Avivamiento en la República Argentina

¡DIOS QUIERE HACER ALGO GRANDE EN LA REPÚBLICA ARGENTINA!

En el año 2009 los líderes de la iglesia argentina redactaron una carta con una declaración profética muy importante. Entre los líderes que firmaron esa carta estaban: Annacondia, Himitian, Bongarra, Cabrera, Carnival, Churruarin, Golluscio, Ibarra, Ledesma, Mraida, Pierini, Proietti, Saracco, Zucarelli, etc.

Por medio de esa carta ellos declararon que, la iglesia de nuestra época será la protagonista del último gran avivamiento de la historia. Será protagonista; o sea, tendrá el papel principal. Eso es lo que dijeron hace unos años, pero, ¿Qué dice el Espíritu Santo en el día de hoy?

El Espíritu dice a la iglesia: Comiencen a ser protagonistas del último avivamiento, por medio de la oración

 ¿EN QUÉ TIEMPO NOS ENCONTRAMOS DENTRO DEL PLAN ETERNO DE DIOS?

Para saber esto tenemos que ver las “Señales de los tiempos” (Mt 16:3); es decir, tenemos que ver si las profecías bíblicas se han cumplido o no. Y en este sentido podemos decir que, profecías escritas en la Biblia hace unos veinte siglos, se han ido cumpliendo en estos últimos años. No se cumplieron en los siglos anteriores, sino en estos últimos años. No sabemos el día del regreso de Jesucristo, pero sí podemos saber la época, porque el Señor dijo: “Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca” (Lc 21:28). Es decir, cuando vean que las señales comienzan a cumplirse, vuestra redención, el momento de la segunda venida, está cerca.

Pero además, de las señales bíblicas,  Dios ha estado hablando desde hace unos años, revelando detalles que nos muestran la época de la segunda venida.

De todas esas profecías rescato dos:

La profecía del petróleo 

En 1937. un anciano profetizó en una iglesia pentecostal, en Noruega, diciendo: “Cuando el petróleo venga del Mar del Norte y fluya por la costa de Noruega, se acercará el regreso de Jesucristo”.  ¿Qué el petróleo va salir del mar y fluir por la costa? Alguien le dijo: ¡Siéntese anciano y no diga tonterías! Veintiocho años después, en 1965, encontraron petróleo en el Mar del Norte; y en la actualidad, el petróleo fluye por la costa de Noruega, por medio de oleoductos,  hacia unas cien refinerías petrolíferas (Noruega es el tercer exportador del mundo de petróleo). La profecía se cumplió con exactitud.

La profecía de la inmigración 

En 1968 Dios le dio una visión a una anciana, también en Noruega. Ella  declaró varias cosas que ya se han cumplido; y dijo, además, que antes de la segunda venida, “Desde los países pobres saldrán muchísimos inmigrantes hacia Europa, pero al llegar allí serán muy mal recibidos”. Cuando ella dijo esto no había problemas de inmigración en Europa. El problema comenzó en el 2001; y en la actualidad  este problema es tan grave que ha llevado a que Inglaterra se separara de la Unión Europea (el Brexit). Esta es otra profecía  cumplida, que muestra que estamos en la época de la segunda venida.

 ¡ESTAMOS VIVIENDO EN TIEMPOS  PROFÉTICOS!

El Señor dice a la iglesia: ¡Llegó el tiempo de Dios!

¡Llegó el kairos de Dios!, el tiempo anterior a la venida del Señor. ¡Llegó el  último tiempo! Es tremendamente importante saber que llegó el tiempo de Dios, porque,

  • Esto nos lleva a orar con fe sabiendo que, en este tiempo se cumplirán los planes de Dios. Si no sabemos qué es lo que Dios quiere hacer, oramos con poca fe, porque no sabemos si es o no el tiempo de Dios. Pero si Dios nos dice que éste es su tiempo, entonces oramos con fe.
  • Además, saber que llegó el tiempo de Dios y que Jesucristo ya está por venir traerá como consecuencia:
    1. que los creyentes se prepararán, se arrepentirán, y buscarán ser llenos del Espíritu Santo;
    2. que la iglesia crecerá como nunca antes en la historia; y
    3. que la gran cosecha será levantada.

 ¿QUÉ ES LO QUE DIOS HARÁ EN ESTA ÉPOCA?

El Señor revela:

1 – Llegó el tiempo de la predicación mundial del evangelio. “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mt 24:14).

