Si alguno tiene sed, venga a mí y beba

¿Cuál es el gran secreto de la vida cristiana y de los avivamientos?

Para entender esto, veamos primeramente lo que dice la Biblia en el evangelio de Juan:

«En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado» (Jn 7:37-39).

Fuente. Algunos tratan de saciar la sed del alma con cosas materiales, como por ejemplo: vino, drogas, vacaciones, lujos, trabajo, deportes, espectáculos, etc. Pero el vacío interior en nuestro espíritu, solo se sacia con Dios mismo, en la persona de Jesucristo. Jesús enseñó sobre este tema al pasar por Samaria. Dice la Biblia que, estando cansado, Jesús se sentó junto al pozo de Jacob (Jn 4:6).     [Pozo: Véase: 1]

Vino entonces una mujer samaritana a sacar agua del pozo. Jesús le dijo:

«Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; más el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna» (Jn 4:13-14).

La samaritana no entendió esto de que, al beber el agua que Jesús nos da llegamos a tener una fuente de agua en nuestro interior.

Jesús explicó esto en la fiesta de los tabernáculos (o Sucot, sukot o sukkot).     [Tabernáculos: Véase: 2]

La peña de Horeb. En esa fiesta, la más importante de todas las fiestas judías, la presencia de Dios se manifestaba en medio de ellos con gran alegría; y los judíos recordaban que en el desierto habían bebido de la roca partida, de la roca herida milagrosamente, en Horeb (Ex 17:1-6; Nm 20:1-13).     [Peña: Véase: 3]

Esta peña ha sido encontrada. Es muy alta. Tiene más de 18 m de altura. La Biblia dice:

«Hendió las peñas en el desierto, y les dio a beber como de grandes abismos» (Sal 78:15).

¿Qué es «hendir»? Hendir es partir, pero de una forma especial: es cortar un cuerpo sólido haciendo una abertura estrecha y larga. ¡Y exactamente eso es lo que se puede ver en la peña de Horeb! Además, en esa peña se nota que, desde el centro, en su parte inferior, bajó una corriente de agua que provocó la erosión, el desgaste, de la roca por el roce del agua. Esto es muy notable teniendo en cuenta que, esa roca está en un desierto, en Arabia Saudita.

«He aquí que yo estaré delante de ti allí sobre la peña en Horeb; y golpearás la peña, y saldrán de ella aguas, y beberá el pueblo» (Ex 17:6).

Esa roca herida es símbolo de Jesús, herido en la cruz. De él ahora brota el río del Espíritu Santo. Pablo dijo que:

«y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo» (1 Co 10:4).

Estanque de Siloé.  Recordando aquel milagro, en el día más importante de la fiesta ellos sacaban agua del estanque de Siloé.     [Estanque: Véase: 4]

Pero, ¿Por qué sacaban agua del estanque de Siloé? Como en esa fiesta ellos recordaban que Dios les había dado aguas en el desierto, sacándola de la roca, entonces, ellos sacaban el agua del estanque de Siloé, el cual era alimentado por las aguas que salían de la roca en Gihón, y llegaban hasta el estanque por el túnel de Ezequías.

La procesión del agua. Para llevar a cabo esta tarea, un grupo de sacerdotes iba al estanque. Al llegar allí, el sumo sacerdote sacaba un poco de agua, con una jarra de oro. Luego volvían hacia el templo.

La procesión del viento. Mientras tanto, un segundo grupo de sacerdotes iba hacia el valle Motza, para cortar ramas de los sauces, las cuales tenían que tener más de 7 m. Seguidamente, volvían al templo, moviendo las ramas. Esto producía un sonido como del viento soplando. (En Hebreo, «viento» o «espíritu» es la misma palabra: «ר֫וּחַ», 7308, ruach; 7307, ruaj, ruah).

El traspasado. Al llegar a la ciudad las dos procesiones, la del agua y la del viento o espíritu, eran recibidas por un sacerdote, que luego los precedía en su viaje hacia el templo, tocando una flauta, que tenía varios agujeros. Por esta razón era llamada «El traspasado».     [Traspasado: Véase: 5]

Esto tiene un trasfondo espiritual muy grande ya que, Jesús es el Traspasado; porque fue traspasado en la cruz (Za 12:10; Jn 19:34, 37; Ap 1:7).

