¡Aquí viene el Esposo, salid a recibirle!

¡El Espíritu Santo está anunciando, en todo el mundo, que Jesucristo está por venir! ¡Llegó el tiempo del casamiento celestial, entre Jesucristo y la iglesia! ¡Pronto Dios nos llevará, por medio del arrebatamiento, a las bodas celestiales!

TEXTO BÍBLICO

Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo. Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron. Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle! Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas. 10 Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. 11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! 12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. 13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir. (Mt 25:1-13)

A – COMPARACIÓN

Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo” (vs. 1).

Jesús comparó el reino de los cielos (aquí en la tierra), o sea, la iglesia, con 10 señoritas, ó 10 doncellas, lo que en la actualidad se  conoce en los casamientos con el nombre de “Damas de Honor”; que esperaban la llegada del esposo.

En esta parábola las vírgenes ocupan el lugar de la esposa (por eso ella no aparece).

Entonces, las 10 vírgenes representan a toda la iglesia.

Jesús eligió la figura de la “virgen” para representar a los creyentes, para hablar de la santidad, en relación con su segunda venida; ya que, la Biblia dice que, sin santidad nadie verá al Señor (Heb 12:14).

B – COSTUMBRE

1 – Esposos. En esa época, los novios eran llamados “esposos” desde del día del compromiso matrimonial, aunque no vivían juntos. Por eso, la llegada del novio, en el día del casamiento, se anuncia como la llegada del “Esposo”. Por eso, en Apocalipsis dice: “el Espíritu y la Esposa dicen ven” (Ap 22:17).

Desde el momento en el que aceptamos a Jesucristo en nuestro corazón y le obedecemos como nuestro Rey, estamos “comprometidos” con Jesús, o tal como se decía en la antigüedad, estamos “desposados” con él. Por eso Pablo dijo:

Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo” (2 Co 11.2).

El “desposorio” era el compromiso matrimonial (Mt 1:18-19).

La “presentación” a la que Pablo hace referencia, era el casamiento (Ef 5:27; Col 1:22, 28).

2 – Preparación. La costumbre judía era que, después del compromiso, el novio volvía a la casa de su padre, y preparaba el lugar en el que viviría con su esposa. Por eso, Jesús dijo:

“En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis” (Jn 14:2-3).

3 – Día y hora. La preparación duraba, por lo general, un año. El novio no sabía cuándo regresaría. Cuando el padre veía que todo estaba preparado, autorizaba que fuera a buscar a la novia. Por eso Jesús dijo:

“Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre” (Mt 24:36).

4 – Desfile con antorchas y lámparas. En aquella época la fiesta de casamiento comenzaba con la llegada del novio, a la casa de la novia, acompañado por sus amigos, los cuales llevaban antorchas. Entonces, alguien anunciaba la llegada del novio; y la novia salía de su casa acompañada por sus amigas, cada una de las cuales llevaba una lámpara para alumbrar el camino en medio de la noche; y todos juntos se dirigían a la casa del novio; lugar en donde los novios se casaban.     [Bodas: Véase: 1]

C – CUADRO PROFÉTICO

Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas” (vs. 2).

Proféticamente Jesús declaró que, en el momento de su regreso la iglesia estará dividida en dos grandes grupos:

  • Cinco responsables, prudentes; y
  • Cinco descuidadas, insensatas.

Es decir, una parte de la iglesia está formada por creyentes nacidos de nuevo, que le entregaron sus vidas a Jesucristo; y la otra parte está formada por creyentes nominales, que no son salvos, que asisten a la iglesia; pero que nunca le entregaron verdaderamente sus vidas a Jesucristo. Quizás creen que son salvos porque hicieron “la oración del pecador”, pero no se arrepintieron de sus pecados; o quizás, creen que son salvos nacieron en un hogar cristiano.

D – LÁMPARAS Y VASIJAS

Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;  mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas” (vs. 3-4).

La “lámpara” es la palabra de Dios, la Biblia.

“lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera sobre mi camino” ( Sal 119:105).

Las prudentes: llevaron, además de la lámpara, una vasija con aceite, por “prudencia”, por si el esposo llegaba más tarde. La vasija era algo así como una botellita con aceite complementario.

En la iglesia todos tienen la lámpara, la Biblia; pero no todos tienen la vasija con aceite, símbolo del Espíritu Santo, símbolo de la salvación; y por eso no entrarán en el cielo.

E – FIGURAS

¿Por qué el Señor usó las figuras de “la lámpara”, “el fuego”, “la luz”, “la vasija con aceite”, para hablar del tiempo de su regreso?

1 – Propósito. El propósito de Dios es que su pueblo esté lleno del Espíritu y que dé testimonio, para que otros puedan entrar en su reino; y para que los pecadores sepan cual es el verdadero Dios. Esto está simbolizado perfectamente con una lámpara llena de aceite, y que alumbra por medio del fuego.

Por esa razón, desde el principio y hasta el final de la historia, Dios usa la imagen de una lámpara; porque el aceite y el fuego son símbolos del Espíritu Santo.

