposo llegaba más tarde. La vasija era algo así como una botellita con aceite complementario.

En la iglesia todos tienen la lámpara, la Biblia; pero no todos tienen la vasija con aceite, símbolo del Espíritu Santo, símbolo de la salvación; y por eso no entrarán en el cielo.

E – FIGURAS

¿Por qué el Señor usó las figuras de “la lámpara”, “el fuego”, “la luz”, “la vasija con aceite”, para hablar del tiempo de su regreso?

1 – Propósito. El propósito de Dios es que su pueblo esté lleno del Espíritu y que dé testimonio, para que otros puedan entrar en su reino; y para que los pecadores sepan cual es el verdadero Dios. Esto está simbolizado perfectamente con una lámpara llena de aceite, y que alumbra por medio del fuego.

Por esa razón, desde el principio y hasta el final de la historia, Dios usa la imagen de una lámpara; porque el aceite y el fuego son símbolos del Espíritu Santo.

Por eso, al PRINCIPIO Dios se le apareció a Abraham en una zarza ardiente; y al FINAL, los que tengan la lámpara con fuego entrarán en el cielo.

2 – Tinieblas. Jesús sabía:

  • que antes de su venida habría tinieblas espirituales; representadas en la parábola de las 10 vírgenes por la noche; tinieblas que entrarían aún en la iglesias, durmiendo a los creyentes (por eso, todas las vírgenes estaban “durmiendo”); pero
  • que, la iglesia volvería a encenderse (por eso habla de llenar las lámparas con aceite), para alumbrar con la palabra de Dios y con el fuego del Espíritu Santo.

Las tinieblas han entrado, en muchas congregaciones. Por ejemplo:

  • Enseñando doctrinas de demonios.
  • Apagando las lámparas. “No apaguéis al Espíritu” (1 Ts 5:19). “Te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que hay en ti” (2 Tim 1:6).
  • Enfriando el amor. “y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mt 24:12).
  • Durmiendo a los creyentes.

3 – Alumbrar ¿Cómo debemos alumbrar? Debemos alumbrar con la gloria de Dios. Por lo general hemos tratado de alumbrar con nuestras propias capacidades, con nuestras buenas acciones. Pero Dios quiere que pasemos a una dimensión superior: alumbrar con la gloria de Dios; es decir, debemos ser canales de su gloria; y para esto tenemos que depender para todo del Espíritu Santo.

Por eso, en Ef 5:18 dice: “Sed llenos del Espíritu”. En griego, está escrito

  • en imperativo presente, es decir, se nos ordena a que continuamente estemos llenos del Espíritu. Además;
  • la acción verbal está en voz pasiva; o sea, la idea es “sed llenados”, permitan que Jesús les llene del Espíritu Santo; porque, el sujeto de la acción, el que actúa, es Jesucristo, derramando el Espíritu Santo en nosotros.

4 – Testimonio. El Señor siempre ha querido que su pueblo esté alumbrando continuamente, para que en este mundo siempre esté presente el testimonio de Dios; es decir, para que los hombres puedan ver siempre una lucecita que les muestre el camino por dónde ir.

Por eso Jesús dijo que él es la luz del mundo (Jn 8:12); y que nosotros somos la luz del mundo (Mt 5:14). Jesucristo es la luz, y nosotros alumbramos con el aceite y el fuego del Espíritu Santo.

Pero en esta época, la luz se está apagando.

5 – El candelabro del templo. Para poder entender mejor esto de que nuestra función es alumbrar, tengamos en cuenta que, en el templo de Jerusalén las luces del candelabro de siete brazos (la  “Menorá”), tenían que estar continuamente encendidas (Lv 24:2).     [Menorá: Véase: 2]

El candelabro era una copia de la zarza ardiente que vio Moisés (Ex 3:3), zarza que ardía con fuego celestial. Sabemos que el candelabro era una copia de la zarza porque, en la Menorá llevada por los romanos a Roma, y que aparece en el arco de Tito, podemos ver cómo era el candelabro del tempo.

Dios tomó la zarza como modelo para hacer el candelabro. Pero, ¿Por qué Dios eligió la figura de la zarza ardiente para que sea un símbolo de la luz de Dios entre los hombres, el testimonio celestial? Dios eligió la figura de la zarza ardiente para que sea un símbolo del testimonio celestial de Dios entre los hombres, porque, lo importante no está en el excelente material de las ramas de la zarza, ni en las grandes actividades que las mismas realizan. Lo importante está en el hecho de que, el fuego de Dios arde en la zarza y atrae a los hombres, así como Moisés fue atraído al ver la zarza ardiente.

En un avivamiento el Espíritu Santo atrae a los pecadores, si su fuego está ardiendo  en nuestras vidas.

6 – Los milagros de Dios

Es muy importante tener en cuenta que, en la historia Dios hizo milagros en relación con los candelabros.

a – El primer milagro

En el 138 a.C. los macabeos reconquistaron Jerusalén de los sirios. Como el candelabro había sido robado por los sirios, los judíos lo volvieron a hacer. Pero el aceite que tenían alcanzaba solo para un día. Entonces Dios hizo el milagro de que la lámpara ardiera 8 días, hasta que ellos pudieran volver a tener aceite. Del mismo modo, Dios nos da el aceite para que podamos alumbrar.

En recuerdo de este milagro los judíos hicieron un candelabro de 9 brazos. Esto se recuerda en la fiesta de Janucá.      [Janucá: Véase: 3]

b – El segundo milagro

Todos los días, cuando el sacerdote principal, el encargado de reabastecer el aceite de las lámparas del candelabro de 7 brazos (la Menorá), entraba en el Lugar Santo, en el templo en Jerusalén, se encontraba con que, si bien todas las lámparas estaban alimentadas con la misma cantidad de aceite (el cual duraba para un día), aunque todas las lámparas estuvieran apagadas, la lámpara central duraba un día más. Por eso, el sacerdote encendía todas las lámparas usando el fuego de la lámpara central. Por esta razón, la lámpara central era llamada “La lámpara de Dios”.

Esto nos muestra que,

  • el pueblo de Dios tenía que ocuparse para que las lámparas ardieran continuamente; pero,
  • si habiendo hecho todo lo necesario el aceite faltaba, entonces, milagrosamente Dios hacía que la lámpara central continuara ardiendo.

c – El tercer milagro

Pero a partir del momento de la muerte de Jesús, en el año 30, la lámpara central, la lámpara a la que los judíos llamaban “La lámpara de Dios” en el templo, se apagó; y nunca más pudo volver a ser encendida, hasta el día de la destrucción del templo, en el año 70. Es decir, durante 40 años la lámpara central no pudo volver a ser encendida.

¿Por qué se apagó la “La lámpara de Dios” en el templo, cuando Jesús murió? La lámpara del templo se apagó en el templo porque, esa lámpara era simbólica de la verdadera “Lámpara de Dios”: Jesús, la luz del mundo; la lámpara que se había apagado al morir en el monte Calvario.

Jesucristo es esa lámpara que nos da su fuego para seguir alumbrando, cuando hemos dejado de alumbrar.

d – Jesucristo es la Lámpara de Dios

Pero, hay más sobre este tema. El apóstol Juan contó que él vio a Jesucristo en medio de un candelabro de 7 brazos (Ap 1:12-13, 20); es decir, Juan vio a Jesucristo en el lugar en el que estaba la lámpara central del candelabro, la llamada “Lámpara de Dios. O sea, Jesucristo es la “Lámpara de Dios” que nos da el fuego del Espíritu Santo. ¡Aleluya

12 Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro,    13 y en medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro” (Ap 1:12-13, 20).

Entonces, el candelabro simboliza a Jesucristo en medio de la iglesia.

Todo esto nos revela que,

  • nuestra responsabilidad es mantener la llama del Espíritu ardiendo en nuestros corazones, y que,
  • el fuego del ES nos lo da Jesucristo.

e – El candelabro celestial

“delante del trono ardían siete lámparas de fuego (Ap 4:5).

El candelabro celestial ilumina, delante del trono de Dios, por medio del  fuego del Espíritu Santo.

f – Alumbrar por medio del Espíritu Santo.  En Zacarías dice que, el aceite de las lámparas del candelabro, el aceite que hacía que las lámparas alumbraran, era el Espíritu Santo.

“No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Za 4:6).

Es decir, la única forma de cumplir nuestra misión de ser la luz del mundo es, depender del aceite y del fuego del Espíritu Santo.

g – Israel – Iglesia

Antes, el candelabro de Dios era Israel. La Menorá es uno de los más antiguos símbolos nacionales del pueblo de Israel.

Ahora, el candelabro es la iglesia: “los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias” (Ap 1:20).

El propósito de Dios es que su pueblo siga alumbrando a través de todos los tiempos; es decir, que el testimonio de Dios esté presente continuamente.

Entonces, alumbramos

  • con el fuego q nos da Jesucristo (Ap 1); y
  • con el aceite del Espíritu Santo que fluye por medio nuestro (za 4).

Todo lo visto hasta aquí nos muestra la importancia que tiene que la iglesia esté esperando al Señor, con sus lámparas encendidas,

  • para dar testimonio de la gloria de Dios, y
  • para que los pecadores sepan quién es el verdadero Dios.

F – TARDANZA

Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron” (vs. 5).

1 – Preparación. La tardanza reveló quienes estaban preparados y quiénes no. En la actualidad, aparentemente, todos los que están en la iglesia están preparados para el arrebatamiento, preparados para ir a la presencia del Señor. Pero fue la tardanza del esposo la que reveló la situación real de cada una.

2 – Salvación. Según esta profecía de Jesús, la mitad de la iglesia en el día de hoy piensa que es salva y no lo es. Por eso te preguntó: ¿Hay evidencias en tu vida que eres salvo? Si en tu corazón hay alguna duda, frente a la duda, ¡vuelve a entregar tu vida al Señor!

3 – Perdieron el primer amor. Hay algunos que hace unos años estaban llenos del primer amor. Pero en la actualidad sólo quedan brasas de ese fuego. Hermano: ¡Tu corazón tiene que estar lleno de fuego, lleno de amor!

4 – Amor. ¿Por qué el Esposo tarda? Jesucristo no ha venido aún por el gran amor de Dios, que no quiere que ninguno se pierda.

5 – Apostasía. La tardanza está manifestando cuál es la iglesia fiel y cuál la iglesia apóstata. Así como la tardanza del esposo llevó a dividir el grupo que esperaba al esposo, del mismo modo, la tardanza, en la actualidad, está dividiendo a la iglesia, entre la iglesia fiel y la iglesia apóstata; o sea, los que sólo lo son de nombre, los modernistas, los que no creen en los milagros, en la segunda venida, etc. Esto no hubiera sucedido si Jesucristo  hubiera venido hace varios años. Entonces, la tardanza del esposo está evidenciando quiénes son verdaderos creyentes.

G – SE DURMIERON

“cabecearon todas y se durmieron” (vs. 5).

Según la profecía de Jesús, antes de su regreso, la iglesia dormirá con respecto a la verdad de la segunda venida.

Y esto se está cumpliendo hoy en día porque, en general, no se enseña el tema de la segunda venida. Hace unos 50 años se enseñaba mucho acerca de este tema; pero actualmente, no se enseña casi nada.

H – MEDIANOCHE

Y a la medianoche” (vs. 6).

Jesucristo vendrá en un momento de grandes tinieblas. Al decir que él vendrá en medio de la noche, está revelando cómo será la época de su venida: La maldad, las tinieblas espirituales, serán cada vez mayores.

Según la enseñanza de Jesús, él vendrá “a la medianoche”; es decir, a las doce de la noche, según nuestra forma de contar el tiempo. Por supuesto, esto es una forma simbólica de hablar. No sabemos cuándo regresará Jesucristo. Pero él vendrá cuando la maldad se haya multiplicado.

En relación con esto que Jesús dijo que él vendrá a la medianoche, varios siervos de Dios recibieron una visión, en la que aparecía un reloj, cuyas agujas estaban por dar las doce. Por ejemplo:

1 – Un minuto. En el año 2007 Dios le mostró al profeta David Owuor la visión de un reloj en el que faltaba un minuto para las doce. Además, Dios le dijo que a la medianoche el Señor regresará; y que, le diga a su pueblo que se arrepienta, se despierte, se purifique, y que prepare el camino para la venida de Jesucristo.

2 – El reloj del Apocalipsis. Desde 1947, un grupo de científicos de la universidad de Chicago edita cada año el “Boletín de los científicos atómicos”, en cuya portada aparece el llamado Reloj del Apocalipsis” o “Reloj del Juicio Final”;  con el que intentan visualizar a cuántos minutos de la medianoche, de la destrucción nuclear, está la humanidad, teniendo en cuenta los acontecimientos mundiales. En este año (2018), los científicos han dicho que, según ellos, estamos a solo 2 minutos de la medianoche. ¡La ciencia confirma lo que dice la Biblia y lo que está diciendo el Espíritu Santo!

I – ¡VIENE EL ESPOSO!

“¡Aquí viene el esposo” (vs. 6)

En estos días el Espíritu Santo está anunciando a la iglesia, en todo el mundo, que ¡viene el Esposo! ¡Llegó el tiempo de Dios!

¡Llegó el tiempo anterior a la segunda venida de Jesús! ¡Jesucristo está por venir!

¡Viene el Esposo! ¡Este es el mensaje más importante del Espíritu Santo a la iglesia en el día de hoy!

Las señales proféticas, anteriores a la segunda venida de Jesucristo, ya se han empezado a cumplir!

¡Es tiempo de buscar el gran derramamiento del Espíritu Santo, para tener poder, para anunciar el mensaje de salvación y levantar la gran cosecha!

Yiye Avila contó que en una campaña, Dios le dio una visión a un evangelista, el cual vio que comenzaba una terrible guerra atómica; y escuchó la voz de Jesús que decía:

  • que el tiempo del fin está a la mano;
  • que los dones del Espíritu serán restaurados;
  • que veremos milagros como nunca han sido vistos,
  • que muchos no estarán preparados para su venida;
  • que los falsos profetas engañarán a muchos;
  • que tenemos que seguirle a Él y seguir la guía del Espíritu;
  • que el tiempo que queda es corto;
  • que oremos y estemos despiertos para no ser engañados;
  • que el juicio de Dios caerá en esta generación;
  • que antes de que venga lo peor seremos arrebatados; y
  • que no olvidemos que el tiempo del fin está a la mano. [Yiye Avila Véase: 4]

J – ¡SALID A RECIBIRLE!

”¡Salid a recibirle! (vs. 6).

¿Por qué, frente a la llegada del Esposo (Jesucristo) la Biblia dice que salgamos a recibirle? Para entender esto tenemos que conocer dos costumbres de la época de Jesús.

1 – Casamiento.  En esos días, el casamiento comenzaba con la llegada del novio a la casa de la novia; quien le estaba esperando junto con sus amigas. Entonces, uno de los amigos del novio anunciaba que el novio estaba llegando; y que salieran a recibirle. Luego de esto, la novia y sus amigas salían a recibirle, se unían al desfile, y todos juntos se dirigían al lugar en donde se realizaría la ceremonia.

2 – Apantésis.  Acompañar al Rey. En el libro “Nuevo Comentario de la Biblia”, F. F. Bruce declara que, en la época helenística, cuando un dignatario se acercaba a una ciudad, en visita oficial (parousía), las personas más importantes de la ciudad salían a recibirlo y escoltarlo hasta su destino. Este acompañamiento era llamado “apantésis”. Entonces, “apantésis” era el recibimiento oficial que le daban a la autoridad que venía.

Por eso Pablo dijo que, cuando venga Jesucristo, el Rey del universo, las personas más importantes de este mundo, la iglesia, saldrá a recibirlo y acompañarlo. ¡Aleluya”

Un ejemplo de “apantésis” (recibir, encontrar), o sea, salir para recibir al que llega y acompañarlo hasta su destino, está en Hch 28; donde, dice Pablo que cuando él se estaba acercando a Roma, los creyentes salieron de la ciudad para recibirlo, y luego lo acompañaron.

de donde, oyendo de nosotros los hermanos, salieron a recibirnos hasta el Foro de Apio y las Tres Tabernas; y al verlos, Pablo dio gracias a Dios y cobró aliento” (Hch 28:15).

Uso técnico

  • Mt 25:6; 1 Ts 4:17: “Recibirle”. En griego: “απαντησιν” (G529). Palabra original: ἀπάντησις.  Transcripción: apantésis (sustantivo femenino). [Apantésis: Véase: 5]

3 – Recibir a Jesucristo. Entonces, en la antigüedad, el término “apantésis”, era usado, tanto para la llegada del novio, como para la llegada del rey; y significaba: salir, de la casa o de la ciudad, para ir a recibir al que estaba llegando.

Del mismo modo, sabiendo que Jesucristo el Rey y el Esposo está llegando, tenemos que “salir a recibirle”. Pero, ¿Qué implica esto? ¿Significa que tenemos que dejar de trabajar, dejar de estudiar, etc.? ¡NO!  “Salir” es cambiar totalmente nuestra forma de vivir;  es “salir” de una forma de vida en pecado, para entrar a vivir en santidad.

  • Materialmente seguiremos trabajando, estudiando, pero
  • espiritualmente comenzaremos a vivir como si hoy viniera a buscarnos el Señor: arrepintiéndonos de todo pecado, perdonando, devolviendo lo robado, etc.

4 – Arrebatamiento. En el momento del arrebatamiento la iglesia saldrá de este mundo, para recibir (apantésis) al Señor en el aire.

“Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir  (apantésis)   al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (1 Ts 4:17).

Cuando venga Jesucristo le recibiremos en los cielos, el día del arrebatamiento, si en el día de hoy le hemos recibido en nuestro corazón.

Si por la forma en que tú vives (cometiendo pecados) no estás seguro de tu salvación, ¡vuelve a recibir a Jesús en tu corazón! ¡Pídele perdón por todos tus pecados! ¡Pídele que él llene tu vida del Espíritu Santo!

“Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Jn 1:12).

5 – Tres momentos en la historia

En la parábola de Jesús se presentan tres momentos de la historia:

a – Salieron”. Esto ocurrió al principio de la era cristiana: la iglesia esperaba la llegada del Señor en esa época.

“Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo” (vs. 1).

b – Se durmieron”. Luego, durante siglos la iglesia se durmió, dejando de esperar la llegada de Jesucristo; y

“Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron (vs.  5).

c – Salid”. En esta época el Espíritu Santo está diciendo a la iglesia que salga a recibir al esposo.

“Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle! (vs. 6).

Es de notar que, en las primeras décadas del 1900 se predicaba sobre la segunda venida continuamente. Pero luego y hasta ahora, siendo que Jesucristo ya está por venir, el mensaje de la segunda venida y del arrebatamiento casi no se predica.

6 – Salid a recibirle. Aquí está la esencia del mensaje del evangelio; “Salir”, y “Recibirle”.

a – “Salid”. Salir es un llamado a dejar todo lo que sea pecaminoso.

Durante toda la historia Dios ha repetido este mensaje, de una o de otra forma. Por ejemplo:

  • “Salir” del reino de las tinieblas, para entrar en el reino de Dios (Col 1:13).
  • “Salir” del sistema religioso llamado: “la gran Babilonia” (Ap18:4).
  • “Salir” del sistema de este mundo, para entrar a formar parte de la iglesia, la familia de Dios.

Uso técnico

  • Iglesia”. En griego: “ἐκκλησία” (G1577). Transcripción: ekklésia (sustantivo femenino). Esta palabra es una combinación de: 1) “εκ” (ek, G1537), que significa: “fuera de”; y 2) “καλέω” (kaleō, G2564), que significa: “llamar”.
  • Significado: 1) en sentido común, es la asamblea de los que han sido llamados para salir de sus hogares, para reunirse en un lugar público; 2) en el sentido religioso, es la iglesia, la reunión, de los que han sido llamados por Dios para salir del mundo. [Ekklésia: Véase: 6]

Entonces, “salir”  es dejar todo lo que sea pecado, todo lo negativo; es arrepentirnos.

b – “Recibirle. Luego de arrepentirnos, de dejar todo lo negativo; luego de “salir” de todo lo que es de este mundo: lo que sigue ahora es recibir todo lo positivo, todo lo que es de Dios.

Por eso tenemos que “recibir” a Jesucristo en nuestro corazón; y recibir todo lo que él tiene para nosotros.

c – Anuncio. Notemos con atención que, frente al anuncio de que el Esposo viene, todas las doncellas reciben la orden de “salir y recibirle”. Para las insensatas, esto es un llamado a la salvación; pero, para las prudentes, esto es un llamado a la santificación.

K – SE LEVANTARON

“Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron” (vs. 7).

En estos días el Espíritu Santo está despertando a la iglesia en todo el mundo anunciando que Jesucristo está por venir.

La Biblia dice:

“Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.  La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz” (Ro 13:11-12).

Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo” (Ef 5:14).

¡Es hora de despertar a la realidad de la hora en la que estamos viviendo!

L – ARREGLAR

“y arreglaron sus lámparas” (vs. 7).

Es hora de arreglar nuestras “lámparas”; es decir, quitar de nuestra vida todo lo negativo; y llenarnos del Espíritu Santo.

Proféticamente Jesús declaró que, instantes antes de su regreso, la iglesia se levantará, arreglará sus lámparas y las llenará de aceite. Para poder entender esto, es necesario saber que, las “lámparas”, en la antigüedad, estaban formadas por, un recipiente con aceite, dentro del  cual había una mecha. Al arder por largo rato, era necesario cortar de la mecha la parte quemada.

1 – Quitaron de la mecha la parte quemada, para poder alumbrar.

  • ¿Qué cosas tienes que quitar de tu vida?
  • ¿Qué arreglos tienes que hacer?
  • ¿De qué pecados tienes que arrepentirte?

2 – Las llenaron de aceite. ¡Esto es lo más importante que tenemos que hacer en esta época;  ¡Llenar nuestras lámparas con el Espíritu Santo! Esto implica:

  • buscar el bautismo en el Espíritu;
  • buscar la gloria de Dios;
  • buscar el rostro del Señor, etc.

¡No te quedes esperando a que, algún día, en alguna reunión, cuando venga algún siervo de Dios, en ese día seas lleno del poder de Dios! En tu casa, en la calle, en donde estés, ¡Busca ser lleno del Espíritu Santo!

3 – Último avivamiento mundial. Sí al saber que viene Jesucristo, la iglesia se despertará, cargará sus lámparas, entonces, el último avivamiento mundial vendrá a consecuencia de saber que Jesucristo viene.

En los grandes avivamientos, en otros tiempos, el énfasis fue: la salvación por fe, la santidad, etc. En este último avivamiento, el énfasis será saber que Jesucristo está por venir.

4 – Gloria postrera. ¡Esto es profético! Antes de la segunda venida, la iglesia, en todo el mundo, arreglará sus lámparas, las llenará de aceite y dará más luz que la que estaba dando hasta ese momento; o sea, alumbrará con mayor fulgor, con mayor gloria. ¡Esta será la gloria postrera, la que será mayor que la primera! (Hg 2:9). Esta será la manifestación del Espíritu Santo más grande de la historia.

Esto ocurrirá en todo el mundo, por eso, será un avivamiento mundial. Este avivamiento no estará localizado en una región, como fueron los anteriores avivamientos, sino que será mundial.

Antes de la segunda venida de Jesucristo ocurrirá (y ya está ocurriendo), el gran derramamiento del Espíritu Santo, para llenar a la iglesia de gloria.

Todos tenemos que tener el aceite del Espíritu Santo en nuestras lámparas porque, recordemos que Jesús dijo que sin fuego en las lámparas no entraremos en la casa del novio, no entraremos en los cielos.

5 – Llenos. Pero, ¿por qué tenemos que estar llenos del Espíritu Santo en esta hora de la historia? Por varias razones:

a – Lo negativo

(1) – Maldad. Tengamos en cuenta que, en esta época la maldad se multiplicará y esto llevará a que muchos se enfríen en su fe. y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mt 24:12).

(2) – Resistir. Por qué, sin la llenura del Espíritu Santo los creyentes no podrán resistir

  • a las tentaciones cada vez mayores que vendrán del mismo infierno.
  • a la terrible persecución mundial que se desatará en contra de la iglesia, que llevará a que la iglesia se divida, entre la iglesia apóstata y la iglesia fiel. “Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán” (Mt 24:9-10).

b – Lo positivo

(1) – Cosecha. La llenura del Espíritu Santo nos permitirá levantar la gran cosecha.

(2) – Alumbrar. La llenura del Espíritu de Dios nos llevará a seguir alumbrando en medio de las tinieblas. “Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria” (Is 60:2).

6 – Efecto dominó. Entonces, saber que Jesucristo está por venir llevará

  • a que los creyentes se despierten;
  • a que arreglen sus lámparas (arrepentimiento, santificación);
  • a que busquen el aceite de la unción, la llenura del Espíritu;
  • a que ocurra un gran derramamiento del Espíritu Santo (la gloria postrera); es decir
  • a que ocurra un gran avivamiento mundial, y esto llevará
  • a que podamos levantar la gran cosecha, antes de ser arrebatados.

M – DADNOS DE VUESTRO ACEITE

“Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan.  Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas” (vs. 8-9).

¿Por qué las prudentes no compartieron su aceite? No compartieron su aceite porque, cada uno debe ir a Jesucristo para conseguir su aceite, su salvación.

Sabiendo que Jesucristo está por venir, ahora es tiempo de buscar el aceite celestial, de comprar de Dios, sin dinero (Is 55:1).

Todas las bendiciones de Dios las recibimos sin pagar nada. Contrariamente a esto, el diablo ha creado un sistema religioso en donde, si queremos recibir algo de Dios tenemos que pagar. Toda enseñanza que diga que para recibir alguna bendición de Dios hay que pagar o hay que dar dinero, es satánica.

N – PREPARADAS

Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta” (vs. 10).

El Espíritu Santo ha revelado que muchos no estarán preparados para la segunda venida.

Estar preparados es estar listos para partir. Jesús dijo:

 “ Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que no penséis, el Hijo del Hombre vendrá” (Lc 12:40).

”Estén ceñidos vuestros lomos, y vuestras lámparas encendidas” (Lc 12:35).

Los orientales usaban ropa suelta, pero para trabajar tenían que ceñirla, ajustarla. “Ceñidos” es estar listos para partir. Lo mismo sucedió en la pascua en Egipto (Ex 12:11).

¿Cómo preparanos?

  • Asegurarnos. ¿Estás seguro que eres salvo?
  • Santidad. ¿Estás viviendo en santidad? Recuerda que, la Biblia dice que sin santidad nadie verá al Señor; o sea, no entrará en el cielo (Heb 12:14).

Estamos viviendo en días de preparación. Jesús está preparando nuestra casa allá en el cielo; y nosotros debemos prepararnos, viviendo en santidad, para ir a nuestra casa celestial.

Ñ – SE CERRÓ LA PUERTA

“y se cerró la puerta.” (vs. 10)

La Biblia revela dos puertas  cerradas por  Dios:

  • La primera vez que Dios cerró la puerta fue antes de caer el diluvio (Gn 7:16). La oportunidad de salvarse había terminado.
  • La segunda vez que Dios cerrará la puerta será el día del arrebatamiento. ¿Qué significa esto de que la puerta será cerrada? Esto significa que, luego de que ocurra el arrebatamiento nadie más será arrebatado. Los que queden en esta tierra tendrán que sufrir las plagas apocalípticas, en el tiempo del anticristo.

O – NO OS CONOZCO

“Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: !Señor, señor, ábrenos! Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco” (vs. 11-12).

Jesucristo conoce a los que son suyos. Si él dirá: “No os conozco”, será porque nunca le entregaron sus vidas a él. Es decir, eran cristianos nominales, de nombre.

             “Conoce el Señor a los que son suyos;” (2 Ti 2:19).

“Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas” (Jn 10:14).

“Entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” (Mt 7:23).

P – VELAD

“13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir” (vs. 13).

Velar, en el original griego (“γρηγορέω”, grégoreó, G1127), es estar vigilantes, despiertos. Es decir, debemos estar siempre preparados, porque no sabemos cuándo vendrá Jesucristo.

Lo que sí sabemos es que está por venir.

Capítulo 18

PENTECOSTÉS

“Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne” (Hch 2:17).

¡Estamos viviendo en esos últimos días! Por eso, ¡Viene un gran derramamiento del Espíritu Santo sobre todas las naciones! El primer derramamiento del Espíritu, en Pentecostés, fue sobre los discípulos que estaban en Jerusalén; pero Dios anunció que en los últimos días derramará su Espíritu sobre toda carne, sobre todos los seres humanos, y eso es lo que viene ahora. Por eso, la Biblia dice que, “La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Hg 2:9).

El Pentecostés glorioso del que estamos hablando, ocurrió hace unos 2.000 años; pero anterior a este Pentecostés que celebramos los cristianos, los judíos tuvieron un gran encuentro con Dios, al que también le llamaron “Pentecostés”. ¿Lo sabías? Nuestro Pentecostés tuvo un paralelismo extraordinario con ese otro Pentecostés:

  • los dos ocurrieron en el mismo día del año;
  • en los dos el fuego de Dios descendió, etc.

Por medio de este extraordinario paralelismo Dios quiere enseñarnos verdades gloriosas. Por eso, vamos a ver los dos Pentecostés, el judío y el cristiano.

A – LA LEY

1 – De Moisés. El día siguiente de la Pascua (Ex 12) los judíos salieron de Egipto; y 50 días más tarde, en el monte Sinaí (Ex 19:11), Dios descendió y le entregó a Moisés la la ley (los 10 mandamientos) (Ex 20).

Dios instituyó que este día fuera celebrado como fiesta (Lv 23:15-21): la fiesta de Shavuot (significa “semanas”); que por ser celebrada 50 días después de la Pascua, fue traducida al griego en la Septuaginta como “Pentecostés” (que quiere decir “cincuenta”).       [Shavuot, 50 días. Véase: 1]       [Shavuot. Véase: 2]       [Pentecostés. Véase: 3]

Entonces, de acuerdo con esto, podemos decir que, “el primer Pentecostés” (Shavuot) fue celebrado en el monte Sinaí, cuando Dios entregó la ley.

Los judíos recuerdan en Pentecostés el día en el que Dios entregó la Ley; o sea,  promulgó la ley.

Se llama la “ley de Moisés” (la “ley mosaica”), porque, fue Moisés quien la escribió.

2 – Del Espíritu. Luego de la Pascua, cincuenta días después de la resurrección de Jesucristo, en el día de la fiesta de Pentecostés, Dios descendió en el monte de Jerusalén (Hch 2:5; Is 66:20), en el monte Sion (Heb 12:22), y derramó el Espíritu Santo. En ese momento los creyentes recibieron: “La ley de Cristo” (1 Co 9:21; Ga 6:2), o “La ley del Espíritu” (Ro 8:2).

Los cristianos recordamos en Pentecostés el día en el que descendió el Espíritu Santo, para darnos el poder para obedecer la voluntad de Dios.

El Espíritu Santo descendió en Pentecostés para mostrar que los cristianos tenemos otra ley: la Ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús (Ro 8:2). Entonces, el hacer la voluntad de Dios no depende de nuestros esfuerzos; sino que depende del Espíritu Santo; porque Dios no ha dado una nueva “ley”; así como la ley de la gravedad, que actúa siempre.

Así como en el AP era la ley la que le mostraba al hombre qué es lo que tenía que hacer, en el NP, es el Espíritu Santo, es la ley del Espíritu, quien nos muestra qué es lo que tenemos que hacer y nos da el poder para hacerlo.

Entonces,

  • En el Pentecostés del Sinaí, Dios entregó la ley a Moisés.
  • En el Pentecostés de Jerusalén, Dios entregó la ley del Espíritu.

El verdadero monte Sinaí

  • Los últimos descubrimientos arqueológicos muestran que, el verdadero monte Sinaí está en Arabia, tal como dice la Biblia en Ga :25; y no en Egipto, como dice la tradición; desde que, en el siglo IV, la madre del emperador Constantino, dijo que el monte Sinaí estaba en Egipto. Pero esto no coincide en nada con la descripción geográfica que la Biblia hace sobre el monte Sinaí y sus alrededores. [Sinaí Véase: 4]
  • El monte Sinaí es también es llamado en la Biblia “monte Horeb”. Ambos nombres se intercambian en las Sagradas Escrituras (Ex 19:11, 18; Dt 5:2, 23); ya que, son dos cimas de la misma montaña. En árabe, “Sinaí” significa: “la joroba del camello”; porque, en la cima de esta montaña hay dos cumbres, que se parecen a la doble joroba de un camello. Una de estas cumbres se llama “Horeb”, y la otra específicamente “Sinaí”. [Monte Horeb. Véase: 5]
  • En Arabia Saudita, desde hace siglos los árabes llaman al verdadero monte Sinaí: “Jabal-Musa; o sea, “La montaña de Moisés”. También le llaman: “Jebel al Lawz”, es decir “la montaña de Las Tablas”, o “la montaña de La Ley”; ya que, en ese lugar Moisés recibió las tablas de la ley. [Jebel al Lawz. Véase: 6]      [Jabal-Musa. Véase: 7]

B – SIMILITUDES Y DIFERENCIAS ENTRE LO QUE PASÓ EN SINAÍ Y EN JERUSALÉN

Similitudes: Relación entre cosas o personas que tienen características comunes. Diferencias: contraste, oposición.

1 – 50 días

En Sinaí, cincuenta días después de la pascua, después de la muerte del cordero, Dios entregó la ley de Moisés.

En Jerusalén, cincuenta días después de la pascua, después de la resurrección del Cordero celestial, Dios entregó la ley del Espíritu; conforme a lo que Él había prometido:

 “Pero ESTE ES EL PACTO que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi LEY en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo” (Jr 31:33).

“Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.  Y pondré dentro de vosotros mi ESPÍRITU, y haré que ANDÉIS en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra. Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres, y vosotros me seréis por pueblo, y yo seré a vosotros por Dios(Ez 36:26-28).

Es notable ver que, tanto la ley de Moisés, como la ley del Espíritu, las dos leyes fueron dadas en la fiesta de Shavuot o Pentecostés; o sea, cincuenta días después de la Pascua. Esto no fue casualidad; sino que Dios hizo esto para revelarnos que, la ley del Espíritu ha venido a reemplazar a la ley de Moisés.

2 – Fuego

En Sinaí Dios descendió, y el fuego se vio sobre el monte.

“Todo el monte Sinaí humeaba, porque Jehová había descendido sobre él en fuego; y el humo subía como el humo de un horno, y todo el monte se estremecía en gran manera” (Ex 19:18).

“Y aconteció que cuando vosotros oísteis la voz de en medio de las tinieblas, y visteis al monte que ardía en fuego, vinisteis a mí, todos los príncipes de vuestras tribus, y vuestros ancianos” (Dt 5:23).

“y os acercasteis y os pusisteis al pie del monte; y el monte ardía en fuego hasta en medio de los cielos con tinieblas, nube y oscuridad”  (Dt 4:11).

En Jerusalén Dios descendió también, y el fuego se vio sobre las cabezas de los discípulos.

 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos” (Hch2:3).

3 – Acercarse

En Sinaí Nadie podía acercarse al monte.

“Porque no os habéis acercado al monte que se podía palpar, y que ardía en fuego (He 12:18).

En Jerusalén Todos podían acercarse.

“sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial  (He 12:22).

“Sion” es un símbolo de la Jerusalén celestial (Ap 3:12; 21:2).

4 – Manifestaciones sobrenaturales

En Sinaí, la ciencia ha demostrado que, tal como dice la Biblia, sobre la cumbre del monte Sinaí hubo un fuego extraordinario; es decir, Dios descendió en fuego y quemó aún las rocas, tal como puede verse esto en la actualidad. En efecto: en la cumbre del monte Sinaí, en una gran extensión, se ve todo de color negro, a diferencia del resto de la montaña, que es de un color grisáceo.

Aconteció que al tercer día, cuando vino la mañana, vinieron truenos y relámpagos, y espesa nube sobre el monte, y sonido de bocina muy fuerte; y se estremeció todo el pueblo que estaba en el campamento” (Ex 19:16).

“y todo el monte se estremecía en gran manera” (Ex 19:18).

Porque no os habéis acercado al monte que se podía palpar, y que ardía en fuego, a la oscuridad, a las tinieblas y a la tempestad, al sonido de la trompeta, y a la voz que hablaba, la cual los que la oyeron rogaron que no se les hablase más,  porque no podían soportar lo que se ordenaba: Si aún una bestia tocare el monte, será apedreada, o pasada con dardo;  y tan terrible era lo que se veía, que Moisés dijo: Estoy espantado y temblando”  (He 12:18-21 ).

“Estas palabras habló Jehová a toda vuestra congregación en el monte, de en medio del fuego, de la nube y de la oscuridad, a gran voz” (Dt 5:22).

En Jerusalén, el fuego de Dios descendió, pero esta vez, en forma de fuego espiritual.

“Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados” (H 2:2).

Obsidiana.  Cuando Dios descendió sobre el monte Sinaí, la roca granítica se transformó en lava fundida, algo así como lava volcánica, la que, al enfriarse pasó a ser obsidiana (vidrio volcánico, de color negro). La roca de la lava arde a unos 1.000º centígrados. Entonces, es posible que más o menos a esta temperatura hayan ardido las rocas graníticas para convertirse en obsidiana. Se ha visto que, a diferencia de una piedra volcánica (la que sale de los volcanes), en donde toda la piedra es de material volcánico, en las piedras del Sinaí, la parte de afuera de las piedras, es de material semejante al de una roca volcánica, de obsidiana, pero la parte de adentro, es piedra granítica común. Lo notable es que, esto no podría explicarse por medio de un gran incendio de bosques que afectaron las rocas, porque en ese lugar solo hay rocas, no hay árboles.

Arqueólogos de Arabia Saudita calcularon, por medio del estudio del efecto de la sombra proyectada por una roca sobre otra, que la fuente de ese terrible fuego estuvo a 50 metros sobre la cumbre. Quiere decir que, el Señor descendió hasta esa altura.     [Obsidiana. Véase: 8]

5 – Ley

En Sinaí la ley fue escrita:

  • Por el dedo de Dios.

“Y dio a Moisés, cuando acabó de hablar con él en el monte de Sinaí, dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas con el dedo de Dios” (Ex 31:18.

  • En tablas de piedra.

“Entonces Jehová dijo a Moisés: Sube a mí al monte, y espera allá, y te daré tablas de piedra, y la ley, y mandamientos que he escrito para enseñarles” (Ex 24:12).

“Y si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras” (2 Co 3:7).

En Jerusalén la ley fue escrita:

  • Por el Espíritu Santo.

siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón” (2 Co 3:3).

  • En el corazón y en la mente.

“Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo” (Jr 31:33).

“Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré;” (He 8:10)

“Este es el pacto que haré con ellos: Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las escribiré” (Heb 10:16).

¿Qué es escribir en el corazón? Dios escribe en nuestro corazón poniendo en nosotros un nuevo corazón, en el que está la vida de Cristo; ya que, con él hemos muerto y resucitado. Además, tenemos la ley de Dios en nuestro interior al tener al Espíritu Santo.

“ Y les daré un corazón, y un Espíritu,  nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne” (Ez 11:19).

En el Espíritu Santo está la ley de Dios, o dicho de otra forma, el Espíritu Santo es la ley que nos gobierna, que nos dice qué es lo que tenemos que hacer.

6 – Se promulgó así…

(Promulgar: Es la publicación oficial de una ley, por el jefe de un estado)

En Sinaí: El antiguo pacto

No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová” (Jr 31:32).

“Jehová nuestro Dios hizo pacto con nosotros en Horeb” (Dt 5:2).

En Jerusalén: El nuevo pacto

“He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto (Jr 31:31).

“Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo” (Jr 31:33).

“esto es mi sangre del nuevo pacto. (Mt 26:28).

7 – Mediador entre Dios y los hombres. El mediador habla a los hombres de parte de Dios; y a Dios de parte de los hombres.

Del AP: Moisés.

 Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador” (Ga 3:19).

Del NP: Jesús.

 a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel” (He 12:24).

8 – 3.000 personas…

En Sinaí 3.000 personas murieron el día en el que Moisés bajó del monte con las tablas de la ley. Anteriormente a este día, el pueblo había dicho que iban a obedecer a Dios (Ex 24:7). Pero luego, mientras Moisés estaba en el monte ellos pecaron, y por eso, cuando Moisés bajo del monte murieron.

Bajo la ley, murieron.

“ y cayeron del pueblo en aquel día como tres mil hombres” (Ex 32:28).

En Jerusalén 3.000 personas nacieron en el reino de Dios el día en el que Dios derramó el Espíritu Santo; y con él, la ley del Espíritu.

Bajo la gracia, nacieron.

“Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas” (Hch 2:41).

Uno de los nombres de la fiesta de Shauot o Pentecostés es el de los “primeros frutos. Y en Pentecostés 3.000 personas fueron los primeros frutos de la cosecha de personas salvadas por la obra de Jesucristo.

La Biblia dice que Dios

“nos hizo ministros suficientes de un nuevo pacto: no de la letra, mas del espíritu; porque la letra mata, más el espíritu vivifica” (2 Co 3:6).

La letra (la ley de Moisés) mata (no perdona), mas el espíritu (el Espíritu Santo) vivifica (da vida al perdonar). No obedecer la ley llevaba a la muerte, pero al obedecer a Jesucristo el Espíritu Santo nos da vida eterna.

La letra mata, el espíritu vivifica; es decir,

  • la letra, el mensaje de la ley, escrito con letras en tablas de piedra, mata, no perdona, nos condena. Pero
  • el espíritu, ese mensaje escrito en nuestro espíritu, por el Espíritu Santo, nos vivifica, nos da vida.

Aclaración.  Los 3.000 murieron el día en el que el pueblo recibió la ley en forma escrita, no en forma oral. La ley oral el pueblo la recibió 50 días después de la pascua. Luego de esto, Moisés llevó a 70 líderes al monte para encontrarse con Dios. Seguidamente, el séptimo día ((Ex 24:16) Moisés subió más alto en el monte y estuvo 40 días con Dios. Al finalizar, Dios le dio las tablas de la ley (Ex 31:18). Luego de esto, Moisés bajó del monte, y se encontró que el pueblo había pecado, haciendo un becerro para adorarlo, y cometiendo otros pecados. Ese día murieron 3.000 personas (Ex 32:28).

C – DIFERENCIAS ENTRE EL AP Y EL NP

1 – Derecho y poder

  • AP. La ley de Moisés muestra el derecho (lo que hay que hacer), pero no da el poder para hacerlo.
  • NP. La ley del Espíritu da el derecho y el poder; es decir, muestra lo que hay que hacer y nos da el poder para hacerlo.

2 – Poder

  • En el AP el poder está limitado a lo que el hombre pueda hacer.
  • En el NP el poder está en el Espíritu Santo. Aquí está la clave, la diferencia entre el AP y el NP. Cuando Jesús resucitó les dijo “Recibid el Espíritu” (Jn 20:22). Si ya tenían el Espíritu, ¿Qué cambio hubo en Pentecostés? Antes de Pentecostés ellos tenían el Espíritu, pero seguían actuando con su propio poder. Luego de Pentecostés ellos empezaron a depender del poder del Espíritu Santo, porque habían recibido el bautismo en el Espíritu Santo.

3 – Depende de…

  • El AP depende del poder humano. Por eso, el hombre tenía que esforzarse para cumplir la ley. La ley fue dada para mostrar que el hombre no puede agradar a Dios (aquí está el problema de todas las religiones).
  • El NP depende del Espíritu Santo. Por eso Dios dice: “Yo haré que andéis”. Dios cumple la ley en nosotros por medio del Espíritu Santo. La ley del Espíritu de vida fue dada por Dios para que el hombre tenga comunión con Dios, haciendo la voluntad de Dios, dependiendo del Espíritu Santo.

 Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu,  y  haré   que andéis  en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra” (Ez 36:27).

4 – Orden y promesa

  • En el AP: órdenes: Ejemplo: “No robarás”.
  • En el NP las órdenes se transforman en promesas. Ejemplo: “te prometo que no robarás”.

5 – Obediencia y fe

  • El AP está formado por leyes a las que hay que obedecer.
  • El NP se basa en tener fe en el Espíritu Santo, en todos los problemas.

D – LA LEY DEL ESPÍRITU

1 – Promesa. Pero, ¿Por qué decimos que en Pentecostés Dios nos dio la ley del Espíritu? Dios había prometido:

  • que escribiría su ley en la mente y en el corazón;
  • que pondría su Santo Espíritu en los creyentes;
  • que haría posible que pongamos por obra sus estatutos;
  • que Él sería nuestro Dios; y
  • que nosotros seríamos su pueblo.

Si en Pentecostés el Espíritu Santo entró en el corazón de los creyentes, entonces, en ese mismo día Dios escribió su ley en los corazones.

 “Pero ESTE ES EL PACTO que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi LEY en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo” (Jr 31:33).

“Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.  Y pondré dentro de vosotros mi ESPÍRITU, y haré que ANDÉIS en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra. Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres, y vosotros me seréis por pueblo, y yo seré a vosotros por Dios(Ez 36:26-28).

“Y les daré un corazón, y un ESPÍRITU,  nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne, para que ANDÉN en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Dios (Ez 11:19-20).

2 – Depender del Espíritu Santo. Todo lo visto hasta aquí nos muestra que, las semejanzas y las diferencias entre la recepción de la ley, en el AP; y la recepción de la ley del Espíritu, en el NP revelan que, Dios nos ha dado la ley del Espíritu, para que podamos hacer la voluntad de Dios, con el poder del Espíritu Santo.

Entonces, si estamos en la era del NP tenemos que vivir dependiendo del Espíritu Santo; y no tratar de hacer la voluntad de Dios con nuestro propio poder, como si estuviéramos en el AP.

A diferencia del AP, basado en las obras, el NP está fundamentado en la fe en el Espíritu Santo.

Volviendo al problema del principio, Pablo trataba de agradar a Dios, con sus propias fuerzas, tal como se hacía en el AP, siendo que él vivía en la era del NP. Por eso, Dios le reveló que, para vivir en santidad, la solución estaba en depender del Espíritu Santo, frente a cada problema.

Entonces, para vivir en santidad, el camino es la fe, tal como dice la Biblia:

“Mas el justo por la fe vivirá” (Ro 1:17).

E – EN PENTECOSTÉS RECIBIERON…

Estamos en los últimos días antes de la segunda venida de Cristo. En estos días Dios volverá a derramar su Espíritu Santo sobre todos los seres humanos, conforme a lo que Él ha prometido.

Pero, ¿Qué es lo que recibieron los creyentes en Pentecostés? En Pentecostés los discípulos recibieron:

  • El poder de Dios.

“pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hch 1:8).

  • El bautismo en el Espíritu Santo.

Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días” (Hch 1:5).

  • El fuego de Dios.

“y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos” (Hch 2:3).

  • La llenura del Espíritu.

“Y fueron todos llenos del Espíritu Santo” (Hch 2:4).

  • El lenguaje

 “y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen” (Hch 2:4).

  • La promesa del Espíritu.

33 Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís” (Hch 2:33).

  • El don del Espíritu.

“recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hch 2:38).

  • Los mensajes proféticos, etc.

“Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán” (Hch 2:18).

En estos últimos días, Dios quiere darnos todo esto y mucho más, ya que Jesús dijo que:

“De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará” (Jn 14:12).