¿Por qué Jesucristo dijo: “Será predicado este evangelio del reino? ¿Acaso no se ha predicado el reino de Dios desde los días de Jesús? En general, no. Recordemos que las verdades el evangelio del reino de Dios y del señorío de Cristo, han sido restauradas hace unos pocos años.

2 – Llegó el tiempo del gran derramamiento del Espíritu Santo. “En los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne” (Hch 2:17); o sea, el Espíritu Santo será derramado sobre todos los seres humanos; a diferencia de lo que ocurrió en Pentecostés, en el que el Espíritu Santo fue derramado en Jerusalén, sobre los judíos. En estos días el Espíritu Santo será derramado sobre los creyentes, llenándolos; y sobre los pecadores, impartiéndoles convicción de pecado.

3 – Llegó el tiempo de la gloria postrera. “La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Hag 2:9). Dios le reveló a Yiye Avila que, antes de la segunda venida se cumplirá lo que dijo Jesucristo cuando declaró: “El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también, y aún mayores hará” (Jn 14:12). La gloria postrera será una mayor llenura del Espíritu Santo, gracias a que el Espíritu nos dará revelación y experimentaremos lo que ya tenemos en Cristo.

4 – Llegó el tiempo de la gran cosecha. “Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía” (Sig 5:7; RVR60). Es decir, la gran cosecha será levantada luego del gran derramamiento de la lluvia tardía. Hubo muchas cosechas espirituales en la historia pero, la Biblia dice que la gran cosecha será levantada antes segunda venida.

5 – Llegó la época de la restauración de todas las cosas. La Biblia dice que Jesucristo estará en el cielo “Hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas” (Hch 3:21). ¡Por eso, el que el Espíritu Santo nos está impulsando a buscar revelación, iluminación, para que las verdades bíblicas sean restauradas!

 ¡DIOS ESTÁ DANDO DIRECCIÓN A SU PUEBLO!

El Señor está señalando las verdades que el Espíritu Santo va a iluminar, para que sean restauradas en los próximos días, tal como Dios hizo con nosotros, en los primeros días de la renovación; cuando el Señor señaló las verdades que Él quería restaurar. Nosotros las estudiamos, iluminados por el Espíritu Santo, y Dios las restauró. Del mismo modo, Dios quiere hacer ahora, iluminando verdades bíblicas para ser restauradas.

Por eso, el Señor dice a la iglesia: Llegó el tiempo

  • de la restauración de la gloria de Dios;
  • de la restauración del ministerio sacerdotal de los creyentes en el Lugar Santísimo Celestial;
  • de la restauración de la autoridad y el poder, sobre los demonios y sobre las enfermedades;
  • de la restauración de la búsqueda de Dios;
  • de la restauración del conocimiento de Jesucristo por medio de revelación;
  • de la restauración de la dependencia del Espíritu Santo.

Jesucristo tenía todo el poder de Dios, pero él dependía de Dios para todo. Nosotros, por más poder que tengamos tenemos que depender del Espíritu Santo; ya que, la Biblia dice: “No es con ejército ni con fuerza, sino con mi Espíritu ha dicho Jehová de los Ejércitos” (Zac 4:6).

 ¡VIENE UN GRAN DERRAMAMIENTO DEL ESPIRITU SANTO SOBRE TODO EL MUNDO!

¿Qué sabemos sobre ese gran derramamiento?

  1. En el tiempo del avivamiento de la calleAzusa, en Los Ángeles, California, en el año 1913, Dios reveló la época en la que ocurrirá el último gran avivamiento. El avivamiento de Azusa ha sido considerado el más importante de todos los tiempos; ya que: bendijo a centenares de millones de personas en todo el mundo; y dio origen al movimiento pentecostal clásico. Dios declaró en aquella oportunidad: “De aquí a cien años vendrá el más grande avivamiento de la historia”. ¡Estamos en esa época!
  2. Dios le mostró al evangelista Tommy Hicks cómo será el último gran avivamiento. Tommy predicó durante un mes y medio, en 1954, en las canchas de Atlanta y Huracán, en Buenos Aires, Argentina. Más de trescientas mil personas se convirtieron. Dios hizo milagros en paralíticos, ciegos y sordos. Según el informe de la Unión de las Asambleas de Dios, hubo hospitales que quedaron vacíos, porque todos los enfermos fueron sanados. Dios le mostró a Tommy cómo será el próximo derramamiento del Espíritu Santo. Él vio que de las manos de Jesucristo caía una lluvia de gotas de luz, de fuego líquido. Y que con ese fuego, los creyentes iban por todo el mundo predicando el evangelio y sanando a los enfermos; y nadie podía detenerlos

¿QHÉ HARÁ DIOS EN LA REPÚBLICA ARGENTINA?