Por eso, al PRINCIPIO Dios se le apareció a Abraham en una zarza ardiente; y al FINAL, los que tengan la lámpara con fuego entrarán en el cielo.

2 – Tinieblas. Jesús sabía:

  • que antes de su venida habría tinieblas espirituales; representadas en la parábola de las 10 vírgenes por la noche; tinieblas que entrarían aún en la iglesias, durmiendo a los creyentes (por eso, todas las vírgenes estaban “durmiendo”); pero
  • que, la iglesia volvería a encenderse (por eso habla de llenar las lámparas con aceite), para alumbrar con la palabra de Dios y con el fuego del Espíritu Santo.

Las tinieblas han entrado, en muchas congregaciones. Por ejemplo:

  • Enseñando doctrinas de demonios.
  • Apagando las lámparas. “No apaguéis al Espíritu” (1 Ts 5:19). “Te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que hay en ti” (2 Tim 1:6).
  • Enfriando el amor. “y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mt 24:12).
  • Durmiendo a los creyentes.

3 – Alumbrar ¿Cómo debemos alumbrar? Debemos alumbrar con la gloria de Dios. Por lo general hemos tratado de alumbrar con nuestras propias capacidades, con nuestras buenas acciones. Pero Dios quiere que pasemos a una dimensión superior: alumbrar con la gloria de Dios; es decir, debemos ser canales de su gloria; y para esto tenemos que depender para todo del Espíritu Santo.

Por eso, en Ef 5:18 dice: “Sed llenos del Espíritu”. En griego, está escrito

  • en imperativo presente, es decir, se nos ordena a que continuamente estemos llenos del Espíritu. Además;
  • la acción verbal está en voz pasiva; o sea, la idea es “sed llenados”, permitan que Jesús les llene del Espíritu Santo; porque, el sujeto de la acción, el que actúa, es Jesucristo, derramando el Espíritu Santo en nosotros.

4 – Testimonio. El Señor siempre ha querido que su pueblo esté alumbrando continuamente, para que en este mundo siempre esté presente el testimonio de Dios; es decir, para que los hombres puedan ver siempre una lucecita que les muestre el camino por dónde ir.

Por eso Jesús dijo que él es la luz del mundo (Jn 8:12); y que nosotros somos la luz del mundo (Mt 5:14). Jesucristo es la luz, y nosotros alumbramos con el aceite y el fuego del Espíritu Santo.

Pero en esta época, la luz se está apagando.

5 – El candelabro del templo. Para poder entender mejor esto de que nuestra función es alumbrar, tengamos en cuenta que, en el templo de Jerusalén las luces del candelabro de siete brazos (la  “Menorá”), tenían que estar continuamente encendidas (Lv 24:2).     [Menorá: Véase: 2]

El candelabro era una copia de la zarza ardiente que vio Moisés (Ex 3:3), zarza que ardía con fuego celestial. Sabemos que el candelabro era una copia de la zarza porque, en la Menorá llevada por los romanos a Roma, y que aparece en el arco de Tito, podemos ver cómo era el candelabro del tempo.

Dios tomó la zarza como modelo para hacer el candelabro. Pero, ¿Por qué Dios eligió la figura de la zarza ardiente para que sea un símbolo de la luz de Dios entre los hombres, el testimonio celestial? Dios eligió la figura de la zarza ardiente para que sea un símbolo del testimonio celestial de Dios entre los hombres, porque, lo importante no está en el excelente material de las ramas de la zarza, ni en las grandes actividades que las mismas realizan. Lo importante está en el hecho de que, el fuego de Dios arde en la zarza y atrae a los hombres, así como Moisés fue atraído al ver la zarza ardiente.

En un avivamiento el Espíritu Santo atrae a los pecadores, si su fuego está ardiendo  en nuestras vidas.

6 – Los milagros de Dios

Es muy importante tener en cuenta que, en la historia Dios hizo milagros en relación con los candelabros.

a – El primer milagro

En el 165 a.C. los macabeos reconquistaron Jerusalén de los sirios. Como el candelabro había sido robado por los sirios, los judíos lo volvieron a hacer. Pero el aceite que tenían alcanzaba solo para un día. Entonces Dios hizo el milagro de que la lámpara ardiera 8 días, hasta que ellos pudieran volver a tener aceite. Del mismo modo, Dios nos da el aceite para que podamos alumbrar.

En recuerdo de este milagro los judíos hicieron un candelabro de 9 brazos. Esto se recuerda en la fiesta de Janucá.      [Janucá: Véase: 3]

b – El segundo milagro

Todos los días, cuando el sacerdote principal, el encargado de reabastecer el aceite de las lámparas del candelabro de 7 brazos (la Menorá), entraba en el Lugar Santo, en el templo en Jerusalén, se encontraba con que, si bien todas las lámparas estaban alimentadas con la misma cantidad de aceite (el cual duraba para un día), aunque todas las lámparas estuvieran apagadas, la lámpara central duraba un día más. Por eso, el sacerdote encendía todas las lámparas usando el fuego de la lámpara central. Por esta razón, la lámpara central era llamada “La lámpara de Dios”.