Por todo esto, si vos no has recibido el bautismo en el Espíritu Santo, ¡pídele al Señor esta gloriosa experiencia!; y si ya la has recibido, ¡busca el fuego del Espíritu Santo!; ya que, Dios le reveló al evangelista Tommy Hicks que, en estos últimos días el fuego del Espíritu será derramado desde las manos de Jesucristo.      [Tommy Hicks. Véase: 9]

Citas bibliográficas:

1 – Shavuot, 50 días

  • Pentecostés – Israelitanp.blogspot.com.ar
  • Shavuot – A través de las Escrituras
  • Significado de la fiesta de Pentecostés – Haypazcondios.blogspot.com.ar
  • Pentecostés y Shavuot – Religionenlibertad.com
  • Pentecostés: fiesta judía y cristiana (Revalorizando el Antiguo Testamento II) – Formación bíblica

2 – Shavuot

  • Shavuot – Es.wikipedia.org
  • Shavuot: La Fiesta de las Semanas – Ministerioluzalasnaciones.com

3 – Pentecostés

  • Strong’s Greek: 4005. πεντηκοστή (pentékosté) — fiftieth, Pentecost, the second of the three great
  • Pentecostés”. En griego: “Πεντηκοστή” (G4005). Transcripción: Pentékosté. Definición: Pentecostés. Significa: cincuenta. Se refiere a los cincuenta días transcurridos desde la Pascua.
  • La Fiesta de Pentecostés – Grace thru faith
  • La fiesta de Shavuot o Pentecostésorg

4 – Sinaí

  • El verdadero monte Sinaí está en Arabia – Global Impact Ministries | Home
  • ¿El Monte Sinaí en Arabia? – Fe-biblica.com
  • Monte Sinaí – Tato’s Bear Cave
  • VIDEO: El Verdadero Monte Sinai esta en Arabia Saudita…No En Egipto – Librebot
  • ¿Dónde está situado el Monte Sinaí? – Bengalichristianministries.blogspot.com.ar
  • descobertas-2 – C-224.com
  • ¿Dónde está el monte Sinaí? – ¡El monte Horeb del Éxodo! – Antipas.net

5 – Monte Horeb

  • ¿Dónde está situado el monte Sinaí? – Bengalichristianministries.blogspot.com.ar

6 – Jebel al Lawz

  • El Monte Sinaí – Predicadorcristiano.blogspot.com.ar

7 – Jabal-Musa

  • Fotografias prohibidas reveladas.¿Dijo Ron Wyatt la Verdad? SUBT.ESP. – YouTube

8 – Obsidiana

  • El monte Sinaí. La verdad – Extjsincensura.blogspot.com.ar

9 – Tommy Hicks

  • Profecía de Tommy Hicks Una visión profética – Historias de Avivamientos y Milagros Escritos – Avanzapormas.com

Capítulo 19

EL BAUTISMO EN

EL ESPÍRITU SANTO – 1

Viene un gran derramamiento del Espíritu Santo. Por eso, es necesario saber qué es el bautismo en el Espíritu Santo; porque muchos creyentes recibirán este gran poder de Dios.

Restauración. La Biblia dice que, antes de la segunda venida de Jesucristo, el Espíritu Santo será derramado. Por esa razón, Dios está restaurando el mensaje del bautismo en el Espíritu Santo.

«Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,  y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños;  y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán» (Hch 2:17-18).

A – ¿QUÉ ES EL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO?

El bautismo en el Espíritu Santo es:

1 – Poder. Es recibir el poder que Jesucristo nos da para ser sus testigos.

«Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos» (Hch 1:8).

2 – Bendición. Es la bendición prometida por Dios.

«Para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu» (Gá 3:14).

3 – Regalo. Es el primer regalo que Dios da a los nuevos convertidos.

«Recibiréis el don del Espíritu Santo» (Hch 2:38) (Don es regalo).

4 – Liberación. Es el momento en el que, el Espíritu Santo, contenido en nuestro espíritu, en nuestro interior, es liberado y llena nuestra alma. Por eso Jesús dijo:

 «Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él» (Jn 7:37-39).

5 – Unción. Es recibir la unción, que Dios nos da, para hacer su voluntad.

6 – Capacitación. Es la mayor capacitación que Dios nos da para hacer su obra.

7 – Puerta. Es la «puerta de entrada», «cruzar el Jordán», para entrar a «la promesa del Espíritu», la «tierra prometida» (es decir, entrar a disfrutar todo lo que Dios nos ha prometido).

8 – Cielo.  Es el cielo abierto para experimentar más de la presencia de Dios.

9 – Más. Es recibir más de lo que ya tenemos en Cristo. El bautismo en el Espíritu Santo es algo más, añadido, agregado, por Dios a nuestra vida: más poder, más revelación, etc.

Es más fuego que Dios añade a nuestro ministerio. Podemos tener hermosos ministerios: con dones, con revelación, con conocimientos, etc.; pero si no tenemos el bautismo con el Espíritu Santo no tenemos ese más divino.

10 – Promesa. Es la promesa de Dios.

«Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días» (Hch 1:4-5).

a – Avivamiento. ¿Por qué el bautismo en el Espíritu es la promesa del Padre? Dios había prometido, por medio del profeta Ezequiel, dar a su pueblo el Espíritu Santo; para que los fieles pudieran cumplir con la voluntad de Dios; ya que, ellos conocían la ley de Dios, pero no tenían el poder para cumplirla.

«Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra» (Ez 36:27).

Es interesante notar que, luego del derramamiento del Espíritu Santo, en Pentecostés, Pedro les habló a los judíos allí reunidos diciéndoles que, si se arrepentían y se bautizaban en el nombre de Jesucristo, recibirían la promesa del Espíritu (Hch 2:33, 38-39).

Pero, lo notable es que, no les explicó qué era «la promesa». ¿Por qué no les explicó cuál era la promesa de la que les estaba hablando? Pedro no les explicó esto porque, los judíos conocían la gran promesa de Dios, de darles el Espíritu Santo, para poder hacer la voluntad de Dios; ya que ellos nunca habían podido obedecer, con sus propias fuerzas, la ley de Moisés.

Por eso, en cumplimiento de lo que les había prometido, Dios derramó el Espíritu Santo, para darles el poder, para vivir en santidad.

Del mismo modo, Dios derrama el Espíritu Santo sobre todos los seres humanos, para darles el poder para ser libres del mal, y creer en Jesucristo. Por eso, en un avivamiento,

  • El Espíritu Santo desciende, para impartir convicción de pecado (Jn 16:8), y arrepentimiento (Hch 11:18) a los pecadores; y
  • Jesucristo desciende también, para bendecirles, para para que se puedan convertir de sus maldades (Hch 3:26).

Esto es parte de la promesa que Dios le dio a Abraham, cuando le dijo que, por medio de su descendencia, serían bendecidas todas las familias de la tierra.

«Serán benditas en ti todas las familias de la tierra» (Gn 12:3).

b – Poder. Entonces, al darles la promesa, el Espíritu Santo fue derramado, para bendecir a los seres humanos, dando:

  • Poder a los creyentes, para ser testigos

«Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos» (Hch 1:8).

  • Poder a los creyentes, para vivir en santidad

«Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra» (Ez 36:27).

  • Poder a los que no son creyentes, para que puedan creer en Jesucristo. Por eso Dios dijo:

«Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne» (Hch 2:17).

Todo esto es lo que ocurre cuando hay un derramamiento del Espíritu Santo, ocasión en la que, comienza un gran avivamiento en una localidad.

B – CARACTERÍSTICAS GENERALES

1 – Diferencias entre la salvación  el bautismo en el Espíritu Santo.

a – Fuente y ríos

La salvación : Es una fuente de agua.

«El agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna» (Jn 4:14).

El bautismo en el Espíritu Santo: Son ríos de agua viva.

«El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva»  (Jn 7:38).

b – Jesucristo

Nació del Espíritu Santo.

«Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios»  (Lc 1:35)

Recibió el poder del Espíritu Santo.

«Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió, y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia» (Lc 3:21-22).

Después de esto, Jesús dijo:

«El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido» (Lc 4:18).

c – Los apóstoles

Nacieron del Espíritu Santo.

«Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo» (Jn 20:22).

Recibieron el bautismo en el Espíritu Santo.

«Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen» (Hch 2:4).

 d – Los discípulos en Samaria

Recibieron la salvación.

«Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres» (Hch 8:12).

Recibieron el bautismo en el Espíritu Santo.

«Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron allá a Pedro y a Juan; los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo» (Hch 8:14-15).

2 – ¿Para quién es?. Es para todos.

«Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare»  (Hch 2:39).

“Los que están lejos”: es un hebraísmo (en griego: “makran”, 3112), usado para designar a los gentiles; es decir, a los que no son judíos.

3 – ¿Quién lo da?. Jesucristo es quien da el bautismo con el Espíritu Santo.

«Y yo no le conocía; pero el que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo» (Jn 1:33).

 4 – El poder del Espíritu Santo. Jesucristo necesitó el poder del Espíritu Santo para llevar a cabo su ministerio. Con más razón nosotros necesitamos ese poder.

«Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió,  y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia» (Lc 3:21-22).

 « El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos,  y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos» (Lc 4:18).

 «Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra» (Hch 1:8).

 «Para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu» (Ef 3:16).

5 – Visiones y sueños. Junto con el bautismo con el Espíritu Santo, algunos reciben visiones y sueños.

«Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños» (Hch 2:17).

¿Qué son «visiones y sueños», en este contexto? Visiones y sueños son dos formas por medio de las que Dios habla; o sea, son mensajes proféticos.

Dios le dijo a Aarón y a María, hermanos de Moisés, que a Moisés, él le hablaría cara a cara; pero que, a los profetas les hablaría por medio de sueños y visiones.

«Cuando haya entre vosotros profeta de Jehová, le apareceré en visión, en sueños hablaré con él. No así a mi siervo Moisés, que es fiel en toda mi casa. Cara a cara hablaré con él, y claramente, y no por figuras» (Nm 12:6-8).

C – EL TÍTULO

1 – El origen de la palabra bautismo. Desde la época de Moisés, los judíos practicaban un «baño ritual» llamado «teviláh» (inmersión, sumergir), el cual, era equivalente a nuestro bautismo. El propósito de este rito era:

  • dar testimonio del fin de una etapa y del comienzo de otra;
  • nacer de nuevo:
  • morir y resucitar.

Cuando los traductores buscaron cómo traducir la palabra «teviláh» encontraron que, la palabra que más se asemejaba en griego era «baptizó»; ya que, los griegos designaban con esta palabra la idea de introducir una tela en un líquido, para teñirla. La transliteración de la palabra «baptizó» es bautizar (y de allí, bautismo).

Entonces el bautismo es morir y resucitar. Por eso, cuando una persona recibe la salvación, arrepintiéndose de sus pecados y reconociendo a Jesucristo como su Rey, debe ser bautizada; ya que, el bautismo encierra la idea de muerte y resurrección.

«Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva» (Ro 6:4).

Del mismo modo, el bautismo en el Espíritu Santo encierra la idea de muerte y resurrección; es decir, morir a una vida gobernada por nuestra alma, nuestro «Yo», para comenzar una nueva vida, dependiendo del Espíritu Santo; guiados, dirigidos por él.

2 – Títulos:  Correcto o incorrecto

a – Correcto

(1) – Con. «El Bautismo con el Espíritu Santo».

Jesucristo bautiza a los creyentes, dándoles el poder del Espíritu Santo.

«Seréis bautizados con el Espíritu Santo» (Hch 1:5).

(2) – En. «El bautismo en el Espíritu Santo».

Al igual que en el caso anterior, Jesucristo unge a los creyentes con el poder del Espíritu Santo.

Pero, es de tener en cuenta que, si bien este título no aparece en la Biblia, está implícitamente expresado en las palabras de Juan el Bautista, Jesús y Pedro (Mr 1:8; Lc 3:16; Jn 1:33; Hch 1:5; 11:16)). Por ejemplo:

«Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego» (Mt 3:11).

Por otra parte, en el caso ya citado de Hch 1:5: «seréis bautizados con el Espíritu Santo»; la palabra «con» (en griego: «εν»), puede ser traducida con las palabras: «con» o «en».

  • En griego: «εν», «en», 1722, con, en.

 b – Incorrecto

(1) – Del / Por. «El Bautismo del Espíritu Santo».

El Espíritu Santo bautiza a los creyentes en el cuerpo de Cristo; es decir, introduce a los nuevos creyentes en la iglesia. Esto ocurre en el momento de la salvación.

 «Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu» (1 Co 12:13).

La expresión: «Bautismo del Espíritu», no aparece en la Biblia; pero, en general la usan los que creen que este bautismo es la salvación; es decir, los que creen que, al hablar de «bautismo», relacionado con «Espíritu Santo», se está hablando siempre de salvación; negando, de esta forma, que hay tal cosa como una «unción de poder» hecha por Jesucristo, luego de la salvación.

Entonces:

En el bautismo «en / con»,

  • el instrumento (quien lo hace) es Jesucristo;
  • el sujeto (que recibe) es el creyente;
  • el elemento (donde se hace el bautismo) es el Espíritu Santo (Mt 3:11).

En el bautismo «por / del»,

  • el instrumento (quien lo hace) es el Espíritu Santo;
  • el sujeto (que recibe) es el creyente;
  • el elemento (donde se hace el bautismo) es en el «cuerpo», en la iglesia (1 Co 12:13).

 3 – Depender. Al entender que el bautismo significa «muerte y resurrección», esto explica la  razón por la que, los apóstoles recibieron el bautismo en el Espíritu Santo y tenían «gran poder»; mientras que, en la actualidad, muchos reciben el mismo bautismo, pero no tienen ese gran poder. La causa de esto es lo siguiente:

  • Independientes. Algunos reciben el bautismo, y siguen viviendo en forma independiente del Espíritu. Por eso, no tienen poder.
  • Dependientes. En cambio, otros reciben el mismo bautismo y comienzan a vivir dependiendo del Espíritu Santo, y tienen gran poder; porque, el bautismo es la puerta de entrada a una vida dependiendo del Espíritu Santo.

Por eso, Dios dice:

«No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos» (Za 4:6).

 D – «TENEMOS TODO»

Por lo que acabamos de ver, hay hermanos que dicen que: «no existe el bautismo en el Espíritu Santo y tampoco existe la unción». ¿Por qué creen esto?

Ellos entienden que:

  • Si Jesucristo está en nosotros, y
  • si él es todo (Col 3:11),
  • entonces, ya tenemos todo (poder, gloria, bendición, etc.); y
  • en consecuencia, no necesitamos nada más de Dios.
  • Lo único que tenemos que hacer ahora es dar a otros lo que ya tenemos.

Aparentemente, este razonamiento es correcto. Pero, no lo es. Veamos porque.

Oración de Pablo

  • «Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, 
  • para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu;
  • para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura,  y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento,
  • para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios» (Ef 3:14-19).

Notemos atentamente que, Pablo oraba por los creyentes de la iglesia de Efeso:

  • Para que, por medio del Espíritu Santo, recibieran el poder de Dios, en el hombre interior (en el espíritu).
  • Para que, por medio de la fe, Jesucristo habitara en sus corazones.
  • Para que, por medio del conocimiento de Jesucristo, ellos sean llenos de toda la plenitud de Dios.

Esto nos revela que, los creyentes tenemos que pedir que Dios nos dé poder. Y Dios nos da poder cuando recibimos el bautismo en el Espíritu Santo; y cuando recibimos la unción.

Proceso continuo. Cada uno de estos objetivos se van logrando a través de toda nuestra vida, porque,

  • Así como el conocimiento de Jesucristo, por medio de nuestros hermanos, se va adquiriendo en forma continua, cuando cada hermano testifica de lo que ha aprendido con respecto a Jesucristo; y
  • así como Jesucristo ocupa cada vez más espacio en nuestro corazón, a medida que le vamos dando lugar;
  • del mismo modo, el poder de Dios va llenando cada vez más nuestro ser interior, a medida que vamos orando, pidiendo, recibiendo, bebiendo de Jesucristo, etc.

Entonces, si Pablo oraba para que los creyentes reciban el poder de Dios, del mismo modo, nosotros debemos orar para recibir el poder del Espíritu Santo; es decir, debemos orar para recibir el bautismo en el Espíritu Santo.

Principio espiritual: Jesucristo recibió en los cielos toda bendición espiritual. Nosotros, al estar en él, también la recibimos.

«Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo» (Ef 1:3).

Luego de esto, Jesucristo derramó el Espíritu Santo, y los creyentes recibieron la bendición que ya tenían en los cielos.

«Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís» (Hch 2:33).

Entonces, en Pentecostés el Espíritu Santo descendió para darles a los discípulos «la promesa», la bendición, que ellos ya tenían en los cielos, en Cristo.

Del mismo modo, nosotros tenemos bendiciones en los cielos, en Cristo, pero necesitamos que el Espíritu santo nos las traiga; ya que, el Espíritu nos trae todo lo que es nuestro en Cristo.

«El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber»  (Jn 16:14).

Aquí hay un principio espiritual: Todas las bendiciones las tenemos en los cielos, pero, para experimentarlas aquí en la tierra las tenemos que recibir.

Es decir, por más que en Cristo, en los cielos, tengamos todas las bendiciones, si no las recibimos aquí en la tierra, por medio del Espíritu Santo, y por medio de un acto de fe, no las disfrutaremos.

Por esta razón es que, tenemos que recibir el bautismo en el Espíritu Santo, la unción y todas las demás bendiciones.

Esto coincide con Stg 1:17:

«Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces»

Pérdida: El gran problema de desconocer todo lo anterior es que, cada vez que Dios restaura una verdad, hay hermanos que la rechazan, entendiendo que ya tienen todo en Cristo.

  • Esto sucedió cuando Dios restauró la verdad del «bautismo en el Espíritu Santo», y
  • ha sucedido también cuando Dios restauró la verdad de la «unción».

Pero, así como pedimos para recibir sanidad, siendo que, «por su llaga fuimos nosotros curados» (Is 53:5); es decir, «en Cristo ya tenemos la sanidad»; del mismo modo, para recibir las demás bendiciones, también tenemos que pedir.

Comunicación interrumpida: Como ya hemos visto, hay queridos hermanos nuestros que piensan que: «Si en Cristo lo tenemos todo, entonces, no tenemos que «recibir»; sino que, lo que tenemos que hacer ahora es «dar» lo que ya tenemos».

Pero esto ha generado tremendos problemas; ya que,

  • 1) No es lo que enseña la Biblia.
  • 2) Esa forma de pensar lleva, en la práctica, a no buscar a Dios, a no orar, a no depender del Espíritu Santo; ya que «todo lo tienen».
  • 3) Como consecuencia de todo esto, el río de Dios no fluye en plenitud; y no hay abundancia en la iglesia.

E – PARA RECIBIR EL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU

1 – Tener sed de Dios. «Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.  El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él» (Jn 7:37-39).

2 – Desear estar lleno del Espíritu Santo.

«Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Sal 42:2).

3 – Arrepentirse.  Para recibir el bautismo en el Espíritu Santo, tenemos que arrepentirnos de todo pecado.

«Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo» (Hch 2:38).

4 – Obedecer. «El Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen» (Hch 5:32).

5 – Orar. «Los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo» (Hch 8:15).

6 – Fe. «Por tanto os digo, todas las cosas por las que oréis y pidáis, creed que lo recibiréis, y os será concedido» (Mr 11:24).

7 – Pedir

«Y yo os digo: Pedid, y se os dará» (Lc 11:9).

«Vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan» (Lc 11:13).

«No tenéis lo que deseáis, porque no pedís» (Stg 4:2).

8 – Recibir.  «Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido» (Jn 16:24).

Aclaraciones

1 – Don. El bautismo en el Espíritu Santo es un don, un regalo, no una recompensa por lo que somos o por todo lo que hemos hecho. Quiere decir que, no tengo que pensar que si soy más santo recibiré (como pago) el bautismo. EL don, el regalo, se recibe por fe, no por obras.

«Y recibiréis el don del Espíritu Santo» (Hch 2:38).

1 – Pedir y recibir . El pedir tiene que ir acompañado del recibir.

«Porque todo aquel que pide, recibe» (Mt 7:8).

«El que pide recibe».  No dice: «El que pide recibirá» (futuro); sino «recibe» (presente). Quiere decir que, en el momento de pedir hay que estar recibiendo, por la fe. Es interesante tener en cuenta que, cuando decimos «recibe», interpretamos «recibirá». Tenemos que tener fe de que, en el momento de pedir, Dios ya nos está dando. Por lo tanto, tenemos que pedir y recibir, como dos caras de la misma moneda.

2 – Hablar en lenguas. Lo normal es que, en el momento de recibir el bautismo en el Espíritu Santo, recibimos también, la capacidad de hablar en nuevas lenguas; es decir, la capacidad de hablar en un idioma celestial, para comunicarnos con Dios. Por ejemplo, cuando los discípulos recibieron el bautismo con el Espíritu Santo, en Pentecostés, en ese momento recibieron también nuevas lenguas.

«Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen» (Hch 2:4).

Capítulo 20

EL BAUTISMO EN

EL ESPÍRITU SANTO – 2

Estamos viviendo en la época anterior a la segunda venida de Jesucristo, en los días en los que el Señor dará el último y gran derramamiento del Espíritu, con el bautismo en el Espíritu Santo y el hablar en lenguas. Por esa razón, en estos días Dios está restaurando estas dos últimas verdades.

¿QUÉ ES EL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO?

1 – El bautismo en el Espíritu Santo (BES)  es recibir el poder de Dios, que nos capacita para ser testigos. «Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos» (Hch 1:8).

2 – El BES es tener una mayor comunión con el Espíritu Santo (ES). Es tener al ES «sobre nosotros». Por eso es que si no hay santidad, perdemos esa comunión con el Espíritu de Dios.

  • «La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén. (2 Co 13:14).
  • Comunión es: asociación, compañerismo, compartir algo, tener algo en común.

3 – El BES es una manifestación especial del ES. El Espíritu de Dios está en todo lugar y se manifiesta bajo ciertas circunstancias. Una de ellas es en el BES. Manifestar es hacer visible algo.

4 – El BES es una gran liberación. Es el momento en el que, el ES, contenido en nuestro espíritu, es liberado y fluye por nuestra alma. Por eso dijo Jesús: «de su interior» (desde el espíritu) «correrán ríos de agua viva».

  • «Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él» (Jn 7:37-39).

5 – El BES es la puerta de entrada a una vida llena del ES; es la entrada a lo sobrenatural de Dios.

6 – El BES es depender del ES. La clave para entender qué es el BES está en la palabra «bautismo». ¿Por qué a esta experiencia se le puso ese nombre? ¿Por qué no le pusieron el nombre de: «unción», por ejemplo; ya que, el BES es una unción? Para entender esto recordemos lo que dijo Juan el Bautista: «Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego» (Lc 3:16). Inspirado por el ES, Juan reveló que, la unción que Dios daría sería un «bautismo». Pero, ¿Qué entendían los judíos con la palabra bautismo? Veamos: Desde la época de Moisés, los judíos simbolizaban el fin de una etapa, y el comienzo de otra(muerte y resurrección), por medio de un bautismo; al cual ellos llamaban «teviláh»; baño ritual que ellos hacían entrando en las aguas de un «bautisterio», llamado por ellos «miqveh».

  • Bautizará: En griego: «βαπτισει». Palabra original: «βαπτίζω», baptizó, G907. Significado: Sumergir, bautizar. [Baptizó: Véase:1]
  • Teviláh: La raíz de esta palabra es el hebreo: «טָבַל», taval, H2881. Significado: Inmersión, sumergir. Ver también: Tevila, tevilá, tevilah.     [Teviláh: Véase: 2]
  • Miqveh:  En hebreo: «מִקְוֶה», miqveh, H4723. Significado: Cuerpo de agua, inmersión ritual. Ver también: Mkvá, mikvé, mikveh, mikve.     [Miqveh: Véase: 3]
  • Sobre: «Bautismo», ver la publicación: «Restauración de la promesa del Espíritu – 2», en este blog).

Por eso, los creyentes hebreos, al escribir la Biblia en griego, necesitaron buscar en ese idioma una palabra que simbolizara la costumbre judía de entrar en las aguas para esa experiencia ritual, de muerte y resurrección. La única palabra que encontraron en griego fue «baptizo» (bautismo), que significaba, para los griegos, la acción de meter algo en el agua (por ejemplo, una tela para teñirla). El problema está en que, el «baptizo» griego no tenía ningún significado espiritual. Pero, al entender que, para los fieles judíos el bautismo o «teviláh» simbolizaba la muerte y la resurrección, podemos comprender que, el BES es exactamente lo mismo; es decir: el BES,

  • es morir a una vida independiente de Dios, actuando con nuestras propias fuerzas;
  • para nacer a una nueva vida, dependiendo del ES.

Entender esto es revolucionario porque nos revela que, luego de recibir el BES tenemos que vivir dependiendo siempre del ES. Depender es recibir del Espíritu la guía, la dirección, el poder, etc. Esto nos revela que, si dejamos de depender de Dios, dejaremos de recibir el poder. Por esta razón, muchos que recibieron el BES, vieron luego que ese fuego se apagó.

7 – El BES es recibir la «promesa. Al recibir el BES recibimos:

  • La promesa del Padre (Hch 1:4, porque el Padre la prometió); y
  • La promesa del Espíritu (Hch 2:33,39, porque, Dios Padre la prometió por medio del ES).

¿Qué es lo que Dios había prometido? Veamos:

a – En Sinaí. Exactamente cincuenta días después de la Pascua y de la salida de Egipto, en el monte Sinaí, Dios hizo un pacto con su pueblo (el antiguo pacto); y les entregó la ley, los Diez Mandamientos. Entonces, los judíos trataron de cumplir la ley de Dios, pero vieron que, por más que se esforzaban nunca podían agradar al Señor. Muchos años después, Dios hizo un nuevo pacto con los judíos; y les prometió poner su ley en sus mentes y en sus corazones, y darles el ES para que ellos pudieran cumplir con su voluntad. Dios dijo:

  • «Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo» (Jr 31:33).
  • «Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra. Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres, y vosotros me seréis por pueblo, y yo seré a vosotros por Dios» (Ez 36:26-28).

 b – En Pentecostés. En cumplimiento de lo prometido, exactamente cincuenta días después de la Pascua y de la resurrección de Jesucristo, en el día de Pentecostés, Dios derramó el ES sobre su pueblo; les dio la ley del Espíritu (Ro 8:2), escribió su ley en su mente y corazón (Heb 8:10; 10:16); les bautizo con el ES (Hch 1:5; 2:4; y les dio el poder (Hch 1:8) para vivir conforme a la voluntad de Dios. Esto fue el cumplimiento de lo que Dios había prometido.

 c – Diferencias. Entonces,

  • En Sinaí: Dios les dio la ley, pero no el poder; y
  • En Pentecostés: Dios les dio la ley del Espíritu, y el BES; o sea, el poder para hacer la voluntad de Dios. Es decir, el BES es el poder que Dios nos da, para que podamos vivir de acuerdo con su voluntad. (Sobre: «Sinaí y Pentecostés», ver la publicación: «Pentecostés», en este blog).

Resumiendo todo esto podemos decir que, como los judíos veían que, por más que se esforzaban, no podían cumplir con la voluntad de Dios, entonces, el Señor les prometió darles el ES, darles su gran poder, para que pudieran cumplir con la ley de Dios; la cual estaría escrita en su mente y corazón, por medio del ES. En cumplimiento de esta promesa, en el día de Pentecostés Dios bautizó con el ES a los creyentes. Entonces,

  • el BES es el poder que el Señor nos da, para que podamos hacer su voluntad.
  • Esto incluye, por supuesto, recibir el poder de Dios para ser testigos.

8 – El BES es comparable a cruzar el río Jordán. En la Biblia, el río Jordán es simbólico del  BES. En ese río Jesús recibió la unción de poder (Mr 1:9-11). Luego de cruzar el río Jordán, los judíos entraron en la tierra prometida. Del mismo modo, luego de recibir el BES entramos en la tierra prometida espiritual: la promesa del Padre y la promesa del Espíritu.

Pero en la Biblia vemos que, después de cruzar el río Jordán y entrar en la tierra prometida, hubo judíos que no continuaron viviendo allí; sino que, regresaron, volvieron a cruzar el río Jordán, y se instalaron al otro lado de la tierra prometida, en el lugar de donde habían salido (Jos 22). Del mismo modo, algunos creyentes reciben el BES; pero luego, en vez de vivir dependiendo del ES, vuelven atrás; es decir, vuelven a vivir dependiendo de sí mismos, de sus propias fuerzas;  y en ellos no se manifiesta el poder de Dios.

RESTAURACIÓN

Estamos en los últimos días de la historia, los días anteriores a la segunda venida de Cristo. Por eso Dios está restaurando todas las verdades bíblicas, en cumplimiento de lo que él había anunciado cuando dijo, hablando de Jesucristo: «A quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo» (Hch 3:21). ¿Qué es lo que Dios quiere restaurar en estos días? Dios quiere:

1 – Restaurar el BES. En las primeras décadas del siglo XX, el mensaje del BES fue grandemente anunciado. Pero, lamentablemente, en estos últimos años este mensaje se ha ido dejando de lado. Por ejemplo:

  • El énfasis en el mensaje del BES ha decaído en las Asambleas de Dios en África.    [África. Véase 4]
  • El algunas iglesias pentecostales ya no enfatizan buscar la llenura del ES; dicen que no es necesario recibir el BES; y que ni siquiera recibir el ES para la salvación. [Énfasis. Véase 5]

Pero en estos días Dios está restaurando la importancia de este mensaje ya que, en esta época el Señor va dar el último y gran derramamiento del ES, con la consecuencia directa de recibir el BES. «Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños; y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán» (Hch 2:17-18). Por eso, ya que Dios va a derramar el ES en estos días, nosotros tenemos que anunciar la gloriosa verdad del BES, para colaborar con Dios en lo que él está haciendo. Es decir, tenemos que restaurar la importancia del BES.

2 – Restaurar el hablar en lenguas. Desde el día de Pentecostés, el hablar en lenguas (HEL)  ha sido siempre la evidencia de haber recibido el BES. Pero, lamentablemente, siendo que las iglesias pentecostales comenzaron teniendo esta enseñanza como su fundamento, en la actualidad, muchos pentecostales no HEL; y lo que es más grave, en algunas congregaciones pentecostales no aceptan que el HEL sea la evidencia de haber recibido el BES.     [Lenguas. Véase 6]

Pero ahora, siendo que estamos en la época de la restauración de todas las cosas (Hch 3:21); y teniendo en cuenta que, en esta época Dios va a derramar en gran medida el ES en todo el mundo; por todo esto, Dios quiere restaurar el HEL en medio de su pueblo; porque al HEL el ES habla por medio nuestro, orando con sabiduría, comunicando lo que Dios quiere que sepamos, etc.

 GENERALIDADES SOBRE EL BES

1 – ¿Por qué no se enseña el BES? Hay varias razones. Por ejemplo:

Vergüenza. Algunos pastores no enseñan sobre este tema porque temen que, cuando las personas pasen a recibir el bautismo, no reciban nada; y ellos pasen vergüenza, al ser considerados como siervos de Dios sin poder. Pero, en este sentido, tenemos que tener en cuenta lo que Dios le dijo a uno de sus siervos: «Tu rol es anunciar el mensaje, así como lo hizo Pedro; el mío es derramar el ES sobre ellos».     [Vergüenza. Véase 7]     [Pedro. Véase 8]

Desilusión. Otra razón del por qué no se enseña el BES, está en la desilusión que experimentan algunos al ver que, luego de un tiempo de haber recibido esta unción, muchos no experimentan el poder de Dios. Pero el problema no está en el BES en sí; sino en que, estos hermanos no viven dependiendo del Espíritu luego de esta experiencia, y como consecuencia de ello, no tienen poder.

2 – Problemas

Carne. Algunos piensan que el BES aumentará el poder que ya tienen (en lo natural, en la «carne»). Pero Dios no nos da el poder del Espíritu para añadir poder a nuestra naturaleza carnal. Dios quiere revelarnos que, todo poder natural o carnal, no sirve para nada en su reino.

Cambios. Hay quienes enseñan que el BES es muy importante; pero como vemos que en ellos  no hay cambios, su testimonio queda desvirtuado. Los creyentes querrán tener el BES si ven que hay algo glorioso en nosotros.

Llenura. El hecho de haber recibido el BES no quiere decir que, a partir de ahora ya estamos siempre llenos del Espíritu. Por eso, en la Biblia vemos que, los que recibieron el BES en Pentecostés y fueron llenos del ES (Hch 2:4), un tiempo después volvieron a ser llenos del ES (Hch  4:31). Por eso, en Ef 5:18 se nos exhorta a ser llenos del ES continuamente.

El BES es la entrada a una nueva dimensión espiritual, la dimensión de estar llenos del Espíritu. Pero para eso, tenemos que estar bebiendo continuamente del Señor; porque, podemos haber estado llenos del ES ayer, pero no hoy.

Santificación. El BES no nos santifica instantáneamente, pero nos da un poder adicional para buscar esa santidad.

Evangelización.  Jesús dijo: «Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos» (Hch 1:8). Es importante esta relación: Poder para ser testigos. Este es el propósito de Dios. Mientras busquemos el poder para ser testigos recibiremos más  y más.

 3 – ¿Cómo recibir el BES?

Entregar: «Que presentéis v cuerpos» (Ro 12:1). Es decir, entregar todo nuestro ser a Dios.

Desear estar lleno del ES. «Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Sal 42:2).

Tener sed de Dios. «Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él» (Jn 7:37-39).

Estar limpio.  Podes abrir la canilla, pero si hay algo dentro de los caños, el agua no va a salir. ¿Te mostró Dios algo que tienes que dejar, es decir, arrepentirte?

Obedecer. «Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen» (Hch 5:32).

Don.  «Y recibiréis el don del Espíritu Santo» (Hch 2:38). El BES es un don, un regalo, no una recompensa por lo que somos o por todo lo que hemos hecho. Quiere decir que, no tengo que pensar que si soy más santo recibiré (como pago) el BES. El don se recibe por fe, no por obras.

Pedir y recibir.  Para tener el BES tenemos que pedir y recibir. El pedir tiene que ir acompañado del recibir. Jesús dijo: «El que pide recibe» (Mt 7:8). No dice: «El que pide recibirá» (futuro); sino «recibe» (presente). Quiere decir que, en el momento de pedir hay que estar recibiendo, por la fe. Es interesante tener en cuenta que, al leer «recibe», interpretamos «recibirá». Tenemos que creer que, en el momento de pedir, Dios ya nos está dando. Por lo tanto, tenemos que pedir y recibir, como dos caras de la misma moneda.

En este tema pasa exactamente como en el caso de la salvación:

  • 1) Jesucristo ya murió en la cruz, por lo tanto, la salvación ya está ofrecida. Sólo tenemos que recibirla por fe.
  • 2) El BES es el don de Dios para todos los creyentes. Por lo tanto, debemos recibirlo por fe.

4 – Imposición de manos para ministrar el BES

  • «Les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo» (Hch 8:17).
  1. «Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban» (Hch 19:6).

¿Quién puede imponer las manos? Cualquiera. Por ejemplo: Un discípulo como Ananías (Hch 9:10-17). No solo los apóstoles.

En el Nuevo Testamento vemos que, en algunos casos, los creyentes recibían el BES por medio de la imposición de manos. Pero, en otros casos, recibían sin ninguna imposición de manos. Por ejemplo, en Pentecostés (Hch 2:1-4), y en Cesarea (Hch 10:44). Esto nos revela que, podemos recibir el BES estando solos y en cualquier lugar (en nuestra casa, trabajando, etc.).

5 – Impedimentos

Incredulidad. «Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan» (Heb 11:6). Debemos creer que Dios galardona, recompensa, a los que le buscan.

Probar si es verdad o no. «No tentarás al Señor tu Dios» (Lc 4:12).

Temor. ¿Será de Dios?

Pecado. ¿Hay algún pecado en tu vida del cual no te has arrepentido?

Propósitos y objetivos inadecuados. A veces hay quienes no reciben el BES porque sus objetivos no son correctos: Por ejemplo: El orgullo: 1) De poseer el poder de Dios, para tener una gran congregación; 2) De presentarse como espiritual, porque recibió el BES.

Fortalezas mentales. Pensar:

  • Que «para recibir el BES hay que llegar a ser buenos». Pero la verdad es que, es por medio del ES que llegamos a hacer morir las obras de la carne (Ro 8:13).
  • Que «puedo ser lleno del ES sin HEL». Si bien esto es cierto, no es lo normal.
  • Que «las lenguas no son para esta época».
  • Que «las lenguas son para personas que no tienen educación, o para las que son emocionales.

Destruir fortalezas

  • A veces, no recibimos el BES porque en nosotros hay fortalezas mentales en contra de esta experiencia. Si esto es así, entonces, estudia el BES y el HEL. Luego, adora y agradece a Dios por lo que él te está ofreciendo.
  • Pero, si en ti hay fortalezas demoníacas (porque en el pasado estuviste en una secta, o en drogas, o participaste en juegos espiritistas, cosas que abrieron la puerta a un demonio, que ahora está impidiendo que vos recibas el BES); si esto es así, entonces, pide perdón; ordena a todo espíritu que pudiera haber en tu vida que salga, y pide al Señor que te dé el BES y el HEL, o sea, que llene tu vida.

6 – ¿Por qué algunos no lo reciben?

Desconocimiento. «La fe es por el oír y el oír por la palabra de Dios» (Ro 10:17). Algunos no reciben el BES por no saber qué bendiciones tenemos en Cristo.

Vaso limpio. Es decir, tenemos que arrepentirnos de todo pecado. «Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo» (Hch 2:38). Aquí pasa lo mismo que en el caso de la salvación: Si bien está ofrecida, algunos no la reciben porque no quieren abandonar sus pecados. Entonces,

  • el problema no está en Dios, a quien hay que rogarle que nos dé el BES; sino que
  • el problema está en nosotros, que no tenemos vasos limpios para recibir.

7 – Errores en cuanto a recibir el BES

Hay algunos errores muy comunes en cuanto a cómo se recibe el BES. Algunos creen que el BES se recibe gracias a:

 Buenas obras. No es así. Así como la salvación es por fe (no por obras), el BES también es por fe en la obra consumada de Jesús en la cruz. «Para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu» (Gá 3:14).

Santidad.  El BES no lo recibimos si hemos llegado a un cierto nivel de santidad. Al contrario, es por medio del BES que llegamos a la santidad.

Suplicar.  Algunos no reciben el BES porque entienden que, «tienen que suplicar» para recibir esta bendición. Pero la Biblia revela que, Jesucristo derramó la bendición prometida. Por lo tanto, el BES es una de las bendiciones que Dios nos ofrece. Por eso, es un regalo. Entonces, no es «si Dios quiere me lo dará». Dios ya ha revelado que él quiere dar el BES.

8 – Acusación

El diablo trata de que nos esforcemos para merecer el BES, sabiendo que no es por obras sino por fe. Nos insinúa estas mentiras:

Esfuerzo. «Si te esfuerzas tendrás poder». Este era el problema de los gálatas, a quien Pablo les dijo: «Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? » (Gá 3:2).

Miserable. «Eres un miserable, por eso Dios no te da poder». No es cierto. La sangre de Jesucristo te ha limpiado, y ahora eres un hijo de Dios.

9 – Evidencias de haber recibido el BES

Lenguas. La primera evidencia es el HEL, y no los frutos; porque, si así fuera, habría que esperar mucho tiempo hasta que aparecieran. En Pentecostés las personas se dieron cuenta enseguida de que habían recibido el BES porque hablaban en lenguas (Hch 2:11). Lo mismo sucedió con Pablo en Corinto (Hch 19:6). Quiere decir que, en la Biblia, la señal bíblica de que habían recibido el BES era el HEL.     (Sobre: «Lenguas», ver las publicaciones: «El hablar en lenguas» 1 y 2, en este blog).

«Pero, voy a hablar yo».  Algunos cuestionan el HEL porque dicen: «Voy a hablar yo». Sí, así es, pero bajo la inspiración del ES. «Y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen».(Hch 2:4). Pero no hables en tu idioma. No se puede hablar en dos idiomas a la vez.

¿Por qué Dios eligió el HEL? Un neurocirujano ha declarado que, el cerebro está dominado por los centros del lenguaje. Entonces, al HEL, Dios controla el cerebro desde los centros del lenguaje. Quiere decir que, cuanto más HEL, más puede Dios gobernar nuestra vida. ¡Aleluya!     [Neurocirujano. Véase 9]

Citas bibliográficas

1 – Baptizó

  • Strong’s Greek: 907. βαπτίζω (baptizó) — to dip, sink – Biblehub.com
  • La tevilá en una mikvé «Inmersión en agua»
  • blogspot.com.ar
  • La Tevilah – Mikdashmeat.com

2 – Teviláh

  • Ritual washing in Judaism – wikipedia.org
  • Sabías que las primeras referencias escriturales sobre la teviláh están en el Libro de Génesis? Esto y más… – Facebook.com
  • Concordancia Hebreo de Strong: 2883. טָבַע (taba) – com
  • La Tevilah – Mikdashmeat.com
  • El concepto de la tevila – AMIJYY Kehila Congregación Jadesh Yameinu Yeshua
  • Tevilah | Curiosidades Bíblicas de Impacto – Curiosidadesbiblicasdeimpacto.wordpress.com
  • Tevilah y Bautismo – Anajnu.cl

3 – Miqveh

  • Ritual washing in Judaism – En.wikipedia.org
  • Concordancia Hebreo de Strong: 4723. מִקְוֶה (miqveh) – Bibliaparalela.com
  • Mikve – wikipedia.org
  • La Tevilah – Shalom820525.blogspot.com.ar
  • La Mikvá y la Senda Antigua – Saliendodelacaja.blogspot.com.ar
  • Mikveh – Cafetorah – Notícias de Israel – Cafetorah – Notícias de Israel

4 – África

  • Proclamación del Pentecostés – Decadeofpentecost.org

5 – Énfasis

  • Fe bíblica – Fe-biblica.blogspot.com

6 – Lenguas

  • Algo se está perdiendo – Pentecostalconservador.blogspot.com

7 – Vergüenza

  • Proclamación del Pentecostes.pdf – Scribd

8 – Pedro

  • El poder del Espíritu Santo y el crecimiento de la iglesia – Google Books

9 – Neurocirujano

  • Capítulo 5. Cómo recibir el bautismo en el Espíritu Santo – Blog de Gustavo Isbert

Capítulo 21

SI ALGUNO TIENE SED,

VENGA A MÍ Y BEBA

¿Cuál es el gran secreto de la vida cristiana y de los avivamientos?

Para entender esto, veamos primeramente lo que dice la Biblia en el evangelio de Juan:

«En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado» (Jn 7:37-39).

Fuente. Algunos tratan de saciar la sed del alma con cosas materiales, como por ejemplo: vino, drogas, vacaciones, lujos, trabajo, deportes, espectáculos, etc. Pero el vacío interior en nuestro espíritu, solo se sacia con Dios mismo, en la persona de Jesucristo. Jesús enseñó sobre este tema al pasar por Samaria. Dice la Biblia que, estando cansado, Jesús se sentó junto al pozo de Jacob (Jn 4:6).     [Pozo: Véase: 1]

Vino entonces una mujer samaritana a sacar agua del pozo. Jesús le dijo:

«Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; más el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna» (Jn 4:13-14).

La samaritana no entendió esto de que, al beber el agua que Jesús nos da llegamos a tener una fuente de agua en nuestro interior.

Jesús explicó esto en la fiesta de los tabernáculos (o Sucot, sukot o sukkot).     [Tabernáculos: Véase: 2]

La peña de Horeb. En esa fiesta, la más importante de todas las fiestas judías, la presencia de Dios se manifestaba en medio de ellos con gran alegría; y los judíos recordaban que en el desierto habían bebido de la roca partida, de la roca herida milagrosamente, en Horeb (Ex 17:1-6; Nm 20:1-13).     [Peña: Véase: 3]

Esta peña ha sido encontrada. Es muy alta. Tiene más de 18 m de altura. La Biblia dice:

«Hendió las peñas en el desierto, y les dio a beber como de grandes abismos» (Sal 78:15).

¿Qué es «hendir»? Hendir es partir, pero de una forma especial: es cortar un cuerpo sólido haciendo una abertura estrecha y larga. ¡Y exactamente eso es lo que se puede ver en la peña de Horeb! Además, en esa peña se nota que, desde el centro, en su parte inferior, bajó una corriente de agua que provocó la erosión, el desgaste, de la roca por el roce del agua. Esto es muy notable teniendo en cuenta que, esa roca está en un desierto, en Arabia Saudita.

«He aquí que yo estaré delante de ti allí sobre la peña en Horeb; y golpearás la peña, y saldrán de ella aguas, y beberá el pueblo» (Ex 17:6).

Esa roca herida es símbolo de Jesús, herido en la cruz. De él ahora brota el río del Espíritu Santo. Pablo dijo que:

«y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo» (1 Co 10:4).

Estanque de Siloé.  Recordando aquel milagro, en el día más importante de la fiesta ellos sacaban agua del estanque de Siloé.     [Estanque: Véase: 4]

Pero, ¿Por qué sacaban agua del estanque de Siloé? Como en esa fiesta ellos recordaban que Dios les había dado aguas en el desierto, sacándola de la roca, entonces, ellos sacaban el agua del estanque de Siloé, el cual era alimentado por las aguas que salían de la roca en Gihón, y llegaban hasta el estanque por el túnel de Ezequías.

La procesión del agua. Para llevar a cabo esta tarea, un grupo de sacerdotes iba al estanque. Al llegar allí, el sumo sacerdote sacaba un poco de agua, con una jarra de oro. Luego volvían hacia el templo.

La procesión del viento. Mientras tanto, un segundo grupo de sacerdotes iba hacia el valle Motza, para cortar ramas de los sauces, las cuales tenían que tener más de 7 m. Seguidamente, volvían al templo, moviendo las ramas. Esto producía un sonido como del viento soplando. (En Hebreo, «viento» o «espíritu» es la misma palabra: «ר֫וּחַ», 7308, ruach; 7307, ruaj, ruah).

El traspasado. Al llegar a la ciudad las dos procesiones, la del agua y la del viento o espíritu, eran recibidas por un sacerdote, que luego los precedía en su viaje hacia el templo, tocando una flauta, que tenía varios agujeros. Por esta razón era llamada «El traspasado».     [Traspasado: Véase: 5]

Esto tiene un trasfondo espiritual muy grande ya que, Jesús es el Traspasado; porque fue traspasado en la cruz (Za 12:10; Jn 19:34, 37; Ap 1:7).

Las dos procesiones, la del agua y la del espíritu entraban al templo, guiadas por el «traspasado». El significado espiritual de todo esto es el siguiente: Guiados por Jesucristo, el «Traspasado», entramos al templo celestial, si hemos muerto al reino de las tinieblas, y si hemos nacido en el reino de Dios,

  • gracias a las aguas del bautismo; y
  • gracias al Espíritu

Por eso Jesús le dijo a Nicodemo:

«El que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios» (Jn 3:5).

Mayin (aguas). Al llegar al templo, los judíos cantaban la canción del Mayin, conforme a lo que está escrito en la Biblia, en Is 12:3. (Mishnah, Sucot 5:1).     [Mayin: Véase: 6]

«Sacaréis con gozo aguas de las fuentes de la salvación» (Is 12:3).

