La restauración del tabernáculo de David – 1

Estamos viviendo en los días más gloriosos de la historia de la iglesia; los días anteriores a la segunda venida de Jesucristo;

  • los días en los que la iglesia se llenará de la gloria de Dios; y se levantará la más grande cosecha de seres humanos jamás levantada; es decir, la época en la que millones de personas se convertirán al evangelio;
  • los días en los que el pueblo de Dios buscará al Señor; y como consecuencia de esto, los pecadores también buscarán al Señor.

A – PRIMERA VEZ

Id a todas las naciones.  Cuando Jesucristo resucitó le dijo a sus discípulos:

Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mt 28:18-19).

No fueron.  La orden de Jesucristo era: ir a todas las naciones, a todos los pueblos. Pero los discípulos no predicaban a los que no eran judíos.

Dios abrió puertas.  Fue entonces que Dios envió un ángel a la casa de Cornelio, un jefe militar romano que vivía en la fortaleza militar de Cesarea de Filipo; y le dijo que mande a buscar a Pedro. Mientras tanto, Pedro estaba orando y vio una visión. Dios le estaba mostrando que debemos aceptar a todos los seres humanos. Luego, el Espíritu Santo le dijo que vaya con los hombres que habían venido a buscarlo.

Abominable. Pedro fue a la casa de Cornelio, y al entrar dijo:

Vosotros sabéis cuán abominable es para un varón judío juntarse o acercarse a un extranjero; pero a mí me ha mostrado Dios que a ningún hombre llame común o inmundo” (Hch 10:28).

Realmente Pedro era muy cabeza dura. Aunque Dios le había hablado, él todavía no aceptaba a los que no eran judíos.

El Espiritu Santo cayó.  Luego les dio el mensaje y terminó diciendo:

todos los que en él creyeren (en Jesús), recibirán perdón de pecados por su nombre.  Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso” (Hch 10:43-44).

Discución.  Tiempo después, cuando Pedro fue a Jerusalén, los líderes de la iglesia discutieron con él, sobre por qué había entrado en casa de una persona que no era judía (Hch 11:3).

En resumen, Pedro se justificó diciendo algo así como: “yo no tengo la culpa”. “Yo ni siquiera les hice la invitación para entregarse a Cristo” (tampoco pensaba hacerla, por eso es que Dios intervino sobrenaturalmente interrumpiendo a Pedro en su mensaje).

Concilio.  Más tarde, en el Concilio de Jerusalén, Dios le reveló a Jacobo porque razón se estaban convirtiendo al cristianismo los que no eran judíos. Él entendió entonces que, el hecho de qus se convirtieran los gentiles evidenciaba que se había cumplido la profecía de Amós, cuando declaró que, sería restaurado el tabernáculo de David; y que, a consecuencia de ello los gentiles se convertirían. Dice la Biblia:

« 14 Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre.     15 Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito:      16 Después de esto volveré y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; y  repararé sus ruinas, y lo volveré a levantar,    17 Para que el resto de los hombres busque al Señor, y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre» (Hch 15:14-17).

Visitó. Noten que dice que “Dios visitó por primera vez a los gentiles”. Esto quiere decir que, los apóstoles no predicaban el evangelio a los gentiles. Después de cinco años de la resurrección de Jesucristo, la primera vez que se predicó el evangelio a los gentiles fue cuando Pedro fue a la casa del capitán romano Cornelio; y evidentemente, no estaba en sus planes llevarlo a la salvación. Quiere decir que, los apóstoles no habían entendido las palabras de Jesús cuando les habló de llevar el evangelio a todas las naciones. Ellos entendieron que tenían que ir a todas las naciones y hablar solo a los judíos. Nada más.

Salvación.  La Biblia revela que, si el tabernáculo de David es restaurado, los que no conocen al Señor le buscarán y serán salvos.

Tabernáculo de David.  Pero, ¿Qué es el tabernáculo de David? Para entender esto tenemos que retroceder hasta la época de Moisés.

B – EL ARCA DE LA GLORIA DE DIOS

1 – Tabernáculo.  Cuando el pueblo de Dios salió de Egipto, Dios le ordenó a Moisés construir un tabernáculo, una tienda, un santuario (algo así como una carpa), y poner allí el arca y el altar del holocausto (hacia 1494 a. C.). El tabernáculo era la morada de Dios en medio de su pueblo (Ex 25:8-9).

El arca: Representaba la gloria de Dios, la presencia de Dios, la bendición de Dios. No era la presencia de Dios, sino que la representaba. El arca era el lugar desde donde Dios se manifestaba.      [Arca: Véase: 1]

Dios le hablaba a Moisés desde el arca.

  • “Y cuando Moisés entraba en la tienda, la columna de nube descendía y permanecía a la entrada de la tienda, y el Señor hablaba con Moisés” (Ex 33:9).

Noten que la nube de gloria, la gloria de Dios, descendía cuando Moisés iba al tabernáculo a orar.

  • “y cuando entraba Moisés en el tabernáculo de reunión, para hablar con Dios, oía la voz que le hablaba de encima del propiciatorio que estaba sobre el arca del testimonio, de entre los dos querubines; y hablaba con él (Nm 7:8-9).

La nube de gloria era la manifestación de la presencia del Espíritu Santo, era símbolo del Espíritu Santo. La nube de gloria

  • Les guiaba de día y de noche (Éx 13:21-22).
  • Les daba sombra durante el día (Ex 13:21).
  • Les daba calor y luz durante la noche (Ex 13:21),
  • Les protegía de sus enemigos, transformándose en tinieblas (Ex 14:20).
  • Si la nube no se movía, los israelitas tampoco se movían (Ex 40:36-37).

