Derramaré de mí Espíritu – 1

¡Llegó el tiempo de Dios! El Señor dice a la iglesia en todas las naciones: El gran derramamiento del Espíritu Santo está por venir y se extenderá por toda la tierra.

El Espíritu Santo está despertando a la iglesia, en todos los países, anunciando que Jesucristo está por venir; y pidiendo que en todos los pueblos se organicen grupos de oración para pedir por ese gran avivamiento.

¡Es tiempo de despertar y llenar nuestras vidas con el aceite celestial!

Texto bíblico

16Mas esto es lo dicho por el profeta Joel: 17 Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños; 18 y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán. 19 y daré prodigios arriba en el cielo, y señales abajo en la tierra, sangre y fuego y vapor de humo; 20 el sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día del Señor, grande y manifiesto; 21 y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” (Hch 2:16-21).

Dios ha prometido que el Espíritu Santo será derramado sobre todos los seres humanos, en todas las naciones. ¡Dios quiere llenarte de poder, darte dones y el fruto del Espíritu!

El último y gran avivamiento de la historia vendrá a consecuencia del gran derramamiento del Espíritu Santo. Las primeras gotas de esa visitación celestial ya han empezado a caer.

Dios derrama su Santo Espíritu para darnos poder,

  • para levantar la gran cosecha;
  • para que vivamos en santidad, y de esta forma estar preparados para el momento de la segunda venida de Jesucristo;
  • para tener éxito en la batalla en contra de las fuerzas diabólicas;
  • para que podamos soportar la tremenda crisis que se viene en todo el mundo;
  • para que en medio de la crisis, podamos comunicar un mensaje de esperanza a los que no conocen al Señor; etc.

¿Qué es lo que sucede cuando el Espíritu Santo es derramado? Sobre este tema doy algunos ejemplos. Ver Aquí ]

En este último avivamiento se cumplirá la visión que Dios le dio a Tommy Hicks, cuando vio que, de las manos de Jesús caía una lluvia de gotas de luz, de fuego líquido; y que los creyentes iban por todas las naciones llevando el fuego del Espíritu Santo.     [Sobre: «Tommy Hicks», ver Aquí ]

Veamos un ejemplo de un derramamiento del Espíritu Santo, descendiendo en un pueblo, e impartiendo convicción de pecado. Tommy Tenney contó en su libro “La búsqueda de Dios” que, mientras el evangelista Gordon MacDonald estaba en Vanuatu, de pronto, una  noche, a eso de las cuatro de la mañana, la policía fue a buscarlo; pensando que él podía ayudarles. Frente a la comisaría había muchas personas llorando. ¿Qué les pasa? les preguntaron. Ellos contestaron que se sentían culpables por haberse portado mal. Por eso, fueron a la comisaría para ser castigados. Pero los policías no podían castigarles por los pecados cometidos (malos pensamientos, malas acciones, etc.). Vieron entones que ése era un problema espiritual, y llamaron al evangelista, el cual les predicó el evangelio y solucionó sus problemas.

Si bien las formas cambian, el principio bíblico permanece inalterable: Cuando el Espíritu Santo es derramado, los pecadores reciben convicción de pecados; y son atraídos por el Espíritu al lugar en donde están los creyentes en Jesucristo.

Algo parecido sucedió con Juan el Bautista; quien, predicando en el desierto, acudían a él las multitudes, arrepentidas de sus pecados. Esto también aconteció en otras partes del mundo.

ANÁLISIS

A continuación, vamos a analizar el texto bíblico ya presentado.

1 – “Derramaré”

a – Derramar es dejar que un líquido caiga del recipiente que lo contiene.

b – Derramaré” Espíritu  o “de mí”. Espíritu  Las dos formas son iguales. En Joel dice “mí”, y en Hechos “de mí”.