Yeshúa. Ellos habían cantado sobre las fuentes de la «Salvación» («יְשׁוּעָה»), palabra que en hebreo es «Yeshúa», y en español es «Jesús» (Isaías 12:3).     [Yeshúa: Véase: 7]

Antes del nacimiento de Jesús, el ángel del Señor le dijo a José que, el niño que nacería se llamaría Yeshúa (Jesús; Mt 1:21).

En Isaías 12:2, dice que:

  • «Dios es salvación»; o sea
  • «Dios es Yeshúa» (en hebreo); o sea,
  • «Yeshúa es Dios».
  • Como «Yeshúa» es Jesús: entonces «Jesús es Dios».

«Yeshúa» (Jesús) es una palabra abreviada de «Yehoshua», que significa: «Dios es Salvador». Es decir, la fuente de la salvación, la fuente del agua de vida es  Dios, es Yeshúa, es Jesús.  Eso es lo que ellos cantaban sin entender.

Copa. Después de cantar que sacarían aguas de la fuente de la salvación, de Yeshúa (de Jesús), en el momento culminante de la ceremonia, el sumo sacerdote subía al gran altar (de unos 5 m de altura); y desde allá arriba derramaba el agua en una copa que estaba sobre el altar. Este momento era el más importante de la fiesta (Mishnah: Succah 5; Talmud: Sukkah 5:1a-­‐b).    [Derramamiento: Véase: 8]

La copa de plata tenía dos aberturas: una de entrada y otra de salida.

Después de muchos siglos, en el año 2014, los judíos restauraron la ceremonia principal de la fiesta de los tabernáculos; es decir, sacaron agua del estanque de Siloé, y la derramaron en una copa. En otra copa derramaron vino.     [Altar: Véase: 9]

Dios. Luego de que el sacerdote derramó el agua en la copa, estando todos los judíos presentes en silencio, de pronto, en medio de la fiesta, se levantó Jesús (conocido entre los judíos como Yeshúa) y les dijo:

«Si alguno tiene sed venga a mí y beba».

O sea, él les estaba diciendo: «Yo soy la Fuente de la salvación, yo soy Dios».

Notemos lo siguiente: ellos cantaban que el agua divina saldría de la fuente llamada «salvación» (o «Yeshúa»); y se sorprendieron al ver que Yeshúa (Jesús) les dijo: «Si alguno tiene sed venga a mí y beba». O sea, Jesús se presentó como la Fuente divina, como el Mesías esperado.

Además,

  • Ellos habían cantado que sacarían aguas de las fuentes de la salvación (o de Yeshúa).
  • Las fuentes de toda salvación están en Dios.
  • Entonces, ellos sacarían aguas de Dios, de Yeshúa;
  • tal como dice en Is 12:2: «Dios es salvación»; y en hebreo dice: «Dios es Yeshúa».
  • Y de pronto se levantó Yeshúa (Jesús);
  • y les dijo: «Si alguno tiene sed venga a mí y beba».
  • Es decir, él les estaba diciendo: «Yo soy la Fuente»; «Yo soy Dios».

Explicación. Luego Jesús les explicó qué era lo que ellos estaban viendo sin entender:

  • La copa representa a: «Los que creyeran en él», (todos los creyentes).
  • El agua que sale de la copa: «De su interior saldrán ríos de agua viva».
  • El agua que entra: «Esto dijo del Espíritu que habían de recibir».
  • ¿Cómo recibirían el agua? Bebiendo de Jesús: «Si alguno tiene sed, venga a mí y beba».
  • ¿Cuándo recibirían el agua? Cuando Jesús fuera glorificado: «Porque Jesús no había sido aún glorificado».

Pero cuando Jesús resucitó y fue glorificado derramó el Espíritu Santo.

«A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís» (Hch 2:32-33).

Se cumplió así esta profecía:

«Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne» (Hch 2:17).

Jesucristo derramó el Espíritu. Por lo tanto, Jesús es Dios.

Entonces, la imagen del sumo sacerdote derramando el agua en la copa, simboliza la vida cristiana:

  • Jesucristo es el Sumo Sacerdote que derrama el Espíritu Santo.
  • Nosotros somos las copas, que recibimos y damos el río del Espíritu.

Todo esto nos muestra que: Un cristiano

  • es una fuente de la cual brota la bendición; y
  • es una copa, que continuamente recibe y da el agua de vida.

Secreto

  • Aquí está el gran secreto de la vida cristiana: Para dar continuamente tenemos que recibir
  • Además, aquí está el secreto del fin de los avivamientos: Cuando dejaron de recibir de Dios, dejaron de dar en abundancia.

Pero, ¿Por qué razón los creyentes dejaron de recibir de Dios? Dejaron de recibir porque entendieron que, ya que tenían el Espíritu Santo, entonces, ya lo tenían todo. Por esa razón, dejaron de buscar a Dios, dejaron de recibir, dejaron de beber de Jesucristo y del Espíritu Santo.

Pero, si bien es cierto que, en la dimensión celestial, «en Cristo», lo tenemos todo; en la dimensión terrenal, tenemos que ejercer fe para recibir lo que ya tenemos en Cristo. Por ejemplo, si bien en Cristo estamos sanos; ya que, la Biblia dice que «Por su llaga fuimos nosotros curados» (Is 53:5); también es cierto que, en nuestra experiencia práctica podemos estar enfermos. Por eso, así como pedimos para recibir nuestra sanidad, del mismo modo debemos pedir por todas nuestras necesidades, para recibir lo que ya es nuestro en Cristo.

Los que dejaron de buscar a Dios, porque «ya tenían toda bendición», entendieron que, su misión era solamente «dar» lo que tenían a los pecadores; es decir, manifestar la presencia de Dios que ya tenían. Pero, en la práctica, ya que se desconectaron de la Fuente celestial, dejaron de recibir, y en consecuencia, la triste situación es que, dejaron de dar en abundancia; porque perdieron el avivamiento.

Pero, no tenemos que entristecernos porque, en estos días, el Señor está diciendo que:

  • ¡Dios está restaurando a la iglesia!
  • ¡Viene un gran avivamiento!
  • ¡Viene un gran mover del Espíritu Santo!

Es muy importante tener en cuenta que, el Señor está revelando que, antes del gran avivamiento, Dios está restaurando a la generación anterior. Esto es lo mismo que hizo Jesús cuando estuvo aquí en la tierra; ya que él declaró que había sido enviado a las ovejas perdidas de la casa de Israel (Mt 15:24). Luego de esto, el evangelio fue dado a todos los pueblos.

El Señor está restaurando:

  • a todos los que aceptaron a Jesucristo en sus corazones, y que ahora no se están congregando;
  • a los que experimentaron un avivamiento, y luego lo perdieron, etc.

Sabiendo que Dios está restaurando a su pueblo, y sabiendo, además, que muchos perdieron el avivamiento porque dejaron de buscar a Dios, entonces, en estos días, lo más importante que tenemos que hacer es volver a buscar al Señor.

Revelación. Dios quiere revelarnos que el Cristo glorificado es:

  • la Fuente de todo en el universo;
  • la Fuente de todo lo que tú necesitas;
  • la Fuente del fuego de Dios, de la santidad, de la salvación, etc.

El derramamiento del agua en la copa es símbolo del derramamiento del Espíritu Santo; ya que, luego de que Jesús explicara qué es lo que ellos estaban viendo, Juan aclara:

«Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado» (Jn 7:39).

El río de Dios. Jesús reveló que, así como salía el agua de la copa, del interior de los que creyeran en él saldrían ríos de agua vida; o sea, saldrían diferentes corrientes del río de Dios. En este río

  • Dios Padre: es el origen.
  • Dios Hijo: es la fuente.
  • Dios Espíritu Santo: es el río.
  • Los creyentes: somos los canales.

Agua y vino. En el altar ponían dos copas: en una echaban agua y en la otra vino. Pero, ¿Por qué derramaban agua y vino sobre el altar? Derramaban agua y vino sobre el altar del templo, simbolizando la sangre de Jesús, que fue derramada sobre el altar de la cruz; porque, del costado de Jesús salió «sangre y agua». El vino representaba la sangre de Jesús.

«Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua» (Jn 19:34).

¿Por qué salió sangre y agua, y por qué en ese orden? Según la ciencia médica, al morir por rotura del corazón, la sangre sale y se acumula en el pericardio (la membrana que envuelve el corazón). Al quedar la sangre inmóvil, a los 15 minutos, más o menos, se separa en  1) coágulos (una masa formada por glóbulos rojos) y 2) Suero.

Como los glóbulos rojos son más pesados se acumulan en la parte de abajo del pericardio. Cuando la lanza rompió la parte de abajo del pericardio, lo primero que salieron fueron los glóbulos rojos (Por eso Juan dijo que salió «sangre»). Luego salió el suero sanguíneo, que es parecido al agua (Por eso Juan dijo que salió «agua»).

El «costado» en el que el soldado clavó la lanza es la pleura (Jn 19:34). ¿Por qué decimos que la lanza clavó la «pleura»? Porque la palabra traducida en la Biblia por «costado», en griego es «pleura» («πλευραν», pleura, 4125). ¿Qué es la pleura? La pleura es la «bolsa», la membrana que recubre a los pulmones. Es decir, la lanza atravesó primero la pleura (donde están los pulmones), y luego atravesó el pericardio (donde está el corazón).

Si salió sangre y agua, esto muestra que Jesús ya estaba muerto, por rotura del corazón.

Hay registros médicos que muestran que, cuando alguien muere por rotura del corazón, la sangre sale y se acumula en el pericardio, y al no tener movimiento se separa en: 1) coágulos (glóbulos rojos) y 2) suero.

En la fiesta de los tabernáculos se simbolizaba el derramamiento de la sangre y del agua sobre el altar de la cruz; por medio del derramamiento del vino y del agua en el altar del templo.

Como dice la Escritura. ¿A qué Escritura se refirió Jesús? A Ez 47:1-12.

«Me hizo volver luego a la entrada de la casa; y he aquí aguas que salían de debajo del umbral de la casa hacia el oriente; porque la fachada de la casa estaba al oriente, y las aguas descendían de debajo, hacia el lado derecho de la casa, al sur del altar» (vs. 1).

«Y me dijo: Estas aguas salen a la región del oriente, y descenderán al Arabá, y entrarán en el mar; y entradas en el mar, recibirán sanidad las aguas. Y toda alma viviente que nadare por dondequiera que entraren estos dos ríos, vivirá; y habrá muchísimos peces por haber entrado allá estas aguas, y recibirán sanidad; y vivirá todo lo que entrare en este río» (vs. 8-9).

Este pasaje es profético de lo que Dios haría luego del derramamiento del Espíritu Santo. En este texto vemos una corriente de agua que, comenzando en el altar, pasa luego por el umbral de la puerta, y se dirige luego, como un río cada vez más profundo, hacia el Mar Muerto; al cual, lo llena de peces.  Es decir, el río de Dios sale del templo, llevado por los creyentes; y da vida a las multitudes sin Cristo (el «umbral», en una puerta, es la parte inferior).

La figura del río saliendo del templo, es simbólica de lo que dijo Jesús cuándo declaró que, de los creyentes (los templos vivientes), saldrían ríos de agua viva.

Antes de Jesús.  Durante muchos siglos, el agua y el vino, caían del altar a una canaleta, llegaban al arroyo Cedrón; y de allí al Mar Muerto.

Después de Jesucristo. Pero luego de que Jesús derramó su sangre en la cruz, toda esta escena cambió. Sobre el altar de Dios estamos nosotros (las copas), que recibimos el agua del Espíritu Santo. Luego, al salir  caminando del templo, llevamos el agua a las multitudes.

Religión – Vida. Pero, ¿Por qué, en la antigüedad, el agua que bajaba desde el altar y llegaba hasta el Mar Muerto, no producía cambios en ese mar, y ahora sí? Esto es así porque, las ceremonias religiosas no da vida, pero el Espíritu Santo, sí.

En nuestros días, las aguas del río del Espíritu Santo llegarán a las multitudes, a ese «mar muerto», llevadas por los creyentes.

Diferencia.  Aquí está la diferencia entre el antiguo y el nuevo pacto, la diferencia entre un sistema religioso y la vida de Dios en nosotros.

En el nuevo pacto, los creyentes que están sobre el altar «las copas»), reciben de Jesucristo, nuestro gran Sumo Sacerdote, el agua del Espíritu Santo; y luego, saliendo del templo, llevan el agua  celestial a las multitudes sin Cristo, las cuales se vuelven a Dios.

El derramamiento del Espíritu Santo

1 – Copa. Notemos con atención que, el sumo sacerdote derramaba el agua en la copa que estaba sobre el altar. Esto nos muestra que, si queremos que Jesucristo, nuestro gran Sumo Sacerdote, derrame el Espíritu Santo sobre nosotros, tenemos que estar sobre el altar; es decir, tenemos que consagrarnos completamente; entregar todo nuestro ser a Dios; presentar nuestras vidas en el altar, tal como dice Ro 12:1.

2 – Explicación. Jesucristo dijo: «El que cree en mí… ríos de agua viva fluirán de su interior». Para que las multitudes reciban los ríos del Espíritu, fluyendo desde nuestro interior, tenemos que ir diariamente al altar (así como la copa estaba sobre el altar), para:

  • Consagrar nuestras vidas.
  • Recibir, beber el agua de vida «Si alguno tiene sed venga a mí y beba».
  • Dar, por medio de la fe, la bendición a las multitudes. «Ríos de agua viva fluirían de su interior».

3 – Fuente. Volviendo a lo que Jesús le dijo a la mujer samaritana:

«Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; más el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna» (Jn 4:13-14).

Vemos que aquí se trata del mismo tema de la copa; es decir: recibir, beber de Jesús; y dar el agua de vida a otros. O sea, Jesús está explicando aquí que,

  • si bebemos de las aguas de esta mundo (todo lo que el mundo ofrece), volveremos a tener sed («volverá a tener sed»); pero,
  • si bebemos de las aguas del Espíritu Santo que nos ofrece Jesucristo, no volveremos a tener sed de las aguas de este mundo, («no tendrá sed jamás»); pero,
  • para vivir así, tenemos que recibir de las aguas que nos da Jesucristo (del «agua que yo le daré»);
  • para, de esta forma, ser una «fuente» de aguas que bendicen a los que nos rodean («será en él una fuente de agua»).

Por supuesto que, cuando Jesús dijo que «no tendrá sed jamás», no se refiere a no tener nunca más sed de Dios, sino que, según el contexto, se refiere a no tener más sed de las cosas de este mundo («de esta agua»). Entonces, tiene que quedar muy en claro que, las palabras de Jesús no implican que no bebamos más de él; sino que, por el contrario, tenemos que seguir bebiendo continuamente de Jesucristo, tal como dice Jn 7:37; «Venga a mí y beba», Aclaremos, además que, cuando Jesús dijo «Beba», esta palabra está en presente continuo; o sea, la acción de beber debe ser continua y repetida (Beba, en griego es: «πινετω», pinó, 4095).

Quiere decir que, para dar continuamente, tenemos que beber continuamente de Jesucristo.

Todo esto nos revela que, así como toda fuente de agua natural recibe el agua continuamente, los creyentes somos una «fuente» que tenemos que recibir el agua de vida continuamente.

Entonces, los creyentes:

  • Somos una «fuente», ya que bebemos de Jesucristo y damos a otras personas;
  • Somos una «copa», que recibe continuamente el agua celestial y la da a nuestros prójimos.

«Si alguno tiene sed venga a mí y beba»

Estas palabras son: 1) una invitación; y 2) una orden.

Jesucristo nos está invitando a beber de él, y recibir el agua

  • del perdón, de la sanidad, de la liberación;
  • del bautismo en el Espíritu Santo;
  • de toda la bendición de Dios.

Restauración y avivamiento

¿En qué tiempo estamos viviendo en relación con los planes de Dios? En este tiempo

  • estamos a las puertas de un gran mover del Espíritu Santo (Is 44:3);
  • la gloria de Dios será derramada (Is 40:5);
  • habrá gran salvación (Lc 3:6).

Pero, para lograr estos objetivos, Dios quiere que su pueblo prepare el camino (enderezando, rellenando, bajando, alisando, etc.; Lc 3:4-5).

Es decir, antes del gran avivamiento, Dios está

  • limpiando, purificando, a su pueblo,
  • restaurando a la iglesia.

Luego de esto, Dios

  • derramará el Espíritu Santo en gran manera;
  • el fuego del Espíritu caerá y los dones serán repartidos.
  • Es decir, vendrá un gran avivamiento, un nuevo mover del Espíritu, en el cual la gloria de Dios será derramada en gran manera. ¡Aleluya!

Dios lo ha dicho y Dios lo hará.

Citas bibliográficas:

1 – Pozo

  • Pozo de Jacob – Es.wikipedia.org
  • El pozo de Sicar – La actual Nablus, en Samaría – Primeroscristianos.com

2 – Tabernáculos

  • La festividad de Sukot – Comunidadedermitzaryisrael.blogspot.com.ar
  • Guía y bendiciones para Sucot 5770 – com
  • La Fiesta de los Tabernáculos ( Sukkot ) – Fcristiana.com

3 – Peña

  • La peña de Horeb – Cristoessanto.blogspot.com.ar
  • Ron Wyatt +Evidencias Bíblicas – M.forocoches.com
  • Piedras que hablan. – ppt descargar – Slideplayer.es

4 – Estanque

  • El estanque de Siloé – Evidencias Bíblicas
  • 28 de Febrero – Latidosdedios.blogspot.com.ar
  • El estanque de Siloé – Comunidad Israelita Bet Or
  • El Estanque de Siloé Descubierto – LugaresBiblicos.com
  • Túnel de Ezequías – Es.wikipedia.org
  • El manantial de Gihón – org.il
  • Fuente del Gihón – Es.wikipedia.org

5 – Traspasado

  • II Las Fiestas del Séptimo Mes VI
  • blogspot.com.ar

6 – Mayin

  • Guía y bendiciones para Sucot 5770 – Raicesdelafe.com

7 – Yeshúa

  • Salvación:«יְשׁוּעָה», Yeshúa Yeshuah, Yĕshuw`ah, Yeshua H3444.
  • El poder y la autoridad del nombre de Jesús – Ministerio de restauración a las naciones
  • El Nombre Yehoshua evolucionado a Yeshúa – David Nesher Blog
  • Strong’s Hebrew: 3444. יְשׁוּעָה (yeshuah) – salvation – Biblehub.com
  • Did You Know Yeshua Jesus’s Name Is All Over The Old Testament ? – Why God¨
  • Jesus vs. Yeshua? – One for Israel Ministry
  • Yeshua – The Israel Bible – The Israel Bible
  • Nombre Yeshua – Profecías Mesías – Congregación Mesiánica
  • El Mesías. De acuerdo a profecía bíblica – Google Books
  • ‘Yeshua’ y ‘Yehoshua’ en el Antiguo Testamento – ¿Quién es Jesucristo?
  • Estudiar la Biblia – com

8 – Derramamiento

  • Guía y bendiciones para Sucot 5770 – Raicesdelafe.com
  • Conceptos hebreos 15 sukot – nisuj hamayim – Shalomhaverim.org

9 – Altar

  • Imágenes del segundo templo de Herodes
  • El reloj profético – Labibliatx.blogspot.com.ar

Capítulo 22

RESTAURACIÓN DE

LA PROMESA DEL ESPÍRITU – 1

¡Estamos viviendo en el tiempo de la restauración de todas las cosas! Dios quiere llevarnos a aguas cada vez más profundas. A principios del siglo XX Dios restauró la verdad del bautismo en el Espíritu Santo; pero ahora el Señor quiere restaurar la verdad de la promesa del Padre, la promesa del Espíritu; o sea, ministrar, depender, ser guiados, enseñados, etc., por el Espíritu Santo.

A – LO QUE DIOS PROMETIÓ

¿Qué es lo que Dios prometió.

1 – Pentecostés.

 “Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños; y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán” (Hch 2:17-18).

La profecía de Jl 2:28-32, en cuanto al derramamiento del Espíritu Santo, si bien tuvo un cumplimiento parcial en Pentecostés, tendrá un cumplimiento total en los días anteriores a la segunda venida de Jesús. Esto es así ya que, Joel menciona cosas que no se cumplieron en Pentecostés:

  • El derramamiento del Espíritu Santo no fue sobre toda carne, sino solamente sobre los judíos.
  • El sol no se convirtió en tinieblas, ni la luna en sangre.
  • No hubo columnas de humo, etc...

Pero, en estos días ¡Estamos viviendo en los últimos días antes de la segunda venida de Jesús, los días del gran derramamiento del Espíritu Santo!

2 – Nombres. Lo que Dios prometió tiene varios nombres:

  • El derramamiento del Espíritu.
  • El bautismo en o con el Espíritu.
  • El don del Espíritu.
  • La promesa del Padre o del Espíritu.
  • La bendición de Abraham.

3 – La promesa. Luego del gran derramamiento del Espíritu Santo, en Pentecostés, Pedro les dijo a todos los presentes:

Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare” (Hch 2:39).

¿Quiénes son los que “están lejos?”? En la carta a los efesios Pablo les dijo a los gentiles que antes “estabais lejos” (Ef 2:13). Quiere decir que, los que “están lejos” son todos los que no son judíos.

¿Por qué el derramamiento del Espíritu Santo es “la promesa”. ¿A qué promesa se refiere? Se refiere a la promesa que Dios le dio a Abraham.

4 – Abraham.  Dios le prometió a Abraham que, en su simiente serían benditas todas las familias de la tierra.

En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra” (Gn 22:18), (Gá 3:8).

5 – La simiente. La bendición vendría a la humanidad por medio de “la simiente”, de Abraham, la cual es Cristo (no dice “Y a las simientes”).

“Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo”. (Gá 3:16).

6 – Jesucristo.  Esta promesa de bendición, dada por Dios a Abraham, llegaría a todas las naciones por medio de Jesucristo; el cual, es descendiente de Abraham.

“Para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu” (Gá 3:14).

Esto nos revela que, la promesa del Espíritu

  • es la bendición prometida por Dios a Abraham; y
  • es la bendición que Dios tiene para todas las familias.

7 – La promesa del Espíritu.  Pero, ¿por qué se le llama “la promesa del Espíritu”? A esta bendición se la llama “la promesa del Espíritu” por dos razones:

  1. a) Porque Dios Padre prometió esta bendición por medio del Espíritu Santo. Por eso, es la promesa del Padre y la promesa del Espíritu.
  • “La promesa del Padre” (Hch 1:4).
  • “La promesa del Espíritu Santo” (Hch 2:33).
  1. b) Porque toda la bendición de Dios está en el Espíritu Santo. Es decir, cuando Dios da su Santo Espíritu, da toda su bendición. O sea, cuando recibimos el Espíritu de Dios recibimos toda la bendición de Dios.

La bendición de Dios es el Espíritu Santo. Veamos esto en Isaías:

Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos” (Is 44:3).

Notemos atentamente que, en este último texto Dios revela que, la bendición es el Espíritu Santo.

8 – El nuevo pacto. Hemos visto que, la promesa del Espíritu está relacionada con la bendición de Abraham.

14 para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu (Gá 3:14).

Toda la bendición de Dios, para esta vida y para la eternidad, está incluida en esta bendición.

Mucho tiempo después de Abraham, Dios prometió, por medio de Ezequiel, que él hará que andemos en sus leyes (Ez 36:27); es decir, Dios aclaró cómo sería, en la práctica, la bendición prometida a Abraham.

 Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra” (Ez 36:27).

En Pentecostés, junto con la ley del Espíritu (Ro 8:2), los creyentes recibieron “la promesa del espíritu”. ¿Qué promesa era esa? Era la promesa dada por Dios a Abraham, ampliada luego por Jeremías y Ezequiel. Entonces, la promesa se cumpliría por medio del nuevo pacto.

Pero, la promesa dada en Ez 36:27, ¿es parte del nuevo pacto? Sí, porque:

  • En el nuevo pacto se establece que, una de las consecuencias de este pacto sería que
    • “Yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo” (Jer 31:33); y
  • en Ezequiel dice que, en esa época:
    • “Vosotros me seréis por pueblo, y yo seré a vosotros por Dios” (Ez 36:28).

9 – La promesa del Padre

Después de resucitar, Jesucristo les dijo a sus discípulos:

Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días” (Hch 1:4-5).

¿Qué incluía la promesa del Padre, que los creyentes recibieron en Pentecostés? Esta promesa incluía:

a – El bautismo con el Espíritu Santo

Además, Jesucristo les dijo:

“Que esperasen la promesa del Padre … seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días” (Hch 1:4-5).

b – El perdón de Dios

Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades” (Heb 8:12) (Jer 31:34).

c – Corazón nuevo

“Os daré corazón nuevo…  quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne” (Ez 36:26).

d – Recibir un espíritu nuevo y el Espíritu Santo

“Pondré espíritu nuevo dentro de vosotros…Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu(Ez 36:26-27).

e – Una nueva forma de vivir.

Haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra” (Ez 36:27).

f – Entrar a formar parte del pueblo de Dios

Y seré a ellos por Dios, Y ellos me serán a mí por pueblo” (Heb 8:10).

g – Conocer al Señor

Porque todos me conocerán” (Heb 8:11) (Jer 31:34).

B –  LA BENDICIÓN DE DIOS SERÍA DERRAMADA

“Derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde” (Mal 3.10).

En Pentecostés el Espíritu Santo fue derramado. Vamos cómo sucedió esto.

Cuando Jesucristo resucitó se dirigió al cielo.

1 – Alzad

Al llegar a la ciudad celestial, se escuchó una voz que decía:

“Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, y alzaos vosotras, puertas eternas, y entrará el Rey de gloria. ¿Quién es este Rey de gloria? Jehová el fuerte y valiente, Jehová el poderoso en batalla” (Sal 24:7-8).

2 – Bienvenida y coronación. Todos los cielos estaban congregados para darle la bienvenida a Jesucristo, y para coronarle como el Rey del universo. Se cumplió así la oración de Jesús cuando dijo:

“Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese” (Jn 17:5).

¿Qué gloria tuvo Jesús antes de que el mundo fuese? Antes de la creación del mundo, Jesús tuvo la gloria de ser el Rey del universo. Setecientos años antes de Jesús, Isaías vio a Jesucristo como Rey, sentado sobre el trono del universo (Is 6:1-5). El apóstol Juan dijo que, a quien vio Isaías fue a Jesucristo (Is 12:41), ya que a Dios Padre nadie le vio jamás (Jn 1:18).

3 – Unción . Seguidamente, Dios Padre ungió a Jesucristo con la unción del Espíritu Santo.

“Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; cetro de equidad es el cetro de tu reino. Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo” (Heb 1:8-9).

4 – Cristo. Al ser ungido Jesús fue hecho Cristo; ya que Cristo quiere decir “Ungido”. (En hebreo: “Maschiach” (Mesías); en griego: “Christos“ (Cristo); en español: “Ungido”).

“Dios le ha hecho Señor y Cristo” (Hch 2:36).

5 – Bendición.  En el momento de ser ungido Jesucristo recibió:

  • la bendición prometida a Abraham, de que en su descendencia, en Cristo, serían bendecidas todas las familias de la tierra. Además, en ese momento recibió
  • toda la bendición de Dios.

6 – Toda bendición.  Como nosotros estábamos en Cristo, en ese momento fuimos bendecidos con toda bendición espiritual.

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” (Ef 1:3).

7 – Coronación, Señor.  Luego, Dios Padre coronó a Jesucristo, y le dio un nombre (una autoridad) que es sobre todo nombre (sobre toda autoridad): el nombre de Señor (Kýrios, en el original griego); es decir, proclamó que él es Dios, Rey del Universo.

“Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre” (Fil 2:9-11).

8 – Señor (Kýrios). Veamos a continuación el significado que le daban a la palabra “Kýrios” en los distintos pueblos. (Señor: “κυριος”, κύριος, kurios, kýrios, 2962).     [Kýrios: Véase: ç]

a – Griegos: Ellos designaban “Kýrios” a quienes tenían autoridad, y a su dios mayor, a Zeus (al rey le llamaban con otro nombre: el nombre de  “Basileus”).      [Basileus: Véase: ç]

b – Romanos: Con el nombre de Kýrios ellos designaban a los dioses y a los seres humanos divinizados (es decir, a los que habían llegado a ser dioses), porque, según creían, en ellos habitaba su dios. Por eso le llamaban así al César, el emperador, y le rendían culto. Los romanos usaban la palabra kýrios o kurios en dos sentidos:

  • en forma general, cualquier romano que tenía esclavos era un kurios, un amo, un dueño, etc.
  • en forma especial, el Kurios supremo era el César, el emperador. Él era el amo, el dueño, etc., de todos y de todo en el imperio. Cuando dos personas se saludaban, uno decía: “El César es el Kurios”; y el otro contestaba: Sí, el César es el Kurios.

c – Judíos y cristianos: cuando el Antiguo Testamento fue traducido, del hebreo al griego (en la Septuaginta LXX, 285-246 a.C.), donde dice “Jehová”, “Adonai” o “Elohim” (nombres de Dios), ellos tradujeron “Kýrios”. Por eso, para ellos, saber que Jesucristo era el  “Kýrios”, quería decir que él era el Mesías, que él éra Jehová Dios. Por ejemplo: En el texto donde dice: Jehová dijo a mi Señor” (Sal 110:1):

  • En hebreo dice: “YHWY (Yahweh, Jehová) dijo a mi Adonai” (dos nombres de Dios). Pero al ser traducidos estos nombres en la versión LXX, del hebreo al griego, se tradujo: “Kυριος y Kυριω (G2962, Kýrios y Kýrios, Señor y Señor).
  • Por eso, para judíos y cristianos, el Kýrios era Dios.

Ellos relacionaban la palabra Kýrios con “Deidad” (Dios); más que con “autoridad” (el Soberano, el Rey, el Amo, etc.).

Entonces, para judíos y cristianos: Kýrios o Kurios significaba Dios. En consecuencia, Jesucristo, no solo era “el hombre de Galilea”, sino que, era nada menos que Dios mismo. Por eso, Pablo dijo que Dios le dio a Jesucristo un nombre que es sobre todo nombre: el nombre de Dios.

d – El señorío de Cristo. Jesucristo, además de ser declarado “Dios”, fue coronado como el Señor, el Rey soberano de este mundo. Por eso, actualmente él es el “REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES” (Ap 19:16). ¿Por qué? Jesucristo es el Rey supremo de este mundo porque,

  • Jesucristo llegó a ocupar el señorío, el reinado sobre este mundo; el señorío que Dios Padre había delegado en Adán, el representante de la raza humana (Gn 1:26-28);
  • pero que Adán perdió al someterse a Satanás.
  • En ese momento, el señorío pasó a tenerlo el diablo; el cual llegó a ser: el “príncipe de este mundo” (Jn 12:31).
  • Para poder quitarle al diablo la autoridad que él había usurpado, Jesús vino a este mundo como Representante de la raza humana. Toda la obra que Jesús hizo (su encarnación, su muerte, su resurrección, su glorificación, etc.), la hizo como nuestro Representante.
  • En la cruz, al vencer Jesús a Satanás, y echarle fuera del gobierno de este mundo, el diablo perdió el señorío que había usurpado. Por eso, antes de ir a la cruz Jesús había dicho: “Ahora el príncipe de este mundo será echado fuera” (Jn 12:31).
  • Entonces, el señorío, el reinado, que Dios había delegado en Adán y que él perdió, Jesucristo lo recuperó; y pasó a ser el Rey, el Señor de este mundo.
  • Luego de la cruz, la Biblia dice: “Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos” (Ap 11:15).
  • Por eso, la Biblia dice: “Toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor”; es decir, él es el Rey supremo de este mundo y del universo; y él es Dios.

Entonces, cuando en la Biblia dice que: Jesucristo es el Señor, quiere decir,

  • 1) Que Jesucristo es Dios, ya que, los judíos designaban con el nombre de “Kýrios” a Dios.
  • 2) Que Jesucristo es el Rey soberano de nuestro planeta; ya que, él recuperó el señorío que Dios le había dado a Adán, y que él había perdido al pecar.
  • 3) Que Jesucristo es el Rey soberano del Universo; ya que él recuperó el reinado sobre todo el universo, gloria de la que se había despojado, al venir a este mundo para morir por nosotros. ¡Aleluya!

e – Orden

Luego de ser coronado, Dios Padre ordenó:

“Que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre” (Ef 2:10-11).

Confesión 

  • En el cielo (en el pasado), todos confesaron que Jesucristo es el Señor.
  • En la tierra (en el presente), todos debemos confesar a Jesucristo como nuestro Señor.
  • Debajo de la tierra (en el futuro). El día del juicio final, todos los que han muerto en pecado, y al presente están en el infierno, resucitarán y tendrán que confesar que Jesucristo es el Señor. Dios ha dicho: “Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, y toda lengua confesará a Dios” (Ro 14:11). Luego de confesar, irán al lago de fuego (Ap 20:15).

9 – Trono. Luego Dios Padre invitó a su Hijo amado a que se siente a su diestra, en el trono del universo.

“Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies” (Hch 2:34-35).

10 – Autoridad. Luego, Jesucristo declaró.

 “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra” (Mt 28:18).

Y Pedro dijo que, Jesucristo

“Habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades” (1 P 3:22).

11 – Adoración.  El apóstol Juan escuchó la adoración celestial dada a Jesucristo en el cielo.

“Que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza” (Ap 5:12).

12 – La Fuente del río de Dios.  Por cuanto Jesucristo fue glorificado, él es ahora la Fuente del río de Dios.

En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado” (Jn 7:37-39).

13 – Jesucristo llena todo el universo.

“El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo” (Ef 4:10).

Jesucristo es más grande que el universo mismo, porque la Biblia dice que;

“Los cielos de los cielos no te pueden contener” (1 R 8:27).

C –  ¿QUÉ SUCEDIÓ LUEGO DE QUE JESUCRISTO RECIBIÓ LA BENDICIÓN PROMETIDA?

1 – Recibió y derramó.  Cuando Jesucristo fue ungido, recibió la promesa del Espíritu y la derramó.

Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís” (Hch 2:33).

2 – CumplimientoEsto es el cumplimiento de lo que Dios prometió cuando declaró:

“Derramaré de mi Espíritu” (Hch 2:17).

3 – Así como el sumo sacerdote era ungido con perfume en su cabeza; y luego, ese perfume caía hasta el borde de sus vestiduras, del mismo modo, luego de que Jesucristo fue ungido con el perfume del Espíritu Santo, esa unción empezó a caer hasta el borde de sus vestiduras; es decir, empezó a caer sobre todos los creyentes.

“Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras” (Sal 133:2).

4 – Bendición.  En esa oportunidad, al ser derramado el Espíritu Santo, Jesucristo descendió en el Espíritu, para bendecir a todas las familias de la tierra.

“Vosotros sois los hijos de los profetas, y del pacto que Dios hizo con nuestros padres, diciendo a Abraham: En tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra. A vosotros primeramente, Dios, habiendo levantado a su Hijo, lo envió para que os bendijese, a fin de que cada uno se convierta de su maldad(Hch 3:25-26).

El descenso de Jesucristo, en el Espíritu, ya había sido anunciado por Jesús (Jn 14:18, 23, 28).

Por causa del pecado (Gn 1:28) el ser humano perdió la bendición de Dios; pero Jesucristo ha venido para darle toda la bendición de Dios; es decir, por medio Jesucristo, Dios quiere cambiar tu situación, poner paz y alegría en tu hogar; hacer que las nubes espirituales se vayan y el sol salga en tu hogar.

Quiere decir que, la promesa del Espíritu, el bautismo en el Espíritu Santo,

  • no es sólo para darnos poder para ser testigos;
  • sino que, además, es para bendecirnos; o sea, es para darnos todo lo que necesitamos, todo lo que el hombre perdió a causa del pecado.

Esto nos revela porque la Biblia dice que esta bendición es para todos: no es solo para los que quieren ser testigos. O sea, todo creyente lo necesita para que pueda cumplirse lo que dijo Jesucristo cuando declaró:

“Yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia” (Jn 10:10).

5 –  Más bendiciones. Cuando los discípulos recibieron el bautismo en el Espíritu Santo, en ese momento, ellos entraron a una nueva dimensión espiritual, la dimensión del Espíritu Santo. El Espíritu Santo nos trae las bendiciones que tenemos en los cielos. Por eso, como Pablo, tenemos que orar para que sean abiertos nuestros ojos espirituales, para poder conocer cuáles son las bendiciones que tenemos en Cristo y por la fe, por medio del Espíritu Santo, recibirlas.

6 – Pentecostés. Todo esto nos revela que, en Pentecostés el Espíritu Santo fue derramado

  • 1) sobre los creyentes en Jesucristo, llenándoles de poder; y
  • 2) sobre los pecadores, llevándoles al arrepentimiento. Por eso, el día de Pentecostés y en los días siguientes se convirtieron miles de personas.

“vosotros primeramente, Dios, habiendo levantado a su Hijo, lo envió para que os bendijese, a fin de que cada uno se convierta de su maldad” (Hch 3:26).

¡Esto es tremendo porque muestra que, en Pentecostés, no sólo descendió el Espíritu Santo, sino que también descendió Jesucristo, y lo hizo para bendecir a todos los pecadores.

Quiere decir que, cuando ocurre un cerramiento del Espíritu Santo, Jesucristo desciende para traer su bendición.

Esto es lo que sucede cada vez que ocurre un derramamiento del Espíritu Santo; ya que,

  • Dios le prometió a Abraham darle la bendición.
  • Esa bendición la recibió Jesucristo en los cielos al ser glorificado.
  • Luego, Jesucristo derramó esa bendición.
  • Cuando esto ocurrió; el Espíritu Santo descendió; y
  • Jesucristo también descendió, para bendecir a todos los pecadores.
  • Quiere decir que, cada vez que ocurre un derramamiento del Espíritu Santo;
  • el Espíritu Santo desciende, y
  • Jesucristo también desciende.

7 – Prueba. La prueba de que Jesucristo fue exaltado, glorificado y coronado como Señor es que, derramó la promesa del Espíritu. Jesús había dicho:

“Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.  El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado” (Jn 7:37-39).

Pero cuando Jesucristo fue glorificado vino el Espíritu Santo.

Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís” (Hch 2:33).

8 – Tipo. El derramamiento del Espíritu Santo estaba tipificado en el Antiguo Testamento con la nube de gloria. Así como

  • la nube de gloria llenó la casa de Jehová, del mismo modo,
  • el Espíritu Santo llenó la casa en la que estaba la iglesia; y llenó toda la iglesia.

2 Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados” (Hch 2:2).

“Y fueron todos llenos del Espíritu Santo” (Hch 2:4).

Entonces, el derramamiento del Espíritu Santo es el descenso de la nube de gloria, es el descenso de la gloria de Dios.

En consecuencia, si Dios dijo que el derramará su Santo Espíritu; y si el cerramiento del Espíritu Santo es la gloria de Dios, quiere decir que Dios derramará su gloria en los creyentes. Por eso, la Biblia dice que la gloria postrera será mayor que la primera (Hg 2:9).

Para ver más sobre estos temas, ver, en este mismo blog, las publicaciones:

  • “Pentecostés”, y
  • “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba”.

En la próxima publicación continuaremos tratando el tema de la promesa del Padre.

Citas bibliográficas:

1 – Kýrios

  • Análisis de la diferencia entre Jesús “el Salvador” y Jesús “el Señor” (IV) – P. Arieu Theologies Web.
  • Jesús Cristo es Yahvé (Jehová) el Señor Dios – Abideinchrist.org.
  • Persecución a los cristianos – Es.wikipedia.org.
  • kyrios – Strong’s number G2962 – Greek Lexicon | Bible Tools – Messie2vie – Messie2vie.fr.
  • El Evangelio según Lucas – Google Books.
  • El Engaño de los Testigos de Jehová – sujetosalaRoca
  • Jesús Cristo es Yahvé (Jehová) el Señor Dios – Abideinchrist.org.
  • Jesús es el Kύριος – Sectasyverdades.blogspot.com.ar.
  • Significado de Kyrios – Significados.
  • El Dios del amor y de la paz – Google Books.
  • Jesucristo es el Señor (II) | Fundación Palabra de Vida – Adoracion.com.
  • Fundamentos de la cristología neotestamentaria – Googles.com.ar
  • Doctrinas Bíblicas – El Amanecer de la Esperanza Ministry – Elamanecer.org
  • El Señorío de Cristo – El Amanecer de la Esperanza Ministry – Elamanecer.org
  • La Biblia habla mucho del Espíritu Santo y por eso vamos a estudiar la Biblia sobre este tema – kipdf.com

2 – Basileus

  • Basileos – Es.wikipedia.org

Capítulo 23

RESTAURACIÓN DE

LA PROMESA DEL ESPÍRITU – 2

¡Estamos viviendo en los días de la restauración de todas las cosas! Por eso, Dios está restaurando la gloriosa verdad de la promesa del Padre.

«Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días» (Hch 1:4-5).

Según el texto anterior, la promesa del Padre es el bautismo en el Espíritu Santo. Pero, ¿Qué es el bautismo en el Espíritu Santo?

 A – ¿QUÉ SIGNIFICA «BAUTISMO»?

Para entender esto tenemos que ver qué era el bautismo para los judíos.

1 – «Teviláh» (Bautismo, en hebreo). Desde la época de Moisés, en el pueblo de Israel practicaban un «baño ritual» llamado: «teviláh»; que significa «inmersión en agua, sumergir, hundir.

  • En hebreo: «teviláh». La raíz de esta palabra es: «טָבַל», taval, inmersión, 2881, sumergir; tevila, tevilá, tevilah). [Teviláh: Véase: 1]

Teviláh era un baño ritual, equivalente a nuestro bautismo. Los judíos hacían teviláh con diferentes propósitos:

  • Para que un gentil se convierta en judío (Berajot 47b, Yevamot 46a).
  • Para consagración sacerdotal (Ex 40:12).
  • Para arrepentirse (Mt 3:11); etc.

Actualmente, algunos entran en las aguas del baño ritual:

  • Antes del Shabát.
  • Antes de ir a la sinagoga.
  • Antes de una fiesta bíblica.
  • Al pasar de maestro a un cargo superior, etc.

El significado principal de la teviláh (bautismo) judío era:

  • Muerte y resurrección.
  • Dar testimonio del fin de una etapa y del comienzo de otra.
  • Nacer de nuevo.
  • Purificación: pasar de la impureza a la pureza.
  • Era sinónimo de entrar en una tumba, ser sepultado, morir y resucitar a una nueva vida.

Esta idea de relacionar a la teviláh (bautismo) con la «muerte y la resurrección», o con el «nacer de nuevo», estaba muy arraigada en los judíos.     [Propósitos: Véase: 2]

Entonces, el «bautismo» no comenzó con el cristianismo; sino que, comenzó con los judíos (Ex 19:10; 29:4; 40:12).

2 – «Baptizo» (Bautismo, en griego). Cuando los traductores bíblicos buscaron como traducir la ceremonia judía de entrar en las aguas, para hacer el «baño ritual» (teviláh), encontraron que la palabra que más se asemejaba era la palabra griega «baptizó»; ya que, los griegos designaban con esta palabra la idea de «sumergir» una tela, por ejemplo, en un líquido, para teñirla.

Pero el problema está en que, el «baptizo» griego no tenía ningún significado espiritual. Aquí está el problema entre «imagen y significado»:

  • Imagen. La imagen es muy similar, en el griego y en el hebreo (entrar en el agua).
  • Significado. Pero el significado no concuerda en nada; porque, para los griegos era  lavar o teñir un objeto; pero para los hebreos, era el fin de una etapa y el comienzo de otra.

Entonces: «bautismo» es «sumergir»; y su significado es: «morir y resucitar, «nacer de nuevo».

En griego: “βαπτίζω”, baptizó, bautizó, 907; bautizar, bautismo. Implica: inmersión, sumergir. La palabra «bautizar», no es una traducción; sino que es una transliteración de la palabra griega «baptizo». Transliterar es buscar cómo escribir y pronunciar «literalmente» una palabra en otro idioma. [Baptizó: Véase: 3]

3 – «Miqveh» (Bautisterio hebreo). Desde antes de la época cristiana, los judíos realizaban la ceremonia de la «teviláh» (bautismo) en una «miqveh» (un bautisterio). En las cercanías del templo de Jerusalén se han encontrado unas cien miqveh. En otros lugares de Israel también se han encontrado miqveh, de la época anterior al final del siglo primero.

  • En hebreo: “מִקְוֶה”, miqveh, cuerpo de agua, baño ritual, 4723; mkvá, mikvé,  mikveh, mikve. [Miqveh: Véase: 4]

B – EL BAUTISMO EN AGUA

 La idea de la teviláh / bautismo como «muerte y resurrección» fue tomada después por los cristianos, para dar testimonio de nuestra identificación con la muerte y resurrección de Jesucristo: es decir, morir y resucitar al ser bautizados.

«Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva» (Ro 6:4).

«Sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos» (Col 2:12).

Es interesante ver que, si bien Jesús rescató la importancia del bautismo, también reveló que el bautismo, por sí solo, no nos da la entrada en el reino de Dios. Por eso él dijo que había que nacer del agua y del Espíritu.

«Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios» (Jn 3:5).

Pero, por supuesto, no es el rito el que nos da la muerte al viejo hombre, y la resurrección el nuevo nacimiento en el reino de Dios; sino que es nuestro acto de fe, expresado por medio del bautismo. Además, por medio de este acto estamos identificándonos con la muerte y resurrección de Jesucristo.

C – EL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO

Sabiendo que en la época de Jesús, el bautismo era sinónimo de muerte y resurrección, con este trasfondo, podemos entender que, el bautismo «en» el Espíritu Santo o «con» el Espíritu Santo:

1 – Es «morir y resucitar», morir a una vida dependiendo de nuestro «Yo», de  nuestra alma, para resucitar a una vida dependiendo del Espíritu Santo.

Por esta razón, luego de que Jesús se identificó con el pueblo pecador, yendo al río Jordán para ser bautizado por Juan el Bautista; al subir de las aguas fue ungido por Dios Padre con el Espíritu Santo (Mt 3:13-17; Hch 10:37-38); y luego de esto, «fue llevado por el Espíritu al desierto» (Mt 4:1).

Es decir, lo normal es que, luego del bautismo en el Espíritu seamos llevados, guiados, dirigidos, por el Espíritu Santo.

2 – Es «cruzar el río Jordán» (hablando en forma figurada), para entrar a la «tierra prometida»; es decir, entrar a disfrutar de todas las promesas de Dios.

3 – Es el «toque de Dios» en nuestra alma, para «liberar» las aguas del Espíritu Santo, contenidas en nuestro espíritu, para que puedan fluir a través de toda nuestra vida.

Para entender esto tenemos que entender que, nuestro ser está formado por tres partes: cuerpo, alma y espíritu. Al creer en Jesucristo, el Espíritu Santo entra en nuestro espíritu. Pero está allí como «encerrado», separado del alma. Cuando recibimos el bautismo con el Espíritu Santo, la pared divisoria entre el alma y el espíritu se «rompe», y el Espíritu Santo llena entonces nuestra alma, y fluye por medio de nuestro cuerpo. Por eso, refiriéndose al bautismo en el Espíritu Santo, Jesús dijo que, del interior (del espíritu), fluirán los ríos del Espíritu Santo:

«De su interior correrán ríos de agua viva» (Jn 7:38).