2 – Luego de entrar en la tierra prometida

Silo. El arca fue ubicada en la ciudad de Silo.

Icabod. Fue entonces que, el pecado entró en el pueblo de Dios; y en una guerra los enemigos les quitaron a los judíos el arca. Al enterarse de esto, la nuera del sacerdote llamó al niño que acababa de nacer “Icabod”, que quiere decir: “sin gloria”; porque habían perdido el arca de la gloria de Dios (1 S. 4) (ca 1126 a.C.).

Pestes y muerte. Luego de robar el arca los filisteos sufrieron pestes y murieron, por actuar indignamente para con el arca. Al final la devolvieron y la enviaron en un carro nuevo hacia Israel (1 S 5).

Abinadab. Luego que los filisteos devolvieron el arca, durante veinte años quedó en la casa de Abinadab (1 S 7:1-2)).  Pero como a este hombre no le interesaba la presencia de Dios, la gloria de Dios no se manifestó en su casa.

Gabaón. Mientras tanto, sabiendo que los enemigos se habían llevado el arca, Samuel llevó todo el resto del mobiliario del templo a Gabaón, para que los enemigos no se apoderaran de esos elementos. Los sacerdotes continuaron ministrando allí, pero sin la gloria de Dios. Cuando el arca fue devuelta, los sacerdotes no fueron a buscarla. A ellos no les interesaba la gloria de Dios. Ellos podían seguir oficiando como sacerdotes, aunque la presencia de Dios no estaba en sus reuniones.       [Gabaón: Véase: 2]

Saúl.  El rey Saúl tampoco fue a buscarla. A él no le importaba la presencia de Dios.

David. Pero ccuando David llegó a reinar, él quiso tener el arca en su casa, porque:

  • David amaba la gloria de Dios, la presencia de Dios.
  • David sabía que Dios hablaba desde el arca.
  • David sabía que la bendición de Dios se manifestaba dónde estaba el arca.

Para entender el deseo de David por el arca, recordemos que, cuando el arca fue llevada por los filisteos, al niño que nació se le llamó “Icabod” (sin gloria). David quería tener el arca, quería tener la manifestación de la gloria de Dios.

La búsqueda del arca era la búsqueda de la gloria de Dios.

Tabernáculo. Por eso, David quería tener el arca en su casa. David quería que Dios habitara en medio de su pueblo. Por eso él tuvo en su corazón el deseo de levantar una tienda, un tabernáculo, una morada, para el arca, para Dios.

Sión. Pero, ¿Por qué razón David pensó en llevar el arca a Sión, y no a Gabaón, en donde estaba el resto del mobiliario del templo? Tengamos en cuenta que Dios le había mostrado a Moisés que todos los elementos del tabernáculo tenían que estar en un solo lugar. Pero David decidió modificar esta situación porque, como él era profeta, actuó así por decisión divina. David sabía que Dios había elegido a Sión como el lugar de su morada (Sal 132:13-16).

C – BÚSQUEDA DEL ARCA

Carro nuevo (hacia 1057). David fue a buscar el arca. Pero cometió un error ya que, puso el arca en un carro nuevo (2 S 6:1-11; 1 Cr 13:5-10); tal como habían hecho los filisteos (1 S 6:7). Pero esto no era lo que Dios había establecido; ya que, según la ley de Dios, el arca tiene que ser llevada sobre los hombros de los sacerdotes. Esto nos muestra que, los métodos humanos no sirven para hacer la obra de Dios. El arca, la presencia de Dios, solo puede ser llevada por personas consagradas; no en carros nuevos, es decir, no con planes humanos.

Uza. Pero, mientras el carro iba avanzando, de pronto, el arca casi se cae; y Uza la detuvo con su mano y murió en el acto; porque solo los levitas podían tocar el arca, pero Uza no era levita  (Nm 4.15). Dios permitió la muerte de Uza para mostrar a David que, lo que él estaba haciendo, al llevar el arca en un carro nuevo, era contrario a la ley Dios. La muerte de Uza llevó a David a buscar cómo tenía que ser llevada el arca. Uza es un ejemplo de que, la obra de Dios tiene que ser hecha de acuerdo a los principios bíblicos. Los métodos humanos no sirven en la obra de Dios.      [Uza: Véase: 3]

¿Cómo traer el arca?. David no había consultado a Dios sobre cómo traer el arca, sino que había consultado a los hombres (1 Cr 13:1-4). Pero, al ver lo que había sucedido con Uza dijo: “¿Cómo he de traer a mi casa el arca de Dios?” (1 Cr 13:12). Entonces David se enteró de que el arca solo puede ser llevada por los levitas, no en un carro nuevo (1 Cr 15:2, 13).

