El bautismo en el Espíritu Santo – 2

Estamos viviendo en la época anterior a la segunda venida de Jesucristo, en los días en los que el Señor dará el último y gran derramamiento del Espíritu, con el bautismo en el Espíritu Santo y el hablar en lenguas. Por esa razón, en estos días Dios está restaurando estas dos últimas verdades.

¿QUÉ ES EL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO?

1 – El bautismo en el Espíritu Santo (en adelante, BES)  es recibir el poder de Dios, que nos capacita para ser testigos. «Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos» (Hch 1:8).

2 – El BES es tener una mayor comunión con el Espíritu Santo (en adelante, ES). Es tener al ES «sobre nosotros». Por eso es que si no hay santidad, perdemos esa comunión con el Espíritu de Dios.

  • «La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén. (2 Co 13:14).
  • Comunión es: asociación, compañerismo, compartir algo, tener algo en común.

3 – El BES es una manifestación especial del ES. El Espíritu de Dios está en todo lugar y se manifiesta bajo ciertas circunstancias. Una de ellas es en el BES. Manifestar es hacer visible algo.

4 – El BES es una gran liberación. Es el momento en el que, el ES, contenido en nuestro espíritu, es liberado y fluye por nuestra alma. Por eso dijo Jesús: «de su interior» (desde el espíritu) «correrán ríos de agua viva».

  • «Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él» (Jn 7:37-39).

5 – El BES es la puerta de entrada a una vida llena del ES; es la entrada a lo sobrenatural de Dios.

6 – El BES es depender del ES. La clave para entender qué es el BES está en la palabra «bautismo». ¿Por qué a esta experiencia se le puso ese nombre? ¿Por qué no le pusieron el nombre de: «unción», por ejemplo; ya que, el BES es una unción? Para entender esto recordemos lo que dijo Juan el Bautista: «Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego» (Lc 3:16). Inspirado por el ES, Juan reveló que, la unción que Dios daría sería un «bautismo». Pero, ¿Qué entendían los judíos con la palabra bautismo? Veamos: Desde la época de Moisés, los judíos simbolizaban el fin de una etapa, y el comienzo de otra(muerte y resurrección), por medio de un bautismo; al cual ellos llamaban «teviláh»; baño ritual que ellos hacían entrando en las aguas de un «bautisterio», llamado por ellos «miqveh».

  • Bautizará: En griego: «βαπτισει». Palabra original: «βαπτίζω», baptizó, G907. Significado: Sumergir, bautizar. [Baptizó: Véase: 1]
  • Teviláh: La raíz de esta palabra es el hebreo: «טָבַל», taval, H2881. Significado: Inmersión, sumergir. Ver también: Tevila, tevilá, tevilah.     [Teviláh: Véase: 2]
  • Miqveh:  En hebreo: «מִקְוֶה», miqveh, H4723. Significado: Cuerpo de agua, inmersión ritual. Ver también: Mkvá, mikvé, mikveh, mikve.     [Miqveh: Véase: 3]
  • Sobre: «Bautismo», ver  Aquí

Por eso, los creyentes hebreos, al escribir la Biblia en griego, necesitaron buscar en ese idioma una palabra que simbolizara la costumbre judía de entrar en las aguas para esa experiencia ritual, de muerte y resurrección. La única palabra que encontraron en griego fue «baptizo» (bautismo), que significaba, para los griegos, la acción de meter algo en el agua (por ejemplo, una tela para teñirla). El problema está en que, el «baptizo» griego no tenía ningún significado espiritual. Pero, al entender que, para los fieles judíos el bautismo o «teviláh» simbolizaba la muerte y la resurrección, podemos comprender que, el BES es exactamente lo mismo; es decir: el BES,

  • es morir a una vida independiente de Dios, actuando con nuestras propias fuerzas;
  • para nacer a una nueva vida, dependiendo del ES.

Entender esto es revolucionario porque nos revela que, luego de recibir el BES tenemos que vivir dependiendo siempre del ES. Depender es recibir del Espíritu la guía, la dirección, el poder, etc. Esto nos revela que, si dejamos de depender de Dios, dejaremos de recibir el poder. Por esta razón, muchos que recibieron el BES, vieron luego que ese fuego se apagó.