4 – Es la unción del poder de Dios «sobre» nuestras vidas. Jesús dijo:

«Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre  (epi)  vosotros el Espíritu Santo» (Hch 1:8).

Cuando en la Biblia dice que el Espíritu Santo cae «sobre» (epi) una persona, está indicando con esta palabra «unción de poder» (Lc 4:18; Hch 10:44).

En la antigüedad, cuando el Espíritu de Dios venía «sobre» una persona le daba poder (Jue 3:10; 14:5; 1 S 11:6; etc.).

5 – Con, dentro y sobre. En relación con los seres humanos, el Espíritu Santo está:

a – «Con» nosotros, llevándonos a Jesucristo» (Jn 14:17).

  • Con: En griego: «παρ», «para», 3844, al lado de.

b – «Dentro» de nosotros, en el momento de la regeneración, o nuevo nacimiento (Jn 14:17).

  • Dentro: En griego: «εν», «en», 1722, dentro de, en.

c – «Sobre» nosotros, cuando nos imparte poder para ser testigos (Hch  1.8).

  • Sobre: En griego: «εφ», «epi», 1909, sobre.

Entonces, al recibir la promesa del Padre, al recibir el bautismo en el Espíritu Santo, recibimos el poder de Dios.

D – LA PROMESA DEL PADRE

La promesa del Padre es el Espíritu Santo. Todo lo demás (poder, gozo, etc., son consecuencias de tener el Espíritu Santo). Es decir, Dios prometió dar al hombre, lo que a ningún ser celestial le dio: su Santo Espíritu.

 1 – Para todos. Dios tiene una gran promesa, una gran bendición, para todos nosotros.

«Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare» (Hch 2:39).

 2 – Abraham. Dios le prometió a Abraham que lo usaría para bendecir a todos los seres humanos.

«Serán benditas en ti todas las familias de la tierra» (Gn 12:3).

Esta promesa llegaría a todas las naciones por medio de Jesucristo; el cual, es descendiente de Abraham.

«Para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu» (Gá 3:14).

3 – Nuevo pacto. Unos cuatro siglos después de Abraham, Dios entregó, por medio de Moisés, la ley, los Diez Mandamientos, el antiguo pacto (Ex 19-20).

Pero el pueblo de Dios no pudo jamás cumplir con toda la ley de Dios. Por eso, siglos más tarde, Dios anunció, por medio de Jeremías y de Ezequiel, que él haría un nuevo pacto con su pueblo; y que, para que los creyentes pudieran obedecer, el Señor les daría su Santo Espíritu, su máxima bendición. Esta es la gran promesa del Padre: darnos el Espíritu Santo, para que podamos hacer la voluntad de Dios.

«He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová. Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo» (Jer 31:31-33).

«Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.  Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra. Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres, y vosotros me seréis por pueblo, y yo seré a vosotros por Dios» (Ez 36:26-28).

Entonces, la promesa del Espíritu Santo se cumple en nuestras vidas si vivimos el nuevo pacto. Entender esto es revolucionario porque, nos lleva a revisar en nuestra vida y ministerio; es decir, ver si estamos viviendo y ministrando el nuevo pacto. O sea, por ejemplo, ver si estamos llevando a los creyentes a que vivan por la fe, y no por las obras.

Todo esto nos revela que, tenemos que volver a estudiar el nuevo pacto, bajo la revelación, la iluminación, del Espíritu Santo.

4 – Derramó. La promesa del Padre de enviar su Santo Espíritu se cumplió el día de Pentecostés, cuando Jesucristo derramó el Espíritu Santo, la bendición prometida; dando comienzo a la época del nuevo pacto.

«Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís» (Hch 2:33).

La característica principal de este nuevo pacto es que, el Espíritu Santo nos capacita para hacer toda la voluntad de Dios. Por eso, en el texto ya citado, Dios dice:

«Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos» (Ez 36:27).

5 – La promesa del Espíritu. Pero, ¿por qué se llama a esta bendición: «la promesa del Espíritu»? A esta bendición se la llama «la promesa del Espíritu» por dos razones:

  1. a) Porque Dios Padre prometió esta bendición por medio del Espíritu Santo. Por eso, es la promesa del Padre y la promesa del Espíritu.
  • «La promesa del Padre» (Hch 1:4).
  • «La promesa del Espíritu Santo» (Hch 2:33).
  1. b) Porque toda la bendición de Dios está en el Espíritu Santo. Es decir, cuando Dios nos da su Santo Espíritu, nos da toda su bendición.

6 – La bendición de Dios es el Espíritu Santo. Veamos esto en Isaías:

«Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos» (Is 44:3).

Notemos atentamente que, en este último texto Dios revela que, la bendición es el Espíritu Santo.

Entonces,

  • Si la promesa del Padre es el Espíritu Santo; y
  • si el Espíritu Santo es la bendición de Dios,
  • entonces, la promesa del Padre es la bendición de Dios.

7 – Promesa y bautismo

«Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días» (Hch 1:4-5).

Entonces, al recibir el bautismo en el Espíritu Santo, recibimos la promesa del Padre; es decir, recibimos la bendición y el poder, para vivir de acuerdo con la voluntad de Dios.

8 – Para todos

  • Si la promesa del Padre es para todos; y
  • si la promesa del Padre es el poder y la bendición de Dios,
  • entonces, la promesa del Espíritu es el poder de Dios para ser testigos; y
  • además, es la bendición de Dios para poder vivir la vida cristiana en victoria.

Esto nos revela que, el bautismo en el Espíritu Santo es para todos, no sólo para ser testigos.

O sea, todo creyente necesita el bautismo en el Espíritu Santo para que pueda cumplirse lo que dijo Jesús cuando declaró:

«Yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia» (Jn 10:10).

 9 – Puerta de entrada

  • Si la promesa del Padre es el poder del Espíritu Santo para hacer la voluntad de Dios; tal como dice la Biblia: «Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos» (Ez 36:27),
  • entonces, el bautismo en el Espíritu Santo es solo el comienzo, la entrada, a esta gran bendición que significa vivir con el Espíritu, andando, guiados, por el Espíritu de Dios.
  • En otras palabras, Dios nos da el Espíritu Santo para que nosotros dependamos de él continuamente.
  • Esto implica que, si no dependemos del Espíritu Santo, aunque tengamos a nuestra disposición toda la bendición de Dios, en la práctica, no la disfrutaremos.

10 – Características generales:

a – La promesa del Padre:

  • Es el Espíritu Santo.
  • Es la bendición de Dios.
  • Es vivir en el nuevo pacto.
  • Es la «tierra prometida» (todo lo que Dios nos prometió).

b – Dentro de la promesa del Padre:

  • La puerta de entrada es: el bautismo en el Espíritu Santo.
  • El camino a seguir es: vivir dependiendo del Espíritu Santo; es decir, andar, ministrar, etc., con el poder del Espíritu.

11 – Bicicleta a motor. Recibir el bautismo en el Espíritu Santo, es tener la Fuente de poder a nuestra disposición. Pero, por lo general, recibimos el bautismo en el Espíritu y luego continuamos el camino andando con nuestras propias fuerzas. Podemos comparar esto con un creyente que anda en «bicicleta», pedaleando con todas sus fuerzas, tratando de cumplir la voluntad de Dios. Pero luego alguien le pone un motor a su bicicleta; y él ya no tiene que esforzarse más para avanzar.

Tener el motor es como tener el bautismo en el Espíritu Santo.

El gran problema de muchos cristianos es que, habiendo recibido el «motor», luego continúan el camino pedaleando, tratando de cumplir la voluntad de Dios con sus propias fuerzas.

Recibieron el bautismo, pero al no depender del Espíritu Santo, en la práctica, es como si no lo hubieran recibido. Por eso, sus vidas no cambian. Continúan con una vida de esfuerzos y de fracasos.

E – RESTAURACIÓN DE LA PROMESA DEL PADRE

1 – Depender.  En estos días Dios está restaurando la promesa del Padre. Así como

  • el cruce del Mar Rojo representa la salvación, la salida del reino de las tinieblas y la entrada al reino de Dios; del mismo modo,
  • el río Jordán representa el bautismo en el Espíritu Santo, la salida del desierto y la entrada a la tierra prometida.

En el siglo XX muchos creyentes recibieron el bautismo con el Espíritu; pero no todos prosiguieron en su avance en la conquista de la «tierra prometida».

Es decir:

  • Algunos, luego de cruzar el «río Jordán», se quedaron a vivir allí; como si el bautismo en el Espíritu Santo era todo lo que Dios nos había prometido.
  • Otros, luego de cruzar el «río Jordán», edificaron al lado de ese río una «iglesia»: la «Iglesia del Bautismo en el Espíritu Santo»; y allí se quedaron. No prosiguieron avanzando, conquistando toda la «tierra prometida».

Pero, no es el propósito de Dios que, en nuestro camino espiritual vayamos edificando «iglesias», luego de recibir diferentes experiencias espirituales (la «Iglesia de la Sanidad»; la «Iglesia de la Santidad», etc.); sino que, vayamos adelante a la perfección (Heb 6:1). Es decir, Dios quiere que conquistemos toda la «tierra prometida»; que recibamos toda la promesa del Padre.

Quiere decir que, si bien el bautismo en el Espíritu Santo es una gran experiencia espiritual, no es toda la promesa del Padre, es solo el principio. Tenemos que entender que, el bautismo en el Espíritu Santo es la entrada a la promesa del Padre; o lo que es lo mismo, la promesa del Padre es mucho más que el bautismo en el Espíritu Santo.

 2 – Restauración. En estos días Dios

  • está restaurando la verdad de la promesa del Espíritu; y al hacerlo,
  • está restaurando también la verdad del nuevo pacto; o sea,
  • está restaurando la dependencia del Espíritu Santo.

Esto es el cumplimiento de lo que dice la Biblia al anunciar que: Jesucristo estará en el cielo

«Hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas» (Hch 3:21).

F – PROBLEMAS

En lo relacionado con el bautismo en el Espíritu Santo y la promesa del Padre, hay varios problemas. Veamos:

a – Esfuerzos. Muchos creyentes han recibido el bautismo en el Espíritu Santo, pero no viven en el poder del Espíritu, sino que viven tratando de hacer la voluntad de Dios con sus propias fuerzas; es decir, aunque viven en la era del nuevo pacto, actúan como si estuvieran viviendo en la época del viejo pacto.

b – Mal testimonio. El hecho de haber recibido el bautismo en el Espíritu Santo, pero seguir viviendo en la carne, y no en el Espíritu, trajo como consecuencia mal testimonio; y esto llevó a que muchos dijeran: Si estos, que recibieron el bautismo en el Espíritu, viven tan mal, nosotros no queremos ese bautismo; porque vemos que, ese bautismo «no produce los cambios que ellos dicen que produce».

c – Desilusión. Algunos creen que, habiendo recibido el bautismo en el Espíritu Santo, ya han recibido toda la promesa del Padre. Pero, al no depender del Espíritu Santo, no tienen una vida abundante, no tienen frutos espirituales; y por esto se desilusionan; y como consecuencia, no enseñan sobre la importancia del bautismo en el Espíritu Santo.

d – Falta de crecimiento. Al no entender claramente qué es el bautismo en el Espíritu Santo, esto ha llevado a una falta de crecimiento espiritual. ¿Por qué? Porque, los que creen que, por tener el bautismo «ya llegaron», entonces, no prosiguen buscando más del Señor, y no crecen espiritualmente.

G – «SED LLENOS DEL ESPÍRITU»

1 – Continuamente. En la Biblia vemos que, los discípulos de Jesús, que en Pentecostés, fueron llenos del Espíritu (Hch 2:4), a los pocos días volvieron a ser llenos del Espíritu (Hch 4:31).

«Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios» (Hch 4:31).

Esto nos revela que, si bien el bautismo en el Espíritu lo recibimos una sola vez en nuestra vida; la llenura del Espíritu la podemos recibir continuamente. Por esta razón, el apóstol Pablo escribió:

«Sed llenos del Espíritu» (Ef 5:18).

  • «Sed llenos». En griego: «πληρουσθε». Palabra original: «πληρόω», pléroó, lleno, 4137.
  • Tiempo verbal: Presente continuo: La idea es: «Sed llenados continuamente».
  • Modo: Imperativo, o sea, es una orden. «Sed llenos».
  • Voz: Pasiva: Es decir, la acción del verbo es ejecutada por otra persona y nosotros recibimos esa acción. Es decir: «Permitan que el Espíritu Santo les llene continuamente».
  • Número: Plural. «Sed llenos», o sea: todos. Es decir, la orden de Dios es para todos, no sólo para el pastor de la iglesia y para los líderes.
  • «Sed llenos del Espíritu»: Este es el mejor resumen de la vida cristiana victoriosa: es decir: Vivan recibiendo y dependiendo continuamente del Espíritu Santo.
  • Comparación: Pablo compara la acción de ser lleno del Espíritu, con la acción de estar lleno de vino. Es decir, los creyentes somos «como «copas», sobre las cuales Jesucristo derrama el vino del Espíritu Santo. Esto está muy bien simbolizado por medio de las dos copas de plata que eran puestas sobre el altar, en la fiesta de los tabernáculos, en las cuales se derramaba el agua y el vino. (Ver la publicación: «Si alguno tiene sed, venga a mí y beba»; en este mismo blog).

Algunos hermanos no crecen espiritualmente al no entender que, tenemos que ser llenos del Espíritu continuamente. Piensan que, luego de haber recibido el bautismo en el Espíritu Santo, ya están llenos del Espíritu para siempre. Por eso no buscan más de Dios, no beben más y más de Jesucristo y no son llenos del Espíritu Santo.     [Llenos: Véase: 5]

 2 – Crecimiento. Pero, ¿Cómo podemos explicar que, los que estaban llenos del Espíritu, a los pocos días volvieron a estar llenos del Espíritu? En el plano natural, esto no es posible porque, si un cuerpo está lleno con un líquido, no puede ser más llenado.

Para entender esto veamos, primeramente, qué es lo que estaba sucediendo en esa época. Había comenzado la persecución en contra de la iglesia (Hch 4). Por eso, frente a esta nueva necesidad los creyentes oraron, y el Espíritu Santo volvió a llenarles. O sea, la necesidad les llevó a una nueva etapa de crecimiento, creando un vacío espiritual; y al orar, ese vacío fue llenado por el Espíritu Santo.

Esto es así porque, así como nuestro cuerpo crece, del mismo modo nuestro «cuerpo espiritual», nuestra alma, crece cada vez que se nos presenta una nueva necesidad, un nuevo problema; ya que esto genera un «vacío» espiritual en nuestro ser interior; el cual debe ser llenado por las aguas del Espíritu Santo.

Esto nos enseña que, frente a cada nueva necesidad debemos orar, para recibir una nueva llenura del Espíritu.

Entender esto nos tiene que llevar a enfrentar los problemas desde una nueva perspectiva; sabiendo que, cada problema puede ser una gran oportunidad para crecer espiritualmente, y ser más llenos de las aguas del río de Dios. ¡Aleluya!

 3 – Beber. Si en el pasado tú recibiste el bautismo en el Espíritu Santo, pero ahora no estás lleno del Espíritu, por la fe: ¡Recibe la llenura del Espíritu, bebiendo de Jesucristo!; ya que él dijo:

«Si alguno tiene sed, venga a mí y beba» (Jn 7:37).

Citas bibliográficas:

1 – Teviláh

  • Ritual washing in Judaism – wikipedia.org
  • Sabías que las primeras referencias escriturales sobre la teviláh están en el Libro de Génesis? Esto y más… – Facebook.com
  • Concordancia Hebreo de Strong: 2883. טָבַע (taba) – com
  • La Tevilah – Mikdashmeat.com
  • El concepto de la tevila – AMIJYY Kehila Congregación Jadesh Yameinu Yeshua
  • Tevilah | Curiosidades Bíblicas de Impacto – Curiosidadesbiblicasdeimpacto.wordpress.com
  • Tevilah y Bautismo – Anajnu.cl

2 – Propósitos

  • La puerta oriental: Quiero empezar con esta cita dicha meditación: – PDF – Docplayer.es
  • [PDF] Bautismo – ministerio Yeshua la luz del mundo – Free Download PDF – Nanopdf.com
  • Berít Teviláh Alianza de inmersión – Beithatorahsf.com
  • El mikvah o baño ritual – docslide.com.br
  • El Entendimiento Superior – HaBináh Eliyón – Mensajero de Luz

3 – Baptizó

  • Strong’s Greek: 907. βαπτίζω (baptizó) — to dip, sink – Biblehub.com
  • La tevilá en una mikvé “Inmersión en agua” – Puedescontarlasestrellas.blogspot.com.ar
  • La Tevilah – Mikdashmeat.com

4 – Miqveh

  • Ritual washing in Judaism – En.wikipedia.org
  • Concordancia Hebreo de Strong: 4723. מִקְוֶה (miqveh) – Bibliaparalela.com
  • Mikve – wikipedia.org
  • La Tevilah – Shalom820525.blogspot.com.ar
  • La Mikvá y la Senda Antigua – Saliendodelacaja.blogspot.com.ar
  • Mikveh – Cafetorah – Notícias de Israel – Cafetorah – Notícias de Israel

5 – Llenos

  • Concordancia Griego de Strong: 4137. πληρόω (pléroó) – Bibliaparalela.com
  • Siguiendo sus Pisadas – Siguiendosuspisadas.com.ar
  • Buscadores de Dios – Buscadores de Dios

Capítulo 24

EL HABLAR EN LENGUAS – 1

Viene un gran derramamiento del Espíritu Santo sobre toda carne. Viene una gran visitación de Dios. Muchos recibirán el bautismo en el Espíritu y hablarán en nuevas lenguas.

Por eso, es necesario conocer sobre este último tema.

En la historia, los hombres comenzaron a hablar en nuevas lenguas, en formas milagrosas, en dos grandes momentos: en la Torre de Babel y en Pentecostés.      [Torre: Véase: 1]      [Lenguas: Véase: 2]

 A – EN LA TORRE DE BABEL Y EN PENTECOSTÉS

En Babel:

Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero. Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad” (Gn 11:7-8).

En Pentecostés:

Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.  Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo. Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua” (Hch 2:4-6).

1 – Maldición y bendición. En Pentecostés y en Babel, los hombres hablaron en lenguas; pero, con una gran diferencia: en Pentecostés hablaron por causa de la bendición de Dios; pero en Babel, por causa de la maldición del Señor.

Los hebreos llamaban Babel a Babilonia; ya que, Babel significa “confusión (Gn 11:9).

Dios les confundió, les modificó el idioma. La ciencia confirma que, las diferentes lenguas humanas tienen un origen común, tal como dice la Biblia (Gn 11:1).     [Idiomas: Véase: 3]

En forma técnica

1)    Babel: “בָּבֶל”, H894; confusión.

2)    “Babel, porque allí confundió”.(Gn 11:9). Confundió: “בָּלַל”, balal, H1101, confundir.

3)    Confusión: Sorpresa, frente a la modificación que Dios hizo en el idioma.

2 – Obras y fe. ¿Por qué en Pentecostés ocurrió lo contrario a lo que sucedió en Babel? (Gn 11:1-9).

  • En Babel los hombres trataron de llegar a Dios por medio de sus obras, de sus esfuerzos.
  1. En Pentecostés Dios comenzó el nuevo pacto, poniendo su Espíritu Santo en los creyentes, pacto que determina que el camino a Dios es por medio de la fe; y no por medio de nuestros esfuerzos, nuestras obras.

 3 – División y unión

  • En Babel. Dios confundió sus lenguas, y no se entendían entre sí. Los babilonios querían edificar una torre cuya cúspide llegue al cielo; es decir, ellos llegar a Dios por medio de sus obras.

“Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra” (Gn 11:4).

Ellos se confundieron de camino; y para mostrarles su error, Dios les confundió el lenguaje. A consecuencia de esto, dejaron de construir.

  • En Pentecostés Dios hizo que, personas que hablaban distintos idiomas, se entendieran entre sí.

El Señor los bendijo por causa de la fe que ellos tenían en Dios.

4 – Revelación. Todo esto nos revela que: El hablar en lenguas fue dado por Dios para que los hombres sepan que: el camino al cielo es por medio de la Fe, y no por medio de las OBRAS, por medio de los ESFUERZOS.

5 – Las mismas palabras. Es muy notable el hecho de que, en Gn 11:7 y en Hch 2:4, 6, se usan las mismas palabras (sugcheó, glóssa y phóné), lo que muestra que, Dios quiere que veamos que lo que sucedió en  Pentecostés es lo opuesto a lo que sucedió en Babel.

En forma técnica

Gn 11:7

“Ahora, pues, descendamos, y confundamos” [sugcheó]

1)    Confundamos: “συγχεωμεν”, sugcheó, 4797.

“allí su lengua” [glóssa]

2)    Lengua: “γλωσσαν”, glóssa, 1100.

“para que ninguno entienda el habla” [phóné]

3)    Habla: “φωνην”, phóné 5456.

Hch 2:4, 6

“Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas” [glóssa],

1)    Lenguas: “γλωσσαις”, glóssa, 1100.

“Y hecho este estruendo” [phóné]

2)    Estruendo: “φωνης”, phóné, 5456.

“se juntó la multitud; y estaban confusos” [sugcheó]

3)    Confusos: “συνεχυθη”, sugcheó, 4797.

Notas:

1)    1) Un detalle importante: “habla” y “estruendo”, en griego, es una misma palabra (phóné). Esto no se puede ver leyendo en español.

2)    2) Para entender todo esto tenemos que ver la traducción del hebreo, en la versión griega de la Septuaginta (c. 100 a.C.).

 6 – Descenso. Para que entendamos con mayor profundidad que, lo que sucedió en Babel es lo contrario a lo que sucedió en Pentecostés, notemos que, tanto en Babel como en Pentecostés, Dios “descendió”.

  • En Babel, Dios dijo: “Ahora, pues, descendamos”.
  • En Pentecostés, Dios descendió al derramar el Espíritu Santo.

7 – Lengua. La lengua, es decir, el idioma,

  • En Babel, los dividió, los dispersó, ya que no se entendían entre sí. Pero
  • En Pentecostés, los unió; al ver que hablaban el mismo idioma.
  • El pecado divide, pero el evangelio une.

8 – Religión y cristianismo

  • En Babel, comenzó la religión en este mundo; es decir, comenzaron los distintos sistemas religiosos (Ap 17:5); los cuales, tienen como característica principal, tratar de llegar a Dios por medio de las obras.
  • En Pentecostés, comenzó el cristianismo; el cual, no es una religión, ya que, no es el esfuerzo humano tratando llegar a Dios; sino que es la obra de Dios para llegar al hombre, por medio de Jesucristo, el Hijo de Dios.

B – ¿QUÉ ES HABLAR EN LENGUAS?

En Pentecostés, los discípulos fueron llenos del Espíritu Santo y hablaron en lenguas; y a consecuencia de esto, millares de personas se convirtieron (Hch 2).

Pero, ¿Qué es hablar en lenguas? Hablar en lenguas

1 – Es hablar con Dios, bajo la inspiración del Espíritu Santo.

“Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios(1 Co 14:2).

2 – En un idioma que uno no conoce.

“Porque si yo oro en lengua ( desconocida ) mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto” (1 Co 14:14).

  • En un idioma celestial.

“Si yo hablase lenguas humanas y angélicas (1 Co 13:1).

  • O en un idioma humano (del pasado o del presente).

“Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua (Hch 2:6).

3 – Con el objeto de:

  • Adorar a Dios.

“Les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios” (Hch 2:11).

  • Interceder:

“Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”  (Ro 8:26).

  • Edificarse a uno mismo.

“El que habla en lengua ( extraña ), a sí mismo se edifica (1 Co 14:4).

  • Orar y cantar en el espíritu.

 “Porque si yo oro en lengua ( desconocida ), mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto. ¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento” (1 Co 14:14-15).

  • Bendecir

“Porque si bendices sólo con el espíritu, el que ocupa lugar de simple oyente, ¿cómo dirá el Amén a tu acción de gracias? pues no sabe lo que has dicho” (1 Co 14:16).

  • Dar una señal a los incrédulos.

“Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos” (1 Co 14:22); etc.

Aclaración: Las palabras “extraña” y “desconocida”, están escritas entre paréntesis porque, no aparecen en el original griego de la Biblia. Fueron agregadas, en algunas versiones bíblicas, por sus traductores, para “aclarar” el significado. En general, esté término ya no se está usando. En esas versiones aparece en: I Co. 14:2, 4, 13, 14, 19 y 27. Al usar las palabras: Lenguas “extrañas” o “desconocidas”, han querido decir, desconocidas o extrañas para el que habla; pero, en algunos casos, conocidas para el que escucha.

C – TESTIMONIOS

Al hablar en lenguas, el que habla no entiende qué es lo que diciendo; pero, en algunas oportunidades, el que escucha entiende lo que se está diciendo. Esto es lo que sucedió en Pentecostés.

Como resultado del hablar en lenguas, hay incrédulos que aceptan a Jesucristo, al entender lo que se está diciendo y reconocer que es Dios quien está hablando. Por eso, las lenguas son una señal para los incrédulos de la existencia de Dios.

“En la ley está escrito: En otras lenguas y con otros labios hablaré a este pueblo; y ni aun así me oirán, dice el Señor. Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos; pero la profecía, no a los incrédulos, sino a los creyentes” (1 Co 14:21-22) (Is 28:11).

“No os preocupéis por lo que habéis de decir, ni lo penséis, sino lo que os fuere dado en aquella hora, eso hablad; porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo” (Mr 13:11).

A continuación veremos algunos ejemplos de los resultados del hablar en lenguas.

 1 – Doyle G Jones cuenta en el capítulo 7: “El don de lenguas y el don de interpretación”, de su  libro: “Sed llenos del Espíritu” que:

 a – Un muchacho creyente se casó con una señorita japonesa budista. Aunque ella rechazaba el cristianismo, lo acompañó al templo. En un momento una señora empezó a hablar en lenguas en voz alta. La japonesa le dijo a su esposo: que esa mujer estaba hablando en el idioma japonés usado en el templo budista; que había dicho el nombre completo de ella, en japonés; y que, había preguntado: ¿Por qué no probaba a Jesucristo, ya que Buda no le había ayudado en nada?. No es de extrañar que, luego de esto, ella aceptara a Jesucristo.

 b – En Norteamérica, en un hospital, una señorita se acercó a orar por una mujer asiática; la cual, al darse cuenta que quería orar por ella, empezó a decir: “¡Yo, Buda!”, dando a entender que ella era budista. Entonces, la señorita empezó a hablar en lenguas. Al retirarse, la mujer la detuvo diciendo con gozo: “¡Yo, Jesús!”, evidenciando con esto que ella aceptaba el evangelio.

c – En la guerra de Vietnam, los Vietcong hirieron de muerte a un cristiano de nombre George. Su amigo John McElhannon, un aborigen Navajo, se acercó para acompañarle. Entonces, antes de morir, George habló en lenguas, en el idioma de la tribu Navajo, y le dijo a John: “John, necesitas a Dios”. John también fue herido, y trasladado a Norteamérica, donde quiso conocer al Dios de George. Cuando se repuso, el Espíritu Santo le guió a una iglesia de las Asambleas de Dios.

 d – Estando en un país en el que combatían los revolucionarios, Gary Jones y Doyle Jones  fueron capturados y llevados para ser fusilados. Pero, Dios intervino milagrosamente, poniendo carga de oración, por medio de la intercesión en lenguas, en personas que estaban muy lejos de ese lugar, en Cherie, la esposa de Doyle, en el padre de ella el reverendo Lonnie Fogger, y en Zillah Williams, una hermana de la iglesia; y entonces, los captores les perdonaron la vida.

e – En 1922, en Liberia (NO de África), el misionero H. B. Garlock, fue con un grupo de creyentes, a la tribu caníbal de los Pahn, a rescatar a un creyente africano que estaba herido y al que iban a matar. Llegó a la choza en donde estaba y lo desató. Al salir, los aldeanos los rodearon, armados con lanzas y dispuestos a matarlos. El brujo del lugar llegó teniendo una vara en su mano y dio un largo discurso. Al finalizar puso la vara delante del misionero; quien entendió que le estaba queriendo decir que era su turno para hablar. Entonces, el misionero levantó la vara y empezó a hablar en lenguas. Garlock no sabe qué es lo que dijo; pero, al finalizar, los caníbales les trajeron comida y les ayudaron a llevar al hombre herido a otro lugar. Años después, en esa tribu Dios levantó pastores e iglesias llenas del Espíritu Santo.     [Jones: Véase: 4]

 2 – En el libro “Hablan en otras lenguas”, Jhon Sherrill cuenta otra historia de H. B. Garlock, el  misionero recién mencionado; diciendo que, un grupo de caníbales lo había apresado. Cuando llegó el momento del juicio, Garlock les habló durante varios minutos en lenguas. Ellos entendieron el mensaje que Dios les estaba diciendo, y lo dejaron en libertad. Posteriormente, se convirtieron al cristianismo.

3 – Yiye Avila cuenta en el libro “Dones del Espíritu” que, mientras estaba predicando en Caracas, Venezuela, de pronto, sintió el poder de Dios. Dejó de predicar y habló en lenguas. Más tarde escuchó que un aborigen, que estaba sentado en  una tribuna, le dijo a su compañero: “Yo no sabía que el hermano Yiye sabía hablar en el lenguaje de mi tribu”.      [Yiye: Véase: 5]

4 – En la página Web: “En nuestras lenguas: Una defensa del habla milagrosa basada en testimonios oculares”, Jordan Daniel May, cuenta que:

a– Mientras Merlin Lund estudiaba en el Instituto Bíblico Central del Norte, buscaba el bautismo en el Espíritu Santo. En un momento, empezó a hablar haciendo chasquidos (ruidos secos y rápidos). Le dijeron que eso no era hablar en lenguas. Pero un día llegó un misionero, y se asombró al escuchar esos chasquidos, diciendo que eran hermosas alabanzas en idioma Zulú. Tiempo más tarde, Lund fue como misionero a África del Sur y predicó a los zulúes.

b – Cuando Kathy Buckles fue a ministrar en Costa Rica, oró por una mujer en aflicción. De pronto empezó a hablar en lenguas, y la mujer por la que oraba fue liberada, salvada y bautizada en el Espíritu Santo. Al otro día, el misionero Rick Ryan le dijo que a Buckles que, el día anterior, ella había estado orando en español.

c – Mientras estaban ministrando en África, Murray y Marjorie Brown, después de tener un hijo, no pudieron volver a tener otro. Luego de diez años, un niño africano oró en lenguas, en inglés, diciéndoles que iban a tener un bebé y que sería un varón. Exactamente así se cumplió. Ese niño es, en la actualidad, Murray Nelson Brownm, director de Teen Challenge, en Ohio.

d – Doyle Jones, director de misiones de la Universidad del Suroeste, en Texas, fue invitado a ir a la India, con un grupo de estudiantes. Pero Jones no sabía si ir o no. Un día llegó un siervo de Dios procedente de la India, y predicó en la capilla de la Universidad, acompañado de un hermano que le servía de intérprete. De pronto, Jones empezó a hablar en lenguas; y luego de esto los hindúes le dijeron que él había estado hablando en la lengua nativa de ellos, en la India. Esta fue la confirmación que Jones necesitaba. Tiempo después, Jones y los alumnos fueron a la India, y establecieron una iglesia en Madurai.

e – El pastor Don Neel fue despertado por Dios, quien le dijo que, Hilda Compton, una hermana de la iglesia, estaba por suicidarse. El pastor fue con su esposa a la casa de esa hermana, quien le dijo que todo estaba bien. Al orar, el pastor empezó a hablar en lenguas y la mujer se sorprendió al escucharle hablar en italiano. Luego, ella le dijo que no sabía que él hablaba en ese idioma. Evidentemente, algo le dijo el Señor; ya que, esa hermana cambió de actitud.

f – Viajando por un camino de Surinam, el misionero John DeCock detuvo su vehículo al ver que un hombre le hacía señas para que lo lleve. Luego, trató de conversar con él, usando varios idiomas: inglés, francés, alemán y holandés; pero el hombre no le podía entender. Finalmente, Dios le preguntó si él no le había dado otro idioma. Entonces, Hohn empezó a hablar en lenguas. El otro le contestó. De esta forma continuaron hablando durante unos quince minutos, sin que el misionero entendiera nada. Al llegar a una comunidad japonesa, el hombre le hizo seña para que se detuviera allí. Luego, el hombre empezó a llorar, dando muestras de agradecimiento. Evidentemente, Dios le había hablado.

g – Mark Rutland fue a predicar a México, por medio de un intérprete; ya que, no sabía hablar en español (solo, sabía unas pocas que había memorizado). Un día tuvo que ir a predicar a una pequeña iglesia, en donde estaba su suegro, que no era creyente. Pero, el intérprete faltó; y nadie podía interpretarle adecuadamente. Por eso, Mark dijo en la congregación algunas de esas pocas palabras que había aprendido. Pero, de pronto, se dio cuenta que podía seguir predicando en español, entendiendo lo que estaba diciendo. Al ver que estaba ocurriendo un milagro, el pastor de la iglesia lo interrumpió, explicando a la congregación que estaba ocurriendo un milagro. Cuando Mark hizo el llamado para entregar la vida a Jesucristo, el  primero que pasó fue su suegro, sabiendo que su yerno no sabía hablar en español, y que había hablado en forma milagrosa. Luego de esto, aunque Mark no estudió el idioma español, siguió hablando siempre en ese nuevo idioma.      [Jordan: Véase: 6]

D – CONFIRMACIÓN CIENTÍFICA

La ciencia confirma que el hablar en lenguas es una actividad inspirada por Dios.     [Ciencia: Véase: 7]

El New York Times publicó, en el año 2006, una investigación realizada en la Universidad de Pennsylvania; en la que, un grupo de investigadores, dirigidos por el doctor Dr. Andrew Newberg analizaron qué es lo que pasa en el cerebro en el momento de hablar en lenguas. Por medio de imágenes del cerebro tomadas a cinco mujeres, con un tomógrafo de fotones (tomografía computarizada por emisión de un fotón único), la neurociencia ha demostrado que, en el momento de hablar en lenguas:

 1 – Casi no había actividad

  • en los lóbulos frontales, o sea, en la parte del cerebro en donde se origina el pensamiento, lo que pensamos y hacemos; y
  • en los centros de lenguaje, es decir, en la parte del cerebro que usamos para hablar. O sea, al hablar en lenguas las mujeres no controlaban los centros del lenguaje, pero en cambio,

 2 – Había actividad  en las regiones en la que se origina la toma de conciencia. O sea, las personas no estaban en tramce, fuera de control; sino que estaban conscientes de lo que estaba pasando a su alrededor (La toma de conciencia es: entender un asunto luego de haber estudiado sobre él; es decir, la respuesta que damos frente a ciertos estímulos).

3 – O sea, el hablar en lenguas

  • no es el resultado de nuestros pensamientos; sino que es el Espíritu Santo quien nos inspira qué es lo que tenemos que decir;
  • pero en esos momentos no estamos fuera de control; sino que estamos al tanto de todo lo que sucede a nuestro alrededor.

A las cinco mujeres les pidieron, además, que cantaran góspel. En esos momentos había gran actividad en los lóbulos frontales. Lo anterior ocurre también en otros momentos espirituales; como por ejemplo, en la meditación; ya que, en esos momentos hay actividad en los lóbulos frontales.

Un estudio demostró que, las personas que más hablan en lenguas son más estables emocionalmente y rara vez tienen problemas mentales.

Todo esto nos muestra que, la ciencia confirma que el hablar en lenguas es una actividad en la que, el Espíritu Santo inspira lo que hemos de decir y nosotros somos los que hablamos.

APÉNDICE

LA CONSTRUCCIÓN DE LA TORRE DE BABEL

Lugar .En Sinar, entre los ríos Eufrates y Tigris, en Mesopotamia, dentro de la ciudad de Babilonia, en Irak.

Zigurat. La torre de Babel era un “zigurat”; es decir, un templo con forma de  pirámide escalonada, de 91 m de altura. Los restos de esa torre son conocidos en la actualidad como el zigurat Etemenanki (c. de 2242 a.C.). Etemenanki significa, algo así como: “Casa entre el cielo y la tierra”.     [Etemenanki: Véase: 8]

Torre y nombre.  ¿Por qué razón los babilonios dijeron:

“Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra” (Gn 11:4).

El propósito de Dios era que llenaran la tierra. Pero los descendientes de Noé no quisieron separarse; sino que querían vivir todos juntos, en un solo lugar. Por eso, Dios les habló proféticamente, por medio de Noé (c. 2705-1755 a.C.), diciéndoles que, su plan era  que llenaran la tierra.     [Noé: Véase: 9]

 “Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra (Gn 9:1).

Al ver que ellos no querían separarse, posiblemente, Dios volvió a hablarles por medio de Noé, diciéndoles que Dios los dispersaría por toda la tierra.

Por eso, ellos dijeron:

“Por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra” (Gn 11:4).

Es decir, aunque ellos no querían obedecer a Dios, sabían que, quizás, Dios podría dispersarlos (aunque dudaban de eso. Por eso dijeron: “Por si fuéremos esparcidos”)..

Pero, a pesar de que ellos no querían ser dispersados, el plan de Dios se cumplió; ya que, los dispersó por toda la tierra.

“Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad” (Gn 11:8).

“Estas son las familias de los hijos de Noé por sus descendencias, en sus naciones; y de éstos se esparcieron las naciones en la tierra después del diluvio” (Gn 10:32).

Todo esto nos revela que, la construcción de la torre era una abierta oposición a la voluntad de Dios.

Pero, ¿En qué los beneficiaba hacer una torre y tener un nombre en el caso de ser dispersados?

1)    El problema, no era solo que ellos no obedecían a Dios; sino que, además, ellos adoraban a otro dios; a Marduk, el dios supremo de Babilonia (por eso, en la parte superior de la torre hicieron un templo para Marduk, tal como se ha descubierto). El nombre Marduk deriva de amar-Utu. Siendo que Utu era el dios del Sol, entonces, los babilonios adoraban al dios solar     [Marduk: Véase: 10]

2)    Además, frente a la gloria de Dios, ellos querían manifestar su grandeza, su gloria. Por eso, ellos quisieron tener “un nombre” (lleno de gloria); y tener una “torre”, que asombrara a todos por su grandeza (pensemos que, en esa época no había grandes edificios). Es decir, todo esto es lo que el diablo había propuesto a Adán y a Eva: llegar a ser como dioses (Gn 3:5). Pero aunque ellos quisieron tener un nombre de grandeza, llegaron a tener un nombre despectivo; ya que, todos recuerdan como Dios los esparció.    [Nombre: Véase: 11]

Citas bibliográficas

1 – Torre

  • ¿Dónde estaba la torre de Babel? Viajes.elpais.com.uy
  • ¿Existió la Torre de Babel? Descubren una evidencia en una antigua tablilla de piedra – abc
  • Al encuentro de los dioses: Los zigurats – Libertaliadehatali’s Blog
  • Encuentran pruebas de la Torre de Babel – NoticiaCristiana.co
  • La ira de Dios por la Torre de Babel: Conocé la historia – Conclusión – Diario Digital Rosario
  • ¿La Torre de Babel realmente existió o pudo haber existido? Esto dice la ciencia – VIX
  • La Torre de Babel – Sobrehistoria.com
  • ¿Cuánto medía la Torre de Babel? – es
  • ¿Qué pasó en la torre de Babel? – GotQuestions.org Español
  • Etemenanki “La mansión de lo alto entre el cielo y la tierra” – Blog de Acua Formación
  • La Torre de Babel – Blog de Acua Formación
  • El dia de Pentecostés y la Torre de Babel -blogspot.com.ar
  • Descubrimiento puede confirmar la existencia de la Torre de Babel – NoticiaCristiana.com

2 – Lenguas

  • Enseñanza del Nuevo Testamento acerca de las “Lenguas” – com

3 – Idiomas

  • Zigurats y Pirámides con fotos – Iorg
  • La Torre de Babel – blogspot.com.ar

4 – Jones

  • Capítulo 7 El don de lenguas y el don de interpretación. – Diosparatodos.com
  • Sed llenos del Espíritu – Doyle G Jones – Scribd

5 – Yiye

  • Dones del Espíritu. Yiye Avila – es

6 – Jordán

  • En nuestras lenguas”: una defensa del habla milagrosa basada en testimonios oculares – ag.org

7 – Ciencia

  • Científicos revelan interesante estudio sobre cristianos que “Hablan en lenguas” – NoticiaCristiana.com
  • En mi nombre hablarán nuevas lenguas – com

8 – Etemenanki

  • Etemenanki – wikipedia.org
  • Torre de Babel – wikipedia.org
  • La torre de Babel – SobreHistoria.com

9 – Noé

  • Noé – wikipedia.org

10 – Marduk

  • Marduk, el dios del imperio asirio – Ecumenico.org
  • Señor de Babilonia – Lacavernadeplaton.com
  • El arca de los dioses – wordpress.com
  • Marduk – Es.wikipedia.org

11 – Nombre

  • Génesis. La revelación del plan eterno de Dios – Google Books

Capítulo 25

EL HABLAR EN LENGUAS – 2

Sabiendo que estamos a las puertas del gran derramamiento del Espíritu Santo sobre todos los seres humanos, y sabiendo que muchos recibirán el bautismo del Espíritu y hablarán en nuevas lenguas, en esta publicación trataremos este último tema.

Oración y don

El hablar en lenguas se divide en dos grandes ramas:

  • La oración en lenguas, o la oración en el Espíritu, la cual, es para todos; y
  • El don de lenguas, el cual, es solo para algunos, para aquellos a los que el Espíritu Santo elige.

Entonces, a continuación, trataremos del hablar en lenguas relacionado con la oración en lenguas. Más adelante, trataremos el tema del don de lenguas.

¿QUÉ ES HABLAR EN LENGUAS?

  • Manifestación. Es una manifestación del Espíritu Santo que habita en nosotros.
  1. Es hablar a Dios desde nuestro espíritu (1 Co 14:2).
  2. Oración. Es la oración perfecta, porque en ella no hay nada de incredulidad.
  3. Compañero. Es tener al Espíritu Santo como un compañero de oración; el cual, ora con fe, con sabiduría, de acuerdo con la perfecta voluntad de Dios.
  4. Lenguaje. Es un lenguaje celestial que Dios nos da en el momento de recibir el bautismo en el Espíritu Santo (Hch 2:4; 10:44‐46; 19:6).
  5. Idioma. Es la habilidad de hablar en un idioma sin haberlo aprendido.
  6. Puede ser: un lenguaje del Espíritu Santo, de ángeles o idiomas humanos, de esta época o de otras épocas.
  7. Milagro. Es un milagro, porque se habla en un idioma que uno no ha sido aprendido; así como Adán y Eva empezaron a hablar en un idioma sin haberlo estudiado (entonces, ellos fueron los primeros que hablaron en lenguas).
  8. Regalo. Dios nos da este regalo para que podamos alabarle mejor.
  9. Filtro. Es una oración que no pasa por el filtro de la mente. El Espíritu Santo ora de acuerdo a la voluntad de Dios (Ro 8:26-27).
  10. Línea directa. Es tener una línea directa de comunicación con Dios, porque no hay interferencias; ni de nuestra mente, ni del diablo.
  11. Permitir. Es permitir que el Espíritu Santo hable a través de nosotros.
  12. Evidencia. Es una evidencia externa de que el Espíritu Santo está en una persona.

 ¿QUÉ NO ES HABLAR EN LENGUAS?

  1. Natural. No es una habilidad natural, sino que es una habilidad espiritual, dada por Dios (1 Co 12:1,7, 10-11).
  2. Entendimiento. Por lo general, ni el que habla, ni el que escucha entiende (1 Co 12:1).
  3. 1 – El que escucha. “Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios” (1 Co 14:2).
  4. 2 – El que habla. Porque si yo oro en lengua desconocida, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto” (1 Co 14:14).
  5. Posesión. No es hablar mediante posesión. Es hablar con perfecto control de la voluntad (1 Co 14:14-15).

 ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE HABLAR EN LENGUAS?

  1. Voluntad. Es la voluntad de Dios que hablemos en lenguas. “Quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas” (1 Co 14:5).
  2. Plan. El Espíritu Santo pide que el plan de Dios se cumpla en nosotros. “Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos” (Ro 8:27).
  3. Misterios. Es la oración más alta que podamos elevar porque, por medio del Espíritu Santo hablamos misterios. “Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios (1 Co 14:2). Notemos con atención que dice: “Nadie le entiende”; y “por el Espíritu habla misterios”. Es decir, ni los demonios pueden entender lo la oración en lenguas. Por eso, los demonios tratan de que los creyentes no hablen en lenguas; sabiendo que esta clase de oración está de acuerdo con la voluntad de Dios.

EL HABLAR EN LENGUAS ES PARA:

  • Hablar a Dios. “El que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios” (1 Co 14:2).
  • Cantar. Se puede cantar en lenguas: “Cantaré en el espíritu, pero también con el entendimiento” (1 Co 14:15).
  • Alabar y adorar. “Los oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios” (Hch 2:11).
  • Bendecir y dar gracias. “Porque si bendices sólo con el espíritu,  el que ocupa lugar de simple oyente, ¿cómo dirá el Amén a tu acción de gracias? pues no sabe lo que has dicho. Porque tú, a la verdad,  bien das gracias; pero el otro no es edificado” (1 Co 14:16-17).
  • Interceder. “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles” (Ro 8:26).

 EL HABLAR EN LENGUAS Y LA CIENCIA

¿Qué relación hay entre la actividad cerebral y el hablar en lenguas? Veamos cuatro informes

1 – El doctor Andrew Newberg, de la Universidad de Pensilvania y de la Universidad Thomas Jefferson en Filadelfia, estudiando la relación entre la  ciencia y la religión, en la llamada neuroteología; ha demostrado, científicamente, por medio del escaneo del cerebro que, cuando hablamos en forma normal, los lóbulos frontales están muy activos; en cambio, cuando hablamos en lenguas, los lóbulos frontales están inactivos. Esto demuestra que, el hablar en lenguas es una operación del Espíritu Santo, y no una función natural; ya que, el origen de las palabras no está en los lóbulos frontales.     [Andrew. Véase 1]

2 – El Dr. Carl R. Peterson, MD   Trabajando en Tulsa, Oklahoma, este psiquiatra investigó la relación que hay entre el hablar en lenguas y el cerebro. Descubrió que, al orar o cantar en el Espíritu, en forma prolongada, se produce un aumento en la cantidad de hormonas endorfinas y encefalinas, segregadas por el cerebro; y que, como consecuencia de esto, aumenta la capacidad de nuestro sistema inmunológico.     [Carl. Véase 2]

3 – La Dra. Caroline Leaf, autora, entre otros, del libro “Enciende tu cerebro”, neuropatóloga y neuropsicóloga, cristiana y neurocientífica, declara que, al hablar en lenguas, la capacidad intelectual se mueve en un nivel superior al normal.     [Caroline. Véase 3]

  • 1) En relación con esto es de notar que, siendo que según dicen los científicos, los seres humanos usamos, más o menos, el diez por ciento de nuestras capacidades mentales, Dios le reveló a Joseph Prince que, el noventa por ciento restante es activado por los dones del Espíritu. [Joseph. Véase 4]
  • 2) Por otra parte, el Señor le mostró a Dave Roberson que, como al orar en lenguas, el Espíritu Santo habla misterios (1 Co 14:2), con el tiempo, esos misterios nos son revelados. Es decir, el Espíritu pide que Dios nos revele misterios, y luego el Padre contesta la oración y nos los revela, y nosotros somos edificados. ¡Esto es tremendo!, porque nos explica porque razón, de pronto, recibimos bendiciones por las que ni siquiera hemos orado. En realidad, esto no es así; ya que, por esas bendiciones hemos orado, pero sin saberlo; porque, cuando hemos orado en lenguas, el Espíritu Santo pidió por esas bendiciones, y el Padre nos las dio. ¡Aleluya! Por esta razón, como Pablo oraba continuamente en lenguas, tuvo tanta revelación espiritual de las verdades espirituales (por ejemplo: la verdad de nuestra muerte y resurrección con Cristo; la cual, si bien la conocemos intelectualmente, al no tener iluminación de la misma, no la vivimos). Entonces, para que no recibamos esas bendiciones, el diablo trata de que la iglesia no ore en lenguas. [Dave. Véase 5]

Todo esto nos revela que, al orar en lenguas, nuestras capacidades mentales son desarrolladas y recibimos más revelación; y en consecuencia, somos edificados.