Obed-edom.  El arca quedó, entonces,  en casa de Obed-edom (2 S 6:10-11). Dice la Biblia:

  • Bendición. “Y el arca de Dios estuvo con la familia de Obed-edom, en su casa, tres meses; y bendijo Jehová la casa de Obed-edom, y todo lo que tenía” (1 Cr 13:13-14). La bendición de Dios fue tan gloriosa que, 68 familiares de él se consagraron al ministerio  (1 Cr 16: 38); pero no solo eso, todo lo que tenía (animales, plantas, etc.) recibieron su bendición. Esto fue tan maravilloso que, la noticia de lo que estaba pasando llegó a oídos del rey. Si buscamos la gloria de Dios recibiremos la bendición en todo nuestro hogar.
  • Rey. Cuando está la bendición en casa de alguien como Obed-edom, a causa de la manifestación de la gloria de Dios, hasta un rey va a ir a la casa de ese creyente buscando recibir esa bendición.
  • Amar la gloria de Dios. Abinadab tuvo el arca y no pasó nada; pero Obed-edom tuvo el arca y la bendición de Dios descendió, porque él quería más de Dios. Por esta razón, cuando el arca fue llevada a Jerusalén, Obed-edom junto con 68 familiares se mudaron a Jerusalén y consagraron sus vidas para servir frente al arca (1 Cr 16: 38). Ellos vieron que el arca, la gloria de Dios, era lo más importante. Esto nos revela que, si tenemos hambre de Dios, si queremos conocer al Espíritu Santo y ser amigos de él, la gloria de Dios descenderá a nuestras vidas.

Búsqueda. David entendió porque había fracasado. Él dijo: “Dios nos quebrantó, por cuanto no le buscamos según su ordenanza” (1 Cr 15:13). Notemos que David no dijo que no LA buscamos según su ordenanza (al arca), sino que él dijo: no LE buscamos (a Dios). David entendía que buscar el arca era buscar la manifestación de la gloria de Dios.

Condiciones. Todos queremos tener la bendición de Dios; pero la bendición desciende cuando se cumplen ciertas condiciones.

1 – Levitas. El arca debía ser llevada por los levitas, es decir, debía ser llevada sobre los hombros de personas consagradas ( Dt 10:8). ¿Haz consagrado, entregado, toda tu vida a Dios?

2 – Arreglos. David hizo los arreglos necesarios para que el arca estuviera en su ciudad. ¿Qué arreglos tenemos que hacer nosotros para que el arca esté en nuestras vidas? (1 Cr 15:1-2).

3 – Santificación. David hizo santificar a los líderes del pueblo. La santificación debe empezar por los líderes (1 Cr 15:12).

Vestimentas. Cuando llegó el día de traer el arca, David cambió sus vestimentas: dejó las vestiduras reales (1 S 6:20), y se vistió con vestiduras sacerdotales, con un efod de lino (1 S 6:14). Después de la primer experiencia desagradable, él entendió que el arca solo podía ser llevada por sacerdotes, o sea, por personas consagradas a Dios; y él quería estar totalmente consagrado a Dios.

Si queremos llevar el arca, la presencia de Dios, a otros pueblos, tendremos que estar totalmente consagrados a Dios.        [Efod: Véase: 4]

¿Qué sucede al tener el arca?. En la actualidad, ¿Qué sucede al tener “el arca” (hablando en forma simbólica), al tener la bendición, al tener la manifestación de la presencia de Dios? Veamos qué es lo que está sucediendo en Almolonga (Guatemala).         [Almolonga: Véase: 5]

La gloria de Dios descendió en ese lugar. El 98% de sus habitantes son ahora evangélicos. Antes, la tierra no era apta para el cultivo; pero desde que consagraron sus vidas a Jesucristo, la tierra produce 8 cosechas por año. Científicos de varias naciones han ido a ver qué es lo que los habitantes de Almolonga le pusieron a la tierra para que sea tan fértil, pero no encontraron nada. La razón está en la bendición de Dios. Los agricultores de esta ciudad están siendo prosperados en todas las áreas de sus vidas. Después de vivir en extrema pobreza y poseer tierra infértil, ahora pueden comprar camiones Mercedes Benz y también pick-ups Toyota. Dios sanó la tierra, y las frutas y los vegetales son gigantes. Antes producían 6 camiones por mes de vegetales; ahora producen 1.500 camiones por mes; es decir, no un 100% de aumento; sino un 25.000% de aumento. Las zanahorias han llegado a medir 38 cm de largo; las remolachas unos 2 ½  kilos etc. Los dueños de 36 bares entregaron sus vidas a Jesús, y ahora en esos lugares venden comestibles. Las 4 cárceles cerraron. ¡La última cerró en 1988! Se terminó la inseguridad. Cuando el pastor Mariano Riscajhé visitó Buenos Aires dijo: mi esposa no sabe leer, pero sabe resucitar muertos.

D – AL TENER EL ARCA…

Enseñanza.  Luego de buscar el arca y llevarla a Sion, a Jerusalén; al tabernáculo que le había levantado, David llevó al pueblo a     

1 – Alabar, adorar, al Señor:

“Alabad a Jehová, invocad su nombre, dad a conocer en los pueblos sus obras. Cantad a él, cantadle salmos; hablad de todas sus maravillas” (1 Cr 16:8-9).

2 – Búsqueda continua. Luego de que David fuera a buscar el arca, la presencia de Dios; luego de traerla al tabernáculo, David enseñó que tenían que buscar continuamente al Señor. Quiere decir que, frente al arca adoraban y buscaban al Señor.

Buscad a Jehová y su poder; buscad su rostro continuamente” (1 Cr 16:11).

3 – Proclamar la grandeza de nuestro Dios entre las naciones. David vio lo que los discípulos de Jesús no habían logrado ver en sus primeros años de ministerio: que debemos dar a conocer a todos los hombres la grandeza de nuestro Dios.

Cantad entre las gentes su gloria, y en todos los pueblos sus maravillas” (1 Cr 16:24).