7 – El BES es recibir la «promesa. Al recibir el BES recibimos:

  • La promesa del Padre (Hch 1:4, porque el Padre la prometió); y
  • La promesa del Espíritu (Hch 2:33,39, porque, Dios Padre la prometió por medio del ES).

¿Qué es lo que Dios había prometido? Veamos:

a – En Sinaí. Exactamente cincuenta días después de la Pascua y de la salida de Egipto, en el monte Sinaí, Dios hizo un pacto con su pueblo (el antiguo pacto); y les entregó la ley, los Diez Mandamientos. Entonces, los judíos trataron de cumplir la ley de Dios, pero vieron que, por más que se esforzaban nunca podían agradar al Señor. Muchos años después, Dios hizo un nuevo pacto con los judíos; y les prometió poner su ley en sus mentes y en sus corazones, y darles el ES para que ellos pudieran cumplir con su voluntad. Dios dijo:

  • «Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo» (Jr 31:33).
  • «Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra. Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres, y vosotros me seréis por pueblo, y yo seré a vosotros por Dios» (Ez 36:26-28).

 b – En Pentecostés. En cumplimiento de lo prometido, exactamente cincuenta días después de la Pascua y de la resurrección de Jesucristo, en el día de Pentecostés, Dios derramó el ES sobre su pueblo; les dio la ley del Espíritu (Ro 8:2), escribió su ley en su mente y corazón (Heb 8:10; 10:16); les bautizo con el ES (Hch 1:5; 2:4; y les dio el poder (Hch 1:8) para vivir conforme a la voluntad de Dios. Esto fue el cumplimiento de lo que Dios había prometido.

 c – Diferencias. Entonces,

  • En Sinaí: Dios les dio la ley, pero no el poder; y
  • En Pentecostés: Dios les dio la ley del Espíritu, y el BES; o sea, el poder para hacer la voluntad de Dios. Es decir, el BES es el poder que Dios nos da, para que podamos vivir de acuerdo con su voluntad. (Sobre: «Sinaí y Pentecostés», ver  Aquí )

Resumiendo todo esto podemos decir que, como los judíos veían que, por más que se esforzaban, no podían cumplir con la voluntad de Dios, entonces, el Señor les prometió darles el ES, darles su gran poder, para que pudieran cumplir con la ley de Dios; la cual estaría escrita en su mente y corazón, por medio del ES. En cumplimiento de esta promesa, en el día de Pentecostés Dios bautizó con el ES a los creyentes. Entonces,

  • el BES es el poder que el Señor nos da, para que podamos hacer su voluntad.
  • Esto incluye, por supuesto, recibir el poder de Dios para ser testigos.

8 – El BES es comparable a cruzar el río Jordán. En la Biblia, el río Jordán es simbólico del  BES. En ese río Jesús recibió la unción de poder (Mr 1:9-11). Luego de cruzar el río Jordán, los judíos entraron en la tierra prometida. Del mismo modo, luego de recibir el BES entramos en la tierra prometida espiritual: la promesa del Padre y la promesa del Espíritu.

Pero en la Biblia vemos que, después de cruzar el río Jordán y entrar en la tierra prometida, hubo judíos que no continuaron viviendo allí; sino que, regresaron, volvieron a cruzar el río Jordán, y se instalaron al otro lado de la tierra prometida, en el lugar de donde habían salido (Jos 22). Del mismo modo, algunos creyentes reciben el BES; pero luego, en vez de vivir dependiendo del ES, vuelven atrás; es decir, vuelven a vivir dependiendo de sí mismos, de sus propias fuerzas;  y en ellos no se manifiesta el poder de Dios.

