Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 2

Las señales proféticas nos muestran que Jesucristo ya está por venir. Sabiendo esto, ¿Qué debemos hacer? ¿Subimos a una montaña, y allí esperamos, sentados, y con los brazos cruzados, el regreso del Señor, como algunos pensaron? ¡No! ¡Por supuesto que no! Hay varias cosas que la iglesia tiene que hacer en estos días.

A – PREPARAR EL CAMINO

La Biblia dice: Preparad camino al Señor, y se manifestará la gloria de Dios. «Voz que clama en el desierto: Preparad camino a Jehová; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios. Todo valle sea alzado, y bájese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo áspero se allane. Y se manifestará la gloria de Jehová, y toda carne juntamente la verá; porque la boca de Jehová ha hablado» (Is 40:3-5).

Cuando se prepara un camino en medio de las montañas, el que ingeniero civil que dirige la obra tiene que saber a qué lugar tiene que llegar, para poder construir el camino hacia esa dirección. Del mismo modo, ya que la iglesia tiene la misión de preparar el camino del Señor,  debe saber cuál es la meta a la que tiene que llegar.

Dicho de otra forma, ya que somos colaboradores de Dios, necesitamos saber: ¿Qué es lo que Dios quiere hacer  en estos días? En la Biblia vemos que, en los últimos días Dios hará varias cosas en este mundo; y que, entonces, nosotros tenemos que:

  • Preparar para el gran derramamiento del Esoíritu Santo.
  • Preparar para la restauración de todas las cosas.
  • Preparar para que la iglesia reciba la gloria postrera.
  • Preparar para la predicación mundial del evangelio.
  • Preparar para la gran cosecha.
  • Preparar a la iglesia para las bodas.

Preparad… y se manifestará la gloria de Dios. Esto responde a la pregunta que muchas veces se hace el pueblo del Señor: El avivamiento, ¿Depende de Dios o de los hombres? El avivamiento depende de Dios; pero él ha puesto principios espirituales que nosotros tenemos que cumplir, y uno de esos principios es: Preparar el camino del Señor. Es decir, la bendición de Dios desciende cuando nosotros preparamos el camino, cuando quitamos todo lo que está mal en nuestras vidas, y buscamos el rostro del Señor.

 B – EL TIEMPO

1 – Chronos y Kairos. En la Biblia hay dos palabras que son traducidas como «tiempo». Estas palabras son: Chronos y kairos. Pero hay una gran diferencia entre ellas: El chronos es el tiempo del hombre; pero el kairos es el tiempo de Dios.

  • Chronos (o cronos). En griego: «χρόνος», chronos, G5550. Es el tiempo cronológico, el tiempo que se mide en minutos, horas, días, meses, etc. En el lenguaje bíblico, es el tiempo de los hombres. Ejemplo: «Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo» [«χρονον»] (Heb 5:12). Cronos es el tiempo terrenal, medible.
  • Kairos. En griego: «καιρός», kairos, G2540. En el lenguaje bíblico, es «El tiempo de Dios»; el tiempo en el que él actúa. Ejemplo: «No conociste el tiempo  [«καιρον»]  de tu visitación» (Lc 19:44). El kairos es el tiempo celestial, que no se puede medir. En el lenguaje secular, es «El tiempo oportuno», «El tiempo adecuado» (por ejemplo, para levantar una cosecha).

2 – Importancia. Es de fundamental importancia conocer el tiempo de Dios. Moisés, por ejemplo, a los cuarenta años, sabía que Dios lo había elegido para liberar a su pueblo (Hch 7:25); y quiso empezar a cumplir la voluntad de Dios; pero fue rechazado por los judíos, porque no era el tiempo de Dios. Pero a los ochenta años el Señor lo llamó, y lo envió a liberar a su pueblo; y tuvo éxito, porque había llegado el tiempo de Dios (Hch 7:23-36).

Esto nos revela que, conociendo la voluntad de Dios para nuestras vidas, no debemos empujar puertas para que se abran; sino que, debemos esperar a que, en su tiempo, Dios las abra. Esto tiene que llevarnos a aprender a escuchar la voz de Dios.

3 – Principio espiritual. Hay un principio espiritual glorioso, y es el siguiente: Al conocer el tiempo de Dios oramos con fe; y entonces, Dios lleva a cabo su plan. «Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho» (1 Jn 5:14-15).

C – ¡LLEGÓ EL TIEMPO DE DIOS!