El Señor dice a la iglesia:

1 –¡VIENE UN GRAN DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO  SOBRE LA REPÚBLICA ARGENTINA!

“Yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos”  (Is 44.3).

Es decir, el Señor derramará  el Espíritu Santo, la BENDICIÓN de Dios,

  • Sobre nuestra GENERACIÓN, es decir, sobre las personas adultas;
  • Sobre los RENUEVOS, o sea, sobre los niños
  • Sobre el SEQUEDAL, sobre la tierra ÁRIDA; o sea, sobre aquellos que no tienen a Dios en su corazón

Entonces, viene un gran derramamiento del Espíritu Santo, una gran bendición, un gran avivamiento, sobre la República Argentina.

Pero, ¿Qué es avivamiento? Avivamiento es el resultado del derramamiento del Espíritu Santo en una región, por lo cual,

  • los pecadores reciben convicción de pecados;
  • los creyentes son llenos del Espíritu Santo; y
  • la sociedad es impactada.

2 – ¡VIENE EL FUEGO DEL ESPÍRITU SANTO A LA REPÚBLICA ARGENTINA!

El fuego de Dios vendrá en dos formas diferentes:

  • En primer lugar, vendrá para PURIFICARNOS. En Malaquías 3:12 dice que el Señor vendrá como fuego purificador. Dios está purificando a la iglesia, preparándola para el arrebatamiento; ya que, sin santidad nadie verá al Señor (He 12:14).
  • En segundo lugar, vendrá para darnos PODER para que podamos: levantar la gran cosecha, vivir en santidad, fortalecernos en la crisis, tener éxito en las batallas en contra del diablo, etc.

¿Qué es esto de recibir el fuego del Espíritu Santo? En Cristo lo tenemos todo. Cuando recibimos revelación de las riquezas que tenemos en Cristo, ejercemos fe; y el fuego de Dios se manifiesta en n vidas.

3 – ¡VIENE CRISIS, VIENE TRIBULACIÓN

Es decir, vienen CAMBIOS con consecuencias graves.  Viene crisis por causa de:

  • DESASTRES naturales, es decir, por inundaciones, incendios, etc.; y por
  • CONFLICTOS, o sea, por luchas entre diferentes grupos sociales.

La crisis vendrá sobre todo el mundo. Afectará a la Argentina. Frente a la crisis, muchísimas personas, quedarán sin esperanzas. Por eso, si ardemos con el fuego del Espíritu Santo; la crisis será nuestra oportunidad para ayudarles, mostrándoles que Jesucristo es nuestra esperanza, y que con él podemos volver a empezar.

4 – VIENE LUZ Y VIENEN TINIEBLAS

Viene luz, viene la gloria postrera; y vienen tinieblas, ya que la maldad se multiplicará. La luz, la gloria de Dios, el avivamiento, vendrá para preparar al pueblo de Dios para que pueda enfrentar las tinieblas que se avecinan. “Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria. Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento” (Is 60:1-3).

5 – LA REPÚBLICA ARGENTINA SERÁ UN PAÍS MISIONERO

La República Argentina será una fuente de misioneros, que irán a muchos países, llevando el fuego de Dios. La visión que Dios le mostró al pastor Luis Leal tiene elementos parecidos a esto que estoy presentando. ÉL vio que en Buenos Aires se abría fuente cuyas aguas arrastraban la suciedad, y que luego iban por el Río de la Plata, hacia otras naciones. O sea, viene un gran avivamiento a Buenos Aires. Dios nos purificará, nos llenará, y nos enviará a otras naciones, llevando la gloria de Dios.

Dios levanta a la República Argentina como una nueva y gloriosa nación, como un país misionero.

Sabiendo que la República Argentina llegaría a ser un país misionero: en su plan eterno Dios dispuso que nuestro país fuera una nación abierta a la inmigración; a diferencia de otros países que se han opuesto y que se oponen a la inmigración. Millones de inmigrantes vinieron a la Argentina cuando en sus países había hambre o guerras. Por eso, cuando los descendientes de aquellos que vinieron, vayan a esos países de origen, serán muy bien recibidos, como el hijo que vuelve a casa. Además no tendrán que aprender el idioma, porque ya lo saben.