RESTAURACIÓN

Estamos en los últimos días de la historia, los días anteriores a la segunda venida de Cristo. Por eso Dios está restaurando todas las verdades bíblicas, en cumplimiento de lo que él había anunciado cuando dijo, hablando de Jesucristo: «A quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo» (Hch 3:21). ¿Qué es lo que Dios quiere restaurar en estos días? Dios quiere:

1 – Restaurar el BES. En las primeras décadas del siglo XX, el mensaje del BES fue grandemente anunciado. Pero, lamentablemente, en estos últimos años este mensaje se ha ido dejando de lado. Por ejemplo:

  • El énfasis en el mensaje del BES ha decaído en las Asambleas de Dios en África.    [África. Véase 4]
  • El algunas iglesias pentecostales ya no enfatizan buscar la llenura del ES; dicen que no es necesario recibir el BES; y que ni siquiera recibir el ES para la salvación. [Énfasis. Véase 5]

Pero en estos días Dios está restaurando la importancia de este mensaje ya que, en esta época el Señor va dar el último y gran derramamiento del ES, con la consecuencia directa de recibir el BES. «Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños; y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán» (Hch 2:17-18). Por eso, ya que Dios va a derramar el ES en estos días, nosotros tenemos que anunciar la gloriosa verdad del BES, para colaborar con Dios en lo que él está haciendo. Es decir, tenemos que restaurar la importancia del BES.

2 – Restaurar el hablar en lenguas. Desde el día de Pentecostés, el hablar en lenguas (en adelante, HEL)  ha sido siempre la evidencia de haber recibido el BES. Pero, lamentablemente, siendo que las iglesias pentecostales comenzaron teniendo esta enseñanza como su fundamento, en la actualidad, muchos pentecostales no HEL; y lo que es más grave, en algunas congregaciones pentecostales no aceptan que el HEL sea la evidencia de haber recibido el BES.     [Lenguas. Véase 6]

Pero ahora, siendo que estamos en la época de la restauración de todas las cosas (Hch 3:21); y teniendo en cuenta que, en esta época Dios va a derramar en gran medida el ES en todo el mundo; por todo esto, Dios quiere restaurar el HEL en medio de su pueblo; porque al HEL el ES habla por medio nuestro, orando con sabiduría, comunicando lo que Dios quiere que sepamos, etc.

 GENERALIDADES SOBRE EL BES

1 – ¿Por qué no se enseña el BES? Hay varias razones. Por ejemplo:

Vergüenza. Algunos pastores no enseñan sobre este tema porque temen que, cuando las personas pasen a recibir el bautismo, no reciban nada; y ellos pasen vergüenza, al ser considerados como siervos de Dios sin poder. Pero, en este sentido, tenemos que tener en cuenta lo que Dios le dijo a uno de sus siervos: «Tu rol es anunciar el mensaje, así como lo hizo Pedro; el mío es derramar el ES sobre ellos».     [Vergüenza. Véase 7]     [Pedro. Véase 8]

Desilusión. Otra razón del por qué no se enseña el BES, está en la desilusión que experimentan algunos al ver que, luego de un tiempo de haber recibido esta unción, muchos no experimentan el poder de Dios. Pero el problema no está en el BES en sí; sino en que, estos hermanos no viven dependiendo del Espíritu luego de esta experiencia, y como consecuencia de ello, no tienen poder.

2 – Problemas

Carne. Algunos piensan que el BES aumentará el poder que ya tienen (en lo natural, en la «carne»). Pero Dios no nos da el poder del Espíritu para añadir poder a nuestra naturaleza carnal. Dios quiere revelarnos que, todo poder natural o carnal, no sirve para nada en su reino.

Cambios. Hay quienes enseñan que el BES es muy importante; pero como vemos que en ellos  no hay cambios, su testimonio queda desvirtuado. Los creyentes querrán tener el BES si ven que hay algo glorioso en nosotros.

Llenura. El hecho de haber recibido el BES no quiere decir que, a partir de ahora ya estamos siempre llenos del Espíritu. Por eso, en la Biblia vemos que, los que recibieron el BES en Pentecostés y fueron llenos del ES (Hch 2:4), un tiempo después volvieron a ser llenos del ES (Hch  4:31). Por eso, en Ef 5:18 se nos exhorta a ser llenos del ES continuamente.

El BES es la entrada a una nueva dimensión espiritual, la dimensión de estar llenos del Espíritu. Pero para eso, tenemos que estar bebiendo continuamente del Señor; porque, podemos haber estado llenos del ES ayer, pero no hoy.

Santificación. El BES no nos santifica instantáneamente, pero nos da un poder adicional para buscar esa santidad.