Las dos procesiones, la del agua y la del espíritu entraban al templo, guiadas por el «traspasado». El significado espiritual de todo esto es el siguiente: Guiados por Jesucristo, el «Traspasado», entramos al templo celestial, si hemos muerto al reino de las tinieblas, y si hemos nacido en el reino de Dios,

  • gracias a las aguas del bautismo; y
  • gracias al Espíritu

Por eso Jesús le dijo a Nicodemo:

«El que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios» (Jn 3:5).

Mayin (aguas). Al llegar al templo, los judíos cantaban la canción del Mayin, conforme a lo que está escrito en la Biblia, en Is 12:3. (Mishnah, Sucot 5:1).     [Mayin: Véase: 6]

«Sacaréis con gozo aguas de las fuentes de la salvación» (Is 12:3).

Yeshúa. Ellos habían cantado sobre las fuentes de la «Salvación» («יְשׁוּעָה»), palabra que en hebreo es «Yeshúa», y en español es «Jesús» (Isaías 12:3).     [Yeshúa: Véase: 7]

Antes del nacimiento de Jesús, el ángel del Señor le dijo a José que, el niño que nacería se llamaría Yeshúa (Jesús; Mt 1:21).

En Isaías 12:2, dice que:

  • «Dios es salvación»; o sea
  • «Dios es Yeshúa» (en hebreo); o sea,
  • «Yeshúa es Dios».
  • Como «Yeshúa» es Jesús: entonces «Jesús es Dios».

«Yeshúa» (Jesús) es una palabra abreviada de «Yehoshua», que significa: «Dios es Salvador», o «Dios es Salvación». Es decir, la fuente de la salvación, la fuente del agua de vida es  Dios, es Yeshúa, es Jesús.  Eso es lo que ellos cantaban sin entender.

Copa. Después de cantar que sacarían aguas de la fuente de la salvación, de Yeshúa (de Jesús), en el momento culminante de la ceremonia, el sumo sacerdote subía al gran altar (de unos 5 m de altura); y desde allá arriba derramaba el agua en una copa que estaba sobre el altar. Este momento era el más importante de la fiesta (Mishnah: Succah 5; Talmud: Sukkah 5:1a-­‐b).    [Derramamiento: Véase: 8]

La copa de plata tenía dos aberturas: una de entrada y otra de salida.

Después de muchos siglos, en el año 2014, los judíos restauraron la ceremonia principal de la fiesta de los tabernáculos; es decir, sacaron agua del estanque de Siloé, y la derramaron en una copa. En otra copa derramaron vino.     [Altar: Véase: 9]

Dios. Luego de que el sacerdote derramó el agua en la copa, estando todos los judíos presentes en silencio, de pronto, en medio de la fiesta, se levantó Jesús (conocido entre los judíos como Yeshúa) y les dijo:

«Si alguno tiene sed venga a mí y beba».

O sea, él les estaba diciendo: «Yo soy la Fuente de la salvación, yo soy Dios».

Notemos lo siguiente: ellos cantaban que el agua divina saldría de la fuente llamada «salvación» (o «Yeshúa»); y se sorprendieron al ver que Yeshúa (Jesús) les dijo: «Si alguno tiene sed venga a mí y beba». O sea, Jesús se presentó como la Fuente divina, como el Mesías esperado.

Además,

  • Ellos habían cantado que sacarían aguas de las fuentes de la salvación (o de Yeshúa).
  • Las fuentes de toda salvación están en Dios.
  • Entonces, ellos sacarían aguas de Dios, de Yeshúa;
  • tal como dice en Is 12:2: «Dios es salvación»; y en hebreo dice: «Dios es Yeshúa».
  • Y de pronto se levantó Yeshúa (Jesús);
  • y les dijo: «Si alguno tiene sed venga a mí y beba».
  • Es decir, él les estaba diciendo: «Yo soy la Fuente»; «Yo soy Dios».