Los sordomudos y el hablar en lenguas. Trabajando con sordos, en La Verne, California, la señora Wendell Mason dice que, cuando los sordos reciben el bautismo con el Espíritu Santo, hablan perfectamente en lenguas. Además, se sabe de casos de sordomudos que hablan en lenguas; y lo mismo sucede en casos de sordos que jamás escucharon ni una sola palabra. Esto muestra que, el hablar en lenguas no depende de haber escuchado esos sonidos en la infancia.      [Dennis. Véase 6]

TESTIMONIOS

1 – Como señal. En el libro “El caminar del Espíritu”, Dave Roberson cuenta varias experiencias que él tuvo, hablando en lenguas, en diferentes idiomas.      [Dave. Véase 5]

a – En alemán. Mientras estaba siendo entrevistado en una estación de televisión, en San José, California, de pronto, el Espíritu Santo actuó sobre él con gran unción, llevándolo a hablar en lenguas. Dave quedó muy preocupado, pensando que quizás no estaba permitido el hablar en lenguas en ese lugar. Al terminar, una telefonista de la estación, que recibía los llamados que se hacían a la línea de ayuda, lo detuvo diciéndole que, había llamado una mujer para dar testimonio de que, cuando Dave dejó de hablar en inglés, y comenzó a hablar en perfecto alemán, le dio instrucciones de qué era lo que ella tenía que hacer para ser sanada de su enfermedad terminal. Ella obedeció las instrucciones y fue sanada. (Dave no sabe hablar en alemán).

b – En español. Mientras ministraba en Anaheim, California, llamó a una mujer española que estaba sentada y el Señor le revelo cuál era su problema físico. Pero ella no entendía porque no habla el idioma inglés. Entonces, de pronto, empezó a hablar en lenguas. Ella le respondió, pero él no entendió el idioma en el que ella le hablaba. A su vez, él le respondió en lenguas, y ella cayó al suelo. Más tarde, un miembro de su equipo le dijo que, cuando él oró en lenguas, habló en español diciéndole cuál era su problema físico. Entonces, ella le hizo una pregunta en español, y él le contestó en español, idioma que él no conoce.

c – En francés. En Florida, mientras Dave predicaba a una multitud, le molestó que, en la tercera fila estuvieran sentados dos hombres que hablaban continuamente. Pero, a eso de la mitad de la reunión, los dos hombres dejaron de hablar. Al terminar la reunión, la pastora de la iglesia le dijo que, uno de esos hombres es francés, y que vino con un traductor. Pero que, en un momento dejaron de hablar porque, el francés empezó a escuchar a Dave en francés. Es decir, Dave hablaba en inglés, pero el hombre lo escuchaba en francés. Luego de la reunión, alguien le preguntó al francés, qué era lo que había escuchado sin traductor, y lo que él escuchó era exactamente lo mismo que los demás habían escuchado en inglés. Por supuesto, Dave no sabe hablar en francés.

2 – Salvación.  Si bien, por lo general, el hablar en lenguas no es para evangelizar, hay casos de excepción. Veamos un ejemplo: En el libro “El Espíritu Santo y tú”, Dennis Bennett, cuenta la notable experiencia que tuvo el misionero H. B. Garlock, comentada por Jhon Sherrill, en su libro “Hablan en otras lenguas”. Estando Garlock entre caníbales africanos, en 1932, cuando lo iban a matar él empezó a hablar en lenguas durante varios minutos. Entonces, ellos lo liberaron, y luego se convirtieron. Evidentemente, el Espíritu Santo los llevó a Cristo.      [Dennis. Véase 6]

3 – Nuevo idioma. Cuando hablamos en lenguas, aunque a veces hablamos en un idioma reconocido como uno de los idiomas usados en el mundo, esta capacidad de hablar en ese idioma, no queda en nosotros en forma permanente; pero hay excepciones a esta regla. Por ejemplo, en el libro ya citado “El Espíritu Santo y tú”, Dennis Bennett, cuenta el caso del gran misionero Francisco Javier; quien recibió la capacidad de hablar y entender, en forma permanente, el idioma chino.      [Dennis. Véase 6]

4 – Joan Hunter contó que, mientras él estaba en 1977 en Filipinas, oró en lenguas por un judío; y luego, este hombre le dijo a Joan que él le había presentado el plan de salvación, en hebreo.      [Joan. Véase 7]

5 – David K. Bernard, en el capítulo 12, de su libro “Los dones espirituales” cuenta que, en el año 1972, en Inchón, Corea, un ministro coreano recibió el bautismo en el Espíritu Santo, y comenzó a hablar en lenguas en inglés (idioma que desconocía). Diciendo: “Jesús viene muy pronto”.     [David. Véase 8]

6 – Ralph Mahoney , en su libro: “El cayado del pastor”, cuenta el caso de Ruth Banks, una anciana profeta quien, cuando ella oraba en el Espíritu, es decir, cuando ella oraba en lenguas, oraba con un conocimiento asombroso de la vida de la persona por la quien oraba (por supuesto, sin que ella la conociera personalmente).     [Ralph. Véase 9]

EL HABLAR EN LENGUAS EN LA HISTORIA

Durante toda la historia, los creyentes han hablado en lenguas. Veamos algunos ejemplos.     [Siglo. Véase 10]

1 – Ireneo  130-202. En: “Contra las herejías”, (vol. 6); escribe sobre muchos en su época que hablaban en lenguas.

2 – Justino Mártir (100-165). En: “Apología a Trifón el Judío” dice que, en sus iglesias hablaban en lenguas.

3 – Tertuliano (c. 160 – 220). En: “Smith’s Dictionary of the Bible” (vol. 4); cuenta que una hermana  habló en lenguas.

4 – Pacomio (292-348). En: “Lives of the Saints”. Pacomio, por medio del hablar en lenguas, llegó a hablar en latín y en griego, sin  haber estudiado estos idiomas.

5 – Gregorio Nacianceno (329-390). Contó que, hubo creyentes que hablaron en otros idiomas, sin haber estudiado, causando asombro.

6 – Crisóstomo (c. 350-407). Declaró que, en los días apostólicos, todos los que eran bautizados hablaban en lenguas. Por ejemplo, en hindú, en persa y en romano.

7 – Peter Waldo (1140-1205).  Fundador de los Valdenses. Los creyentes empezaron  a hablar en lenguas.

8 – En “Encyclopaedia Britannica, vol. 22, dice que hablaron en lenguas: 1) Los Jansenistas (movimiento que comenzó en Francia, con Cornelio Jansenio  (1585-1638); 2) Los Cuáqueros (movimiento que comenzó en Inglaterra, con George Fox (1624-1691).

9 – En “History of the Christian Church”, Philip Schaff, dice que hablaron en lenguas: 1) En Suiza, en 1842, en el grupo de Lasare. 2) En Irlanda, en 1859, en el grupo de Wesley (metodistas). 3) En Alemania, Martín Lutero (1483-1546)

10 – Charles Parham. (1873-1929). Contó que veintidós estudiantes del instituto bíblico, sin conocer idiomas extranjeros, empezaron a hablar en idiomas conocidos (búlgaro, noruego, japonés, etc.); y que, personas que hablaban estos idiomas confirmaron que eran idiomas auténticos.

EL HABLAR EN LENGUAS ES PARA TODOS

Pablo declaró que el hablar en lenguas es para todos.. “Así que, quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas” (1 Co 14:5). “Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros” (1 Co 14:18). Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua” (1 Co 14:26). “Si, pues, toda la iglesia se reúne en un solo lugar, y todos hablan en lenguas” (1 Co 14:23).

Interceder. Teniendo en cuenta que, el Espíritu Santo usa las lenguas para interceder por nosotros, ayudándonos en nuestra debilidad (Ro 8:26); esto nos muestra que, las lenguas son para todos; porque todos somos débiles, todos necesitamos que Dios nos ayude a orar mejor.

Edificarnos. Un creyente leyó la Biblia, en donde dice: “El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica (1 Co 14:4); y luego de esto, el Señor le preguntó si él creía que, la posibilidad de edificarnos a nosotros mismos, le sería dada solamente a uno de sus hijos de Dios, o a todos. Esto le reveló que el hablar en lenguas es para todos.     [Todos. Véase 11]

Llamados. Pedro dijo que la promesa del Espíritu, con la evidencia de hablar en lenguas, es para todos los que son llamados por Dios; es decir, para todos los que son salvos. “Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare” (Hch 2:39).

Debilidad.  Si el hablar en lenguas no fuera para todos, entonces, algunas personas no podrían ser ayudadas por el Espíritu Santo en su debilidad (Ro 8:26).

¿Hablan todos lenguas? Algunos piensan que, el hablar en lenguas no es para todos, basándose en las preguntas que Pablo hace: “¿Hablan todos lenguas? ¿Interpretan todos?” (1 Co 12:30), Pero tenemos que entender que, si miramos el contexto de este texto veremos que aquí Pablo está hablando de los dones ministeriales, dones que no todos tienen; ya que, el Espíritu Santo da diferentes dones: “a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas” (1 Co 12:10). Por eso, Pablo pregunta luego: “¿Hablan todos lenguas? ¿Interpretan todos?” (1 Co 12:30); es decir, él está preguntando si todos tienen el don de lenguas y el don de interpretación; y la respuesta es, lógicamente, no; y termina aconsejando: “Procurad, pues, los dones mejores” (1 Co 12:31). Entonces, el hablar en lenguas en forma devocional, es para todos; pero el don de lenguas, es un don que el Espíritu Santo da solo a algunos.

GENERALIDADES

Isaías profetizó: “Porque en lengua de tartamudos,  y en extraña lengua hablará a este pueblo,  a los cuales él dijo: Este es el reposo;  dad reposo al cansado;  y este es el refrigerio; mas no quisieron oír.” (Is 28:11-12). Notemos aquí tres cosas:

1 – Lengua de tartamudos. ¿Por qué algunos hablan en lenguas como si estuvieran tartamudeando? Al comenzar a hablar en lenguas, a veces Dios pone en nuestro espíritu algunas vocales y algunas consonantes, o algunas palabras; y nosotros hacemos como los bebés; es decir, repetimos esas palabras, como si estuviéramos tartamudeando; y a medida que nosotros usamos esta nueva forma de hablar, Dios va dándonos más y más palabras; hasta que se va formando en nosotros un lenguaje.

Alguien vio como sucede esto: Cuando una persona empezó a hablar en lenguas, vio la figura de un árbol con ramas, pero sin hojas; y a medida que seguía hablando, el árbol se iba llenando con hojas.

Pero, además de empezar a hablar en lenguas como los bebés, tenemos que tener en cuenta que, a veces hablamos:

  • El idioma del Espíritu. “Gemidos indecibles” (Ro 8:26).
  • Idiomas de ángeles. “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas” (1 Co 13:1).
  • Idiomas de otras épocas u otros lugares.

2 – Reposo”. Al hablar en lenguas reposamos, porque el Espíritu Santo pide a Dios Padre por nosotros.

3 – Refrigerio”. Al recibir lo que el Espíritu Santo pidió al Padre por nosotros, hablando en lenguas, nos alegramos.

Dios quiere que oremos en lenguas por todos los santos. Sabiendo que, orar en lenguas es orar en el Espíritu (1 Co 14:15); Dios quiere que oremos en lenguas, en el Espíritu, por todos los creyentes. “Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos” (Ef 6:18). Es decir, debemos orar en lenguas continuamente, por los creyentes.

Revelación. “Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros” (1 Co 14:18). Pablo dijo que él hablaba en lenguas más que todos los miembros de la iglesia. Pero, ¿Y qué beneficios obtuvo de esta forma de vivir? Veamos algunos resultados: Trece de los libros del Nuevo Testamento, fueron escritos por él. Además, el evangelio que él enseñó, no lo aprendió de ningún hombre, sino que lo recibió por revelación (Gá 1:12). Como resultado de hablar tanto en lenguas, la revelación venía continuamente sobre él (1 Co 2:6-16), y de esta forma era edificado continuamente.

Estructura lingúistica. Ante todo, aclaremos que: 1) Lingüística: Ciencia que estudia el lenguaje humano. 2) Estructura lingüística: Estudio de las leyes que existen en un determinado lenguaje.

Teniendo en cuentas estas dos cosas es interesante notar que, algunos han estudiado el tema del hablar en lenguas desde el punto de vista de las estructuras lingüísticas; y sus conclusiones son que, el hablar en lenguas “no se corresponde” con las estructuras lingüísticas de los idiomas. ¿Cómo explicar este problema? No hay correspondencia porque, el Espíritu Santo expresa muchas cosas con pocas palabras, es decir, con un lenguaje más conciso que el idioma que hablamos nosotros. Por ejemplo: Cuando Dios le habló al rey Belsasar, lo hizo con solo cuatro palabras: “Mene, mene, tekel, uparsin” (Dn 5:25); pero la  interpretación que dio Daniel a estas cuatro palabras ocupó más de treinta palabras (Dn 5:26-28).

Lenguaje limitado. ¿Por qué Dios eligió la oración en lenguas para comunicarnos con él? Dios eligió esta clase de oración porque nuestro lenguaje es limitado. Dios le reveló a Dave Roberson

  • que él conoce nuestras debilidades y que, cuando el diablo venga a tentarnos él intercederá por nosotros, pidiendo lo que nosotros necesitamos; y
  • que, como los lenguajes humanos no pueden expresar todo lo que él es en Cristo, en nosotros, tuvo que crear uno para que lo usemos mientras estemos en la tierra, pero que en el cielo no se usará más. [Dave. Véase 5]

En relación con esto último recordemos que la Biblia dice que, llegará un tiempo en el que cesarán las lenguas. “Y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará” (1 Co 13:8). ¿En qué tiempo terminarán estas dos cosas? ¿Cuándo acabará la ciencia? La ciencia acabará cuando estemos en el cielo. Por lo tanto, las lenguas también cesarán en ese tiempo; ya que, al tener un cuerpo glorificado, hablaremos con Dios con total sabiduría, sin necesidad de orar en lenguas.

Términos. Al estudiar el hablar en lenguas, muchos hermanos relacionan este tema con: glosolalia, xenoglosia y  xenolalia. Por lo general, en muchos ambientes no cristianos, se les da a estas palabras los siguientes significados:

  • Glosolalia: Hablar sílabas o palabras, sin significado alguno. Glosolalía: glóssa (lengua, lenguaje, idioma, 1100), laleó (hablar, 2980), ía (Sufijo: -ía: acción).
  • Xenoglosia. Hablar un idioma sin haberlo aprendido, con origen en un problema neurológico o demoníaco. Xenoglosia: xenos (extranjero, 3581), glóssa (lengua, lenguaje, idioma, 1100), ía (Sufijo: -ía: acción).
  • Xenolalia: Hablar un idioma sin haberlo aprendido, con origen demoníaco. Xenolalía: xenos (extranjero, 3581), laleó (hablar, 2980), ía (Sufijo: -ía: acción).

Como podemos apreciar, en la actualidad estos tres temas son muy mal tratados, en distintas cátedras (psicología, neurología, teología, etc.), como algo de un nivel muy inferior; y como que, las palabras son originadas en la mente. Pero todo esto, no es el hablar en lenguas bíblico porque, en este último caso, los sonidos son originados, no en nuestra mente, sino en nuestro espíritu; por medio del Espíritu Santo. Por eso es que, al tratar el tema del hablar en lenguas, no conviene usar los tres términos ya mencionados.

MANIFESTACIONES

Cuando el Espíritu Santo se manifiesta por medio nuestro, hablando en lenguas, lo hace en diferentes formas. Hay cuatro manifestaciones del hablar en lenguas.

1 – Edificación

  • Personal. “El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica” (1 Co 14:4). Esta forma de hablar en lenguas es para todos, para ser usada en cualquier lugar, en cualquier momento y a nuestra voluntad. Los dones de Ef 4;11 son para edificar a la iglesia. Pero por medio del hablar en lenguas podemos edificarnos a nosotros mismos.
  • Grupal. “el que habla en lenguas, a no ser que las interprete para que la iglesia reciba edificación” (1 Co 14:5). Cuando en la asamblea alguien habla en lenguas y otro interpreta, la iglesia recibe edificación.

2 – Intercesión. “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles” (Ro 8:26). Esta forma de hablar en lenguas, no depende de nuestra voluntad, sino del Espíritu Santo; el cual, nos puede guiar a todos, a interceder en cualquier lugar y en cualquier momento.

3 – Señal y milagro. “Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos” (1 Co 14:22). El Espíritu Santo puede usar a cualquiera, en cualquier lugar y en cualquier momento, para dar una señal de la existencia de Dios a un incrédulo, por medio del hablar en lenguas; el cual, es una de las señales que Jesús nos ha prometido. “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas” (Mr 16:17).

La palabra “señal”, en griego es “σημειον” (“semeion”, 4592); la cual significa también “milagro”. Es decir, el hablar en lenguas es una señal y es un milagro, para los incrédulos. Un ejemplo de esto es lo que sucedió en Pentecostés (Hch 2:4-13). En este caso, si bien ellos hablaban a Dios, al mismo tiempo, el Espíritu Santo hizo que sus palabras fueran entendidas por los incrédulos.

4 – Interpretación. “¿Hablan todos lenguas? ¿Interpretan todos?” (1 Co 12:30). Este tipo de hablar en lenguas es un don, que el Espíritu Santo da a algunos; y es usado, generalmente, en las reuniones de la iglesia. La interpretación es necesaria en el caso del don de lenguas, no en el caso de la oración en lenguas.

CARACTERÍSTICAS

Comienzo. Al recibir el bautismo en el Espíritu Santo, en ese momento el Espíritu pone nuevas palabras en nuestro espíritu. Es decir, en ese momento comenzamos a hablar en otras lenguas. “Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen” (Hch 2:4). Pero, además de esto, es importante tener en cuenta que la Biblia dice: “Comenzaron”; es decir, luego, siguieron hablando en lenguas. Muchos hermanos hablan en lenguas luego del bautismo con el Espíritu, pero después no hablan más; y de esta forma se pierden muchísimas bendiciones.

Al enseñar sobre el hablar en lenguas las personas se entusiasman y comienzan a hablar en lenguas. Pero a medida que pasan los días y ver que nada sucede (aparentemente), el interés se va perdiendo, y cada vez oran menos hasta que no oran más. Pero es importante que, aunque no veamos nada, sigamos confiando en lo que dice la Biblia:

  1. Edificación. Que el hablar en lenguas nos edifica
  2. Intercesión. Que el Espíritu Santo intercede por nosotros.

Hay lenguas “humanas y angélicas”. Si yo hablase lenguas humanas y angélicas(1Co 13:1).

Voz. Se puede hablar en voz alta o en silencio, en cualquier lugar. ”Y si no hay intérprete, calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios” (1 Co 14:28).

Espíritu. El origen del hablar en lenguas está en nuestro espíritu, no en nuestra mente. “Porque si yo oro en lengua desconocida, mi espíritu ora” (1 Co 14:14). “Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo” (Ju 20). Es decir, el Espíritu Santo ora por de nuestro espíritu. Por eso, “espíritu” está escrito con minúscula.

Oído / lengua. En Pentecostés, no es que los discípulos hablaban en idiomas que no se entendían, pero que Dios actuaba milagrosamente en los oídos de los que escuchaban, para que entendieran el mensaje. El milagro no estaba en los oídos, sino que, el milagro estaba en las lenguas. “Comenzaron a hablar en otras lenguas” (Hch 2:4).

Gemidos indecibles. “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles (R 8:26)

1 – ¿Qué son gemidos indecibles?   Gemidos indecibles son sonidos que no se pueden expresar con las palabras de nuestro idioma. Al hablar en lenguas, hay veces en que el Espíritu Santo intercede por medio nuestro, con esa clase de gemidos; los cuales, no los podemos producir nosotros, por más que queramos gemir.

2 – Situaciones extremas   El Espíritu Santo intercede con gemidos indecibles en situaciones extremas. Por ejemplo: Quizás una persona está atravesando, en el día de hoy, por un momento muy difícil en su vida; un caso de vida o muerte. Pero, como nosotros no sabemos nada de ese problema, no oramos por él. Entonces, al hablar en lenguas, el Espíritu Santo intercede por medio nuestro con gemidos indecibles por esa persona. Veamos un ejemplo de esto:

Joseph Prince contó que, mientras un hombre de Dios iba manejando por una carretera, de pronto sintió que el Espíritu Santo le avisaba de un peligro inminente. Sin saber cuál era ese peligro, empezó a orar en lenguas; hasta que, en un momento sintió paz, como que, la oración ya había sido contestada. Más adelante, en la ruta, vio que venía un gran camión; y que, el que lo conducía lo hacía en forma descontrolada; hasta que chocó contra un pequeño auto. El frente de ese auto, y hasta el lugar del asiento del conductor, quedó incrustado debajo de la parte delantera del camión. Pero el conductor estaba completamente ileso, ubicado en el asiento de atrás. Solo un milagro pudo haber trasladado a ese conductor, desde el asiento de adelante, al asiento de atrás; y dejarlo sin heridas. Entonces, el Espíritu Santo le habló al hombre de Dios; y le dijo que, esa era la razón por la que él había estado orando en lenguas.     [Joseph. Véase 4]

3 – Debilidades. Además, el Espíritu Santo intercede por nuestras debilidades, pidiendo ante Dios Padre con gemidos indecibles. Sea cual sea tu debilidad, el Espíritu Santo está dispuesto a orar por ti.

4 – Plan. Por otra parte, cuando el Espíritu Santo intercede por nosotros, lo hace pidiendo que el plan de Dios se cumpla en nosotros. “Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos” (Ro 8:27).

 La intercesión celestial. Al hablar en lenguas, Jesucristo y el Espíritu Santo interceden por medio de nosotros. Esto es similar a lo que sucede con la trasmisión de una radio.

Así como una estación de radio, en una ciudad, emite señales; que son captadas por una radio, en un hogar; la cual, transforma esas señales en sonidos: del mismo modo, cuando Jesucristo intercede (He 7:25), allá en el trono celestial (Hch 7:55), el Espíritu Santo capta esa intercesión; se une a la misma, transformándola en oraciones, con gemidos indecibles; y nosotros las expresamos al hablar en lenguas.     [Radio. Véase 12]

Entonces, el proceso del hablar en lenguas es el siguiente: Jesucristo intercede por nosotros en el cielo; el Espíritu Santo escucha esa intercesión, y habla en lenguas a través de nosotros. Luego, Dios Padre contesta la oración hecha por Jesucristo, por el Espíritu Santo y por nosotros, en lenguas, y nos da lo que ha sido pedido.

  1. Jesucristo intercede. “¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros” (Ro 8:34).
  2. El Espíritu Santo intercede. “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles” (R 8:26).
  3. El Espíritu Santo escucha. “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere(Jn 16:13).

Oración unida. El Espíritu Santo nos ayuda en nuestra oración. Si por ejemplo queremos dar gracias a Dios, empezamos a orar en nuestro idioma, y luego seguimos hablando en lenguas, y el Espíritu Santo nos ayuda, dando gracias juntamente con nosotros. Lo mismo sucede cuando queremos bendecir a Dios. “Porque si bendices sólo con el espíritu, el que ocupa lugar de simple oyente, ¿cómo dirá el Amén a tu acción de gracias? pues no sabe lo que has dicho. Porque tú, a la verdad, bien das gracias; pero el otro no es edificado” (Is 41:16-17).

Esta ayuda del Espíritu Santo es fundamental porque, por ejemplo, cuando alabamos al Señor, le decimos que él es maravilloso, poderoso, etc., hasta que llega un momento en el que no sabemos qué otras cosas podemos agregar. Entonces, alabamos en lenguas, y el Espíritu Santo continua adorando al Señor.

DIFERENCIAS ENTRE LA ORACIÓN EN LENGUAS Y EL DON DE LENGUAS

Nombres. Estas dos formas de hablar en lenguas reciben diferentes nombres en la Biblia.

1 – Hacia Dios: 1) Oración en lenguas (1 Co 14:14); 2) Oración en el Espíritu (1 Co 14:15).

2 – Hacia los hombres: 1) Don de lenguas (1 Co 12:28); 2) Diversos géneros de lenguas (1 Co 12:10).

Es de notar que, la frase “hablar en lenguas” es usada, en general, tanto para la oración en lenguas, como para el don de lenguas.

Ascendentes y descendentes. ¿Cuál es la diferencia entre la oración en lenguas y el don de lenguas? Esta es la pregunta que le hizo el pastor Aaron Alvarez Ríos al Señor; y Jesucristo le contestó dándole una visión del cuerpo humano, con sus arterias y sus venas. Las arterias son descendentes, llevan la sangre desde el corazón a todo el cuerpo; y las venas son ascendentes, llevan la sangre de vuelta al corazón. Entonces, el Señor le dijo que, las arterias y las venas llevan sangre; pero que, la  diferencia entre unas y otras es la dirección; es decir, unas son descendentes y otras son ascendentes. Del mismo modo, los dones de lenguas son descendentes (de Dios a los hombres); y la oración en lenguas es ascendente (del hombre a Dios).     [Aaron. Véase 13]

Más diferencias

DIFERENCIAS
Oración en lenguas Don de lenguas
Es para orar a Dios (1 Co 14:2). Es para dar un mensaje a la iglesia (1 Co 14:5).
Es ascendente Es descendente
Es para todos. Oraron en lenguas en varias ciudades: En Jerusalén (Hch 2:4-6); en Cesarea (Hch 10:44-45); en Éfeso (Hch 19:5-6).

 

No es para todos. “A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas” (1 Co 12:10).
Sin intérprete (porque hablamos a Dios). Con intérprete (porque hablamos a los hombres (1 Co 14:27-28).
Sin turno (Dios escucha a todos al mismo tiempo). Por turno (1 Co 14:27).

 

Uso privado.

 

Uso público (con interpretación) (1 Co 14:27).
Es para orar en cualquier momento (1 Co 14:15). La iniciativa la tomamos nosotros. Es para hablar en el momento en el que el Espíritu Santo así lo desee (1 Co 12:11).
Es para edificación privada (1 Co 14:4). Es para edificar a la iglesia (1 Co 14:4).

DONES

El don de lenguas. Es un don de inspiración, para ser usado en la asamblea, con interpretación (no traducción), para proclamar un mensaje de Dios. El don de lenguas, más el don de interpretación, es igual a una profecía. El don de lenguas es conocido también: “Géneros de lenguas”. “A otro, diversos géneros de lenguas” (1 Co 12:10). ¿Qué son estos géneros de lenguas?

  • Son idiomas no aprendidos, no entendidos por el que habla; y por lo general, no entendidos por el que escucha.
  • “Diversos géneros”. En griego no son dos palabras, sino una sola: “γενη” (genos, 1085, género, clase, familia, nación). La palabra “diversos” no está en griego. Fue añadida para facilitar la comprensión. Por eso, en algunas versiones, el texto aparece como: “Clases de lenguas”, “Diversas lenguas”, “Distintas lenguas”, etc. Entonces, “diversos géneros de lenguas”, son diferentes clases de lenguas o idiomas, sean humanos o celestiales.

El don de interpretación de lenguas. Cuando Dios da un mensaje a la iglesia, en lenguas, lo normal es que sea seguido por interpretación, para que la iglesia sea edificada. Si habla alguno en lengua extraña, sea esto por dos, o a lo más tres, y por turno; y uno interprete. Y si no hay intérprete, calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios” (1 Co 14:27-28).

¿Qué es la “interpretación” de la que habla la Biblia? Interpretación, en griego es “ἑρμηνεία, ας, ἡ” (herméneia, 2058), de donde viene  “hermenéutica”, o principios de interpretación. Interpretar no es traducir palabra por palabra; sino que, es explicar el significado de un mensaje dado en lenguas. Por esta razón, la interpretación, puede darse en forma breve.

No traducido sino interpretado.  Algunos dicen que, las lenguas de las que habla 1 Co 14, no son idiomas, sino que son balbuceos (es decir, cosas sin sentido). La clave para entender que, son idiomas está en que:

  1. Lo que se habla en “lenguas” no tiene que ser traducido, como todo idioma extranjero, sino que tiene que ser interpretado. Si hay interpretación, entonces, no es un balbuceo sin sentido. Tiene sentido. Es un idioma. Pero no de los conocidos.
  2. Pero, además, si para interpretarlo tiene que estar presente el don de interpretación, entonces, aquí hay otro milagro: el poder interpretar un lenguaje desconocido.

Sin interpretación. Pero, hay casos en que, en una asamblea se da un mensaje en lenguas, y no hay interpretación. En estos casos, es posible que Dios haya dado un mensaje particular a alguien. Por ejemplo: David K. Bernard contó el caso de un estudiante libanés, de la Universidad Estatal de Luisiana, que fue invitado a ir a una reunión de la iglesia, y salió del templo, muy enojado con su amigo, preguntándole por qué le había dicho sus pecados al que habló en idioma arábigo; algo que, por supuesto, su amigo no había hecho.     [David. Véase 9]

Pedir.   Debemos pedir la interpretación de lo hablado, cuando damos un mensaje en lenguas a la congregación; pero si oramos en lenguas, en nuestro cuarto de oración, no es necesario pedir interpretación. “Por lo cual, el que habla en lengua extraña, pida en oración poder interpretarla. (1 Co 14:13).

¿Cómo ocurre la interpretación

  1. A veces, en un momento se recibe toda la interpretación.
  2. En otras oportunidades, al principio se reciben unas pocas ideas; y al decirlas, se reciben más.
  3. Símbolos, etc. En algunas ocasiones, la interpretación viene en forma de símbolos. En otras, el que interpreta escucha a quien habla en lenguas, como si estuviera hablando en su propio idioma.

Don del lenguas y don de interpretación. Algunos creen que, estos dos dones son de importancia menor porque, están situados en último lugar en la lista de 1Co 12:7-11. Pero, en realidad, no es que sean de menor importancia, sino que fueron dados al pueblo de Dios en último lugar; ya que, los otros dones ya habían estado en operación en el Antiguo Testamento y en los Evangelios; mientras que los dos dones recién mencionados aparecieron después de Pentecostés.

Citas bibliográficas:

1 – Andrew

  • Glosolalia: Lóbulo frontal (Andrew Newberg, PET) – Vídeo Dailymotion – Dailymotion
  • Centro de idiomas del cerebro no está bajo el control de los sujetos que ‘hablar en lenguas’ – Salud Y Estetica
  • 10 razones para hablar en lenguas – Vida Cristiana
  • La religión en el cerebro: Andrew B. Newberg y la neuroteología – Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura

2 – Carl

  • Medical Facts About Speaking In Tongues – Carl R. Peterson, M.D – Being Part of the New Covenant
  • blogspot.com.ar

3 – Caroline

  • Do you speak in tongues? – craigmanderson

4 – Joseph

  • El valor de orar en lenguas. 2a. Parte. De Joseph Prince – Mirasoloadios.blogspot.com.ar

5 – Dave

  • El caminar en el Espíritu. El caminar del poder – Daveroberson.org

6 – Dennis

  • El Espíritu Santo y tú – Fuentedegracia.org

7 – Joan

  • Cómo recibir y ministrar el bautismo Espíritu Santo – Gillministries.com

8 – David

  • El Uso de las Lenguas y de la Interpretación de Lenguas en la Iglesia del Señor – Fe-biblica.blogspot.com.ar

9 – Ralph

  • El Cayado del Pastor: Poder en la oración por medio de orar en el Espíritu – Cayadopastoral.com

10 – Siglo

  • Vinson Synan – El siglo del Espíritu Santo – Scribd
  • Sobre el hablar en lenguas, una manifestación del espíritu santo que mora en nosotros – Oocities.org
  • El don de lenguas – Teologiaindieperu.wordpress.com
  • La vigencia del don de lenguas para hoy – dn.website-editor.net
  • Registros Históricos sobre el Hablar en Lenguas ç scribd

11 – Todos

  • El bautismo en el Espíritu Santo y el hablar en lenguas – Iglesia Evangélica, Londres 13, Madrid

12 – Radio

  • El Cayado del Pastor: Usando Las Lenguas Y La Interpretación En Oración – Cayadopastoral.com

13 – Aaron

  • Las lenguas como don y lenguas como oración – Central de Sermones | Predicas Cristianas

Capítulo 26

LA RESTAURACIÓN

DEL FUEGO DEL ESPÍRITU SANTO

Estamos en el tiempo de la restauración de todas las cosas; y como parte de esta restauración, Dios restaurará el fuego del Espíritu Santo en la iglesia.

 Derramaré de mi Espíritu

«Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños; y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán. Y daré prodigios arriba en el cielo, y señales abajo en la tierra, sangre y fuego y vapor de humo; el sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día del Señor, grande y manifiesto; y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo» (Hch 2:16-21).

¿Qué significa que el Espíritu Santo será derramado sobre toda carne? Esto quiere decir que, el Espíritu Santo será derramado sobre todos los seres humanos, o sea,

  • sobre los pecadores, impartiéndoles convicción de pecados, para llevarles al arrepentimiento; y
  • sobre los creyentes, llenándoles de poder.

Últimos días. Dios derrama el Espíritu Santo en los «postreros días»; o sea, en los últimos días de la historia, los cuales comenzaron en Pentecostés y terminan en «el día del Señor, grande y manifiesto»; es decir, en el día del regreso de Jesucristo.

Dios. Notemos con atención que, en el texto recién citado dice que, el derramamiento del Espíritu será hecho por Dios. Y en cumplimiento de esto, Jesucristo derramó el Espíritu Santo luego de ser glorificado allá en los cielos.

«Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís» (Hch 2:33).

Entonces, si el Espíritu Santo sería derramado por Dios. y si Jesucristo derramó el Espíritu, entonces, Jesucristo es Dios; es decir, él es el Hijo de Dios, la segunda Persona de la Trinidad.

JESUCRISTO ES LA FUENTE DEL FUEGO DEL ESPÍRITU SANTO

En los próximos días será derramado el fuego del Espíritu Santo.

Tommy Hicks, el evangelista que fue usado por Dios comenzar un gran avivamiento en la Argentina, en 1954; vio lo que Dios va a hacer en los últimos días.

Él vio el gran derramamiento del Espíritu Santo que ha sido prometido para estos días finales; y lo describió diciendo que, desde los cielos Jesucristo extendía sus manos; y que de ellas fluía «luz líquida», «fuego líquido», una poderosa unción, que venía como una gran «lluvía» sobre los creyentes. Esta lluvia inundó la tierra. El fuego de Dios caerá sobre grandes congregaciones, sobre centenares de miles de personas.

Luego de recibir esta unción, los creyentes empezaron a marchar, extendían sus manos sobre los enfermos y decían: «de acuerdo a mi palabra, sé sano»; y el «fuego líquido» estaba en sus manos.

Jesucristo dijo que esto es el cumplimiento de la profecía de Joel: la «restauración» de la que habla el libro de Joel. Como un poderoso «ejército» su pueblo «cubrirá la tierra».     [Tommy. Véase 1]

Pero, este derramamiento del Espíritu Santo será diferente a todo lo que nosotros conocemos hasta ahora porque, nunca hemos visto caer una lluvia de unción, en forma de luz líquida o fuego líquido, sobre grandes multitudes de hijos de Dios.

Los creyentes que con todo el corazón busquen al Señor, recibirán el fuego de Dios, sea que hayan recibido ya el bautismo en el Espíritu Santo o no. El fuego del Espíritu Santo será para todos los que tengan sed de Dios.

 EL FUEGO DEL ESPÍRITU SANTO FUE RECIBIDO POR:

En estos últimos años, varios siervos de Dios han sido ungidos con el fuego del Espíritu Santo. Por ejemplo:

1 – Cuando la gran evangelista María Woodworth Etter (considerada por algunos como la evangelista más grande de la historia), pidió que Dios le diera el bautismo con el Espíritu Santo, ella sintió como que recibía «Fuego líquido».     [María. Véase 2]   

2 – En el libro «Bautizado por fuego ardiente», Baek, Bong-Nyo cuenta que Jesucristo le dijo que lo bautizaría con fuego ardiente; y al instante sintió que su cuerpo era como una bola  de fuego.     [Yong. Véase 3]

3 – Cuando el gran evangelista Smith Wigglesworth, el hombre usado por Dios para resucitar a 23 personas (lo cual, está documentado), recibió el bautismo en el Espíritu, el fuego de Dios cayó sobre él, habló en nuevas lenguas; y fue transformado en una llama de fuego.     [Smith. Véase 4]

4 – El pastor Daniel Del Vecchio contó que, cuando recibió el bautismo en el Espíritu, sintió como que todo su cuerpo estaba rodeado de llamas de fuego.     [Vecchio. Véase 5]

5 – Cuando un grupo de jóvenes oraron por el pastor Sergio Scataglini, él recibió el fuego de Dios, de tal forma que, parecía como que eran olas de gloria fluyendo sobre él. El Espíritu Santo comenzó a purificarlo, mostrándole lo que estaba mal en él.     [Sergio. Véase 6]   

Fuego. A través de la historia, el Señor impartió el fuego del Espíritu Santo a algunos de sus siervos; pero Dios ha revelado que, en estos últimos días Jesucristo derramará el fuego del Espíritu Santo, sobre muchísimos creyentes, como nunca antes había ocurrido.

Llenura continua. Es importante tener en claro que, al hablar del fuego del Espíritu Santo, no estamos hablando de un poder especial que recibiremos, independientemente del Espíritu de Dios; sino que es una mayor llenura del Espíritu Santo. Esto es así ya que, cada vez que crecemos espiritualmente, necesitamos una nueva llenura del Espíritu Santo; es decir, necesitamos que Dios llene ese nuevo espacio vacío.

EL FUEGO DEL ESPÍRITU SANTO CAE…

  • Por medio de la oración
  • Sobre el sacrificio puesto sobre el altar.

Elías oró y el fuego cayó

«Cuando llegó la hora de ofrecerse el holocausto, se acercó el profeta Elías y dijo: Jehová Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, sea hoy manifiesto que tú eres Dios en Israel, y que yo soy tu siervo, y que por mandato tuyo he hecho todas estas cosas. Respóndeme, Jehová, respóndeme, para que conozca este pueblo que tú, oh Jehová, eres el Dios, y que tú vuelves a ti el corazón de ellos. Entonces cayó fuego de Jehová, y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y aun lamió el agua que estaba en la zanja» (1 R 18:36-38).

Si en el altar no hay sacrificio, el fuego de Dios no desciende, por más que oremos. Por eso, la Biblia dice que tenemos que presentar nuestros cuerpos en «sacrificio vivo» sobre el altar (Ro 12:1). Es decir, si nos consagramos, si nos entregamos totalmente a Dios, recibiremos su fuego.

EL FUEGO DEL ESPÍRITU SANTO DESCIENDE CUANDO BUSCAMOS AL SEÑOR

«Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra» (Os 6:3).

La lluvia del Espíritu desciende sobre nosotros si buscamos al Señor. Cuanto más conocemos al Señor, más llenos del Espíritu estamos; porque más desciende sobre nosotros la lluvia del Espíritu.

Dios ha prometido que, en los últimos días él derramará el Espíritu Santo; el cual caerá como la lluvia; la cual, empieza a caer con unas pocas gotas, hasta que cae un tremendo aguacero.

 EL FUEGO DEL ESPÍRITU SANTO LIMPIA A LOS HIJOS DE DIOS

«He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí; y vendrá súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos. ¿Y quién podrá soportar el tiempo de su venida? ¿O quién podrá estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores. Y se sentará para afinar y limpiar la plata; porque limpiará a los hijos de Leví, los afinará como a oro y como a plata, y traerán a Jehová ofrenda en justicia» (Mal 3:1-3).

Notemos que Malaquías declara que, Jesucristo es como «fuego purificador»; y que se sentará para limpiar la plata, porque limpiará a los hijos de Leví (es decir, a los sacerdotes. En el nuevo pacto todos los creyentes somos sacerdotes). ¿Qué quiere decir esto? Esta imagen visual era conocida en los tiempos bíblicos. Cuando un joyero quería purificar la plata se sentaba, ponía la plata en un crisol (una olla, para fundir metales); y debajo de este crisol ponía fuego. Luego esperaba. Un rato después, la plata se derretía, y la escoria iba subiendo a la superficie, y era quitada con un cucharón. El proceso terminaba cuando el joyero podía ver su rostro reflejado en la plata.      [Plata. Véase 7]

Del mismo modo hace Jesucristo con nosotros:

  • Primero, el Espíritu Santo nos lleva a un desierto espiritual, y permite que pasemos por el fuego de diversas pruebas, de diversos sufrimientos, para purificarnos. Por eso es que, la Biblia dice: «Es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios» (1 P 4:17).
  • Luego, Jesucristo va sacando toda la escoria que va subiendo a la superficie (quejas, amarguras, etc.
  • Hasta que, finalmente, la imagen del Señor es reflejada en nuestras vidas. ¡Aleluya!

Algo parecido a esto le pasó al profeta Isaías cuando vio al Señor; y se dio cuenta que había pecado en su interior, y el Señor lo purificó con un carbón encendido tomado del altar (Is 6:1-7).

Por otra parte, tengamos en cuenta que, Malaquías dice que el Señor es como «fuego purificador». Es decir, fuego que purifica, que santifica. Hay diferencia entre «fuego purificador» y «fuego consumidor» (Dt 9:3; He 12:29), fuego que destruye todo. A los creyentes, el Señor los purifica. A los pecadores, los destruirá.

Dios envía el fuego del Espíritu Santo es para limpiarnos y purificarnos.      [Baxter. Véase 8]

 EL FUEGO DEL ESPÍRITU SANTO Y LA GLORIA POSTRERA

Ministrar. Cuando desciende el fuego de Dios, la iglesia, se llena de la gloria de Dios.

 «Cuando Salomón acabó de orar, descendió fuego de los cielos, y consumió el holocausto y las víctimas; y la gloria de Jehová llenó la casa. Y no podían entrar los sacerdotes en la casa de Jehová, porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Jehová» (2 Cr 7:1).

Notemos el orden:

  • 1 – Poner el holocausto en el altar; es decir, entregar todo nuestro ser a Dios.
  • 2 – Orar, pidiendo que descienda el fuego de Dios.
  • 3 – La gloria de Dios llena la casa de Dios, la iglesia.
  • 4 – Los sacerdotes no pueden ministrar.

Cuando la gloria de Dios desciende, los siervos de Dios no pueden ministrar (Ex 40:34-35), porque Dios mismo se encarga de la situación, sanando, liberando, salvando, etc.

Nuevo tiempo. Estamos ante un nuevo tiempo. Dios hará algo nuevo en la historia. El fuego del Espíritu Santo descenderá, y llenará a los hijos de Dios que consagren sus vidas, con profundo arrepentimiento. Por esa razón, el fuego del Espíritu Santo vendrá

  • Primero, para purificarnos, llevándonos al arrepentimiento; y
  • luego, para darnos poder. Por esta razón, no esperes que Dios te dé poder, si no te arrepientes de todo pecado.

Entonces, al estar la iglesia llena del fuego del Espíritu Santo, la gloria de Dios se manifestará como nunca antes en la historia. Por eso, la Biblia dice que, la gloria postrera será mayor que la primera (Hag 2:9). Es decir, la gloria postrera será un derramamiento del Espíritu Santo, con más fuego y más poder, que el primer derramamiento de Pentecostés.     [Ruth. Véase 9]

Visión. En el año 2009, José Eugenio Herrera tuvo una visión de la gloria postrera y el arrebatamiento de la iglesia. Dios le mostró que, antes de que la iglesia sea arrebatada, el Espíritu Santo será derramado como fuego; el cual, descenderá sobre todos aquellos que estén preparados para recibirle.      [José. Véase 10]

 LA UNCIÓN CONTINUA

Así como la zarza ardiente, la zarza que ardía con fuego sobrenatural, ya que, ardía y no se consumía (Ex 3:2), le reveló a Moisés que estaba ante la presencia de Dios; y esto transformó toda su vida; del mismo modo, el Señor quiere levantar, con todo poder a personas sencillas; personas que ardan con el fuego del Espíritu Santo; para que den testimonio de la existencia de Dios; y de esta forma, lograr que muchos sean transformados. Por eso, la Biblia dice que Dios hace «A sus ministros llama de fuego» (He 1:7). Además, Dios quiere levantar congregaciones que sean zarzas ardientes, que ardan con el fuego del avivamiento, y que contagien a otras congregaciones. Es decir, Dios quiere transformarnos en antorchas vivientes, así como era Juan el Bautista (Jn 5:35).

La zarza ardiente llegó a ser el símbolo del testimonio de Dios en este mundo. Por eso, con la forma del candelabro, Dios ordenó hacer el candelabro de siete lámparas que estaba en el templo. Actualmente, la iglesia es el candelabro de Dios; que alumbra en medio de las tinieblas de este mundo; por medio del aceite del Espíritu Santo.

En Za 4 vemos que, así como el candelabro era alimentado continuamente por el aceite de dos olivos, de la misma forma, todos nosotros debemos recibir, continuamente, el aceite, la unción del Espíritu Santo; sabiendo que, la obra de Dios no depende de nuestras fuerzas; sino que depende del Espíritu de Dios.  «No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos» (Za 4:6).

Todo esto nos revela que, luego de recibir el bautismo en el Espíritu, durante toda nuestra vida tenemos que continuar recibiendo el aceite de la unción. El gran problema está precisamente aquí; ya que, la gran mayoría de los creyentes piensa que, luego de recibir el bautismo con el Espíritu Santo «ya llegaron»; y no siguen buscando ni recibiendo el aceite del Espíritu. Por eso, sus vidas se apagan y pierden el primer amor por el Señor.