Evangelización.  Jesús dijo: «Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos» (Hch 1:8). Es importante esta relación: Poder para ser testigos. Este es el propósito de Dios. Mientras busquemos el poder para ser testigos recibiremos más  y más.

 3 – ¿Cómo recibir el BES?

Entregar: «Que presentéis v cuerpos» (Ro 12:1). Es decir, entregar todo nuestro ser a Dios.

Desear estar lleno del ES. «Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Sal 42:2).

Tener sed de Dios. «Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él» (Jn 7:37-39).

Estar limpio.  Podes abrir la canilla, pero si hay algo dentro de los caños, el agua no va a salir. ¿Te mostró Dios algo que tienes que dejar, es decir, arrepentirte?

Obedecer. «Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen» (Hch 5:32).

Don.  «Y recibiréis el don del Espíritu Santo» (Hch 2:38). El BES es un don, un regalo, no una recompensa por lo que somos o por todo lo que hemos hecho. Quiere decir que, no tengo que pensar que si soy más santo recibiré (como pago) el BES. El don se recibe por fe, no por obras.

Pedir y recibir.  Para tener el BES tenemos que pedir y recibir. El pedir tiene que ir acompañado del recibir. Jesús dijo: «El que pide recibe» (Mt 7:8). No dice: «El que pide recibirá» (futuro); sino «recibe» (presente). Quiere decir que, en el momento de pedir hay que estar recibiendo, por la fe. Es interesante tener en cuenta que, al leer «recibe», interpretamos «recibirá». Tenemos que creer que, en el momento de pedir, Dios ya nos está dando. Por lo tanto, tenemos que pedir y recibir, como dos caras de la misma moneda.

En este tema pasa exactamente como en el caso de la salvación:

  • 1) Jesucristo ya murió en la cruz, por lo tanto, la salvación ya está ofrecida. Sólo tenemos que recibirla por fe.
  • 2) El BES es el don de Dios para todos los creyentes. Por lo tanto, debemos recibirlo por fe.

4 – Imposición de manos para ministrar el BES

  • «Les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo» (Hch 8:17).
  1. «Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban» (Hch 19:6).

¿Quién puede imponer las manos? Cualquiera. Por ejemplo: Un discípulo como Ananías (Hch 9:10-17). No solo los apóstoles.

En el Nuevo Testamento vemos que, en algunos casos, los creyentes recibían el BES por medio de la imposición de manos. Pero, en otros casos, recibían sin ninguna imposición de manos. Por ejemplo, en Pentecostés (Hch 2:1-4), y en Cesarea (Hch 10:44). Esto nos revela que, podemos recibir el BES estando solos y en cualquier lugar (en nuestra casa, trabajando, etc.).

5 – Impedimentos

Incredulidad. «Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan» (Heb 11:6). Debemos creer que Dios galardona, recompensa, a los que le buscan.

Probar si es verdad o no. «No tentarás al Señor tu Dios» (Lc 4:12).

Temor. ¿Será de Dios?

Pecado. ¿Hay algún pecado en tu vida del cual no te has arrepentido?

Propósitos y objetivos inadecuados. A veces hay quienes no reciben el BES porque sus objetivos no son correctos: Por ejemplo: El orgullo: 1) De poseer el poder de Dios, para tener una gran congregación; 2) De presentarse como espiritual, porque recibió el BES.

Fortalezas mentales. Pensar:

  • Que «para recibir el BES hay que llegar a ser buenos». Pero la verdad es que, es por medio del ES que llegamos a hacer morir las obras de la carne (Ro 8:13).
  • Que «puedo ser lleno del ES sin HEL». Si bien esto es cierto, no es lo normal.
  • Que «las lenguas no son para esta época».
  • Que «las lenguas son para personas que no tienen educación, o para las que son emocionales.

Destruir fortalezas

  • A veces, no recibimos el BES porque en nosotros hay fortalezas mentales en contra de esta experiencia. Si esto es así, entonces, estudia el BES y el HEL. Luego, adora y agradece a Dios por lo que él te está ofreciendo.
  • Pero, si en ti hay fortalezas demoníacas (porque en el pasado estuviste en una secta, o en drogas, o participaste en juegos espiritistas, cosas que abrieron la puerta a un demonio, que ahora está impidiendo que vos recibas el BES); si esto es así, entonces, pide perdón; ordena a todo espíritu que pudiera haber en tu vida que salga, y pide al Señor que te dé el BES y el HEL, o sea, que llene tu vida.