4 – Dar toda la gloria al Señor. David entendió el propósito de Dios: que todos los seres humanos adoren a Dios.

Tributad a Jehová, oh familias de los pueblos, dad a Jehová gloria y poder. Dad a Jehová la honra debida a su nombre” (1 Cr 16:28-29)

D – PRINCIPIOS ESPIRITUALES

Como David era profeta todo esto que hizo estaba de acuerdo con la voluntad de Dios. Por eso, tiempo más tarde, Dios decidió restaurar los principios espirituales del tabernáculo de David; es decir:

aBuscar. En primer lugar, David buscó el arca, buscó la gloria de Dios,  buscó la manifestación de la presencia de Dios. La hizo traer a Jerusalén. Nosotros también debemos buscar que la gloria de Dios se manifieste, descienda a nosotros, en un gran derramamiento del Espíritu Santo. Si nosotros buscamos a Dios, los hombres también le buscarán (Hch 15:17).

bContener. En segundo lugar, David construyó una morada, una tienda para el arca. A nosotros Dios nos hizo para ser templos del ES. Dios quiere:

  • que su gloria esté morando en plenitud en nuestras vidas; es decir,
  • que estemos llenos del Espíritu Santo. O sea,
  • que su presencia esté, no solo en nuestro espíritu, sino llenando todo nuestro ser. Dicho de otra forma,
  • que el río de Dios desborde desde nuestro espíritu a toda nuestra alma. O sea,
  • que la gloria de Dios descienda y llene todo nuestra vida.

Cuando la presencia de Dios, el fuego celestial, la gloria de Dios, el Espíritu Santo, desciende a nuestras vidas, y nosotros contenemos esa gloria, entonces, es Dios mismo el que actúa por medio de nosotros, bendiciendo a los que nos rodean. Entonces, lo que sigue a esto es un nuevo avivamiento.  

cDar. En tercer lugar, David entendió que:

  • Debemos dar gloria a Dios. Por eso, estableció un sistema de adoración continúa, las 24 horas, todos los días del año; con 4.000 músicos y 288 cantantes. Es decir, durante todo el día se daba gloria a Dios en ese lugar. El Señor nos creó “para alabanza de su gloria” (Ef 1:14).
  • Debemos dar a conocer a los hombres la grandeza de Dios. Es notable ver como David entendió esto, siendo que la iglesia primitiva, en sus comienzos no lo entendió.

Estos tres principios resumen todo el tabernáculo de David: recibir, contener, dar.

Entonces, el propósito de Dios al restaurar el tabernáculo de David, es el mismo propósito que tuvo Dios, al crear al ser humano; es decir, que el hombre reciba su presencia, la contenga y la comparta.

Es decir, la restauración del tabernáculo de David es la restauración del propósito eterno de Dios: que todo sea de Él, por Él y para Él.

Entonces lograr la restauración del tabernáculo de David es lograr que cada creyente sea un “tabernáculo”: que busque la gloria de Dios, que la contenga; y que la dé, a Dios y a los que le rodean. ¡Aleluya!

Símbolo. Entonces, el tabernáculo de David es un símbolo del propósito eterno de Dios.

Dios nos ha creado para que, como templos del Espíritu Santo, todos nosotros:

  • busquemos la gloria de Dios;
  • contengamos esa gloria (viviendo en santidad); y
  • manifestemos la gloria de Dios (adorando, buenas obras, testificando, etc.).

Restauración. Por eso es que Dios ha dispuesto salvar a los seres humanos por medio de la restauración del tabernáculo de la gloria de Dios.

Ley de Moisés.  Cuando los gentiles comenzaron a convertirse, algunos judíos aferrados a la ley de Moisés querían que los nuevos cristianos se sometieran a la ley mosaica. Pero en el Concilio de Jerusalén se resolvió que, si los gentiles se convertían como resultado de la restauración del tabernáculo de David (el cual no estaba bajo la ley de Moisés), entonces, los gentiles convertidos tampoco tenían que someterse a la ley mosaica.

Este principio bíblico es para todos los tiempos. Entonces, los gentiles no tenemos que someternos a la ley de Moisés (Hch 15:1-33).         [Ley de Moisés: Véase: 6]

E – SIÓN Y GABAÓN

Lo que estaba ocurriendo en Sión era algo nuevo en la historia del pueblo de Dios.

  • Sión. David trajo el arca a Sión, a Jerusalén (1 Cr 15:1). Allí había alegría y alabanza suprema.
  • Gabaón. Pero el altar del holocausto quedó en Gabaón (1 Cr 16:39-40; 1 Cr 21:29): Allí había alabanza y tristeza, porque allí iban los israelitas a confesar sus pecados. Pero la sangre del sacrificio ya no era puesta sobre el propiciatorio del arca.

Notemos con atención que, el tabernáculo de David, donde todo era adoración, sin relación con el pecado (lo cual se trataba en Gabaón), era una muestra de cómo era en el principio, antes de que el pecado entrara en la humanidad; donde todo era adoración.

Ningún sacrificio se hacía en el tabernáculo de David. Los sacrificios se hacían en Gabaón (1 Cr 16:39-40).

Todo esto es igual a lo que sucede en el cielo, donde hay adoración, pero sin relación con el pecado.

Símbolos espirituales

Gabaón y Sión son símbolos espirituales.

Sión es símbolo de las iglesias en donde está la gloria de Dios, a diferencia de Gabaón, la cual es símbolo de las iglesias, las religiones, en donde no está la presencia de Dios manifiesta.