Esto nos muestra que,

  • el pueblo de Dios tenía que ocuparse para que las lámparas ardieran continuamente; pero,
  • si habiendo hecho todo lo necesario el aceite faltaba, entonces, milagrosamente Dios hacía que la lámpara central continuara ardiendo.

c – El tercer milagro

Pero a partir del momento de la muerte de Jesús, en el año 30, la lámpara central, la lámpara a la que los judíos llamaban “La lámpara de Dios” en el templo, se apagó; y nunca más pudo volver a ser encendida, hasta el día de la destrucción del templo, en el año 70. Es decir, durante 40 años la lámpara central no pudo volver a ser encendida.

¿Por qué se apagó la “La lámpara de Dios” en el templo, cuando Jesús murió? La lámpara del templo se apagó en el templo porque, esa lámpara era simbólica de la verdadera “Lámpara de Dios”: Jesús, la luz del mundo; la lámpara que se había apagado al morir en el monte Calvario.

Jesucristo es esa lámpara que nos da su fuego para seguir alumbrando, cuando hemos dejado de alumbrar.

d – Jesucristo es la Lámpara de Dios

Pero, hay más sobre este tema. El apóstol Juan contó que él vio a Jesucristo en medio de un candelabro de 7 brazos (Ap 1:12-13, 20); es decir, Juan vio a Jesucristo en el lugar en el que estaba la lámpara central del candelabro, la llamada “Lámpara de Dios. O sea, Jesucristo es la “Lámpara de Dios” que nos da el fuego del Espíritu Santo. ¡Aleluya

12 Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro,    13 y en medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro” (Ap 1:12-13, 20).

Entonces, el candelabro simboliza a Jesucristo en medio de la iglesia.

Todo esto nos revela que,

  • nuestra responsabilidad es mantener la llama del Espíritu ardiendo en nuestros corazones, y que,
  • el fuego del ES nos lo da Jesucristo.

e – El candelabro celestial

“delante del trono ardían siete lámparas de fuego (Ap 4:5).

El candelabro celestial ilumina, delante del trono de Dios, por medio del  fuego del Espíritu Santo.

f – Alumbrar por medio del Espíritu Santo.  En Zacarías dice que, el aceite de las lámparas del candelabro, el aceite que hacía que las lámparas alumbraran, era el Espíritu Santo.

“No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Za 4:6).

Es decir, la única forma de cumplir nuestra misión de ser la luz del mundo es, depender del aceite y del fuego del Espíritu Santo.

g – Israel – Iglesia

Antes, el candelabro de Dios era Israel. La Menorá es uno de los más antiguos símbolos nacionales del pueblo de Israel.

Ahora, el candelabro es la iglesia: “los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias” (Ap 1:20).

El propósito de Dios es que su pueblo siga alumbrando a través de todos los tiempos; es decir, que el testimonio de Dios esté presente continuamente.

Entonces, alumbramos

  • con el fuego q nos da Jesucristo (Ap 1); y
  • con el aceite del Espíritu Santo que fluye por medio nuestro (za 4).

Todo lo visto hasta aquí nos muestra la importancia que tiene que la iglesia esté esperando al Señor, con sus lámparas encendidas,

  • para dar testimonio de la gloria de Dios, y
  • para que los pecadores sepan quién es el verdadero Dios.

F – TARDANZA

Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron” (vs. 5).

1 – Preparación. La tardanza reveló quienes estaban preparados y quiénes no. En la actualidad, aparentemente, todos los que están en la iglesia están preparados para el arrebatamiento, preparados para ir a la presencia del Señor. Pero fue la tardanza del esposo la que reveló la situación real de cada una.

2 – Salvación. Según esta profecía de Jesús, la mitad de la iglesia en el día de hoy piensa que es salva y no lo es. Por eso te preguntó: ¿Hay evidencias en tu vida que eres salvo? Si en tu corazón hay alguna duda, frente a la duda, ¡vuelve a entregar tu vida al Señor!

3 – Perdieron el primer amor. Hay algunos que hace unos años estaban llenos del primer amor. Pero en la actualidad sólo quedan brasas de ese fuego. Hermano: ¡Tu corazón tiene que estar lleno de fuego, lleno de amor!

4 – Amor. ¿Por qué el Esposo tarda? Jesucristo no ha venido aún por el gran amor de Dios, que no quiere que ninguno se pierda.

5 – Apostasía. La tardanza está manifestando cuál es la iglesia fiel y cuál la iglesia apóstata. Así como la tardanza del esposo llevó a dividir el grupo que esperaba al esposo, del mismo modo, la tardanza, en la actualidad, está dividiendo a la iglesia, entre la iglesia fiel y la iglesia apóstata; o sea, los que sólo lo son de nombre, los modernistas, los que no creen en los milagros, en la segunda venida, etc. Esto no hubiera sucedido si Jesucristo  hubiera venido hace varios años. Entonces, la tardanza del esposo está evidenciando quiénes son verdaderos creyentes.