6 – VIENE APOSTASÍA A LA REPÚBLICA ARGENTINA

Es decir habrá creyentes que dejarán las doctrinas bíblicas y dejarán al Señor. Entonces:

  • por un lado, viene avivamiento, viene un gran derramamiento del Espíritu Santo, y muchos serán llenos del Espíritu;
  • pero, por otro lado, viene apostasía a la República Argentina.

Pero, lo más  importante de todo es que:

7 – ¡VIENE EL SEÑOR!

El Espíritu Santo está despertando a la iglesia en todo el mundo, revelando que: ¡Llegó el tiempo de Dios!  ¡Jesucristo está por venir! ¡Pronto viene el Esposo celestial! ¡Es hora de levantarnos, de arreglar nuestras lámparas, de llenar nuestras vidas con el aceite del Espíritu Santo, tal como está profetizado en Mateo 25.

 ¿CÓMO EMPIEZA UN DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO?

Hay principios espirituales.

1 – Antes de un avivamiento el Señor muestra lo que él quiere hacer y nos pide que colaboremos con él en oración.

  • Antes de Pentecostés Jesús había dicho a sus apóstoles que les enviaría el Espíritu Santo; y ellos oraron por el cumplimiento de esto (Hch 1:14).
  • El avivamiento que dio origen a Comunidad Cristiana comenzó en 1967, con reuniones de oración
  • El avivamiento de Chile, en 1909, comenzó con oración. Dios les dijo que oraran juntos, todos los días, pues deseaba bautizarlos con el fuego del Espíritu Santo. Ellos eran unos doscientos cincuenta hermanos. Pero ahora son unos tres millones, reunidos en unas catorce mil congregaciones
  • El avivamiento con Tommy Hicks, en 1954, fue resultado de la oración. Tres años antes, en 1951, en City Bell, unos 49 hermanos estuvieron orando por un avivamiento.

¿Por qué antes de un avivamiento el Señor muestra qué es lo que él quiere hacer y nos pide que oremos? La Bilblia dice: “Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas” (Am 3:7). Hay un principio espiritual que dice: cuando Dios quiere hacer algo en la tierra, el Señor lo revela a sus profetas; la iglesia ora; y entonces, Dios actúa. Por ejemplo:

  • Jesucristo dijo: “Yo vengo pronto”; y en respuesta a esto: “Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven” (Ap 22:12, 17). ¿Por qué orar que Jesucristo venga, si él ha dicho que vendrá? Por causa del principio espiritual.
  • El mismo principio lo vemos en el libro de Daniel. El profeta Jeremías había dicho que los judíos estarían cautivos en Babilonia durante setenta años. Al estar por finalizar ese período, Daniel, en vez de sentarse a esperar el cumplimiento de la profecía, oró, y Dios los liberó.

Por eso la Biblia dice: “Pedid al Señor lluvia en la estación tardía” (Zac 10:1). Un hermano le preguntó al Señor cómo podía extender el reino de Dios en la ciudad; y Dios le contestó: Pide la lluvia.

2 – Antes de un avivamiento el Espíritu Santo pone carga de oración en la iglesia.

Carga de oración  es un gran deseo de interceder, puesto por Dios, a favor de una o más personas. Un ejemplo de esto es lo que sucedió en las Islas Hébridas de Escocia, en 1949. Dios puso en el corazón de dos ancianas un gran deseo de orar por la iglesia, al ver que nadie se convertía y que no había jóvenes. Dios les dio una promesa: que él derramaría el Espíritu Santo; y además les dios una visión: que la iglesia se llenaría de jóvenes. Ellas compartieron su carga con el pastor. Luego de esto, el pastor y varios hermanos oraron dos veces por semana; mientras que las ancianas oraron desde su casa. Al finalizar una reunión, en la que no pasó nada, un hermano le dijo a Dios que Él no podía fallar. En ese momento comenzó el avivamiento. De todos lados venían al templo, a pedir perdón a Dios, sin que nadie los llamara.  Cien jóvenes que estaban en un boliche bailable huyeron de allí cuando el Espíritu Santo descendió impartiéndoles convicción de pecado; y fueron al templo, para buscar el perdón de Dios. A las doce de la noche comenzó otra reunión con los centenares que habían llegado. Comunidades enteras se convirtieron.