Explicación. Luego Jesús les explicó qué era lo que ellos estaban viendo sin entender:

  • La copa representa a: «Los que creyeran en él», (todos los creyentes).
  • El agua que sale de la copa: «De su interior saldrán ríos de agua viva».
  • El agua que entra: «Esto dijo del Espíritu que habían de recibir».
  • ¿Cómo recibirían el agua? Bebiendo de Jesús: «Si alguno tiene sed, venga a mí y beba».
  • ¿Cuándo recibirían el agua? Cuando Jesús fuera glorificado: «Porque Jesús no había sido aún glorificado».

Pero cuando Jesús resucitó y fue glorificado derramó el Espíritu Santo.

«A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís» (Hch 2:32-33).

Se cumplió así esta profecía:

«Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne» (Hch 2:17).

Jesucristo derramó el Espíritu. Por lo tanto, Jesús es Dios.

Entonces, la imagen del sumo sacerdote derramando el agua en la copa, simboliza la vida cristiana:

  • Jesucristo es el Sumo Sacerdote que derrama el Espíritu Santo.
  • Nosotros somos las copas, que recibimos y damos el río del Espíritu.

Todo esto nos muestra que: Un cristiano

  • es una fuente de la cual brota la bendición; y
  • es una copa, que continuamente recibe y da el agua de vida.

Secreto

  • Aquí está el gran secreto de la vida cristiana: Para dar continuamente tenemos que recibir
  • Además, aquí está el secreto del fin de los avivamientos: Cuando dejaron de recibir de Dios, dejaron de dar en abundancia.

Pero, ¿Por qué razón los creyentes dejaron de recibir de Dios? Dejaron de recibir porque entendieron que, ya que tenían el Espíritu Santo, entonces, ya lo tenían todo. Por esa razón, dejaron de buscar a Dios, dejaron de recibir, dejaron de beber de Jesucristo y del Espíritu Santo.

Pero, si bien es cierto que, en la dimensión celestial, «en Cristo», lo tenemos todo; en la dimensión terrenal, tenemos que ejercer fe para recibir lo que ya tenemos en Cristo. Por ejemplo, si bien en Cristo estamos sanos; ya que, la Biblia dice que «Por su llaga fuimos nosotros curados» (Is 53:5); también es cierto que, en nuestra experiencia práctica podemos estar enfermos. Por eso, así como pedimos para recibir nuestra sanidad, del mismo modo debemos pedir por todas nuestras necesidades, para recibir lo que ya es nuestro en Cristo.

Los que dejaron de buscar a Dios, porque «ya tenían toda bendición», entendieron que, su misión era solamente «dar» lo que tenían a los pecadores; es decir, manifestar la presencia de Dios que ya tenían. Pero, en la práctica, ya que se desconectaron de la Fuente celestial, dejaron de recibir, y en consecuencia, la triste situación es que, dejaron de dar en abundancia; porque perdieron el avivamiento.

Pero, no tenemos que entristecernos porque, en estos días, el Señor está diciendo que:

  • ¡Dios está restaurando a la iglesia!
  • ¡Viene un gran avivamiento!
  • ¡Viene un gran mover del Espíritu Santo!

Es muy importante tener en cuenta que, el Señor está revelando que, antes del gran avivamiento, Dios está restaurando a la generación anterior. Esto es lo mismo que hizo Jesús cuando estuvo aquí en la tierra; ya que él declaró que había sido enviado a las ovejas perdidas de la casa de Israel (Mt 15:24). Luego de esto, el evangelio fue dado a todos los pueblos.

El Señor está restaurando:

  • a todos los que aceptaron a Jesucristo en sus corazones, y que ahora no se están congregando;
  • a los que experimentaron un avivamiento, y luego lo perdieron, etc.

Sabiendo que Dios está restaurando a su pueblo, y sabiendo, además, que muchos perdieron el avivamiento porque dejaron de buscar a Dios, entonces, en estos días, lo más importante que tenemos que hacer es volver a buscar al Señor.

Revelación. Dios quiere revelarnos que el Cristo glorificado es la Fuente:

  • la Fuente de todo en el universo;
  • la Fuente de todo lo que tú necesitas;
  • la Fuente del fuego de Dios, de la santidad, de la salvación, etc.