Gabaón, a diferencia de Sion, es símbolo de la iglesia

  • en donde está la casa de Dios; pero no la morada de Dios;
  • en donde hay cánticos litúrgicos y programas; pero no hay adoración;
  • en donde hay una religión con ritos y simbolismos; pero no está la presencia de Dios;
  • en donde hay un desierto espiritual, sin el río del Espíritu Santo;
  • en donde hay frialdad, sequedad y vacío; sin la lluvia del Espíritu Santo;
  • en donde no se habla ni del pecado, ni del arrepentimiento, ni del infierno ni de la segunda venida de Jesús;
  • en donde se habla de desarrollar el maravilloso ser interior que hay dentro de nosotros; pero no se habla de la naturaleza pecaminosa que hay en nuestro interior;
  • en donde hay palabras huecas y vacías; pero no se escucha la voz de Dios;
  • en donde la gente está esperando que el predicador termine para poder irse;
  • en donde se camina en la carne; pero no en el Espíritu;
  • en donde los hermanos son carnales, pero no espirituales;
  • en donde hay planes y estrategias humanas; sin la guía del Espíritu;
  • en donde se trata de atraer a la gente por medio de entretenimientos; pero no por medio del Espíritu Santo;
  • en donde hay activismo religioso; pero no la guía del Espíritu.

F – RESTAURACIÓN

Años después de que David llevó el arca a Sión, a Jerusalén, Salomón construyó un gran templo (949 a.C.); y el arca fue puesta allí, junto con todo el resto del mobiliario del templo que había estado en el tabernáculo de Moisés. Pero en ese lugar todo cambió: la adoración ya no era la misma, el pueblo ya no podía acercarse al arca, etc. Por eso, Dios anunció por medio del profeta Amós (783 a.C.), que llegaría un tiempo en el que él volvería a restaurar el tabernáculo de David; es decir, que volvería a restaurar las condiciones que imperaban el tabernáculo de David.

La restauración del tabernáculo de David es de tremenda importancia porque, es la restauración de la casa de Dios, la restauración de la iglesia.

Restauración de la gloria de Dios. En estos días Dios quiere restaurar su gloria; es decir, Dios quiere actuar por medio nuestro. Con la unción, nosotros tenemos el poder para hacer la obra de Dios; pero con la gloria, es Dios mismo quien hace su obra.

 Reedificaré.  Dios ha dicho:

  • “Reedificaré”. Dios lo hará.
  • Dios restaurará una iglesia llena de la gloria de Dios.

Restauración.  La restauración del tabernáculo de David, NO es solo la restauración de la alabanza, de la adoración; sino que es,

  • la restauración de la búsqueda de la gloria de Dios;
  • la restauración de la salvación de los hombres por medio de la búsqueda de Dios.

aRestauración de la adoración. Al saber que David puso

  • 4000 músicos (1 Cr 23:5); y
  • 288 cantantes que adoraban las 24 horas del día, aunque nadie los escuchase, solo Dios, (porque la adoración es para Dios; 1 Cr 9:33; 25:7) (lo mismo que sucede en el cielo; Ap 4:8),
  • los 365 días del año;

muchos han llegado a ver que la restauración del tabernáculo de David es solo la restauración de la adoración.

Es notable ver que, a diferencia del tabernáculo levantado por Moisés, en el cual, solamente el sumo sacerdote podía entrar al Lugar Santísimo, en donde estaba el arca, una sola vez por año; en el tabernáculo de David, todo el pueblo podía adorar delante del arca, todos los días del año; ya que, era un tabernáculo abierto a la mirada de todos.      [Pueblo: Véase: 7]

Esto que hizo David, al permitir el acceso al arca a todos, es simbólico de lo que haría Jesús muchos años después; ya que, cuando Jesús murió en la cruz el velo del templo se rompió, indicando que todos tenemos libre acceso a la presencia de Dios.

En el tabernáculo de Moisés, los israelitas llegaban a la presencia de Dios con sacrificios de animales; pero en el tabernáculo de David llegaban con sacrificios de alabanzas (Sal 100; 50:23).

bRestauración de la búsqueda de la gloria de Dios. Pero, la restauración del tabernáculo de David no es solo la restauración de la adoración. Al estudiar el texto bíblico vemos que David hizo tres cosas que sirven de modelo para todos nosotros, a saber:

  • primero buscó el arca, buscó la gloria de Dios;
  • después la guardó en un santuario; y
  • por último dio alabanza y adoración al Señor.

Es decir, David llevó a cabo los tres principios bíblicos ya mencionados:

  • buscar la gloria de Dios,
  • contenerla, y
  • manifestarla, por medio de la adoración y por medio de nuestra enseñanza a los que no conocen a Dios.

Por eso es que, la restauración del tabernáculo de David es, en primer lugar la restauración de la búsqueda de la gloria de Dios en medio de su pueblo.

Entonces, si bien es algo tremendamente maravilloso ver que, en los últimos años se ha restaurado la adoración en el pueblo de Dios; ahora el Señor nos está llevando a dar un paso más adelante es decir, restaurar la búsqueda de la gloria de Dios, la búsqueda de la manifestación de su gloria; la búsqueda del derramamiento del Espíritu Santo. Entonces, tenemos que tener muy en claro que, la restauración de la adoración es solo una parte del gran tema de la restauración del tabernáculo de David. Ahora el Señor nos está llevando a

  • restaurar la búsqueda de la gloria de Dios; y
  • restaurar la salvación de los hombres, por medio de la búsqueda de Dios.