  • Y después de esto derramaré mi Espíritu” (Jl 2.28).
  • Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu” (Hch 2:17).

c – Figura. “Derramaré” es una figura, una metáfora, tomada de la fiesta de los tabernáculos. En esa fiesta, en el momento culminante, el sumo sacerdote subía al gran altar, en el que había una copa de plata; y llevando una jarra de oro con agua, derramaba el agua en esa copa. Esta ceremonia ha sido restaurada por los judíos en el año 2014. [Restauración: Véase 1]     [Sobre: «Derramar», ver  Aquí ]

Los historiadores dicen que en esta fiesta los judíos experimentaban un gozo sobrenatural, enviado por Dios. Ellos no podían entender qué era lo que estaba sucediendo. Pero el Señor estaba usando este acontecimiento para revelarnos el gran propósito de Dios, que es: derramar su Santo Espíritu sobre nuestras vidas; ya que hemos sido creados por Dios como vasos, como copas, para contener su presencia.

Es de notar que la copa tenía dos aberturas: la mayor, arriba, para permitir que el agua entre: y la menor, abajo, para permitir que el agua salga. Entender esto es fundamental para todo cristiano porque, hemos sido creados por Dios, para recibir el agua que viene del trono de Dios; y para dar el agua viva a nuestro prójimo. Dar y recibir continuamente. Si no recibimos, no podemos dar; y si no damos, no recibimos más. [Copa: Véase 2]

Para explicar el simbolismo de lo que estaban viendo en esa fiesta, de pronto, Jesús se puso en pie y dijo que si tenemos sed bebamos de él, y que si creemos en él, ríos de agua viva fluirán de nuestro interior (haciendo alusión al agua que salía de la copa) (Jn 7:37-39).

Es fundamental entender que, la copa de plata estaba sobre el altar. Esto nos revela que: si queremos que nuestro Sumo Sacerdote, Jesucristo, derrame el agua del Espíritu Santo sobre cada uno de nosotros, tenemos  que estar sobre el altar, totalmente consagrados, entregados, a Dios.

d – “Será derramado. Si el Espíritu Santo será derramado sobre toda carne, en los últimos días, entonces, no “está derramado” actualmente sobre toda carne.

e – Nombres. Al derramamiento del Espíritu Santo en una localidad se lo conoce con varios nombres, como por ejemplo: avivamiento, mover del Espíritu, visitación del Espíritu Santo, despertar espiritual, descenso de la gloria de Dios, manifestación de la gloria de Dios, etc.

f – Acción. El derramamiento del Espíritu Santo es la acción del Espíritu

  • acercándose a los pecadores de un lugar, para convencerlos de que han pecado y que su salvación está en Jesucristo;
  • llenando con poder al pueblo de Dios; y
  • transformando una sociedad.

Esto nos muestra que, el derramamiento del Espíritu Santo incluye el bautismo en el Espíritu, pero es mucho más que eso. En una congregación, puede darse el caso que todos estén llenos del Espíritu, pero no tener el derramamiento del Espíritu. Por eso, deben orar para recibir ese derramamiento, y de esa forma lograr que el Espíritu Santo actúe con todo poder en los pecadores de la zona.

Por otra parte, aclaremos que, si bien cuando el Espíritu Santo es derramado hay una “visitación de Dios, puede haber “visitación sin que el Espíritu esté derramado. Por ejemplo: Jesucristo dijo que en Jerusalén estaban en una época de visitación (Lc 19:44). Pero el derramamiento del Espíritu vino un tiempo después, en Pentecostés. Quiere decir que, específicamente hablando, hay una diferencia entre visitación y derramamiento del Espíritu Santo.

g – Segunda venida. El derramamiento del Espíritu Santo es para los “postreros días”; y estos días comenzaron en Pentecostés; y finalizarán en el momento de la segunda venida de Jesucristo, cuando el sol se convertirá en tinieblas (Hch 2:20).

h – Declaración profética. La profecía de Joel sobre el derramamiento del Espíritu Santo comenzaba diciendo: “Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne” (Jl 2:28). Pero cuando Pedro citó esta profecía, no dijo “después de esto”, sino que dijo: “Mas esto es lo dicho por el profeta Joel: Y en los postreros días, DICE Dios, (Hch 2:16-17). ¿Quiere decir que “postreros días” es la traducción de “después de esto”? No. Esta NO es traducción del hebreo al griego. Entonces, ¿Por qué Pedro dijo esto? Veamos: Al ocurrir el derramamiento del Espíritu Santo, la multitud se juntó para ver qué era lo que había pasado; y Pedro les aclaró lo sucedido diciendo: que esto es lo “dicho” (pasado) por Joel, pero, antes de citar esa profecía, Pedro hizo una declaración profética a modo de introducción, declarando que en ese momento Dios DICE (presente) que “en los postreros” días, en los últimos días, ocurrirá el derramamiento del Espíritu Santo.