3 – Antes de un avivamiento el Espíritu Santo lleva a los creyentes a arrepentirse de sus pecados.

Por ejemplo, veamos lo que le sucedió al misionero Erlo Stegen, en Sudáfrica, en 1966, predicando entre los Zulúes. Érlo sentía que estaba derrotado, por no tener poder espiritual. Entonces, Dios le mostró sus pecados. Lo mismo hizo  con los creyentes; porque Dios no puede usarnos como canales del río del Espíritu Santo si en nosotros hay pecado. Cuando ellos se arrepintieron el Espíritu de Dios descendió. Sintieron como un viento fuerte que soplaba y comenzó el avivamiento. Entonces, el Espíritu Santo puso convicción de pecado en los habitantes del pueblo, los cuales empezaron a venir frente a la casa pastoral, sin ser invitados. Cualquier día, a cualquier hora, llegaban cien o doscientas personas, llorando desconsoladamente. Decían: Somos pecadores. La primera en llegar fue una gran bruja. Al ser liberada, un demonio dijo que no podían soportar el fuego del Espíritu Santo, desde que llegó. Luego llegaron hechiceras, curanderos, endemoniados. Decían que un poder los movía a ir; y que no podían ni siquiera dormir. Se convirtieron por millares.

4 – En un avivamiento el Espíritu Santo atrae a los pecadores

Esto fue lo que sucedió

  1. En Israel. La Biblia dice que cuando Juan el Bautista predicaba en el desierto, iban a donde él estaba los habitantes de Jerusalén, de Judea y de los alrededores del Jordán (Mateo 3:5). El Espíritu Santo había puesto en ellos convicción de pecado y los impulsaba a ir al lugar en donde estaba el siervo de Dios.
  2. En Irlanda, bajo al ministerio del evangelista William Nicholson (1876-1959).
  3. En Escocia, bajo el ministerio de Jock Troup (década de 1920).
  4. En Hungría, miles de personas se reunían en algún pueblo, sin haber sido convocadas y esperaban un mensaje.
  5. En España, con el pastor Jorge Pradas. Este pastor estuvo con nosotros en aquellos primeros años de la renovación. Él contó que, buscando a Dios en oración, el Señor dijo que añadiría pueblo a su pueblo, en unos pocos días. Unas tres semanas después, llegaron unas cien personas al templo, sin ser invitadas; y unas cuarenta se convirtieron y permanecen en la iglesia.
  6. En los Estados Unidos de Norteamérica, con el misionero David Brainerd. David fue a predicar el evangelio a los aborígenes pieles rojas; pero ellos no aceptaban el mensaje de los blancos. Entonces, Brainerd oró y luchó en oración durante unos tres años. De pronto, en 1745 el Espíritu Santo descendió poniendo en ellos convicción de pecado. Después de esto, ellos empezaron a venir de todos lados a donde estaba Brainerd. Algunos clamaban, pidiendo a Dios misericordia. Otros ni siquiera podían estar de pie. Tribus enteras se arrepintieron de sus pecados. Brainerd murió a los 29 años.

Por eso la Biblia dice:

  • “Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hch 2:47).
  • Jesús dijo: “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere” (Jn 6:44).

¿QUÉ TENEMOS QUE HACER PARA QUE EL ESPÍRITU SANTO SEA DERRAMADO?

1 – El Espíritu Santo será derramado si nos arrepentimos

A veces pensamos que no tenemos pecados. Nos pasa como le pasó a Isaías quien, aunque predicaba en contra del pecado y ya era profeta, cuando por el Espíritu fue llevado al santuario celestial, al ver al Señor descubrió que tenía pecado; y tuvo miedo de morir; porque él sabía que, si un sacerdote entraba en el Lugar Santísimo con pecados, moría. Pero Dios lo limpió de todo pecado. Por eso, al estar frente a la presencia de Dios en oración,  descubrimos nuestros propios pecados.

Todos tenemos que arrepentirnos de malos pensamientos, malos deseos, malas palabras, no perdonar, etc.

Dios nos hizo como vasos para contener al Espíritu Santo. Si quitamos todo pecado del vaso, el Espíritu Santo lo llenará.

Por eso, en los avivamientos, lo primero que hay es confesión de pecado. Luego, llenura del Espíritu.