1 – Revelación. Sabemos que el retorno de Cristo está a las puertas porque, el Espíritu Santo dice a la iglesia: ¡Llegó el tiempo de Dios! [Sobre: «Profecías»,  ver Aquí ]

2 – Señales. Además, sabemos que llegó el tiempo de Dios, al ver el cumplimiento de señales proféticas, relacionadas con la segunda venida de Cristo. Jesús dijo: «Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca» (Lc 21:28). Es decir, cuando vean que las señales comienzan a cumplirse, entonces, vuestra redención, o sea, el momento del arrebatamiento, de la segunda venida, está cerca. [Sobre: «Señales», ver las publicaciones: «Señales de la segunda venida de Jesucristo», del 1 al 5, en este blog. Buscar aquí ]

D – ORGANIZAR GRUPOS DE ORACIÓN

1 – ¿Qué debemos hacer sabiendo que estamos viviendo en el tiempo de Dios, el tiempo del gran derramamiento del Espíritu Santo? Sabiendo esto, debemos hacer lo mismo que hizo la iglesia primitiva. Después de resucitar, y antes de irse a los cielos, Jesús les dijo a sus discípulos:

«Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días» (Hch 1:4-5).

Notemos lo siguiente: Jesús les reveló:

  • 1) El plan de Dios: Que el Espíritu Santo sería derramado sobre ellos.
  • 2) El tiempo de Dios: «Dentro de no muchos días».
  • 3) Lo que ellos tenían que hacer: Esperar. «Que esperasen».

Y en cumplimiento de esta orden, ellos esperaron juntos y en oración: «Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego» (Hch 1:14). Esto nos revela que, en la actualidad,

  • 1) Sabiendo el plan de Dios (que el Espíritu Santo será derramado); y
  • 2) sabiendo que llegó el tiempo de Dios;
  • 3) entonces, debemos esperar ese derramamiento juntos y en oración.

Es decir, en todos los pueblos tenemos que organizar grupos de oración para pedir por el último y gran avivamiento, antes del arrebatamiento de la iglesia, y del posterior gobierno del anticristo.

Es importante tener en cuenta que:

  • Saber que llegó el tiempo de Dios genera fe; y
  • entonces, así como la iglesia primitiva oró al saber que en ese tiempo el Señor les daría la promesa del Espíritu (Hch 1:4-5), nosotros también debemos orar pidiendo que Dios derrame nuevamente el Espíritu Santo.

2 – Avivamientos. ¿Por qué ocurrieron grandes avivamientos, en diferentes partes del mundo, a principios del siglo XX?

  • En 1904, en Gales, con el pastor Evan Roberts.
  • En 1904, en China, con los misioneros Jonatán y Gopod.
  • En 1906, en Norteamérica (Azusa); con el pastor William J. Seymour.
  • En 1909, en China, con el evangelista Jonathan Goforth.

La explicación de esto está en el hecho de que, en esa época, en varias naciones las iglesias se pusieron a orar sistemáticamente, y durante varios años, por un avivamiento. Por ejemplo:

  • En los Estados Unidos de Norteamérica, en 1898, centenares de personas oraban por un avivamiento.
  • En Australia, a principios del 1900, se formaron dos mil grupos de oración, con unos cuarenta mil creyentes, para pedir por un avivamiento.

Esto nos muestra que, ya que llegó el tiempo de Dios, debemos hacer lo mismo: Organizar grupos de oración, en los pueblos de todas las naciones, para pedir por el último y gran derramamiento del Espíritu Santo.     [Oración. Véase 1]

E – PEDIR LA LLUVIA TARDÍA

En la Biblia dice qué es lo que tenemos que hacer en esta época:

«Pedid a Jehová lluvia en la estación tardía. Jehová hará relámpagos, y os dará lluvia abundante, y hierba verde en el campo a cada uno» (Zac 10:1).

Ante todo, para entender este texto,  recordemos que, la lluvia temprana es la que cayó en Pentecostés; y la lluvia tardía es la que caerá antes de la segunda venida de Jesucristo; es decir, en estos días en los que estamos viviendo (Jl 2:23; Os 6:2-3; Stg 5:7). Por medio de Zacarías, Dios nos revela:

  • que cuando llegue la época de la segunda venida, la iglesia sabrá que ha llegado el tiempo de Dios, la época la de la lluvia tardía;
  • que, sabiendo esto, la iglesia debe orar para que Dios mande la lluvia tardía, es decir, el gran derramamiento del Espíritu Santo;
  • que en respuesta a este pedido, Dios enviará una lluvia abundante; y
  • que esta bendición descenderá sobre «cada uno»; o sea, sobre todos. Esto es lo mismo que dice Hch 2:17-18: «Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños; y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán».

Es de vital importancia tener en cuenta que:

  • si bien Dios anunció que, en los últimos días él derramará su Santo Espíritu;
  • también es cierto que, ese derramamiento está condicionado a que la iglesia pida por él.