Los que estaban escuchando sabían que Dios había enseñado a su pueblo, durante muchos siglos, que en los últimos días reinará el Mesías; y que el Espíritu Santo será derramado  (esto es conocido actualmente como la “esperanza mesiánica).

En ese momento ellos entendieron que, si el Espíritu Santo había sido derramado, entonces ya estaban en la época mesiánica; y como consecuencia de esto ellos se dieron cuenta de que, Jesús era el Mesías. Esto trajo convicción de pecado a sus corazones, porque ellos habían pedido que Jesús fuese crucificado. Por eso dijeron: “¿Qué haremos?”; y Pedro les contestó: “Arrepentíospara perdón de los pecados“.

Esperanza mesiánica: Los judíos creían que en la era mesiánica

  • El Espíritu Santo sería derramado (Is 32:15; 44:3: Ez 39:29).
  • Los creyentes recibirían el Espíritu Santo y un corazón de carne (Ez 36:26-27).
  • Esto ocurriría en los postreros tiempos o los últimos días: Esta frase la usaban los judíos en la antigüedad para referirse a los días del Mesías (Is 2:2; Ez 36:26; Miq 4:1; Os 3:5).

i – Postreros días. Pero, ¿Por qué Pedro no habló de “los postreros tiempos”; sino que él habló de “postreros días”? ¿Qué son los “postreros días” o los “últimos días” de Hch 2:17? Según consta en el Talmud Babilónico, en Sanhedrín 97-99, los judíos que vivieron antes de la era cristiana creían que, los seres humanos vivirían en la tierra durante siete mil años, o siete “días”; y que, en el último milenio reinaría el Mesías. Esta creencia estaba basada en las enseñanzas del profeta Elyahu (Elías) y de Kattina; y en la interpretación del Sal 90:4; donde dice que, para Dios un día es como mil años. Por todo esto, para los judíos, los “últimos días”, o los “días postreros”, eran los últimos días de los seis días mileniales, antes del milenio en el que reinaría el Mesías. La iglesia continuó creyendo esta verdad (Ap 20:4).

Sabiendo que Jesucristo ya viene, entonces, ya estamos en el “fin” de los últimos días (que comenzaron en Pentecostés). ¡Quiere decir que, en nuestros días ocurrirá el gran derramamiento del Espíritu Santo. ¡Pero lo más notable es que, las primeras gotas de esta lluvia celestial ya han empezado a caer, en distintos lugares!

2 – Cumplimiento

a – Cumplimiento parcial

  • Señales. Pero, en el futuro, ¿habrá un nuevo derramamiento del Espíritu Santo? ¿No fue cumplida totalmente la profecía de Joel, ya que Pedro declaró: “Esto es lo dicho por el profeta Joel”? No. La profecía de Joel no tuvo un cumplimiento total en Pentecostés. En ese día tuvo un cumplimiento parcial; ya que, todas las señales que anunció Joel no se cumplieron en Pentecostés. Por ejemplo, Joel anunció que el Espíritu Santo será derramado en la época en la que habría señales en el sol y en la luna, y esto no ocurrió en Pentecostés.
  • Toda carne. Además, en el futuro habrá un nuevo derramamiento del Espíritu Santo porque, Dios anunció que su Santo Espíritu será derramado sobre toda carne, sobre todos los seres humanos; y esto tampoco ocurrió en Pentecostés; ya que, el Espíritu Santo fue derramado solamente sobre los judíos que estaban en Jerusalén. Además, Jesús había dicho que Él enviará el Espíritu Santo para ser testigos “hasta lo último de la tierra” (Hch 1:8); y esto tampoco se cumplió en Pentecostés. Por eso es que en nuestros días Dios derramará su Espíritu para que podamos cumplir esto. Todo esto nos revela que la profecía de Hch 2 tiene un doble cumplimiento (así como otras en la Biblia); es decir, se cumplió y se cumplirá.