6 – ¿Por qué algunos no lo reciben?

Desconocimiento. «La fe es por el oír y el oír por la palabra de Dios» (Ro 10:17). Algunos no reciben el BES por no saber qué bendiciones tenemos en Cristo.

Vaso limpio. Es decir, tenemos que arrepentirnos de todo pecado. «Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo» (Hch 2:38). Aquí pasa lo mismo que en el caso de la salvación: Si bien está ofrecida, algunos no la reciben porque no quieren abandonar sus pecados. Entonces,

  • el problema no está en Dios, a quien hay que rogarle que nos dé el BES; sino que
  • el problema está en nosotros, que no tenemos vasos limpios para recibir.

7 – Errores en cuanto a recibir el BES

Hay algunos errores muy comunes en cuanto a cómo se recibe el BES. Algunos creen que el BES se recibe gracias a:

 Buenas obras. No es así. Así como la salvación es por fe (no por obras), el BES también es por fe en la obra consumada de Jesús en la cruz. «Para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu» (Gá 3:14).

Santidad.  El BES no lo recibimos si hemos llegado a un cierto nivel de santidad. Al contrario, es por medio del BES que llegamos a la santidad.

Suplicar.  Algunos no reciben el BES porque entienden que, «tienen que suplicar» para recibir esta bendición. Pero la Biblia revela que, Jesucristo derramó la bendición prometida. Por lo tanto, el BES es una de las bendiciones que Dios nos ofrece. Por eso, es un regalo. Entonces, no es «si Dios quiere me lo dará». Dios ya ha revelado que él quiere dar el BES.

8 – Acusación

El diablo trata de que nos esforcemos para merecer el BES, sabiendo que no es por obras sino por fe. Nos insinúa estas mentiras:

Esfuerzo. «Si te esfuerzas tendrás poder». Este era el problema de los gálatas, a quien Pablo les dijo: «Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? » (Gá 3:2).

Miserable. «Eres un miserable, por eso Dios no te da poder». No es cierto. La sangre de Jesucristo te ha limpiado, y ahora eres un hijo de Dios.

9 – Evidencias de haber recibido el BES

Lenguas. La primera evidencia es el HEL, y no los frutos; porque, si así fuera, habría que esperar mucho tiempo hasta que aparecieran. En Pentecostés las personas se dieron cuenta enseguida de que habían recibido el BES porque hablaban en lenguas (Hch 2:11). Lo mismo sucedió con Pablo en Corinto (Hch 19:6). Quiere decir que, en la Biblia, la señal bíblica de que habían recibido el BES era el HEL.     (Sobre: «Lenguas», ver Aquí – 1  y   Aquí – 2 )

 

«Pero, voy a hablar yo».  Algunos cuestionan el HEL porque dicen: «Voy a hablar yo». Sí, así es, pero bajo la inspiración del ES. «Y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen».(Hch 2:4). Pero no hables en tu idioma. No se puede hablar en dos idiomas a la vez.

¿Por qué Dios eligió el HEL? Un neurocirujano ha declarado que, el cerebro está dominado por los centros del lenguaje. Entonces, al HEL, Dios controla el cerebro desde los centros del lenguaje. Quiere decir que, cuanto más HEL, más puede Dios gobernar nuestra vida. ¡Aleluya!     [Neurocirujano. Véase 9]

Por: Eduardo Pedro Saracchi, profesor de Teología; graduado en Teología Pastoral, en el Instituto Bíblico Buenos Aires, de la Alianza Cristiana y Misionera.

Iglesia Evangélica en Buenos Aires, República Argentina.