Es decir, si no pedimos, no recibiremos. No podemos pensar que, «Si Dios dijo que él derramará el Espíritu Santo, entonces, esperemos a que, cuando él lo vea conveniente, lo derrame». ¿Por qué no podemos pensar así? No podemos pensar así porque, hay un principio espiritual en el reino de Dios, revelado en la Biblia, que establece que, cuando Dios quiere hacer algo en este mundo,

  • primero, él revela a sus siervos lo que quiere hacer (Am 3:7; Jer 29:10-14);
  • luego, espera que su pueblo ore por eso que él ha revelado (Dn 9:2-3); y
  • recién entonces, él obra (2 Cr 36:22-23).

Por eso, sabiendo que, llegó la época de la lluvia tardía, pidamos que esa lluvia caiga abundantemente sobre todos los pueblos.

Tengamos en cuenta que, en la historia de la iglesia, todos los avivamientos comenzaron por medio de la oración.

F – MULTIPLICACIÓN DE LA MALDAD

¿Por qué Dios determinó derramar su Santo Espíritu antes de la segunda venida de Jesucristo? Dios determinó esto por lo siguiente: Como él es eterno, él sabía qué es lo que sucedería en el futuro (en esta época en la que estamos viviendo).

Por eso, como Dios sabía

  • que en los últimos días de la historia la maldad se multiplicaría, y
  • que muchos cristianos no podrían resistir esa terrible maldad, y decaerían en su fe (Mt 24:12),

sabiendo todo esto, Dios determinó:

  • dar a su iglesia el más grande poder de la historia; el gran derramamiento del Espíritu Santo (Hch 2:17-18);
  • llenar a su pueblo con la mayor gloria jamás tenida por el pueblo del Señor (la gloria postrera; Hag 2:9); y
  • restaurar todas las cosas (Hch 3:21); es decir, restaurar los dones del Espíritu, las verdades bíblicas, etc.;

para que su pueblo tenga poder

  • para vivir en santidad, preparándose para las bodas del Cordero (Ap 19:7); y
  • para predicar el evangelio del reino de Dios en todas las naciones, antes del fin (Mt 24:14).

Por todo esto, ¡Pidamos al señor que Dios derrame el Espíritu Santo en todas las naciones! Sin la llenura del Espíritu Santo no podremos resistir la terrible maldad que, en estos días, se ha desencadenado en todo el mundo.

Por: Eduardo Pedro Saracchi, profesor de Teología; graduado en Teología Pastoral, en el Instituto Bíblico Buenos Aires, de la Alianza Cristiana y Misionera.

Iglesia Evangélica en Buenos Aires, República Argentina.

Todas las publicaciones

  1. Avivamiento en la República Argentina
  2. Profecía para el pueblo de Dios
  3. 50 aniversario de Comunidad Cristiana
  4. Cavando pozos de avivamiento
  5. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 1
  6. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 2
  7. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 3
  8. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 4
  9. Señales de la segunda venida de Jesucristo- 5
  10. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 6
  11. Señales de la segunda venida de Jesucristo -7
  12. Derramaré de mi Espíritu – 1
  13. Derramaré de mi Espíritu – 2
  14. La restauración de la gloria de Dios
  15. La importancia de la revelación
  16. La restauración del tabernáculo de David – 1
  17. La restauración del tabernáculo de David – 2
  18. Sobre esta roca edificaré mi iglesia
  19. El arrebatamiento de la iglesia
  20. El anticristo
  21. ¡Aquí viene el Esposo, salid a recibirle!
  22. Pentecostés
  23. El bautismo en el Espíritu Santo – 1
  24. El bautismo en el Espíritu Santo – 2
  25. El bautismo en el Espíritu Santo – 3
  26. Si alguno tiene sed, venga a mí y beba
  27. Restauración de la promesa del Espíritu – 1
  28. Restauración de la promesa del Espíritu – 2
  29. El hablar en lenguas – 1
  30. El hablar en lenguas – 2
  31. La restauración del fuego del Espíritu Santo
  32. Semana Santa
  33. Buscando la gloria de Dios
  34. Preparándonos para el casamiento celestial
  35. Restauración del nuevo pacto – 1
  36. Restauración del nuevo pacto – 2
  37. Restauración del nuevo pacto – 3
  38. Cielos abiertos
  39. Viene crisis y viene gloria
  40. La hora de su juicio ha llegado
  41. La cena de las bodas del Cordero
  42. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 1
  43. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 2
  44. El fuego de Dios desciende si el sacrificio está puesto sobre el altar
  45. La-señal de Jonás – 1
  46. La señal de Jonás – 2
  47. El último derramamiento del Espíritu Santo
  48. Viene el gran avivamiento mundial
  49. La restauración del testimonio de Dios
  50. Cristo es el todo y en todos
  51. Restauración de los dones y del fruto del Espíritu
  52. Restauración de la unción y la gloria
  53. Revelación del infierno
  54. Llamado a la oración
  55. Conocer a Jesucristo por medio de la revelación
  56. El descenso de la gloria de Dios – 1
  57. ¡Llegó el tiempo de Dios
  58. Laodicea la iglesia independiente
  59. La cobertura apostolica y el discipulado
  60. La Nueva Refprma Apostólica
  61. LLas puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia
  62. La restauracion del odre bíblico
  63. Haced en este valle muchos estanques
  64. El ejército de Dios
  65. El rio de Dios
  66. Jesucristo es el Mesías y el Señor
  67. Llevando el fuego del Espirítu Santo
  68. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 1
  69. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 2
  70. Profecias sobre el hundimiento del portaaviones USS Abraham Lincoln
  71. La restauración del acto de adoración de las ofrendas
  72. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Azusa
  73. Paradojas bíblicas
  74. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Gales
  75. El secreto de un gran avivamiento
  76. Conocer al Cristo Glorificado
  77. Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra
  78. La humillación y la exaltación de Cristo
  79. La preeminencia de Cristo
  80. En el principio era el Verbo
  81. La actitud de la iglesia frente al Coronavirus Covid-19
  82. La restauración del sacerdocio universal de los creyentes
  83. ¡El Rey ya viene!
  84. ¿Qué es lo que va a suceder en los próximos días?