b – Cumplimiento continuo

  • Días. La profecía indicaba que, “en los postreros días Dios derramará su Santo Espíritu. Es decir, no en un solo día, no sólo en el día de Pentecostés.
  • Acción repetida o progresiva. La forma verbal usada en hebreo para “derramaré” indica que el derramamiento ocurrirá en forma repetida o progresiva.
  • Comienzo. Quiere decir que, en Pentecostés Dios comenzó a derramar su Santo Espíritu.
  • Segunda venida. ¿Hasta qué momento Dios seguirá derramando el Espíritu Santo?  Dios seguirá derramando el Espíritu Santo hasta que llegue el día del Señor; o sea, hasta que llegue el día de la segunda venida; en el tiempo en el que 20 El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre” (Hch 2:20).

c – Cumplimiento total. El cumplimiento total de la profecía de Joel ocurrirá antes de la segunda venida; ya que, en su profecía Dios habla de cosas que ocurrirán

  • antes que venga el día del Sr, grande y manifiesto” (Hch 2:20).
  • en la época de la lluvia tardía.

d – En Pentecostés ocurrieron dos hechos sobrenaturales. El Espíritu Santo

  • descendió para continuar la obra de Jesucristo; y
  • fue derramado en Jerusalén, comenzando allí un avivamiento (pero no fue derramado en la China, en África, etc.).

Antes de la segunda venida de Jesús el Espíritu Santo será derramado sobre toda carne; es decir, en todas las naciones.

  • Avivamiento. Un avivamiento ocurre cada vez que el Espíritu Santo es derramado.

e – Cumplimiento específico. ¿Cuándo ocurrirá la lluvia tardía, el último avivamiento, el gran derramamiento del Espíritu Santo? Para saber en qué época caerá el gran derramamiento del Espíritu Santo tenemos que ver Jl 2:28; que es el texto paralelo de Hch 2:17. En Joel encontramos tres datos muy importantes:

  • Después de esto”. Al principio de Jl 2:28 dice: “Después de esto” (ocurrirá el derramamiento del Espíritu Santo). ¿Después de qué? En los versículos anteriores vemos que Joel habla de la restauración de Israel, la cual ocurrió en 1948, cuando se estableció el Estado de Israel. Entonces, después de esto ocurrirá el gran derramamiento del Espíritu Santo.
  • Nunca más será avergonzado. En los dos versículos anteriores (Jl 2:26-27) dice que, luego de que el pueblo judío, sea restaurado (1948), (luego de lo cual viene el derramamiento de Jl 2:28), nunca más será avergonzado (y esto se repite dos veces). ¡Y exactamente así ocurrió!; ya que, luego de 1948 los judíos nunca más fueron derrotados. Entonces, el gran derramamiento del Espíritu ocurrirá en nuestra época.
  • Regreso. En el versículo posterior al derramamiento del Espíritu Santo, en Jl 3:1 dice que, todo esto ocurrirá en la época del regreso de los judíos a Israel; es decir, después de 1948. ¡Todo esto nos muestra que, bíblicamente, estamos en la época del gran derramamiento del Espíritu Santo! ¡Y exactamente así está aconteciendo en la actualidad!

3 – LLUVIA

a – Lluvia.  Cuando Dios derrama el Espíritu Santo lo hace en forma de lluvia:  “23 Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio” (Ji 2:23).

b – Dos grandes momentos. En los “últimos días” en los que el Espíritu Santo será derramado, se destacan dos grandes épocas de lluvias: La lluvia temprana; y la lluvia tardía (por supuesto, hubo muchos otros derramamientos del Espíritu en todo este período; pero fueron derramamientos menores, y no son mencionados).