2 – El Espíritu Santo será derramado si oramos, en forma grupal y en forma individual

  • Grupal, en todas las reuniones y en reuniones específicas de oración por un avivamiento; pidiendo un gran derramamiento del Espíritu Santo.
  • Individual, en nuestras casas. Las personas mayores pueden orar en sus casas como intercesores secretos. Por ejemplo:
    1. Hace muchos años, ocurrieron veinte avivamientos en China. Cada año comenzaba un nuevo avivamiento, en un lugar diferente. Nadie sabía quién o quiénes estaban orando por esos lugares. De pronto, allá en la lejana Inglaterra murió un creyente. Al leer su cuaderno de oración alguien encontró que cada año él había orado por un lugar diferente de la China. Al comparar las dos listas, la del creyente, con la de los avivamientos en China, vieron que coincidían exactamente.
    2. Por eso, ora pidiendo que Dios ponga en tu corazón “carga de oración” por un avivamiento. Él te va a indicar por cuál lugar debes orar (sea un pueblo, una ciudad, etc.).
    3. El Señor quiere poner carga de oración en una multitud de intercesores en todo el mundo.

3 – Para que el Espíritu Santo sea derramado tenemos que orar como hizo Elías

Elías pidió en oración que descienda: 1) El fuego; 2) La lluvia.

  • El fuego. Elías puso el sacrificio sobre el altar, oró y “cayó fuego del Señor” (1 R 18:38; RVR60).
    1. El fuego cae si el sacrificio está puesto sobre el altar. Antes, el cordero sacrificado era puesto sobre el altar. Ahora, el sacrificio somos nosotros. Pablo dijo que él rogaba para que presentemos nuestros cuerpos como sacrificio vivo (Ro 12:1). Es decir, él rogaba que entreguemos, que consagremos, todo nuestro ser a Dios.
    2. En nuestro corazón hay un  trono y un altar. Sobre el trono  tiene que estar sentado Jesucristo, reinando como rey. Sobre el altar tenemos que estar nosotros. Esto es vivir lo que pablo declaró cuando dijo que no vivía más él, sino Cristo (Gá 2:20).
    3. Un creyente le preguntó a Dios en dónde estaba el fuego del poder para él; y Dios le contestó, preguntándole, en dónde estaba el sacrificio, porque su fuego no cae sobre un altar vacío.
    4. Por todo esto, lo primero que tenemos que hacer, si queremos un avivamiento, es poner nuestras vidas en el altar, completamente consagrados, y luego pedirle a Dios que mande el fuego del Espíritu Santo.
  • La lluvia. En segundo lugar, si queremos un avivamiento, tenemos que hacer lo que hizo Elías. Después de caer el fuego, él pidió que descienda la lluvia. “Otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto” (Stg 5:18).
    1. Observemos el orden: 1) Oración; 2) Lluvia; 3) Cosecha.
    2. La Biblia revela que: 1) Por medio de la oración; 2) El Espíritu Santo será derramado; 3) Y esto dará lugar a que se levante la gran cosecha.
    3. Dios quiere que pidamos: 1) El Fuego para purificarnos y darnos poder; y 2) la lluvia para que los pecadores se arrepientan y sea levantada una gran cosecha.

4 – Para llevar esto a cabo,

El Señor dice a su iglesia, en todas las naciones: Organicen grupos de oración, en todos los pueblos y ciudades, para clamar por un avivamiento, porque Dios ha dicho: “derramaré de mi Espíritu sobre toda carne”

Características. La característica principal del avivamiento de 1967 fue el bautismo en el Espíritu Santo. Pero el Señor revela que, el próximo  mover del Espíritu Santo tendrá  tres características principales:

  • El conocimiento de Jesucristo por revelación;
  • el fuego del Espíritu Santo, y
  • la gran cosecha.

Consecuencias. El conocimiento de Jesucristo, por revelación, traerá como consecuencia el fuego del Espíritu Santo, el cual llevará a levantar la gran cosecha.