RECIBIR Y AVIVAR EL FUEGO DEL ESPÍRITU SANTO

1 – Recibir el fuego

a – Juan el Bautista dijo que Jesucristo nos da el fuego del Espíritu Santo: «Él os bautizará en Espíritu Santo y fuego» (Lc 3:16).

b – Jesús dijo: «Fuego vine a echar en la tierra» (Lc 12:49).

c – ¿Cómo se mantiene el fuego encendido? Mediante la comunión con Dios.     [Ricardo. Véase 11]

 2 – Avivar el fuego. Todos los creyentes tenemos, aunque sea, una llamita del fuego de Dios. Pero, debemos avivar ese fuego. «Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos» (2 Tim 1:6). «Aviva tu obra en medio de los tiempos» (Hab 3:2). Tengamos en cuenta que:

a – El fuego de Dios puede ser apagado. «No apaguéis al Espíritu» (1 Ts 5:19).

b –¿Qué cosas apagan el fuego del Espíritu? La incredulidad, el pecado, las cosas mundanas. El fuego se enciende con la lectura de la Biblia, la comunión con los hermanos, la búsqueda del Señor, etc.

c –¿Cuáles son los síntomas de un cristiano cuyo fuego se está apagando?

  • No busca al Señor. «Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros» (Stg 4:8).
  • No tiene pasión por la obra de Dios. Frente a las circunstancias adversas, por poco Jeremías deja la obra de Dios. Pero el fuego del Señor lo mantuvo en pie. «Me sedujiste, oh Jehová, y fui seducido; más fuerte fuiste que yo, y me venciste; cada día he sido escarnecido, cada cual se burla de mí. Porque cuantas veces hablo, doy voces, grito: Violencia y destrucción; porque la palabra de Jehová me ha sido para afrenta y escarnio cada día. Y dije: No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre; no obstante, había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo, y no pude» (Jer 20:7-9).

EL SECRETO DEL FUEGO DE DIOS

En una forma simbólica y muy sencilla, Jesucristo reveló el gran secreto del derramamiento del Espíritu Santo cuando dijo:

«Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado» (Jn 7:37-39).

Como analizamos en la publicación «Derramaré de mí Espíritu», dentro de este mismo blog; Jesús dijo esas palabras en la fiesta de los tabernáculos; cuando el sumo sacerdote derramaba el agua de una jarra de oro dentro de una copa de plata; la cual, tenía dos aberturas: la superior, por la que entraba el agua; y la inferior, por la que salía el agua. Jesús habló en esa fiesta, para explicar a los judíos el significado del derramamiento del agua en la copa. Es decir, así como esa copa recibía y daba el agua, del mismo modo,

  • Dios nos hizo como fuentes del agua del Espíritu Santo.
  • Pero, para eso, primero tenemos que «beber» de Jesucristo por la fe; es decir, buscar que el Señor derrame sobre nosotros el fuego de Dios.

En estas dos figuras sencillas (beber de Jesús y la copa) está escondido el gran secreto de todos los avivamientos: Recibir y dar. Todos los avivamientos comienzan cuando el pueblo de Dios busca recibir más y más de Dios. Pero, lamentablemente, terminan cuando entienden que, ya recibieron lo que buscaban, y dejan de buscar al Señor. Me explico con un ejemplo: Cuando en la Argentina empezamos a buscar más de Dios, en 1967, el Señor derramó el Espíritu Santo sobre nosotros; y comenzó un gran avivamiento. Pero llegó un tiempo en el cual, muchos entendieron que, ya que «En Cristo lo tenemos todo» (toda bendición, todo poder, toda gloria, etc.), entonces lo único que nos quedaba por hacer era, dar a otros lo que ya teníamos. Esto generó un gran esfuerzo por compartir con los pecadores lo que Dios nos había dado (lo cual, está muy bien); pero llevó también a que, muchos dejaran de buscar a Dios, y dejaran de orar, porque «Ya lo tenemos todo: la Presencia de Dios, la gloria, la bendición, etc.». Como consecuencia de esto, el avivamiento terminó, porque dejaron de buscar a Dios (Todo esto lo he explicado en la publicación «50 Aniversario de Comunidad Cristiana», dentro de este mismo blog).

Un proceso similar a esto es lo que ha sucedido con otros grupos cristianos. Pensando que: «En Cristo lo tenemos todo», rechazaron el «Bautismo en el Espíritu Santo», porque, según ellos, al recibir a Jesucristo recibieron todo, y no necesitan nada más. Este mismo rechazo ocurrió también cuando vino el tiempo de recibir «La unción». Pero, si bien es cierto que Dios «Nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo» (Ef 1:3); también es cierto que, esa bendición la tenemos en los cielos; pero no en nuestra experiencia práctica. Para poder disfrutarla tenemos que pedir que Dios nos dé revelación, iluminación, de todo lo que tenemos en Cristo; y pedir que el Espíritu Santo nos traiga todas esas bendiciones (Jn 16:14). Esto nos lleva a buscar a Dios siempre, para recibir, continuamente, el poder, el fuego, las bendiciones, la gloria, etc.

Es muy importante tener en cuenta que, luego de que Pablo escribiera que, en Cristo tenemos toda bendición (Ef 1:3), unos versículos más adelante él dijo que, él oraba para que Dios les dé a los efesios espíritu de revelación. ¿Por qué? Porque la revelación nos lleva a experimentar lo que ya tenemos en Cristo en los cielos.

«No ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos» (Ef 1:16-18).

Del mismo modo, Pablo oraba para que el Espíritu Santo les dé a los efesios el poder, que procede de las riquezas en gloria, en Cristo Jesús.

«Para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu» (Ef 3:16).

Es decir, las riquezas, el poder, todo lo tenemos en Cristo, pero, si no pedimos revelación, y si no pedimos que Dios nos dé esas riquezas, no las disfrutaremos. Aquí está el problema de muchos; ya que, basándose de que «En Cristo lo tenemos todo», no buscan revelación; y en consecuencia, no disfrutan de esas bendiciones.

Todo esto nos muestra que:

  • sabiendo que en los próximos días el Señor derramará el fuego del Espíritu Santo en muchas naciones;
  • si no buscamos a Dios, con sincero arrepentimiento, no recibiremos la gloria que está por ser derramada.

 EL TIEMPO DE DIOS

¿En qué momento nos encontramos dentro del plan de Dios? Las señales bíblicas que anuncian el regreso del Señor, ya han empezado a cumplirse. Por eso, de acuerdo con lo que dijo Jesús, estamos ante la inminencia de su segunda venida. Jesucristo dijo:

«Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca» (Lc 21:28).

En estos días… ¿Qué es lo que el Espíritu Santo está haciendo en estos días, en las naciones? El Señor revela que, en estos días el Espíritu de Dios está:

1 – Anunciando que llegó el tiempo final, el tiempo anterior a la segunda venida de Cristo.

2 – Despertando a la iglesia en todo el mundo (tal como estaba profetizado en Mt 25:1-13).

3 – Levantando en todas partes intercesores y grupos de intercesión;

  • para que pidan que Dios derrame el Espíritu Santo sobre todos los seres humanos; trayendo sobre ellos convicción de pecados y arrepentimiento; y
  • para que pidan que el Señor derrame el fuego del Espíritu sobre todos los hijos de Dios; para que podamos levantar la gran cosecha final, antes del arrebatamiento de la iglesia.

4 – Revelando que llegó el tiempo de los juicios divinos sobre todas las naciones:

  • Sobre la iglesia, porque: «Es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios» (1 P 4:17); llevando a los creyentes a la santificación, quemando todo lo impuro; para que, luego, puedan recibir el fuego del poder del Espíritu Santo.
  • Sobre todos los pueblos, llevándoles al arrepentimiento; por medio de terremotos, volcanes, inundaciones, guerras, pestes, etc. Jesús dijo que, antes de su segunda venida, los sufrimientos serán cada vez mayores; tal como los dolores de parto (Mr 24:3-14; Lc 21:7-36). No hace mucho, Dios declaró, por medio de ángeles, que en todo el mundo ha comenzado un tiempo en el que hay: «Cada vez más terremotos, guerras, hambre, ambiente deteriorado, desastres severos, inundaciones, enfermedades incurables, clima anormal, sequías, atmósfera alterada. Se aproxima el fin. Rescaten almas. ¡Levántense!»  [Ángeles. Véase 12]

Citas bibliográficas:

1 – Tommy

  • Profecía de Tommy Hicks – org.ar

2 – María

  • María Woodworth-Etter – Icfiladelfia.blogspot.com

3 – Yong

  • Bautizado por fuego ardiente – info

4 – Smith

  • Grandes evangelistas de sanidad – Altisimo.net

5 – Vecchio

  • El bautismo de fuego – org

6 – Sergio

  • Capturado Por Su Fuego – Sergio Scataglini – Sermonescristianos.net

7 – Plata

  • Iglesia Cristiana Camino a Emaús – Facebook.com

8 – Baxter

  • Una Revelación Divina de Ángeles – YouTube

9 – Ruth

  • La gloria. Experimentando la gloria del cielo – Calvarycampground.org

10 – José

  • “Visión de la gloria postrera y el arrebatamiento de la iglesia” – Elregresa.blogspot.com

11 – Ricardo

  • ¿Quieres mantener el fuego de Dios encendido? – Avivamiento Blog

12 – Ángeles

  • Grabación de una manifestación de ángeles cantando en una iglesia en China! – Forum4.aimoo.com

Capítulo 27

SEMANA SANTA

En la Semana Santa, en Pascua, ocurrieron varios hechos extraordinarios, muy poco conocidos.

A – LA ENTRADA TRIUNFAL EN JERUSALÉN

Belén.  El día 10 de Nizán el sumo sacerdote iba desde Jerusalén a Belén (unos 10 km), a seleccionar al cordero que habría de representar a toda la nación, para pedir ante Dios el perdón de los pecados.

En Belén se criaban los corderos para el Monte del Templo. En Miq 5:2 dice que el Mesías saldría de Belén; y Jesucristo nació en Belén (Lc 2:11-12).

«Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad» (Miq 5:2).

«Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David» (Lc 2:14).

«que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es el CRISTO Señor» (Lc 2:11).

Formación.  Cuando el sumo sacerdote salía del Monte del Templo, hacia Belén, centenares de sacerdotes formaban uno al lado del otro, en dos filas, desde el templo y hasta la puerta norte de Jerusalén, con palmas en sus manos (Palmas: las hojas de la palmera; se usaban como señal de triunfo, de victoria).     [Formación: Véase: 1]

Hosana.  Al volver el sumo sacerdote con el cordero elegido decía: «Hosanna en las alturas» «Bendito el que viene en el nombre del Señor». ¡Hosanna! significa: «Te rogamos que nos salves Señor», «Sálvanos», «Salva ahora».

Entonces, los sacerdotes que estaban en el camino, y los que estaban en Jerusalén decían; «Hosanna en las alturas».

De pronto… Pero ese día, ocurrió algo diferente. Cuando Jesús se acercaba al monte de los Olivos envió a a dos discípulos a buscar a una asna y a un pollino, que estaban en una aldea.

«Cuando se acercaron a Jerusalén, y vinieron a Betfagé, al monte de los Olivos, Jesús envió dos discípulos, diciéndoles: Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos. Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará. Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo: Decid a la hija de Sion: He aquí, tu Rey viene a ti,  Manso, y sentado sobre una asna, Sobre un pollino, hijo de animal de carga. Y los discípulos fueron, e hicieron como Jesús les mandó; y trajeron el asna y el pollino» (Mt 21:1-7).

Seguidamente, los discípulos de Jesús pusieron sus mantos sobre ellos. «Y pusieron sobre ellos sus mantos; y él se sentó encima» (Mt 21:7).

Luego, la multitud tendía sus manos en el suelo para que Jesús pasara sobre ellos. En la actualidad, cuando viene una persona muy importante se pone una alfombra roja. En aquella época, las personas ponían sus mantos en el suelo cuando pasaba el rey. «Y la multitud, que era muy numerosa, tendía sus mantos en el camino; y otros cortaban ramas de los árboles, y las tendían en el camino» (Mt 21:8).

Mientras tanto, todavía no había llegado el sumo sacerdote, que venía desde Belén trayendo el cordero. Entonces, Jesús, el Cordero de Dios, se dirigió hacia el lugar en donde estaban formados los sacerdotes. Pero, antes de llegar, de pronto, la multitud empezó a alabar a Dios diciendo: «¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!» (Mr 11:9).

Al oír esto, los que estaban en la parte alta del monte, en Jerusalén, sin ver lo que estaba pasando allá abajo, creyendo que había llegado el sumo sacerdote con el cordero, se unieron a la alabanza.

Pero, de pronto, los que estaban abajo empezaron a decir: ¡Bendito el Rey de Israel que viene!

«Cuando llegaban ya cerca de la bajada del monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, gozándose, comenzó a alabar a Dios a grandes voces por todas las maravillas que habían visto, diciendo: ¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas!» (Lc 19:37-38).

«¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel!» (Jn 12:13).

Revelación.  Pero, ¿Por qué añadieron a su alabanza la expresión: «El Rey de Israel»? Ellos dijeron esto porque, al ver que Jesús venia sentado sobre un burrito y sobre una asna (alternativamente, para no cansar al burrito en la subida del monte), en ese momento el Espíritu Santo les reveló que, delante de sus ojos se estaba cumpliendo la profecía bíblica, dada por Zacarías. Entonces, ellos reconocieron que el que estaba  llegando era nada menos que el Rey de Israel, el Mesías esperado. Zacarías había profetizado:

«Decid a la hija de Sion: He aquí, tu Rey viene a ti, manso, y sentado sobre una asna,  Sobre un pollino, hijo de animal de carga» (Za 9:9). (Polino: asno, burrito).

Por eso, ellos empezaron a decir:

«¡Bendito el REY que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas!» (Lc 19:38).

Por supuesto, esto no era lo que se acostumbraba decir en esa oportunidad.

Se conmovió.  Los que estaban arriba, en la ciudad, no vieron que Jesús venía sentado sobre un burrito; por eso, no tuvieron la revelación que, en ese momento se estaba cumpliendo la profecía de Zacarías. Por eso se conmovieron al escuchar que la multitud, allá abajo, decía que venía el Rey de Israel; y se preguntaron: ¿Quién es este Rey de Israel que está llegando? «Cuando entró él en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió, diciendo: ¿Quién es éste?  Y la gente decía: Este es Jesús el profeta, de Nazaret de Galilea»  (Mt 21:10-11).

La ciudad se conmovió al escuchar que venía el Rey de Israel, el Mesías; ya que, ellos creían que el Mesías los libraría de los romanos. Si ahora venía el Rey, entonces, con él vendrían sus soldados; y en consecuencia, habría guerra en vez de fiesta.

Los romanos, conociendo las ideas judías con respecto al Mesías, se habrán preparado en ese momento, pensando que habría un gran conflicto militar (Recordemos que, por causa de las ideas mesiánicas de los judíos, Herodes hizo matar a los niños de Belén, cuando nació Jesús; Mt 2:1-18).

Reprensión. Los sacerdotes, sabiendo todo esto, y viendo el peligro que se acercaba, trataron de hacer callar al pueblo para evitar malentendidos con los romanos. Por eso, los fariseos le pidieron a Jesús que hiciera callar a los discípulos. «Entonces algunos de los fariseos de entre la multitud le dijeron: Maestro, reprende a tus discípulos» (Lc 19:39).

Piedras.  Pero Jesús les dijo: «Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían» (Lc 19:40).

Por otra parte, era imposible hacer callar a una multitud tan grande, ya que, los que estaban en Jerusalén eran cientos de miles, los que en ese momento estaban alabando; ya que entendían que había comenzado la fiesta.

Cordero. Al llegar a la puerta norte de Jerusalén, Jesús pasó por entre medio de las dos filas de los sacerdotes que estaban formados, para recibir al sumo sacerdote y al cordero. Ellos no sabían que, el que estaba pasando era el verdadero Cordero de Dios; y el verdadero Sumo Sacerdote celestial (Heb 7:26).

Día.  Lo más sorprendente de todo esto es que, en el día exacto en el que el cordero tenía que entrar en el templo, según la fiesta de la Pascua, Jesús, el Cordero de Dios, entró en el templo de Jerusalén. Todo lo profetizado se cumplió. Entonces, Jesús es el Mesías. ¡Aleluya!

B – DOS CORDEROS MURIERON AL MISMO TIEMPO

1 – En el momento en el que Jesús fue crucificado…

Nueve.  Jesús fue crucificado a la hora 3ª (según el horario judío; es decir, a las 9 de la mañana, según nuestra forma de computar el tiempo); y murió a la hora 9ª (a las 3 de la tarde). ¿Por qué? Porque todos los días se sacrificaban dos corderos: uno a la hora 3ª y otro a la hora 9ª (Ex 29:38-39, 42).

Jesús fue crucificado y murió a esas horas, para mostrar que él es el Cordero de Dios que reemplaza a todos los sacrificios. «He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo» (Jn 1:29)

«Tengo sed». Todos los años, antes de ser sacrificado el cordero pascual, el sumo sacerdote decía: «Tengo sed». Entonces, le daban de beber.

Por eso, en el preciso instante en el que el sumo sacerdote decía esas palabras, allá en el monte Calvario, Jesús dijo: «Tengo sed». «Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed» (Jn 19:28).

Entonces le trajeron una esponja con vinagre.

«Consumado es». Luego, Jesús dijo: «Consumado es». Estas eran las mismas palabras que, en ese mismo momento decía el sumo sacerdote, al matar al cordero pascual. En ese instante, Jesús entregó su espíritu (murió).     [Consumado: Véase: 2]

«Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu» (Jn 19:30).

En la Mishnah (compilación de leyes judías) dice que el sumo sacerdote gritaba «consumado es» al matar el cordero pascual. 

Todo terminó en la cruz.  «Consumado es»: Es decir, toda la obra de Jesús, para perdonar nuestros pecados, terminó en la cruz. Por eso, no es cierto lo que algunos dicen que Jesucristo  descendió al infierno a sufrir por nuestros pecados.

2 – Jesús murió a la hora del sacrificio del cordero

Eran las tres de la tarde, la hora exacta en la que, el cordero del sumo sacerdote, el cordero que representaba a todos los israelitas, era sacrificado en el templo de Jerusalén por los pecados de los judíos. Esto era simbólico de Jesucristo, el Cordero de Dios que iba a morir por todos los hombres. En ese día, mataban a miles de corderos, pero a las 3 de la tarde, en el momento «entre las dos tardes») mataban el cordero del sumo sacerdote. Luego mataban a los demás corderos. El historiador judío del primer siglo, Flavio Josefo, dijo que los judíos mataban más de 200.000 corderos en el Templo de Jerusalén en esa fiesta.     [Tarde: Véase: 3]

«Las dos tardes». El cordero tenía que ser sacrificado entre las dos tardes; es decir a la hora novena; o sea, a las 3 de la tarde. «Y lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes» (Ex 12:6).

El momento entre las dos tardes era a las 3 de la tarde; ya que, para los judíos,

  • la 1ª tarde, era desde las 12 pm a las 3 pm (desde la hora sexta a la novena); y
  • la 2ª tarde, era desde las 3 pm a las 6 pm (desde la hora novena a la duodécima).

Entonces, en el momento exacto en que tenía que ser sacrificado el cordero, Jesús, el Cordero de Dios, murió para perdonar nuestros pecados. ¡Aleluya!

C – LA MUERTE DE JESÚS

1 – Sangre y agua

Jesús ya había muerto. Un rato después iba a comenzar la fiesta solemne. Entonces, los judíos pidieron a Pilato retirar los cuerpos de las cruces. Un soldado clavó a Jesús con una lanza. Del costado de Jesús salió «sangre y agua».     [Sangre: Véase: 4]

«Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua» (Jn 19:34-35).

¿Por qué salió sangre y agua, y por qué en ese orden? Al morir por rotura del corazón, la sangre sale y se acumula en el pericardio (la membrana que envuelve el corazón). Al quedar la sangre inmóvil, a los 15 minutos, más o menos, se separa en  1) coágulos (una masa formada por glóbulos rojos) y 2) Suero.

Como los glóbulos rojos son más pesados se acumulan en la parte de abajo del pericardio. Cuando la lanza rompió la parte de abajo del pericardio, lo primero que salieron fueron los glóbulos rojos (Por eso Juan dijo que salió «sangre»). Luego salió el suero sanguíneo, que es parecido al agua (Por eso Juan dijo que salió «agua»).

El «costado» en el que el soldado clavó la lanza es la pleura (Jn 19:34). ¿Por qué decimos que la lanza clavó la «pleura»? Porque la palabra traducida en la Biblia por «costado», en griego es «pleura» («πλευραν», pleura, 4125). ¿Qué es la pleura? La pleura es la «bolsa», la membrana que recubre a los pulmones. Es decir, la lanza atravesó primero la pleura (donde están los pulmones), y luego atravesó el pericardio (donde está el corazón).

Si salió sangre y agua, esto muestra que Jesús ya estaba muerto, por rotura del corazón. Hay registros médicos que muestran que, cuando alguien muere por rotura del corazón, la sangre sale y se acumula en el pericardio, y al no tener movimiento se separa en: 1) coágulos (glóbulos rojos) y 2) suero.

Las profecías ya habían anunciado que Jesús moriría por rotura del corazón.

2 – Jesús murió porque su corazón fue quebrantado

Veamos algunas profecías que revelan qué es lo que le ocurriría a Jesús:

«Mi corazón me falla» (Sal 40.12).

«El escarnio  (burlas, ofensas)  ha quebrantado  (roto)  mi corazón, y estoy congojado» (Sal 69:20). (Escarnio: burla muy humillante y ofensiva).

En esta última profecía podemos ver la causa de la muerte de Jesús: su gran sufrimiento rompió su corazón.    [Tristeza: Véase: 5]

Pero, ¿Por qué murió de tristeza Jesús? Jesús murió de tristeza porque los cielos se cerraron, es decir, porque la comunión con Dios se interrumpió por causa de nuestros pecados.

3 – Jesús murió porque los cielos se cerraron

«Cuando vino la hora sexta, hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena.  Y a la hora novena Jesús clamó a gran voz, diciendo: Eloi, Eloi, ¿lama sabactani? que traducido es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? Y algunos de los que estaban allí decían, al oírlo: Mirad, llama a Elías.  Y corrió uno, y empapando una esponja en vinagre, y poniéndola en una caña, le dio a beber, diciendo: Dejad, veamos si viene Elías a bajarle. Mas Jesús, dando una gran voz, expiró» (Mr 15:33-37). (Desamparado: abandonado, en otras versiones)

Jesús siempre había tenido un cielo abierto sobre él. Nunca se había interrumpido su comunión con Dios Padre. Pero, de pronto, en la cruz, al cargar con la culpa de nuestros pecados, los cielos se cerraron y hubo tinieblas, hasta la hora novena. Esto rompió su corazón. Al disiparse las tinieblas, a la hora novena, Jesús preguntó ¿Por qué me has desamparado?, y murió.

Jesús había estaba sufriendo terriblemente porque la presencia de Dios se había apartado de él. No pudo soportar que su comunicación con el cielo se hubiera cerrado. Esto rompió su corazón y murió.

D – MUCHOS CREYERON EN JESÚS CUANDO ÉL MURIÓ

Aparentemente, nadie podría llegar a creer que Jesús era el Mesías, viendo que él estaba crucificado. Varios le dijeron que si él era realmente quien decía ser, que lo probara bajando de la cruz. Pero al ver que no bajaba de la cruz muchos creyeron que él era realmente un impostor. Sin embargo, mientras Jesús estaba crucificado, pasaron algunas cosas que hicieron que muchos cambiaran de opinión y creyeran en él. ¿Qué fue lo que sucedió?

Extraños acontecimientos confirmaron que Jesús es el Hijo de Dios.

1 – La multitud regresó arrepentida

«Y TODA la multitud de los que estaban presentes en este espectáculo, viendo lo que había acontecido, se volvían GOLPEÁNDOSE el pecho» (Lc 23:48).

Muchos de ellos, unas horas antes, habían dicho: «¡Crucifícale!». Pero, los fenómenos sobrenaturales que presenciaron en esas horas, les mostraron que Dios estaba enojado, porque habían matado a un enviado celestial. Golpearse el pecho era una forma judía de mostrar que estaban arrepentidos, reconociendo que habían actuado mal. Notemos atentamente que, la Biblia dice que «todos se volvieron a Jerusalén golpeándose el pecho»; es decir, todos estaban arrepentidos.

2 – Los militares creyeron

El centurión (el jefe militar) y sus soldados creyeron en Jesús. ¿Por qué creyeron? El jefe militar creyó al ver que Jesús murió luego de entregar su espíritu; porque nadie puede morir cuando así lo decida.

«Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró.  Cuando el centurión vio lo que había acontecido, dio gloria a Dios, diciendo: Verdaderamente este hombre era justo» (Lc 23:46-47).

«El centurión, y los que estaban con él guardando a Jesús, visto el terremoto, y las cosas que habían sido hechas, temieron en gran manera, y dijeron: Verdaderamente éste era Hijo de Dios» (Mt 27:54).

 «Mas Jesús, dando una gran voz, expiró.  Entonces el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. Y el centurión que estaba frente a él, viendo que después de clamar había expirado así, dijo: Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios» (Mr 15:37-39).

 «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró» (Lc 23:46).

Esto es tremendo, porque muestra que Jesús tenía autoridad sobre la vida y la muerte. Es decir, él podía decidir en qué momento morir. Jesús había dicho un tiempo antes:

«Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar» (Jn 10:17-18).

Y ahora, si él decía: «en tus manos encomiendo mi espíritu» y seguía viviendo, quiere decir que él no tenía ningún poder, pero si él moría en ese momento, esto evidenciaba que él tenía poder sobre la vida y sobre la muerte. Por eso, el centurión creyó.

E – ACONTECIMIENTOS INEXPLICABLES

1 – Tinieblas. «Y desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena» (Mt 27:45). No fue un eclipse de sol; porque era la época de la Pascua, la cual se festeja en luna llena, y con luna llena no puede haber eclipse. Las tinieblas duraron desde las 12 pm hasta las 3 pm. Esto fue el cumplimiento de la profecía de Amós (780-740 a.C.), cuando dijo: «Acontecerá en aquel día, dice Jehová el Señor, que haré que se ponga el sol a mediodía, y cubriré de tinieblas la tierra en el día claro» (Am 8:9).

La historia confirma el relato bíblico:

  • Sexto Julio Africano, historiador del siglo II, citando al historiador Talo (52 d.C) dijo que, las tinieblas ocurrieron en todo el mundo, produciendo una oscuridad espantosa; y las rocas se partieron por un gran terremoto.
  • Africano y Orígenes mencionaron la obra del historiador Flegón, del primer siglo, en la cual él comenta un insólito acontecimiento ocurrido en la época del emperador Tiberio César; en el cual, hubo un eclipse en un día de luna llena, desde la hora sexta a la novena. [Tinieblas: Véase: 6]

Es interesante notar que, por sí mismas, las tinieblas no producen espanto. Si puede producir temor el pensar en algún peligro oculto, cuando hay oscuridad. Esto revela que, esas tinieblas no eran naturales.

2 – El velo del templo se rompió. La Biblia dice que, cuando Jesús murió el velo del templo se rompió. «Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo» (Mt 27:51).

El velo era una inmensa cortina que tenía unos 18 m de alto, 9 m de ancho y 10 cm de espesor. Se necesitaban unos 300 hombres para ponerlo en su lugar. El velo separaba el lugar Santo del Santísimo. Solamente el sumo sacerdote podía entrar detrás del velo una vez por año, para pedir el perdón de los pecados del pueblo.

De paso, es bueno saber que, en el año 2014 terminaron de tejer el gigantesco velo del futuro templo de Jerusalén.    [Velo: Véase: 7]

La rotura del velo indicaba:

  • Que Dios había aceptado el sacrificio de Jesús para el perdón de los pecados.
  • Que el camino a la presencia de Dios ha sido abierto por medio de la muerte de Jesús.
  • Que Dios abrió ese camino. Por eso la rotura fue de arriba hacia abajo, no al revés. El hombre no llega a la presencia de Dios por medio de sus obras.
  • Que actualmente no hay separación entre Dios y el hombre. El velo separaba el Lugar Santo del Lugar Santísimo. En este último lugar entraba solo una vez por año el sumo sacerdote, para ofrecer un sacrificio por los pecados de ignorancia del pueblo (He 9:7).
  • Que el sacerdocio instituido en la ley de Moisés había finalizado: Nunca más el sumo sacerdote tenía que entrar en el Lugar Santísimo para ofrecer la sangre.
  • Que todo el sistema mosaico, el viejo pacto, ha finalizado.
  • Que no necesitamos que un sacerdote vaya a la presencia de Dios en nuestro lugar. Nosotros tenemos entrada en el Lugar Santísimo celestial, por medio de la sangre de Jesucristo, quien nos abrió el camino.

«Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre» (1 Tim 2:5).

En el momento en el que el velo se rompió, había sacerdotes ministrando. El horror se habrá apoderado de ellos al ver que estaban frente al Lugar Santísimo. Quizás, al ver esto, muchos sacerdotes creyeron en Jesús. «Muchos de los sacerdotes obedecían a la fe» (Hch 6:7).

La rotura del velo, de arriba abajo, sin intervención humana, siendo que ningún hombre podía romperlo, al tener 10 cm de espesor, mostró a los sacerdotes que esto era una manifestación de  la ira de Dios. Varios escritores de esa época evidenciaron este extraño acontecimiento:

  • Tácito, historiador romano (Hist. V. 13).
  • Josefo, historiador judio (War of the Jews VI,5,3).
  • El Talmud (Jerusalén. Yoma 43c; Yoma 39b). El Talmud es la ley religiosa y civil del judaísmo. Fue hecho por más de 2.000 personas, en más de 1.000 años (-5 a.C a 5).

3 – Terremoto

En el momento en el que Jesús murió ocurrió un gran terremoto; tan grande que las rocas se partieron. «Y la tierra tembló, y las rocas se partieron» (Mateo 27:51).

Como consecuencia de este gran terremoto, hubo grandes destrozos. Por ejemplo:

  • Destruyó el «Salón de Piedras Talladas», el lugar en el que se reunía el Sanedrín (la Corte Suprema de Israel), ubicado a unos 40 metros de la entrada del templo. Este lugar, quedó tan arruinado que, el Sanedrín tuvo que mudarse al «Lugar de Negociación», Así consta en el Talmud, en Shabbat 15a.
  • Destruyó parte del santuario del templo. Jerónimo (342-420) le contó a Hedibia, por medio de una carta, que el enorme dintel del templo, una viga de unos 9 m y 30 toneladas, se astilló y se cayó. [Sanedrín: Véase: 8]
  • El gran terremoto rompió la roca en la que estaba asentada la cruz de Jesús; descubrimiento hecho hace pocos años en el monte Calvario. [Rocas: Véase: 9]

5 – Sepulcros abiertos. En el momento en el que Jesús murió, los sepulcros de los santos se abrieron, sin intervención humana. Muchos santos resucitaron. «Y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron» (Mt 27:52).

Notemos que, no fue el terremoto el que abrió los sepulcros, sino que fue Dios mismo; porque, si los sepulcros se hubieran abierto por causa del terremoto, entonces se abrían abierto todos los sepulcros: los de los santos y los de los pecadores. Pero en esa oportunidad sólo se abrieron los sepulcros de los santos.

Pero, ¿Cómo podemos entender lo que sigue diciendo el texto bíblico, cuando declara: «Y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos» (Mt 27:53).

Aparentemente ellos resucitaron cuando ocurrió el terremoto. Pero en realidad, en ese momento solo se abrieron las puertas de sus sepulcros; y cuando Jesucristo resucitó ellos también resucitaron. Es decir, Mateo cuenta en un solo texto toda la historia de los santos resucitados. Estos santos estaban en un cementerio cercano al lugar en donde murió Jesús.

En aquel tiempo, las puertas de los sepulcros se cerraban con puertas hechas con rocas redondas (Mt 27:60). Si esas puertas se abrieron, fue porque los santos resucitaron, no con cuerpos glorificados (cuerpos que pueden atravesar paredes), sino con cuerpos naturales. Además, no fue una resurrección masiva de santos y pecadores; sino sólo de santos.

Luego de resucitar se presentaron en la ciudad de Jerusalén, y muchos los vieron.

Estos santos no resucitaron en el instante en el que Jesús murió porque, si fuera así, entonces, Jesucristo no sería «primicia de los que durmieron» (1 Co 15:20).

Hay datos históricos sobre estas resurrecciones, como por ejemplo, el testimonio de Quadratus, obispo de Atenas y apologista cristiano (125, d.C.); escribió sobre la realidad de los muertos que resucitaron, y que aparecieron en Jerusalén; declarando que, algunos vivieron por muchos años luego de resucitar.    [Resucitados: Véase: 10]

F – LA RESURRECCIÓN DE JESUCRISTO

Juan vio y creyó

«Y salieron Pedro y el otro discípulo, y fueron al sepulcro. Corrían los dos juntos; pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llegó primero al sepulcro. Y bajándose a mirar, vio los lienzos puestos allí, pero no entró. Luego llegó Simón Pedro tras él, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos puestos allí, y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte. Entonces entró también el otro discípulo, que había venido primero al sepulcro; y vio, y creyó» (Jn 20:3-8).

¿Por qué Juan creyó que Jesús había resucitado, al ver los lienzos con los que había sido envuelto? Juan sabía que el cuerpo de Jesús había sido envuelto con telas de lino fino, pegadas entre sí con especias; con unos 45 kg de mirra (goma aromática), y áloes (pulpa aromática) (Jn 19:39); y que sobre la cabeza había sido puesto un sudario (como una toallita) (en la cabeza no se ponían los lienzos). La función del sudario era sujetar el mentón, desde la parte de arriba de la cabeza, para mantener cerrada la boca (Jn 11:44).

Cuando el apóstol Juan entró al sepulcro vio que los lienzos con los que había sido cubierto el cuerpo de Jesús estaban «tumbados, caídos, aplastados». «Y bajándose a mirar, vio los lienzos puestos allí, pero no entró» (Jn 20:5).

En la versión Reina Valera dice: «puestos allí», traduciendo así la palabra griega «κειμενα» (keimai, 2749). Pero en otras versiones se traduce más correctamente esta palabra poniendo «yaciendo». Traducen así las versiones: «IntEspWH+ [WH Griego Español] », y la «Interlineal greek new testament».

Entonces, al entrar Juan vio:

  • que la envoltura mortuoria (los lienzos), estaba «aplastada»; porque, al «esfumarse» el cuerpo, las telas de lino se aplastaron, y estaban «yaciendo», tumbadas, caídas; aplastadas, por en gran peso que tenían (45 kg); pero
  • que el sudario permanecía con la forma en la que se lo había dejado; y vio además,
  • que el sudario no estaba junto con los lienzos, sino que estaba en un «lugar aparte»; porque, el cuerpo era puesto en una losa, pero la cabeza era colocada en un pequeño escalón que hacía las veces de «almohada». El sudario estaba en este lugar, separado de los lienzos que estaban más abajo, en la losa. El sudario estaba enrollado, tal como había sido puesto en la cabeza de Jesús.
  • Es decir, toda esa envoltura mortuoria era como un capullo vacío. De esa envoltura (como el yeso que se pone en las quebraduras) ninguna persona podía salir. Pero, si el «yeso» estaba «vacío», entonces, Jesús había resucitado. ¡Aleluya!

G – DESPUÉS DE LA MUERTE DE JESÚS…

Según el talmud y Flavio Josefo, en los últimos 40 años, antes del año 70; es decir, luego de la muerte de Jesús (ya que él murió en el año 30), ocurrieron varias cosas inexplicables:

1 – Los sacrificios no eran aceptados. En el Día de la Expiación (Yom Kipur), el sumo sacerdote consultaba a Dios sacando, sin mirar, una de dos piezas de oro. En una decía: «Para el Señor»; y en la otra: «Para Azazel» (Lv 16). Si sacaba con su mano derecha la que decía: «Para el Señor»; esto era interpretado como que Dios aceptaba la ofrenda, y había paz con el pueblo. Pero, después de la muerte de Jesús, nunca más sacó el sacerdote la pieza de oro que decía: «Para el Señor». Es decir, nunca más aceptó Dios la ofrenda por los pecados. Esto consta en la Mishna (1ª parte del Talmud, en Rosh Hashanah 31b).

2 – Los pecados del pueblo no eran perdonados. En el Día de la Expiación los sacerdotes ataban un cordón rojo a la entrada del templo; y luego de la ceremonia religiosa, Dios les indicaba que había aceptado el sacrificio cambiando, en forma milagrosa, el cordón rojo a blanco. Pero después de la muerte de Jesús, el cordón rojo  nunca más se volvió blanco. Para que el pueblo no viera esto, los sacerdotes no ataron más el cordón a la vista del pueblo. Esto consta en el Talmud, en Yoma 39b; y en eb Rosh Hashanah 31b).

3 – La «Lámpara de Dios» se apagó. En el templo, la lámpara central de la ménora (el candelero o candelabro, de 7 brazos), nunca más pudo volver a ser encendida. Esto fue algo tremendamente milagroso para los sacerdotes porque, hasta el día anterior a la muerte de Jesús, y por muchísimos años atrás, siempre había sido una lámpara milagrosa para ellos, porque, si bien las siete lámparas eran alimentadas con la misma cantidad de aceite, la lámpara central era la única que permanecía encendida un día más, mientras que todas las demás estaban apagadas; y por eso, esa lámpara era usada para encender a las otras (Esto consta en el Talmud, en el Tratado Menahot 86b). Por esta razón era llamada «La Lámpara de Dios», y «El Candelero Siervo». Pero luego de la muerte de Jesús nunca más se pudo encender. ¿Por qué? Porque esta lámpara representaba a la verdadera «Lámpara de Dios», Jesucristo; lámpara que se apagó en la cruz. Esto consta en el Talmud de Jerusalén.

4 – Las puertas se abrían solas. Las puertas del templo, que eran cerradas por 20 hombres a la noche, a la mañana las encontraban abiertas. Es decir, luego de la muerte de Jesús se abrían por sí solas. Esto fue interpretado por los judíos como el anuncio de la imminente destrucción del templo y de la desolación que se acercaba a Israel; lo cual ocurrió, en efecto, en el año 70. Esto consta en el Talmud, en Yoma 39.    [Inexplicable: Véase: 11]

5 – Al Sanedrín le fue quitado el cetro. Es decir, hasta el año 30, el año de la muerte de Jesús, el Sanedrín tenía autoridad para juzgar y dictar la pena capital. Pero en ese año, ellos perdieron esa autoridad. ¿Por qué? Veamos: Dios había declarado proféticamente, por medio de Jacob:

«No será quitado el cetro de Judá, ni el legislador de entre sus pies, hasta que venga Siloh; y a él se congregarán los pueblos» (Gn 49:10).

Ante todo, aquí hay varias cosas para tener en cuenta:

  • El cetro simbolizaba el poder judicial.
  • La tribu de Judá tendría autoridad legislativa y judicial.
  • Para los judíos «Siloh» era el Mesías que vendría. Por eso, en la «paráfrasis caldea» ellos tradujeron «Siloh» por «Mesías»; y además, en el «Targum de Onkelos» dice: «Hasta que el Mesías venga». [Siloh: Véase: 12]
  • El Mesías llegaría antes de que la autoridad judicial les sea quitada a los judíos.
  • Alrededor del Mesías se congregarían los pueblos.

Teniendo todo esto como marco de referencia, volvamos a la profecía. Jacob profetizó:

a – Que la tribu de Judá tendría autoridad para legislar sobre el pueblo judío; y así ocurrió; ya que, aunque los judíos estuvieron cautivos bajo varios imperios (Babilónico, Medo Persa, Griego y  Romano), siempre conservaron cierto grado de autoridad para legislar en sus asuntos internos. En Jerusalén, la autoridad de la tribu de Judá era ejercida por medio del Gran Sanedrín (también traducido como: «Concilio», «Consejo», y «Tribunal»). Pero, la profecía indicaba, además,

b – Que llegaría un tiempo en el que la tribu de Judá perdería su autoridad. Esto sucedió en dos oportunidades:

(1) – En el año 6 d.C. Judea fue convertida en provincia romana, bajo la autoridad del procurador  Coponio; el cual, conforme a la costumbre romana, lo primero que hizo fue quitarle al Sanedrín la autoridad para matar a los malhechores; ya que, los romanos se reservaban para sí la autoridad de usar la espada (el derecho llamado «ius gladii»), y no se metían en los asuntos internos de los pueblos. Esta pérdida de autoridad judía está reflejada en las palabras que dijeron los judíos:

«A nosotros no nos está permitido dar muerte a nadie» (Jn 19:31).

Cuando los miembros del Sanedrín vieron que habían perdido autoridad; y que no se había cumplido (según ellos) lo profetizado por Jacob, cuando dijo que antes de perder ellos autoridad, habría llegado Siloh, el Mesías, lloraron muy amargamente.     [Cetro: Véase: 13]

(2) – Pero, aunque los judíos perdieron la autoridad para matar a los malhechores, les quedó la autoridad para juzgar y dictar la pena de muerte (la que tenía que ser ejecutada por el poder romano, tal como hicieron luego del juzgar a Jesús). Esta autoridad para juzgar está reflejada en las palabras:

«Entonces les dijo Pilato: Tomadle vosotros, y juzgadle según vuestra ley » (Jn 19:31).

Pero, luego del injusto juicio a Jesús y de las terribles consecuencias que esto trajo, los romanos les quitaron también a los judíos la autoridad de juzgar. Esto consta en el Talmud, en «pSanh. 1:1,7:2» donde dice que, 40 años antes de la destrucción del templo (en el año 30, el año de la muerte de Jesús), los judíos perdieron la autoridad para juzgar delitos capitales.

c – En realidad, la profecía de Jacob se había cumplido al pie de la letra; ya que, antes de que los judíos perdieran su autoridad, Siloh, el Mesías, Jesús, ya había nacido. ¡Aleluya!

Por otra parte, Siloh el Mesías vendría antes de que la tribu de Judá perdiera su autoridad. Por lo tanto, como en el año 30 los judíos perdieron esa autoridad, después de ese año no puede levantarse nadie diciendo ser el Mesías.

Además, en la profecía de Jacob dice que «A él se congregarán los pueblos». Y esto ha ocurrido, y sigue ocurriendo; ya que, alrededor de Jesucristo se han congregado siempre pueblos de todas las naciones del mundo.

Todo lo profetizado se cumplió, por lo tanto, Jesucristo murió y resucitó para perdonar nuestros pecados y darnos la vida eterna.

Citas bibliográficas:

1 – Formación

  • El gran secreto del Templo de Salomón y el escondite del Arca del Pacto – YouTube

2 – Consumado

  • La Pascua – La obra de Jesucristo en la Semana Santa – Jesucristo.net
  • Las Siete Fiestas Del Mesia1 – Scribd
  • Fiestas del SEÑOR Tiempos Designados por Dios – PDF – Docplayer.es

3 – Tarde

  • Tiempo de Gracia: ¿Por qué Jesús murió en la cruz a la hora novena? – Tiempo de Gracia

4 – Sangre

  • Nueva evidencia que demanda un veredicto – Google Books
  • Diez (10) Aspectos Médicos de la Crucifixión de Jesús de Nazareth – Rubiel Montoya

5 – Tritsteza

  • ¿De qué murió Jesús? – Impacto Eva ngelístico | Noticias Cristianas
  • Cristo murió a causa de un infarto, según un investigador italiano – EL PAÍS
  • Corazón quebrantado, T. Bunch, cap. 24 – Libros1888.com

6 – Tinieblas

  • Las tinieblas del día de la crucifixión – Misteriosdelabiblia.blogspot.com.ar
  • ¿Un eclipse solar oscureció los cielos durante la crucifixión de Jesús? – NoticiaCristiana.com
  • Juan – Los Hechos Que Acompañaron La Crucifixión De Jesús – Xenos.org
  • Las tinieblas de la crucifixión – Biblehistory.net
  • Eclipse de crucifixión – Es.wikipedia.org

7 – Velo

  • Terminan de tejer el gran velo del Tercer Templo de Jerusalén – protestantedigital

8 – Sanedrín

  • Jesucristo arrebatara a su iglesia – Elraptodelaiglesiadecristo-shalom.blogspot.com.ar

9 – Rocas

  • Ron Wyatt y el arca del pacto – Compartiendolassenales.blogspot.com.ar

10 – Resucitados

  • Los resucitados de Mateo 27 ¿Para creerse o no? – Institutointerglobal.org

11 – Inexplicable

  • Jesucristo arrebatara a su iglesia – Elraptodelaiglesiadecristo-shalom.blogspot.com.ar
  • El macho cabrío a Azazel – org
  • ¿Qué o quién es Azazel? – Facebook.com
  • El Talmud demuestra que Jesús de Nazareth es el Mashíaj – com.ar
  • Iom Kipur en los tiempos del Beit Hamikdash (Primera parte) – Yaakovbcn-2013-1.blogspot.com.ar
  • El misterio del menorá – Radioiglesia.com
  • Entendiendo los tiempos – Cxpente.blogspot.com.ar

12 – Siloh

  • Génesis 49:8-12 Hasta que venga El Siloh – Abideinchrist.org
  • La fe triunfante o carta a la junta llamada el gran sanhedrin de los judíos de París, y de todo el pueblo hebreo – Google Books
  • Génesis 49:8-12 Hasta que venga El Siloh – Abideinchrist.org

13 – Cetro

  • La esperanza de Israel en su Mesías (1 de 3) | Llamada de Medianoche – Llamadaweb.org
  • Otra evidencia innegable de que Jesucristo es el Mesías prometido por YHWH Dios – Foros.monografias.com
  • ¿Qué es Siloh? – Sabiduría espiritual
  • El Sanedrín y el ius gladii -derecho a imponer la pena capital- en tiempos de Jesús (87) – Blogs.periodistadigital.com

Capítulo 28

BUSCANDO LA GLORIA DE DIOS

Así como hace unos años conocimos la dimensión de la unción, en estos últimos días, antes de la segunda venida de Jesucristo, la iglesia conocerá la dimensión de la gloria de Dios; y con ese tremendo poder se levantará la última y gran cosecha.

A – LA DIMENSIÓN DE LA GLORIA

1 – Perfección. Vamos adelante a la perfección.

«Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección» (He 6:1).

2 – Dimensión. En este tiempo Dios quiere llevar a su pueblo a la dimensión de la gloria.

En el siglo XX Dios nos llevó a conocer dos grandes dimensiones

  • la dimensión del bautismo en el Espíritu Santo; y
  • la dimensión de la unción.

Pero ahora, Dios quiere llevamos a conocer la dimensión de la gloria, la dimensión de la manifestación de la presencia de Dios.

Esto es parte de la restauración de todas las cosas (Hch 3:21); es decir, en estos días el Espíritu Santo está restaurando la gloria de Dios.

3 – Diferencias. Pero, ¿Qué diferencias hay entre la unción y la gloria?

  • Con la unción se potencian nuestras capacidades naturales. Por ejemplo: el que tiene el don de predicar, predica mejor; el que tiene el don de cantar, canta mejor; pero,
  • con la gloria es el Espíritu Santo quien hace la obra por medio nuestro, si dependemos de él.

Esto nos revela que necesitamos la unción, y que necesitamos la gloria.

En esta época Dios quiere llevar a su pueblo a la dimensión de la gloria; así como hace algunos años Dios llevó a su pueblo a la dimensión de la unción.

B – ¿QUÉ ES LA GLORIA DE DIOS?

La gloria de Dios es todo lo que Dios hace, que nos revela cómo es él.