Símbolo: El derramamiento del agua en la copa es símbolo del derramamiento del Espíritu Santo; ya que, luego de que Jesús explicara qué es lo que ellos estaban viendo, Juan aclara:

«Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado» (Jn 7:39).

El río de Dios. Jesús reveló que, así como salía el agua de la copa, del interior de los que creyeran en él saldrían ríos de agua vida; o sea, saldrían diferentes corrientes del río de Dios. En este río

  • Dios Padre: es el origen.
  • Dios Hijo: es la fuente.
  • Dios Espíritu Santo: es el río.
  • Los creyentes: somos los canales.

Agua y vino. En el altar ponían dos copas: en una echaban agua y en la otra vino. Pero, ¿Por qué derramaban agua y vino sobre el altar? Derramaban agua y vino sobre el altar del templo, simbolizando la sangre de Jesús, que fue derramada sobre el altar de la cruz; porque, del costado de Jesús salió «sangre y agua». El vino representaba la sangre de Jesús.

«Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua» (Jn 19:34).

¿Por qué salió sangre y agua, y por qué en ese orden? Según la ciencia médica, al morir por rotura del corazón, la sangre sale y se acumula en el pericardio (la membrana que envuelve el corazón). Al quedar la sangre inmóvil, a los 15 minutos, más o menos, se separa en  1) coágulos (una masa formada por glóbulos rojos) y 2) Suero.

Como los glóbulos rojos son más pesados se acumulan en la parte de abajo del pericardio. Cuando la lanza rompió la parte de abajo del pericardio, lo primero que salieron fueron los glóbulos rojos (Por eso Juan dijo que salió «sangre»). Luego salió el suero sanguíneo, que es parecido al agua (Por eso Juan dijo que salió «agua»).

El «costado» en el que el soldado clavó la lanza es la pleura (Jn 19:34). ¿Por qué decimos que la lanza clavó la «pleura»? Porque la palabra traducida en la Biblia por «costado», en griego es «pleura» («πλευραν», pleura, 4125). ¿Qué es la pleura? La pleura es la «bolsa», la membrana que recubre a los pulmones. Es decir, la lanza atravesó primero la pleura (donde están los pulmones), y luego atravesó el pericardio (donde está el corazón).

Si salió sangre y agua, esto muestra que Jesús ya estaba muerto, por rotura del corazón.

Hay registros médicos que muestran que, cuando alguien muere por rotura del corazón, la sangre sale y se acumula en el pericardio, y al no tener movimiento se separa en: 1) coágulos (glóbulos rojos) y 2) suero.

En la fiesta de los tabernáculos se simbolizaba el derramamiento de la sangre y del agua sobre el altar de la cruz; por medio del derramamiento del vino y del agua en el altar del templo.

Como dice la Escritura. ¿A qué Escritura se refirió Jesús? A Ez 47:1-12.

«Me hizo volver luego a la entrada de la casa; y he aquí aguas que salían de debajo del umbral de la casa hacia el oriente; porque la fachada de la casa estaba al oriente, y las aguas descendían de debajo, hacia el lado derecho de la casa, al sur del altar» (vs. 1).

«Y me dijo: Estas aguas salen a la región del oriente, y descenderán al Arabá, y entrarán en el mar; y entradas en el mar, recibirán sanidad las aguas. Y toda alma viviente que nadare por dondequiera que entraren estos dos ríos, vivirá; y habrá muchísimos peces por haber entrado allá estas aguas, y recibirán sanidad; y vivirá todo lo que entrare en este río» (vs. 8-9).

Este pasaje es profético de lo que Dios haría luego del derramamiento del Espíritu Santo. En este texto vemos una corriente de agua que, comenzando en el altar, pasa luego por el umbral de la puerta, y se dirige luego, como un río cada vez más profundo, hacia el Mar Muerto; al cual, lo llena de peces.  Es decir, el río de Dios sale del templo, llevado por los creyentes; y da vida a las multitudes sin Cristo (el «umbral», en una puerta, es la parte inferior).

La figura del río saliendo del templo, es simbólica de lo que dijo Jesús cuándo declaró que, de los creyentes (los templos vivientes), saldrán ríos de agua viva.