Pero, alguno podría decir, “Si en las iglesias siempre se ora. ¿Por qué es necesario restaurar la búsqueda del Señor? Sí, es cierto que siempre se ora, pero no hay siempre una búsqueda del rostro del Señor, no siempre hay una búsqueda de su gloria, de su poder. Más que buscar el rostro del Señor (su amor, su presencia), buscamos la mano del Señor (sus bendiciones). Está bien buscar la mano del Señor, pero también debemos buscar su rostro, su gloria.

Buscar la gloria de Dios implica reconocer que yo no puedo hacer la obra de Dios; solo el Espíritu Santo puede hacerla.

cCosecha. La restauración del tabernáculo de David lleva como consecuencia, no solo a la adoración y a la búsqueda de la gloria de Dios; sino que también lleva a a la salvación de los hombres.       [Cosecha Véase: 8]

Recordemos que, luego de que Pedro fuera a predicar a los gentiles, cuando él dio su informe a la iglesia en Jerusalén, varios creyentes manifestaron su desaprobación a lo que él había hecho; porque entendían que, el evangelio era solo para los judíos (Hch 11:1-18). Tiempo más tarde, en el Concilio de Jerusalén, Jacobo tuvo la revelación de que lo que estaba sucediendo, al salvarse los que no eran judíos, era la restauración del tabernáculo de David; y declaró que, al ser restaurado este tabernáculo, los hombres buscarán al Señor (Hch 15:4-17).

Quiere decir que, si la iglesia busca a Dios, si el tabernáculo de David es restaurado, como consecuencia de esto vendrá la salvación de los hombres; porque Dios ha prometido:

reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; y repararé sus ruinas, y lo volveré a levantar, para que el resto de los hombres busque al Señor” (Hch 15:16-17).

Entonces, como consecuencia de la restauración del tabernáculo de David, como consecuencia de que el Señor restaure la búsqueda de la gloria de Dios en medio de su pueblo, los hombres también buscarán al Señor y serán salvos. En esta época se levantará la más grande cosecha de toda la historia. ¡Aleluya!

Esto nos revela que, la restauración de la adoración no es el único objetivo de la restauración del tabernáculo de David. El otro gran objetivo es la salvación de los hombres.

Dios ha prometido y él lo hará: cuando la iglesia busque a Dios, los hombres también buscarán a Dios; tal como está escrito (Hch 15:16-17).

Esto es tremendamente importante porque, muchas veces hemos hecho planes evangelísticos para lograr la salvación de los hombres; sin ver que, la Biblia nos muestra que la salvación de los hombres vendrá a consecuencia de un pueblo que busque al Señor. ¡Aleluya!

dPuertas abiertas.  Como consecuencia de la restauración del tabernáculo de David, Dios mismo abre puertas. La iglesia primitiva buscaba a Dios y como consecuencia de esto, Dios abrió la puerta de la casa de Cornelio. Después de ir a predicar a esa casa, ni Pedro, ni los demás creyentes, entendían qué era lo que había pasado. Por eso es que, en el Concilio de Jerusalén Dios le reveló a Jacobo que lo que había pasado era la consecuencia de la restauración del tabernáculo de David; es decir, cuando el pueblo del Señor busca a Dios, Dios abre puertas para que los hombres también busquen a Dos.

eGloria postrera. ¿Cuál será el resultado final, luego de que la iglesia esté buscando la gloria de Dios? El resultado final será que ¡la gloria postrera será mayor que la primera! (Hg 2:9).

G – TIEMPO

Estamos en el tiempo de la restauración de todas las cosas, anterior a la segunda venida de Cristo (Hch 3:21).

La restauración del tabernáculo de David tuvo una primera etapa en el tiempo de la iglesia primitiva; y tiene una segunda etapa en nuestra época. Para entender esto veamos lo siguiente: la profecía que Jacobo citó en Hch 15:16, fue dada por el profeta Amós (Am 9:11). Observemos el contexto de esta profecía, para entender el tiempo de su cumplimiento.

Así como otras profecías en la Biblia, esta profecía tiene un doble cumplimiento:

  • 1) Tuvo un primer cumplimiento en la época de la iglesia primitiva;
  • 2) tiene un segundo cumplimiento en nuestra época: después del juicio de Dios sobre Israel; en la época de la restauración de esa nación (es decir, después de 1948).

Para entender esto veamos lo siguiente: En Hch 15:16,  dice “después de esto” citando a Am 9:11; capítulo en el cual,

  • en la 1ª parte habla del juicio de Dios sobre israel (Am 9:1-10), el cual terminó en 1948; y
  • en la 2ª parte habla de la restauración de Israel, con el regreso de los judíos , el cual comenzó en 1948 (Am 9:11-15).

Entonces, “después de esto”, significa:  después del juicio de Dios sobre Israel;

  • en la época del regreso de los judíos (Am 9:14);
  • en la época de la restauración de las ciudades asoladas (Am 9:14);
  • en la época de la abundancia (Am 9:13);
  • en la época en la que los judíos nunca más serán arrancados de su territorio; lo cual coincide con la época actual (Am 9:15).

Quiere decir que, esta profecía tuvo un primer cumplimiento en la época de la iglesia primitiva, y tiene un segundo cumplimiento en nuestra época. ¡Dios está restaurando el tabernáculo de David!