Todas las publicaciones

  1. Avivamiento en la República Argentina
  2. Profecía para el pueblo de Dios
  3. 50 aniversario de Comunidad Cristiana
  4. Cavando pozos de avivamiento
  5. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 1
  6. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 2
  7. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 3
  8. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 4
  9. Señales de la segunda venida de Jesucristo- 5
  10. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 6
  11. Señales de la segunda venida de Jesucristo -7
  12. Derramaré de mi Espíritu – 1
  13. Derramaré de mi Espíritu – 2
  14. La restauración de la gloria de Dios
  15. La importancia de la revelación
  16. La restauración del tabernáculo de David – 1
  17. La restauración del tabernáculo de David – 2
  18. Sobre esta roca edificaré mi iglesia
  19. El arrebatamiento de la iglesia
  20. El anticristo
  21. ¡Aquí viene el Esposo, salid a recibirle!
  22. Pentecostés
  23. El bautismo en el Espíritu Santo – 1
  24. El bautismo en el Espíritu Santo – 2
  25. El bautismo en el Espíritu Santo – 3
  26. Si alguno tiene sed, venga a mí y beba
  27. Restauración de la promesa del Espíritu – 1
  28. Restauración de la promesa del Espíritu – 2
  29. El hablar en lenguas – 1
  30. El hablar en lenguas – 2
  31. La restauración del fuego del Espíritu Santo
  32. Semana Santa
  33. Buscando la gloria de Dios
  34. Preparándonos para el casamiento celestial
  35. Restauración del nuevo pacto – 1
  36. Restauración del nuevo pacto – 2
  37. Restauración del nuevo pacto – 3
  38. Cielos abiertos
  39. Viene crisis y viene gloria
  40. La hora de su juicio ha llegado
  41. La cena de las bodas del Cordero
  42. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 1
  43. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 2
  44. El fuego de Dios desciende si el sacrificio está puesto sobre el altar
  45. La-señal de Jonás – 1
  46. La señal de Jonás – 2
  47. El último derramamiento del Espíritu Santo
  48. Viene el gran avivamiento mundial
  49. La restauración del testimonio de Dios
  50. Cristo es el todo y en todos
  51. Restauración de los dones y del fruto del Espíritu
  52. Restauración de la unción y la gloria
  53. Revelación del infierno
  54. Llamado a la oración
  55. Conocer a Jesucristo por medio de la revelación
  56. El descenso de la gloria de Dios – 1
  57. ¡Llegó el tiempo de Dios
  58. Laodicea la iglesia independiente
  59. La cobertura apostolica y el discipulado
  60. La Nueva Refprma Apostólica
  61. LLas puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia
  62. La restauracion del odre bíblico
  63. Haced en este valle muchos estanques
  64. El ejército de Dios
  65. El rio de Dios
  66. Jesucristo es el Mesías y el Señor
  67. Llevando el fuego del Espirítu Santo
  68. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 1
  69. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 2
  70. Profecias sobre el hundimiento del portaaviones USS Abraham Lincoln
  71. La restauración del acto de adoración de las ofrendas
  72. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Azusa
  73. Paradojas bíblicas
  74. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Gales
  75. El secreto de un gran avivamiento
  76. Conocer al Cristo Glorificado
  77. Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra
  78. La humillación y la exaltación de Cristo
  79. La preeminencia de Cristo
  80. En el principio era el Verbo
  81. La actitud de la iglesia frente al Coronavirus Covid-19
  82. La restauración del sacerdocio universal de los creyentes
  83. ¡El Rey ya viene!
  84. ¿Qué es lo que va a suceder en los próximos días?

Traductor de Google: Para poder traducir este blog a otros idiomas, el «Traductor de Google» (Translate this blog) está abajo, al final.

Derechos. Derechos de Autor © Copyright 2018 por Eduardo Pedro Saracchi. Todos los derechos reservados. Esta publicación es un capítulo del libro: «El último derramamiento del Espíritu Santo». Queda hecho el depósito legal que marca la ley 11723 de propiedad intelectual (Argentina), en la Dirección Nacional de Derechos de Autor. Se permite la reproducción parcial o total del contenido de esta publicación, con propósitos educativos y sin fines de lucro; sin necesidad de obtener permiso previo, con la condición de que el significado o contexto no sea cambiado ni alterado, y que se cite adecuadamente la fuente.

Citas bíblicas: Las citas bíblicas de esta publicación han sido tomadas de la Biblia, Versión Reina – Valera (Revisión de 1960, RVR1960) © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988. Utilizado con permiso. (Énfasis nuestro: Subrayados, negritas, aclaraciones, mayúsculas y cursivas añadidas).