Antes de Jesús.  Durante muchos siglos, el agua y el vino, caían del altar a una canaleta, llegaban al arroyo Cedrón; y de allí al Mar Muerto.

Después de Jesucristo. Pero luego de que Jesús derramó su sangre en la cruz, toda esta escena cambió. Sobre el altar de Dios estamos nosotros (las copas), que recibimos el agua del Espíritu Santo. Luego, al salir  caminando del templo, llevamos el agua a las multitudes.

Religión – Vida. Pero, ¿Por qué, en la antigüedad, el agua que bajaba desde el altar y llegaba hasta el Mar Muerto, no producía cambios en ese mar, y ahora sí? Esto es así porque, las ceremonias religiosas no da vida, pero el Espíritu Santo, sí.

En nuestros días, las aguas del río del Espíritu Santo llegarán a las multitudes, a ese «mar muerto», llevadas por los creyentes.

Diferencia.  Aquí está la diferencia entre el antiguo y el nuevo pacto, la diferencia entre un sistema religioso y la vida de Dios en nosotros.

En el nuevo pacto, los creyentes que están sobre el altar «las copas»), reciben de Jesucristo, nuestro gran Sumo Sacerdote, el agua del Espíritu Santo; y luego, saliendo del templo, llevan el agua  celestial a las multitudes sin Cristo, las cuales se vuelven a Dios.

El derramamiento del Espíritu Santo

1 – Copa. Notemos con atención que, el sumo sacerdote derramaba el agua en la copa que estaba sobre el altar. Esto nos muestra que, si queremos que Jesucristo, nuestro gran Sumo Sacerdote, derrame el Espíritu Santo sobre nosotros, tenemos que estar sobre el altar; es decir, tenemos que consagrarnos completamente; entregar todo nuestro ser a Dios; presentar nuestras vidas en el altar, tal como dice Ro 12:1.

2 – Explicación. Jesucristo dijo: «El que cree en mí… ríos de agua viva fluirán de su interior». Para que las multitudes reciban los ríos del Espíritu, fluyendo desde nuestro interior, tenemos que ir diariamente al altar (así como la copa estaba sobre el altar), para:

  • Consagrar nuestras vidas.
  • Recibir, beber el agua de vida «Si alguno tiene sed venga a mí y beba».
  • Dar, por medio de la fe, la bendición a las multitudes. «Ríos de agua viva fluirían de su interior».

3 – Fuente. Volviendo a lo que Jesús le dijo a la mujer samaritana:

«Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; más el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna» (Jn 4:13-14).

Vemos que aquí se trata del mismo tema de la copa; es decir: recibir, beber de Jesús; y dar el agua de vida a otros. O sea, Jesús está explicando aquí que,

  • si bebemos de las aguas de esta mundo (todo lo que el mundo ofrece), volveremos a tener sed («volverá a tener sed»); pero,
  • si bebemos de las aguas del Espíritu Santo que nos ofrece Jesucristo, no volveremos a tener sed de las aguas de este mundo, («no tendrá sed jamás»); pero,
  • para vivir así, tenemos que recibir de las aguas que nos da Jesucristo (del «agua que yo le daré»);
  • para, de esta forma, ser una «fuente» de aguas que bendicen a los que nos rodean («será en él una fuente de agua»).

Por supuesto que, cuando Jesús dijo que «no tendrá sed jamás», no se refiere a no tener nunca más sed de Dios, sino que, según el contexto, se refiere a no tener más sed de las cosas de este mundo («de esta agua»). Entonces, tiene que quedar muy en claro que, las palabras de Jesús no implican que no bebamos más de él; sino que, por el contrario, tenemos que seguir bebiendo continuamente de Jesucristo, tal como dice Jn 7:37; «Venga a mí y beba», Aclaremos, además que, cuando Jesús dijo «Beba», esta palabra está en presente continuo; o sea, la acción de beber debe ser continua y repetida (Beba, en griego es: «πινετω», pinó, 4095).

Quiere decir que, para dar continuamente, tenemos que beber continuamente de Jesucristo.