CAMBIOS

1 – Reconocer el tiempo de la visitación

Cuando el Señor anuncia la llegada de una nueva visitación celestial, de un nuevo avivamiento, si el pueblo de Dios no hace los cambios que tenga que hacer, no recibe el avivamiento. Por ejemplo: El sumo sacerdote Zacarías, el padre de Juan el Bautista anunció proféticamente, que había llegado el tiempo de la visitación de Dios. Él dijo: “Bendito el Señor Dios de Israel, que ha visitado y redimido a su pueblo” (Lc 1:68); pero el resto de los sacerdotes no le creyó; no creyeron que había llegado el tiempo de la visitación de Dios; y ellos no recibieron la bendición de Dios. Por eso, Jesús lloró por Jerusalén diciendo: “no conociste el tiempo de tu visitación” (Lc 19:44). Del mismo modo, Dios anuncia que viene una nueva visitación; un nuevo avivamiento, pero si nosotros no actuamos en consecuencia, orando y haciendo los cambios que tengamos que hacer, veremos a otras congregaciones nadar en el río de Dios, pero nosotros seremos solamente espectadores.

Por eso, si queremos que el Espíritu Santo sea derramado en esta ciudad y en nuestro país, tendremos que orar todos los días como sacerdotes, pidiendo que la lluvia del Espíritu Santo descienda sobre nuestra nación.

2 – ¿Qué cosas tenemos que hacer ahora?

La Biblia dice: “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos;  entonces  yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra” (2 Cr 7:14).

“Sanaré su tierra”. O sea, la bendición, la gloria de Dios, resplandecerá en nuestra tierra.

El Señor promete que:

  • Si nos arrepentimos y buscamos su rostro, o sea, si nos conectamos con el cielo y dependemos del Espíritu Santo;
  • entonces, él sanará nuestra tierra; o sea, bendecirá nuestro hogar y bendecirá nuestra nación, por medio de un gran derramamiento del Espíritu Santo; es decir, por medio de un gran avivamiento.

Por: Eduardo P. Saracchi, profesor de Teología; graduado en Teología Pastoral, en el Instituto Bíblico Buenos Aires, de la Alianza Cristiana y Misionera.

Iglesia Evangélica en Buenos Aires, República Argentina.

Todas las publicaciones

  1. Avivamiento en la República Argentina
  2. Profecía para el pueblo de Dios
  3. 50 aniversario de Comunidad Cristiana
  4. Cavando pozos de avivamiento
  5. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 1
  6. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 2
  7. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 3
  8. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 4
  9. Señales de la segunda venida de Jesucristo- 5
  10. Señales de la segunda venida de Jesucristo – 6
  11. Señales de la segunda venida de Jesucristo -7
  12. Derramaré de mi Espíritu – 1
  13. Derramaré de mi Espíritu – 2
  14. La restauración de la gloria de Dios
  15. La importancia de la revelación
  16. La restauración del tabernáculo de David – 1
  17. La restauración del tabernáculo de David – 2
  18. Sobre esta roca edificaré mi iglesia
  19. El arrebatamiento de la iglesia
  20. El anticristo
  21. ¡Aquí viene el Esposo, salid a recibirle!
  22. Pentecostés
  23. El bautismo en el Espíritu Santo – 1
  24. El bautismo en el Espíritu Santo – 2
  25. El bautismo en el Espíritu Santo – 3
  26. Si alguno tiene sed, venga a mí y beba
  27. Restauración de la promesa del Espíritu – 1
  28. Restauración de la promesa del Espíritu – 2
  29. El hablar en lenguas – 1
  30. El hablar en lenguas – 2
  31. La restauración del fuego del Espíritu Santo
  32. Semana Santa
  33. Buscando la gloria de Dios
  34. Preparándonos para el casamiento celestial
  35. Restauración del nuevo pacto – 1
  36. Restauración del nuevo pacto – 2
  37. Restauración del nuevo pacto – 3
  38. Cielos abiertos
  39. Viene crisis y viene gloria
  40. La hora de su juicio ha llegado
  41. La cena de las bodas del Cordero
  42. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 1
  43. Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 2
  44. El fuego de Dios desciende si el sacrificio está puesto sobre el altar
  45. La-señal de Jonás – 1
  46. La señal de Jonás – 2
  47. El último derramamiento del Espíritu Santo
  48. Viene el gran avivamiento mundial
  49. La restauración del testimonio de Dios
  50. Cristo es el todo y en todos
  51. Restauración de los dones y del fruto del Espíritu
  52. Restauración de la unción y la gloria
  53. Revelación del infierno
  54. Llamado a la oración
  55. Conocer a Jesucristo por medio de la revelación
  56. El descenso de la gloria de Dios – 1
  57. ¡Llegó el tiempo de Dios
  58. Laodicea la iglesia independiente
  59. La cobertura apostolica y el discipulado
  60. La Nueva Refprma Apostólica
  61. LLas puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia
  62. La restauracion del odre bíblico
  63. Haced en este valle muchos estanques
  64. El ejército de Dios
  65. El rio de Dios
  66. Jesucristo es el Mesías y el Señor
  67. Llevando el fuego del Espirítu Santo
  68. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 1
  69. ¿Qué sucede cuando el Espíritu Santo desciende? – 2
  70. Profecias sobre el hundimiento del portaaviones USS Abraham Lincoln
  71. La restauración del acto de adoración de las ofrendas
  72. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Azusa
  73. Paradojas bíblicas
  74. El gran derramamiento del Espíritu Santo en Gales
  75. El secreto de un gran avivamiento
  76. Conocer al Cristo Glorificado
  77. Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra
  78. La humillación y la exaltación de Cristo
  79. La preeminencia de Cristo
  80. En el principio era el Verbo
  81. La actitud de la iglesia frente al Coronavirus Covid-19
  82. La restauración del sacerdocio universal de los creyentes
  83. ¡El Rey ya viene!
  84. ¿Qué es lo que va a suceder en los próximos días?