G – SE DURMIERON

“cabecearon todas y se durmieron” (vs. 5).

Según la profecía de Jesús, antes de su regreso, la iglesia dormirá con respecto a la verdad de la segunda venida.

Y esto se está cumpliendo hoy en día porque, en general, no se enseña el tema de la segunda venida. Hace unos 50 años se enseñaba mucho acerca de este tema; pero actualmente, no se enseña casi nada.

H – MEDIANOCHE

Y a la medianoche” (vs. 6).

Jesucristo vendrá en un momento de grandes tinieblas. Al decir que él vendrá en medio de la noche, está revelando cómo será la época de su venida: La maldad, las tinieblas espirituales, serán cada vez mayores.

Según la enseñanza de Jesús, él vendrá “a la medianoche”; es decir, a las doce de la noche, según nuestra forma de contar el tiempo. Por supuesto, esto es una forma simbólica de hablar. No sabemos cuándo regresará Jesucristo. Pero él vendrá cuando la maldad se haya multiplicado.

En relación con esto que Jesús dijo que él vendrá a la medianoche, varios siervos de Dios recibieron una visión, en la que aparecía un reloj, cuyas agujas estaban por dar las doce. Por ejemplo:

1 – Un minuto. En el año 2007 Dios le mostró al profeta David Owuor la visión de un reloj en el que faltaba un minuto para las doce. Además, Dios le dijo que a la medianoche el Señor regresará; y que, le diga a su pueblo que se arrepienta, se despierte, se purifique, y que prepare el camino para la venida de Jesucristo.

2 – El reloj del Apocalipsis. Desde 1947, un grupo de científicos de la universidad de Chicago edita cada año el “Boletín de los científicos atómicos”, en cuya portada aparece el llamado Reloj del Apocalipsis” o “Reloj del Juicio Final”;  con el que intentan visualizar a cuántos minutos de la medianoche, de la destrucción nuclear, está la humanidad, teniendo en cuenta los acontecimientos mundiales. En este año (2018), los científicos han dicho que, según ellos, estamos a solo 2 minutos de la medianoche. ¡La ciencia confirma lo que dice la Biblia y lo que está diciendo el Espíritu Santo!

I – ¡VIENE EL ESPOSO!

“¡Aquí viene el esposo” (vs. 6)

En estos días el Espíritu Santo está anunciando a la iglesia, en todo el mundo, que ¡viene el Esposo! ¡Llegó el tiempo de Dios!

¡Llegó el tiempo anterior a la segunda venida de Jesús! ¡Jesucristo está por venir!

¡Viene el Esposo! ¡Este es el mensaje más importante del Espíritu Santo a la iglesia en el día de hoy!

Las señales proféticas, anteriores a la segunda venida de Jesucristo, ya se han empezado a cumplir!

¡Es tiempo de buscar el gran derramamiento del Espíritu Santo, para tener poder, para anunciar el mensaje de salvación y levantar la gran cosecha!

Yiye Avila contó que en una campaña, Dios le dio una visión a un evangelista, el cual vio que comenzaba una terrible guerra atómica; y escuchó la voz de Jesús que decía:

  • que el tiempo del fin está a la mano;
  • que los dones del Espíritu serán restaurados;
  • que veremos milagros como nunca han sido vistos,
  • que muchos no estarán preparados para su venida;
  • que los falsos profetas engañarán a muchos;
  • que tenemos que seguirle a Él y seguir la guía del Espíritu;
  • que el tiempo que queda es corto;
  • que oremos y estemos despiertos para no ser engañados;
  • que el juicio de Dios caerá en esta generación;
  • que antes de que venga lo peor seremos arrebatados; y
  • que no olvidemos que el tiempo del fin está a la mano. [Yiye Avila Véase: 4]

J – ¡SALID A RECIBIRLE!

”¡Salid a recibirle! (vs. 6).

¿Por qué, frente a la llegada del Esposo (Jesucristo) la Biblia dice que salgamos a recibirle? Para entender esto tenemos que conocer dos costumbres de la época de Jesús.

1 – Casamiento.  En esos días, el casamiento comenzaba con la llegada del novio a la casa de la novia; quien le estaba esperando junto con sus amigas. Entonces, uno de los amigos del novio anunciaba que el novio estaba llegando; y que salieran a recibirle. Luego de esto, la novia y sus amigas salían a recibirle, se unían al desfile, y todos juntos se dirigían al lugar en donde se realizaría la ceremonia.

2 – Apantésis.  Acompañar al Rey. En el libro “Nuevo Comentario de la Biblia”, F. F. Bruce declara que, en la época helenística, cuando un dignatario se acercaba a una ciudad, en visita oficial (parousía), las personas más importantes de la ciudad salían a recibirlo y escoltarlo hasta su destino. Este acompañamiento era llamado “apantésis”. Entonces, “apantésis” era el recibimiento oficial que le daban a la autoridad que venía.