Todo esto nos revela que, así como toda fuente de agua natural recibe el agua continuamente, los creyentes somos una «fuente» que tenemos que recibir el agua de vida continuamente.

Entonces, los creyentes:

  • Somos una «fuente», ya que bebemos de Jesucristo y damos a otras personas;
  • Somos una «copa», que recibe continuamente el agua celestial y la da a nuestros prójimos.

«Si alguno tiene sed venga a mí y beba»

Estas palabras son: 1) una invitación; y 2) una orden.

Jesucristo nos está invitando a beber de él, y recibir el agua

  • del perdón, de la sanidad, de la liberación;
  • del bautismo en el Espíritu Santo;
  • de toda la bendición de Dios.

Restauración y avivamiento

¿En qué tiempo estamos viviendo en relación con los planes de Dios? En este tiempo

  • estamos a las puertas de un gran mover del Espíritu Santo (Is 44:3);
  • la gloria de Dios será derramada (Is 40:5);
  • habrá gran salvación (Lc 3:6).

Pero, para lograr estos objetivos, Dios quiere que su pueblo prepare el camino (enderezando, rellenando, bajando, alisando, etc.; Lc 3:4-5).

Es decir, antes del gran avivamiento, Dios está

  • limpiando, purificando, a su pueblo,
  • restaurando a la iglesia.

Luego de esto, Dios

  • derramará el Espíritu Santo en gran manera;
  • el fuego del Espíritu caerá y los dones serán repartidos.
  • Es decir, vendrá un gran avivamiento, un nuevo mover del Espíritu, en el cual la gloria de Dios será derramada en gran manera. ¡Aleluya! Dios lo ha dicho y Dios lo hará.

Para terminar. ¿Cómo recibir el agua del Espíritu Santo?

1 – Jesús dijo: «Si alguno tiene sed venga a mí y beba»; y

2 – Dios reveló que, para que la copa reciba el derramamiento del agua tiene que estar sobre el altar. Entonces, para beber de Jesús tenemos que

  • subir al altar, es decir, consagrar, entregar nuestras vidas; y luego, luego,
  • recibir, beber de Jesús por la fe, creyendo que nuestro gran Sumo Sacerdote derramará sobre nosotros las aguas del Espíritu Santo.

Pero, ¿Qué relación hay entre la figura del sumo sacerdote derramando el agua en la copa; y la invitación de Jesús:«Si alguno tiene sed venga a mí y beba»? La relación es esta:

Al beber con fe, al poner nuestra fe en acción, Jesucristo derrama las aguas del Espíritu Santo sobre nosotros.

Esto implica que, para recibir el derramamiento del Espíritu Santo tenemos que beber de Jesucristo.

Ver, además: El rio de Dios

Por: Eduardo Pedro Saracchi, profesor de Teología; graduado en Teología Pastoral, en el Instituto Bíblico Buenos Aires, de la Alianza Cristiana y Misionera.

Iglesia Evangélica en Buenos Aires, República Argentina.