c – Las dos lluvias en Israel

  • La lluvia temprana caía entre octubre y noviembre (cayó en Pentecostés), y preparaba la tierra (los pecadores) para que la semilla (del evangelio) germine.
  • La lluvia tardía caía entre marzo y abril (está cayendo; antes de la segunda venida de Jesús); y preparaba a las plantas (a nosotros) para dar buen fruto (nuevos convertidos); y de esta forma levantar una abundante cosecha.
  • Cosecha. El derramamiento del Espíritu Santo ocurrirá antes de la segunda venida, para que se pueda levantar la gran cosecha.
  • Labrador. La Biblia dice: “7 Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía” (Stg 5.7). Jesucristo, el Labrador celestial, ha sembrado la semilla del evangelio en los corazones de los seres humanos; y espera con paciencia el momento en el que recibirá el fruto de la tierra, la gran cosecha de creyentes de este planeta Tierra; cosecha que ocurrirá después de caiga la lluvia tardía, el último derramamiento del Espíritu Santo. Por eso es que, en los próximos días caerá la lluvia tardía, el último avivamiento, antes de la segunda venida de Jesús.
  • Tiempo. Algunos dicen que el gran derramamiento del Espíritu Santo no ocurrirá en la “época de la iglesia”; sino que ocurrirá en la “época de los judíos”. ¿Es cierto esto? ¡No! El propósito de Dios no se detiene. Jesucristo sembró la semilla del evangelio en este mundo, derramó la lluvia temprana en Pentecostés, y está derramando la lluvia tardía (en nuestros días); con el fin de levantar una gran cosecha antes de su segunda venida. Este derramamiento del Espíritu se extenderá sobre todas las naciones, incluida Israel, tal como leemos en Zac 12:10.

4 – Sobre “toda carne”

La expresión “toda carne” es un hebraísmo; es decir, es una frase del idioma hebreo; que significa: “Toda persona”. Por ejemplo: “Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra” (Gn 6:12).

a – Contraste:  Dios promete que su Santo Espíritu será derramado sobre toda la humanidad (“sobre toda carne”). Antes, el aceite de la unción (símbolo del Espíritu Santo), sólo era derramado sobre las cabezas de algunas personas. Por ejemplo: fue derramado sobre el sacerdote Aaraón (Lv 8:12); y sobre el rey Saúl (1 S 10:1).

b – Pecadores. Dios derrama el Espíritu Santo sobre los pecadores para llevarlos a la salvación; dándoles convicción de pecado, mostrándoles que la salvación está en Cristo, etc.

c – Todos.  Cada uno de nosotros, cada congregación, debe recibir el derramamiento del Espíritu Santo (no sólo el bautismo en el Espíritu; sino el derramamiento, como ocurre cuando hay un avivamiento).

d – Naciones: Pero, si el Espíritu Santo será derramado sobre toda carne, ¿quiere decir, entonces, que todas las naciones serán llenas del Espíritu Santo? ¡No! Lo que quiere decir es que, el Espíritu Santo se acercará a cada persona en todas las naciones, para convencerlas de sus pecados y llevarlas a Cristo.

e – Sobre: El Espíritu Santo será derramado “sobre” toda carne, o sea, no “en (dentro) de toda carne, sino “sobre”, dándoles convicción de pecados. El Espíritu Santo va a ser derramado “sobre” toda carne, con el objetivo final de entrar “en” toda carne.

Por otra parte, el Espíritu Santo es derramado “sobre” los siervos de Dios (Hch 2:17). ¿Qué quiere decir esto? Cuando en la Biblia se habla del Espíritu Santo “sobre” los siervos de Dios, esto significa siempre unción de poder, para llevar a cabo el propósito de Dios (1 S 10:1; 16:12-13: Lc 4:17; Hch 10:44; etc.).

En la Biblia vemos que el Espíritu Santo está en tres formas diferentes, con respecto a los seres humanos:

  • con” nosotros (en griego: “para”), llevándonos a Jesucristo;
  • dentro” de nosotros (en griego: “en”), en el momento de la regeneración, o nuevo nacimiento (Jn 14:17); y
  • sobre” nosotros, (en griego: “epi”), cuando nos imparte poder para ser testigos: “8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre (“epi”) vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hch  1.8).

5 – PROFECÍAS, SUEÑOS Y VISIONES

En Hch 2:17-18 dice que los hijos (los niños) y los siervos de Dios profetizarán, y que los jóvenes verán visiones, y que los ancianos soñarán sueños.