Por eso Pablo dijo que, cuando venga Jesucristo, el Rey del universo, las personas más importantes de este mundo, la iglesia, saldrá a recibirlo y acompañarlo. ¡Aleluya”

Un ejemplo de “apantésis” (recibir, encontrar), o sea, salir para recibir al que llega y acompañarlo hasta su destino, está en Hch 28; donde, dice Pablo que cuando él se estaba acercando a Roma, los creyentes salieron de la ciudad para recibirlo, y luego lo acompañaron.

de donde, oyendo de nosotros los hermanos, salieron a recibirnos hasta el Foro de Apio y las Tres Tabernas; y al verlos, Pablo dio gracias a Dios y cobró aliento” (Hch 28:15).

Uso técnico

  • Mt 25:6; 1 Ts 4:17: “Recibirle”. En griego: “απαντησιν” (G529). Palabra original: ἀπάντησις.  Transcripción: apantésis (sustantivo femenino). [Apantésis: Véase: 5]

3 – Recibir a Jesucristo. Entonces, en la antigüedad, el término “apantésis”, era usado, tanto para la llegada del novio, como para la llegada del rey; y significaba: salir, de la casa o de la ciudad, para ir a recibir al que estaba llegando.

Del mismo modo, sabiendo que Jesucristo el Rey y el Esposo está llegando, tenemos que “salir a recibirle”. Pero, ¿Qué implica esto? ¿Significa que tenemos que dejar de trabajar, dejar de estudiar, etc.? ¡NO!  “Salir” es cambiar totalmente nuestra forma de vivir;  es “salir” de una forma de vida en pecado, para entrar a vivir en santidad.

  • Materialmente seguiremos trabajando, estudiando, pero
  • espiritualmente comenzaremos a vivir como si hoy viniera a buscarnos el Señor: arrepintiéndonos de todo pecado, perdonando, devolviendo lo robado, etc.

4 – Arrebatamiento. En el momento del arrebatamiento la iglesia saldrá de este mundo, para recibir (apantésis) al Señor en el aire.

“Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir  (apantésis)   al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (1 Ts 4:17).

Cuando venga Jesucristo le recibiremos en los cielos, el día del arrebatamiento, si en el día de hoy le hemos recibido en nuestro corazón.

Si por la forma en que tú vives (cometiendo pecados) no estás seguro de tu salvación, ¡vuelve a recibir a Jesús en tu corazón! ¡Pídele perdón por todos tus pecados! ¡Pídele que él llene tu vida del Espíritu Santo!

“Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Jn 1:12).

5 – Tres momentos en la historia

En la parábola de Jesús se presentan tres momentos de la historia:

a – Salieron”. Esto ocurrió al principio de la era cristiana: la iglesia esperaba la llegada del Señor en esa época.

“Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo” (vs. 1).

b – Se durmieron”. Luego, durante siglos la iglesia se durmió, dejando de esperar la llegada de Jesucristo; y

“Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron (vs.  5).

c – Salid”. En esta época el Espíritu Santo está diciendo a la iglesia que salga a recibir al esposo.

“Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle! (vs. 6).

Es de notar que, en las primeras décadas del 1900 se predicaba sobre la segunda venida continuamente. Pero luego y hasta ahora, siendo que Jesucristo ya está por venir, el mensaje de la segunda venida y del arrebatamiento casi no se predica.

6 – Salid a recibirle. Aquí está la esencia del mensaje del evangelio; “Salir”, y “Recibirle”.

a – “Salid”. Salir es un llamado a dejar todo lo que sea pecaminoso.

Durante toda la historia Dios ha repetido este mensaje, de una o de otra forma. Por ejemplo:

  • “Salir” del reino de las tinieblas, para entrar en el reino de Dios (Col 1:13).
  • “Salir” del sistema religioso llamado: “la gran Babilonia” (Ap18:4).
  • “Salir” del sistema de este mundo, para entrar a formar parte de la iglesia, la familia de Dios.

Uso técnico

  • Iglesia”. En griego: “ἐκκλησία” (G1577). Transcripción: ekklésia (sustantivo femenino). Esta palabra es una combinación de: 1) “εκ” (ek, G1537), que significa: “fuera de”; y 2) “καλέω” (kaleō, G2564), que significa: “llamar”.
  • Significado: 1) en sentido común, es la asamblea de los que han sido llamados para salir de sus hogares, para reunirse en un lugar público; 2) en el sentido religioso, es la iglesia, la reunión, de los que han sido llamados por Dios para salir del mundo. [Ekklésia: Véase: 6]

Entonces, “salir”  es dejar todo lo que sea pecado, todo lo negativo; es arrepentirnos.

b – “Recibirle. Luego de arrepentirnos, de dejar todo lo negativo; luego de “salir” de todo lo que es de este mundo: lo que sigue ahora es recibir todo lo positivo, todo lo que es de Dios.