La gloria de Dios es una manifestación de la presencia de Dios. El Señor está en todo lugar, ya que él es omnipresente, pero él no manifiesta su presencia en todas partes. Cuando él manifiesta su presencia, descendiendo en un lugar (salvando, sanando, etc.), a esa manifestación de la presencia de Dios, por medio de lo que Dios HACE, la llamamos «la gloria de Dios».

Pero, en otras oportunidades (por ejemplo, en nuestro cuarto de oración), el Espíritu Santo nos lleva al Lugar Santísimo celestial, y nos da una revelación de lo que Dios ES (Salvador, Sanador, etc.); y esta revelación es otra manifestación de la gloria de Dios.

En estos días el Espíritu Santo está llevando a su pueblo a que busquemos la gloria de Dios; es decir,

  • Que busquemos conocer a Dios por revelación, entrando en el Lugar Santísimo celestial, por medio de la oración; y
  • Que busquemos la manifestación de la presencia de Dios (sanando, liberando, etc.). Por eso, debemos buscar esa manifestación, por medio de un gran derramamiento del Espíritu Santo, una gran visitación, la cual produce un gran avivamiento. Cuando esto ocurre, el reino de Dios se acerca a la tierra. Por eso, Juan el Bautista y Jesucristo dijeron:

«Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado» (Mt 3:2; 4:17).

C – ESTE ES EL TIEMPO DE DIOS

En la Biblia hay un principio espiritual  glorioso, y es el siguiente: «Conocer el tiempo de Dios». Es muy importante conocer el tiempo de Dios porque, si actuamos fuera de su tiempo, no hay resultados positivos.

En esta época en la que estamos viviendo, la iglesia crecerá rápidamente porque conocerá

  • que éste es el tiempo de la segunda venida de Jesús; y, en consecuencia conocerá,
  • que éste es el tiempo de Dios, el tiempo en el que todo lo que está profetizado en la Biblia para el último tiempo, se cumplirá.

Chronos y kairos.  En la Biblia hay dos palabras griegas que son traducidas con la palabra «tiempo». Estas dos palabras son «chronos» y «kairos». Pero hay una gran diferencia entre ellas:

  • Chronos («χρόνος», 5550), es el tiempo cronológico, el tiempo que se mide en minutos, horas, días, meses, etc., el tiempo de los hombres; pero
  • Kairos («καιρον», 2540) es el tiempo de Dios, el tiempo en el que él actúa. (en el aspecto secular, el «kairos» es «el tiempo oportuno», «el tiempo indicado»; por ejemplo, para levantar una cosecha).

Veamos un ejemplo de «kairos»: Jesús lloró por Jerusalén porque no conoció el tiempo de su visitación; es decir, no conoció que la presencia de Dios, la gloria de Dios, había descendido a ese lugar.

«Y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo  (kairos)  de tu visitación (Lc 19:44) (el tiempo de la manifestación de la gloria de Dios).

¡Jesucristo ya viene! Lo más glorioso de todo esto es saber que, ¡en estos días el Espíritu Santo está diciendo que éste es el tiempo anterior a la segunda venida de Cristo!

D – EN ESTE TIEMPO LA GLORIA DE DIOS VA A DESCENDER

Viene un gran derramamiento del Espíritu Santo. Viene un gran mover del Espíritu. Viene el poder de Dios.

Efecto dominó.  Saber que estamos viviendo en la época anterior a la segunda venida de Cristo llevará a la iglesia al mayor crecimiento de la historia; porque desencadenará una serie de acontecimientos que actuarán como efecto dominó; es decir:

  • Saber que ha llegado el tiempo de la segunda venida,
  • llevará a que los creyentes se preparen para encontrarse con el Señor; y
  • esto traerá como consecuencia que los creyentes se arrepentirán; y
  • esto dará lugar a la santificación de la iglesia; y
  • esto llevará a que la iglesia esté llena de la gloria de Dios; y
  • como consecuencia de todo esto, en todas partes de mundo se levantarán grupos de intercesión por los pecadores,
  • lo cual dará lugar a una gran cosecha.

Actuar con  fe y buscar.  Es decir, conocer el tiempo de Dios nos llevará

  • a actuar con fe y
  • a buscar desesperadamente que Dios nos llene con su Espíritu.

¿Oración o soberanía de Dios? La pregunta es: La manifestación de la gloria de Dios,

  • ¿Depende de Dios (soberanía), o
  • depende del hombre (oración)?

En realidad, la manifestación de la gloria de Dios depende de la soberanía de Dios, el cual ha puesto requisitos para que tal manifestación se produzca, como veremos a continuación.

Principio espiritual. En la Biblia hay un glorioso principio espiritual, y es el siguiente:

  • Dios revela
  • Nosotros oramos
  • Dios hace.

Es decir: cuando Dios quiere hacer algo,

  • Primero revela su plan a sus siervos,
  • Luego, espera que la iglesia ore; y
  • Entonces, Dios actúa.

Pero si la iglesia no ora, Dios no actúa.

¿Por qué Dios ha puesto este principio espiritual en su relación con la humanidad? Dios actúa así porque, él quiere que la iglesia colabore con él; ya que, los creyentes somos «colaboradores de Dios» (1 Co 3:9). Por eso, Dios revela su secreto a sus siervos los profetas.

«Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas» (Am 3:7).

Esto es muy importante conocer este principio porque, esto nos lleva a orar pidiendo que se cumplan los planes de Dios. Veamos un ejemplo de esto:

Regreso de Babilonia

Profecía. Por medio del profeta Jeremías, Dios reveló que la cautividad de los judíos en Babilonia duraría 70 años (606-536).

«Porque así dijo Jehová: Cuando en Babilonia se cumplan los setenta años, yo os visitaré, y despertaré sobre vosotros mi buena palabra, para haceros volver a este lugar. Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón. Y seré hallado por vosotros, dice Jehová, y haré volver vuestra cautividad, y os reuniré de todas las naciones y de todos los lugares adonde os arrojé, dice Jehová; y os haré volver al lugar de donde os hice llevar» (Jr. 29:10-14).

Daniel oró

«En el año primero de su reinado, yo Daniel miré atentamente en los libros el número de los años de que habló Jehová al profeta Jeremías, que habían de cumplirse las desolaciones de Jerusalén en setenta años. Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza» (Dn 9:2-3).

Dios contestó la oración

«Mas al primer año de Ciro rey de los persas, para que se cumpliese la palabra de Jehová por boca de Jeremías, Jehová despertó el espíritu de Ciro rey de los persas, el cual hizo pregonar de palabra y también por escrito, por todo su reino, diciendo: Así dice Ciro, rey de los persas: Jehová, el Dios de los cielos, me ha dado todos los reinos de la tierra; y él me ha mandado que le edifique casa en Jerusalén, que está en Judá. Quien haya entre vosotros de todo su pueblo, sea Jehová su Dios con él, y suba» (2 Cr 36:22-23).

Pero, si Dios había dicho que a los setenta años él los libraría, ¿Por qué oró Daniel? Daniel oró porque, en su propósito eterno, Dios espera que oremos, para que sus planes se cumplan.

Saber esto nos lleva a:

  • orar para conocer cuál es la voluntad de Dios; y
  • sabiendo cuál es esa voluntad, orar para que se cumplan los planes de Dios.

E – ¿QUÉ SUCEDE CUANDO LA GLORIA DE DIOS DESCIENDE?

Por lo general, cuando la gloria de Dios desciende en un lugar, las personas sienten una gran convicción de pecado (sin que nadie les hable), se arrepienten, y son impulsados por el Espíritu Santo a ir al lugar en donde están los siervos de Dios. Además,

1 – Los sacerdotes no pueden seguir MINISTRANDO

Cuando la gloria de Dios desciende, los sacerdotes no pueden continuar ministrando; porque Dios mismo se encarga de la situación, convenciendo de pecado, llamando al arrepentimiento, etc.  Por ejemplo:

En el tabernáculo de Moisés

«Entonces una nube cubrió el tabernáculo de reunión, y la gloria de Jehová llenó el tabernáculo. Y no podía Moisés entrar en el tabernáculo de reunión, porque la nube estaba sobre él, y la gloria de Jehová lo llenaba» (Ex 40:34-35).

En el templo de Salomón

«Cuando sonaban, pues, las trompetas, y cantaban todos a una, para alabar y dar gracias a Jehová, y a medida que alzaban la voz con trompetas y címbalos y otros instrumentos de música, y alababan a Jehová, diciendo: Porque él es bueno, porque su misericordia es para siempre entonces la casa se llenó de una nube, la casa de Jehová. Y no podían los sacerdotes estar allí para ministrar, por causa de la nube; porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Dios» (2 Cr 5:13-14).

 2 – Avivamiento

Cuando la gloria de Dios desciende ocurre un glorioso avivamiento. Veamos, por ejemplo, lo que ocurrió en Rumania, hace unos pocos años.

En el año 2004, el evangelista Sammy Tippit contó que, en 1988, mientras gobernaba el Estado Socialista, fue echado de Rumania; y se le dijo que, nunca más podría volver a esa nación. Pero en 1989 cayó el gobierno y fue reemplazado por un sistema democrático.

Desde unos veinte años atrás la iglesia en Rumania estaba orando para que la gloria de Dios descendiera sobre el país. En 1989, mientras gobernaba el socialismo, la policía fue a la casa de un pastor para arrestarlo. La noticia se difundió rápidamente, y los cristianos rodearon el edificio para protegerlo; pero la policía los ametralló. Entonces la gloria de Dios descendió sobre la nación. Unos doscientos mil ateos (ya que habían sido enseñados en la teoría comunista de que Dios no existe), salieron de sus hogares y se dirigieron a la plaza principal, para protestar por lo que estaba sucediendo. Entonces, un pastor empezó a predicarles; y una vez más, la gloria de Dios descendió, y toda esa gran multitud empezó a gritar: ¡Hay un Dios! ¡Hay un Dios!

Un creyente llamó al evangelista Tippit, que estaba en Norteamérica, pidiéndole que fuera a Rumania. Él así lo hizo, pero con temor, al intentar cruzar la frontera, por el mismo lugar en donde se le había dicho que nunca más podría entrar; y allí los soldados le dieron la bienvenida diciéndole que había una «nueva Rumania».

La gloria de Dios transforma las circunstancias y lleva a los hombres a los pies de Cristo.      [Sammy: Véase: 1]

3 – La población recibe un IMPACTO de gloria

María Woodworth (1844-1924). Para muchos, esta mujer fue la más grande evangelista de la historia. Dios la llamó al ministerio; pero ella tuvo oposición a esto porque, en su iglesia, las mujeres no podían predicar. Pero se animó al leer en Hch 2:17-18 que Dios usará a las mujeres.

Cuando Dios la bautizó con el Espíritu Santo, ella recibió como «fuego líquido». Dios le mostró que su gloria venía hacia ella en forma de una nube. Jesús le dijo que hable de su amor, de la gloria de Dios, del arrepentimiento, del juicio eterno.

A veces, cuando ella estaba en un lugar, la presencia de Dios descendía sobre toda la región. Personas a varios kilómetros a su alrededor recibían visiones del infierno y del cielo; y otras aunque estuvieran a varias calles de donde ella estaba predicando, caían al suelo y se arrepentían.     [María: Véase: 2]

4 – El Espíritu Santo LLAMA a conversión

En el gran avivamiento de la calle Azuza, en Los Ángeles, California, entre 1906 y 1909, avivamiento que llevó a que centenares de millones de personas fueran bendecidas en todo el mundo gracias a lo que Dios hizo allí; en esas reuniones, en cualquier momento, la gloria de Dios descendía; el Espíritu Santo llamaba a conversión, y las personas corrían hacia el frente o caían al suelo. Aún antes de llegar al templo las personas eran tocadas por el Espíritu Santo.     [Descendía: Véase: 3]

5 – Los creyentes se ARREPIENTEN de todos sus pecados

Además, Frank Bartleman contó que, en el avivamiento recién citado, la presencia de Dios descendía con tal peso de gloria que había oportunidades en las que todos estaban postrados, con los rostros en el piso; con un sentimiento agonizante por los pecados cometidos; pero que al arrepentirse, el gozo llenaba los corazones.     [Peso: Véase: 4]

6 – El Espíritu Santo ATRAE a los pecadores

«Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos» (Hch 2:47).

Juan el Bautista. En varios lugares del mundo ya ha sucedido algo parecido a lo que sucedió con Juan el Bautista, cuando Dios visitó las tierras bíblicas, y a consecuencia de esto, todos iban al desierto en donde estaba Juan, arrepentidos de sus pecados, y buscando el perdón de Dios.

«Y salía a él Jerusalén, y toda Judea, y toda la provincia de alrededor del Jordán, y eran bautizados por él en el Jordán, confesando sus pecados» (Mt 3.5).

Notemos atentamente que, mientras Juan estaba en el desierto; la gloria de Dios había descendido en Jerusalén, Judea y en la provincia alrededor del Jordán; y el Espíritu Santo impartía convicción de pecados a los pecadores, y les impulsaba a ir al desierto, para bautizarse con bautismo de arrepentimiento. Esto ya ha sucedido en varios avivamientos.

Con la unción, podemos estar llenos del Espíritu y tener éxito en la evangelización; pero con la gloria, es Dios mismo quien atrae a los pecadores, como en el caso de Juan el Bautista.

Carlos Annacondia. En el retiro anual de «Argentina Oramos por Vos» del año 2012, el evangelista Carlos Annacondia contó que, en la época de la Unión Soviética, desde Finlandia, un hombre y una anciana oraron dos años por Rusia. Luego de esto, en Rusia, una hermana tuvo la revelación de que, alguien traía una antorcha a Rusia y la dejaba allí, Un día, el creyente de Finlandia invitó a Annacondia a ir a Rusia. Ambos fueron a Leningrado (actual San Petersburgo; la segunda ciudad más importante de Rusia), y actuaron con mucho cuidado para no ser descubiertos por la policía; porque, en la época del gobierno comunista no estaba permitido predicar el evangelio. Entraron en un lugar donde, aparentemente, no había nadie. Pero adentro estaba lleno de gente, en el salón central y en otros, intercomunicados por video. En las cinco reuniones realizadas en ese día, hubo conversiones, milagros, bautismos en el Espíritu Santo, etc.  Pasados unos años, luego de la disolución de la Unión Soviética, el pastor de la iglesia en donde Annacondia había estado predicando fue a Finlandia, y contó que, en aquel día,

  • nadie sabía que en ese día iba a haber una reunión. Ni siquiera él.
  • Nadie de la iglesia fue invitado.
  • Nadie organizó nada. Todo lo hizo el Espíritu Santo.

Tiempo después, algunos de los jóvenes que se convirtieron en aquel día, fueron ungidos por Dios como pastores de las iglesias más grandes en San Petersburgo. Quince años más tarde esos jóvenes invitaron a Annacondia a ir Rusia para que él viera lo Dios había hecho.

Annacondia terminó su sermón diciendo que: la llave que desata el avivamiento y la bendición de Dios, es la oración; y que, para que descienda una lluvia de bendiciones, es necesario un río de lágrimas.

Notemos con atención que, el Espíritu Santo le indicó a cada persona el lugar adónde tenía que ir, y la hora exacta; porque, si la policía veía una gran multitud frente a la puerta del local, se iba a dar cuenta que allí se reunían los creyentes.

7 – El Espíritu Santo CONVENCE de pecado

«Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio» (Jn 16:8).

Tommy Tenney ha contado en su libro «En la búsqueda de Dios» que, mientras el evangelista Gordon Mac-Donald estaba predicando en la República de Vanuatu, una noche la policía fue a buscarlo a eso de las cuatro de la mañana. Ellos le dijeron que no podían solucionar un problema, pero que entendían que él sí podría solucionarlo. En el camino a la comisaria Tommy vio hombres arrodillados en las calles, mujeres y niños llorando. Frente a la comisaria encontró una multitud llorando y suplicando. ¿Por qué? Porque, de pronto, algo sucedió aquella noche, y ahora ellos sabían (sin que nadie se los dijera), que en el transcurso de sus vidas ellos habían actuado mal, y que merecían ser castigados. Pero la policía no podía encerrarlos por haber actuado mal (lo que muchos piensan que son «pequeños pecados»). Por eso, comprendieron que estaban frente a un problema espiritual. ¿Qué es lo que había pasado? La gloria de Dios había descendido y el Espíritu Santo les había impartido convicción de pecado. Tommy les predicó, y la paz de Dios llenó sus corazones.     [Tommy: Véase: 5]

 Smith Wigglesworth (1859-1947) contó que, mientras viajaba en un tren, quiso hablar del Señor a los que estaban presentes en ese lugar; pero era tanto el ruido que vio que era imposible hablar. Fue al baño. Cuando volvió, y sin que él no dijera ni una sola palabra, un hombre se levantó y le dijo que él lo estaba convenciendo de pecado, y se arrodilló allí mismo. Luego de esto, todos los que estaban en el tren dijeron lo mismo, que él los convencía de pecado; sin que él les dijera nada.     [Smith: Véase: 6]

F – ¿QUÉ DEBEMOS HACER PARA QUE LA GLORIA DE DIOS DESCIENDA?

 1 – LO NEGATIVO

a – Obedecer las ordenes de Dios.  ¿Hay algo que el Señor te dijo que hagas y que no hiciste? La gloria de Dios desciende cuando nosotros obedecemos.

«Entonces Moisés dijo: Esto es lo que mandó Jehová; hacedlo, y la gloria de Jehová se os aparecerá» (Lv 9:6).

b – Vivir en santidad. Porque: «Sin santidad nadie verá al Señor» (Heb 12:14).

c – Examinarnos a nosotros mismos:

  • ¿Hay algún pecado del que no te has arrepentido y confesado a Dios?
  • ¿Hay algo dudoso en tu vida, que no sabes si es bueno o malo? Deséchalo.
  • ¿Hay alguna persona a quien tú no has perdonado? Recuerda que, si nosotros no perdonamos, Dios tampoco nos perdonará (Mt 6:12).

2 – LO POSITIVO

Buscar la gloria de Dios. La gloria de Dios desciende cuando la buscamos. Por ejemplo:

a – Acercarnos. Santiago dijo que, Dios se acercará a nosotros, descenderá, si nosotros le buscamos. Por lo general esperamos que, algún día, en alguna reunión, algún gran siervo de Dios orará por nosotros, y seremos bendecidos. Pero Dios nos revela que, en cualquier momento, en cualquier lugar, si nosotros nos acercamos a Dios, él se acercará a nosotros.

«Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros» (Stg 4:8).

b – Entrar. Cuando Moisés entraba en el santuario, la gloria de Dios descendía. Quiere decir que, para que la gloria de Dios descienda, nosotros tenemos que buscar a Dios, entrando en el Lugar Santísimo celestial.

 «Cuando Moisés entraba en el tabernáculo, la columna de nube descendía y se ponía a la puerta del tabernáculo, y Jehová hablaba con Moisés» (Ex 33:9).

c – Creer. Pero tenemos que buscarle creyendo que al hacerlo él nos recompensará.

«Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan» (Heb 11:6).

d – Tener hambre y sed de su presencia.

«Si alguno tiene sed, venga a mí y beba» (Jn 7:37).

e – Tener un corazón perfecto para con él.

«Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen un corazón perfecto para con él» (2 Cr 16:9).

f – Creer en medio de los problemas.

«Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?» (Jn 11:40).

g – Alabar

«Tú que habitas entre las alabanzas de Israel» (Sal 22:3).

h – Orar

«Cuando Salomón acabó de orar, descendió fuego de los cielos, y consumió el holocausto y las víctimas; y la gloria de Jehová llenó la casa» (2 Cr 7:1).

 i – Buscar a Dios, en oración, en alabanza, por medio de la lectura de la Biblia, etc.

«Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo;  si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. Ahora estarán abiertos mis ojos y atentos mis oídos a la oración en este lugar» (2 Cr 7:13-15).

«Mas si desde allí buscares a Jehová tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma» (Dt 4:29).

«Es el tiempo de buscar a Jehová hasta que venga y os enseñe justicia» (Os 10:12).

«Buscad a Jehová y su poder; buscad su rostro continuamente» (1 Cr 16:11).

«Mi corazón ha dicho de ti: Buscad mi rostro. Tu rostro buscaré, oh Jehová. No escondas tu rostro de mí» (Sal 27:8-9). (es decir, escuchó la voz de Dios en su corazón).

G – LA GLORIA POSTRERA SERÁ MAYOR QUE LA PRIMERA

 «La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos» (Hag 2:9).

Dios va a hacer algo nuevo, algo nunca antes visto

«No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad» (Is 43:18-19).

«Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman» (1 Co 2:9).

¿Por qué la gloria postrera será mayor q la primera? La gloria postrera será mayor que la primera por varias razones, como por ejemplo:

  • Porque el Espíritu Santo será derramado mucho más abundantemente que en la antigüedad; de acuerdo con Hch 2:17-18.
  • Porque habrá un pueblo que buscará la gloria de Dios, sabiendo que Dios ha prometido que la gloria postrera será mayor que la primera.
  • Porque el pueblo de Dios dará más luz; debido a que los creyentes arreglarán sus lámparas, sabiendo que el Esposo celestial está por venir (Mt 25:7).

H – LA NUBE DE LA GLORIA DE DIOS SE APARTA…

  • Cuando hay apostasía.
  • Cuando hay pecado en el pueblo de Dios.
  • Cuando la iglesia vuelve a Babilonia.
  • Cuando se predica otro evangelio La gloria de Dios viene a respaldar la palabra de Dios. Por eso, si la iglesia predica otro evangelio, la gloria de Dios se aparta de la iglesia. Aclaremos que, en el reino de Dios hay un solo evangelio; pero los hombres han inventado otros evangelios.
  • Cuando no seguimos más a la nube.
  • Cuando no obedecemos la voz del Espíritu Santo, la guía del Espíritu.
  • Cuando resistimos al Espíritu Santo. «Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo» (Hch 7:51).
  • Cuando no buscamos más al Señor, y todo lo hacemos por tradición, por costumbre.

Pero, si la gloria de Dios se apartó, y ahora nos arrepentimos, y buscamos al Señor, la gloria de Dios volverá a llenar la casa de Dios.

I – CAMBIO DE PARADIGMA

Al buscar la gloria de Dios debemos cambiar nuestra forma de pensar; es decir, debemos tener un punto de vista diferente, un modelo, un marco, diferente.

¿Qué implica que debemos buscar al Señor? ¿Es que debemos orar más, cantar más, etc.? Si esto lo incluye, pero no es lo principal. Lo más importante es un cambio de pensamiento, un cambio de paradigma; es decir:

1 – No más yo, sino Cristo

No es que «YO» necesito tener más bendición, más unción, más dones, etc.; sino que el YO debe bajarse del trono, y debe ubicarse sobre el altar; para permitir que sobre el trono esté sentado Jesucristo; o sea, debemos reconocer que nosotros no podemos hacer la obra de Dios; y que necesitamos buscar al Señor, porque sólo él puede hacer la obra de Dios.

Además, debemos cambiar en lo relacionado con los esfuerzos humanos. Los creyentes creemos que nuestra salvación es por fe en la obra de Jesucristo; pero muchas veces tratamos de crecer espiritualmente y hacer la obra de Dios, con el mismo principio espiritual de  Babilonia, es decir, esforzándonos: con más oración, más lectura de la Biblia, más consagración, etc. O sea, con un «YO» más consagrado, más santificado. En vez de esto debemos depender de Jesucristo, por medio del Espíritu Santo.

Pablo tuvo revelación de que el único lugar para el YO está en la cruz de Cristo. Por eso él dijo «No más yo, sino Cristo en mí». La gloria de Dios llena nuestras vidas cuando,

  • habiendo reconocido la maldad de nuestra naturaleza pecaminosa; y
  • sabiendo que hemos muerto y resucitado juntamente con Cristo en la cruz;
  • nos presentamos a Dios, consagramos al Señor toda nuestra vida para que Cristo viva su vida en nosotros.

2 – Que Jesucristo sea todo en todos. Buscar la gloria de Dios

  • es buscar que la presencia de Dios se manifieste en nosotros; llenando nuestras vidas; o sea,
  • es buscar que Jesucristo sea todo en todos.

De esta forma, Jesucristo, la luz del mundo, la gloria de Dios, resplandecerá en nosotros.

J – SECRETO

Cuando está la gloria de Dios, es el Señor el que actúa (no nosotros). Este es el gran secreto de la gloria de Dios.   

Por último recordemos que:

  • En estos últimos años hemos conocido la dimensión de la unción; es decir, Dios potenció nuestras capacidades por medio de la unción; o sea, con la unción, testificábamos con más poder, orábamos con un poder que hasta ahora no conocíamos, etc.
  • Pero ahora, el Señor quiere llevarnos a una nueva dimensión: la dimensión de la gloria de Dios, la dimensión en la que Dios mismo actúa; fluyendo desde dentro nuestro como un río, impartiendo convicción de pecados, arrepentimiento, abriendo puertas; etc.

Comienza un nuevo tiempo para la iglesia de Dios; un tiempo en el que, descendiendo la gloria de Dios veremos milagros como nunca han sido hechos porque, la gloria postrera será mayor que la primera.

Citas bibliográficas:

1 – Sammy

  • La oración y el avivamiento – com

2 – María

  • Los Generales de Dios 1 – Issuu
  • María Woodworth Etter – Estudios-biblicos.avanzapormas.com

3 – Descendía

  • En busca del avivamiento ~ Evangelismo Creativo

4 – Peso

  • La gran Reforma que viene – 4 – Altisimo.net
  • El cautiverio babilónico de la iglesia – Google Books

5 – Tommy

  • En la búsqueda de Dios – Issuu

6 – Smith

  • Smith Wigglesworth – Icfiladelfia.blogspot.com.ar
  • Smith Wigglesworth – Portalescristianos.com
  • Héroes de la fe: Smith Wigglesworth – Elregresa.net

Capítulo 29

PREPARÁNDONOS PARA

EL CASAMIENTO CELESTIAL

Sabemos que Jesucristo viene en breve, y que él viene a buscar a una novia preparada para las bodas. Por eso, en este tiempo que nos queda, antes del arrebatamiento de la iglesia, tenemos que prepararnos para mudarnos a los cielos, viviendo en santidad.

Pero, ¿Cómo podemos vivir una vida victoriosa? Este era el problema que tenía el apóstol Pablo. Por eso, vamos a ver cómo Dios lo llevó a vivir en santidad.

Para esto, es importante conocer, en primer lugar, las cuatro leyes espirituales.

A – LAS CUATRO LEYES ESPIRITUALES

1 – La ley de la conciencia

Cuando Dios hizo al ser humano, puso en él la «ley de la conciencia». Por esta razón, todos saben, aunque nadie les enseñe, qué es lo que está bien y qué es lo que está mal.

«Mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos» (Ro 2:15).

La característica de esta ley es: hacer el BIEN. Es decir, dentro de esta ley hay un solo «mandamiento»: hacer siempre el bien.

En el principio, la conciencia de los seres humanos estaba totalmente limpia e indicaba correctamente el bien y el mal. Pero por causa del pecado, la conciencia se corrompió, y ya no indicaba claramente el bien y el mal. La conciencia se ensucia por causa de nuestros pecados. Por eso, la sangre de Jesucristo limpia nuestra conciencia.

«Limpiará vuestras conciencias de obras muertas» (He 9:14).

Pero, ¿Por qué es una «ley» lo que Dios puso en nuestra conciencia? Es una ley porque nos indica qué es lo que hay que hacer. Es decir, nos guía a hacer siempre el bien.

2 –  La ley del pecado y de la muerte

Pero, cuando el ser humano pecó, el diablo puso en el hombre «el pecado»; el cual es como una «semilla de maldad», en la cual, en su «código genético», hay una «ley»: «La ley del pecado y de la muerte» (Ro 8:2).

La característica de esta ley es: Hacer el MAL. Es decir, dentro de esta ley hay un solo «mandamiento»: hacer siempre el mal. O sea, dentro de nosotros hay una fuerza, un poder que nos lleva a hacer el mal. El pecado es la causa, la consecuencia es la muerte.

El «pecado» es como una planta, y los frutos son los pecados. Dios nos limpia de los pecados; pero nos libra del «pecado», nos libra de la fábrica; y nos libra por medio de la muerte; ya que, la Biblia dice que, hemos muerto junto con Cristo al pecado (Ro 6:2; Col 3:3); y juntamente con él hemos resucitado  (Col 3:1) a una nueva vida. Lo que tenemos que hacer ahora es «hacer morir» (Col 3:5) todo lo que sea pecado; es decir, no permitir que lo que es pecaminoso, lo que es de la «carne», fluya en nosotros.

La Biblia dice que, el diablo puso dentro del ser humano el «pecado» (αμαρτιαν, «hamartia», 266), dentro de la «carne» (σάρξ, «sárx»,4561). En otras versiones bíblicas, la palabra griega «sárx» ha sido traducida «viejo hombre», «naturaleza pecaminosa o corrupta» etc.

Pero, por supuesto, tenemos que distinguir:

  • la «carne» como pecado (la «naturaleza pecaminosa»); de
  • la carne que tenemos en nuestro cuerpo (la «naturaleza humana»). Entonces, cada vez que hablemos de «carne», hablaremos de pecado.

La «carne» hace que el hombre actúe independientemente de Dios.

El pecado es una ley, es un poder, que nos lleva a cometer pecados, actos pecaminosos. Necesitamos el perdón de nuestros pecados (Hch 2:38); y la liberación del pecado (Ro 6:18). El «pecado» opera en la «carne»; pero los «pecados» operan en nuestra «conducta».

La ley del pecado, no solo nos dice que tenemos que hacer lo malo; sino que, además, opera así como otras «leyes» en la naturaleza; como por ejemplo, la ley de la gravedad, ley que hace que todos los cuerpos caigan a tierra. Del mismo modo, la ley del pecado, al ser una ley, es un poder que nos lleva a pecar, aunque no queramos. Contra esta fuerza el ser humano no puede vencer. Por eso necesitamos que Dios nos libre; y nos libra por medio del Espíritu Santo, si estamos en Cristo. Por eso, la Biblia dice:

«Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte» (Ro 8:2).

3 – La ley de Moisés

a – Agradar. Todas las religiones tratan de agradar a Dios por diferentes medios: con esfuerzos, ritos, sacrificios, etc.; y creen que con todo esto Dios está satisfecho.

Pero, para mostrar a los seres humanos que, por más que se esfuercen, jamás lograrán agradar a Dios, porque siempre cometen pecados; y que, con pecados nadie podrá entrar en el cielo, Dios entregó, por medio de Moisés, los Diez Mandamientos (Ex 20:1-17), el Antiguo Pacto (AP), la ley de Dios (Ro 7:22).

Judíos primero, y cristianos después, se han esforzado por cumplir los Diez Mandamientos, pero jamás han podido: porque, la ley de Dios nos da el derecho, pero no nos da el poder.

La ley de Moisés fue dada para mostrar que el hombre es pecador.

Algunos creen que «la ley del pecado» es «la ley de Moisés»; pero esto no es así porque:

  • La ley de Moisés es una ley «santa», no una ley de pecado.

«De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno» (Ro 7:12).

  • Además, Pablo aclara que, la ley del pecado obra en sus miembros y se rebela contra la ley de su mente», con la cual se deleita en «la ley de Dios»; la cual, es «la ley de Moisés».

«Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley   (La ley del pecado)  en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente,  (La ley de Moisés)  y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros» (Ro 7:22-23).

b El antiguo pacto, (la Ley).  Cuando los judíos salieron de Egipto y llegaron al monte Sinaí, Dios hizo un pacto con ellos: el AP, la ley de Moisés.

«Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel» (Ex 19:5-6).

Pero los judíos no cumplieron con el pacto, por eso, con el correr del tiempo Dios anunció un nuevo pacto (NP).

c –  El nuevo pacto, (la Gracia)

«He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.  No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová.  Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi LEYen su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo» (Jer 31:31-33)

De acuerdo con este nuevo pacto, la ley de Dios no estaría escrita en tablas de piedra; sino que estaría escrita en la mente y en el corazón. ¿Cómo ocurriría esto? Por medio del Espíritu Santo.

«Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.  Y pondré dentro de vosotros mi  ESPÍRITU, y  HARÉ    que ANDÉIS  en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra. Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres, y vosotros me seréis por pueblo, y yo seré a vosotros por Dios.  (Ez 36:26-28)

Los textos recién citados son «la promesa del Padre» (Hch 1:8). Dios prometió, por medio de este NP:

  • Poner en nuestro interior un nuevo corazón y un nuevo espíritu (la nueva vida en Cristo): «Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros».
  • Poner su ley en nuestra mente y corazón: «Daré mi ley en su mente».
  • Poner el Espíritu Santo en nuestro espíritu: «Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu».
  • Darnos su poder para que cumplamos su voluntad: «Haré que andéis en mis estatutos».

Todo esto es «la gracia de Dios»; es decir el favor inmerecido de Dios, el regalo de Dios. O sea, no merecíamos nada de Dios; pero en su amor Dios nos da todo esto.

Dios había prometido que, escribiría su ley en la mente y en el corazón; y que pondría su Santo Espíritu en los creyentes; y que, como resultado de todo esto, él sería a ellos por Dios; y ellos serían a él por pueblo. Todo esto sucedió en Pentecostés; ya que, en ese día, el Espíritu Santo entró en el corazón de los creyentes; y en consecuencia, en ese día Dios escribió su ley en los corazones.

Pero, ¿A qué ley se refiere Dios al decir que él pondrá su «ley» en nuestra mente y en nuestro corazón? Dios se refiere a:

4 –  La ley del Espíritu

 «Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte» (Ro 8:2).

Tanto la ley de Moisés, como la ley del Espíritu, fueron dadas por Dios 50 días después de la Pascua; es decir, en Pentecostés, para que podamos ver que, en ese día Dios estaba dando una nueva ley.

  • Para solucionar el problema del hombre, Dios envió al Espíritu Santo en Pentecostés; el cual, entra en el espíritu de los que creemos en Jesucristo, para guíanos.
  • De esta forma, los creyentes tenemos ahora en nuestro interior una nueva ley: «la ley del Espíritu», ya que, es el Espíritu Santo quien nos muestra qué es lo que tenemos que hacer, y nos da el poder para hacerlo.
  • (Para ver las semejanzas y las diferencias entre «la ley de Moisés» y «la ley del Espíritu», ir a la publicación «Pentecostés», en este mismo blog).

Pero, ¿Qué es «la ley del Espíritu»? ¿Es un nuevo conjunto de mandamientos? ¡No! «la ley del Espíritu» no es un conjunto de mandamientos, sino que es una Persona, la Persona del Espíritu Santo. Me explico: Así como

  • la ley de Moisés guiaba a los judíos en el pasado,
  • en el presente, el Espíritu Santo guía a los creyentes.

Por eso, podemos decir que,

  • la LEY del Espíritu es
  • la GUÍA del Espíritu Santo.

Pero, ¿Por qué se llama la «ley del Espíritu»? Se llama así para que veamos que,

  • así como en el pasado Dios entregó un conjunto de leyes, por medio de Moisés, para guiar a su pueblo;
  • en el presente Dios nos da el Espíritu Santo para que él nos guie, y haga en nosotros, lo que nosotros no podemos hacer.
  • Por eso, la ley del Espíritu nos guía a lo que tenemos que hacer y nos da el poder para hacerlo; porque Jesús dijo que el Espíritu Santo nos dará poder (Hch 1:8).

La ley del Espíritu es el mismo Espíritu Santo actuando dentro de nosotros; y no por fuera, como era la ley de Moisés.

Para vivir guiados por el Espíritu Santo tenemos que:

  • ocuparnos del Espíritu (Ro 8:6);
  • andar y vivir conforme al Espíritu (Ro 8:1, 9); es decir,
  • depender del Espíritu Santo.

Vivir con la ley del Espíritu,

  • es vivir en el reposo de nuestras obras (Heb 4:10);
  • es vivir por la fe de Jesucristo, y no por las obras de la ley (Gá 2:16);
  • es continuar viviendo así como comenzamos la vida cristiana, por el Espíritu, y no por las obras de la carne (Gá 3:3).

5 – ¡Miserable de mí!

Aparentemente, después de Pentecostés (Hch 2), todo se había solucionado. Ahora sí los cristianos vivirían en total santidad. Pero, después de recibir el bautismo en el Espíritu santo, Pablo vio que, por más que trataba de agradar a Dios, siempre caía en pecado. Al final exclamó:

«¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?» (Ro 7:24).

¿Cuál era el problema de Pablo? El problema estaba en que, aunque él vivía en la época del NP, trataba de vivir como se vivía en el AP; es decir, trataba de vivir en santidad, dependiendo de sus fuerzas, y no del Espíritu Santo.

En el AP, el hombre tenía que esforzarse por cumplir los mandamientos. Pero, en el NP, el hombre tiene que confiar en el Espíritu Santo, creyendo que él hará en nosotros, lo que nosotros no podamos hacer.

Por eso Dios dijo:   

«Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y  HARÉ   que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra»  (Ez 36:26-27).

Entonces, en respuesta al problema de Pablo (y a nuestro propio problema), Dios le mostró que:

  1. Si tratamos de agradarle, confiados en nuestras fuerzas, en nuestro propio poder, con nuestra voluntad, seremos derrotados; pero
  2. si nosotros confiamos en Jesucristo, con el poder del Espíritu Santo, venceremos.

6 – Victoria sobre el pecado

Para entender cómo funciona esto veamos lo siguiente: Cuando Adán pecó, cuando se independizó de Dios, el pecado entró en él, y su naturaleza se corrompió, llamándose ahora: «carne» (Ro 7:18), «viejo hombre» (Ro 6:6).

La Biblia dice que, cuando Jesús murió en la cruz, Dios Padre cargó en Cristo nuestro pecado, nuestra carne, el «viejo hombre», nuestras enfermedades, en fin, todo lo que somos nosotros. Juntamente con Cristo hemos muerto y resucitado (Is 53:5-6; Ro 6:6; Col 3:1).

Por lo general, solo creemos que nuestros pecados fueron puestos en la cruz. Pero nos cuesta creer que también nosotros hemos sido puestos en la cruz. Pablo llegó a ver y creer esto, y por eso dijo:

«Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios» (Gá 2:20).

a – Altar. Por esta razón, debemos creer que hemos muerto con Cristo; y en consecuencia, hemos muerto al pecado (Ro 6:11); y para que Cristo viva su vida ahora en nosotros, debemos presentar nuestra nueva vida en Cristo en el altar (Ro 6:13; 12:1); es decir, consagrarnos completamente, para que en nosotros actúe Jesucristo.

O sea, sabiendo que en nuestro corazón hay un trono y un altar, debemos permitir que Jesucristo esté sentado en el trono; y nosotros debemos ponernos sobre el altar; es decir, reconociendo que hemos muerto y resucitado, no debemos permitir que nada de la vieja naturaleza se manifieste en nosotros; sino que solo Cristo se manifieste.

b – La clavePero si tratamos de vencer al pecado, usando nuestras propias fuerzas, en vez de solucionar el problema lo arruinamos; porque al actuar así estamos dando lugar a que la «carne», actúe en nosotros (Ro 7:7-24); y cuando lo hace, las obras de la carne se manifiestan en nosotros (Gá 5:19-21), y nos  llevan a la muerte. Por eso, la única forma de vencer al pecado es depender del Espíritu Santo.

c – Resumiendo: si tratamos de vencer al pecado con nuestras propias fuerzas, le daremos lugar a que actúe en nosotros el viejo hombre, y pecaremos. Pero si confiamos en que el Espíritu Santo se encargue del problema, venceremos,

«Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte» (Ro 8:2).

Entonces, Dios nos libra del pecado

  • por medio de la muerte de Jesucristo; ya que, juntamente con él hemos muerto y resucitado; y
  • por medio del Espíritu Santo, porque, el Espíritu trae a nosotros la obra de la cruz; y porque él nos guía por medio de la ley del Espíritu.

7 – Cuatro leyes

Entonces, hasta aquí tenemos cuatro leyes:

  • La ley de la conciencia, que Dios puso en todo ser humano. Esta ley tiene como característica hacer el bien.
  • La ley del pecado, que el diablo puso en el hombre luego que éste se apartó de Dios. Esta ley tiene como característica hacer el mal.
  • La ley de Moisés, que nos da el derecho; es decir, lo que tenemos que hacer.
  • La ley del Espíritu, que Dios pone en el corazón de los creyentes en Jesucristo. Esta ley nos da el derecho y el poder; es decir, nos guía a hacer la voluntad de Dios, y nos da el poder para hacerla.

B – ¿CÓMO VIVIR CON LA LEY DEL ESPÍRITU?

1 –  Conforme al Espíritu. Para vivir en victoria hay que vivir «conforme al Espíritu», o «según el Espíritu»; ya que, «conforme» o «según» es estar «de acuerdo». «Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme  (de acuerdo con a la carne, sino conforme al Espíritu» (R 8:1),

2 –  Según el Espíritu. Para entender esto de andar «conforme al Espíritu», de Ro 8:1, en Ro 8:9 dice: «Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu».

En la práctica, vivir en la ley del Espíritu, es andar «conforme al Espíritu», es «andar «según el Espíritu»; es decir, es ser guiado por el Espíritu Santo. En Hch 2:4 dice: «Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen».

Es decir, «según el Espíritu» es recibir de él las palabras, que él nos da. Entonces, ya que, «según el Espíritu», es similar a «andar conforme al Espíritu», entonces, «andar conforme al Espíritu» es actuar guiado por el Espíritu Santo. Es decir, «la  ley del Espíritu» es vivir dependiendo del Espíritu Santo.

3 – Dependencia. La clave de «la ley del Espíritu» es la dependencia del Espíritu Santo. ¿Por qué? Porque luego de que Pablo afirmara que no hay «Ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu» (Ro 8:1); explica porque ocurre esto diciendo que: «Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte» (Ro 8:2).

Es decir, «la ley del Espíritu» nos ha librado de «la ley del pecado y de la muerte» porque andamos conforme al Espíritu; o sea, dependiendo del Espíritu Santo.

4 – Fe. En relación con la ley del Espíritu hay que entender que

  • Pablo dice «me ha librado» (del problema presentado en Ro 7). Pero no es que a todos nos ha librado; ya que el Señor libra a los que andan conforme al Espíritu.
  • En el aspecto objetivo, en Cristo, todos estamos libres. Pero en el aspecto subjetivo, están libres los que confían, no en sus propias fuerzas, sino en las del Espíritu Santo.

Por lo general, los cristianos tenemos el mismo problema de Pablo: Queremos vivir en victoria, pero no lo logramos, al desconocer la ley del Espíritu.

Pero, en última instancia, no es tan importante que conozcamos cada una de las leyes presentadas; sino que sepamos que, la solución está en depender del Espíritu Santo.

C – MENTE

1 –  La carne y el Espíritu

Dios le reveló a Pablo que, con nuestras fuerzas, con nuestra naturaleza, no podemos agradar a Dios, porque todo lo que hay en nuestro «YO», lo bueno y lo malo, es carne; y que la solución es  no más YO, sino Cristo, por  medio del Espíritu Santo. Entonces, necesitamos recibir todo de Dios. Solamente el Espíritu Santo puede hacer morir en nosotros las obras de la carne

«Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis» (R 8:13).

«Y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios» (R 8:8).

«Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis» (Gá 5:17).

2 – Control remoto  

La mente está puesta entre la carne y el Espíritu. La mente funciona como la perilla (el botón, el control, el sintonizador) de la radio; o el control remoto de la televisión. Es decir, con nuestra mente podemos sintonizar con el Espíritu o con la carne, con el cielo o con el infierno. «Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz» (Ro 8:6).

Si con nuestra mente sintonizamos con el Espíritu, o sea, si dependemos del Espíritu, los frutos del Espíritu aparecerán en nuestra vida; pero si sintonizamos con la carne las obras de la carne se manifestarán en nosotros, llevándonos a la muerte eterna.

«Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.

Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia,  idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu» (Gá 5:16-25).

3 – Promesa. Volviendo a uno de los versículos recién citados: «Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne» (Gá 5:16). En este texto, en griego, se usa una doble negación «ou me» (οὐ μή), que significa: «no nunca» (οὐ, ou, ouk, ouch, 3756 – μή, mé, 3361). Es decir, este texto puede ser traducido también, de esta forma: «Andad en el Espíritu, y de ningún modo satisfaréis los deseos de la carne» (Gá 5:16).

O sea, más que una orden, aquí hay una promesa: Dios nos promete que si andamos en el Espíritu, si dependemos del Espíritu Santo, de ningún modo viviremos en la carne; es decir, no pecaremos.  ¡Aleluya!

D – VISIÓN PANORÁMICA

Veamos, por último, todo lo presentado hasta aquí, en visión panorámica: En los capítulos 1-11 el apóstol presenta las grandes verdades de Dios; y en los capítulos 12-16 presenta la parte práctica. Teniendo en cuenta esto, veamos el fin del capítulo 11 y el principio del capítulo 12. Para comprender mejor este pasaje recordemos que, es parte de una carta, en la que no había capítulos. Por eso vamos a poner todo el texto en forma continua. «Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén» (11:36). «Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional» (12:1).

1 – «Así que». Estas dos palabras conectan, la primera parte del libro de Romanos con la segunda. Es decir, nos llevan a cómo poner en práctica toda la verdad de Dios, presentada en los capítulos 1-11.

2 – «De él, y por él, y para él». Aquí está resumida toda la obra de la salvación y de la santificación, presentada en los primeros capítulos de Romanos.

  • «De él»: Así como la salvación la recibimos por fe, del mismo modo la santificación también tenemos que recibirla por fe (no gracias a nuestros esfuerzos).
  • «Por él». Solo por medio del Espíritu Santo podemos vivir en santidad, en victoria. Es decir, debemos depender del Espíritu de Dios, para que él haga en nosotros, lo que nosotros no podemos hacer.
  • «Para él». Toda nuestra vida tiene que ser para Dios; porque, el propósito eterno de Dios es que todo comience en él, sea por él y sea para él.

3 – «A él sea la gloria por los siglos. Amén». Si todo lo recibimos de Dios, es justo que le demos la gloria por todo lo que él nos da.

4 – «Que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo». En el libro de Romanos, Pablo presenta en dos oportunidades el tema de «presentar», de «consagrar», todo nuestro ser a Dios (y en los dos casos, usa la misma palabra):

a – Consagración inicial. Luego de ver que juntamente con Cristo hemos muerto al pecado; y que, juntamente con él hemos resucitado, debemos presentar, consagrar la nueva vida que tenemos en Jesucristo, para vivir en santidad (Ro 6:13, 19). Esto, por supuesto, no es consagración de la vieja naturaleza; ni tampoco es consagrarnos para ser misioneros, evangelistas, etc. Es sencillamente, entregar toda nuestra vida para vivir en santidad.

Ahora que estamos en Cristo, por un acto de fe, en oración, le entregamos al Señor todo nuestro ser, para que su vida se manifieste en nosotros.

La consagración es fundamental en nuestra vida cristiana. Muchos aceptan a Jesucristo en sus corazones, pero no entregan todo su ser, no consagran toda su vida. Viven con un pie en el camino del Señor, y con el otro pie fuera de ese camino. Por eso, sabiendo que hemos muerto y resucitado, debemos consagrar toda nuestra vida al Señor.

b – Consagración continua. Pero, no solo debemos quedarnos con la consagración inicial. Diariamente debemos consagrarnos al Señor; es decir, diariamente debemos volver a poner nuestra vida en el altar, para que la presencia de Dios se manifieste en nosotros.