¿Qué son “sueños” y “visiones”. Sueños y visiones son dos formas divinas de comunicar un mensaje profético. Dios dijo que a Moisés Él le hablará cara a cara; pero que a los profetas les hablará por medio de sueños y visiones: “Y él les dijo: Oíd ahora mis palabras. Cuando haya entre vosotros profeta de Jehová, le apareceré en visión, en sueños hablaré con él” (Nm 12:6).

El texto anterior nos muestra que: Profetizar no es decir lo que uno ha aprendido, sino que es decir lo que Dios nos inspira a decir en este momento. Es decir, profetizar es hablar de parte de Dios.

Todo esto nos revela que, luego del derramamiento del Espíritu Santo todos tendrán la capacidad de hablar de parte de Dios, lo que Dios inspire.

(Sobre el derramamiento del Espíritu, ver además Aquí )

Por: Eduardo Pedro Saracchi, profesor de Teología; graduado en Teología Pastoral, en el Instituto Bíblico Buenos Aires, de la Alianza Cristiana y Misionera.

Iglesia Evangélica en Buenos Aires, República Argentina.

Todas las publicaciones

  1. Avivamiento en la República Argentina
  2. Profecía para el pueblo de Dios
  3. 50 aniversario de Comunidad Cristiana
  4. Cavando pozos de avivamiento
  5. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 1
  6. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 2
  7. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 3
  8. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 4
  9. Señales de la segunda venida de Jesucristo- 5
  10. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 6
  11. Señales de la segunda venida de Jesucristo -7
  12. Derramaré de mi Espíritu – 1
  13. Derramaré de mi Espíritu – 2
  14. La restauración de la gloria de Dios
  15. La importancia de la revelación
  16. La restauración del tabernáculo de David – 1
  17. La restauración del tabernáculo de David – 2
  18. Sobre esta roca edificaré mi iglesia
  19. El arrebatamiento de la iglesia
  20. El anticristo
  21. ¡Aquí viene el Esposo, salid a recibirle!
  22. Pentecostés
  23. El bautismo en el Espíritu Santo – 1
  24. El bautismo en el Espíritu Santo – 2
  25. El bautismo en el Espíritu Santo – 3
  26. Si alguno tiene sed, venga a mí y beba
  27. Restauración de la promesa del Espíritu – 1
  28. Restauración de la promesa del Espíritu – 2
  29. El hablar en lenguas – 1
  30. El hablar en lenguas – 2
  31. La restauración del fuego del Espíritu Santo
  32. Semana Santa
  33. Buscando la gloria de Dios
  34. Preparándonos para el casamiento celestial
  35. Restauración del nuevo pacto – 1
  36. Restauración del nuevo pacto – 2
  37. Restauración del nuevo pacto – 3
  38. Cielos abiertos
  39. Viene crisis y viene gloria
  40. La hora de su juicio ha llegado
  41. La cena de las bodas del Cordero
  42. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 1
  43. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 2
  44. El fuego de Dios desciende si el sacrificio está puesto sobre el altar
  45. La-señal de Jonás – 1
  46. La señal de Jonás – 2
  47. El último derramamiento del Espíritu Santo
  48. Viene el gran avivamiento mundial
  49. La restauración del testimonio de Dios
  50. Cristo es el todo y en todos
  51. Restauración de los dones y del fruto del Espíritu
  52. Restauración de la unción y la gloria
  53. Revelación del infierno
  54. Llamado a la oración
  55. Conocer a Jesucristo por medio de la revelación
  56. El descenso de la gloria de Dios – 1
  57. ¡Llegó el tiempo de Dios
  58. Laodicea la iglesia independiente
  59. La cobertura apostolica y el discipulado
  60. La Nueva Refprma Apostólica
  61. LLas puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia
  62. La restauracion del odre bíblico
  63. Haced en este valle muchos estanques
  64. El ejército de Dios
  65. El rio de Dios
  66. Jesucristo es el Mesías y el Señor
  67. Llevando el fuego del Espirítu Santo
  68. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 1
  69. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 2
  70. Profecias sobre el hundimiento del portaaviones USS Abraham Lincoln
  71. La restauración del acto de adoración de las ofrendas
  72. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Azusa
  73. Paradojas bíblicas
  74. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Gales
  75. El secreto de un gran avivamiento
  76. Conocer al Cristo Glorificado
  77. Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra
  78. La humillación y la exaltación de Cristo
  79. La preeminencia de Cristo
  80. En el principio era el Verbo
  81. La actitud de la iglesia frente al Coronavirus Covid-19
  82. La restauración del sacerdocio universal de los creyentes
  83. ¡El Rey ya viene!
  84. ¿Qué es lo que va a suceder en los próximos días?