Por eso tenemos que “recibir” a Jesucristo en nuestro corazón; y recibir todo lo que él tiene para nosotros.

c – Anuncio. Notemos con atención que, frente al anuncio de que el Esposo viene, todas las doncellas reciben la orden de “salir y recibirle”. Para las insensatas, esto es un llamado a la salvación; pero, para las prudentes, esto es un llamado a la santificación.

K – SE LEVANTARON

“Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron” (vs. 7).

En estos días el Espíritu Santo está despertando a la iglesia en todo el mundo anunciando que Jesucristo está por venir.

La Biblia dice:

“Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.  La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz” (Ro 13:11-12).

Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo” (Ef 5:14).

¡Es hora de despertar a la realidad de la hora en la que estamos viviendo!

L – ARREGLAR

“y arreglaron sus lámparas” (vs. 7).

Es hora de arreglar nuestras “lámparas”; es decir, quitar de nuestra vida todo lo negativo; y llenarnos del Espíritu Santo.

Proféticamente Jesús declaró que, instantes antes de su regreso, la iglesia se levantará, arreglará sus lámparas y las llenará de aceite. Para poder entender esto, es necesario saber que, las “lámparas”, en la antigüedad, estaban formadas por, un recipiente con aceite, dentro del  cual había una mecha. Al arder por largo rato, era necesario cortar de la mecha la parte quemada.

1 – Quitaron de la mecha la parte quemada, para poder alumbrar.

  • ¿Qué cosas tienes que quitar de tu vida?
  • ¿Qué arreglos tienes que hacer?
  • ¿De qué pecados tienes que arrepentirte?

2 – Las llenaron de aceite. ¡Esto es lo más importante que tenemos que hacer en esta época;  ¡Llenar nuestras lámparas con el Espíritu Santo! Esto implica:

  • buscar el bautismo en el Espíritu;
  • buscar la gloria de Dios;
  • buscar el rostro del Señor, etc.

¡No te quedes esperando a que, algún día, en alguna reunión, cuando venga algún siervo de Dios, en ese día seas lleno del poder de Dios! En tu casa, en la calle, en donde estés, ¡Busca ser lleno del Espíritu Santo!

3 – Último avivamiento mundial. Sí al saber que viene Jesucristo, la iglesia se despertará, cargará sus lámparas, entonces, el último avivamiento mundial vendrá a consecuencia de saber que Jesucristo viene.

En los grandes avivamientos, en otros tiempos, el énfasis fue: la salvación por fe, la santidad, etc. En este último avivamiento, el énfasis será saber que Jesucristo está por venir.

4 – Gloria postrera. ¡Esto es profético! Antes de la segunda venida, la iglesia, en todo el mundo, arreglará sus lámparas, las llenará de aceite y dará más luz que la que estaba dando hasta ese momento; o sea, alumbrará con mayor fulgor, con mayor gloria. ¡Esta será la gloria postrera, la que será mayor que la primera! (Hg 2:9). Esta será la manifestación del Espíritu Santo más grande de la historia.

Esto ocurrirá en todo el mundo, por eso, será un avivamiento mundial. Este avivamiento no estará localizado en una región, como fueron los anteriores avivamientos, sino que será mundial.

Antes de la segunda venida de Jesucristo ocurrirá (y ya está ocurriendo), el gran derramamiento del Espíritu Santo, para llenar a la iglesia de gloria.

Todos tenemos que tener el aceite del Espíritu Santo en nuestras lámparas porque, recordemos que Jesús dijo que sin fuego en las lámparas no entraremos en la casa del novio, no entraremos en los cielos.

5 – Llenos. Pero, ¿por qué tenemos que estar llenos del Espíritu Santo en esta hora de la historia? Por varias razones:

a – Lo negativo

(1) – Maldad. Tengamos en cuenta que, en esta época la maldad se multiplicará y esto llevará a que muchos se enfríen en su fe. y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mt 24:12).

(2) – Resistir. Por qué, sin la llenura del Espíritu Santo los creyentes no podrán resistir

  • a las tentaciones cada vez mayores que vendrán del mismo infierno.
  • a la terrible persecución mundial que se desatará en contra de la iglesia, que llevará a que la iglesia se divida, entre la iglesia apóstata y la iglesia fiel. “Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán” (Mt 24:9-10).

b – Lo positivo

(1) – Cosecha. La llenura del Espíritu Santo nos permitirá levantar la gran cosecha.

(2) – Alumbrar. La llenura del Espíritu de Dios nos llevará a seguir alumbrando en medio de las tinieblas. “Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria” (Is 60:2).

6 – Efecto dominó. Entonces, saber que Jesucristo está por venir llevará

  • a que los creyentes se despierten;
  • a que arreglen sus lámparas (arrepentimiento, santificación);
  • a que busquen el aceite de la unción, la llenura del Espíritu;
  • a que ocurra un gran derramamiento del Espíritu Santo (la gloria postrera); es decir
  • a que ocurra un gran avivamiento mundial, y esto llevará
  • a que podamos levantar la gran cosecha, antes de ser arrebatados.