Traductor de Google: Para poder traducir este blog a otros idiomas, el «Traductor de Google» (Translate this blog) está abajo, al final.

Derechos. Derechos de Autor © Copyright 2018 por Eduardo Pedro Saracchi. Todos los derechos reservados. Esta publicación es un capítulo del libro: «El último derramamiento del Espíritu Santo». Queda hecho el depósito legal que marca la ley 11723 de propiedad intelectual (Argentina), en la Dirección Nacional de Derechos de Autor. Se permite la reproducción parcial o total del contenido de esta publicación, con propósitos educativos y sin fines de lucro; sin necesidad de obtener permiso previo, con la condición de que el significado o contexto no sea cambiado ni alterado, y que se cite adecuadamente la fuente.

Citas bíblicas: Las citas bíblicas de esta publicación han sido tomadas de la Biblia, Versión Reina – Valera (Revisión de 1960, RVR1960) © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988. Utilizado con permiso. (Énfasis nuestro: Subrayados, negritas, aclaraciones, mayúsculas y cursivas añadidas).

Reconocimiento. Hacemos un reconocimiento de gratitud a dos grandes empresas editoriales:

  • A WordPress, por su amable permiso para editar esta publicación.
  • A Sociedades Bíblicas en América Latina, por su amable permiso para hacer citas bíblicas.

Abreviaturas de los libros de la Biblia

Génesis: Gn – Éxodo: Ex – Levítico: Lv – Números: Nm – Deuteronomio: Dt – Josué: Jos – Jueces: Jue – Rut: Rt – 1 Samuel: 1 S – 2 Samuel: 2 S – 1 Reyes: 1 R – 2 Reyes: 2 R – 1 Crónicas: 1 Cr – 2 Crónicas: 2 Cr – Esdras: Esd – Nehemías: Neh – Ester: Est – Job: Job – Salmos: Sal – Proverbios: Pr – Eclesiastés: Ec – Cantares: Cnt – Isaías: Is – Jeremías: Jer – Lamentaciones: Lm – Ezequiel: Ez – Daniel: Dn – Oseas: Os – Joel: Jl – Amós: Am – Abdías: Abd – Jonás: Jon – Miqueas: Miq – Nahúm: Nah – Habacuc: Hab – Sofonías: Sof – Hageo: Hg – Zacarías: Zac – Malaquías: Mal – Mateo: Mt – Marcos: Mr – Lucas: Lc – Juan: Jn – Hechos: Hch – Romanos: Ro – 1 Corintios: 1 Co – 2 Corintios: 2 Co – Gálatas: Gá – Efesios: Ef – Filipenses: Fil – Colosenses: Col – 1 Tesalonicenses: 1 Ts – 2 Tesalonicenses: 2 Ts – 1 Timoteo: 1 Ti – 2 Timoteo: 2 Ti – Tito: Tit – Filemón: Fln – Hebreos: Heb – Santiago: Stg – 1 Pedro: 1 P – 2 Pedro: 2 P – 1 Juan: 1 Jn – 2 Juan: 2 Jn – 3 Juan: 3 Jn – Judas: Jud – Apocalipsis: Ap

bíblicas.

 

Citas bibliográficas

1 – Oración

  • La Espada 11 Avivamiento – Espada.valera1909.com
  • Repara el altar del Señor que esta arruinado – Scribd
  • Evan Roberts – El Avivamiento de Gales – Grandes avivamientos – Diarios de avivamientos
  • El avivamiento de la calle Azusa – Impacto Evangelístico | Noticias Cristianas
  • Jonathan Goforth – Cuando el avivamiento llegó a China – Diarios de avivamientos
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close