Traductor de Google: Para poder traducir este blog a otros idiomas, el Traductor de Google (“Translate this blog”) está abajo, al final.

Derechos. Derechos de Autor © Copyright 2018 por Eduardo Pedro Saracchi. Todos los derechos reservados. Esta publicación es un capítulo del libro: «El último derramamiento del Espíritu Santo». Queda hecho el depósito legal que marca la ley 11723 de propiedad intelectual (Argentina), en la Dirección Nacional de Derechos de Autor. Se permite la reproducción parcial o total del contenido de esta publicación, con propósitos educativos y sin fines de lucro; sin necesidad de obtener permiso previo, con la condición de que el significado o contexto no sea cambiado ni alterado, y que se cite adecuadamente la fuente.

Citas bíblicas: Las citas bíblicas de esta publicación han sido tomadas de la Biblia, Versión Reina – Valera (Revisión de 1960, RVR1960) © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988. Utilizado con permiso. (Énfasis nuestro: Subrayados, negritas, aclaraciones, mayúsculas y cursivas añadidas).

Reconocimiento. Hacemos un reconocimiento de gratitud a dos grandes empresas editoriales:

  • A WordPress, por su amable permiso para editar esta publicación.
  • A Sociedades Bíblicas en América Latina, por su amable permiso para hacer citas bíblicas.

Abreviaturas de los libros de la Biblia

Génesis: Gn – Éxodo: Ex – Levítico: Lv – Números: Nm – Deuteronomio: Dt – Josué: Jos – Jueces: Jue – Rut: Rt – 1 Samuel: 1 S – 2 Samuel: 2 S – 1 Reyes: 1 R – 2 Reyes: 2 R – 1 Crónicas: 1 Cr – 2 Crónicas: 2 Cr – Esdras: Esd – Nehemías: Neh – Ester: Est – Job: Job – Salmos: Sal – Proverbios: Pr – Eclesiastés: Ec – Cantares: Cnt – Isaías: Is – Jeremías: Jer – Lamentaciones: Lm – Ezequiel: Ez – Daniel: Dn – Oseas: Os – Joel: Jl – Amós: Am – Abdías: Abd – Jonás: Jon – Miqueas: Miq – Nahúm: Nah – Habacuc: Hab – Sofonías: Sof – Hageo: Hg – Zacarías: Zac – Malaquías: Mal – Mateo: Mt – Marcos: Mr – Lucas: Lc – Juan: Jn – Hechos: Hch – Romanos: Ro – 1 Corintios: 1 Co – 2 Corintios: 2 Co – Gálatas: Gá – Efesios: Ef – Filipenses: Fil – Colosenses: Col – 1 Tesalonicenses: 1 Ts – 2 Tesalonicenses: 2 Ts – 1 Timoteo: 1 Ti – 2 Timoteo: 2 Ti – Tito: Tit – Filemón: Fln – Hebreos: Heb – Santiago: Stg – 1 Pedro: 1 P – 2 Pedro: 2 P – 1 Juan: 1 Jn – 2 Juan: 2 Jn – 3 Juan: 3 Jn – Judas: Jud – Apocalipsis: Ap

Fuentes consultadas:

1) Restauración

  • The Temple Institute: Events at The Temple Institute – Templeinstitute.org
  • Festival of the Water Libation 5775 – YouTube

2) Copa

  • Tercer Templo de Jerusalén: Los Utensilios ya están listos según Instituto del Templo
  • The Temple Institute: Water Libation Sefel Gallery – Templeinstitute.org
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close