M – DADNOS DE VUESTRO ACEITE

“Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan.  Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas” (vs. 8-9).

¿Por qué las prudentes no compartieron su aceite? No compartieron su aceite porque, cada uno debe ir a Jesucristo para conseguir su aceite, su salvación.

Sabiendo que Jesucristo está por venir, ahora es tiempo de buscar el aceite celestial, de comprar de Dios, sin dinero (Is 55:1).

Todas las bendiciones de Dios las recibimos sin pagar nada. Contrariamente a esto, el diablo ha creado un sistema religioso en donde, si queremos recibir algo de Dios tenemos que pagar. Toda enseñanza que diga que para recibir alguna bendición de Dios hay que pagar o hay que dar dinero, es satánica.

N – PREPARADAS

Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta” (vs. 10).

El Espíritu Santo ha revelado que muchos no estarán preparados para la segunda venida.

Estar preparados es estar listos para partir. Jesús dijo:

 “ Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que no penséis, el Hijo del Hombre vendrá” (Lc 12:40).

”Estén ceñidos vuestros lomos, y vuestras lámparas encendidas” (Lc 12:35).

Los orientales usaban ropa suelta, pero para trabajar tenían que ceñirla, ajustarla. “Ceñidos” es estar listos para partir. Lo mismo sucedió en la pascua en Egipto (Ex 12:11).

¿Cómo preparanos?

  • Asegurarnos. ¿Estás seguro que eres salvo?
  • Santidad. ¿Estás viviendo en santidad? Recuerda que, la Biblia dice que sin santidad nadie verá al Señor; o sea, no entrará en el cielo (Heb 12:14).

Estamos viviendo en días de preparación. Jesús está preparando nuestra casa allá en el cielo; y nosotros debemos prepararnos, viviendo en santidad, para ir a nuestra casa celestial.

Ñ – SE CERRÓ LA PUERTA

“y se cerró la puerta.” (vs. 10)

La Biblia revela dos puertas  cerradas por  Dios:

  • La primera vez que Dios cerró la puerta fue antes de caer el diluvio (Gn 7:16). La oportunidad de salvarse había terminado.
  • La segunda vez que Dios cerrará la puerta será el día del arrebatamiento. ¿Qué significa esto de que la puerta será cerrada? Esto significa que, luego de que ocurra el arrebatamiento nadie más será arrebatado. Los que queden en esta tierra tendrán que sufrir las plagas apocalípticas, en el tiempo del anticristo.

O – NO OS CONOZCO

“Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: !Señor, señor, ábrenos! Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco” (vs. 11-12).

Jesucristo conoce a los que son suyos. Si él dirá: “No os conozco”, será porque nunca le entregaron sus vidas a él. Es decir, eran cristianos nominales, de nombre.

             “Conoce el Señor a los que son suyos;” (2 Ti 2:19).

“Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas” (Jn 10:14).

“Entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” (Mt 7:23).

P – VELAD

“13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir” (vs. 13).

Velar, en el original griego (“γρηγορέω”, grégoreó, G1127), es estar vigilantes, despiertos. Es decir, debemos estar siempre preparados, porque no sabemos cuándo vendrá Jesucristo.

Lo que sí sabemos es que está por venir.

Continua en: “¡Llegó el tiempo de Dios!”. Ver  Aquí

Por: Eduardo Pedro Saracchi

Más publicaciones:

Avivamiento en la República Argentina

Profecía para el pueblo de Dios

50 aniversario de Comunidad Cristiana

Cavando pozos de avivamiento

Señales de la segunda venida de Jesucristo – 1

Señales de la segunda venida de Jesucristo – 2

Señales de la segunda venida de Jesucristo – 3

Señales de la segunda venida de Jesucristo – 4

Señales de la segunda venida de Jesucristo- 5

Señales de la segunda venida de Jesucristo – 6

Derramaré de mi Espíritu – 1

Derramaré de mi Espíritu – 2

La restauración de la gloria de Dios

La importancia de la revelación

La restauración del tabernáculo de David – 1

La restauración del tabernáculo de David – 2

Sobre esta roda edificaré mi iglesia

El arrebatamiento de la iglesia

El anticristo

Pentecostés

El bautismo en el Espíritu Santo – 1

El bautismo en el Espíritu Santo – 2

El bautismo en el Espíritu Santo – 3

Si alguno tiene sed, venga a mí y beba

Restauración de la promesa del Espíritu – 1

Restauración de la promesa del Espíritu – 2

El hablar en lenguas – 1

El hablar en lenguas – 2

La restauración del fuego del Espíritu Santo

Semana Santa

Buscando la gloria de Dios

Preparándonos para el casamiento celestial

Restauración del nuevo pacto – 1

Restauración del nuevo pacto – 2

Restauración del nuevo pacto – 3

Cielos abiertos

Viene crisis y viene gloria

La hora de su juicio ha llegado

La cena de las bodas del Cordero

Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 1

Preparad el camino del Señor y se manifestará la gloria de Dios – 2

El fuego de Dios desciende si el sacrificio está puesto sobre el altar

La-señal de Jonás – 1

La señal de Jonás – 2

El último derramamiento del Espíritu Santo

Viene el gran avivamiento mundial

La restauración del testimonio de Dios

Cristo es el todo y en todos

Restauración de los dones y del fruto del Espíritu

Restauración de la unción y la gloria

Revelación del infierno

Llamado a la oración

Conocer a Jesucristo por medio de la revelación

El descenso de la gloria de Dios – 1

¡Llegó el tiempo de Dios

Laodicea la iglesia independiente

La cobertura apostolica y el discipulado

La Nueva Refprma Apostólica

Traductor de Google: Para poder traducir este blog a otros idiomas, el Traductor de Google (“Translate this blog”) está abajo, al final.

Derechos. Derechos de Autor © Copyright 2018 por Eduardo Pedro Saracchi. Todos los derechos reservados. Esta publicación es un capítulo del libro: «El último derramamiento del Espíritu Santo». Queda hecho el depósito legal que marca la ley 11723 de propiedad intelectual (Argentina), en la Dirección Nacional de Derechos de Autor. Se permite la reproducción parcial o total del contenido de esta publicación, con propósitos educativos y sin fines de lucro; sin necesidad de obtener permiso previo, con la condición de que el significado o contexto no sea cambiado ni alterado, y que se cite adecuadamente la fuente.

Citas bíblicas: Las citas bíblicas de esta publicación han sido tomadas de la Biblia, Versión Reina – Valera (Revisión de 1960, RVR1960) © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988. Utilizado con permiso. (Énfasis nuestro: Subrayados, negritas, aclaraciones, mayúsculas y cursivas añadidas).

Reconocimiento. Hacemos un reconocimiento de gratitud a dos grandes empresas editoriales:

  • A WordPress, por su amable permiso para editar esta publicación.
  • A Sociedades Bíblicas en América Latina, por su amable permiso para hacer citas bíblicas.

Abreviaturas de los libros de la Biblia

Génesis: Gn – Éxodo: Ex – Levítico: Lv – Números: Nm – Deuteronomio: Dt – Josué: Jos – Jueces: Jue – Rut: Rt – 1 Samuel: 1 S – 2 Samuel: 2 S – 1 Reyes: 1 R – 2 Reyes: 2 R – 1 Crónicas: 1 Cr – 2 Crónicas: 2 Cr – Esdras: Esd – Nehemías: Neh – Ester: Est – Job: Job – Salmos: Sal – Proverbios: Pr – Eclesiastés: Ec – Cantares: Cnt – Isaías: Is – Jeremías: Jer – Lamentaciones: Lm – Ezequiel: Ez – Daniel: Dn – Oseas: Os – Joel: Jl – Amós: Am – Abdías: Abd – Jonás: Jon – Miqueas: Miq – Nahúm: Nah – Habacuc: Hab – Sofonías: Sof – Hageo: Hg – Zacarías: Zac – Malaquías: Mal – Mateo: Mt – Marcos: Mr – Lucas: Lc – Juan: Jn – Hechos: Hch – Romanos: Ro – 1 Corintios: 1 Co – 2 Corintios: 2 Co – Gálatas: Gá – Efesios: Ef – Filipenses: Fil – Colosenses: Col – 1 Tesalonicenses: 1 Ts – 2 Tesalonicenses: 2 Ts – 1 Timoteo: 1 Ti – 2 Timoteo: 2 Ti – Tito: Tit – Filemón: Fln – Hebreos: Heb – Santiago: Stg – 1 Pedro: 1 P – 2 Pedro: 2 P – 1 Juan: 1 Jn – 2 Juan: 2 Jn – 3 Juan: 3 Jn – Judas: Jud – Apocalipsis: Ap

Citas bibliográficas:

1 – Bodas

  • ¿Qué es la cena de las bodas del Cordero? – GotQuestions.org Español

2 – Menorá

  • Jesucristo arrebatara a su iglesia – Elraptodelaiglesiadecristo-shalom.blogspot.com.ar
  • La Menorá: El Símbolo del Pueblo Judío – UWI

3 – Janucá

  • La Historia Completa de Janucá – Bajo el dominio de Siria – Es.chabad.org

4 – Yiye Avila

  • ¿Pasara La Iglesia Por La Gran Tribulación? – Es.slideshare.net

5 – Apantésis

  • Concordancia Griego de Strong: 529. ἀπάντησις (apantésis) – Bibliaparalela.com
  • La venida de Cristo: La “Parusía” – Retornoalparaiso.blogspot.com.ar

6 – Ekklésia

  • Strong’s Greek: 1577. ἐκκλησία (ekklésia) — an assembly, a (religious) congregation – Biblehub.com
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close