Traductor de Google: Para poder traducir este blog a otros idiomas, el Traductor de Google (“Translate this blog”) está abajo, al final.

Derechos. Derechos de Autor © Copyright 2018 por Eduardo Pedro Saracchi. Todos los derechos reservados. Esta publicación es un capítulo del libro: «El último derramamiento del Espíritu Santo». Queda hecho el depósito legal que marca la ley 11723 de propiedad intelectual (Argentina), en la Dirección Nacional de Derechos de Autor. Se permite la reproducción parcial o total del contenido de esta publicación, con propósitos educativos y sin fines de lucro; sin necesidad de obtener permiso previo, con la condición de que el significado o contexto no sea cambiado ni alterado, y que se cite adecuadamente la fuente.

Citas bíblicas: Las citas bíblicas de esta publicación han sido tomadas de la Biblia, Versión Reina – Valera (Revisión de 1960, RVR1960) © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988. Utilizado con permiso. (Énfasis nuestro: Subrayados, negritas, aclaraciones, mayúsculas y cursivas añadidas).

Reconocimiento. Hacemos un reconocimiento de gratitud a dos grandes empresas editoriales:

  • A WordPress, por su amable permiso para editar esta publicación.
  • A Sociedades Bíblicas en América Latina, por su amable permiso para hacer citas bíblicas.

Abreviaturas de los libros de la Biblia

Génesis: Gn – Éxodo: Ex – Levítico: Lv – Números: Nm – Deuteronomio: Dt – Josué: Jos – Jueces: Jue – Rut: Rt – 1 Samuel: 1 S – 2 Samuel: 2 S – 1 Reyes: 1 R – 2 Reyes: 2 R – 1 Crónicas: 1 Cr – 2 Crónicas: 2 Cr – Esdras: Esd – Nehemías: Neh – Ester: Est – Job: Job – Salmos: Sal – Proverbios: Pr – Eclesiastés: Ec – Cantares: Cnt – Isaías: Is – Jeremías: Jer – Lamentaciones: Lm – Ezequiel: Ez – Daniel: Dn – Oseas: Os – Joel: Jl – Amós: Am – Abdías: Abd – Jonás: Jon – Miqueas: Miq – Nahúm: Nah – Habacuc: Hab – Sofonías: Sof – Hageo: Hg – Zacarías: Zac – Malaquías: Mal – Mateo: Mt – Marcos: Mr – Lucas: Lc – Juan: Jn – Hechos: Hch – Romanos: Ro – 1 Corintios: 1 Co – 2 Corintios: 2 Co – Gálatas: Gá – Efesios: Ef – Filipenses: Fil – Colosenses: Col – 1 Tesalonicenses: 1 Ts – 2 Tesalonicenses: 2 Ts – 1 Timoteo: 1 Ti – 2 Timoteo: 2 Ti – Tito: Tit – Filemón: Fln – Hebreos: Heb – Santiago: Stg – 1 Pedro: 1 P – 2 Pedro: 2 P – 1 Juan: 1 Jn – 2 Juan: 2 Jn – 3 Juan: 3 Jn – Judas: Jud – Apocalipsis: Ap

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close