Todas las publicaciones

  1. Avivamiento en la República Argentina
  2. Profecía para el pueblo de Dios
  3. 50 aniversario de Comunidad Cristiana
  4. Cavando pozos de avivamiento
  5. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 1
  6. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 2
  7. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 3
  8. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 4
  9. Señales de la segunda venida de Jesucristo- 5
  10. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 6
  11. Señales de la segunda venida de Jesucristo -7
  12. Derramaré de mi Espíritu – 1
  13. Derramaré de mi Espíritu – 2
  14. La restauración de la gloria de Dios
  15. La importancia de la revelación
  16. La restauración del tabernáculo de David – 1
  17. La restauración del tabernáculo de David – 2
  18. Sobre esta roca edificaré mi iglesia
  19. El arrebatamiento de la iglesia
  20. El anticristo
  21. ¡Aquí viene el Esposo, salid a recibirle!
  22. Pentecostés
  23. El bautismo en el Espíritu Santo – 1
  24. El bautismo en el Espíritu Santo – 2
  25. El bautismo en el Espíritu Santo – 3
  26. Si alguno tiene sed, venga a mí y beba
  27. Restauración de la promesa del Espíritu – 1
  28. Restauración de la promesa del Espíritu – 2
  29. El hablar en lenguas – 1
  30. El hablar en lenguas – 2
  31. La restauración del fuego del Espíritu Santo
  32. Semana Santa
  33. Buscando la gloria de Dios
  34. Preparándonos para el casamiento celestial
  35. Restauración del nuevo pacto – 1
  36. Restauración del nuevo pacto – 2
  37. Restauración del nuevo pacto – 3
  38. Cielos abiertos
  39. Viene crisis y viene gloria
  40. La hora de su juicio ha llegado
  41. La cena de las bodas del Cordero
  42. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 1
  43. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 2
  44. El fuego de Dios desciende si el sacrificio está puesto sobre el altar
  45. La-señal de Jonás – 1
  46. La señal de Jonás – 2
  47. El último derramamiento del Espíritu Santo
  48. Viene el gran avivamiento mundial
  49. La restauración del testimonio de Dios
  50. Cristo es el todo y en todos
  51. Restauración de los dones y del fruto del Espíritu
  52. Restauración de la unción y la gloria
  53. Revelación del infierno
  54. Llamado a la oración
  55. Conocer a Jesucristo por medio de la revelación
  56. El descenso de la gloria de Dios – 1
  57. ¡Llegó el tiempo de Dios
  58. Laodicea la iglesia independiente
  59. La cobertura apostolica y el discipulado
  60. La Nueva Refprma Apostólica
  61. LLas puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia
  62. La restauracion del odre bíblico
  63. Haced en este valle muchos estanques
  64. El ejército de Dios
  65. El rio de Dios
  66. Jesucristo es el Mesías y el Señor
  67. Llevando el fuego del Espirítu Santo
  68. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 1
  69. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 2
  70. Profecias sobre el hundimiento del portaaviones USS Abraham Lincoln
  71. La restauración del acto de adoración de las ofrendas
  72. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Azusa
  73. Paradojas bíblicas
  74. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Gales
  75. El secreto de un gran avivamiento
  76. Conocer al Cristo Glorificado
  77. Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra
  78. La humillación y la exaltación de Cristo
  79. La preeminencia de Cristo
  80. En el principio era el Verbo
  81. La actitud de la iglesia frente al Coronavirus Covid-19
  82. La restauración del sacerdocio universal de los creyentes
  83. ¡El Rey ya viene!
  84. ¿Qué es lo que va a suceder en los próximos días?

Traductor de Google: Para poder traducir este blog a otros idiomas, el Traductor de Google (“Translate this blog”) está abajo, al final.

Derechos. Derechos de Autor © Copyright 2018 por Eduardo Pedro Saracchi. Todos los derechos reservados. Esta publicación es un capítulo del libro: «El último derramamiento del Espíritu Santo». Queda hecho el depósito legal que marca la ley 11723 de propiedad intelectual (Argentina), en la Dirección Nacional de Derechos de Autor. Se permite la reproducción parcial o total del contenido de esta publicación, con propósitos educativos y sin fines de lucro; sin necesidad de obtener permiso previo, con la condición de que el significado o contexto no sea cambiado ni alterado, y que se cite adecuadamente la fuente.

Citas bíblicas: Las citas bíblicas de esta publicación han sido tomadas de la Biblia, Versión Reina – Valera (Revisión de 1960, RVR1960) © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988. Utilizado con permiso. (Énfasis nuestro: Subrayados, negritas, aclaraciones, mayúsculas y cursivas añadidas).

Reconocimiento. Hacemos un reconocimiento de gratitud a dos grandes empresas editoriales:

  • A WordPress, por su amable permiso para editar esta publicación.
  • A Sociedades Bíblicas en América Latina, por su amable permiso para hacer citas bíblicas.