E – TEMPLOS

La Biblia dice que nosotros, todos los creyentes, somos templos del Espíritu Santo (1 Co 3:16-17). Dios ha dicho que restaurará el tabernáculo caído de David. Esto quiere decir que, no solo restaurará el templo espiritual que somos todos los creyentes; sino que, además, nos restaurará a cada uno individualmente; es decir, Dios restaurará en nosotros:

  • la adoración continua (como en el tabernáculo de David, que adoraban las 24 horas del días);
  • la búsqueda de la gloria de Dios;
  • la salvación de los hombres por medio nuestro; es decir, Dios abrirá puertas para que hablemos de Cristo a los que nos rodean, etc.

Es decir, Dios quiere restaurar el tabernáculo de David en cada uno de nosotros. O sea, que cada uno de nosotros sea un templo de la gloria de Dios.

F – ¿CÓMO TRAER EL ARCA?

La misma pregunta que se hizo David nos la tenemos que hacer nosotros:

  • ¿Cómo traer el arca?
  • ¿Cómo tener la manifestación de la gloria de Dios?

La Biblia dice que, “El justo por la fe vivirá” (Ro 1:17). Entonces, debemos:

  • Pedir que Dios nos dé revelación de las riquezas que tenemos en Cristo (Ef 1:17); y entonces,
  • Ejercer fe; es decir, poner nuestra fe en acción, para que, la gloria que Jesucristo puso en nuestro espíritu (Jn 17:2); fluya a través de nuestra alma (Jn 7:38) a los que nos rodean;

o lo que es lo mismo, expresado de otra forma:

  • Pedir que Dios nos dé esas riquezas; o sea, pedir el fuego del Espíritu, la manifestación de su gloria, la bendición, etc.; y por la fe,
  • Recibir esas bendiciones.

Quizás una imagen nos pueda ayudar:

  • Cuando “subimos al monte”, al Lugar Santísimo, por la fe, pedimos y recibimos, el poder, el fuego de Dios; bebemos de Jesucristo (“si alguno tiene sed, venga a mí y beba” (Jn 7:37); y
  • Cuando “bajamos del monte”, al estar con las necesidades, creemos que el río de Dios fluirá por medio nuestro: “El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva” (Jn 7:38).

¡Llegó el tiempo de Dios! Llegó el tiempo del gran derramamiento del Espíritu Santo, antes de la segunda venida de Cristo.

Por eso es que tenemos que llenarnos del Espíritu Santo, tal como vemos en Mt 25:1-13, para poder levantar la gran cosecha de los tiempos finales, antes de que llegue la peor época de la historia, con el reinado de la maldad y los juicios apocalípticos (pero, para ese entonces, la iglesia ya habrá sido arrebatada).

Aclaración. El tema de la profecía de Jesús, que se cumplió al restaurarse el tabernáculo de David, podemos verlo en: “Sobre esta roca edificaré mi iglesia”. Buscar aquí ]

     [Sigue en: «La restauración del tabernáculo de David – 2». Ver Aquí ]

Por: Eduardo Pedro Saracchi, profesor de Teología; graduado en Teología Pastoral, en el Instituto Bíblico Buenos Aires, de la Alianza Cristiana y Misionera.

Iglesia Evangélica en Buenos Aires, República Argentina.

Todas las publicaciones

  1. Avivamiento en la República Argentina
  2. Profecía para el pueblo de Dios
  3. 50 aniversario de Comunidad Cristiana
  4. Cavando pozos de avivamiento
  5. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 1
  6. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 2
  7. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 3
  8. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 4
  9. Señales de la segunda venida de Jesucristo- 5
  10. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 6
  11. Señales de la segunda venida de Jesucristo -7
  12. Derramaré de mi Espíritu – 1
  13. Derramaré de mi Espíritu – 2
  14. La restauración de la gloria de Dios
  15. La importancia de la revelación
  16. La restauración del tabernáculo de David – 1
  17. La restauración del tabernáculo de David – 2
  18. Sobre esta roca edificaré mi iglesia
  19. El arrebatamiento de la iglesia
  20. El anticristo
  21. ¡Aquí viene el Esposo, salid a recibirle!
  22. Pentecostés
  23. El bautismo en el Espíritu Santo – 1
  24. El bautismo en el Espíritu Santo – 2
  25. El bautismo en el Espíritu Santo – 3
  26. Si alguno tiene sed, venga a mí y beba
  27. Restauración de la promesa del Espíritu – 1
  28. Restauración de la promesa del Espíritu – 2
  29. El hablar en lenguas – 1
  30. El hablar en lenguas – 2
  31. La restauración del fuego del Espíritu Santo
  32. Semana Santa
  33. Buscando la gloria de Dios
  34. Preparándonos para el casamiento celestial
  35. Restauración del nuevo pacto – 1
  36. Restauración del nuevo pacto – 2
  37. Restauración del nuevo pacto – 3
  38. Cielos abiertos
  39. Viene crisis y viene gloria
  40. La hora de su juicio ha llegado
  41. La cena de las bodas del Cordero
  42. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 1
  43. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 2
  44. El fuego de Dios desciende si el sacrificio está puesto sobre el altar
  45. La-señal de Jonás – 1
  46. La señal de Jonás – 2
  47. El último derramamiento del Espíritu Santo
  48. Viene el gran avivamiento mundial
  49. La restauración del testimonio de Dios
  50. Cristo es el todo y en todos
  51. Restauración de los dones y del fruto del Espíritu
  52. Restauración de la unción y la gloria
  53. Revelación del infierno
  54. Llamado a la oración
  55. Conocer a Jesucristo por medio de la revelación
  56. El descenso de la gloria de Dios – 1
  57. ¡Llegó el tiempo de Dios
  58. Laodicea la iglesia independiente
  59. La cobertura apostolica y el discipulado
  60. La Nueva Refprma Apostólica
  61. LLas puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia
  62. La restauracion del odre bíblico
  63. Haced en este valle muchos estanques
  64. El ejército de Dios
  65. El rio de Dios
  66. Jesucristo es el Mesías y el Señor
  67. Llevando el fuego del Espirítu Santo
  68. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 1
  69. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 2
  70. Profecias sobre el hundimiento del portaaviones USS Abraham Lincoln
  71. La restauración del acto de adoración de las ofrendas
  72. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Azusa
  73. Paradojas bíblicas
  74. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Gales
  75. El secreto de un gran avivamiento
  76. Conocer al Cristo Glorificado
  77. Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra
  78. La humillación y la exaltación de Cristo
  79. La preeminencia de Cristo
  80. En el principio era el Verbo
  81. La actitud de la iglesia frente al Coronavirus Covid-19
  82. La restauración del sacerdocio universal de los creyentes
  83. ¡El Rey ya viene!
  84. ¿Qué es lo que va a suceder en los próximos días?