Es importante ver que, en el resumen final de todo el mensaje de Dios (Ro 1-11), y antes de comenzar la parte práctica (Ro 12-16), en Ro 12:1 Dios vuelve a hablarnos de volver a consagrarnos; porque, antes de comenzar nuestras tareas diarias, lo primero que tenemos que hacer es consagrarnos, ponernos sobre el altar, reconocer que hemos muerto y que ahora dependemos, para todo, del Espíritu Santo. Esto es vivir: «De él, y por él, y para él».

Todo esto es muy importante porque, durante el día se nos pueden presentar situaciones en las que, por ejemplo, frente a una nueva tentación tratemos de cumplir la ley; y al hacerlo, le estaremos dando lugar a que la vieja naturaleza se manifieste otra vez en nosotros. Por eso, en casos así, en vez de esforzarnos por cumplir la ley, tenemos que volver a  ponernos sobre el altar, entregarnos totalmente al cuidado de Dios; para que el Espíritu Santo se encargue de la situación.

Es muy interesante que, si bien en Ro 6:13, 19 se nos dice que tenemos que presentarnos, consagrarnos; no se nos enseña cómo debemos hacer esto en la práctica. Por eso, en Ro 12:1 se nos revela cómo debe ser nuestra presentación: poniéndonos sobre el altar de Dios.

Así como en la antigüedad el sacrificio muerto era puesto sobre el altar, del mismo modo nosotros debemos ponernos sobre el altar, pero como sacrificio vivo.

En la práctica, esto es morir al yo para que, por medio del Espíritu Santo, viva Jesucristo en nosotros; tal como dijo Pablo: «Ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí» (Gá 2:20).

En última instancia, todo esto es depender de Jesucristo y depender del Espíritu Santo, para todo; y vivir en continuo estado de consagración sobre el altar.

Capítulo 30

LA RESTAURACIÓN

DEL NUEVO PACTO – 1

Estamos a las puertas de un nuevo y gran avivamiento, tal como Dios lo anunció cuando declaró que, en los últimos días el Espíritu Santo será derramado sobre toda carne (Hch 2:17). El vino nuevo del Espíritu Santo va a ser derramado en odres nuevos (Mt 9:17); es decir, en creyentes que vivan buscando al Señor, que quieran más de él. Por esta razón, es necesario conocer el nuevo pacto (NP), porque el Espíritu Santo será derramado en relación con el NP.

Así como el Espíritu Santo fue derramado en Pentecostés, para que los creyentes pudieran vivir el NP; del mismo modo, en los próximos días, el Espíritu Santo volverá a ser derramado para que los creyentes podamos vivir en plenitud el NP.

Pero, ¿Qué es un pacto divino? Un pacto divino es un acuerdo, es una promesa, hecha por Dios, con un juramento.

A – EL NP EN LA HISTORIA

1 – Religiones. Antes de ver el NP, pensemos: ¿Por qué Dios estableció el Antiguo Pacto (AP) por medio de Moisés? El AP fue dado por Dios a los judíos, para mostrarles que, por más esfuerzos que haga el hombre, jamás puede llegar a agradar a Dios; porque el hombre es pecador, y porque ninguna buena obra puede borrar los pecados cometidos; y nadie entrará en el cielo con pecados; porque, Dios no va a permitir que la santidad del cielo se contamine con pecados. Solo Dios puede perdonar nuestros pecados y borrarlos, por medio de la fe en que Jesús murió por nosotros en la cruz. Es decir, la base del perdón está en la fe, y no en las buenas obras que nosotros podamos hacer.

Todas las religiones tienen como base la creencia de que, haciendo buenas obras se llega al cielo. Por eso Dios interrumpió la construcción de la Torre de Babel; porque ellos querían edificar “Una torre, cuya cúspide llegue al cielo” (Gn 11:4). Es decir, ellos querían llegar a Dios por medio de sus obras. Para mostrar al hombre que, por medio de las religiones, por medio de las buenas obras, nadie puede llegar al cielo, Dios entregó el AP; el cual, nadie pudo cumplir en su totalidad, en toda la historia.

2 – Los Diez Mandamientos. El AP estaba formado solamente por los Diez Mandamientos (10M).

  • “Y él estuvo allí con Jehová cuarenta días y cuarenta noches; no comió pan, ni bebió agua; y escribió en tablas las palabras del pacto, los diez mandamientos” (Ex 34:28).
  • “Y él os anunció su pacto, el cual os mandó poner por obra; los diez mandamientos, y los escribió en dos tablas de piedra” (Dt 4:13).
  • “Sucedió al fin de los cuarenta días y cuarenta noches, que Jehová me dio las dos tablas de piedra, las tablas del pacto (Dt 9:11).

 3 – “No añadió más”. Durante 40 días Moisés recibió el AP (los 10M); y luego de esto Dios no añadió más (Dt 5:22) a ese pacto. Es decir, todo el resto del Antiguo Testamento (AT) no es el AP. “Estas palabras habló Jehová a toda vuestra congregación en el monte, de en medio del fuego, de la nube y de la oscuridad, a gran voz; y no añadió más. Y las escribió en dos tablas de piedra, las cuales me dio a mí” (Dt 5:22).

4 – Fin. El AP, los 10M, fueron quebrantados en la época de Jeremías, antes de que algunos de los libros del AT fueran escritos. “No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová” (Jer 31:32).

5 – Nuevo pacto. Por causa de que los judíos invalidaron el pacto, Dios decidió hacer un NP.  “He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá” (Jer 31:31). Notemos que el NP sería hecho con la casa de Israel y con la casa de Judá. Jesús pertenecía a la tribu de Judá (Mt 1:2; Lc 3:33). Los cristianos somos incluidos en Jesucristo. Por tanto, los beneficios del NP son también para nosotros.

6 – ¿Cuál es el NP?. Leemos en el libro de Jeremías: Este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado” (Jer 31:33-34). En la actualidad conocemos a Dios por medio de la iluminación y la revelación que nos da el Espíritu Santo, que habita en nuestro interior.

7 – Salvación. El NP fue hecho para revelar que Dios está siempre dispuesto a salvar al ser humano por gracia, es decir, por favor inmerecido.     [Gracia. Véase 1]

  • 1) Dios ha revelado el secreto del NP: su gracia, su amor que restaura al caído.
  • – 2) El NP es la cuerda de salvación que Dios tira desde el cielo a toda persona en peligro de muerte. Solo los que se aferren a ella se salvan (con el AP se terminaba en: “¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?” (Ro 7:24).
  • – 3) El NP es la mano del Señor que desciende para salvar al pecador.
  • 4) En el NP el Espíritu Santo desciende a socorrer al caído, y lo restaura a la gracia de Dios.

En síntesis, ¿Qué es el NP? El NP es vivir por la fe.

  • Así como en la época de Lutero Dios restauró la verdad de la salvación por fe (“El justo por la fe vivirá”; Ro 1:17);
  • del mismo modo, Dios está restaurando en nuestros días la verdad del NP, la verdad de que, la vida cristiana se vive por la fe; dependiendo para todo del Espíritu Santo.

8 – Pentecostés. Es muy importante tener en cuenta que, tanto el AP, como el NP, fueron dados por Dios ¡exactamente en la misma fecha!, en Pentecostés; para que veamos que,

  • así como 50 días después de la primera pascua, en el monte Sinaí, Dios entregó la ley de Moisés; [Pentecostés. Véase 2]
  • del mismo modo; 50 días después de la pascua y de la resurrección de Jesucristo, en Jerusalén, Dios entregó la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús (Ro 8:2).

9 – Revelación. ¿Por qué el NP es tan poco conocido? El NP es muy poco conocido porque depende de la revelación, de la iluminación del Espíritu Santo. Esto nos enseña que, para comprender el NP tenemos que ser auxiliados por el Espíritu Santo.

 B – DIFERENCIAS ENTRE EL AP Y EL NP

  EL ANTIGUO PACTO EL NUEVO PACTO
Pacto 1 – El AP está basado en: Los 10M (Ex 20:1-17).

 

 

 

 

1 – El NP: “Este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo” (Jer 31:33).
La ley 1 – La ley de Moisés

El AP es parte de la ley de Dios (Ex 24:12); y forma parte del llamado “Libro del Pacto” (Ex 24:7); que explica y amplía los 10M.

2 – La ley es externa, visible.

3 – El AP: Es la ley en tablas.

1 – La ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús (Ro 8:2); la ley de Cristo.

La ley de Cristo está formada por las enseñanzas de Jesús, y las de los apóstoles.

2 – La ley es interna, invisible.

3 – El NP: Es la ley en el corazón.

Nombre Pacto de obras. Pacto de gracia.
Ley – Gracia La ley demanda: Haz esto y vivirás. “Bien has respondido; haz esto, y vivirás” (Lc 10:25-28).

“La ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo” (Jn 1:17).

La gracia provee. Vive y haz.

La gracia (favor inmerecido): Es el nuevo orden que comienza con Jesucristo.

“No estáis bajo la ley, sino bajo la gracia” (Ro 6:14).

Basada en: Leyes externas. Vida Interna: El Espíritu Santo.
Dada en:

 

 

1 – Pentecostés: 50 días después de la pascua (muerte del cordero pascual), después de la salida de Egipto.

2 – Ese día fue promulgado el AP.

Promulgar: Publicación oficial de una ley por el jefe de un estado.

Pentecostés” viene de una palabra griega que significa: “quincuagésimo”; es decir, cincuenta (se sobreentiende, día). Es decir, el día 50.

1 – Pentecostés: 50 días después de la pascua (resurrección de Jesucristo).

 

 

2 – Ese día fue promulgado el NP; porque Dios derramó la promesa del Espíritu:  Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra” (Ez 36:27).

Lugar En el monte Sinaí, en Horeb (Ex 19:11, 18; Dt 5:2). Sinaí y Horeb son dos cimas de la misma montaña. En el monte de Sion (Heb 12:22), o monte de Jerusalén (Is 66.20).
Fuego Dios descendió en fuego (Ex 19:18). El monte ardía en fuego (Dt 5:23). Dios descendió, y sobre los discípulos se vieron lenguas de fuego (Hch 2:3).
Escrita 1 – Por el dedo de Dios (Ex 31:18).

2 – En tablas de piedra (Ex 24:12). (2 Co 3:7).

1 – Por el Espíritu Santo (2 Co 3:3).

2 – En la mente (Heb 10:16); y en el corazón (Jer 31:33).

Es para… Judíos (Dt 4:1, 8; 5:1-3). Todos. “Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare” (Hch 2:39).
Duración del pacto Desde Moisés y hasta la cruz (Gá 3:17-18; Lc 24:44-47). Desde la cruz y continúa (Heb 9:15-17).
Mediador (entre Dios y los hombres). 1 – Moisés (Ex 20:19; Dt 5:5; Gá 3:19).

2 – Antes, el mediador fue un hombre.

1 – Jesucristo (1 Tim 2:5; Heb 9:15; 12:24)

2 – Ahora, el Mediador es Dios-Hombre.

Al ser Jesucristo nuestro mediador: 1) Como Rey, da órdenes; 2) Como Sacerdote, intercede; 3) Como Profeta: nos anuncia el mensaje de Dios.

Verdadero Es sombra del verdadero (Heb 10:1; 9:24; Col 2:16-17). Es el verdadero (Heb 8:1-2; Col 2:16-17).
Sangre El AP fue establecido con sangre de animales: “He aquí la sangre del pacto” (Ex 24:8; Heb 9:18-20). El NP fue instituido con la sangre de Jesús: “Esto es mi sangre del nuevo pacto” (Mt 26:28; Heb 9:13-15).
Muerte – Nacimiento El día en el que el pueblo recibió la ley en tablas, 3000 murieron (Ex 32:17). El día en el que el pueblo de Dios recibió la ley del Espíritu, 3000 nacieron (Hch 2:41).
Obras – Fe El hombre tenía que esforzarse para cumplir la ley. Dios cumple la ley en nosotros, por medio del Espíritu Santo, si tenemos fe.  Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra” (Ez 36:27).
Salvación La salvación por medio de las obras es imposible (Gá 2:16; 3:10-12; Ef 2:8-9). La salvación es por fe en Jesucristo (Jn 3:16; Ro 3:21-31).
Pecados Los pecados eran cubiertos, pero no quitados (Heb 10:4, 11), cuando  el cordero del sacrificio moría en lugar de ellos. Los pecados son quitadosborrados, perdonados, cuando creemos que, Jesucristo, el Cordero de Dios, murió en nuestro lugar (Heb 9:26).
Muerte En el AP, el cordero moría por su pastor En el NP muere el Pastor por los corderos.
Bendición La bendición la recibirían si lograban cumplir la ley. La bendición la recibimos gracias a lo que Jesús hizo por nosotros.
Fundamento El fundamento del AP eran leyes externas El fundamento del NP es una Vida interna (el Espíritu Santo).
La ley da:  El derecho.

Los judíos tenían el derecho (la ley) pero no tenían el poder.

El derecho y el poder.

Los cristianos tenemos el derecho (la ley); y el poder (el Espíritu Santo.

Orden – Promesas Dios les dijo qué era lo que ellos tenían que hacer.

Ejemplo: “No robarás”.

Dios nos promete que nos ayudará.

Ejemplo: Te prometo que “no robarás”.

Agradar a Dios La ley fue dada para revelar que el hombre no puede agradar a Dios. La ley del Espíritu nos fue dada por Dios para que el hombre pueda agradar a Dios.
Guía La ley les guiaba a lo que ellos tenían que hacer. La ley del Espíritu de vida (es decir, el Espíritu Santo) nos guía a lo que tenemos que hacer.
Obediencia – Fe 1 – El VP estaba formado por leyes que había que obedecer.

2 –”No harás – harás”.

3 – La obediencia era una condición para recibir bendición.

4 – Ellos tenían que obedecer para ser salvos.

1 – El NP se basa en tener fe en el Espíritu Santo en todos los problemas.

2 – ¨Yo haré que andéis”.

3 – La obediencia es el resultado de la bendición.

 

4 – Nosotros obedecemos porque somos salvos.

Depende de… Depende del conocimiento. Es decir, sabiendo qué era lo que ellos tenían que hacer, trataban de hacerlo con sus propias fuerzas. Depende de la revelación. Es decir, al ver que nosotros no podemos vivir la vida cristiana con nuestras propias fuerzas, dependemos del Espíritu Santo.
Transforma-

ción

El AP trataba de transformar al hombre desde afuera. El NP trata de transformar al hombre desde adentro.
Perfección En “nada perfeccionó la ley” (Heb 7:19). No perfeccionó a nadie porque no podía transformar el interior del hombre. El NP es una “Mejor esperanza”  (Heb 7:19). Nos perfecciona por medio del Espíritu Santo.
Ministerio 1 – De muerte (2 Co 3:7).

 

2 – De condenación (2 Co 3:9).

3 – Fue glorioso (2 Co 3:7).

1 – De vida. El Espíritu vivifica (2 Co 3:6-8).

2 – De justificación (2 Co 3:9).

3 – Es más glorioso (2 Co 3:8-11).

Acercarse Al monte Sinaí:

“Porque no os habéis acercado al monte que se podía palpar, y que ardía en fuego, a la oscuridad, a las tinieblas y a la tempestad,  al sonido de la trompeta, y a la voz que hablaba, la cual los que la oyeron rogaron que no se les hablase más,  porque no podían soportar lo que se ordenaba: Si aun una bestia tocare el monte, será apedreada, o pasada con dardo; y tan terrible era lo que se veía, que Moisés dijo: Estoy espantado y temblando” (Heb 12:18-21).

Al monte Sion:

“Sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos,  a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel” (Heb 12:22-24).

 

C – LA LEY DEL ESPÍRITU DE VIDA

Hemos dicho que, el NP está basado en la ley del Espíritu de Vida, en Cristo Jesús (Ro 8:2). Pero, ¿Qué es esta ley? Dios había prometido: “Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón” (Jer 31:33); y “Pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra” (Ez 36:27).

Es decir, el poder para hacer la voluntad de Dios, no está en nosotros, sino en el Espíritu Santo; en el cual está la ley de Dios. O dicho de otra forma, el Espíritu Santo es la ley que nos dirige; siempre y cuando, con nuestra mente sintonicemos con el Espíritu, y no con la carne (Ro 8:6). O sea, si dependemos del Espíritu para todo; si andamos en el Espíritu, de ningún modo satisfaremos los deseos de la carne (Ga 5:16). Todo esto nos muestra que, el NP se basa en la fe; así como el AP se basaba en las obras.

D – IMPORTANCIA DEL NP

La importancia del NP es tremenda; ya que, solo viviendo el NP, es decir, solo dependiendo del Espíritu Santo, podremos agradar a Dios. Notemos que,

  • tanto la ley de Moisés, como la ley del Espíritu, fueron dadas por el Señor en Pentecostés; para que comprendamos que, la única forma de agradar a Dios es con el poder del Espíritu Santo.
  • Además, es tan importante este tema que, la iglesia dividió la Biblia en dos partes; AT y NT, o AP y NP.

El gran problema es que, si bien estamos en la época del NP, la mayoría de los creyentes viven tal como se vivía en el AP. Es decir, viven tratando de agradar a Dios con sus propias fuerzas.  Este fue el problema de Pablo en Ro 7. Pablo mostró su desesperación por no poder vivir correctamente la vida cristiana; al punto tal que llegó a exclamar: “¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?” (Ro 7:24). Pero luego, Pablo vio que la solución a su problema estaba en depender del Espíritu Santo; es decir, vivir el NP. Por eso, él dijo: “La ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte” (Ro 8:2).

Es importante entender que, en esta época en la que la maldad se ha multiplicado, no podremos resistir este gran ataque satánico, si continuamos viviendo la vida cristiana solo con nuestras propias fuerzas; y no con el poder de Dios. Por esa razón, en estos últimos días, antes de la segunda venida de Jesucristo, Dios está restaurando la verdad del NP; porque, solo dependiendo del Espíritu Santo podremos vivir en victoria, en santidad, llenos del Espíritu de Dios.

E – EL NP Y EL CRECIMIENTO DE LA IGLESIA

Así como el diablo logró tapar en la Edad Media que la salvación es por fe, del mismo modo tapó que toda la vida cristiana es también por fe (o sea, vivir el NP). Todas las religiones enfatizan las “obras”, el  esfuerzo humano. Fe implica: la acción de Dios. Si en el AP las exigencias eran muy grandes, ¿cómo podemos cumplir las demandas de Jesucristo, siendo que son aún más grandes? Por ejemplo: Amar a los enemigos. Dios ha hecho provisión por medio del NP. Pero dicha provisión es casi desconocida por la iglesia. Pocos han explicado este tema, siendo que es el más importante para el crecimiento de la iglesia. En cambio se enseñan programas y métodos humanos para edificar la iglesia.

 F – MINISTRAR EL NP

Los cristianos somos ministros del NP. La Biblia dice que Dios “Nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica” (2 Co 3:6).

Solo ministrando el NP ministraremos vida a los que nos escuchan. Por eso, es fundamental que todos los creyentes entendamos las diferencias entre el AP y el NP. Por lo general, al no conocerse las diferencias entre el AP y el NP, se ministra la ley; es decir, se enseña todo lo que los creyentes tienen que esforzarse por hacer (tal como se enseñaba en el AP) . Por eso, no hay mayor crecimiento en las congregaciones. Pero si les llevamos a tener fe en el Señor, a depender del Espíritu Santo, ellos crecerán en la vida cristiana.

Todo esto tiene que llevarnos a todos (tanto líderes, como pueblo en general), a conocer el NP, para que enseñemos la Biblia, conforme a lo que el Espíritu Santo está haciendo en el día de hoy. Por eso, Dios está restaurando el NP.

En esta época es de vital importancia que enseñemos a todos los creyentes a que ellos  ministren el NP; sabiendo que, todos los líderes han sido puestos por Dios para que perfeccionen a todos los creyentes, para que ellos realicen la obra del ministerio: “A fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo” (Ef 4:12).

Según la Epístola a los Hebreos, el NP en relación con el AP tiene: 1) Mejores cosas, 6:9 – 2) Mejor esperanza, 7:19 – 3) Mejor testamento, 7:22 – 4) Mejor pacto, 8:6 – 5) Mejores promesas, 8:6 – 6) Mejor sacrificio, 9:23 – 7) Mejor herencia,10:34 – 8) Mejor ciudad, 11:16 – 9) Mejor perfección, 11:40 – 10) Mejor sangre, 12:24.

G – ÉPOCA DE LA RESTAURACIÓN DEL NP

1 – Restauración. En el avivamiento que comenzó en la República Argentina, en 1967, Dios restauró en medio nuestro varias verdades espirituales, como por ejemplo: El señorío de Cristo, la unidad de la iglesia, el discipulado, etc. Nos reuníamos varios hermanos, y alguno de los líderes presentaba un tema sobre el que Dios le estaba inquietando. Luego, durante varios días se buscaba mayor iluminación sobre ese tema, hasta que la verdad era restaurada. Del mismo modo, ahora quiero compartir con ustedes una verdad que Dios está restaurando en la actualidad, para que todos busquemos mayor iluminación: Esta verdad es el NP.

2 – La señal de la edificación de Jerusalén. En Jer 31 la Biblia relaciona la época del NP con la época de la edificación de la ciudad de Jerusalén. ¿Por qué? Porque, si bien el NP comenzó en Pentecostés, durante muchos siglos (en la Edad Media), el conocimiento del NP se perdió; y en nuestros días, Dios está restaurando esta verdad gloriosa; restauración que coincide con la edificación de la ciudad de Jerusalén, en el orden exacto en el que Dios había anunciado. Esta restauración es parte de la restauración de todas las cosas; que ocurrirá antes de la segunda venida de Jesús (Hch 3:21).  Veamos cómo es esto.

Notemos que, en Jer 31:31 dice: He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto”. La misma expresión: “He aquí que vienen días, dice Jehová”, coincide con el versículo 38:

He aquí que vienen días, dice Jehová, en que la ciudad será edificada a Jehová, desde la torre de Hananeel hasta la puerta del Angulo. Y saldrá más allá el cordel de la medida delante de él sobre el collado de Gareb, y rodeará a Goa. Y todo el valle de los cuerpos muertos y de la ceniza, y todas las llanuras hasta el arroyo de Cedrón, hasta la esquina de la puerta de los caballos al oriente, será santo a Jehová; no será arrancada ni destruida más para siempre (Jer 31:38-40).

Según el texto recién citado, cuando la ciudad de Jerusalén sea edificada en la forma ya mencionada, nunca más será destruida; y esto coincide con la época actual, la época del gran regreso de los judíos a Israel; regreso mencionado en el resto del capítulo 31. Es de destacar que, si bien los judíos regresaron en varias oportunidades, Jerusalén fue destruida en el año 70.

En un capítulo anterior Jeremías ya había profetizado que los judíos regresarían a Israel, que la ciudad sería edificada, y que el templo sería levantado. “Así ha dicho Jehová: He aquí yo hago volver los cautivos de las tiendas de Jacob, y de sus tiendas tendré misericordia, y la ciudad será edificada sobre su colina, y el templo será asentado según su forma” (Jer 30:18). Las dos primeras partes de esta profecía ya se han cumplido exactamente hace unos pocos años; y ahora los judíos se están preparando para levantar el tercer templo en Jerusalén.

Es de destacar además, que en los versículos recién citados, la Biblia menciona el orden en el que sería edificada la ciudad de Jerusalén; y asombrosamente en ese orden exacto, de nueve lugares, fue edificada la ciudad de Jerusalén, desde unos años antes del 1900 (cuando todavía los judíos no habían regresado a Israel), y durante varias décadas después de ese año. Es de notar que, en esos años (entre 1517-1917), gobernaban en Israel los turcos otomanos que, por supuesto, no conocían nada de profecías bíblicas. ¿Cómo pudo saber Jeremías el orden exacto en el que sería edificada Jerusalén, profetizando cerca del año 600 a.C.? Evidentemente, Dios se lo reveló; porque, nadie podría haber imaginado que la ciudad de Jerusalén se habría de edificar en ese orden (Ver diagrama de la edificación en el libro: “La ciencia habla”, de Peter Stoner; quien fue quien estudió este cumplimiento profético asombroso). De paso, el cumplimiento de esta profecía, es una señal de la época mesiánica, la época de la segunda venida de Cristo.    [Peter. Véase 3]

Es muy importante tener en cuenta que, en la época en la que fue escrito Jer 31; y tal como se describe en este capítulo, y en Jer 29:1; muchos judíos habían sido llevados cautivos a Babilonia; pero Dios les prometió que ellos regresarían del cautiverio. Por supuesto que, esto habrá sido muy difícil de creer para los judíos. Por eso, Dios les dio su palabra de que así ocurriría (y así ocurrió; en la época de Zorobabel, de Esdras y de Nehemías). Pero, además de prometerles que regresarían, Dios les dijo que haría con ellos un NP (Jer 31:31), así como Dios pactó con los judíos cuando ellos salieron de la cautividad en Egipto (el AP; Jer 31:32);  y para darles una señal de que todo esto sería así, les dijo que, la ciudad de Jerusalén sería edificada de una forma muy especial (como nunca había sido edificada; Jer 31:38-40).). Lo notable es que, si bien hubo algunos regresos de judíos en la antigüedad, el gran regreso de ellos a Israel recién se ha dado en estos últimos años en los que nosotros vivimos; coincidentemente con la edificación de la ciudad de Jerusalén, en el orden exacto en el que Dios había prometido. Entonces, si hace unos años se cumplieron las dos profecías (la del gran regreso de los judíos a Israel, y la edificación de la ciudad de Jerusalén), también se cumplirá lo que Dios dijo sobre el NP. Quiere decir que, la época de la edificación de la ciudad de Jerusalén es la época de la restauración del NP. ¡Aleluya!

Todo esto implica que, tenemos que buscar que Dios nos ilumine, nos revele, la verdad del NP, para que esta verdad sea restaurada. Amén.

APÉNDICE

 PACTO Y TESTAMENTO

A – BIBLIA

  • Dios hizo un pacto con su pueblo: los 10M; en Horeb (Dt 5:2), en Sinaí (Gá 4:25). El AP estaba limitado solamente a los 10M.
  • La “Ley” (la Torá), comprendía todo el Pentateuco (los primeros cinco libros de la Biblia).
  • En consecuencia, el AT (los primeros 39 libros de la Biblia); NO es el AP (los 10M).
  • En la Biblia, en los primeros 39 libros, nunca se menciona la palabra “testamento”. Nunca la Biblia se refiere a esos 39 libros como “testamento.
  • Del mismo modo, tampoco el NT no es el NP.
  • Las palabras “AT” y “NT”, no aparecen en ninguno de los sagrados escritos en los que fue hecha la Biblia (Si aparecen como títulos puestos por los hombres).

B – TRADUCCIÓN

La palabra “pacto” en hebreo es “berith” o berit (“בְּרִית”,1285; alianza, pacto, convenio).

1 – En el AT. Cuando los judíos trataron de traducir “berith” al griego, en la Septuaginta (LXX, la traducción griega del AT), no encontraron ninguna palabra con que traducirla exactamente. Solo había dos palabras que contenían algo la idea de “berith”:     [Berith. Véase 4]

  • O ttaducir “diatheke” lo cual implicaba la idea de última voluntad; (“διαθήκη, ης, ἡ”, diathéké, 1242, testamento, pacto), entre dos seres, uno de los cuales recibe los beneficios.
  • O traducir “synthēkē” (alianza, acuerdo) lo cual significaba un acuerdo entre seres iguales. Pero los pactos bíblicos no son entre iguales; sino entre Dios y los hombres. Por eso, optaron traducir “berith” por diatheke, para indicar el aspecto soberano de los pactos en la Biblia.
  • Pero, es de notar que, un pacto está vigente desde el primer momento y no se puede cambiar; pero un testamento se puede cambiar en cualquier momento; y está vigente a partir de la muerte del testador.

2 – En el NT se siguió traduciendo diatheke, pero afirmando el concepto de pacto, no de testamento, salvo Heb 9:16-18 (aunque algunos no aceptan que en este caso se hable de testamento).

Citas bibliográficas:

1 – Gracia

  • Diferencias de la ley versus la gracia – Una Visión de lo Alto

2 – Pentecostés

  • Pentecostés – Israelitanp.blogspot.com.ar
  • Shavuot – A través de las Escrituras
  • Significado de la fiesta de Pentecostés – Haypazcondios.blogspot.com.ar
  • Pentecostés y Shavuot – Religionenlibertad.com
  • Pentecostés: fiesta judía y cristiana (Revalorizando el Antiguo Testamento II) – Formación bíblica
  • Shavuot – Es.wikipedia.org
  • Shavuot: La Fiesta de las Semanas – Ministerioluzalasnaciones.com
  • Pentecost, the second of the three great
  • La Fiesta de Pentecostés – Grace thru faith
  • La fiesta de Shavuot o Pentecostés – Desdeelmontedeefraim.org
  • Sobre este tema ver, además, la publicación “Pentecostés”, en este mismo blog.

3 – Peter

  • La ciencia habla (P, W, Stoner) – Scribd
  • Science Speaks, by Peter W. Stoner, Chapter 2, Prophetic Accuracy

4 – Berith

  • Terms for the Covenant by R.C. Sproul – Ligonier Ministries
  • Pacto o testament – com
  • Why we call them ‘testaments’ and not ‘wills’ – The Compas
  • Diatheke – Covenant or Testament? – Redeemerlutheranchurch.org

Capítulo 31

LA RESTAURACIÓN

DEL NUEVO PACTO – 2

¡Dios está restaurando en estos días la verdad gloriosa del nuevo pacto! Siendo que este tema es tan importante, es muy poco conocido en las congregaciones. Por eso, David Wilkerson dijo que, en todos sus años nunca escuchó a un maestro enseñar correctamente el significado del nuevo pacto (NP).     [David. Véase 1]

Eh estos días Dios quiere que busquemos la revelación y la iluminación, del Espíritu Santo; para que esta gran verdad sea restaurada; teniendo en cuenta que, en el gran derramamiento del Espíritu sobre toda carne que está por llegar, conforme a la promesa de Dios en Hch 2:17-18, el vino nuevo del Espíritu será derramado en odres nuevos, en creyentes que vivan el NP.

Dios declaró que, antes de la segunda venida de Cristo serán restauradas todas las cosas (Hch 3:21); y como esta venida está a las puertas, por eso Dios está restaurando la gloriosa verdad del NP.

El NP es prácticamente desconocido entre los creyentes. Es más, muchos confunden NP con Nuevo Testamento (NT). Por eso muchos viven en derrota espiritual; siendo que Jesús vino a traernos vida abundante.

A – ¿QUÉ ES EL NP?

1 – El NP es la promesa que Dios le ha hecho a su pueblo,

  • de bendecirle, por medio de la fe; y
  • de perdonar los pecados de todos los crean en Jesucristo.

2 – El NP es el acuerdo legal que Dios hace con su pueblo; por medio del cual, él se compromete a bendecirnos, por medio de Jesucristo; y nosotros, a creerle y a obedecerle.

3 – El NP es…

  • Es vivir por la fe en Jesucristo. «El justo por la fe vivirá» (Ro 1:17). El AP se basaba en la obediencia a la ley. Es decir, el NP es un pacto de gracia, no de ley.
  • Es entrar, por la fe, en el reposo de Dios. No tenemos que hacer ninguna obra para alcanzar el perdón de Dios. «Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas» (Heb 4:10).
  • Es ministerio de justificación; y no de condenación, como fue el AP (2 Co 3:9).
  • Es un «mejor pacto» (Heb 8:6). El AP fue simbólico (Heb 9:9). Todo lo que se hacía en el AP (sacrificios, rituales, ceremonias etc.) era figura, sombra, símbolo de la realidad, que es el NP; que tiene un mejor Mediador, mejor sangre, mejores promesas (el perdón de nuestros pecados y la vida eterna). Por el hecho de ser simbólico, el AP tenía «defectos» (Heb 8:7); no por estar mal hecho; sino porque era simbólico.
  • Es un «nuevo pacto» (Jer 31:31); es decir, no es el AP mejorado; sino que es totalmente nuevo, diferente al anterior. La diferencia la establece el hecho de que, el AP era símbólico; mientras que, el NP es la realidad (Jesucristo).
  • Es un pacto hecho con el pueblo de Dios: «Haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá» (Jer 31:31). Es decir, no es un pacto hecho con los gentiles. Pero, y entonces, ¿Por qué los que no somos judíos entramos a formar parte de este pacto? Los gentiles entramos a formar parte del NP porque estamos en Jesucristo (1 Co 1:30); y Jesucristo pertenecía a la tribu de Judá (Mt 1:2; Lc 3:33).
  • Es el evangelio, las buenas noticias, la gracia, la fe. [Nuevo. Véase 2]

B – ELEMENTOS DEL NP

¿Qué elementos forman parte del NP? El NP está formado por varios elementos, a saber:

1 – Promesas. En los primeros tiempos, Dios le prometió a Abraham que, por medio de su descendencia, serían bendecidas todas las familias de la tierra. «Serán benditas en ti todas las familias de la tierra» (Gn 12:3). Más tarde Dios reveló que, la bendición prometida viene por medio de Jesús, descendiente de Abraham. «A Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo» (Gá 3:16). Jesús, el Hijo de Dios, vino a este mundo para bendecirnos, muriendo por causa de nuestros pecados en la cruz; para perdonarnos y darnos la vida eterna. Jesucristo.

  • «Es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas» (Heb 8:6).
  • «Es mediador de un nuevo pacto para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna» (Heb 9:15).

Jesús murió para perdonar los pecados, tanto los del antiguo pacto (AP) , como los del NP. Esto implica que, los santos del AT serán arrebatados junto con los santos del NT, porque sus pecados han sido borrados por la sangre de Jesucristo. Quiere decir que, los santos del AT fueron perdonados gracias al sacrificio de Jesús.

2 – Fe. El AP que Dios hizo con su pueblo, es decir, los Diez Mandamientos (10 M) (Ex 20:1-17), estaba basado en todo lo que el pueblo tenía que hacer, para poder agradar a Dios. O sea, estaba fundamentado en las obras (Pacto de Obras). Pero el gran problema que enfrentaron los judíos fue el comprobar que, por más que se esforzaban, jamás podían cumplir con toda la ley. Entonces, la salvación en el AP no era por guardar la ley. Dios quería revelar la gran verdad de que, todos los seres humanos somos pecadores (Ro 3:20); y que, por más buenas obras que hagamos jamás podremos agradar a Dios; porque, las buenas obras no pueden borrar los pecados cometidos Por eso, Dios le mostró a su pueblo que, para ser perdonados, alguien tenía que morir por esos pecados, porque, «La paga del pecado es muerte» (Ro 6:23). Por esta razón, Dios les enseñó que tenían que sacrificar un cordero, para que muriera en lugar de ellos. Ese cordero sacrificado era simbólico de Jesús, el Cordero de Dios que murió en nuestro lugar (Jn 1:29). Solamente creyendo en Jesús somos perdonados por Dios. El NP es vivir por la fe en Jesucristo. Es decir, el NP es un Pacto de Gracia; contrariamente a lo que era el AP, el Pacto de Obras.

3 – Perdón. En el NP Dios nos perdona todos nuestros pecados por medio de la sangre de Jesús: «Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones» (Heb 10:17).

En el AP los pecados eran cubiertos, pero no quitados (Heb 10:4). En el NP los pecados son quitados, borrados, perdonados eternamente (Heb 9:26).

En la última cena Jesús tomó una copa y dijo: «Esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados» (Mt 26:28; remisión: perdón). Es interesante tener en cuenta que, estas palabras fueron dichas por Jesús en la noche de la Pascua, del 14 de Nisán, cuando los judíos recordaban el día de la liberación de la esclavitud en Egipto; y en ese mismo día Jesús derramó su sangre en la cruz en nuestro lugar, para librarnos a todos de la esclavitud satánica y perdonar todos nuestros pecados.

4 – Conocimiento. Dios prometió que, en el tiempo del NP: «No enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová» (Jer 31:34). En el AP, como no tenían el Espíritu Santo en sus corazones, no podían conocer a Dios realmente. Le conocían muy superficialmente, por lo que les era enseñado. Pero en el NP, al tener la Presencia de Dios en nuestros corazones, el Espíritu Santo nos lleva a conocer a Dios, por revelación; y por la iluminación de las Sagradas Escrituras.

5 – Ley. Dios había prometido en la antigüedad que, en el interior del ser humano él pondría su ley y su Espíritu Santo. Dios había declarado: 1) «Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón» (Jer 31:33); y 2) «Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos» (Ez 36:27). Y estas dos cosas se cumplieron en Pentecostés, cuando los creyentes recibieron el «el Espíritu Santo»; y se cumplen en nosotros, al recibir a Jesucristo en el corazón.

Es muy importante tener en cuenta que, ya que el Espíritu Santo es el autor de la ley de Dios; podemos decir que, el Espíritu Santo «es la ley de Dios» (la ley prometida en Jer 31:33: «Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón»). Entonces, la ley prometida en la antigüedad es: «La ley del Espíritu» (Ro 8:2). Saber esto es tremendo porque nos muestra que, para vivir la vida cristiana tenemos que depender del Espíritu Santo para todo. Por esta razón, cuando Pablo vio que no podía vivir la vida cristiana, aunque se esforzaba para poder cumplir los mandamientos (Ro 7), Dios le reveló que, su solución estaba en la ley del Espíritu; o sea, depender del Espíritu Santo, y no de sus propias fuerzas. ¡Aleluya!

6 – Paralelismo. Con respecto al día de la entrega de la ley de Dios, hay un paralelismo extraordinario entre el AP y el NP. Veamos:

  • Así como cincuenta días después de la pascua, y de la liberación de Egipto; en el monte Sinaí, Dios entregó su ley por medio de Moisés;
  • del mismo modo, muchos siglos después, y también, cincuenta días después de la pascua y de la resurrección de Jesucristo, en Pentecostés, en Jerusalén, el Espíritu Santo fue derramado; y en ese momento los creyentes recibieron el Espíritu Santo prometido; y en él, «La ley del Espíritu» (Ro 8:2).

7 – Esfuerzos. En el AP, los judíos tenían que esforzarse para poder cumplir con todos los mandamientos de la ley de Dios; pero nunca lo lograban. Por eso, ellos sabían que estaban bajo  maldición, porque la Biblia dice: «Pero acontecerá, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán» (Dt 28:15); y «Cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos» (Stg 2:10). Por eso, en su amor, Dios prometió por medio de Ezequiel:

«Pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos» (Ez 36:27).

Esto se cumple en la actualidad, ya que, desde nuestro interior, el Espíritu Santo nos indica qué es lo que tenemos que hacer, y nos da el poder para hacerlo. Por eso, en el NP, el cumplimiento de la voluntad de Dios depende del Espíritu Santo (si tenemos fe en él); no como en la antigüedad, que el cumplimiento del AP dependía del hombre.

8 – Desaparecer. Cuando la Biblia habla de un «NP», implica que el AP está pronto a desaparecer. «Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer» (Heb 8:13). ¡Y exactamente así ocurrió!; ya que, la Epístola a los Hebreos fue escrita un poco antes del año 70; año en el que la ciudad de Jerusalén y el templo fueron destruidos; y que, todas las ceremonias y el ritualismo del AP finalizaron.

Pero, a pesar de que el AP desapareció, durante toda la historia del cristianismo, siempre hubo legalistas (como los gálatas), que trataron de crear un sistema que unificara el AP con el NT; es decir, llegar a ser salvos por medio de la fe en Jesucristo, y tratar de vivir la vida cristiana por medio de las obras del AP. Es decir, vivían con un pie en el AP, y con el otro en el NP.

En una publicación anterior hemos mostrado que, el AP estaba basado solamente en los 10 M (Ex 34:28; Dt 4:13; 9:11); y que, luego de establecer ese pacto, Dios no le añadió nada más (Dt 5:22). Pero, si el AP estaba formado por los 10 M, ¿Por qué, entonces, la Biblia dice que el AP está próximo a «desaparecer»: «Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer» (Heb 8:13). ¿Qué es lo que está próximo a desaparecer? ¿Los 10 M? ¡No! El AP, los 10 M, fueron dados para que el hombre reconozca que es pecador; y que, jamás puede cumplir los 10 M. Pero, con la llegada del NP, desapareció esa forma de vivir tratando de cumplir la ley de Dios con nuestras propias fuerzas. El NP reveló que solo podemos agradar a Dios por medio de la fe, con el poder del Espíritu Santo. El AP estaba condenado a desaparecer por causa del fracaso del hombre, al no poder cumplir con ese pacto.

9 – Revelación. Una de las diferencias fundamentales entre el AP y el NP es que, el NP se basa en la revelación. Es decir, en el NP, el Espíritu Santo nos revela, nos ilumina las verdades bíblicas. Pero en el AP, al no tener el Espíritu Santo en su interior, no tenían revelación. Es como si tuvieran un velo delante de sus ojos que les impedía ver. Por eso Pablo dijo:

«Así que, teniendo tal esperanza, usamos de mucha franqueza;  y no como Moisés, que ponía un velo sobre su rostro, para que los hijos de Israel no fijaran la vista en el fin de aquello que había de ser abolido.  Pero el entendimiento de ellos se embotó; porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo no descubierto, el cual por Cristo es quitado. Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos. Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará» (2 Co 3:12-16).

Notemos atentamente que, Pablo dijo que Jesucristo quita ese «velo»; es decir, Jesús nos da revelación, abre nuestros ojos, nuestro entendimiento, nuestro corazón, para que podamos entender las verdades del NP. Veamos un ejemplo de esto: Cuando Jesucristo resucitó se encontró con sus discípulos; pero ellos no estaban seguros que él era verdaderamente Jesús. Entonces, él les habló lo que de él decían las Sagradas Escrituras del AP; y luego, les abrió el entendimiento para que pudieran comprender las Escrituras. Es decir, les dio revelación.

«Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras» (Lc 24:44-45).

Así como las Sagradas Escrituras del AT los discípulos las comprendieron por revelación, del mismo modo, nosotros debemos pedirle al Señor que nos dé revelación, para entender, para vivir y para enseñar las Sagradas Escrituras, tanto las del AP como las del NP.

10 – Aplicación. En la práctica, ¿Cómo se aplica el NP? En Gálatas, Pablo nos muestra cómo vivir en el NP. Veamos un ejemplo: Luego de explicar en el capítulo 4 que,

  • el AP es el pacto de la ley, de la esclavitud; y que
  • el NP es el pacto de la promesa, de la libertad (Gá 4:21-31);

Pablo exhorta a la iglesia diciendo: «Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud» (Gá 5:1); porque, si tratamos de justificarnos delante de Dios por medio del cumplimiento de las obras de la ley, caemos de la gracia (Gá 5:4).

Por eso, debemos andar en el Espíritu, es decir, vivir siendo guiados, dependiendo, del Espíritu Santo. Pablo dijo: «Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne» (Gá 5:16). Es decir: Andad en el Espíritu, y de ningún modo satisfaréis los deseos de la carne; ya que, en este texto, en griego, Pablo usa una doble negación «ou me» (οὐ μή), que significa: «no nunca» (οὐ, ou, ouk, ouch, 3756 – μή, mé, 3361); es decir, más que una orden, aquí hay una promesa: Dios nos promete que si andamos en el Espíritu, si dependemos del Espíritu Santo, de ningún modo viviremos en la carne; es decir, no pecaremos. ¡Aleluya!

¡Esta es la gloria del NP!, gloria que muchos creyentes no conocen; y que. al no conocerla, tratan de vivir en santidad con sus propias fuerzas; y terminan cayendo en la desesperación en la que cayó Pablo en Ro 7:24: «¡Miserable de mí».

Entonces, la vida victoriosa, la vida abundante, la santidad, depende de vivir dependiendo del Espíritu Santo. Esta es la razón principal por la cual Dios está restaurando en esta época la verdad del NP.

11 – Ministerio. La Biblia dice que, el AP era un «ministerio de muerte», y un «ministerio de condenación» (2 Co 3;7, 9); en tanto que, el AP es un «ministerio del espíritu», y un «ministerio de justificación» (2 Co 3;8, 9). ¿Por qué? Porque, «La letra mata, mas el espíritu vivifica» (2 Co 3;6). ¿Qué significa esto? Esto quiere decir que,

  • la letra, la ley de Moisés escrita con letras en tablas de piedra, mata, no perdona, Pero
  • el espíritu, el mensaje de Dios escrito en nuestro espíritu por el Espíritu Santo, nos vivifica, nos da vida, al perdonar.

El AP condenaba a muerte a los pecadores; en tanto que, el NP declara justo, perdonado, al pecador, y lo vivifica, dándole la vida eterna. Por eso, si bien el AP fue glorioso, el NP es mucho más glorioso (2 Co 3:9).

No obedecer la ley (el AP) llevaba a la muerte, pero al obedecer a Jesucristo, el Espíritu Santo nos vivifica, nos da vida eterna. Entonces, la diferencia fundamental entre el AP y el NP es que,

  • el AP se basaba en el hombre, en todo lo que tenía que hacer para cumplir con Dios; pero,
  • el NP se basa en el Espíritu Santo, en tener fe en que él nos dará el poder para hacer la voluntad de Dios.

Dios nos ha levantado como ministros del NP. ¿Qué significa esto? Esto significa:

a – que no tenemos que llevar al pueblo a que se esfuercen por cumplir los mandamientos (AP);

b – sino que tenemos que llevarles

  • a tener fe en el Señor en todas las áreas de la vida;
  • a que dependan del Espíritu Santo en todas sus necesidades; porque, la base del NP es la fe: «El justo por la fe vivirá» (Ro 1:17);
  • a que busquen que el Espíritu Santo les ilumine las Sagradas Escrituras, para vivirlas y enseñarlas.

CAPÍTULO 32

LA RESTAURACIÓN

DEL NUEVO PACTO – 3

EL NUEVO PACTO MATRIMONIAL

¡Llegó el tiempo de Dios! ¡Llegó el tiempo del arrebatamiento y del casamiento celestial entre Jesucristo y la iglesia! Por eso, ¡Es tiempo de prepararnos para las bodas!

En estos días Dios quiere restaurar el mensaje del nuevo pacto (NP) como «Nuevo Pacto Matrimonial».

Las verdades sobre el antiguo pacto (AP) y el NP como pactos matrimoniales, prácticamente, no se conocen. Los judíos entienden que el AP fue un pacto matrimonial. Pero la iglesia, en general, no conoce sobre este tema. Por eso, hay necesidad de restaurar esta verdad en relación con la segunda venida de Jesucristo; ya que:

  • si Jesucristo viene a buscar a la iglesia para las bodas;
  • si en la Biblia, Jesucristo se presenta como el «Esposo» que viene;
  • si la iglesia es la «Esposa»;
  • si Pablo dijo que Dios nos ha «desposado» (comprometido), entonces, hubo un desposorio (un compromiso); y
  • si hubo un desposorio, entonces hubo un pacto matrimonial.

Los judíos entienden claramente que la entrega de la Ley, la Torá, en Sinaí, fue un pacto matrimonial. En efecto, ese acontecimiento fue en el marco de un desposorio (un compromiso); pero, ¿Cuál es el NP matrimonial entre Jesucristo y la iglesia?     [Matrimonial. Véase 1]

 A – LOS PACTOS DIVINOS

1 –