Reconocimiento. Hacemos un reconocimiento de gratitud a dos grandes empresas editoriales:

  • A WordPress, por su amable permiso para editar esta publicación.
  • A Sociedades Bíblicas en América Latina, por su amable permiso para hacer citas bíblicas.

Abreviaturas de los libros de la Biblia

Génesis: Gn – Éxodo: Ex – Levítico: Lv – Números: Nm – Deuteronomio: Dt – Josué: Jos – Jueces: Jue – Rut: Rt – 1 Samuel: 1 S – 2 Samuel: 2 S – 1 Reyes: 1 R – 2 Reyes: 2 R – 1 Crónicas: 1 Cr – 2 Crónicas: 2 Cr – Esdras: Esd – Nehemías: Neh – Ester: Est – Job: Job – Salmos: Sal – Proverbios: Pr – Eclesiastés: Ec – Cantares: Cnt – Isaías: Is – Jeremías: Jer – Lamentaciones: Lm – Ezequiel: Ez – Daniel: Dn – Oseas: Os – Joel: Jl – Amós: Am – Abdías: Abd – Jonás: Jon – Miqueas: Miq – Nahúm: Nah – Habacuc: Hab – Sofonías: Sof – Hageo: Hg – Zacarías: Zac – Malaquías: Mal – Mateo: Mt – Marcos: Mr – Lucas: Lc – Juan: Jn – Hechos: Hch – Romanos: Ro – 1 Corintios: 1 Co – 2 Corintios: 2 Co – Gálatas: Gá – Efesios: Ef – Filipenses: Fil – Colosenses: Col – 1 Tesalonicenses: 1 Ts – 2 Tesalonicenses: 2 Ts – 1 Timoteo: 1 Ti – 2 Timoteo: 2 Ti – Tito: Tit – Filemón: Fln – Hebreos: Heb – Santiago: Stg – 1 Pedro: 1 P – 2 Pedro: 2 P – 1 Juan: 1 Jn – 2 Juan: 2 Jn – 3 Juan: 3 Jn – Judas: Jud – Apocalipsis: Ap

Citas bibliográficas

1 – Baptizó

  • Strong’s Greek: 907. βαπτίζω (baptizó) — to dip, sink – Biblehub.com
  • La tevilá en una mikvé «Inmersión en agua»
  • blogspot.com.ar
  • La Tevilah – Mikdashmeat.com

2 – Teviláh

  • Ritual washing in Judaism – wikipedia.org
  • Sabías que las primeras referencias escriturales sobre la teviláh están en el Libro de Génesis? Esto y más… – Facebook.com
  • Concordancia Hebreo de Strong: 2883. טָבַע (taba) – com
  • La Tevilah – Mikdashmeat.com
  • El concepto de la tevila – AMIJYY Kehila Congregación Jadesh Yameinu Yeshua
  • Tevilah | Curiosidades Bíblicas de Impacto – Curiosidadesbiblicasdeimpacto.wordpress.com
  • Tevilah y Bautismo – Anajnu.cl

3 – Miqveh

  • Ritual washing in Judaism – En.wikipedia.org
  • Concordancia Hebreo de Strong: 4723. מִקְוֶה (miqveh) – Bibliaparalela.com
  • Mikve – wikipedia.org
  • La Tevilah – Shalom820525.blogspot.com.ar
  • La Mikvá y la Senda Antigua – Saliendodelacaja.blogspot.com.ar
  • Mikveh – Cafetorah – Notícias de Israel – Cafetorah – Notícias de Israel

4 – África

  • Proclamación del Pentecostés – Decadeofpentecost.org

5 – Énfasis

  • Fe bíblica – Fe-biblica.blogspot.com

6 – Lenguas

  • Algo se está perdiendo – Pentecostalconservador.blogspot.com

7 – Vergüenza

  • Proclamación del Pentecostes.pdf – Scribd

8 – Pedro

  • El poder del Espíritu Santo y el crecimiento de la iglesia – Google Books

9 – Neurocirujano

  • Capítulo 5. Cómo recibir el bautismo en el Espíritu Santo – Blog de Gustavo Isbert
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close