Traductor de Google: Para poder traducir este blog a otros idiomas, el Traductor de Google (“Translate this blog”) está abajo, al final.

Derechos. Derechos de Autor © Copyright 2018 por Eduardo Pedro Saracchi. Todos los derechos reservados. Esta publicación es un capítulo del libro: «El último derramamiento del Espíritu Santo». Queda hecho el depósito legal que marca la ley 11723 de propiedad intelectual (Argentina), en la Dirección Nacional de Derechos de Autor. Se permite la reproducción parcial o total del contenido de esta publicación, con propósitos educativos y sin fines de lucro; sin necesidad de obtener permiso previo, con la condición de que el significado o contexto no sea cambiado ni alterado, y que se cite adecuadamente la fuente.

Citas bíblicas: Las citas bíblicas de esta publicación han sido tomadas de la Biblia, Versión Reina – Valera (Revisión de 1960, RVR1960) © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988. Utilizado con permiso. (Énfasis nuestro: Subrayados, negritas, aclaraciones, mayúsculas y cursivas añadidas).

Reconocimiento. Hacemos un reconocimiento de gratitud a dos grandes empresas editoriales:

  • A WordPress, por su amable permiso para editar esta publicación.
  • A Sociedades Bíblicas en América Latina, por su amable permiso para hacer citas bíblicas.

Abreviaturas de los libros de la Biblia

Génesis: Gn – Éxodo: Ex – Levítico: Lv – Números: Nm – Deuteronomio: Dt – Josué: Jos – Jueces: Jue – Rut: Rt – 1 Samuel: 1 S – 2 Samuel: 2 S – 1 Reyes: 1 R – 2 Reyes: 2 R – 1 Crónicas: 1 Cr – 2 Crónicas: 2 Cr – Esdras: Esd – Nehemías: Neh – Ester: Est – Job: Job – Salmos: Sal – Proverbios: Pr – Eclesiastés: Ec – Cantares: Cnt – Isaías: Is – Jeremías: Jer – Lamentaciones: Lm – Ezequiel: Ez – Daniel: Dn – Oseas: Os – Joel: Jl – Amós: Am – Abdías: Abd – Jonás: Jon – Miqueas: Miq – Nahúm: Nah – Habacuc: Hab – Sofonías: Sof – Hageo: Hg – Zacarías: Zac – Malaquías: Mal – Mateo: Mt – Marcos: Mr – Lucas: Lc – Juan: Jn – Hechos: Hch – Romanos: Ro – 1 Corintios: 1 Co – 2 Corintios: 2 Co – Gálatas: Gá – Efesios: Ef – Filipenses: Fil – Colosenses: Col – 1 Tesalonicenses: 1 Ts – 2 Tesalonicenses: 2 Ts – 1 Timoteo: 1 Ti – 2 Timoteo: 2 Ti – Tito: Tit – Filemón: Fln – Hebreos: Heb – Santiago: Stg – 1 Pedro: 1 P – 2 Pedro: 2 P – 1 Juan: 1 Jn – 2 Juan: 2 Jn – 3 Juan: 3 Jn – Judas: Jud – Apocalipsis: Ap

Citas bibliográficas:

1 – Arca

  • El secreto de la bendición – Avanzapormas.com

2 – Gabaón

  • Los Cinco Montes – Tiempo de Victoria

3 – Uza

  • Crónica de una muerte innecesaria – Soundfaith.com
  • ¿Sabías que la razón por la Uza murió? – La sal de la tierra

4 – Efod

  • Significado de Efod Que es, Concepto y Definición – BibliaTodo

5 – Almolonga

  • Almolonga – Diosmipastor – Sites.google.com
  • Transformaciones en Almolonga Guatemala Parte 1 – Ruclip.com
  • Los frutos más grandes del mundo – El aragan Social Viral
  • Mira las verduras gigantes que se producen en Quetzaltenango (video)
  • – Guatemala.com
  • Iglesia Evangélica El Calvario de Almolonga, Guatemala. – Facebook.com

6 – ALey de Moisés

  • Visión celestial – Orvilleswindoll.com

7 – Pueblo

  • El Tabernáculo de David – Studylib.es

8 – Cosecha

  • El tabernáculo de David – Lifeofgodministries.org
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close