Abreviaturas de los libros de la Biblia

Génesis: Gn – Éxodo: Ex – Levítico: Lv – Números: Nm – Deuteronomio: Dt – Josué: Jos – Jueces: Jue – Rut: Rt – 1 Samuel: 1 S – 2 Samuel: 2 S – 1 Reyes: 1 R – 2 Reyes: 2 R – 1 Crónicas: 1 Cr – 2 Crónicas: 2 Cr – Esdras: Esd – Nehemías: Neh – Ester: Est – Job: Job – Salmos: Sal – Proverbios: Pr – Eclesiastés: Ec – Cantares: Cnt – Isaías: Is – Jeremías: Jer – Lamentaciones: Lm – Ezequiel: Ez – Daniel: Dn – Oseas: Os – Joel: Jl – Amós: Am – Abdías: Abd – Jonás: Jon – Miqueas: Miq – Nahúm: Nah – Habacuc: Hab – Sofonías: Sof – Hageo: Hg – Zacarías: Zac – Malaquías: Mal – Mateo: Mt – Marcos: Mr – Lucas: Lc – Juan: Jn – Hechos: Hch – Romanos: Ro – 1 Corintios: 1 Co – 2 Corintios: 2 Co – Gálatas: Gá – Efesios: Ef – Filipenses: Fil – Colosenses: Col – 1 Tesalonicenses: 1 Ts – 2 Tesalonicenses: 2 Ts – 1 Timoteo: 1 Ti – 2 Timoteo: 2 Ti – Tito: Tit – Filemón: Fln – Hebreos: Heb – Santiago: Stg – 1 Pedro: 1 P – 2 Pedro: 2 P – 1 Juan: 1 Jn – 2 Juan: 2 Jn – 3 Juan: 3 Jn – Judas: Jud – Apocalipsis: Ap

Citas bibliográficas:

1 – Pozo

  • Pozo de Jacob – Es.wikipedia.org
  • El pozo de Sicar – La actual Nablus, en Samaría – Primeroscristianos.com

2 – Tabernáculos

  • La festividad de Sukot – Comunidadedermitzaryisrael.blogspot.com.ar
  • Guía y bendiciones para Sucot 5770 – com
  • La Fiesta de los Tabernáculos ( Sukkot ) – Fcristiana.com

3 – Peña

  • La peña de Horeb – Cristoessanto.blogspot.com.ar
  • Ron Wyatt +Evidencias Bíblicas – M.forocoches.com
  • Piedras que hablan. – ppt descargar – Slideplayer.es

4 – Estanque

  • El estanque de Siloé – Evidencias Bíblicas
  • 28 de Febrero – Latidosdedios.blogspot.com.ar
  • El estanque de Siloé – Comunidad Israelita Bet Or
  • El Estanque de Siloé Descubierto – LugaresBiblicos.com
  • Túnel de Ezequías – Es.wikipedia.org
  • El manantial de Gihón – org.il
  • Fuente del Gihón – Es.wikipedia.org

5 – Traspasado

  • II Las Fiestas del Séptimo Mes VI
  • blogspot.com.ar

6 – Mayin

  • Guía y bendiciones para Sucot 5770 – Raicesdelafe.com

7 – Yeshúa

  • Salvación:«יְשׁוּעָה», Yeshúa Yeshuah, Yĕshuw`ah, Yeshua H3444.
  • El poder y la autoridad del nombre de Jesús – Ministerio de restauración a las naciones
  • El Nombre Yehoshua evolucionado a Yeshúa – David Nesher Blog
  • Strong’s Hebrew: 3444. יְשׁוּעָה (yeshuah) – salvation – Biblehub.com
  • Did You Know Yeshua Jesus’s Name Is All Over The Old Testament ? – Why God¨
  • Jesus vs. Yeshua? – One for Israel Ministry
  • Yeshua – The Israel Bible – The Israel Bible
  • Nombre Yeshua – Profecías Mesías – Congregación Mesiánica
  • El Mesías. De acuerdo a profecía bíblica – Google Books
  • ‘Yeshua’ y ‘Yehoshua’ en el Antiguo Testamento – ¿Quién es Jesucristo?
  • Estudiar la Biblia – com

8 – Derramamiento

  • Guía y bendiciones para Sucot 5770 – Raicesdelafe.com
  • Conceptos hebreos 15 sukot – nisuj hamayim – Shalomhaverim.org

9 – Altar

  • Imágenes del segundo templo de Herodes
  • El reloj profético – Labibliatx.blogspot.com.ar

 

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close